Invernaderos en Navarra

Agricultura. Agronomía. Intensidad luminosa. Humedad relativa. Temperatura. Prácticas de manejo. Sombreo. Ventilación. Riego

  • Enviado por: LARRA
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad

Invernaderos En Navarra:

Su Manejo En Verano

Un Invernadero ha sido definido por diversos autores como “un islote ecológico cuyo microclima es totalmente diferente al clima del espacio que le rodea” por ello el agricultor lo que busca es, mediante una serie de acciones, modificar el clima en la mayor medida, para que este se adapte lo máximo posible a las necesidades del cultivo referentes a humedad y temperatura principalmente. No obstante, en ocasiones dicho microclima no se adapta en su totalidad a las necesidades del cultivo, lo que produce descensos en la producción, o mejor dicho, produce un descenso en el rendimiento.

RELACION ENTRE INTENSIDAD LUMINOSA, HUMEDAD Y TEMPERATURA

Estos son los elementos climáticos que mayor influencia poseen sobre los cultivos, estando relacionados entre si, por lo que si se produce alguna modificación en alguno de ellos, dicha modificación afectara también a los demás.

Intensidad Luminosa

Definimos la intensidad luminosa como la cantidad de energía radiante procedente del Sol en un momento dado. Esta puede ser mayor o menor dependiendo de si es invierno o verano, pudiendo ser en esta ultima excesiva.

La mayor o menor intensidad luminosa interviene en el crecimiento y maduración de las plantas a través de varios aspectos, como son:

La alimentación de las plantas, mediante la fotosíntesis, que es un proceso en el que la planta genera y utiliza energía luminosa para la síntesis de todos los compuestos orgánicos a partir del CO2

La formación propia de la planta, en aspectos tan fundamentales para el funcionamiento de esta como son la germinación, la salida de hojas, la producción de clorofila, la floración y la formación y maduración del fruto.

Cada especie posee su rango de necesidades lumínicas tanto en intensidad como en duración para su máximo desarrollo y crecimiento.

Tanto una carencia como un exceso de luz pueden producir daños en el cultivo.

El exceso de luminosidad puede producir en la planta un estrés hídrico producido por un desequilibrio entre la absorción y transpiración de agua, lo que puede producir una disminución en la fotosíntesis pudiendo llegar a anularla, así como quemaduras en las flores hojas y frutos.

Una iluminación insuficiente puede producir en la planta un insuficiente desarrollo así como incluso la nula realización de la fotosíntesis.

Temperatura

La temperatura del aire contenido en el interior del invernadero es el balance del calor producido por la energía que accede al interior del invernadero procedente del sol, y la emisividad del invernadero, es decir, la perdida de calor por parte del suelo, plantas.... que sale al exterior atravesando la cubierta.

Del resultado de este balance depende que se den en el cultivo casi todos los procesos físicos, químicos y físico-químicos que son la base de todas las reacciones biológicas que tienen lugar en la planta. Por esa razón la temperatura es el factor que determina la mayor o menor intensidad con la que se dan las funciones vegetales de respiración, fotosíntesis, germinación, transporte, absorción radicular etc...

Al igual que en la intensidad luminosa, una excesiva o escasa temperatura produce efectos negativos en los cultivos. Dichas temperaturas son las llamadas Temperaturas Criticas, y se definen como aquellas que por encima o por debajo de ellas se dan daños irreparables en las funciones o en los órganos de las plantas.

Las altas temperaturas dañaran las hojas, flores y frutos con quemaduras, así como producirán deficiencia hídrica en el cultivo, mientras que las bajas temperaturas producen heladas en las plantas pudiendo llegar a producir la muerte del cultivo.

Humedad

La Humedad del aire tiene una importancia muy significativa en el cultivo ya que es la reguladora de las perdidas de agua por evaporación del suelo y por transpiración de las plantas. A una temperatura elevada se da una humedad relativa pequeña, mientras que a una temperatura baja le corresponde una humedad relativa elevada, debido a que cuanto menor sea la temperatura del aire, menor cantidad de vapor de agua es necesario para saturarse.

El mantenimiento constante de los tres factores que estamos estudiando es muy importante debido a que como hemos dicho antes, la variación de uno afecta a los tres. Es el caso de la temperatura, que cuando se produce un incremento de esta por diversas razones, se provoca un descenso de la humedad relativa del aire, lo que a su vez genera un aumento de la transpiración de las plantas. Debido a esto, se da una perdida de contenido de agua en la planta y su cierre de estomas con el consecuente descenso de la tasa de fotosíntesis.

Cuando se produce un aumento de la transpiración se produce el consecuente aumento de las necesidades hídricas de la planta. Para aliviarlas, la planta debe captar mas agua por las raíces o si no cerrar los estomas, lo que producirá un descenso en la fotosíntesis al no poder captar el CO2.

En verano hay ocasiones en las que la temperatura es tan elevada que aunque la planta capte agua por las raíces continuamente, el agua se evapora a la misma velocidad por lo que aparecen quemaduras en los bordes de las hojas y se producen caídas de flores y frutos.

Cuando los estomas permanecen cerrados un largo periodo de tiempo, por consecuencia no se produce la fotosíntesis, la planta comienza a consumir sus reservas acumuladas previamente, produciéndose también daños en los cultivos por necrosis diversas, con caídas de flores....

Para evitar todas estos hechos, deberemos realizar una serie de operaciones para que en interior del invernadero halle él un grado de humedad relativa cercano al optimo, para ello deberemos a disposición del suelo la cantidad de agua suficiente para que las plantas puedan extraerla fácilmente en el caso de que la humedad ascienda considerablemente y se produzca transpiración.

Otra practica empleada comúnmente es la de conocer los márgenes de humedad de los cultivos propios, para que así mediante el riego podamos aportar humedad en el caso de ser necesaria.

PRACTICAS DE MANEJO EN INVERNADERO

Para mantener los invernaderos en un correcto margen de temperatura y humedad será necesario realizar algunas practicas, sobre todo en verano, que es la época en la que se da una mayor radiación luminosa y por consiguiente una menor humedad relativa así como una mayor temperatura interior del invernadero. Dichas practicas tendrán como fin el reducir la gran cantidad de radiación que penetra a los invernaderos. Hablamos del Sombreado, con el que según los estudios realizados, podremos reducir la radiación entre un 25% - 35% dependiendo del tipo del invernadero así como de la orientación y diferentes factores locales que este posea.

Para que la reducción de la temperatura sea mas eficaz, podremos emplear conjuntamente una serie de posibilidades:

  • Disminuir la radiación solar incidente mediante el sombreado antes descrito. Hay varios métodos posibles para llevarla a cabo, como son el blanqueado, el uso de mallas de sombreo....

  • Realizar una ventilación efectiva.

  • Llevar a cabo una eficiente lucha contra la transpiración, realizando riegos suficientes y continuados para además de sustentar el cultivo, mantener el sustrato mojado, preferentemente mediante aspersión, para así poder tener una humedad relativa adecuada.

  • Sombreo Del Invernadero

    Como hemos mencionado con anterioridad, es un método para controlar en el interior del invernadero, el grado de humedad y temperatura. Se pueden usar varios sistemas, entre los que destacan:

    • Empleo de Mallas de Sombreo: Son unas mallas de color blanco, colocadas en el exterior del invernadero, pero siempre manteniendo la ventilación necesaria que reducirá la incidencia de la luz solar entre un 25% y un 35%, según estemos hablando de la zona norte o sur de España.

    De lo contrario, si colocamos la malla en el interior del invernadero (formando una doble cámara), o bien dicha malla es de color negro, si que disminuiremos la incidencia de la luz solar, pero la temperatura resultara aumentada incluso en mayor medida que si no se empleara malla de sombreo.

    • Blanqueo: Es un sistema muy popular en el que tratamos de impregnar en las paredes del invernadero una sustancia de color blanco para que con ello la luz incidente resulte reflectada en la mayor medida posible.

    Para ello se pueden emplear varios productos, siendo uno de los mas recomendados la colamina comercial, en dosis de 10 a 20 Kg para cada 50 litros de agua.

    Con dicha solución se podría “encalar” una superficie aproximada de 500m2, no obstante esta aumentara cuanto mayor sea la dosis aplicada, así como su resistencia al lavado en caso de fuertes precipitaciones.

    ventilación Del Invernadero

    La ventilación es un factor muy importante y a tener en cuenta para la posterior producción del cultivo en invernadero. Se deberá emplear principalmente la ventilación cenital, o que al menos esta sea lo mas alta posible para así no impactar directamente en el cultivo en días de bochorno, ya que seria muy perjudicial para él.

    Para facilitar la misma, nos podremos valer son las mallas de sombreo antes descritas, así como de diversos materiales.

    Utilización Del Riego Para Control De La Humedad Relativa Y La Temperatura

    Como bien hemos mencionado, utilizaremos el riego por aspersión, manteniendo húmedo la superficie del invernadero, para controlar la humedad, principalmente aumentándola, y la temperatura, que de lo contrario trataremos de disminuirla, ambas dentro de unos limites.

    Fundamentalmente trataremos de mantener los primeros 5 o 10 cm del suelo mojados por riego por aspersión, a primeras horas de la mañana, y posteriormente mediante ráfagas evitaremos las enfermedades y crearemos en el interior del invernadero un mejor clima que favorece el cultivo.

    Un aspecto muy a tener en cuenta son los riegos en primavera, ya que es en esta época cuando se pueden dar altas temperaturas y bajas humedades que pueden consumir el cultivo ya que es entonces cuando el este acaba de germinar y al poseer poco material vegetal, su capacidad de transpiración es menor. En este caso deberíamos regar para contrarrestar dicha situación y crear un ambiente propicio aumentando la humedad y disminuyendo la temperatura.