Irlanda: el Acuerdo de Paz

EIRE y ULSTER. Datos geográficos. Hostilidad católicos protestantes

  • Enviado por: Ignacio Ramirez Montalvo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad

IRLANDA: DATOS GEOGRAFICOS Y ECONOMICOS

IRLANDA: en gaélico ÉIRE, isla del Atlántico, que está dividida entre la República de Irlanda, estado independiente, e Irlanda del Norte, que forma parte del Reino Unido.

Irlanda constituye el elemento más occidental del archipiélago británico. Se encuentra separada de Gran Bretaña por el canal de San Jorge. Componen Irlanda una isla principal y una multitud de islas e islotes situados en su mayoría en la parte extrema hacia el oeste; la totalidad de estas islas tienen una superficie de 81.500 Kmª. Una población reducida y un desarrollo económico limitado son el resultado de unas condiciones físicas ingratas, de agudos conflictos político-religiosos, y de la persistente emigración que este país arrastra desde hace varios siglos.

Situada en el extremo occidental de Europa, entre las latitudes de 51º y 55º N., y abierta a los poderosos vientos del Atlántico, Irlanda tiene un clima hiperoceánico, particularmente fresco y húmedo. Las depresiones barométricas que se desplazan de oeste a este en esas latitudes provocan abundantes y frecuentes precipitaciones. Las lluvias sobrepasan los 1.500 mm en las regiones montañosas de las penínsulas más expuestas, 800 mm en la llanura central, y sólo descienden por debajo de los 750 mm en pequeñas zonas protegidas de la costa oriental. El número de días de lluvia es de 175 al año en las inmediaciones del canal de San Jorge, y aumenta hacia el oeste, donde en algunos lugares alcanza los 250 días. País de lluvias finas y persistentes, de chaparrones violentos, aunque pasajeros, de cielos cambiantes y nublados. Los ríos corren lentos por la llanura, ensanchándose a veces hasta convertirse en lagos poco profundos y de márgenes no muy precisas. Hay en Irlanda algunos grandes lagos ( lough Neagh, lough Erne, lough Corrib ) y multitud de lagunas y marismas. La casi saturación de la atmósfera de vapor de agua limita las amplitudes térmicas; los inviernos son suaves (5 a 6ºC al nivel del mar en enero), y a los veranos les falta algo de calor (14 a 16ºC en agosto ).

El estancamiento de las aguas, la escasa variación de las temperaturas y la violencia de los vientos en el oeste, crean condiciones poco favorables para el desarrollo de los árboles. Irlanda es uno de los países que cuenta con menos bosque de Europa, tan sólo un 2 % de su superficie.

Debido a su gran extensión, Irlanda tiene una costa muy desarrollada y una gran variedad de formas litorales, desde los estuarios cenagosos y planos como el del Shannon hasta los acantilados más altos de Europa. En la costa occidental, alguno de estos precipicios miden más de 600 m de altura. A pesar de sus mediocres condiciones climáticas y edafológicas, Irlanda ha seguido siendo hasta una fecha muy reciente una nación fundamentalmente campesina.

Los problemas demográficos (evolución numérica de la población, densidad, movimientos migratorios, pirámide de las edades, etc. ), son más notables en Irlanda que en el resto de Europa. Irlanda es, en efecto, un caso anormal: es el único país del mundo cuya población actual es inferior a la del siglo XIX . La población máxima debió alcanzarse en 1845, en vísperas de la “gran hambre” (más de 8.500.000 habitantes ). El hambre en sí, y la ola de emigración que esta desencadenó, redujeron brutalmente la población. El mínimo histórico se alcanzó en 1926, con 4.230.000 habitantes, pero situado en fechas diferentes en las dos entidades políticas que componen Irlanda: a partir de 1891 en los seis condados de Irlanda del Norte, y en una fecha tan tardía como 1961 en la República de Irlanda. A partir de estas cifras mínimas, la población aumentó débilmente; la república alcanzó 3,5 millones de habitantes en 1990 y casi 1.600.000 Irlanda del Norte; el total de estas dos cifras apenas sobrepasa la mitad de los efectivos de 1845.

Desde hace varios siglos Irlanda sufre de una fuerte emigración. La persecución religiosa llevada a cabo por las autoridades inglesas contra la población local que en su mayor parte permanece fiel al catolicismo, el ostracismo político y la explotación de los campesinos irlandeses por los propietarios absentistas ingleses y escoceses son las causas de esta emigración por lo menos tanto como la miseria, consecuencia ésta de la pobreza natural de la isla y de unas estructuras de propiedad agrícola injustas. Desde la “gran hambre” hasta los años 1920, Estados Unidos fueron el destino preferido de los emigrantes.

La independencia de la república en 1921 no terminó con la emigración, aunque las causas de ésta han cambiado; desde entonces son la falta de puestos de trabajo, la austeridad de la vida en el campo y los contactos frecuentes con los parientes emigrados los que alimentan el deseo de emigrar. Con todo, el número de partidas disminuye progresivamente a medida que se reducen las reservas humanas. A partir de los años treinta el destino principal es la vecina Gran Bretaña en lugar de Canadá, Estados Unidos o Australia.

En general, los emigrados irlandeses tienen que aceptar empleos pesados o poco cualificados: construcción y obras públicas, descarga en los puertos, servicios municipales de limpieza, etc. En la república la emigración femenina sobrepasa a la masculina. Las mujeres irlandesas son en efecto muy solicitadas en Gran Bretaña como religiosas, comadronas, enfermeras y empleadas de hogar. Debido a este exceso de emigración femenina, Irlanda es uno de los pocos países del mundo en donde el número de hombres es superior al de las mujeres, respectivamente 50,2 y 49,8 % de la población.

Hay en el mundo muchas más personas de origen irlandés que en la propia Irlanda. Esta emigración masiva a tenido consecuencias múltiples en varios campos: composición por edad de la población, comportamientos demográficos, débil crecimiento económico y tradicionalismo social.

LA REPÚBLICA DE IRLANDA : en gaélico POBLACHT NA H-ÉIREANN.

La República de Irlanda vivió sus primeros cuarenta años de existencia (1921-1961) replegada en sí misma y bajo un fuerte sentimiento de desconfianza con respecto a Gran Bretaña de la que se protegía con elevadas barreras aduaneras. La vida económica se caracterizó por el predominio de la agricultura, la escasez de capitales, una lenta industrialización y elevados niveles de paro y emigración.

La agricultura es un sector económico clave, pues hasta los años sesenta, suministraba más puestos de trabajo que la industria.

La cría de ganado es la principal actividad agrícola y reviste formas variadas.

Actualmente, un 80% de las propiedades agrícolas se hallan en régimen de explotación directa; el arrendamiento rústico se practica en los grandes centros de engorde del centro-este. Es necesario un plan de concentración agraria, así como la creación de puestos de trabajo en el sector industrial y terciario con objeto de absorber el excedente de la población rural.

Respecto a la industria, los recursos en materias primas y fuentes de energía son más bien escasos. La turba es en definitiva la principal fuente energética nacional; se extrae con poderosos medios mecánicos, sobre todo entre Shannon y Dublín para la producción de electricidad térmica; la planta de turba de Ferbane es la más potente de Europa.

Acerca de los intercambios, algunos años las importaciones sobrepasan a las exportaciones. El déficit del comercio exterior está cubierto por los giros que envían los emigrados, por el aporte de capitales extranjeros y por el turismo en pleno desarrollo.

En sus relaciones comerciales, Irlanda permanece estrechamente ligada a su vecino.

A pesar de haber abandonado la Commonwealth, Irlanda sigue formando parte de la zona de la libra esterlina y los últimos derechos aduaneros entre los dos estados británicos desaparecieron en 1975. Al igual que Gran Bretaña, Irlanda se ha adherido al Mercado Común Europeo. Irlanda espera que esta estrecha relación con los países del Mercado Común logre estimular el crecimiento de su economía, amplíe la gama de sus clientes, reduzca el índice de la emigración y eleve el modesto nivel de vida de su población.

IRLANDA DE NORTE: es integrada por 6 condados de la provincia del Ulster que permanecieron fieles ala corona británica cuando en 1921 (tratado de Londres) los 26 condados del sur abandonaron el Reino Unido y se erigieron en una República libre de Irlanda.

Los 6 condados integran la zona netamente más rica , más desarrollada, más urbanizada y con mayor densidad demográfica de la isla. Su superficie total, a penas 14.000 Kmª , escasamente representa la sexta parte de la superficie de la isla, pero acoge a 1.570.000 habitantes, o sea el tercio de la población total de ésta.

Media Irlanda del Norte está compuesta por macizos antiguos como los montes Sperrin (672 m), los montes Armagh, los montes Mourne (850 m) y las mesetas basálticas de Antrim (500 m).

Los privilegios de Irlanda del Norte tienen sobre todo su explicación en las circunstancias históricas. Los reyes de Inglaterra y el régimen republicano de Cromwell en el siglo XVII fomentaron la implantación de colonos protestantes, ingleses y escoceses, que se impusieron a la masa indígena que se había mantenido fiel al catolicismo. Los recién llegados, gente más rica, más instruida y más audaz que los campesinos católicos, establecieron las primeras empresas industriales y comerciales.

Irlanda del Norte es bastante menos próspera que el resto del Reino Unido; el índice de desempleo es el doble (o más) del índice medio nacional; el nivel de vida medio, aunque más elevado que el de la república vecina, es inferior al de Gran Bretaña. Y sobre todo, las tensiones sociopolíticas entre la mayoría protestante y la minoría católica ponen en peligro la propia existencia de Irlanda del Norte.

La hostilidad entre católicos y protestantes se ve alimentada por la desigualdad social y política de las dos comunidades. Los protestantes constituyen el 63% del total de la población, pero están subdivididos en varios grupos. Todos los grupos protestantes forman un bloque contra los católicos (un 35% de la población). Los protestantes residen principalmente en Belfast y en los dos condados de Down y Antrim, o sea en la tercera parte oriental de la región, próxima a Gran Bretaña, mientras que los católicos tienen mayoría numérica en los condados rurales del oeste y en determinados barrios de Belfast.

El estatus social de los protestantes es en término medio superior al de los católicos. La dirección de las empresas industriales y comerciales, los puestos administrativos superiores están, en general en manos de los primeros. La proporción de los católicos debería aumentar por el simple crecimiento natural: sin embargo, se mantiene desde hace medio siglo en un 35%, ya que éstos, más pobres, se ven más afectados por la emigración que los protestantes. La mitad de los emigrantes son católicos: se dirigen sobre todo a Gran Bretaña, a Estados Unidos y Canadá.

La agricultura se halla casi en su totalidad en manos de los católicos. Las dificultades de un clima frío y húmedo y lo reducido de las explotaciones hacen que los agricultores se dediquen a la práctica de la cría de ganado. La producción agrícola no es muy importante. Las cosechas de cereales, de lino y de patata ocupan superficies más reducidas que en el siglo XIX.

Irlanda del Norte está mucho más industrializada que la República de Irlanda e incluso (según el índice de empleo) un poco más que Gran Bretaña; la industria proporciona el 41% de los puestos de trabajo (frente a 25% en la república y 38% en Gran Bretaña). Pero la industria está repartida de forma desigual: el tercio de la producción industrial se efectúa en la sola ciudad de Belfast, y un 80% proviene del conjunto de Belfast -condado de Down- condado de Antrim, por tanto de sectores de mayoría protestante. En el oeste, tan sólo Londonderry desarrolla una actividad industrial

Toda Irlanda del Norte goza, en la política económica británica, del estatuto de región en desarrollo. El estado concede todo tipo de ventajas a las empresas que desean instalarse en estas regiones.

Los astilleros navales de Belfast son las principales fuentes de trabajo de Irlanda del Norte; hay igualmente una empresa de construcción aeronáutica que trabaja sobre todo para el ejército y depende, por consiguiente, de los pedidos del estado, que por lo demás posee un 50% del capital. Con todo, las construcciones navales y la aeronáutica emplean menos personal que en el pasado.

El estado de guerra civil soterrada que prevalece desde 1969, un índice de desempleo enorme, el retraimiento casi total de las inversiones y la timidez de las reformas sociales necesarias, configuran un incierto futuro político y económico de Irlanda del Norte.

ENCICLOPEDIA GRAN LAROUSSE UNIVERSAL

EDICIÓN ESPAÑOLA PLAZA & JANÉS EDITORES, S.A.

Volumen19, paginas: 6884 a 6900. (volumen editado en 1994)