Isabel II de España

Historia contemporánea española. Reinas españolas. Constitución de 1834, 1845 y Non-Nata de 1856. Vicalvarada

  • Enviado por: Jesy Loka
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

REINADO DE ISABEL II

El reinado de Isabel II esta divido en dos etapas importantes: una etapa de regencias hasta 1843 y otra etapa de la mayoria de edad de Isabel hasta 1868.

Tras la muerte de Fernando VII sin descendencia y abolida la Ley Sálica,según la cual las mujeres no podian acceder al trono, por medio de la Pragmática Sanción, su hija Isabel le sucede en el trono. El hermano de Fernando, Carlos María Isidro queda por lo tanto a un lado en cuanto a la sucesión a la corona española. Isabel II es demasiado joven para ocupar el trono, por lo que primero su madre Maria Cristina hace de regente lo que conlleva a la Guerra Carlista, ya que Carlos pretendía ser el sucesor de la corona. Durante el gobierno de Mª Cristina se proclama el Estatuto Real (1834) que supone el inicio de la libertad política, aunque mantenía el poder en el monarca. A finales del 1833, otro político andaluz, establecio la divison de España en provincias, división que continua siendo la misma en la actualidad. Maria Cristina debido a una revuelta contra ella,conocida como el motín del Palacio de la Granja, obligó a esta a aceptar la puesta en vigor de la Consti.1812. Aunque, inmediatamente, se redactó una nueva carta magna, la constitución de 1834, con cambios de la de 1812, pero más moderada. Esta constitución defendia la soberanía nacional; derechos como impresión y publicación de ideas sin censura; la división de poderes: legislativo en manos del rey y las cortes,y el ejecutivo en manos del rey tambien; el sufragio era activo( directo y censitario) y pasivo(censitario) ; el parlamento era bicameral: congreso y senado; y la forma de gobierno era una monarquia limitada y hereditaria; y era un Estado confesional.

Con este marco constitucional se pudieron promulgar algunas leyes revolucionarias, como la supresión de pagar diezmos a la Iglesia, la eliminación de aduanas, la supresión de los gremios,etc.

Finalizada la guerra Carlista, un gobierno dirigido por Pérez de Castro promulgo la Ley de Ayuntamientos, que suprimia el derecho de los ciudadanos a elegir a sus alcades, que pasaban a ser de nombramiento gubernativo.

La regencia de Maria Cristina acabó por nuevas sublevaciones populares, que obligó a esta a exiliarse en Francia. Las Cortes eligieron como regente a Espartero, reciente vencedor de los partidarios de Carlos Maria Isidro, los carlistas. El general Espartero, que contaba con el apoyo de los liberales progresistas en nombre de la libertad, goberno hasta 1843, de manera dictatorial.

Espartero se ganó el rechazo de todos: su política radicalmente librecambista ponía en peligro la industria catalana, la oposición de los vascos, políticos radicales que comenzaron a organizar su ataque al gobierno, algunos sectores demócratas, qu habian apoyado inicialmente a Espartero, se enfrentaron a él pues no aceptaban las formas autoritarias del regente.

Por esto, en 1843 se inició una revuelta militar encabezada por Narváez que hizo caer al gobierno y que Espartero huyera y se exiliara en Londres.

Tras esto, se adelanta la mayoría de edad de Isabel II y con 13 años asume el trono de España (1843) encargando la formación de gobierno a Narváez (1844).

La primera reforma legislativa que se lleva a cabo fue derogar la Const.1837 y redactar la Constitución de 1845, que va a ser un texto moderado (flexible) que no tiene ningún parto con los progresistas. La soberanía es compartida por el rey y la cortes, por lo que contempla las prerrogativas reales. Tenemos un sistema bicameral (congreso y senado) y con sufragio restringido, por lo que solo podían ejercer el derecho a voto y ser elegidas personas distinguidas y con una alta renta. El estado era confesional.

Paralelamente a la constitución se realizan una serie de reformas político - administrativas para organizar el marco jurídico y administrativo de España, de las cuales destacan la elaboración de un código civil y otro penal.

También se crea la guardia civil, como cuerpo de seguridad con carácter militar para mantener el orden en el campo. Se elabora una nueva ley fiscal para intentar organizar el sistema hacendístico.

Se intenta un acercamiento a la iglesia, enemistada con el liberalismo desde la desamortización del 1836, firmándose en 1851 en concordato por el que la iglesia recuperaba muchos de sus privilegios, se la autorizaba para intervenir en la enseñanza, se mantiene a los ministros de la iglesia y se establecía la religión católica como la del estado.

En este periodo también se produce una importante expansión económica motivada por la durísima represión de Narváez contra cualquier tipo de agitación obrera y por concesiones para la construcción de obras publicas. Comienza a formarse la corrupción política a todos los niveles de la administración, lo cual provoca un enorme trafico de influencias. Esto provoca una mala imagen de la monarquía y un desprestigio absoluto para el gobierno por lo cual en 1854 se produce un pronunciamiento progresista apoyado por las masas populares y que da lugar al bienio progresista.

Este periodo(1854-1856) se inició con este pronunciamiento militar, conocido como “la Vicalvarada”. Es dirigido por el general O'Donell, líder de la Unión Liberal, y personalidades políticas como Ríos Rosas y Canovas del Castillo. Este pronunciamiento se da por el estado de insatisfacción del pueblo con el gobierno y para forzar a la reina a aceptar las reformas previas a 1844.

La reina le ofrece el gobierno al general Espartero, lo que proporciona una serie de leyes, especialmente económicas, de gran profundidad (2ª Desamortización, 1855). En 1855 se promulga la ley de ferrocarriles que promueve la entrada en el estado de capital extranjero y en 1856 una ley bancaria que agiliza la concesión de créditos, creándose a su vez el Banco de España.

Comienza la elaboración de una nueva constitución, de ideología progresista, pero no da tiempo a promulgarse y por esto se la denomina la Constitución Non-Nata de 1856.

La presión de la iglesia, de los terratenientes y de los militares conservadores y moderados terminan con el gobierno de Espartero.

Después del fin del Bienio Progresista, Narváez se puso de nuevo al frente del Gobierno,y comenzó un largo periodo caracterizad por el predominio de tres sectores sociales en la política: los terratenientes, los militares y la Iglesia. Hay una serie de gobiernos que van a ir provocando el desplazamiento progresivo de los progresistas y que va a dar lugar a una política conservadora que va a fomentar a estos tres sectores. Estos gobiernos mantienen la corrupción política y en 1858 O'Donell forma gobierno (1858-1863). La desamortización de 1855 se paraliza y la iglesia reconoce muchos de sus privilegios tradicionales. Se produce una expansión comercial exterior importante, debido en parte a la sucesión de buenas cosechas que, junto con la Guerra de Secesión de EE.UU. nos lleva a tocar su mercado. También hay una expansión de la política exterior, en la Conchinchina, el Norte de África y en Méjico, donde se intentan solucionar los problemas existentes, destacando el Gral. Prim.

A pesar de ser un gobierno que parecía que estaba dando estabilidad a la política española, lo cierto es que el descontento entre los grupos políticos iba en aumento. Se estaba formando un núcleo de oposición anti-borbónico en los que se incluyen todos los grupos políticos existentes.

En 1864 la reina nuevamente encarga a Narváez que forme gobierno para, por medio de la represión, controlar a los grupos opositores. El ejercito actúa de forma muy dura contra todos aquellos que levantan sus voces contra el gobierno, destacando la actuación hacia los profesores universitarios y contra los militares progresistas que alentados por el general Prim se habían sublevado en Madrid (Cuartel de San Gil). Esta situación parecía no tener salida, para muchos el modelo político liberal moderado se había agotado. A partir de 1866 dos circunstancias van a precipitar los hechos. Por un lado la unión de todas las fuerzas opositoras con un único fin, por encima de las diferencias ideológicas, que es acabar con la dinastía Borbón. Esta unión queda ratificada con la firma del Pacto de Ostense entre todas las fuerzas de la oposición. El pacto alentaba a organizar una sublevación en la cual se conjugara la participación militar y ciudadana.

Paralelamente a esta decisión política, a partir de 1866, hay una profunda crisis económica que va a afectar a todos los sectores de la producción y mayormente a la agricultura, provocando crisis de subsistencias que son las que realmente sacan a la población a la calle y provocan las sublevaciones generalizadas en todo el país.

En el verano de 1868 comienza una actuación conjunta con verdaderas características de revolución, que provoca el exilio de la reina Isabel y la formación espontánea de juntas revolucionarias que asumen el poder. De esta forma se pone en marcha un nuevo proceso en la historia de España conocido como la revolución Gloriosa.

Isabel II, en el exilio, a sido rechazada por las fuerzas políticas opuestas al liberalismo moderado, la reina no a sabido dar cabida al resto de partidos políticos que dentro de la aceptación del sistema monárquico podían haber compartido gobierno con los moderados.

Vídeos relacionados