Islam

Religiones. Origen. Mahoma. Profetas. Historia. Situación geográfica. Libros sagrados: Corán y Hadit. Imán. La Meca. Ayuno. Limosna. Cinco pilares

  • Enviado por: Arostegui
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas
publicidad

ÍNDICE

  • INTRODUCCIÓN...................................................................I

  • ORIGEN: Mahoma y otros profetas................................II, III

  • HISTORIA.....................................................................III, IV

  • SITUACIÓN GEOGRÁFICA...............................................V

  • LIBROS SAGRADOS Y CREENCIAS............VI, VII, VIII

  • ¿ QUÉ ES EL IMÁN?..........................................................IX

  • OPINIÓN PERSONAL........................................................X

INTRODUCCIÓN

La palabra árabe islam significa 'entregarse' en la acepción literal, pero el Corán establece su sentido religioso, "someterse a la voluntad o a la ley de Dios". La persona que practica el islam es un musulmán. Según el Corán, el islam es la religión universal y primordial, incluso la propia naturaleza es musulmana ya que obedece de modo automático las leyes que Dios ha establecido en ella. Para los seres humanos, que tienen libre albedrío, la práctica del islam no implica obediencia sino la aceptación libre de los mandamientos divinos.

La doctrina del Islam y las reglas por las que deben regirse sus creyentes están en el Corán y en la Sunna. Las predicaciones y revelaciones de Mahoma habían quedado en su mayor parte en la memoria de sus oyentes, y sólo años más tarde fueron recogidas. El encargado de realizar esta recopilación fue Zaid Ben Tabit, secretario de Mahoma. La edición definitiva es del 653. El Corán comprende 114 capítulos o suras, presentadas sin ningún orden metódico o cronológico. Algunas de las revelaciones resultan contradictorias. Es al mismo tiempo que libro de teología, el código supremo de conducta para los musulmanes, texto de jurisprudencia y modelo literario.

La Sunna es una recopilación de tradiciones (hadizes) sobre la conducta de Mahoma en casos concretos, no incluidas entre las revelaciones del Corán. Se formó con noticias recogidas de sus familiares, especialmente de Aixa, la viuda del Profeta.

El Islam propugna un renunciamiento a las propias pasiones y una ciega sumisión a la voluntad divina. Afirma la existencia de un Dios omnipotente y eterno: "Sólo hay un Dios y Mahoma es su profeta". Moisés, David y Jesús son también reconocidos como profetas, pero ninguno es superior a Mahoma; se admite la creencia en los ángeles, como servidores celestes de Alá, y en los demonios, en la Resurrección y en el premio o el castigo de los hombres según sus méritos.

ORIGEN: Mahoma y los profetas

-Mahoma

Su nombre en árabe significa "El Alabado", pero en realidad se llamaba Abu´l-Kasim Mohammed ibn Abd Allah. Procedía de la tribu de los coreichitas y de una antigua estirpe venida a menos, los Hachim.

Mahoma nació en torno al 570 d. J.C. en La Meca. Existen pocos datos seguros sobre su vida. Según la tradición, perdió pronto a sus padres, se crió en casa de su tío y hacia el 595 se casó con Kadidja, la viuda de un acaudalado comerciante. El contrato matrimonial, en el estilo propio de la época, menciona el mutuo amor de ambos y llama a Mahoma "el hombre más perfecto de la tribu". Como dote tuvo que aportar doce onzas de oro y veinte camellos, donados por su tío.

Mahoma había sido siempre un hombre religioso y estudió a fondo la temática religiosa del judaísmo y del cristianismo. A los cuarenta años, sus visiones le convirtieron en el profeta de Alá, que le ordenó predicar la doctrina del único dios.

Al principio sus únicos partidarios eran sus familiares más próximos: su mujer, su hijo adoptivo Zeid, su primo Alí, su amigo Abu Beker, Osmán, el marido de su hija mayor, y unos cuantos esclavos. Las familias más poderosas de La Meca se volvieron contra él, por lo que tuvo que huir al oasis de Yathrib, donde encontró refugio y seguidores. Desde entonces el oasis se llamó Medinat el Nabí, la ciudad del profeta, Medina. La huida de La Meca a Medina sería denominada más adelante por los musulmanes la Hégira, y esa fecha, 22 de septiembre del 622 según el calendario cristiano, se convirtió en el año 1 de la cronología árabe-islámica.

Con trescientos guerreros emprendió a continuación la guerra santa contra el paganismo y la idolatría, que se vería confirmada por la primera gran victoria: la conquista incruenta de La Meca en enero del 630. En lo sucesivo La Meca se convertiría en el núcleo del mundo islámico, pues la peregrinación a esta ciudad se convirtió en una obligación para las futuras generaciones de musulmanes.

Al año siguiente, Mahoma regresó a la ciudad al frente de 90.000 hombres para celebrar la primera gran peregrinación. Estableció los ritos, determinó las reglas, los cinco rezos diarios, el ayuno durante el mes de Ramadán y convirtió en deber de todo creyente la participación en la Guerra Santa. Pintó con colores apasionados el Paraíso, que aguardaba a todo aquel que sacrificase su vida luchando para difundir el Islam. Mahoma murió en la cumbe de su gloria el año 632, en Medina, donde se edificó una mezquita alrededor de su casa y de su sepulcro.

-Profetas

Dios ha enviado profetas a la Tierra a causa de la debilidad moral de la humanidad para enseñar tanto a los individuos como a los Estados el correcto comportamiento moral y espiritual. Los mensajes de todos los profetas emanan de una misma fuente divina, las tablas de la revelación, la palabra de Dios desde el principio de los tiempos. También se le conoce como el Libro Celeste, trasmitido al profeta Mahoma por la intervención del ángel Gabriel. Las religiones, por lo tanto, son en síntesis una, aunque adquieran diferentes formas institucionalizadas.

Los profetas constituyen una unidad indivisible y se debe creer en todos ellos, ya que aceptar a unos y rechazar a otros equivale a negar la verdad divina.Todos los profetas son humanos; no participan de la divinidad, pero son los modelos más altos y valiosos para la humanidad. Sin embargo, algunos profetas se consideran superiores a otros, sobre todo en lo que se refiere a la constancia bajo el sufrimiento. De esta forma el Corán describe a Mahoma como el "Hombre Perfecto" (insán kamin), "sello de Profecía". Acatar sus enseñanzas era obedecer al propio Dios. Era, además, una inmensa manifestación de la misericordia divina respecto a los hombres, pues se considera el último mensajero de su voluntad. El versículo del Corán donde se interroga a los profetas humanos (93,7): "¿Acaso no te encontramos en el errar y te guiamos?" exalta la primacía de Mahoma como profeta máximo del islam, aún cuando ha desencadenado diversos conflictos teológicos, sobre todo entre los shiíes. De aquí viene la creencia islámica de que los profetas se extinguieron y acabaron con él, y que el Corán es la última y más perfecta revelación de Dios, y se imponía a todas las anteriores.

HISTORIA

En tiempos de Mahoma la península de Arabia estaba habitada por beduinos nómadas, dedicados al pastoreo y al bandidaje, y por árabes que vivían en las ciudades dedicados al comercio. La religión de los árabes era politeísta e idólatra, aunque existía una antigua tradición de monoteísmo. A Mahoma lo precedieron algunos predicadores monoteístas, aunque con poco éxito. Inició su ministerio a los 40 años. Después de cuatro años había convertido a unas 40 personas y luego comenzó a predicar en público en su ciudad natal de La Meca. Ridiculizado por los habitantes de esta ciudad, marchó a Medina en el año 622. A partir de este acontecimiento, la hégira, se fecha el calendario islámico. A su muerte en el 632, Mahoma era el máximo dirigente de un Estado árabe que acrecentaba su poder con una gran rapidez.

La primera escuela importante de teología islámica, los motáziles, surgió gracias a la traducción de las obras filosóficas griegas al árabe en los siglos VIII y IX, y subrayaba la razón y la lógica rigurosa. La cuestión de la importancia de las buenas obras persistía; sin embargo, se puso el énfasis en la absoluta unicidad y justicia de Dios. Los motáziles fueron quizá los primeros musulmanes en adoptar los métodos filosóficos griegos para difundir sus ideas. Algunos de sus adversarios utilizaron los mismos métodos y el debate dio paso al movimiento filosófico islámico, cuyo primer representante importante fue al-Kindi (siglo IX), que intentó alinear los conceptos de la filosofía griega con las verdades reveladas del islam. En el siglo X el turco Alfarabí fue el primer filósofo islámico en subordinar revelación y ley religiosa a la filosofía. Sostenía que la verdad filosófica es idéntica en todo el mundo y que las muchas religiones existentes son expresiones simbólicas de una religión universal ideal.

En el siglo XI el filósofo y médico persa Avicena logró la más sistemática integración del racionalismo griego y del pensamiento islámico, aunque fuera a costa de varios artículos de fe ortodoxos como la creencia en la inmortalidad personal y en la creación del mundo. Averroes, el filósofo y médico hispanoárabe del siglo XII, defendió los conceptos aristotélicos y platónicos y se convirtió en el filósofo islámico más importante en la historia intelectual de Occidente.

El estancamiento de la cultura islámica tras la edad media condujo a una renovada insistencia en el pensamiento original (ijtihad) y a movimientos de reforma religiosa, social y moral. El primer movimiento de este tipo fue el wahhabí, llamado así por su fundador Ibn Abd al-Wahhab, que surgió en Arabia en el siglo XVIII para convertirse en un vasto movimiento integrista con ramificaciones en todo el mundo musulmán. Otros reformadores islámicos han estado marcados por las ideas de Occidente como Muhammad Abduh o Muhammad Iqbal.

Aunque las ideas modernas estaban basadas en interpretaciones plausibles del Corán, los fundamentalistas islámicos se opusieron con energía a ellas sobre todo a partir de la década de 1930. No se oponen a la educación moderna, la ciencia y la tecnología, pero acusan a los reformadores de ser los difundidores de la moralidad occidental. En último extremo, el resentimiento que los musulmanes sienten hacia el colonialismo occidental ha originado que para muchos de ellos todo lo relacionado con las culturas de Occidente sea sinónimo y representación del mal.

Situación geográfica

- País Area (km sq.) Población

Algeria * 13.600 km2 25.600.000

Bahrein 678 km2 500.000

Djibouti 23.200 km2 400.000

Egipto 1.001.449 km2 54.700.000

Iraq * 458.317 km2 18.800.000

Jordán 97.740 km2 4.100.000

Kuwait * 17.818 km2 2.100.000

Líbano 16.000 km2 3.000.300

Libia * 1.759.540 km2 4.200.000

Mauritania 1.003.700 km2 2.000.000

Marruecos 446.550 km2 25.600.000

Omán 212.457 km2 1.500.000

Qatar * 11.000 km2 500.000

Arabia Saudita 2.149.690 km2 15.000.000

Somalia 637.457 km2 8.400.000

Sudán 2.505.813 km2 25.200.000

Siria 185.180 km2 12.600.000

Túnez 163.610 km2 8.100.000

Emiratos Arabes * 83.600 km2 1.600.000

Yemen 528.258 km2 9.800.000

LIBROS SAGRADOS Y CREENCIAS

Libros sagrados

  • El Corán

Los musulmanes consideran el Corán como la palabra "increada" de Dios revelada a Mahoma por medio de Gabriel, el arcángel de la revelación; creen que el mismo Dios, no el Profeta, es el autor y por lo tanto que el Corán es infalible. Procede del árabe al-qur'an, 'la lectura' o 'la recitación'. Recoge los diferentes pasajes revelados a Mahoma durante los casi 22 años de su vida profética (610-632). Está dividido en 114 capítulos de desigual extensión (suras), el más breve contiene sólo 3 versículos y el más amplio 306 versículos largos. Tanto investigadores islámicos como no islámicos coinciden en la integridad sustancial del texto del Corán a lo largo de la historia.

  • El Hadit

La segunda fuente esencial del islam es el hadit, la recopilación de tradiciones basadas en lo que dijo o hizo el Profeta con respecto a diversos asuntos. A diferencia del Corán, que fue memorizado por muchos seguidores de Mahoma durante sus vidas —bien en su totalidad o en parte— y que fue compilado en forma escrita muy pronto, la transmisión del hadit fue en gran parte oral y datan del siglo IX las actuales colecciones autorizadas.

A diferencia del Corán, el hadit no es considerado infalible. En el periodo islámico primitivo la infalibilidad del Profeta (aparte de las revelaciones del Corán) constituyó un punto de controversia. Pero más tarde el consenso de la comunidad islámica fue que tanto él como los profetas anteriores fueron infalibles. Aunque el hadit fuera transmitido sobre todo de forma oral, se admitió que pudo introducirse el error en la trasmisión humana de ahí que el hadit sea una fuente secundaria respecto al Corán, aunque posea el mismo rango fundamental para la mayoría de los musulmanes.

Creencias: “los cinco pilares”

  • La profesión de fe

De acuerdo con el absoluto compromiso del islam con el monoteísmo, la primera obligación es la profesión de fe o testimonio (shahada): "No hay más dios que Dios y Mahoma es su enviado". Esta profesión debe ser hecha pública por cada musulmán al menos una vez en su vida "de forma verbal y con total asentimiento de corazón", y señala el ingreso de un individuo en la comunidad islámica.

  • La oración

La segunda obligación es la de las cinco oraciones diarias. La primera oración tiene lugar antes de la salida del sol; la segunda, al mediodía; la tercera, entre las tres y las cinco de la tarde; la cuarta después de la puesta del sol y la quinta antes de acostarse y antes de la medianoche. Durante la oración los musulmanes miran en dirección a la Kaaba, una pequeña estructura de forma cúbica en el patio del al-Haram (el 'lugar inviolado'), la gran mezquita de La Meca (Makka). En oración hay que permanecer en principio de pie, acto seguido hacer una genuflexión a la que suceden dos postraciones, y ha de tomarse asiento, por último. En cada una de esta posturas se recitan determinadas oraciones y fragmentos del Corán.

Las cinco oraciones del islam se realizan en comunidad y han de ser ofrendadas en una mezquita, aunque pueden tener carácter individual si por alguna razón no se puede estar presente en una congregación.

En Oriente Próximo e Indonesia las mujeres participan también en las oraciones comunitarias, aunque ellas rezan en una sala separada o vestíbulo.

  • Pregrinación a la Meca

La obligación de realizar, al menos una vez en la vida, la peregrinación a la Kaaba de La Meca, de acuerdo con un rito que se remonta en parte a un rito tradicional anterior a la predicación de Mahoma.

Otra obligación de los musulmanes es la de defender y propagar el Islam, que se plasma en la jehad o guerra santa. Este precepto es muy discutido en cuanto a su origen, y hasta cierto punto se contradice con otros preceptos del Corán. La recompensa de todos aquellos que mueren en la jehad es el Paraíso.

Otras prescripciones rituales que acompañan a las obligaciones generales son: la prohibición de los juegos de azar, de los instrumentos de música y del consumo de ciertos alimentos como el vino, la sangre, el cerdo, la carne de animales muertos de muerte natural u ofrecidos en sacrificio a dioses paganos. Algunas, como la prohibición del vino, no se han aplicado con igual rigor en todas las comunidades islámicas.

  • El ayuno

La cuarta obligación es el ayuno del mes del Ramadán. Puesto que el calendario islámico es lunar, las festividades islámicas no se limitan a una única estación. Incluso durante los cálidos veranos la mayoría de los musulmanes observa con rigor el ayuno. Durante el mes de ayuno las personas deben abstenerse de comer, beber, fumar y mantener relaciones sexuales desde el amanecer hasta la puesta del sol y evitar todo pensamiento o acto pecaminosos; quienes puedan permitírselo deben además dar de comer a un pobre, por lo menos. Si una persona no puede cumplirlo por hallarse enferma o de viaje, no es necesario que ayune entonces aunque debe compensarlo en días posteriores.

  • La limosna

La limosna para contribuir a ayudar a los fieles necesitados y para los gastos militares. En la confusión del derecho musulmán esta aportación, tasada en beneficio de la comunidad, participa del doble carácter de limosna e impuesto.

¿QUÉ ES EL IMÁN?

El Imân es un camino de contornos claros, rebosante de luz.

  • Mediante el Imân, tu puedes ser dirigido hacia las buenas obras y recíprocamente, mediante las buenas obras serás dirigido hacia el Imân.

  • Mediante el Imân se expanden las ciencias,

  • Mediante las ciencias se tiene consciencia de la muerte, mediante la muerte se llega al fin de esta vida, en esta vida se gana la otra,

  • Mediante la resurrección se acercan el Paraíso y el infierno preparado para aquellos que se han dejado distraer. La gente no tiene ninguna manera de evitar la resurrección. Van hacia ella con precipitación para alcanzar el objetivo supremo.

OPINIÓN PERSONAL

Después de haber realizado este trbajo me he dado cuenta de que la religión islámica no es tan lajana al cristianismo. La religión islámica y la cristiana tienen profetas en común y aunque ahora, a simple vista son muy diferentes tienen un pasado en común.

También me ha llamado, la atención algo de lo que ya me había dado cuenta anteriormente. Es increible como la religión islámica tiene una presencia tan directa, en todos los ámbitos de la vida musulmana,es decir, todo tiene que pasar por el filtro de la religión y ésta tiene poder en la economía, en la política, en la sociedad...

Por otra parte, me parece inhumano el trato que se les da a las mujeres en los países musulmanes. Incluso en los países árabes mas permisivos avanzados la mujer está totalmente discriminada, la mujer es sumisa a su marido y vive sin vivir ya que su vida es la de su marido. Me parece demigrante esta situación y no me parace justificable por la religión.