Israel

Turismo. Geografía. Sociedad. Religión. Educación. Cultura. Economía. Política. Historia. Tel Aviv. Jaffa. Cesarea. Haifa. Galilea. Tiberiades. Jerusalén. Mar Muerto. Masada. Eliat

  • Enviado por: Pablo Bermudez
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 29 páginas
publicidad

Datos, territorio y recursos:

ISRAEL, fundada en 1948, situada en la costa oriental del Mar Mediterráneo, limita al norte con el Líbano, al noroeste con Siria, al este con Jordania y al suroeste con Egipto. Su extremo mas meridional se extiende hasta el golfo de Aqaba, un brazo del Mar Rojo. Tiene una extensión de 21.946 km2, englobando la parte oriental de la ciudad de Jerusalén que fue anexionada por Israel en 1967 después de la guerra de los seis días.

La longitud máxima de este país es de aproximadamente unos 420 kilómetros y su ancho es de unos 115 kilómetros; se puede dividir en grandes áreas topográficas, las montañas de Galilea, la llanura de Esdraelon(también conocida como llanura de Jezreel), las colinas de Judea y Samaria, las llanuras costeras y la región del Neguev.

Las montañas de Galilea dominan la parte septentrional de Israel y se extienden hacia el este unos 40 km, desde la estrecha llanura costera a través del Lago Tiberiades (también denominado mar de Galilea). El punto mas alto de Israel es el monte Meron de 1.208 metros, se encuentra en esta zona. Al sur de la zona montañosa de Galilea se extiende la llanura de Esdraelon, con una longitud aproximada de 55 km. y un ancho de 25 km., que atraviesa a Israel desde las inmediaciones de Haifa, en la costa mediterránea, hasta el río Jordán. El valle, que antiguamente estaba formado por unas tierras pantanosas (foco de paludismo), fue drenado y ahora esta densamente poblado y paso a ser una productiva zona agrícola.

Las llanuras costeras, están formadas por la llanura de Zevulum, que se extiende sobre unos sobre unos 16 km. al norte de Haifa, alrededor de la llanura de la bahía de Haifa; la llanura de sharon, que se extiende al sur desde las inmediaciones de Haifa hasta Tel Aviv-Jaffa, y la llanura de Jurea , que se extiende desde Tel Aviv-Jaffa hasta la ciudad de Gaza. En ellas se ubican la mayor parte de las ciudades importantes de Israel y se desarrolla gran parte de su comercio y de su industria.

La zona que actualmente ocupa Israel se la considera una zona yerma y estéril. Sin embargo, la República tiene recursos minerales y agrícolas valiosisimos. Los estudios geológicos han descubierto en el Neguev numerosos yacimientos de minerales entre los que figuran: cobre, hierro, fosfato, manganeso, granito, mármol, mica, yeso, vidrio, arcilla en piedra y en bolas. También se han hallado en esta región depósitos de petróleo y de gas natural, explotables comercialmente. En las aguas del mar Muerto hay grandes cantidades de bromo y potasio, mientras que en galilea se ha encontrado hierro y turba.

El suelo es generalmente pobre, pero a lo largo de las llanuras costeras hay ricos suelos aluviales y las tierras roturadas de las zonas pantanosas como la de la llanura de Esdraelon también se han podido transformar en la actualidad en zonas muy fértiles.

FLORA Y FAUNA :

La flora es propia de tres regiones: la costa mediterránea, la estepa asiática y las regiones desérticas de la península arábica. En el país hay aproximadamente 2.500 especies de plantas, la mayor son capaces de sobrevivir a prolongadas temporadas de sequía. Entre los productos de valor económico figuran los cítricos, los plátanos, el algodón, el tabaco, las uvas, los dátiles, los higos, las aceitunas, las ciruelas y las almendras. En los últimos años se ha aumentado el numero de robles enanos, arboles de hoja caduca y coníferas. Desde 1948 se han plantado en Israel mas de 200 millones de arboles, y actualmente las zonas reforestadas cubren el 6% del territorio.

En Israel hay unas 100 especies de mamíferos y unas 400 especies de aves. Entre los animales de presa se destacan la nutria, el lobo, la mangosta, el chacal y la hiena; también abundan gacelas, puercos espines y erizos. La langosta, aunque no es originaria de esta área, invade la zona, provocando dificultades en el sector agrícola.

POBLACION:

La mayor parte de la población de Israel es urbana y a pesar de que el 83% son judíos existe una gran diversidad racial, cultural y étnica. Mas de la mitad de los judíos de Israel nacieron en el país, pero sus antepasados inmediatos provenían de mas de cien piases diferentes y hablaban unos 85 idiomas o dialectos diferentes. Aproximadamente el 17% de la población de Israel es árabe.

La densidad de la población es de aproximadamente 250hab/km2. Los no judíos suponían el 18% de la población total, siendo los musulmanes el grupo mayoritario entre la

población no judía; los cristianos y los druscos son el principal componente de la población restante. El país tiene un carácter extremadamente urbano y alrededor del 90% de la población vive en comunidades de 200 o mas habitantes.

Divisiones administrativas:

Israel se divide en seis distritos administrativos: el distrito central, Haifa, Jerusalén, el distrito septentrional, el distrito meridional y Tel Aviv. Cada uno de estos distritos es administrado por un comisario, designado por el ministro de interior. En la practica, la influencia del gobierno central es muy evidente en cualquier lugar del país. El gobierno local se ejerce a través de consejos municipales locales y regionales.

'Israel'
CIUDADES PRINCIPALES:

Vista de Jerusalén

Jerusalén, capital y mayor centro urbano de Israel, tiene un recinto amurallado. Las murallas de la ciudad antigua, mostradas aquí, fueron originalmente erigidas por los turcos en el siglo XVI. En el interior del recinto amurallado hay barrios armenios, cristianos, judíos y musulmanes. Israel compartió la ciudad con Jordania desde 1948 hasta la guerra de los Seis Días en 1967 en la que las tropas israelíes conquistaron el este de Jerusalén, incluida la ciudad antigua. Un decreto del Parlamento israelí de 1980 la convirtió en la capital de Israel.

Tel Aviv-Jaffa Israel

La imagen muestra las playas de la mayor ciudad de Israel, Tel Aviv-Jaffa, en el Mediterráneo. La ciudad está dividida en dos distritos; Jaffa es el casco histórico y una antigua población árabe que está caracterizada por viejos edificios y tortuosas calles. La moderna Tel Aviv tiene amplias calles arboladas y modernos edificios.

La capital y mayor ciudad es Jerusalén (población según estimaciones 557.000 habitantes para 1994, englobada en la ciudad antigua). Otras ciudades importantes son Tel Aviv (356.900 habitantes).

Religión:

Los problemas que pueden afectar a las tres religiones principales, judaísmo, islamismo y cristianismo son supervisados por el ministro de asuntos religiosos a través de unos consejos establecidos por las diferentes creencias. Los idas santos judíos tienen que ser observados por ley en todo el país, en el ejercito, en los hospitales y en otras instituciones de carácter oficial solo se sirve comida permitida por la religión judía (kosher). Aproximadamente el 82% de los Arabes de Israel son musulmanes y el resto es casi todo cristiano.

EDUCACION:

Aunque el país no llego a ser un estado independiente hasta 1948, la tradición educativa de Israel se remonta a la época bíblica. E n la antigüedad, se organizan escuelas a todos los niveles,

en la enseñanza primaria y secundaria, y en gran parte de la enseñanza superior, se desarrollaron en palestina bajo las diferentes facciones gubernamentales a lo largo de su historia.

La ley de enseñanza obligatoria de 1949 garantizaba una enseñanza elemental a los niños de 5 a 15 años de edad. La reforma continuo con la ley de educación del estado de1953, que estableció un sistema de escuelas publicas de enseñanza secundaria en todo el estado. La enseñanza superior se rige por un decreto promulgado en 1958 que establece un consejo para controlar las universidades y demás instituciones de enseñanza superior como por ej. La universidad hebrea de Jerusalén, el technion (instituto de tecnología de Israel en Haifa) la universidad de Bar-llan en Ramat Gan, el instituto de ciencias Weizman, etc. Los estudiantes de enseñanza secundaria reciben ayuda del estado y de las autoridades locales, con cantidades que cubren hasta un 100% de los costos de la esta etapa, dependiendo de los ingresos familiares.

Además del sistema de enseñanza primaria, secundaria y superior, existe un sistema paralelo de escuelas religiosas judías. Las escuelas de las misiones, dirigidas por varios grupos cristianos, también son muy numerosas. Un problema educativo de Israel es el de la necesidad de asistir a inmigrantes de diferentes orígenes y de adaptarlos a la sociedad israelí.

Instituto Weizmann, Israel

El Instituto Weizmann de Ciencias, en Rehovot, se fundó en 1949 y es una de las seis mayores universidades de Israel. El presidente Weizmann, primer jefe de Estado de Israel, fue el primer director del Instituto. En 1958, el gobierno israelí promulgó una ley por la que asumía la responsabilidad de las universidades e instituciones de educación superior del país.

CULTURA:

La cultura israelí refleja el origen diverso de la población. Los escritores de mas éxito se inspiran en la tradición judía. Entre los escritores figuran el novelista Shmuel Yosef Agnon, que recibió el premio novel de literatura de 1996, y lo compartió con el filosofo Martín Buber. El ímpetu para crear literatura nacional es fuerte, pero la diversidad cultural de sus compatriotas es un problema para los creadores y artistas israelíes. La principal orquesta del estado, la filarmónica de Israel, atrae cada año a varios directores de orquestas y solistas famosos en todo el mundo. La canción popular tradicional, en la que se evidencia una fuerte influencia de la música judía, goza de una amplia aceptación en el país y la danza también tiene una gran difusión.

La república tiene mas de 130 museos; dos

de los mas renombrados son el museo Tel Aviv y el museo de Israel, en Jerusalén, que alberga colecciones de arte popular judío, esculturas modernas e instrumentos y utensillos bíblicos; entre otras atracciones del museo se encuentra una sala donde se puede apreciar una celebre colección de manuscritos del mar Muerto. De mas de 500 bibliotecas publicas del país, la mas importante es la biblioteca nacional judía y la biblioteca de la universidad hebrea de Jerusalén, que alberga 3.5 millones de volúmenes.

ECONOMIA:

En las décadas de 1970 y 1980, la economía estuvo marcada por un fuerte índice de inflación anual y por un desequilibrio crónico en el comercio exterior. Los fuertes gastos del estado derivan de las inversiones en armamento y de la tarea de absorber un elevado numero de inmigrantes. En general, el nivel de vida en Israel es alto. A comienzos de la década del 90, en el presupuesto anual figuraban unos ingresos de aproximadamente 33.900 millones y unos gastos de 36.800 millones de dólares.

Agricultura:

La agricultura cubre aproximadamente tres cuartas partes de las necesidades de alimento de la población, y algunos productos, sobre todo los cítricos y los huevos, se exportan. En la producción agrícola de comienzos de la década de 1990 figuraban(en toneladas métricas) 887.000 de naranjas, 523.000 de tomates, 213.000 de papas, 291.000 de trigo, 104.000 de manzanas, 66.300 de melones, 48.000 de aguacates y 98.000 de uvas. La ganadería contaba con 331.000 cabezas de ganado vacuno, 375.000 de ovejas, 115.000 de cabras y 27.000 de aves de corral.

El éxito de la agricultura ha sido posible gracias a la investigación científica y al uso de tecnologías avanzadas que se aplicaron sobre todo en los programas de roturación de tierras y regadíos. Las comunidades agrícolas israelíes se dividen según su organización en tres tipos. En las comunidades colectivas (kibbutz), la gente comparte equitativamente el trabajo y los beneficios. En los pueblos cooperativos (Moshav), las granjas individuales se trabajan de forma independiente pero la producción se pone en un fondo común y se comercializa en forma colectiva. En las comunidades de pequeños propietarios (Moshava), las granjas individuales se trabajan como empresas privadas.

Forestación y Pesca:

Una parte importante de la conservación y roturación en Israel es la repoblación forestal sobre todo en las zonas de montaña; a comienzos de la década de 1990 aproximadamente el 6% del país fue forestado. En este mismo periodo, la captura anual de pescado fue de mas de unas 26.100 toneladas. Mas de la mitad de esta cifra era pescado de agua dulce criado en piscifactorías.

Minería:

Los principales bienes disponibles de la industria minera son grandes cantidades de potasio, bromo, magnesio y otros minerales que se extraen de los depósitos de sal del mar Muerto. La producción de potasio alcanzo unos 2.1 millones de toneladas anuales (1990).Se producen cada año cerca de 2.5 millones de toneladas de fosfato, las enormes canteras de mármol y granito cubren las necesidades internas de la construcción. La producción de petróleo crudo hace frente a menos del 1% del consumo de Israel.

Industria:

Las fabricas se concentran sobre todo en Italia y Tel Aviv, aunque se esta desarrollando un importante centro industrial en el nuevo puerto de ashdod, Los principales productos son alimentos, aceite de oliva, bebidas y tabaco, los químicos, derivados del petróleo y el carbón, los metalúrgicos, los textiles y la confección de ropa, los materiales de construcción, los instrumentos de precisión y el equipamiento electrónico. También existe en el país una floreciente industria de transformación de diamantes.

Energía:

Toda la energía se genera en centrales térmicas. A finales de la década de 1980 el país tenia unas instalaciones eléctricas que generaban una capacidad de 4.1 millones de Kw y una producción de 17.500 millones de Kw/h por año. Actualmente todas las casas que se construyen tiene la obligación de instalar placas o paneles solares para el agua caliente.

Moneda y banca:

Israel tiene un floreciente sector bancario. El banco oficial de Israel, es el emisor y el único controlado por el gobierno. La unidad monetaria es el nuevo Shekel, (3 shekels equivalían a 1 dólar en el año 1996).

Comercio Exterior:

La balanza comercial de Israel tiene un déficit que se acredita cada año; a comienzos de la década de 1990, las importaciones anuales alcanzaron un valor de unos 19.600 millones de dólares y las exportaciones supusieron unos ingresos de 11.800 millones de dólares. Las principales importaciones son diamantes en crudo, equipamiento militar, petróleo en bruto y derivados del petróleo, maquinaria, productos químicos, hierro y acero y productos alimenticios. Entre las principales exportaciones figuran los diamantes transformados, productos químicos, cítricos, textiles y productos de confección, metal transformado y maquinaria. Los principales socios comerciales de Israel son Estados Unidos, los países de la unión europea, Japón, Canadá , Suiza y Hong Kong. Gran parte de las entradas de divisas se debe a los gastos de los turistas extranjeros y a las donaciones de los de judíos que viven en otros países, sobre todo en Estados Unidos. A finales de la década de 1980 Israel fue el principal beneficiario de la ayuda estadounidense, y recibió al año unos 3.000 millones de dólares.

Transportes:

Haifa y el puerto de Ashodod son los principales puertos de Israel. Un tercer puerto es el de Elat, en el golfo de Aqaba. El ferrocarril es propiedad del Estado y se extiende sobre unos 530 km. de vía principal. Hay aproximadamente 13.351 km. de carreteras. La mayor parte del transporte de mercaderías y de pasajeros en el interior de Israel se realiza en camión y automóvil. Además de su propia compania aérea, El Al, en Israel vuelan varias companias internacionales. El servicio

interno queda cubierto por la compania aérea Arkia. El aeropuerto Ben Gurion, en las afueras de Tel Aviv es el mas importante del país.

Comunicaciones:

Las comunicaciones encargadas de la radiodifusión en Israel proporcionan servicios de radio nacional e internacional y un servicio de televisión nacional. EL país también posee una red de televisión internacional y un servicio de televisión nacional. También posee una red nacional de educación televisiva. Los servicios de correos, teléfonos y telégrafos son públicos.

En Israel hay mas de 25 periódicos, los mas influyentes de los cuales son ha aretz, Davar, Ma ariv, yedioth, Aharonoth y el Jerusalén post. Se editan otras muchas publicaciones periódicas. Tel Aviv es el principal centro editor del país.

Trabajo:

La cifra total de personas empleadas a inicios de la década de 1990 era de 1.7 millones , de las cuales apenas una tercera parte eran mujeres. La principal organización sindical de Israel es el Histadrut, la federación general del trabajo a fines de la década de 1980 estimo que tenia 1.6 millones de afiliados, de los cuales 11% eran Arabes. El Histadrut funciona no solo como sindicato, sino también como uno de los principales consorcios económicos del país, con una gran variedad de empresas de carácter comercial e industrial.

GOBIERNO:

Israel es una república parlamentaria con la autoridad atribuida al cuerpo legislativo. El estado no tiene una constitución escrita, sino un numero de leyes aprobadas por el parlamento que regulan las funciones del gobierno.

Poder Ejecutivo:

El jefe del estado, el presidente, se elige para una legislatura de cinco años; sus poderes están muy limitados. El principal cuerpo ejecutivo del país es un gabinete de unos 25 ministros encabezado por el primer ministro. El gabinete continua operando mientras tenga el apoyo del cuerpo legislativo. En las elecciones de 1996, el primer ministro se eligió por votación popular.

Poder Legislativo:

El órgano legislativo de Israel, o Knesset, es un cuerpo unicameral de 120 miembros elegidos por cuatro años según un sistema de representación proporcional. Todos los ciudadanos tienen derecho al voto a partir de los 18 años.

Poder Judicial:

Israel tiene dos sistemas judiciales, uno civil y otro religioso. El sistema civil esta compuesto por un tribunal supremo, que es el principal tribunal administrativo y la mas alta instancia de apelación del país. Por debajo están los tribunales de distrito, que tratan

las causas criminales y civiles mayores y las apelaciones de los tribunales de menor rango, los magistrados y los tribunales municipales, que tienen una jurisdicción limitada. Los tribunales religiosos se centran en temas relativos a bodas, divorcios, pensiones alimenticias, etc.

Defensa:

En 1995 Israel mantenía un ejercito de 172.000 personas y un contingente de reservistas formados pro 430.000 personas. Los hombres y mujeres se incorporan al ejercito cuando cumplen 18 años; el servicio militar de los hombres dura tres años y el de las mujeres dos años. La obligación de mantenerse en la reserva continua hasta los 55 años para los hombres. La mayoría de los ciudadanos Arabes están exentos del servicio militar y también algunos de los religiosos judíos. El ejercito de tierra constituirá el 77% del total; la armada el 3.5% y la fuerza aérea el 18.6%.

Salud y bienestar social:

El organismo que coordina y administra estos asuntos es el ministerios de salud. Los fondos de los seguros médicos son en su mayor parte privados o provenientes de cooperativas que cubre da dos de cada tres israelíes y esta administrado por el Histadrut. El gobierno proporciona seguros, pensiones, beneficios por maternidad y ayudas para los niños. La esperanza de vida se extiende hasta los 77 años.

HISTORIA:

A pesar de que el Estado de Israel (Medinat Israel) declaró su independencia el 14 de mayo de 1948, su historia moderna comenzó cuando Theodor Herzl inició el movimiento sionista en Basilea (Suiza) en 1897. El fundamento ideológico del Estado, de la mayor parte de sus partidos e instituciones políticas contemporáneas y de los individuos que las han establecido proviene del movimiento sionista, que adoptó como objetivo principal el crear "para el pueblo judío una patria en Palestina, afianzada por el derecho público".

El periodo anterior a la independencia:

A comienzos del siglo XX no había muchos judíos en Palestina; su número en esta zona aumentó de 12.000, en 1845, hasta aproximadamente 85.000, en 1914. La mayoría de los habitantes de Palestina eran árabes musulmanes y cristianos. El respaldo al movimiento sionista procedía sobre todo de los judíos de Europa y Estados Unidos.

Durante la I Guerra Mundial (1914-1918) el movimiento sionista consiguió el respaldo de Gran Bretaña, que buscaba el apoyo del pueblo judío en su lucha contra Alemania. El gobierno británico manifestó sus intenciones en la Declaración Balfour el 2 de noviembre de 1917, en forma de carta del ministro de Asuntos Exteriores Arthur James Balfour a los dirigentes sionistas en Gran Bretaña. Según este documento, el gobierno británico aprobaría el establecimiento en Palestina de una patria para el pueblo judío y no regatearía esfuerzos para facilitar la consecución de este objetivo, quedando muy claro que nunca se haría nada que perjudicara los derechos religiosos y civiles de las comunidades no judías existentes en Palestina o los derechos y el estatus político de los judíos residentes en el extranjero.

La comunidad judía bajo el Mandato:

Tras la I Guerra Mundial, los términos de la Declaración de Balfour se incluyeron en el Mandato de Palestina

aprobado por la Sociedad de Naciones en 1922. El Mandato encargó a Gran Bretaña la gestión de Palestina y le confió la tarea de ayudar a los judíos para "reconstituir su patria en ese país".

Durante el periodo del Mandato británico, que duró hasta 1948, comenzaron a realizarse asentamientos judíos de gran envergadura y a desarrollarse grandes empresas agrícolas e industriales sionistas. La comunidad judía, se multiplicó por diez durante este periodo, especialmente en la década de 1930, en la que un gran número de judíos huyeron de las persecuciones nazis en Europa. Tel Aviv se convirtió en la comunidad judía más importante del país, se fundaron docenas de ciudades y pueblos y se establecieron centenares de colectividades agrícolas judías (kibbutzim) y de cooperativas.

Muchos partidos políticos judíos fundados en Europa oriental integrados en el movimiento sionista mundial desarrollaron sus bases en el Mandato de Palestina. Entre ellos figuraban grupos nacionalistas, religiosos, ortodoxos y laboristas cuyos dirigentes emigraron desde Europa y que a partir de 1948 se convirtieron en líderes políticos y altos funcionarios del Estado judío.

Revueltas árabes y judías

Los funcionarios británicos, dependientes del Alto Comisionado para Palestina, nombrados por el gobierno de Londres, eran los responsables de la defensa y la seguridad, de la inmigración, del servicio de correos, del transporte y de las instalaciones portuarias. Eran la máxima autoridad y los responsables del gobierno del país.

Los británicos intentaron mantener el frágil equilibrio entre los intereses y reivindicaciones de la comunidad judía y los de la población predominantemente árabe del país. La oposición árabe al gobierno británico y al sionismo fue creciendo a medida que aumentaba la inmigración judía a Palestina y se extendían los asentamientos judíos. Durante el Mandato británico, el estallido de numerosos alzamientos de carácter nacionalista culminó con un levantamiento árabe (1936-1939) que fue finalmente reprimido por el Ejército británico en vísperas de la II Guerra Mundial.

Más de cinco millones de judíos fueron asesinados por los nazis alemanes durante la II Guerra Mundial. Cuando los líderes sionistas se percataron de las dimensiones de la persecución y

de los asesinatos de judíos realizados por la Alemania nazi, se intensificaron sus reivindicaciones para conseguir un régimen de autogobierno y facilitar la inmigración a Palestina que permitiera el asentamiento de judíos en esta tierra. En Palestina, la comunidad judía se unió a esta postura oponiéndose a las autoridades británicas e intentando favorecer la inmigración de refugiados (a la que Gran Bretaña se oponía) provenientes de una Europa destrozada por la guerra. Al finalizar la guerra, la mayor parte del Yishuv se levantó contra la dominación británica.

En 1947, Gran Bretaña, exhausta tras siete años de guerra y deseosa de renunciar a sus compromisos coloniales en ultramar, decidió abandonar Palestina y recurrió a las Naciones Unidas (ONU) en busca de asesoramiento. Como respuesta, la ONU convocó su primera sesión especial y el 29 de noviembre de 1947 adoptó un Plan de Partición que proyectaba la división de Palestina en dos estados, uno árabe y otro judío, con Jerusalén como zona internacional bajo la jurisdicción de la ONU; ambos tendrían una organización económica conjunta. La resolución de la división fue aprobada en el seno de la ONU por 33 votos favorables frente a 13 en contra, y contó con el apoyo de Estados Unidos y la Unión Soviética. Los británicos se abstuvieron.

En Palestina, las protestas árabes contra la partición estallaron con violencia, se produjeron ataques contra los asentamientos judíos que pronto adquirieron las dimensiones de una auténtica guerra. Los británicos no querían intervenir, pues tenían el firme propósito de abandonar el país antes del 1 de agosto de 1948, la fecha que se había establecido en el Plan de Partición para poner fin a su Mandato.

Cuando quedó claro que los británicos tenían la intención de abandonar el país, hacia el 15 de mayo, los líderes de la comunidad judía decidieron llevar a cabo la parte del plan que tenía como finalidad establecer un Estado judío. En Tel Aviv, el 14 de mayo de 1948, el Consejo Provisional del Estado, antiguo Consejo Nacional, en representación del pueblo judío de Palestina y del movimiento sionista mundial, proclamó el establecimiento del Estado judío de Palestina, que se llamaría Medinat Israel (Estado de Israel) y estaría abierto a la inmigración de judíos dispersos por todo el mundo.

El 15 de mayo, los ejércitos de Egipto, Transjordania (Jordania desde enero de 1949), Siria, Líbano e Irak se unieron a los palestinos y a otras guerrillas árabes que habían luchado contra los judíos desde noviembre de 1947. El enfrentamiento se convirtió entonces en un conflicto internacional; durante la primera guerra árabe-israelí, llamada por Israel guerra de la Independencia, los árabes no pudieron evitar la creación del Estado judío, y el conflicto terminó con un armisticio, dispuesto por la ONU, entre Israel por un lado y Egipto, Líbano, Jordania y Siria por el otro. Las fronteras que se definieron en el

armisticio se mantuvieron hasta 1967, año en que fueron modificadas por las conquistas que Israel llevó a cabo durante la guerra de los Seis Días.

Inmigración :

Nada más conseguir su independencia, Israel se abrió a los inmigrantes judíos de todo el mundo; hacia 1952, la población se había duplicado. La mayoría de los nuevos ciudadanos eran supervivientes de los campos de concentración de Adolf Hitler. Sin embargo, en la década de 1950 cambió el modelo de inmigración, pues se produjo un aumento del número de judíos provenientes de países musulmanes de Oriente Próximo y del norte de África. A finales de la década de 1960, los judíos provenientes de estas zonas comenzaron a superar en número a los europeos. En tres décadas la población de Israel se quintuplicó y aproximadamente dos tercios de este crecimiento se derivaba de la inmigración judía.

Debido a que gran parte de los inmigrantes que llegaron a Israel no tenían un oficio o la preparación adecuada para participar en el desarrollo del país, a la pesada carga de los gastos de defensa y a la necesidad de una rápida expansión agrícola e industrial que absorbía gran cantidad de fondos gubernamentales, el país se enfrentó a graves problemas económicos. Al iniciarse la década de 1950 la economía se vio conmocionada por la recesión y por la devaluación monetaria. El pueblo judío de todo el mundo, y el gobierno de Estados Unidos en particular y de modo oficial, proporcionó un gran apoyo económico

El conflicto del canal de Suez :

Todos los intentos por convertir los acuerdos del armisticio entre árabes e israelíes en un tratado de paz permanente fracasaron. Los árabes insistían en que se permitiera regresar a los refugiados a sus hogares, que Jerusalén fuera administrada por la comunidad internacional y que Israel realizara concesiones territoriales antes de iniciar cualquier conversación o negociación para la paz. Los israelíes alegaban que si se satisfacían esas peticiones se pondría en peligro su propia seguridad y se negaron a aceptarlas. La guerrilla palestina realizó numerosas incursiones y las tropas árabes emprendieron numerosos ataques, ante los cuales Israel respondió con enérgicas represalias. Egipto se negó a permitir que los buques israelíes utilizaran el canal de Suez y bloqueó los estrechos de Tirán (el acceso de Israel al mar Rojo), lo que Israel consideró como un acto de agresión. Los incidentes fronterizos a lo largo de la frontera con Egipto fueron en aumento hasta provocar el estallido, en octubre y noviembre de 1956, de la segunda guerra árabe-israelí.

Gran Bretaña y Francia se unieron al ataque debido a su disputa con el presidente de Egipto, Gamal Abdel Nasser, que acababa de nacionalizar el canal de Suez. Nasser se hizo cargo del canal después de que Gran Bretaña y Francia rechazaran la oferta egipcia de financiar la construcción de la gran presa de Asuán. Israel obtuvo una rápida victoria y en pocos días conquistó la franja de Gaza y la península del Sinaí. Cuando el Ejército israelí llegó a orillas del canal de Suez, los franceses y británicos iniciaron su ataque sobre la zona del canal. Tras unos pocos días, la lucha fue interrumpida por la actitud contraria de Estados Unidos y la Unión Soviética, que forzaron el envío de Fuerzas Especiales de la ONU (UNEF) para garantizar el cumplimiento del alto el fuego en la zona del canal. Ante esta situación Gran Bretaña y Francia paralizaron su acción conjunta. A finales de ese mismo año sus tropas se retiraron de Egipto, pero Israel se negó a abandonar Gaza hasta comienzos de 1957 y sólo después de que Estados Unidos le prometiera resolver el conflicto y mantener abiertos los estrechos de Tirán.

La guerra de los Seis Días y sus consecuencias:

Tras la segunda guerra Árabe-israelí, la imagen del presidente egipcio Nasser salió fortalecida en todo el mundo árabe, que asistió al crecimiento de un ambiente nacionalista en el que los deseos de revancha contra Israel ocupaban un lugar muy destacado. La formación de un comando militar árabe unificado que concentró sus tropas en torno a las fronteras, junto con el cierre de los estrechos de Tirán por parte de Egipto y la insistencia de Nasser, en 1967, de que la UNEF abandonara la zona del canal, hicieron que Israel se adelantara a los preparativos ofensivos árabes y atacara Egipto, Jordania y Siria, simultáneamente, el 5 de junio de ese mismo año.

La guerra de los Seis Días finalizó con la decisiva victoria de Israel. Las fuerzas aéreas israelíes, equipadas con modernos aviones franceses, fueron el principal instrumento de la destrucción de los ejércitos árabes.

Tras la guerra de los Seis Días, Israel anexionó la franja de Gaza y la península del Sinaí que había conquistado a Egipto, la parte árabe del Jerusalén oriental y Cisjordania, que ocupó a Jordania, y los Altos del Golán, arrebatados a Siria. El territorio que quedó bajo jurisdicción israelí después de la guerra de 1967 era aproximadamente cuatro veces superior al área que se le había otorgado tras el armisticio de 1949. Los territorios ocupados tenían una población árabe de aproximadamente 1,5 millones.

Los territorios ocupados y la resistencia árabe:

A partir de 1967, los territorios ocupados se convirtieron en la principal preocupación política de Israel. La derecha y los líderes de los partidos religiosos ortodoxos del país se oponían a la retirada de Cisjordania y Gaza, que consideraban parte de Israel. En la Alineación Laborista, las opiniones estaban divididas: unos estaban a favor de la retirada y otros defendían el mantenimiento sólo de aquellas zonas que se consideraran de vital importancia para la seguridad militar de Israel. Muchos partidos pequeños, entre ellos el Partido Comunista, también se oponían al mantenimiento de la ocupación de los territorios conquistados. Sin embargo, la mayoría de los israelíes apoyaban la postura de la anexión de Jerusalén oriental y de su unión con el sector judío de la ciudad, y el gobierno, dirigido por los laboristas, unió formalmente ambos sectores pocos días después de que finalizara la guerra de 1967. En 1980 la Kneset aprobó una ley en la que se declaraba a Jerusalén "completa y unificada" como capital eterna de Israel.

Tras la guerra de 1967 se produjo un aumento del nacionalismo palestino. Varias organizaciones guerrilleras de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) cometieron actos terroristas contra escuelas, mercados, estaciones de autobús y aeropuertos israelíes, con el objetivo manifiesto de "liberar Palestina". Los ataques terroristas contra los israelíes, en su patria o en el extranjero, hicieron que la opinión pública se opusiera al reconocimiento de la OLP y a cualquier tipo de negociación con ésta, pero el grupo consiguió ganar un amplio apoyo internacional, e incluso el reconocimiento de la ONU, como "único representante legítimo de los palestinos". En los Juegos Olímpicos que se celebraron en Munich (Alemania) en el verano de 1972, un comando palestino asesinó a 11 atletas israelíes.

La guerra del Yom Kippur y sus repercusiones:

En 1973, Egipto y Siria se unieron en una guerra contra Israel para recuperar los territorios que habían perdido en 1967. Los dos estados árabes iniciaron una ofensiva por sorpresa sobre Israel el 6 de octubre, fecha del Yom Kippur, el día de ayuno sagrado para los judíos. Durante la guerra del Yom Kippur el Ejército de Israel venció a sus atacantes tras una contienda que duró tres semanas, pero a costa de muchas bajas y de que las fuerzas árabes se granjearan el apoyo de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y de la mayor parte de los países en vías de desarrollo. Arabia Saudí y Kuwait financiaron al ejército árabe, haciendo posible que Egipto y Siria recibieran las armas soviéticas más sofisticadas, y los Estados árabes productores de petróleo iniciaron el embargo de sus exportaciones de

crudo a Estados Unidos y a otros Estados occidentales como represalia por su ayuda al Estado judío.

Israel se vio forzado a competir con los ilimitados recursos árabes, y se tuvo que enfrentar a serias dificultades económicas. Sólo la ayuda financiera y militar de Estados Unidos pudo hacer que se equilibrara la balanza, pero ni siquiera la ayuda estadounidense pudo sacar a la economía de Israel de la espiral descendente en la que se hallaba.

El descontento generalizado llevó a la dimisión de la primera ministra, Golda Meir, y de su gabinete en abril de 1974. Meir (que había sido la sucesora de Eskhol en 1969) fue sustituida por Isaac Rabin.

Rabin fue incapaz de detener la inflación y el deterioro de la economía y su reputación quedó dañada al descubrirse que él y otros miembros del Partido Laborista estaban involucrados en transacciones financieras ilícitas. Como resultado de esto, la Alineación Laborista perdió las elecciones a la Kneset de 1977.

Menachem Begin, el nuevo primer ministro, encabezó el movimiento Likud, bloque formado en 1973 por grupos nacionalistas que se oponían a cualquier concesión territorial a los árabes.

El gobierno de Begin:

El programa económico de carácter liberal del conservador Begin no consiguió evitar el aumento de la inflación y que continuara el deterioro de la economía, causado en gran parte por la escalada de los gastos militares. Sin embargo, Begin fue el primer dirigente de Israel que firmó un acuerdo de paz con un Estado árabe. Esto fue el resultado de una iniciativa sorpresa del presidente de Egipto, Anwar al-Sadat, que, en noviembre de 1977, voló hasta Jerusalén, se dirigió a la Kneset y solicitó a Begin que se iniciaran conversaciones de paz. Tras largas y arduas negociaciones ante la presencia del presidente de Estados Unidos, Jimmy Carter, en Camp David (Maryland), se firmó finalmente el tratado de paz egipcio-israelí en la ciudad de Washington, el 26 de marzo de 1979. Aunque el tratado puso fin a las posibilidades de guerra entre Egipto e Israel, quedaron muchos temas pendientes por solucionar entre ambos Estados, entre ellos el problema de disponer la autonomía árabe en los territorios ocupados de Gaza y Cisjordania.

Israel en la década de 1980:

El Likud ganó por un estrecho margen en las elecciones de junio de 1981 y Begin fue reelegido primer ministro.

Poco antes, Israel había inquietado a la comunidad internacional al enviar bombarderos para destruir un reactor nuclear que se estaba construyendo cerca de Bagdad (Irak) alegando que éste se estaba construyendo con la intención de producir armas nucleares para ser utilizadas posteriormente contra Israel. La anexión de los altos del Golán, que tuvo lugar en el mes de diciembre de ese mismo año, hizo que las relaciones exteriores de Israel se volvieran tensas con países con los que antes habían sido amistosas. A pesar de estos acontecimientos y de las complicaciones ocasionadas por el asesinato de Anwar al-Sadat en octubre de 1981, la retirada final de Israel de la península del Sinaí se produjo en la fecha en que estaba prevista por el tratado de paz, abril de 1982. Dos meses más tarde Israel invadió Líbano con el objetivo de acabar con la presencia de la OLP, que tenía allí bases desde las que realizaba numerosos ataques contra territorio israelí. A mediados de agosto, tras una intensa contienda que tuvo lugar en Beirut y en los alrededores de la ciudad, la OLP hubo de abandonar Líbano, a pesar de lo cual las tropas israelíes permanecieron en el sur del país y el coste de la guerra y la ocupación posterior dejaron sentir sus efectos sobre la economía israelí, que ya estaba atravesando momentos difíciles y problemáticos. Por otro lado, el conocimiento de las matanzas de palestinos en los campos de Sabra y Chatila por parte de falangistas libaneses, que habían sido aliados de los israelíes, provocó duras condenas en el ámbito internacional y entre la opinión pública israelí.

Hacia la paz :

Las primeras conversaciones de paz global entre Israel y delegaciones que representaban a los palestinos y a los Estados árabes vecinos se iniciaron en octubre de 1991, en Madrid, en la Conferencia de Paz sobre Oriente Próximo. Después de que el Likud perdiera las elecciones parlamentarias en junio de 1992, el líder del Partido Laborista, Isaac Rabin, formó un nuevo gobierno.

Los acontecimientos en Oriente Próximo dieron un giro inesperado en 1993. Tras unas negociaciones secretas, el primer ministro israelí, Rabin, y el presidente de la OLP, Yasir Arafat, se reunieron en la ciudad de Washington, y acordaron firmar un histórico tratado de paz. Israel permitió la creación de un gobierno autónomo, primero en la franja de Gaza y en Jericó, en Cisjordania, y más tarde en las demás zonas de Cisjordania en las que no hubiera población judía. A comienzos de 1994, las negociaciones sobre la autonomía se interrumpieron temporalmente después de que un colono judío matara al menos a 29 palestinos árabes en una mezquita en Hebrón, en Cisjordania. En mayo de 1994, las tropas israelíes se retiraron de Jericó y de las ciudades y campos de refugiados de la franja

de Gaza y esta área quedó bajo la administración de la Autoridad Nacional Palestina. En julio de 1994, el primer ministro Rabin y el rey Hussein de Jordania firmaron un tratado de paz que ponía fin a 46 años de enfrentamientos entre ambos Estados. El acuerdo, que se firmó en la Casa Blanca en presencia del presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, asentó las bases para un tratado de paz definitivo.

El primer ministro israelí, Isaac Rabin, fue asesinado el 4 de noviembre de 1995 en Tel Aviv por un judío perteneciente a un grupo de extrema derecha hasta entonces desconocido. Fue sustituido por Simón Peres. Los sucesivos atentados terroristas indiscriminados llevados a efecto por miembros del grupo fundamentalista islámico Hezbolá, provocaron en 1996 el bombardeo israelí del sur del Líbano como represalia.

En las elecciones celebradas en mayo de ese mismo año, Simón Peres resultó derrotado por el candidato derechista del Likud, Benjamín Netanyahu, por un estrecho margen de votos.

TURISMO:

Muchos turistas, especialmente europeos han descubierto en Israel un destino vacacional muy completo: playas sobre el mediterráneo y el mar Rojo, deportes acuáticos en el lago Genesaret, canotaje en el Río Jordán y sus afluentes, compras en los emporios como Canion Malja de Jerusalén (el mayor shopping center del cercano oriente) y en el Mar Muerto una variedad de opciones favorecidas por una infraestructura hotelera de primer orden, adecuada para cada gusto, propósito y presupuesto.

Pero esta surtida oferta turística que muchos que muchos quisieran poder ofrecer no es mas que un complemento de lo que constituye para sus visitantes; que es de disfrutar su milenario patrimonio religioso e histórico, capaz de sobrecoger por igual a los peregrinos devotos como a los visitantes no creyentes.

Toda visita histórico-religiosa a la capital de Israel debe empezar por la amurallada ciudad vieja, donde se encuentran la

torre de David; el muro de los Lamentos, único vestigio del templo de Salomon; el monte Moriah, donde Abraham casi sacrifica Isaac y Mahoma fue milagrosamente elevado ante el rostro de Dios; las ruina opulentas del tiempo de Herodes; las estaciones del viacrusis a lo largo de la Vía Dolorosa; la iglesia del Santo Sepulcro, levantada donde se cree que estuvo la tumba de Jesús; los restos de la antiguas sinagogas; y las mezquitas del monte del templo.

Aunque el clásico tour se concentra en los edificios judeocristianos, romanos e islámicos, no seria justo si no se mencionase algunos lugares de interés de la Jerusalén actual como el centro medico de Hadassa, con sus vitrales de Chagall; la Kneset (parlamento israelí); la moderna Universidad de los Mormones, enclavada sobre el monte Scopus; el monumento Yad Vashem, erigido en memoria de los judíos muertos por los nazis; y los museos de Israel, islámico y Rockefeller, entre otros.

Itinerario bíblico:

Partiendo de la capital de Israel puede describirse una suerte de circulo geográfico por los escenarios donde se desarrollaron los principales hechos bíblicos. Este itinerario puede empezar a pocos kilómetros de Jerusalén, en Belén, donde se levanta la iglesia de la Natividad. Mas al sur se puede visitar Hebron, ciudad de 5000 años que fue capital antes de Jerusalén, y lugar de sepultura de Abraham, Sara, Isaac, Rebeca, Lea y Jacob, quienes yacen en la cueva de Macpela.

Ya en pleno desierto de Neguev se encuentra Beersheva, donde Abraham hizo un pacto con Abimelec; donde dios se le apareció a Jacob.

Eliat, la ciudad mas meridional de Israel, es actualmente un concurrido puerto franco y balneario sobre el mar Rojo, soleado todo el año.

Volviendo hacia el norte por el borde occidental del país hasta la costa mediterránea se llega al antiquísimo puerto Yafo, del que zarpo Jonas. Hoy Yafo ha sido absorbido por Tel Aviv, la segunda urbe de Israel.

En la parte mas septentrional se encuentra Haifa donde se puede visitar las cuevas de Elías, en el monte Carmelo. Cruzando Galilea hacia el este se lega a Cafarnaum, localidad situada en la orilla noreste del lago Genesaret. bordeando el lago se puede pasar por la ciudad romana de Tiberiades, para seguir hacia el sudeste hasta Cana (lugar donde Jesús convirtió el agua en vino)y en la misma dirección hasta Nazaret. Sobre la cueva donde el arcángel Gabriel se le apareció a la Virgen se levanta la basílica de la Anunciación, uno de los mayores templos de la cristiandad.

Siguiendo hacia el sur se encuentra Nablus (la antigua Siquem), sitio del pozo de Jacob donde Jesús le hablo a la samaritana, y la tumba de José, el hijo de Jacob.

Cerramos este circuito bíblico en Jericó, probablemente la ciudad mas antigua del mundo, conquistada milagrosamente por Josué. Localizada 11 km. al norte del mar muerto, en una zona autónoma bajo el control palestino, en sus alrededores se encuentran el palacio de invierno de Herodes, el Monte de la Tentación, Nebi Musa( la tumba de Moisés, según la tradición musulmana) y las cuevas de Qumran, donde en 1947 se descubrieron los celebres rollos del Mar Muerto, escritos por los escenios entre el siglo 1 a.C. y 2 d.c.

Otro itinerario practico de visita:

El pasaje aéreo de ida y vuelta a Tel Aviv con Aerolíneas Argentinas con un costo aproximado a 1315 dólares en temporada baja. Tomar un transporte (ómnibus) desde Tel Aviv a Jerusalén que cuesta unos 10 dólares.

Alojamiento, siempre en un hotel de acuerdo al gusto y el presupuesto del cliente ya que dispone de una gama de establecimientos que contemplan todas las categorías. Los hoteles de tres estrellas valen entre 50 y 100 dólares y los de cinco estrellas entre 180 y 270 dólares.

Si de gastronomía se trata estos son algunos de los platos típicos que no se deben dejar de probar en Jerusalén, Kreplaj (ravioles de queso), barekines (ravioles de papa, cebolla o carne), gefilte-fish (budín de pescado). De todos modos las opciones a la hora de comer son múltiples. Hay establecimientos europeos y otros especializados en recetas orientales y también locales de comida vegetariana.

A la hora de las compras dentro de las murallas de la ciudad vieja se pueden encontrar tesoros. En los bazares o shulk abundan antigüedades de cristalería, maderas de olivo, pieles de oveja entre muchas otras curiosidades.

Tel Aviv-Jaffa

Algunos historiadores llaman a Jaffa el puerto mas antiguo del mundo. A solo cinco minutos de viaje del centro de Tel Aviv ver este puerto es muy llamativo, ya que este tipo de complejo alberga galerías, cafés y restaurantes típicos.

Cesarea

Antiguos y nuevos deleites se entremezclan a diario en la magnifica localidad veraniega construida por Herodes: Cesarea a 45 minutos al norte de Tel Aviv.

El anfiteatro restaurado al borde del mar, sirve de escenarios popular para conciertos de música rock, música clásica y operas.

Este anfiteatro son ruinas del imperio Romano.

Haifa

Desde Cesarea, viajamos otros 45 minutos hacia el norte. Montañas, bosques y mar, se combinan en un soberbio paisaje que lleva el nombre de Haifa. La tercer ciudad del país en cuanto a dimensiones, ostenta algunos de los rasgos mas pintorescos de Israel. Haifa alberga una profusa variedad de culturas, religiones y grupos étnicos. Laboriosa, de alta tecnología, Haifa es también excelente para ir de compras.

La Baja Galilea

La baja Galilea, considerada la cuna de la historia de Israel, el asentamiento en la región se remonta a cinco milenios. La Biblia y la historia se corporizan en lugares como el monte Tabor y Beit Shearim, punto clave de la vida y estudios judíos después de la rebelión de Bar Kojba.

Tiberiades

Lugar de vacaciones a lo largo del año, Tiberiades es la mas destacada entre las ciudades costeras del magnifico mar de Galilea. Famosa por sus fuentes y termales naturales y los parques acuáticos de sus entornos, es uno de los sitios mas sagrados del judaísmo. Las tumbas de sabios como Maimonides y Rabi Meir Baal Ha-Nes, son motivos de un constante flujo de visitantes en días festivos o momentos de necesidad personal.

Jerusalén

Jerusalén. La ciudad de oro. La ciudad de David. La capital del judaísmo. El corazón espiritual histórico y simbólico de Israel. Jerusalén es una ciudad de contrastes y dialogo. De dignidad, de piedad y Solemnidad. De gentío multicolor y Hábiles regateos. Sede de Kotel -el muro de los lamentos- y el monte del templo, los antiquísimos símbolos de la religión judía.

La ciudad incluye muchos de los monumentos y atracciones nacionales mas preciadas. El cementerio del monte herzl, donde yacen las figuras del sionismo, Yad Vashen, con la documentación de los horrores del holocausto.

El Mar Muerto

Viajando 45 minutos desde las colinas de Jerusalén, llegara a una de la etapas culminantes de su visita: el lugar mas bajo de la tierra. La región de Mar Muerto (440 metros bajo el nivel del mar) es un área de arrobantes contrastes visuales y días casi siempre soleados. Uno puede broncearse sin temor merced a la ubicación bajo el nivel del mar, que neutraliza los peligros de los rayos ultravioletas. Las famosas fuentes termales y los tratamientos de lodo terapéutico atraen a gente del mundo entero.

Masada

Masada es uno de los sitios de la historia judía que mas reverencia inspira. Aquí, en el año 70 a.C., cerca de mil hombres, mujeres y niños profirieron renunciar a su vida antes que someterse a la autoridad romana. La antigua fortaleza herodiana se convirtió en el símbolo de orgullo y valor en Israel. Muchos bar-Mitzvas y ceremonias de incorporacion al ejercito son celebrados junto a las imponentes excavaciones arqueológicas del lugar.

Eliat

Eliat. El mar que Ud. Nunca vio el desierto que siempre imagino. Indague las profundidades policromaticas del mar Rojo desde el observatorio subacuático de Eliat, a través del casco de vidrio de un barco, buceando o provisto de un snorkel. Explore el árido e imponente entorno desértico en el jeep o a pie. Los días son una delicia en este oasis llamado Eliat, y no hay noches mas vivas que aquí.

Conclusión:

Como todo país tiene unas características muy dignas de ser conocido. A mi criterio personal e un lugar que lo visita solamente su gente (los propios judíos), en busca de antiquísimo patrimonio historico-religioso que ha dejado ese país.

Con una agradable temperatura todo el año para recorrerlo, es bueno recomendarle a la gente que lo visite que no solo se encontrara con el ayer sino con un presente muy poblado de avances tecnológicos.

BIBLIOGRAFIA

REVISTA VIAJERO VIP /AÑO 1995

ENCICLOPEDIA GEOGRAFICA Y ECONOMICA /EDITORIAL MIRACLE

ENCICLOPEDIA ENCARTA 1997 /MICROSOFT

ENCICLOPEDIA MULTIMEDIA SALVAT

ATLAS MUNDIAL MULTIMEDIA SALVAT

SUPLENTO DE TURISMO DEL DIARIO LA NACION / MARZO 1998

1