Isabel Allende

Literatura contemporánea siglo XX. Literatura hiapanoamericana. Narrativa. Novela chilena. Contexto histórico. Historia de Chile

  • Enviado por: Paulina
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 6 páginas
publicidad

Generación del Autor

Isabel Allende es una escritora muy controversial. En los medios literarios es considerada una escritora de marketing, pero entre sus lectores y seguidores es admirada por sus libros y la pasión con que escribe.

Hay una gran divergencia en cuanto a su catalogación ya que las opiniones de los distintos críticos difieren mucho las unos de las otras.

Isabel está dentro de la generación de 1972, Novissimi Narratores, que está formada por escritores hispanoamericanos nacidos entre 1935 y 1949. Otros integrantes de esta generación son Mario Vargas Llosa, Reinaldo Arenas, Gustavo Sainz, Marta Blanco, Rodrigo Quijada y Diego Bracchini.

Ella misma no suele definirse en ninguna generación, dice que no califica para los grupos que los críticos y literarios han establecido.

Esta claro que sus obra tiene grande toques del realismo mágico, especialmente destacada en su obra La Casa de los Espíritus, del mismo realismo mágico que usó Gabriel García Márquez en Cien Años de Soledad.

El realismo mágico está caracterizado por dos conflictivas perspectivas: una basada en el punto de vista racional de la realidad y la otra en la aceptación de lo sobrenatural como una realidad. Es también un movimiento innovador pues integra en la literatura el universo físico y simbólico del mundo indígena americano: las creencias ancestrales, la naturaleza, la historia, el mito y la magia.

El escritor desafía a la realidad y trata de despedazarla, de averiguar lo que hay de impenetrable y oculto en los objetos, la existencia y las acciones humanas. Un buen narrador practicante de este género cuenta un hecho, que por muy normal que parezca, nos perturba y nos parece insólito; esa es la ilusión de la “irrealidad”. En este tipo de narraciones, presenta la realidad como algo mágico, y por tanto deja de ser real. La pauta del escritor es insinuar una atmósfera sobrenatural sin alejarse del entorno y su táctica es deformar la realidad. No hay dobles sentidos ni análisis psicológico de los personajes, sino contrastes bien definidos, no desconcertándose jamás los protagonistas delante de lo sobrenatural. Tampoco hay sentimientos de miedo o terror motivados por un suceso inesperado, ya que lo insólito se vuelve real y deja de ser desconocido.

Especialmente en la obra analizada en este momento, De Amor y de Sombra no logra entrar en la calidad del hiperrealismo que si puede vislumbrar en otras de sus obras. Este libro, en cambio, no presenta los rasgos característicos de hacer aparecer rasgos extravagantes, mágicos y fantásticos como si fueran algo más en la vida cotidiana. Sino que se caracteriza por un realismo más enfáticos en los acontecimientos del contexto histórico en que fue escrita, durante el período del Gobierno Militar en Chile.

Podríamos encontrar ciertos rasgos del hiperrealismo pero que aparecen en una cantidad muy pequeña, más aún si consideramos su novela La Casa de los Espíritus que escribió previamente a De Amor y de Sombra. Estas características podrían ser los cambios del narrador, los personajes en la tercera parte del libro adoptan la calidad de narradores, pasando de un narrador en tercera persona omnisciente a un narrador en primera persona subjetivo en donde cuenta las cosa con reflexiones, opiniones y su personalidad que se ha ido descubriendo en el transcurso de la historia. Este cambio no esta anticipado por elementos como títulos, espacios especiales o puntos, sino que repentinamente el personaje comienza a contar su historia. Previamente dijimos que estos cambios son muy cortos y solo duran un espacio limitado en la narración. Además de esto, la obra no cuenta con muchos elementos del hiperrealismo.

En al obra tenemos el toque sobrenatural con el caso de Evangelina, todos los días al mediodía ella comienza a tener un ataque y las cosas comienzan a moverse y ruidos fantasmas aparecen. Al comienzo la familia se preocupa y trata de sacarle el “demonio” que la hacía hacer eso, pero luego se vuelve algo regular y pasa a ser algo cotidiano, la familia lo espera y está acostumbrada, pero sin olvidar que es fuera de lo normal. Ya se pierde el miedo y el terror a esto diferente.

Una de las características del realismo mágico que no hay dobles sentidos ni análisis psicológico de los personajes, sino contrastes bien definidos, no desconcertándose jamás los protagonistas delante de lo sobrenatural. Así ocurre en la novela, Isabel Allende no hace análisis de los personajes sino que deja que sus actos e historias hablen por sí mismo, sólo hace alusiones y pequeños cometarios sobre sus personalidades.

Contexto Histórico

La novela se sitúa en Chile, durante la época de dictadura después del golpe de estado de 1973. Este golpe ocurrió luego de un gobierno izquierdista que ya llevaba tres años. Dicho gobierno mantenía a Chile en una situación muy ardua y cuando ocurrió el golpe, el país se encontraba en un momento crítico.

A partir del golpe de Estado a Allende, se estableció una Junta Militar encabezada por el general Augusto Pinochet Ugarte que suspendió inmediatamente la Constitución, disolvió el Congreso, impuso una estricta censura y prohibió todos los partidos políticos. Asimismo, lanzó una fuerte campaña represiva contra los izquierdistas del país: miles de personas fueron arrestadas y centenares de ellas ejecutadas o torturadas; muchos chilenos se exiliaron, mientras que otros pasaron largos años en prisión o se dieron por desaparecidos. Todos estos hechos los podemos ver claramente reflejados a lo largo de la novela y representados por los distintos personajes.

Durante los años siguientes, la Junta Militar gobernó al país con gran rigor, aunque hacia finales de la década hubo una cierta apertura, donde se levantó el estado de sitio (aunque siguió en vigor el estado de emergencia) e ingresaron más civiles en el gabinete. Sin embargo, Chile siguió siendo esencialmente un Estado policial. Una nueva Constitución legalizó el régimen y Pinochet inició un nuevo periodo de gobierno, ahora como presidente.

Aunque la época de dictadura de Pinochet fue de expansión de la economía, en los ochenta, la recesión mundial y la caída de los precios del cobre provocaron un retroceso de la economía chilena. Se produjeron amplias protestas contra el gobierno, seguidas de una serie de atentados en las grandes ciudades. El aumento de la tensión popular y el progresivo deterioro de la economía hicieron que Pinochet reinstaurara el estado de sitio. En 1986, tras un fallido intento de atentar contra la vida de Pinochet, el gobierno desarrolló una nueva campaña represiva.

Así pues, Chile vivió diferentes etapas que se caracterizan por el menor y mayor rigor de régimen, siempre teniendo en cuenta que, en todo momento, hablamos de una dictadura con una censura muy fuerte, hecho interesante ya que los personajes de la novela son periodistas.

En esta época Chile se caracterizó por ser un pías oscuro, donde los secretos rondaban en el aire, pero a la vez este lado no se mostraba al exterior e incluso se ocultaba de la prensa y las clases sociales más alta se desinteresaban o pretendían no enterarse de la situación social, política y económica del país. Tal como la madre de Irene Beltrán.

Análisis de la Obra

Una posible definición es la de novela documental, pues define un clima de incertidumbre y de miedo generalizado, en el que los arrestos arbitrarios, las repentinas desapariciones y las ejecuciones colectivas son un hecho común, y que en realidad existió.

Es una historia de dualidades: tragedia y éxtasis, coraje y sacrificio, lealtad familiar y traición estatal, amor y odio, muerte y vida, etc. Pero quizás la solución esté en dos personas que son capaces de todo por que la justicia y la verdad salgan a la luz. Allende evoca tanto el terror de la vida diaria bajo la sombra de una dictadura como las formas más sutiles de la resistencia.

En esta obra la autora plantea una serie de temas en gran relación al contexto en que fue escrita la obra, la dictadura del General Augusto Pinochet. Así, la temática principal se relaciona con la historia de lo que realmente estaba sucediendo en el país, pero siempre tendiendo un trasfondo relacionado a los protagonista y el crecimiento de su relación amorosa y como personas, tal como los indica el título “De Amor y de Sombras”.

Esta obra es un ejemplo que como una autora quiere dar a conocer sus opinión de una forma abierta y directa. Esto abarca criticas sociales y económicas a su dictadura, criticas a los métodos utilizados que van en contra de los derechos humanos y libertad de cada uno. Es una forma de dar a conocer en forma más personal lo que pasó durante años en Chile, una forma de dar a conocer la verdad en que se vivía.

La estructura general del libro es lineal porque nos narra los hechos a medida que van sucediéndose en el tiempo. Aún así, a veces, la escritura se vuelve retórica porque algunos personajes nos cuentan hechos del pasado que, según como, podríamos considerar como alusiones desde el presenta hacia el pasado.

La obra está escrita en tres partes. Cada una de las partes tienen sus características que van marcadas por distintos sucesos, según acontece la historia.

La primera “Otra Primavera” se trata de todo lo ocurre antes de que Irene y Francisco conozcan la historia de Evangelina. En esta parte se cuenta la historia personal y familiar de cada personaje importante. Es mucho más optimista y en sí, es como vivían muchos de los chilenos, en que Irene, por ejemplo, aún no sabia nada de lo que ocurría y vivía dentro un Chile que no existía.

La segunda parte tiene un tono más oscuro y se titula “Las Sombras”, aquí los protagonistas comienzan a investigar y descubrir lo que pasaba, los secretos y las mentiras que circulaban en todas partes, desde la iglesia hasta la milicia.

La tercera parte y final se llama “Dulce Patria”, en esta descubren la mina y todo sale a la luz pública. Muestra al Chile verdadero, los protagonista van a ver a la iglesia, ven como está influenciada y dominada por el General, ven a las mujeres de los detenidos desaparecidos hacer filas para entrar a reconocer a ese ser querido, se encuentran con el método de los militares para matar a la verdad, al dispararle a Irene, y finalmente tienen que dejar esa tierra que descubrieron tan recientemente, a pesar de haber vivido toda su vida ahí.

Los personajes de la obra, son muy bien descritos por la autora, dándole a cada uno las características de toda una comunidad de población ya haciendo que actúen como actuaría en su conjunto, es decir, que cada personajes refleja un grupo más grande y por actúa el personaje podemos saber como actúa todo el grupo. Los personajes son tan reales, sus triunfos y derrotas tan fieles a la verdad de la existencia humana, que en ellas vemos el mundo en miniatura.

Isabel Allende le da gran fuerza al tema de la mujer. Irene la protagonista, es una mujer fuerte y decidida, autónoma e independiente, es una mujer Latinoamérica en quien se ve su espíritu y su energía. A pesar de esto, igual busca y se respalda por un hombre que le da seguridad y la cuidad cuando ella está grave, y gracias a esto a su espíritu logra sobrevivir, no sólo al disparo, sino que también a las injusticias, prejuicios y dificultades que el mundo le pone a la mujer. Acá se ve una de las características de la escritura de Isabel Allende, la importancia que le da a la mujer latinoamericana , a su esfuerza, trabajo y espíritu.

La obra se encuentra escrita en un narrador en tercera persona, totalmente omnisciente, sabe todo sobre los personajes, sus vidas, pasados, pensamientos, sentimientos, etc . Este narrador omnisciente por momentos se vuelve objetivo en la selección de los acontecimientos narrados. Toma partida por los protagonistas y acompaña los hechos de manera comprometida con esa realidad social de injusticia que vive el pueblo y se quiere denunciar. Así cada personajes comienza a narrar su propia historia, su conciencia, sus miedos, etc. Los personajes pasan a ser parte del narrador y adoptan una diferente característica en el libro.

Otra importante característica que se destaca que la veracidad con que la escritora narra la historia. Transmite la verdad tal cual es, sin miedo a sacar a relucir lo que muchos no quieren ver. Hace un fidedigno retrato del país, de su gente, su dolor y alegría.

El primer tema que se puede enumerar como planteado son los secretos que se guardaban durante el gobierno, especialmente en relación con los detenidos desaparecidos. Luego del golpe militar el gobierno comenzó a apresar a todos los izquierdista que participaron a favor o contribuyeron con el gobierno de Salvador Allende, con todo esto los caso de gente izquierdista o socialista desaparecida comenzó a aumentar. se sabía del maltrató a al cual eran sometidas las personas de este partido, torturas para hablar y un abuso de poder por parte del gobierno y las fuerzas militares, incluyendo a los carabineros.

Los protagonistas de la novela son periodistas, lo cual les da posibilidad de comenzar a descubrir todos estos secretos y falsas caras que habían en los poderes. Descubren como los mismo carabineros que están para servir y proteger era los que cometían atrocidades. Descubren una mina llena de cadáveres de detenidos desaparecidos del sector. Así, se refleja un tema que en ese momento fue muy controversial por el ambiente de hostigamiento y mentira que reinaba en el país.

En la novela la autora también refleja el sufrimiento y la injusticia sufrida por el pueblo chileno que tuvo que someterse durante 17 años a este dominio y conjunto de mentiras. Los protagonistas y todos los que participan en esta historia, se ve de una u otra manera afectados por la injusticia que ocurre.

Todos los personajes están relacionados al sufrimiento de una nación, a la pérdida de seres queridos, a la falsedad que se daba a conocer, a la banalidad de los medios y de mucha gente que prefería no enterarse de lo que ocurría en la nación. Principalmente al final, todos quedan entrelazados por la salida de los dos protagonista, incluso la madre a pesar de parecer que no quería entender lo que ocurría.

A la vez, los protagonistas también comienzan a vislumbrar otra realidad, no solo relacionada con el país y lo que ocurría, sino que también se encuentran mutuamente. Descubren otro lado que, un lado alegre y optimista que aparecen entre todas las sombras que parecían estar entre ellos. En este sentido el titulo representa este hecho: los protagonistas comienzan a verse envueltos por la realidad oscura del país, conocen las atrocidades y mentiras que se han dicho, siendo estas las sombras en las mentiras quedan impunes en la oscuridad que los rodea, pero por otro lado se encuentran a ellos, encontrado una esperanza, un amor. Se ve una lucha constante entro que es el odia y la injusticia y lo que es el amor, estos dos sentimientos se unen como en un camino en el cual los dos están sobreponiéndose entre sí, pero finalmente vence el amor con la fe puesta en la libertad y en la dignidad humana.

En la obra de Isabel Allende está muy bien expuesta el sufrimiento, la lucha y las creencias de los más humildes. Gran parte de la historia se desarrolla en relación a la familia Ranquileo, ellos se ven enfrentados a la desaparición de su hija menor, Evangelina y a la huída de su hijo mayor Pradelio, pero se mantiene juntos. Uno puede ver pequeños detalles pero que en la obra de Isabel Allende quedan muy bien expuesta y hacen que la obra sea más personal, por ejemplo, cuando los visitante van a su casa a ver a la “santa”, la familia los acoge muy bien, ofreciéndoles algo para tomar y cosa muy de campo que demuestran y dan a conocer un conjunto de tradiciones que crean una vinculación entre el lector y la historia, hace que nos transportemos al lugar de los hechos, poniendo sentir la energía que se vive en esos lugares. También podemos ver la sencillez con que vivían, pero a pesar de eso tienen valores muy firmes y que respetan a pesar del tiempo y de lo que ocurra, por ejemplo la relación y el lazo entre los Ranquileos y las familia con que intercambiaron a la Evangelinas, prometieron ser comadres y lo fueron a pesar de todo. Pero los Ranquileos, no son la única familia que aparecen, también están los Leal, ellos son una familia muy unida, que están en las buenas y en las malas, se ve su sencillez y su orgullo tanto por su tierra natal como por Chile.

Pero no todo lo que está expuesto en la obra es algo negativo, sino que también podemos ver al amor como una fuerza impulsiva de la vida capaz de devolver la inocencia a quienes se animen a vivirlo con intensidad. Así, el amor entre Irene y Francisco los llevó a poder seguir adelante, a sobrevivir entre todo lo que los ahogaba y rodeaba. Nos muestra lo que el amor nos puede llevar a hacer, la fuerza que nos entrega.

Una característica de la sociedad en ese tiempo que se ve muy reflejada en este libro es la presencia de un Chile irreal. Isabel Allende nos muestra de una forma clara y abierta la falsedad de ciertas personas. Primero la madre de Irene Beltrán, ella trata de mantenerse siempre bien sometiéndose a tratamientos y operaciones, además trata de parecer de mucha plata y mostrar como si hiciera una acción solidaria en el hogar de ancianos, cuando en realidad, lo hace para poder ganar dinero, por último procura no enterarse de nada de lo que ocurre, ni siquiera de lo que su hija hace, a pesar de la claras evidencias de que ella andaba en algo, incluso después del disparo. La madre de Irene trata de mantener su mundo constante ya que eso le da estabilidad y poder, algo que ella necesita para seguir adelante.

También podemos ver esa doble cara en Francisco. Durante el día es un joven normal, que trabaja en una revista, pero durante la noche clandestinamente ayuda a perseguidos a salir del país. Francisco no le cuenta su otro trabajo a nadie, ni siquiera a Irene. Francisco representa todos los que durante esos años ayudaron a lo refugiados a saltar embajadas, a conseguir apeles e identidades nuevas para poder escapar y sobrevivir. Esta tarea se mantuvo clandestina y todos los que participaban mantenían esta identidad secreta para protegerse.

El gobierno juega un papel importante en la novela, al ésta mostrar como intervenía en todo. Isabel Allende se atreve a mostrar y hacer referencias del General, en lo que decía y como actuaba, para mostrar como el gobierno estaba enterado de todo lo que acontecía y como la idea siempre era apagar el fuego y deshacerse del problema, siempre procurando cuidar la imagen del estado frente a los demás. En el libro se nos cuenta, por ejemplo, como para mantener una imagen de pulcritud y progreso se instalaron murallas alta para ocultar la pobreza para quien venía a Chile. El estado esta involucrado en la iglesia, los medios de comunicación, la política, la milicia, etc.

Con la iglesia, el libro nos muestra, una faceta inicial, en que se ve lejana, como algo que no se atreve a hacer mucho, excepto albergar a algunos que escapaban de los militares. Pero luego la iglesia comienza a tener mayor participación en la tarea de detener y sacar a la luz las atrocidades cometidas y las violaciones a los derechos humanos. Finalmente, ellos son los deciden tomar las riendas del asunto, y sin dejar que el estado intervenga estudiarían la mina.

Se puede inducir del libro que la prensa no se atrevía mostrar más que casa banales, habiendo sólo algunos boletines clandestinos que hablaban de los detenidos. Los medios de comunicación se preocupaban de entretener a las clases más altas, haciéndolas olvidad y desconocer lo que pasaba en el país. Cuando descubrieron la mina en los Riscos, la prensa acudió rápidamente, pero luego de unos días la noticia se les olvido y continuaron entregando noticias sin importancia para la gente que en realidad sufría y vivía en el Chile verdadero.