Introducción a la Bolsa

Economía. Riesgo. Opciones. Futuros. Inversión colectiva. Estadística. Invertir

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 202 páginas
publicidad
publicidad

TEMARIO .

TEMA I. Introducción a la Bolsa (I)

TEMA II. Introducción a la Bolsa (II).

TEMA III. Introducción a la Bolsa (III).

Invertir en Bolsa.

TEMA IV. Introducción a la Bolsa (IV).

Las salidas a Bolsa de empresas.

TEMA V. Análisis fundamental.

TEMA VI. Análisis Técnico.

TEMA VII. Análisis del riesgo.

TEMA VIII. Mercado de Opciones y Futuros.

TEMA IX. La inversión colectiva.

TEMA X. La estadística y la Bolsa (I).

TEMA XI. La estadística y la Bolsa (II).

----------------------------------------------------------------

Tema I. Introducción a Bolsa(I)

--------------------------------------------------------------------------------

Autor: Francisco J. Formariz

Responsable de Marketing de la Bolsa de Madrid.

INTRODUCCIÓN A LA BOLSA

El objetivo fundamental de este primer capítulo, que se desarrollará durante las dos próximas semanas, es la exposición de conceptos básicos sobre la Bolsa. Se intentará, por tanto, responder a preguntas elementales como: ¿Qué es la Bolsa?, ¿Qué funciones cumple?, ¿Cómo funciona?, ¿Quién participa en ella?, ¿Qué se negocia?, etc.

Nuestra intención, como indica el propio título del capítulo, es ofrecer una introducción sencilla sobre el mercado bursátil y comprensible para cualquier persona que no posea una formación especializada sobre economía. Deberá, por tanto, servir de base para la profundización que se propondrá en los restantes capítulos del curso.

Como ocurre en otras muchas áreas profesionales, el mundo bursátil utiliza una terminología característica, cuyo conocimiento es fundamental. Por ello, hemos recopilado en el "Vocabulario bursátil" muchas de las palabras habitualmente utilizadas en la Bolsa, que se puede consultar cuando sea necesario.

Tema I. Introducción a Bolsa(I)

1. Definición y Funciones de la Bolsa

La Bolsa no es más ( ni menos) que un mercado. Como en todo mercado, se negocian una serie de productos; se ponen en contacto compradores y vendedores. Efectivamente, en primer término la Bolsa es punto de encuentro entre dos figuras muy importantes en una economía: empresas y ahorradores.

Las empresas que necesitan más fondos para alcanzar sus objetivos tienen diferentes formas de conseguirlos , una de las más interesantes es acudir a la Bolsa y vender activos financieros ( acciones, bonos, obligaciones, etc) que hayan emitido.

Por otro lado, los ahorradores ( tanto instituciones como particulares) desean obtener rentabilidad de sus excedentes y entre las muchas alternativas de inversión que existen, pueden decidir la compra en Bolsa de los productos emitidos por las empresas.

La Bolsa, por tanto, cumple una función esencial en el crecimiento de toda economía, puesto que canaliza el ahorro hacia la inversión productiva. Es un instrumento de financiación para las empresas y de inversión para los ahorradores. Facilita la movilidad de la riqueza.

En su condición de mercado secundario, la Bolsa ofrece a los compradores de valores mobiliarios la posibilidad de convertirlos en dinero en el momento que lo deseen. Resultaría poco atractivo para los inversores no poder desprenderse fácilmente de sus acciones, bonos, etc, cuando necesitaran el dinero. La liquidez que la Bolsa ofrece a los inversores hace posible que sus diferentes horizontes temporales de inversión, generalmente no coincidentes con el carácter permanente de financiación de la empresa, puedan conjugarse y así cumplir ambos sus objetivos.

Además, el mercado bursátil resuelve, cada vez con mayor eficiencia, el problema de la valoración de los activos financieros a través de la libre conjunción de oferta y demanda. Es decir, en la Bolsa el precio de los productos financieros es un precio objetivo puesto que se corresponde con el valor que el mercado da por ellos.

Para que todas estas funciones se desarrollen con eficiencia es muy importante la información. La información es a los mercados lo que la sangre a un organismo vivo, cuanto más limpia y mejor circule, mejor funcionará todo el sistema. Toda la información que pueda influir en el mercado debe ser difundida de forma clara y rápida a todos los participantes en el mismo para que todos dispongan de las mismas oportunidades. La transparencia informativa es un compromiso constante de la Bolsa.

La inversión en acciones protege el ahorro frente a la inflación. Las acciones representan partes de activos reales, cuyo valor monetario crece por efecto de la inflación, por lo que también aumenta el precio de las acciones.

Por último, un mercado oficial y organizado como es la Bolsa confiere seguridad jurídica a todas las transacciones que se realizan y facilita la accesibilidad de todos los participantes.

Tema I. Introducción a Bolsa(I)

2. La Estructura del Mercado de Valores Español

Antes de seguir avanzando en más aspectos sobre la Bolsa, sería conveniente enmarcarla en la actual estructura del mercado de valores español.

2.1. Los Mercados Oficiales

La Ley del Mercado de Valores ( LMV ) reconoce los siguientes mercados secundarios oficiales:

- Las Bolsas de Valores

- El mercado de Deuda Pública organizado por el Banco de España

- El mercado de Derivados ( opciones y futuros).

Se otorga al Ministerio de Economía y Hacienda la capacidad de autorizar la creación de otros mercados oficiales.

En 1995 se reconoció como mercado organizado oficial el mercado de futuros sobre cítricos de Valencia.

Mercado de Derivados

Los productos negociados en este mercado se denominan opciones y futuros.

La organización de estos mercados se basa en el esquema de una sociedad matriz MEFF (Mercado Español de Futuros Financieros) Sociedad Holding y dos filiales interconectadas: MEFF Renta Variable, radicada en Madrid, y MEFF Renta Fija, en Barcelona.

Se dedicará un módulo de este curso para explicar en profundidad este mercado.

Mercado de Deuda Pública

Los valores negociados en este mercado son los bonos, obligaciones y letras del Tesoro, y deuda emitida por otras Administraciones y Organismos Públicos.

Estos valores también se negocian simultáneamente en las Bolsas de Valores, que tienen establecido un régimen específico para su contratación.

La Central de Anotaciones del Banco de España es el organismo rector de este mercado.

Bolsas de Valores

Las Bolsas de Valores en España ( Madrid, Bilbao, Barcelona y Valencia) son los mercados secundarios oficiales destinados a la negociación en exclusiva de las acciones y valores convertibles o que otorguen derecho de adquisición o suscripción. En la práctica, los emisores de renta variable acuden a la Bolsa también como mercado primario donde formalizar sus ofertas de venta de acciones o ampliaciones de capital.

Asimismo, también se contrata en Bolsa la renta fija, tanto deuda pública como privada.

La organización y funcionamiento de cada Bolsa depende de su correspondiente Sociedad Rectora, sociedad anónima cuyos accionistas son los intermediarios bursátiles.

2.2. La Vigilancia de los Mercados

La Ley del Mercado de Valores encomienda a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) la supervisión e inspección del mercado bursátil, del mercado de derivados y de la actividad de cuantas personas físicas y jurídicas se relacionan en el tráfico de los mismos, el ejercicio sobre ellos de la potestad sancionadora y otras funciones.

Dentro de sus actividades más representativas destacan también: la autorización y registro de las nuevas emisiones, la recepción de la información financiera y significativa de las entidades del mercado, mantenimiento de los registros oficiales de inscripción de los intermediarios del mercado, etc.

El mercado de Deuda Pública del Banco de España es supervisado directamente por el propio Banco de España.

Tema I. Introducción a Bolsa(I)

3. Los Productos en Bolsa

Actualmente se puede encontrar una gran variedad de productos de inversión en la Bolsa, emitidos tanto por empresas privadas como por el Estado, Comunidades Autónomas y otros Organismos Públicos.

3.1. Renta Variable

3.1.1. Las acciones

Las acciones son el producto de renta variable por antonomasia y, quizás, el más popularmente conocido por los inversores en el mercado bursátil.

Las empresas tienen dividido su capital en acciones. Por ejemplo, Telefónica tiene en la actualidad un capital constituido por 939.470.820 acciones de 500 pts. de valor nominal cada una.

Cuando una empresa cotiza en Bolsa, sus acciones pueden negociarse en el mercado; los compradores y vendedores determinan el precio de las acciones. El resultado de multiplicar el precio de una acción por el número de acciones existentes da igual al valor bursátil o capitalización de una empresa, que es un criterio muy útil para determinar el valor real de dicha empresa.

La determinación del precio de las acciones de las empresas supone, en definitiva, la valoración que hace el mercado sobre las expectativas de las empresas que cotizan. Por este motivo a la Bolsa se le considera como el "barómetro o indicador" de la economía.

Dado que una acción es una parte proporcional del capital social de una empresa, el que la adquiere se convierte en copropietario de dicha compañía.

Las acciones confieren a su titular una serie de derechos y responsabilidades que pasamos a analizar:

Derecho al dividendo

El beneficio que una empresa obtenga en un ejercicio deberá destinarse, en primer lugar, a compensar las pérdidas de años anteriores si las hubiere; después deben pagarse los impuestos correspondientes; la parte restante podrá destinarse a reservas y dividendo.

Las reservas son la parte del beneficio que se mantiene en la sociedad con objeto de aumentar la potencia económica de la misma y permitir financiar con recursos propios las inversiones productivas que se tengan previstas.

El dividendo es la parte del beneficio que la compañía reparte entre sus propietarios, es decir, sus accionistas.

Como puede deducirse, el importe del dividendo depende de los resultados de la compañía cada año y de su política de distribución de beneficios, por eso a las acciones se las considera un producto de renta variable.

Lo más habitual es que las empresas paguen dos dividendos al año a sus accionistas (dividendo a cuenta y complementario).

Las empresas que cotizan en la Bolsa española ofrecieron a sus accionistas una rentabilidad media por dividendo del 2,8% en 1996; una cifra que puede considerarse muy atractiva en comparación con el resto de mercados desarrollados.

Rentabilidad por dividendo en los principales mercados internacionales (hipertexto 1)

A pesar del carácter variable del dividendo, en el caso de muchas empresas cotizadas en la Bolsa el importe de los dividendos es bastante previsible. Así ocurre con las compañías eléctricas y con las autopistas, cuyos beneficios dependen, en gran medida, de la subida anual de sus tarifas. Además, suelen seguir una política de dividendos muy estable.

Derecho a la transmisión

Todo accionista tiene derecho, a recibir la parte proporcional que le corresponda resultante de la liquidación de la sociedad; ello no significa que tenga derecho a solicitar a la sociedad que le devuelva el valor de su inversión en cualquier momento. Sin embargo, todo accionista tiene el derecho de transmitir sus acciones, siempre y cuando encuentre comprador. En el caso de acciones que cotizan en Bolsa la transmisión está prácticamente asegurada, dado que una de las principales funciones de la Bolsa es precisamente dar liquidez a los valores cotizados.

La Bolsa, por tanto, facilita el ejercicio de este derecho a los accionistas de empresas que cotizan.

La diferencia positiva entre el precio de venta y el precio al que se compraron las acciones se denomina plusvalía o rentabilidad extraordinaria. Por lo tanto, un accionista puede rentabilizar su inversión por dos vías: el dividendo y la plusvalía.

Derecho preferente de suscripción

Cuando una sociedad anónima efectúa una ampliación de capital con emisión de nuevas acciones, los accionistas actuales tienen derecho preferente para suscribir (comprometerse a la compra) de las nuevas acciones. Este derecho también puede venderse. Si la empresa de la que hablamos cotiza en Bolsa los derechos se pueden vender en ella.

Derecho a voto

Todos los accionistas tienen el derecho al voto en la Junta General de la empresa. La Junta General es la reunión que tienen todos los accionistas, ordinariamente, una vez al año y extraordinariamente en determinadas circunstancias, para tomar decisiones principales relativas a la empresa, y entre ellas aprobar los ejercicios concluidos, nombramientos, etc.

Todos los accionistas tienen derecho al voto, con una simple restricción: sólo pueden votar directamente aquéllos que reúnan el número mínimo de acciones que se determine; aquellos accionistas que posean un número inferior de acciones pueden unirse para cubrir dicho mínimo y votar conjuntamente.

Tema I. Introducción a Bolsa(I)

3.1.2. La contratación de acciones

En la Bolsa de Madrid conviven actualmente dos sistemas de contratación de acciones: el mercado de corros y el mercado electrónico SIBE.

Mercado de Corros

Los corros han sido el sistema tradicional de contratación de la Bolsa desde sus inicios.

Los operadores de las Sociedades y Agencias de Valores y Bolsa se reúnen físicamente en el salón de contratación de la Bolsa denominado parquet , y allí, cara a cara y a viva voz, realizan las negociaciones ( de ahí el nombre de "corros" con que se conoce este sistema).

El mercado de corros se celebra todos los días hábiles de 10 a 12 de la mañana.

Las 2 horas que dura la sesión bursátil se dividen en intervalos de 10 minutos durante los cuales se contratan las acciones de las empresas de un mismo sector.

Las acciones de más de 200 empresas se negocian a través de este sistema.

El sistema de corros representa, en la actualidad, solamente el 2% de la contratación total de acciones en la Bolsa.

Principales características de la contratación a través del sistema de corros

Mercado Electrónico: El SIBE

La negociación de acciones mediante un sistema electrónico comienza en España en 1989. Dicho sistema es administrado por la Sociedad de Bolsas, S.A., sociedad participada al 25% por cada una de las bolsas españolas (Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia).

En noviembre de 1995 se procedió al cambio de la plataforma técnica de contratación por el actual sistema: el SIBE (Sistema de Interconexión Bursátil Español), desarrollado íntegramente por la Bolsa de Madrid.

La avanzada tecnología en la que se apoya el SIBE y sus prestaciones funcionales han permitido gestionar el gran volumen de contratación de los últimos años con garantías de eficacia y transparencia.

Desde su implantación el mercado electrónico ha sido utilizado para la contratación de las acciones de las empresas con mayor volumen de actividad. Actualmente 120 valores se negocian a través de él. Representa el 98% de la contratación total de acciones en la Bolsa, por lo que puede afirmarse que ha reemplazado prácticamente al sistema de contratación en corros.

El SIBE interconecta las cuatro Bolsas españolas y, por tanto, a todos los intermediarios bursátiles, que pueden dirigir sus órdenes a través de terminales informáticos al mismo ordenador central. Estas órdenes se clasifican según criterios de precio y momento de introducción. Si existe contrapartida al precio fijado en la propuesta la orden se ejecuta automáticamente.

El SIBE es un mercado con información en tiempo real en sus pantallas y difusión automática de la información de la contratación.

Principales características de la contratación a través del SIBE

Estadísticas de contratación de acciones de la Bolsa de Madrid

Tema I. Introducción a Bolsa(I)

3.1.3. Los índices bursátiles

Para realizar una aproximación sencilla al significado de los índices nos apoyaremos en un ejemplo.

Supongamos que el precio en la Bolsa de las acciones de una empresa ha sido el siguiente:

1 de Enero: 80 pts/acción

2 de Enero: 90 pts/acción

3 de Enero: 105 pts/acción

El cálculo de la variación del precio de estas acciones en el período considerado es un ejercicio sencillo:

El 2 de Enero la variación porcentual con respecto al 1 de Enero ha sido:

[ (90 - 80) / 80]* 100= +12,5%

El 3 de Enero la variación porcentual con respecto al 1 de Enero ha sido:

[(105 - 80) / 80]* 100 = +31,25%

Esta evolución puede reflejarse también mediante un índice simple:

Si consideramos el día 1 de Enero como fecha base ( al igual que en los cálculos anteriores) y el precio de ese día como base = 100, el índice sería:

1 de Enero: 100,00

2 de Enero: (90/80)* 100= 112,50

3 de Enero: (105/80)*100= 131,25

Donde también podemos deducir la variación en % de los precios de los diferentes días con respecto al día 1 de enero.

En nuestro ejemplo, con una única empresa, puede resultar más sencillo seguir la evolución de precios mediante la primera opción que construir un índice; pero si pretendemos analizar la evolución, no sólo de una empresa sino de un grupo de empresas de forma conjunta, como por ejemplo un sector de la economía o todas las empresas cotizadas en Bolsa, debemos recurrir a la elaboración de índices.

Los índices bursátiles son herramientas estadísticas que tienen por objeto reflejar la evolución en el tiempo de los precios de las acciones que cotizan en bolsa, es decir, son representativos de la variación de precios media del mercado. Esta información es muy útil para todos los participantes en el mercado (inversores, empresas, etc), por ello se difunde ampliamente a través de los medios de comunicación.

Clases de índices

Los índices, en general, se pueden clasificar de distintas maneras, dependiendo de los criterios elegidos para su confección. Las clasificaciones más habituales suelen ser:

En función del periodo tiempo elegido para su cálculo:

Indices cortos: aquellos que empiezan y terminan en el año natural, es decir, tomando como base 100 a 31 de diciembre del año anterior.

Indices largos: toman su base en un momento determinado del tiempo, por lo que reflejan las variaciones en un periodo dilatado de tiempo. En realidad es un índice encadenado de los índices cortos.

En función del objeto:

Indices de precios: miden la variación en las cotizaciones de los valores.

Indices de rendimientos: integran, además de los precios, los dividendos percibidos.

Para la elaboración de cualquier índice bursátil son necesarios unos pasos previos, en función de unos requisitos, siendo los más destacables:

1. Selección de los valores que compongan el índice.

2. Ponderación que tendrá cada valor, o grupo de valores que compongan el índice.

3. Formulación o expresión matemática del índice.

Estos tres requisitos son consecutivos y cada uno de ellos afecta a la determinación del siguiente.

En la actualidad se calculan los siguientes índices principales del mercado bursátil español:

Indice General de la Bolsa de Madrid

Indice Total de la Bolsa de Madrid

Indice IBEX-35

Índice General de la Bolsa de Madrid

El Indice General de la Bolsa de Madrid, el indicador más relevante de los mercados de valores españoles, comenzó a publicarse en diciembre de 1940. Es un índice de precios, es decir, refleja la rentabilidad obtenida por el aumento o disminución del precio de las acciones y se corrige del efecto de las ampliaciones y dividendos. Hasta 1985 la base era 100 cada año y, a partir del 1 de enero de 1986 comenzó a calcularse como serie histórica continua con base 100 el día 31 de diciembre de 1985.

Selección de valores

Debido a que en la Bolsa de Madrid están cotizando un número alto de empresas (360 en la actualidad), tradicionalmente se elabora el índice en base a una muestra de las mismas, de tal forma que la selección sea representativa del mercado.

La Bolsa de Madrid pretende con su índice dar una visión lo más comprensiva posible del mercado de acciones. Por ello, todos los años se actualiza su composición, haciendo una selección entre los valores de mayor capitalización bursátil (precio/acción por nº de acciones admitidas), mayor frecuencia de contratación y buena liquidez.

El Indice general de la Bolsa de Madrid para 1997 está compuesto por 110 valores.

Ponderación

En la Bolsa cotizan una variedad muy amplia de empresas, en cuanto a tamaño, volúmenes y frecuencia de contratación. De ahí la necesidad de ponderar los distintos valores bursátiles en el índice. No es lo mismo la subida en la cotización de una acción de elevado nivel de frecuencia y volumen de contratación, que en otra acción que cotiza muy poco y cuando lo hace es con volúmenes muy reducidos.

La ponderación trata de adecuar la influencia que tiene cada valor de la muestra en el índice con la significación que tal valor tiene en el mercado.

Los 110 valores seleccionados, a su vez, están agrupados en 9 sectores. Dichos sectores ponderan en el Indice General en función de su capitalización total (calculado al cierre del año anterior) y no de los valores seleccionados que componen el Sector. Y a su vez, cada valor pondera en el índice sectorial en función de la relación existente entre su capitalización bursátil y la del total de los valores seleccionados en su sector.

Cálculo del Indice General de la Bolsa de Madrid

Tema I. Introducción a Bolsa(I)

Índice Total de la Bolsa de Madrid

Este índice nace para responder a la necesidad de contar con un índice de rendimientos de las acciones cotizadas en la Bolsa de Madrid. El Indice Total recoge el rendimiento obtenido por los valores incluidos en el Indice general tanto por efecto precios como por ampliaciones y dividendos que se suponen reinvertidos en los mismos valores cada vez que se cobran.

Es el indicador de la rentabilidad total obtenida en la Bolsa en un período determinado.

El índice, publicado a diario en el Boletín de Cotización, tiene base 100 el 31 de diciembre de 1985 y su composición es la misma que la del Indice General de la Bolsa de Madrid. La igualdad de bases permite efectuar comparaciones sencillas y separar las rentabilidades de las acciones en rentabilidades por precios y por otros conceptos.

Cálculo del Indice Total de la Bolsa de Madrid

Indices largos de la Bolsa de Madrid

La Bolsa de Madrid además de estos dos índices de cálculo diario y de forma continua que se publican en el Boletín de Cotización y cuya Base es 100 a 31 de Diciembre de 1.985, elabora también los mismos índices con la denominación de índices largos.

La diferencia con los Indices diarios es que la base es 100 a 31 de Diciembre de 1.940, y se va encadenando sucesivamente hasta el año en curso.

Así mismo, existen las cuatro series de índices deflactadas por el Indice de Precios al Consumo (IPC) de cada año.

Tema I. Introducción a Bolsa(I)

IBEX-35

El indice Ibex-35 comenzó a publicarse con ese nombre desde enero de 1991 aunque su historia data de 1987 con el nombre de Fiex.

Es un índice diseñado para servir de subyacente a la contratación de productos derivados (opciones y futuros) sobre índices, y está compuesto por los 35 valores más líquidos contratados a través del SIBE. Es un índice ponderado cuya base es 3000 el día 31 de diciembre de 1989.

El Ibex tiene dos características importantes: mantiene una fuerte correlación con el Indice General de la Bolsa de Madrid (mayor del 96% en cualquiera de los períodos) y es ligeramente mas volátil que el indicador del mercado madrileño, es decir, amplifica ligeramente sus movimientos al alza o a la baja.

Selección de valores

Los criterios de selección del conjunto de valores (cesta de valores) incluidos en el Ibex 35 son los siguientes:

valores incluidos en el sistema de contratación SIBE.

buena representatividad de la estructura de actividades económicas representadas en nuestros mercados de valores en términos de capitalización bursátil y volumen de negociación.

valores con un nº de acciones lo bastante importante para que la capitalización bursátil del índice esté suficientemente difundida y permita las estrategias de cobertura y arbitraje en el mercado de productos derivados sobre IBEX 35.

Se considera como período de control de los valores incluidos en el índice, el intervalo de seis meses contados a partir del séptimo mes anterior al inicio del semestre natural.

Sin perjuicio del criterio general de pertenencia al IBEX 35, se podrá, en cualquier momento, proponer al Comité Asesor Técnico la exclusión - o no inclusión - de los valores en los que concurran cualquiera de las siguientes circunstancias:

haya sido contratado por una única Sociedad o Agencia de Valores y Bolsa,

haya sido realizado en pocas transacciones,

haya sido realizado durante un período de tiempo considerado como poco representativo,

que su volumen negociado sufra un descenso tal que se estime que la liquidez del valor está gravemente afectada,

que haya sido suspendido de cotización y negociación bursátil por un período de tiempo que se considere suficientemente significativo.

En las decisiones que afecten a la composición del Ibex 35, el Comité Asesor Técnico asimismo valorará, atendiendo a la utilización del índice como subyacente en la negociación de productos derivados, una suficiente estabilidad del mismo.

El tamaño del grupo de valores ha sido determinado en función de los siguientes criterios:

un número suficiente de valores para asegurar la no posibilidad de manipulación del índice a través de los valores subyacentes y que represente suficientemente al mercado en términos de capitalización y contratación para que su comportamiento sea análogo al de otros índices.

un número limitado de los mismos para facilitar las estrategias de arbitraje y de cobertura en la contratación de los contratos de productos derivados sobre índices y no obligar a los inversores a cambiar sus portafolios muy a menudo por operaciones financieras de los valores.

Número de acciones

El número de acciones de cada compañía tomado para el cálculo del valor del índice será el que el Gestor del Indice objetivamente considere en cada momento. Dicho número será siempre público formando parte de los anuncios del índice.

Dicho número variará cuando se produzcan operaciones financieras sobre los valores incluidos en el índice que así lo supongan. Las variaciones en el número de acciones serán hechas públicas.

Se seguirán los siguientes criterios de incorporación de títulos al índice:

Caso de conversiones de obligaciones o bonos en acciones durante el período de control los títulos se incluirán en el momento de la redefinición semestral.

Caso de ampliaciones de capital con derecho de suscripción preferente para los antiguos accionistas los nuevos títulos que se van a emitir se introducen el día que empiezan a cotizar los derechos en el Mercado.

Caso de ampliaciones de capital en las cuales los antiguos accionistas renuncian a su derecho preferente de suscripción de las nuevas acciones, los títulos se incluirán en la fecha de admisión que marque la Notificación Oficial de la C.N.M.V.. Este mismo criterio se utilizará en los casos de reducción de capital.

Caso de agrupamiento y desdoblamiento de títulos: se introducirán o retirarán el mismo día que se realice el cambio en el Mercado.

Precio de cotización

Con carácter general, se toma como precio aquél al que se ha realizado la última transacción en el SIBE. Sin embargo, el precio de cierre de los valores será el que fijen las Normas de Contratación del Sistema de Interconexión Bursátil.

Ponderación y Divisor del IBEX 35

La ponderación trata de adecuar la influencia de cada valor de los componentes del índice a la significación que tal valor tiene en el mercado.

El índice IBEX 35 es un índice ponderado por capitalización, lo cual quiere decir que la repercusión que un movimiento de las cotizaciones de los componentes sobre el índice variará en función del tamaño que dicha empresa tenga, valorada ésta como producto del número de acciones por su precio de cotización.

El coeficiente asignado a cada valor es el cociente entre la capitalización bursátil de ese valor y la suma de las capitalizaciones bursátiles del conjunto de los valores del IBEX 35.

El divisor es la cifra por la que hay que dividir la capitalización de los 35 valores incluidos en el índice IBEX 35 para obtener el valor del índice.

Esta cifra es constante en tanto en cuanto no se realice ningún ajuste al índice.

EJEMPLO:

Capitalización de cierre a 31 de Octubre de 1994: 12.283.778.563.680 pts.

IBEX 35 al cierre de 30 de Septiembre de 1994: 3194,52

El divisor actual hasta el próximo ajuste es 3.845.263.069 (cociente de las dos cifras anteriores).

Por tanto para calcular el índice IBEX 35 en cualquier momento basta con dividir la capitalización del IBEX 35 por el divisor vigente en este momento;3.845.263.069

Dividendos

El IBEX 35 no se ajusta por este concepto dejando al inversor la tarea de estimar en qué medida dichos dividendos van a afectar al índice.

Como consecuencia de no ajustar el índice por dividendos, éste experimenta una sensible bajada en los periodos en que se produce el pago de la mayor parte de ellos, en concreto en los meses de junio y enero de cada ejercicio.

Un inversor que replique un índice perfectamente comprando la justa proporción de las acciones que lo forman, obtendrá una rentabilidad superior que la que indica el índice, por el efecto de los dividendos.

Cálculo del Indice Ibex 35

CUADRO CARACTERISTICAS IBEX 35

Selección

de

Valores - Cotizan en el SIBE.

- Elección de los valores en base a la contratación en pesetas efectivas.

- La elección de los valores por el efectivo contratado puede alterarse por tres factores:

Concentración de la contratación en un sólo miembro.

Contratación en un número reducido de transacciones.

Contratación en un periodo de tiempo no representativo.

- Valores de reserva en función del efectivo contratado.

Sistema

de

Ponderación - Los valores ponderan en función de su capitalización bursátil.

Fórmula

de

Cálculo - Base 3.000 al 1 de Enero de 1990.

- Indice de Laspeyres encadenado y ajustado por un coeficiente sumativo.

- Cálculo en continuo de 10.00 a 17.00 horas.

- Valor indicador de preapertura de 9.30 a 10.00 horas.

Gestión

del

Indice - Revisión semestral

- Gestión encargada a Sociedad de Bolsas y un Comité Asesor Técnico.

CUADRO SINOPTICO AJUSTES AL IBEX 35

Dividendos - No se realiza ajuste por dividendos.

Suspensión

de un valor - Suspensiones temporales toman como precio el último cambio negociado.

- El Comité estudia su retirada si la suspensión es prolongada.

Ampliaciones

de

Capital - El ajuste se realiza el día en que las acciones comienzan a cotizar sin

derecho de suscripción en el SIBE.

Si la ampliación es sin derecho se ajusta en el momento de su integración.

- Se aumenta el número de acciones considerando que la ampliación va

a ser totalmente suscrita y se aumenta la capitalización por el importe de la ampliación.

- El valor del factor de ajuste iguala la nueva capitalización al valor del índice anterior.

Emisión

de

Convertibles

o

Canjeables - No se ajusta por la emisión de obligaciones convertibles en la fecha de

la emisión.

- Se procede a la inclusión de acciones convertidas en la revisión semestral.

- El valor del factor de ajuste iguala la nueva capitalización al valor del

índice anterior.

Fusiones y absorciones - Si una sociedad incluida en el índice absorbe a una no incluida, se ajusta como una ampliación de capital.

- Si una sociedad incluida en el índice absorbe a otra incluida, se excluye a

la sociedad absorbida y se incluye un valor de reserva. El factor de ajuste iguala la nueva capitalización al valor del índice anterior.

- Si una sociedad no incluida en el índice absorbe a una incluida, se excluye

a la sociedad absorbida y se incluye un valor de reserva. El factor de ajuste iguala la nueva capitalización al valor del índice anterior.

- Las sociedades resultantes de los procesos de absorción pueden

incorporarse como valores sustitutos sin figurar como valores de reserva.

Otras

operaciones

financieras - Cualquier operación financiera distinta de las contempladas anteriormente

se estudiará por los gestores y en caso de requerir ajustes se propondrán al Comité Asesor para su aprobación.

- Las decisiones tomadas por el Comité se harán públicas inmediatamente y posteriormente en el plazo de dos días hábiles se harán efectivas.

Tema I. Introducción a Bolsa(I)

3.2. La Renta Fija

A diferencia del titular de acciones, que se convierte en copropietario de la compañía, los titulares de productos de renta fija (obligaciones, bonos, letras, etc.) se convierten en acreedores de la empresa que los emite. Efectivamente, la posición jurídica de ambos inversores es diferente.

Mientras que los accionistas tienen derecho, entre otros, a voto y a participar en los beneficios de la empresa, los tenedores de renta fija tienen tres derechos fundamentales: percibir el interés periódico predeterminado, devolución del capital principal una vez finalizada la vida del producto y la transmisión del producto.

Aunque podemos encontrar múltiples variantes en las características de los diferentes productos de renta fija que existen, para realizar una sencilla aproximación al concepto de renta fija y describir los derechos mencionados, nos basaremos en un ejemplo de compra de un bono. No obstante, posteriormente definiremos uno a uno los más importantes activos de renta fija.

Ejemplo

Supongamos una empresa que realiza una emisión ( o empréstito) de bonos para obtener financiación. Esta emisión cotizará en Bolsa. Las principales condiciones de dicha emisión son las siguientes:

Producto: Bonos

Nominal de cada bono: 10.000 pts.

Interés: 6% anual

Periodicidad del pago: anual

Plazo: 5 años

Amortización: Unica, al 5º año

Un inversor que dispone de 1 millón de pesetas y desea invertirlo en esta emisión:

Adquirirá 100 bonos (1.000.000 pts./ 10.000 pts por bono).

Recibirá, cada año, 60.000 pts. brutas en concepto de intereses (también llamado "pago de cupón").

Al cabo de 5 años la empresa emisora le devolverá el "principal" (1 millón de pesetas).

Si desea vender los bonos antes de los 5 años de vida que tienen, es decir, sin esperar a su amortización, puede hacerlo en Bolsa.

El precio de cotización de los bonos en el mercado, en el momento que desea vender, puede ser superior o inferior al valor nominal (10.000 pts.).

En términos generales, si el interés de emisiones de similares condiciones en el mercado es, en ese momento, superior al de sus bonos, es decir, mayor del 6% anual, el precio será inferior al nominal (10.000 pts. por bono), mientras que si el tipo de interés vigente en el mercado es inferior al 6%, el precio al que se pueden vender los bonos será superior al nominal que pagó por ellos.

En definitiva, el inversor podrá obtener una minusvalía o plusvalía en la venta dependiendo de la evolución de los tipos de interés.

Otro factor que puede afectar al precio de los bonos será el interés anual correspondiente al tiempo que ha transcurrido desde el último pago por este concepto. Así por ejemplo, si hace 6 meses que nuestro inversor recibió el último pago de intereses, tendrá derecho al cobro de la mitad de los intereses correspondientes a ese año (cupón corrido), es decir, a 300 pts. por bono.

3.2.1. Productos de Renta Fija

A continuación se relacionan los principales productos de renta fija que se pueden encontrar en el mercado actualmente.

Obligaciones

Son partes alícuotas de una emisión realizada por una sociedad que confieren a sus titulares el derecho al cobro de intereses y a la devolución del principal en la fecha de amortización. Son productos de renta fija a largo plazo (habitualmente 10 años o más).

Otras características que pueden definir diferentes clases de obligaciones son:

Con prima o sin prima: según se pague al obligacionista una prima o no.

Interés fijo: el obligacionista conoce que percibirá un X% durante cada año de vida de la obligación.

Interés variable predeterminado: por ejemplo, un 6% el primer año, un 7% el segundo, un 8% el tercero, etc.

Interés variable: se determina el interés de cada año a posteriori y en función a una referencia del mercado; por ejemplo, un interés igual al Mibor más 2 puntos.

Cupón cero: emisiones donde no se abonan intereses periódicos, sino que se acumulan y se pagan, junto con la devolución del principal, en la fecha de amortización de la obligación.

Bonos

Producto similar a las obligaciones pero emitidos a medio plazo ( entre 3 y 10 años).

Su nominal unitario más frecuente son 10.000 pts.

La denominación de "bono" se suele utilizar en el mercado tanto para bonos como para obligaciones, quizás por la terminología inglesa "bond", que se refiere tanto a productos de medio como de largo plazo.

Las modalidades de bonos son similares a las ya descritas para las obligaciones.

Letras

Valores a corto plazo ( entre 3 meses y un año), emitidos al descuento, es decir, el inversor compra una letra de un nominal de 1 millón de pesetas pero paga sólo 950.000 pts; al finalizar el plazo de vida de la letra recibirá el nominal (1 millón).

Las más conocidas actualmente son las Letras del Tesoro, emitidas por el Estado para su financiación.

Todas las emisiones de renta fija emitidas por el Estado se conocen, de forma genérica, como Deuda del Estado.

Tipos de interés de la Deuda del Estado1993-1997

Pagarés

Son la versión privada de las letras, es decir, renta fija a corto plazo emitida por empresas diferentes al Estado.

Obligaciones y bonos convertibles/canjeables

Además de los derechos propios de obligaciones y bonos normales, éstos otorgan a sus titulares la posibilidad de convertir, en las fechas, precios y condiciones previamente determinadas, sus valores por acciones de la empresa. Es decir, el titular pasa de acreedor a socio-accionista de la empresa.

Aunque estos activos los hemos incluido en el capítulo de renta fija, como se puede deducir de su análisis, son híbridos de renta fija y renta variable.

Se denominan convertibles cuando las acciones adquiridas son nuevas (procedentes de una ampliación de capital), mientras que si las acciones ya estaban en circulación se conocen como canjeables.

Tema I. Introducción a Bolsa(I)

3.2.2. La contratación de renta fija en Bolsa

Al igual que las acciones, todos los activos de renta fija admitidos a cotización en la Bolsa de Madrid se negocian a través del sistema electrónico de contratación SIBE, aunque lógicamente el sistema ofrece diferentes funcionalidades de contratación, en función de las características y necesidades de la renta fija.

Este sistema integra la contratación en Bolsa tanto de la Deuda Pública (Deuda del Estado, algunas Comunidades Autónomas y ciertos organismos públicos) como de los activos emitidos por el resto de entidades ( empresas privadas, públicas o semi-públicas).

Los horarios del mercado actualmente son, para la Deuda Pública anotada de 9:00 a 13:00, y para el resto, de 9:00 a 14:00.

CONTRATACION EN LA BOLSA DE MADRID

(Hasta el 31 de agosto de 1997)

Miles de millones de pesetas

La negociación es siempre por pantalla y anónima, es decir, no se conoce la identidad de los intermediarios del mercado que están negociando.

Existen dos tipos de mercado, soportados ambos por el mismo sistema electrónico de contratación:

Mercado de órdenes, en el que se negocian operaciones sin limitación de volumen ni en la introducción de la orden ni en su ejecución, cerrándose las operaciones de forma automática en base a un doble criterio de prioridad por mejor precio y orden de introducción.

Las órdenes pueden ser simples o con condiciones especiales. Estas últimas se dividen en:

Todo o nada: la orden se ejecuta si hay contrapartida para la totalidad del importe en el momento de su introducción, en caso contrario, se anula.

Ejecutar y anular: la orden se ejecuta por la cantidad que exista como contrapartida en el momento de su introducción, anulándose el resto.

Volumen mínimo: la orden permanece en el mercado si en el momento de su introducción se ejecuta al menos un volumen mínimo que el propio operador habrá introducido.

Vigencia: la orden permanece en el mercado por la parte no ejecutada hasta una fecha determinada por el operador o, como máximo, hasta fin de mes.

Mercado de "bloques", en el que se negocian operaciones ("bloques") superiores a un determinado volumen mínimo, 25 millones de pts. nominales para la renta fija y 50 millones en el caso de la Deuda Pública anotada.

Al introducir el bloque en el mercado, se debe hacer constar si su volumen debe ser ejecutado de una sola vez o si, por contra, puede ser negociado en partidas, en cuyo caso se deberá hacer constar el número de ejecuciones parciales iguales en las que puede dividirse el volumen total, siempre que el importe de cada una de aquéllas sea igual o superior al volumen mínimo correspondiente a cada producto.

El acceso de la orden al mercado y su visualización están priorizadas por el momento de introducción y precio, sin embargo el procedimiento de cierre de operaciones no es automático, siendo el propio operador quien, a la vista de todas las posibles combinaciones, elige las partidas que desea contratar.

El Mercado de Renta Fija admite también operaciones bilaterales, en las que las dos partes acuerdan la operación y posteriormente la introducen, ya cerrada, en el sistema:

Operaciones a cambio convenido, realizadas entre dos intermediarios del mercado.

Aplicaciones, realizadas entre un intermediario del mercado y su cliente o entre dos clientes del mismo intermediario del mercado.

El importe debe ser superior a 25 millones de pesetas para la renta fija. En el caso de la Deuda Pública anotada no existe ninguna limitación de volumen.

En ambos casos, el precio se considera como "no oficial".

Regulación de las fluctuaciones de precios

Los precios en una emisión, sea cual sea la forma de contratación elegida, no pueden variar mas de un +/- 10% respecto al precio de cierre del último día en que dicha emisión haya sido contratada.

Especialistas de valores y contratos de liquidez.

De cara a incrementar la liquidez del mercado existe la figura del "Especialista de valores de Renta Fija", esto es, un Miembro Bursátil (Sociedad o Agencia de Valores y Bolsa) que, tras firmar un "contrato de liquidez" con un emisor, asume una serie de compromisos de actividad en el mercado, complementando la oferta y demanda en los valores sobre los que actúa como Especialista, y corrigiendo determinadas situaciones de desequilibrio que se puedan producir entre ambas.

----------------------------------------------------------------------

Tema II. Introducción a Bolsa(II)

--------------------------------------------------------------------------------

Autor: Francisco J. Formariz

Responsable de Marketing de la Bolsa de Madrid

1. Los Participantes en el Mercado Bursátil

1.1. Los intermediarios del mercado

La LMV introdujo un importante cambio en la forma jurídica de los intermediarios bursátiles, sustituyendo a los Agentes de Cambio y Bolsa por las actuales Sociedades de Valores y Bolsa (SVB) y Agencias de Valores y Bolsa (AVB), únicas entidades autorizadas a intermediar directamente en Bolsa.

A estas entidades también se les conoce como los "miembros del mercado", dada su condición de accionistas de las Sociedades Rectoras de las Bolsas.

Las SVB y AVB deben ser sociedades anónimas y las acciones integrantes de su capital tendrán carácter nominativo.

Las SVB deberán de disponer de un capital social mínimo de 750 millones de pesetas, mientras que para las AVB será de 150 millones. En ambos casos, dicho capital deberá desembolsarse íntegramente en el momento de la constitución.

La principal diferencia entre SVB y AVB radica en su régimen de actuación. Así, las primeras pueden negociar por cuenta propia o por orden de terceros toda clase de valores, siempre dentro de los límites establecidos en la Ley del Mercado de Valores y sus normas de desarrollo; mientras que las AVB sólo podrán negociar por cuenta de terceros.

La Ley del Mercado de Valores relaciona con más detalle las actividades que los intermediarios bursátiles pueden desarrollar. Entre ellas se pueden destacar las siguientes:

Sociedades de Valores y Bolsa

Recibir órdenes de inversores relativas a la suscripción o negociación de cualesquiera valores, nacionales o extranjeros, y ejecutarlas.

Mediar, por cuenta directa o indirecta de la empresa emisora, en la colocación de emisiones de valores.

Asegurar la suscripción de emisiones de valores.

Ser titulares en la Central de Anotaciones y actuar como Entidades Gestoras de Deuda Pública en anotaciones en cuenta.

Negociar con el público, por cuenta propia o por cuenta de terceros, valores, nacionales o extranjeros, no admitidos a negociación en un mercado secundario oficial.

Actuar como entidades adheridas al Servicio de Compensación y Liquidación de Valores.

Conceder créditos directamente relacionados con operaciones de compra o venta de valores.

Gestionar carteras de valores de terceros

Actuar, por cuenta de sus titulares, como depositarias de valores.

Actuar como depositarias de Instituciones de Inversión Colectiva.

Ostentar la condición de entidad delegada del Banco de España para la realización de operaciones en moneda extranjera derivadas de las actividades autorizadas en la presente Ley.

Agencias de Valores y Bolsa

Las Agencias de Valores y Bolsa también podrán desarrollar las actuaciones antes reseñadas, a excepción del aseguramiento de suscripción de emisiones, conceder créditos y realizar operaciones por cuenta propia.

Actualmente, la Bolsa de Madrid cuenta con un total de 41 miembros, de los cuales 31 son Sociedades y 10 son Agencias.

Lista de Miembros de la Bolsa de Madrid

Las SVB y AVB, además de constituir el acceso directo al mercado para los inversores, les ofrecen sus servicios de asesoramiento en la inversión, basados en los análisis de mercado que llevan a cabo sus profesionales.

Tema II. Introducción a Bolsa(II)

1.2. Los inversores

Los accionistas individuales desempeñan un papel esencial en el comportamiento de cualquier mercado de valores y, por extensión, del sistema económico en el que éste se integra. La Bolsa, en su función de fijación de precios de transacción y por tanto, de establecimiento de un valor objetivo para las empresas que en ella cotizan, no hace sino sintetizar la opinión y las expectativas de una multitud de personas físicas. Personas que se expresan de modo directo al comprar o vender un valor o que encargan a terceros que lo hagan por ellos. Aunque se trata de un concepto elemental, conviene subrayarlo porque constituye una referencia básica para analizar lo que ocurre en los mercados de valores.

No resulta sencillo definir la postura de los particulares ante la inversión en acciones, ni mucho menos ante las empresas concretas que aquellas acciones representan. A partir de algunos estudios llevados a cabo por las Bolsas más importantes pueden identificarse, al menos, ciertas barreras de entrada comunes a aquellas personas que no invierten en acciones.

El primer motivo parece evidente: "no invierto en Bolsa porque no tengo dinero". Pero si se le ofreciese una cierta cantidad, la mayoría de los preguntados admite que la dedicaría a otras cosas. En conexión con esa actitud, suele expresarse una segunda razón: si ya es difícil ahorrar, invertir en Bolsa debe serlo aún más. El desconocimiento y la falta de tiempo para familiarizarse y seguir el mercado bursátil suponen una segunda barrera de entrada. La inversión indirecta, a través de fórmulas colectivas o la gestión del patrimonio por terceros son las maneras más habituales de superar este inconveniente. Por su parte, el riesgo que conlleva la inversión en acciones constituye el tercer obstáculo más extendido. La percepción del riesgo aumenta con el conocimiento de las características de la inversión en Bolsa y la aversión o preferencia por el riesgo es una actitud muy variable de unos mercados a otros. Es decir, el riesgo constituye una barrera más o menos alta según la cultura de inversión de cada país.

Siquiera como traducción positiva de las barreras de entrada, podemos presentar a los inversores individuales como ahorradores que están interesados en temas financieros, buscan la rentabilidad de su dinero y asumen la posibilidad de perder o ganar en su inversión. Aunque pueda parecer una definición simplista a los lectores iniciados en temas financieros, en los últimos años diversas entidades han gastado miles de millones de pesetas en conseguir que los españoles cambien su actitud y se adapten a este sencillo perfil. Además de las campañas de publicidad, se ha trabajado mucho por las entidades financieras en el diseño de productos que se adaptasen a ahorradores con perfiles incompletos. En particular, se han lanzado numerosos productos estructurados que alejan en buena medida el fantasma del riesgo en la inversión en Bolsa; naturalmente, a un cierto coste. Los bonos bolsa se pusieron de moda hace un par de años y el "boom" actual se ha centrado en los fondos garantizados. Las privatizaciones y salidas a Bolsa de empresas privadas han incorporado también con frecuencia mecanismos para minimizar el riesgo cuando se han dirigido a potenciales accionistas individuales.

Pocos datos comunes más pueden encontrarse en los estudios realizados por diferentes mercados. La tipología de los inversores, su grado de presencia y sus formas de invertir varía mucho de unos paÍses a otros. Por ejemplo, en España, los inversores no residentes concentran el 37 por ciento de la propiedad de las acciones cotizadas, mientras el porcentaje no llega al diez en Italia o Dinamarca y supera el 85 en Luxemburgo.

Se estima que, a mediados de 1997, en España hay unos tres millones de accionistas individuales, lo que supondría alrededor del 10% de la población adulta.

Accionistas Individuales en las Bolsas Internacionales

Esta cifra sitúa nuestro país en una banda media-baja en relación con nuestros socios comunitarios para los cuales existe información disponible. Estaríamos por delante de Alemania, país en el que la cultura de inversión en acciones apenas empieza a comprenderse. Algo por detrás de Francia, que ha realizado un esfuerzo grande en los últimos años para popularizar la inversión en Bolsa, no sólo a raíz de las grandes privatizaciones sino con el decidido apoyo del Gobierno, a través de fórmulas fiscales favorables, como los planes de ahorro personal. Más lejos están los paises anglosajones o los nórdicos, cuya cultura de inversión está más arraigada. En ellos, el intento de hacer a los ahorradores individuales partícipes directos de la evolución de las empresas y de la marcha económica del país a través de la presencia accionarial en aquéllas se remonta ya a varias décadas atrás, cuando no a varias generaciones como en el caso americano.

No cabe duda, sin embargo, de que la evolución del número de accionistas ha sido muy positiva en los tres últimos años en nuestro pais. El fenómeno privatizador ha constituido el mayor revulsivo en este sentido, como puede apreciarse en el número creciente de inversores individuales que están acudiendo a las últimas operaciones.

ULTIMAS OFERTAS PUBLICAS DE VENTA DE ACCIONES

SOCIEDAD Nº PETICIONES

(en miles) FECHA

Energías e Ind. Aragonesas 15 20-2-95

Repsol 335 10-4-95

Ginés Navarro 13 10-7-95

Telefónica 459 3-10-95

Repsol 343 6-2-96

Argentaria 359 26-3-96

Sol Meliá 35 21-6-96

TelePizza 76 8-11-96

Telefónica 1.234 14-2-97

Adolfo Dominguez 256 13-3-97

Repsol 853 29-4-97

Endesa 1.400 10-97

La cifra récord se conseguía en octubre de 1997, con más de 1.400.000 accionistas en la última OPV de Endesa. También hay que reconocer que las circunstancias del mercado, especialmente favorables, están acompañando este movimiento.

El proceso es equiparable al que se vivió en Gran Bretaña durante los años ochenta. A principios de la década el número de accionistas se estimaba en tres millones, que se convirtieron en seis en 1985 de la mano de las privatizaciones y el buen comportamiento bursátil, hasta llegar a los once millones en 1990, cifra máxima hasta la fecha.

En cuanto al peso específico de los accionistas individuales, en la Bolsa de Madrid representaron un 50% de las transacciones en 1996, es decir 1.850.000 operaciones provinieron de personas físicas.

Distribución de la Contratación por Tipo de Inversor

Sin embargo, el efectivo correspondiente a esas transacciones no ha superado en los últimos años el 10% del total, situándose en 1996 en el 8,5%, unos 860.000 millones de pesetas en la Bolsa de Madrid, cifra que se ha alcanzado ya en la primera mitad de 1997.

Cabe destacar la extraordinaria importancia del inversor extranjero en el volumen de nuestra contratación. En el mismo período supera el 41% del efectivo negociado, aunque el número de operaciones equivalente no llega al 18%, dado el elevado importe de la orden media de estos inversores.

INVERSION EXTRANJERA EN ACCIONES

DE SOCIEDADES COTIZADAS

Años Compras Ventas Inversión Neta

1987 1.487.727 1.067.414 420.313

1988 1.089.221 868.397 220.824

1989 1.696.301 1.000.237 696.064

1990 1.667.843 1.104.967 562.877

1991 1.650.953 1.340.998 309.955

1992 1.834.560 1.477.021 357.578

1993 3.030.205 2.104.444 925.763

1994 3.458.308 3.336.294 122.014

1995 3.455.327 3.001.241 454.086

1996 5.122.907 5.167.898 -44.991

1997 (Julio) 5.859.589 6.277.092 -417.503

Fuente: Dirección General de Transacciones Exteriores

Importes efectivos en millones de pesetas

Hay que tener en cuenta también que cada vez que el ciclo bursátil se muestra claramente alcista, miles de inversores se acercan al mercado. El efecto emulación es una de las razones principales de este fenómeno y ha sido descrito repetidamente por muchos autores desde que José de la Vega lo explicase en "Confusión de confusiones" hace más de trescientos años. Sin embargo, al menos en parte, se trata de un tipo de inversor en general poco estable, que acude con la expectativa de un beneficio rápido, suele tomar sus decisiones con escasa o errónea información y asume, a veces sin saberlo, un riesgo muy elevado. En definitiva, no es la clase de accionista que ha formado, en otros países, una base sólida y estable de inversión sobre la que financiar a largo plazo proyectos empresariales.

Contar con un grupo amplio de accionistas individuales es un activo valioso para un mercado y las empresas que cotizan en él. Pueden transcurrir muchos años hasta conseguir ganar su confianza y que se asiente en ellos una mentalidad inversora a largo plazo. Tienen que comprobar por experiencia propia que el rendimiento de las acciones es superior al de los demás activos financieros al cabo de los años y eso toma tiempo. Hay que contar además con un mercado financiero mínimamente desarrollado, en el que existan alternativas de inversión con las que comparar en un periodo amplio. En España esta condición no ha concurrido hasta los años ochenta.

Comparativa de Rentabilidad entre Bolsa, Deuda y Depósitos en España

Un estudio recientemente publicado por la Bolsa de Madrid demuestra que las acciones han obtenido una rentabilidad media anual superior a la renta fija a corto y largo plazo en 6,3 puntos entre 1980 y 1997. El Indice Total Largo de la Bolsa madrileña muestra un rendimiento medio acumulativo anual del 21,6% en los últimos diecisiete años frente a los 15,3% ofrecidos por los bonos a largo plazo o un 13,2% del depósito a corto. Esta circunstancia, no constatada hasta ahora debido a la dificultad para contar con series fiables de precios de renta fija desde 1980, dado el escaso desarrollo del mercado de deuda en los primeros ochenta, es clave en el juicio que el mercado bursátil merece a los inversores y en su actitud hacia el mismo.

La mayoría de los inversores desconocen estos datos, incluidos algunos inversores institucionales importantes. Sin embargo, en otros paÍses, específicamente Gran Bretaña y Estados Unidos, los análisis de este tipo realizados ya hace tiempo movieron a los gestores de fondos de pensiones claramente hacia la renta variable. En concreto, el valor del diferencial de rentabilidad acciones-bonos en Gran Bretaña es del 5,9% entre 1919 y 1996 y en Estados Unidos del 5,5% para el periodo 1926-1990. Los resultados son comparables con el caso español, aunque los periodos de análisis son mucho más amplios.

Es esta constatación empírica, a veces no tan estrictamente cuantificada, la que cambia la actitud de inversión del accionista individual. Esperemos que no sean necesarios demasiados años más para provocar esa modificación en el perfil inversor de los españoles. De hecho, estamos asistiendo a un cierto proceso de cambio en la percepción del riesgo de los inversores, apoyado por el positivo rendimiento obtenido en el proceso privatizador y por la necesaria consideración de la renta variable como alternativa a la continua reducción de tipos de interés. En cualquier caso, podríamos aproximar cuál es el modelo al que a medio-largo plazo tendemos si resumimos cómo son hoy los accionistas americanos, por elegir el paradigma de mercado de valores desarrollado.

El 20% de los adultos poseen acciones en Estados Unidos y hasta un tercio de la población si incluimos tenencia indirecta (fondos, planes de pensiones...). La edad media del inversor es de 45 años, aunque el valor medio de la cartera de los mayores de 45 años es cuatro veces superior que la de los de menos de 45. Los mayores de 65 concentran casi un tercio de los valores.

Algo menos de la mitad de los accionistas americanos mantienen cuenta con un "broker", lo que marca una diferencia importante en cuanto a la movilidad o rotación de su cartera. Aquellos accionistas que trabajan con un "broker" actuaron al menos una vez en el último año en un setenta por ciento de los casos. Por contra, el porcentaje se invierte si tomamos el total de la población inversora, de la que sólo un 30% actuó al menos una vez en el último ejercicio.

En cuanto su actitud hacia el riesgo, el inversor individual estadounidense manifiesta una mayor propensión que el español. La mitad de los inversores (51%) están dispuestos a asumir el riesgo medio del mercado de acciones y una cuarta parte aceptarían incluso un riesgo por encima de la media de mercado.

En resumen, los inversores individuales españoles son en comparación menos numerosos, menos activos, comprenden peor el sentido de la inversión a largo plazo en acciones y aceptan con mayor dificultad el riesgo que comporta la renta variable. Por tanto, a pesar de los avances en los últimos años, la "cultura de las acciones" tiene todavía que empapar en buena medida la actitud del ahorrador nacional hasta llegar a un nivel comparable al de los anglosajones. Este proceso estará emparejado con la sensibilización hacia las implicaciones que tiene el accionista individual en la empresa en la que invierte y, en sentido opuesto, la mayor atención de las empresas y sus consejos de administración hacia sus accionistas.

Por el momento, salvo en círculos de inversores muy sofisticados, es difícil advertir alguna actitud referente al gobierno de las empresas por sus consejos entre el accionista individual medio. Tampoco se ha desarrollado en España apenas el asociacionismo entre los inversores individuales ni otras formas de relación entre accionistas que faciliten constituir foros de discusión sobre este u otros temas de interés.

Tema II. Introducción a Bolsa(II)

Cambios en las formas de invertir: la inversión colectiva

Aunque se dedicará un capítulo completo a la inversión colectiva, dedicaremos unas líneas a una primera aproximación a este tema.

Si hay un fenómeno que ha caracterizado la evolución del inversor español en los mercados financieros durante los años noventa ha sido sin duda la inversión colectiva. Pero la bondad técnica del producto fondos de inversión, mayor exponente de las fórmulas de inversión colectiva, no estaba siendo suficiente para provocar su expansión definitiva.

Ha debido completarse con un tratamiento fiscal incentivador, tanto para los partícipes como para el propio fondo, con un esfuerzo de divulgación o mercadotecnia que se ha demostrado muy rentable y con el aguijón de la competencia entre las grandes redes de distribución bancarias, la "guerra de los superfondos". El resultado es bien conocido. El patrimonio administrado se ha multiplicado por veinte desde 1990 hasta alcanzar los 23,4 billones de pesetas a mitad de 1997. El número de partícipes supera los cinco millones y medio, y aunque lo dividiéramos por dos para ajustar las participaciones en varios fondos por el mismo individuo, sería al menos diez veces superior al del inicio de la década. Lo más llamativo es que el proceso parece no perder fuerza y al cierre de junio el patrimonio gestionado había crecido un 25,3%, cifra que aumenta hasta el 55% si contamos los últimos doce meses. Este crecimiento ha venido subrayado por los nuevos fondos garantizados, que han tomado el relevo de los FIAMM, todavía los fondos más populares entre los inversores españoles.

Todo ello ha contribuido en buena medida a una mayor educación de los ahorradores. En algunos casos ha sido un mero sustitutivo del depósito tradicional, pero en muchos otros está obligando al ahorrador a convertirse en inversor, es decir, a reflexionar sobre su plazo óptimo de inversión, exposición al riesgo, comparación de rentabilidades y comisiones o a saber interpretar la copiosa información que encuentra en los medios de comunicación o recibe directamente de su gestor. En la medida en que las redes de distribución de fondos van aumentando también su preparación profesional, se convierten en difusores de cultura financiera, primer escalón para alcanzar la cultura de inversión en acciones a la que hacíamos referencia.

La tendencia es paralela a la de otros mercados, aunque es bien sabido que en los mercados anglosajones la composición de esa tendencia es muy acentuada hacia la renta variable y no sólo en fondos de inversión sino en fondos de pensiones.

A pesar de haberse duplicado la proporción en menos de un año, el peso de la renta variable en el patrimonio gestionado por los fondos apenas supera todavía el 7% del total. Muy lejos del 27% que supone en el contexto europeo y más aún del 40% a nivel mundial.

Las tendencias previsibles marcan un claro aumento de los fondos de renta fija a largo y sobre todo, de los de renta variable. Si se confirma, como parece, el proceso de moneda única europea, quien quiera más rentabilidad habrá de asumir más riesgo. Volvemos así a la necesaria sofisticación del inversor y a su mayor costumbre de invertir en acciones. La diversificación de la oferta de productos y la mayor competencia entre gestoras no hará sino animar este proceso.

Otra consecuencia de este fenómeno está siendo la acumulación acelerada de ahorro destinado a los mercados de valores y en particular, a la Bolsa.

Se estima que alrededor de un billón de pesetas ha acudido al mercado bursátil a través de fondos de inversión en renta variable o mixtos durante el primer semestre de 1997. De modo directo, los inversores individuales, han adquirido más de medio billón en las ofertas públicas de venta de acciones que se han realizado en el mismo periodo, a lo que habría que añadir los más de ochocientos mil millones que de la negociación ordinaria han correspondido a estos inversores. En total, las familias españolas, directamente o a través de fondos han dirigido al mercado casi tres billones de pesetas en la primera mitad del año en curso, cifra similar a la que todo el conjunto del mercado era capaz de mover a lo largo de un ejercicio en los primeros años noventa.

Si a esto añadimos las compras de otros inversores institucionales españoles y sobre todo, las de los no residentes, nos encontramos con un fenómeno inaudito en nuestro mercado, que no se corresponde con una oferta de valores de renta variable suficiente. De hecho, hemos asistido sistemáticamente a procesos de sobredemanda espectaculares en las últimas privatizaciones y salidas a Bolsa. Sol Meliá resultó 22 veces sobredemandada, Telepizza 46 veces y en Adolfo Domínguez, la demanda superó en 120 veces a la oferta.

Las privatizaciones han sufrido también estas fuertes demandas, exageradas a veces por el deseo de obtener más acciones en el prorrateo que suele acompañar a estas operaciones, pero muy significativas del proceso que se está llevando a cabo en el mercado.

Estos hechos ponen de manifiesto una importante ausencia en estos momentos en el mercado: la de una mayor oferta de papel.

Tema II. Introducción a Bolsa(II)

1.3. Las empresas

Actualmente cotizan en la Bolsa de Madrid las acciones de 360 empresas españolas y 4 extranjeras; otras 130 empresas están presentes en el mercado a través de emisiones de renta fija.

En la Bolsa están representados todos los sectores de la economía. En función de la actividad de las empresas, éstas se encuadran en los siguientes sectores:

Bancos y financieras

Eléctricas

Alimentación

Construcción

Cartera e inversión

Metal-Mecánica

Petróleo y químicas

Comunicación

Otras industrias y servicios

Asimismo, podemos encontrar empresas de muy diferentes tamaños y niveles de actividad bursátil.

La contratación de los primeros valores españoles alcanza cifras similares e incluso superiores a las de los valores más importantes de las Bolsas de París y Francfort y supera claramente los datos de los principales valores italianos. En concreto, Telefónica, el primer valor de la Bolsa española, es con diferencia el más contratado de las cuatro Bolsas, durante 1997.

Valores más contratados (media diaria en millones de ECUS)

1996

ESPAÑA (SIBE) FRANCIA (CAC) ITALIA ALEMANIA (IBIS)

TELEFONICA 48'85

REPSOL 30'52

ENDESA 28'83

IBERDROLA 27'27 ELF AQUIT. 48'85

TOTAL 38'15

LVMH 33'08

CARREFOUR 29'56 ENI 43'53

GENERALI 22'94

STET 22'69

FIAT 22'02 DEUS.BANK 88'34

DAIMLER 80'55

SIEMENS 67'99

VOLKSWAGEN 56'65

Enero-Julio 1997

ESPAÑA (SIBE) FRANCIA (CAC) ALEMANIA (IBIS)

TELEFONICA 131'24

REPSOL 67'49

IBERDROLA 44'37

ENDESA 43'66 ELF AQUIT. 86'14

ALCATEL 79'66

AXA UAP 59'78

GEN DES EAUX 56'47 DEUS.BANK 115'59

DAIMLER 112'53

SIEMENS 98'94

VOLKSWAGEN 88'36

Fuente: Bolsas de París, Milán, Francfort y Madrid

La representatividad de la Bolsa de Madrid sobre la economía española se puede evaluar comparando la capitalización conjunta de las empresas cotizadas con el Producto Interior Bruto (PIB). La Bolsa de Madrid ha alcanzado al final del primer semestre de 1997 una capitalización de 252.357 millones de ECUS, lo que supone un 40% del PIB.

La capitalización relativa al PIB del conjunto de empresas cotizadas en la Bolsa de Madrid, similar a la del mercado francés, se encuentra muy por delante de Francfort y Milán

Capitalización / PIB (%) Capitalización (millones de ECUS) Jun.97

FRANCIA 42

ESPAÑA 40

ALEMANIA 31

ITALIA 25 FRANCIA 548.644

ESPAÑA 252.357

ALEMANIA 685.706

ITALIA 257.660

Fuente: MSIC; OCDE Fuente. Federation of European Stock Exchanges (FESE)

En el próximo capítulo del curso abordaremos "las salidas a Bolsa" de empresas, analizando las ventajas, requisitos y obligaciones de la cotización bursátil.

Tema II. Introducción a Bolsa(II)

2. Las Operaciones Financieras

La operativa bursátil no se limita a la compra y venta de valores. El inversor se puede encontrar con "operaciones especiales", que conviene conocer.

2.1. Las Ofertas Públicas de Venta (OPV)

La Oferta Pública de Venta de Valores se produce cuando se da una intención de dirigir o colocar entre el público una emisión o valores ya emitidos.

La empresa que desea colocar sus emisiones públicamente, debe lanzar una OPV, cuyos requisitos básicos son:

1. Comunicación a la Comisión Nacional del Mercado de Valores y verificación por ésta de los documentos de la oferta.

2. Registro en la CNMV de la Auditoría de la empresa emisora.

3. Presentación y registro en la CNMV del "folleto informativo" de la emisión o puesta en circulación de los valores.

El contenido del folleto informativo es el siguiente:

Personas que asumen la responsabilidad y contenido del folleto.

Información relativa a los valores objeto de la oferta: número y clase de valores ofertados, plazo de la oferta, precio de colocación, modalidad de prorrateo en caso de exceso de demanda...

Información de carácter general sobre la empresa.

Información sobre la actividad de la empresa.

Información económico - financiera de la empresa.

Evolución reciente y perspectivas de la sociedad.

El sistema de oferta puede referirse a diferentes tramos, al distinguirse diferentes tipos de inversores: nacionales/internacionales, particulares/institucionales, trabajadores de la empresa, etc.

Una OPV puede ser una forma de acceder a la Bolsa, o bien, si ya cotiza, vender parte o todas las acciones que se poseen.

Las empresas que desean realizar ofertas públicas de venta recurren, habitualmente, a campañas publicitarias y de comunicación dirigidas al público objetivo. El ejemplo más reciente lo tenemos en Endesa, donde el Estado ha presentado una oferta de venta al mercado del 25% del capital de la empresa.

OPV Realizadas en 1997

Tema II. Introducción a Bolsa(II)

2.2. Las Privatizaciones

Se denominan así a aquellas operaciones de venta de acciones de empresas, propiedad del Estado, al sector privado.

En España, la privatización de empresas públicas, por la vía de OPVs, se inicia en 1986 con la empresa Gesa; la última privatización ha sido la ya comentada de Endesa.

Las salidas a Bolsa de empresas privadas han representado uno de los mayores alicientes al inversor en los últimos años en la Bolsa española. La demanda, en especial en el caso de compañías de crecimiento, ha sido espectacular. Tanto que, en algunos casos, la desigual proporción de valores demandados y ofrecidos ha provocado la aplicación de fuertes prorrateos.

Desde 1993 hasta hoy, la Bolsa española ha vivido 14 operaciones de privatización y se han anunciado nuevas ofertas públicas de venta en el corto plazo.

Tema II. Introducción a Bolsa(II)

2.3. Las Ofertas Públicas de Adquisición (O.P.A.)

Una OPA es una operación financiera por la cual una empresa da a conocer públicamente a los accionistas de una sociedad cotizada en Bolsa su deseo de adquirir el control de la misma. Mediante esta operación, la empresa oferente está dispuesta a comprar el número de acciones necesario para controlar la sociedad objeto de la oferta y a pagar un precio superior al que cotizan las acciones en el momento de la oferta.

La normativa del mercado de valores establece la obligatoriedad de efectuar una OPA en determinadas circunstancias, como mecanismo de defensa de los intereses de los accionistas de sociedades cotizadas en Bolsa. Se pretende con esta normativa dar una alternativa a los accionistas cuando un gran inversor pasa a controlar un porcentaje amplio de la empresa, lo que le otorga un poder de gestión con el que otros accionistas puedan no estar de acuerdo. Por ello, se le obliga a adquirir públicamente el paquete de acciones que desee controlar, facilitando el acceso a su oferta a cualquier accionista que lo desee.

La normativa vigente establece que ese porcentaje amplio de la sociedad o participación significativa se entiende que da lugar a una OPA cuando iguale o supere el 25 y 50 %, y según cual sea el grado de participación a alcanzar, se obligará a lanzar la operación sobre un 10 % o hasta el 75 % del capital.

Cuando una sociedad que cotiza en Bolsa pretende dejar de hacerlo, se obliga a los accionistas mayoritarios a comprar las acciones de los minoritarios, si éstos desean venderlas. Esta medida compensa la inmediata privación de liquidez y transparencia en la formación de precios que sufren los accionistas de una compañía cuando ésta se excluye de cotización. Son las denominadas OPAS de exclusión.

En el momento en que se tiene conocimiento de la intención de lanzar una OPA, se suspende la negociación de los valores afectados hasta que se presenta en la C.N.M.V. documentación suficiente para describir el alcance y los detalles de la oferta: identificación del oferente, clase y número de los valores a los que afecta, contraprestación, plazo, etc. En función del contenido de esta documentación y según el tipo de OPA de que se trate, la C.N.M.V. autorizara la oferta o exigirá cambios en sus condiciones, siempre con el objetivo de garantizar un trato igualitario a todos los accionistas.

En el año 1996 se presentaron 20 ofertas públicas de adquisición, por un importe total de 263.000 millones de pesetas; en 1997, hasta septiembre, se realizaron 9 OPAs.

OPAs durante 1996

Tema II. Introducción a Bolsa(II)

2.4. Ampliaciones de Capital

Una de las grandes ventajas de las empresas que cotizan en Bolsa es la facilidad que les ofrece el mercado para financiarse. Y una de las vías más interesantes de financiación a través del mercado son las ampliaciones de capital, es decir, la emisión de nuevas acciones, que normalmente se ofrecen a los accionistas que lo son en el momento de la ampliación.

Las ampliaciones de capital pueden ser de varias clases, dependiendo del precio de emisión que se determine:

Ampliaciones a la par: los suscriptores deben desembolsar el valor nominal de las acciones.

Ampliaciones con prima: los suscriptores deben satisfacer el nominal de las acciones más una cantidad variable (prima), que pasa a reservas de la empresa.

Ampliación con cargo a reservas: la empresa concede al suscriptor acciones gratis (liberadas), mediante el traspaso contable de reservas a capital.

Ampliaciones parcialmente liberadas: parte de la ampliación se hace con cargo a reservas y parte con desembolso efectivo por parte del suscriptor.

Como ya se había expuesto en el primer capítulo del curso, uno de los derechos fundamentales del accionista es el derecho de suscripción preferente en las ampliaciones de capital de la empresa. Efectivamente, el accionista puede suscribir un número de acciones proporcional al valor nominal de las acciones que posea. El fundamento de este derecho se encuentra en la necesidad de conceder a los accionistas la posibilidad de mantener el mismo porcentaje de capital que poseían antes de la ampliación. De lo contrario se podría producir una dilución de sus derechos económicos y políticos.

Así, el accionista con derecho preferente tiene la posibilidad de acudir a la ampliación o bien vender dicho derecho en el mercado, puesto que se trata de un valor negociable en bolsa, mientras dure el periodo de ampliación de capital (normalmente entre veinte y treinta días). La valoración económica del derecho de suscripción está en función de su valor teórico o de su valor de mercado, que estará condicionado por el valor de la acción de la que procede.

Por tanto, en toda ampliación de capital deben distinguirse tres momentos.

Antes de la ampliación

Sólo existen las acciones antiguas, que pueden ser compradas y vendidas por los inversores en la Bolsa.

Durante la ampliación

De cada acción antigua se desglosa un derecho preferente de suscripción, cuyo valor minora el de la acción. Es decir, ahora el accionista dispone de acciones sin derecho o cupón y de derechos independientes, pudiendo tomar decisiones tanto respecto a las primeras como a los segundos.

En cuanto a los derechos, puede venderlos o bien esperar al final del periodo de suscripción para comprar acciones nuevas en las condiciones que la empresa haya determinado.

Después de la ampliación

Nos encontramos con dos tipos de acciones, las antiguas y las nuevas procedentes de la ampliación. Conviene señalar algunas diferencias temporales entre ellas:

Las acciones nuevas tardarán un tiempo en cotizar en la Bolsa ( generalmente 3 ó 4 semanas desde la finalización del periodo de suscripción), hasta que se formalicen los trámites necesarios para ello y la CNMV y la Bolsa así lo verifiquen.

Además, puede existir una diferencia de derechos entre ellas, dado que una acción antigua que tiene vida durante todo un año da derecho a participar en los dividendos durante todo el ejercicio; mientras que si la ampliación tiene lugar a mitad de año, por ejemplo, sólo le corresponderá la mitad del dividendo.

Sólo cuando ambas acciones tengan los mismos derechos se procederá a su equiparación en el mercado.

El Valor Teórico del derecho de suscripción preferente

Teniendo en cuenta el mercado de acciones y el de derechos de suscripción, se puede calcular un valor teórico del derecho de suscripción.

Ejemplo 1

Una empresa cuyas acciones son de 500 pts de valor nominal, cotizan en la Bolsa de Madrid a 4000 pts. Realiza una ampliación de capital emitiendo 2 acciones nuevas por cada 5 antiguas, con los mismos derechos políticos y económicos.

La emisión es a la par, es decir, a 500 pts.

Calcular el valor teórico del derecho y el de la acción después de la ampliación.

Solución

Utilizaremos la siguiente terminología:

AC = Ampliación de capital.

C" = Cotización teórica de la acción después de la ampliación.

C' = Cotización de la acción el día anterior al inicio de la ampliación.

D = Valor teórico del derecho de suscripción.

E = Precio de emisión de las nuevas acciones.

M = Número de acciones antiguas exigidas para la ampliación.

N = Número de acciones nuevas a suscribir.

La ecuación de equilibrio patrimonial es:

Valor de las acciones antes de la ampliación de capital = Valor de las acciones después de la ampliación de capital

En nuestro caso:

Por tanto:

Y el valor teórico del derecho será:

D = C' - C'' = 4.000 - 3.000 = 1.000 pts.

Supongamos que antes de la ampliación poseemos 5 acciones.

Si queremos acudir a la ampliación:

No venderemos en el mercado los derechos que nos corresponden.

Finalizado el periodo de suscripción, podremos adquirir 2 acciones nuevas al precio fijado en las condiciones, es decir, 500 pts. por acción.

Si queremos vender los derechos:

Podremos hacerlo en el mercado, durante el periodo de suscripción. El precio del derecho lo determina el mercado. El precio de venta puede o no coincidir con el precio teórico, pues aunque éste es efectivamente la valoración en pesetas de la dilución de las acciones antiguas, el mercado incorpora a la cotización toda la información que afecte a la empresa.

Tema II. Introducción a Bolsa(II)

2.5. Reducciones de Capital

La reducción de la cifra de capital social de una empresa puede producirse por dos motivos fundamentales:

Cuando la situación de la empresa es favorable y la Junta General decide reducir sus recursos propios y reembolsar parte de éstos a sus accionistas, pues considera que los recursos que ha generado son excesivos para su actividad.

En este caso, la sociedad lanza una oferta pública de compra de parte de sus acciones y procede a su amortización y devolución del importe a sus accionistas.

Cuando las pérdidas de la empresa hayan dejado el patrimonio neto de la misma en una cantidad inferior al capital social. La reducción es obligatoria cuando:

Las pérdidas hayan disminuido el patrimonio neto por debajo de las dos terceras partes del capital y haya transcurrido un ejercicio sin recuperarse dicho patrimonio.

Las pérdidas dejen reducido el patrimonio neto a una cantidad inferior a la mitad del capital social.

Sea

V = Nº de acciones en circulación

C = Cotización bursátil o de mercado de las acciones

CV = Valor bursátil o de mercado de la sociedad

Puede ocurrir que la cotización de las acciones descienda a niveles que no se consideran adecuados. En estas condiciones se puede presentar la posibilidad de una reducción de capital a fin de conducir el nivel de las cotizaciones a valores más deseables.

Si representamos por

V' = Nº de títulos que se reducen

C' = Cotización de las acciones después de la reducción

y tenemos en cuenta que el valor de la sociedad ha de permanecer inalterado después de la reducción, tenemos:

CV = C'(V-V')

Se pueden presentar dos casos:

1º Se prefija el número de títulos que se reducen, es decir, V'.

h = proporción entre el número de títulos que se eliminan y los que se encontraban en circulación.

2º Se prefija la cotización esperada de los títulos después de la reducción, es decir, C'.

que es el número de títulos que quedan en circulación después de la reducción de capital.

Ejemplo 2

Una S.A. presenta las siguientes características:

CAPITAL SOCIAL: 300.000 títulos

Nominal = 1.000 pts. por título

En estos momentos la cotización en Bolsa de las acciones es de 650 pts. ¿Cuál sería el número de títulos que se deberían anular, para que la cotización de las acciones quedase a la par?

Solución

300.000 - V' =195.000

V' = 300.000 - 195.000 = 105.000 acciones

--------------------------------------------------------------------------------

Ejercicios propuestos:

Ejercicio 1

Ejercicio 2

Ejercicio 3

Ejercicio 4

-------------------------------------------------------------------------Tema V. Análisis fundamental

--------------------------------------------------------------------------------

Autor: Garbiñe Ortiz

Responsable de Coordinación de AB Red, Grupo AB Asesores.

1. Introducción: Ideas Básicas

La decisión de invertir tan sólo tiene un objetivo: obtener un beneficio que supere, en el caso de las acciones, un coste de oportunidad equivalente al activo sin riesgo más una prima de riesgo. Por tanto todo aquel instrumento que nos ayude en la toma de decisiones, nos es válido.

Partiendo de la premisa anterior, vamos a desarrollar un módulo basado en el Análisis Fundamental, entendiendo a éste como una herramienta más en el complejo mundo de la toma de decisiones de inversión. Como todo análisis hemos de decir que no es infalible, aunque desde nuestro punto de vista, es una herramienta útil y fidedigna en la conclusión de los datos que del mismo se desprenden. La argumentación que el análisis fundamental proporciona ante las conclusiones obtenidas supone un valor añadido en la toma de decisiones.

Conviene comenzar el estudio de nuestro módulo efectuando algunas precisiones conceptuales absolutamente necesarias para un correcto entendimiento de todo el análisis posterior.

Los ciclos bursátiles

Está demostrado que los mercados bursátiles se comportan de forma similar a los ciclos económicos, aunque ello no significa que las oscilaciones sean de igual magnitud o que coincidan en el tiempo.

Una primera característica de los ciclos bursátiles es que cuando se consideran horizontes temporales que comprenden uno o varios ciclos económicos completos, los datos demuestran que el mayor riesgo de la inversión en acciones lleva aparejado una prima de rentabilidad sobre la inversión en activos sin riesgo.

Como segunda característica de los ciclos bursátiles podemos citar que los períodos de auge normalmente son más largos que los periodos de recesión, y que la caída media en estos últimos suele ser inferior al aumento medio de los periodos alcistas correspondientes, lo que explica en definitiva la rentabilidad positiva a largo plazo.

Por último, los ciclos económicos no suelen coincidir en el tiempo con los bursátiles. Normalmente, los mercados financieros reaccionan con cierta anticipación a los cambios que efectivamente se materializan en la economía real, por lo que no es sorprendente que nos encontremos con Bolsas alcistas en períodos de clara recesión económica.

Mercados perfectos e imperfectos

Las imperfecciones del mercado no pueden considerarse como excepciones a una regla general. El mercado perfecto no existe, simplemente, constituye una abstracción útil para analizar parcialmente las relaciones existentes en las variables estudiadas.

Se considera que los mercados de capitales son perfectos cuando ningún operador en ellos es lo suficientemente importante como para influir en la formación de los precios. Todos tienen igual acceso, sin coste, a la información relevante y no hay costes de transacción o impuestos o, al menos, éstos afectan por igual a todas las posibles operaciones.

Comportamiento racional

Definimos la conducta racional como referencia de dos variables: riesgo y valor monetario esperado. Si se supone un riesgo constante, el concepto de conducta racional, lleva a preferir más valor monetario que menos. A la inversa, para un valor monetario dado, se preferirá siempre un menor riesgo.

Certeza e incertidumbre

El problema del riesgo puede evitarse, metodológicamente, suponiendo un mundo de certeza. La eliminación de la incertidumbre en el análisis implica que los actuales o potenciales inversores tienen conocimiento exacto del futuro o que, al menos, todos están de acuerdo en relación con la evolución prevista de todas las variables contempladas: ingresos futuros, cash-flow, dividendos y cotizaciones.

Evidentemente, no puede confundirse la hipótesis de un mercado perfecto con la de un mundo cierto.

Básicamente se han propuesto dos métodos de análisis distintos para abordar el problema de la selección de inversiones. El método más difundido, que se suele conocer con el nombre de "análisis fundamental", sigue criterios basados en la teoría económica para llegar a una estimación del valor de un título que, al compararlo con su precio real de mercado, permite decidir la conveniencia de su compra o de su venta.

Frente a este enfoque aparece el "análisis técnico", también conocido como "análisis gráfico", que se limita a estudiar la actividad del mercado, entendiendo como tal la serie de datos históricos de cotizaciones y volúmenes de contratación.

El análisis fundamental de valores se basa en una teoría económica de valoración expuesta originalmente en 1.938 por John Burr Williams en su libro The Theory of Investment Value, y que ha sido objeto de extenso estudio y aplicación posteriormente. La idea central de esta obra es que el valor de un título viene determinado por el valor actual de los ingresos que aportará a sus accionistas en el futuro. El tipo de descuento a emplear debe incluir no sólo la tasa de interés libre de riesgo, sino también una prima que refleje la incertidumbre o riesgo de estos ingresos futuros.

El análisis fundamental supone que existe un valor intrínseco para cada título que depende esencialmente del potencial de obtención de beneficios de la empresa. Este valor intrínseco se determina a través de un cuidadoso análisis y previsión de la economía, del sector industrial y de la empresa. El resultado de este análisis es una recomendación de compra o de venta del valor analizado, que se basa en que eventualmente la cotización del mercado se aproximará al valor intrínseco así determinado.

El analista fundamental tiende a suponer un mercado racional que se conduce con cierta lógica valorando los títulos en base a su crecimiento, dividendos, riesgo, etc.

El analista piensa que eventualmente el precio de mercado se ajustará al valor intrínseco del título. Contrariamente, el analista gráfico cree en un mercado dominado básicamente por razones psicológicas o emocionales.

El analista fundamental intenta anticipar cuáles serán los resultados económicos de la empresa objeto del análisis dada la supuesta influencia de éstos en la cotización de sus títulos. Para ello lleva a cabo un completo análisis en el que intervienen un gran numero de datos, algunos de ellos de muy difícil cuantificación, pero que, en definitiva, quedan sintetizados en una estimación del valor del título. En abierto contraste con lo anteriormente expuesto, el analista técnico, estudia la actividad del mercado, sin preocuparse de la naturaleza de los títulos que son objeto de negociación.

El analista fundamental parece orientarse hacia la decisión de qué valores comprar o vender y se ajusta a las necesidades de un inversor a medio o largo plazo.

Tema V. Análisis fundamental

2. Tipos de Análisis

El análisis fundamental es uno de los más conocidos métodos de análisis bursátil. Se basa en el estudio de los factores relevantes que sirven para determinar el valor intrínseco de una sociedad, sector o mercado. Dichos factores o variables relevantes reciben la denominación de "fundamentos".

El objetivo final del análisis fundamental es el cálculo de un valor en el que basar las decisiones de inversión. Generalmente dicha decisión depende de la comparación entre el valor intrínseco de la sociedad, sector o mercado de que se trate y su valor bursátil.

El análisis fundamental comprende distintos niveles según el ámbito de influencia de las variables o factores objeto de análisis y engloba los siguientes grandes capítulos:

Análisis macroeconómico

Análisis sectorial

Análisis de empresa

Valor intrínseco

Dentro del análisis fundamental podemos hablar de dos enfoques, técnicas o sistemas de llevar a cabo dicho estudio:

Análisis Top-Down

Análisis Bottom-Up

Análisis Top-Down (de arriba a abajo)

Este análisis recoge a todos aquellos inversores que comienzan su toma de decisiones partiendo de la visión más amplia del mercado, para ir descendiendo en la cadena de análisis, hasta llegar a la visión más concreta de la empresa objeto de estudio. De un contexto global pasan al valor concreto.

Análisis Bottom-Up (de abajo a arriba)

Como enfoque alternativo al anteriormente citado, tenemos el criterio de empezar el análisis por la parte del mayor detalle posible. Este enfoque, no reniega del conocimiento de la situación macroeconómica, aunque da prioridad al análisis de las empresas como objeto de estudio de oportunidades del mercado financiero. Las carteras se fundamentan en su formación en base a decisiones individuales y no de globalidad.

Una vez analizado el detalle, y en función del interés del analista, éste irá ascendiendo en la cadena del análisis, en sentido contrario al enfoque dado por el análisis "Top-Down".

Tema V. Análisis fundamental

2.1 Análisis Macroeconómico

Su importancia es crucial para determinar las líneas básicas de las decisiones de inversión. En particular, los inversores globales que tienen presencia en los distintos mercados internacionales determinan la distribución de sus inversiones de acuerdo con los resultados del análisis macroeconómico de cada país.

Las variables relevantes habitualmente consideradas en el análisis macroeconómico son:

El PIB y su distribución sectorial

La demanda y su composición

Comercio exterior: importaciones y exportaciones

Balanza de pagos, tipo de cambio y reservas de divisas

Déficit publico y su financiación

Agregados monetarios

Costes salariales

Índice de precios al consumo

Tipos de interés

El análisis de estas variables debe realizarse en el marco que representa la política económica que desarrolla el Gobierno, ya que gran parte del comportamiento futuro de las mismas depende de las medidas adoptadas por las autoridades económicas. En este sentido, el cuadro macroeconómico elaborado por el Ministerio de Economía, que contiene los objetivos de la política económica, y el Presupuesto, que contiene las cuentas financieras del Sector Público, son dos de los documentos básicos para dicho análisis.

Entre las variables enumeradas, el tipo de interés constituye quizás la más importante para el análisis fundamental. Su importancia se explica por la propia finalidad del análisis fundamental como instrumento para las decisiones de inversión. Estas decisiones se adoptan, de acuerdo con la teoría financiera, en base a la comparación de proyectos alternativos cuyo coste de oportunidad está directamente relacionado con los tipos de interés. De hecho, los tipos de interés habitualmente utilizados son los correspondientes a la Deuda del Estado (Letras del Tesoro y Bonos del Estado) que constituyen el paradigma del rendimiento de la inversión sin riesgo y, por tanto, la referencia para la comparación de inversiones alternativas.

En resumen, el nivel relativo y la tendencia de los tipos de interés más significativos de la economía son las variables más relevantes del análisis fundamental macroeconómico, que se emplea para determinar la asignación de los fondos a invertir entre las diferentes clases de activos (renta variable, renta fija, inmuebles, etc.) y entre los distintos países.

Tema V. Análisis fundamental

2.2 Análisis Sectorial

El análisis sectorial es un eslabón más dentro del análisis fundamental y tiene por objeto el estudio de los factores relevantes específicos de cada sector.

El análisis sectorial comporta el estudio de los siguientes aspectos:

Regulación y aspectos legales.

Ciclos de vida del sector.

Estructura de la oferta y exposición a la competencia extranjera.

Sensibilidad a la evolución de la economía: sectores cíclicos, acíclicos y contracíclicos.

Exposición a oscilaciones de precios.

Tendencias a corto y medio plazo.

El análisis sectorial utiliza como herramienta más común los informes de consultores independientes, los estudios de organismos oficiales y privados y las publicaciones periódicas que emiten las distintas asociaciones empresariales y los organismos oficiales.

Dicho análisis sectorial sirve de base para determinar la ponderación relativa de cada sector en una cartera o fondo de inversión en renta variable. Habitualmente las ponderaciones elegidas tienen como referencia el peso relativo que dicho sector tiene en el Índice General de la Bolsa, lo que da origen a tres situaciones:

Que el peso relativo del sector en la cartera o fondo de inversión de que se trate sea superior al que tiene dicho sector en el Índice: En este caso se está "sobreponderado" en este sector.

Cuando el peso relativo coincide con el del Indice la situación del sector se describe como de equilibrio o neutral.

Cuando el peso relativo en la cartera o fondo de inversión es inferior al del Indice, el sector está "infraponderado".

Esta comparación es igualmente aplicable cuando se trata de determinar el peso relativo de cada país en una cartera internacional, para lo cual se utiliza el análisis macroeconómico, y también para constituir una cartera con valores específicos, para lo cual es necesario descender hasta el análisis de empresas.

Tema V. Análisis fundamental

2.3 Análisis de Empresa

Éste es el último y más detallado estadio del análisis fundamental. El objetivo final de este análisis es la determinación del valor intrínseco de la empresa.

Una vez determinado el valor de la Compañía se compara con su precio en Bolsa y con el de otras empresas del mismo sector, las cuales deben ser comparables a la firma que es objeto de análisis. Ésto determinará si la compañía está barata y por tanto se recomendará la compra o si está cara y es recomendable la venta de los valores que se tengan en cartera.

El análisis específico de una empresa comporta tanto el estudio de la información financiera como el de la no financiera.

2.3.1 Información financiera

Las fuentes de información financiera más útiles son las siguientes:

Memorias anuales

Permiten obtener una visión general de la empresa así como de su posicionamiento sectorial. Incluyen estados financieros comparativos entre años que facilitan el análisis de la evolución de las principales variables económico-financieras de las compañías.

En ellas se informa de los criterios y métodos de valoración aplicados en la contabilidad de la empresa, de las decisiones importantes adoptadas, etc.

Informes financieros trimestrales

Se remiten obligatoriamente a las Sociedades Rectoras de las Bolsas y posibilitan el seguimiento periódico de las variables relevantes de la empresas.

Informes de auditoría

Se adjuntan a los estados financieros anuales, permiten conocer los criterios de valoración y elaboración de dichos estados financieros y sirven de alerta sobre pasivos ocultos y riesgos significativos.

Estados consolidados

Son imprescindibles para el análisis de grupos de empresas y sociedades holding, reflejando la situación de las empresas con mayor fidelidad que los estados individuales. Son obligatorios desde el ejercicio 1991.

El análisis de la información financiera consiste, en definitiva, en el análisis de los estados financieros de la empresa; balances de situación, cuentas de resultados y estados de origen y aplicación de fondos.

Balances de situación

El análisis del balance de situación hace énfasis en la estructura de financiación de la empresa y en los ratios de actividad.

El balance de situación muestra por un lado los bienes y derechos de los cuales es titular la empresa (activo del balance) y por otro la financiación de ese activo a través de fondos propios o ajenos (pasivo del balance).

La estructura de financiación comprende el nivel de apalancamiento, esto es, la relación entre los recursos propios y los recursos ajenos y la posición de endeudamiento o liquidez netos. El estudio de estos factores y su evolución en los años anteriores permiten determinar la rentabilidad futura de la empresa, el riesgo de quiebra o suspensión de pagos, las necesidades futuras de financiación, etc.

El estudio de los dos ratios anteriores permite analizar la estructura financiera de la empresa, si la relación entre la financiación a través de los fondos propios y de fondos ajenos es la adecuada, etc.

Cuentas de resultados

El análisis de las cuentas de resultados se centra tanto en la estructura de la misma (análisis de márgenes) como en la evolución en los últimos años.

El análisis parte de una disposición en "cascada" de la cuenta de resultados que permite el desglose de los siguientes conceptos a analizar:

Ventas

Coste de ventas

Gastos de personal

Otros gastos de explotación

Amortizaciones

Tasa impositiva

El estudio de los conceptos relevantes de las cuentas de resultados debe permitir realizar un análisis de sensibilidad ante los factores exógenos a la empresa que, en definitiva, condicionan la evolución de sus resultados.

Asimismo, el análisis de la cuenta de resultados permite estimar el umbral de rentabilidad de la empresa, es decir, el nivel de ventas a partir del cual la empresa entra en beneficios.

Desde el punto de vista del inversor bursátil la variable más importante es el beneficio neto de impuestos, ya que es la parte del beneficio sobre las que tiene expectativas, bien de recibir un dividendo, bien de recibir una rentabilidad futura adicional por su reinversión en la actividad típica de la empresa. Por este motivo es necesario el análisis de la tasa impositiva actual y prevista, teniendo en cuenta las distintas deducciones aplicables en la base y en la cuota del impuesto sobre sociedades y los efectos derivados de aplicar criterios contables no aceptados fiscalmente.

Estados de origen y aplicación de fondos

Se elaboran a partir de los balances de situación correspondientes a dos años consecutivos y recogen los movimientos financieros de inversión y financiación registrados en las distintas cuentas de la empresa en un año. Su análisis permite estimar las futuras necesidades de financiación de la empresa, si se conoce su programa de inversiones, y por tanto, determinar la necesidad de realizar apelaciones al mercado de valores mediante ampliaciones de capital o emisiones de bonos convertibles.

También permite juzgar la política de dividendos, la evolución del endeudamiento y en general, el impacto que sobre los resultados futuros puede tener la estructura financiera actual y previsible de la empresa.

Tema V. Análisis fundamental

2.3.2. Información no financiera

El análisis de la información no financiera incorpora además de factores cuantitativos otros de carácter cualitativo. La información no estrictamente financiera más relevante en el análisis de una empresa es:

Análisis de Mercado

El análisis de mercado supone el estudio de la posición relativa de la empresa en el mismo, la evolución previsible de la demanda, la estructura de la oferta y la evolución de las cuotas de mercado, la situación tecnológica, la política de precios, el análisis de la red de distribución, la importancia de las marcas, y la exposición ante la competencia exterior y el Mercado Único y su repercusión en posibles alianzas, concentración de empresas, internacionalización, etc.

El estudio de los factores de mercados es esencial para realizar proyecciones de la cuenta de resultados hacia el futuro.

Política de inversiones

Es crucial para conocer la evolución futura de la empresa y supone el análisis tanto del programa de inversiones del año como del plan a largo plazo.

Las inversiones en proceso productivo suelen repercutir en una mayor eficiencia y reducción del coste de ventas. Asimismo, las inversiones pueden dirigirse hacia adquisiciones de otras empresas del sector o hacia otros sectores, es decir, reflejar un proceso de diversificación. En negocios maduros el crecimiento futuro de los beneficios sólo puede provenir de adquisición de empresas en otros sectores.

Política de financiación

Está muy ligada a la política de inversiones, pero afecta además a dos aspectos esenciales para el inversor bursátil: el recurso al mercado de valores y la política de dividendos.

Las decisiones de financiación mediante recursos propios implica una apelación de fondos al mercado mediante ampliaciones de capital, bonos convertibles, warrants, etc. Esta apelación incrementa el número de acciones en circulación y puede ocasionar una dilución del beneficio correspondiente a cada acción.

La financiación mediante recursos ajenos comporta el pago de unos intereses que minoran el beneficio empresarial así como la devolución de capital tomado en préstamo en el momento de su vencimiento.

La política de dividendos habitualmente es un aspecto más de la política de financiación. Las empresas en crecimiento, y por tanto con elevadas inversiones, tratan de retener el mayor beneficio posible, por lo que el dividendo suele ser pequeño. Aquellas empresas cuyo negocio está maduro, con crecimiento y necesidades de inversión bajas, necesitan retener poco beneficio y el dividendo suele ser elevado.

Otros aspectos

El análisis de la plantilla en aquellos sectores intensivos en mano de obra (servicios, construcción, etc.) y el análisis de la estrategia comercial en sectores ligados al consumo o a los servicios, son otros aspectos claves para poder realizar una valoración adecuada de la empresa.

El análisis de los factores críticos, financieros y no financieros, que explican la evolución de resultados de una empresa permite realizar estimaciones de su comportamiento futuro y determinar en consecuencia su valor intrínseco.

Tema V. Análisis fundamental

3. Criterios de Valoración Bursátil

Los criterios de valoración bursátiles permiten determinar a partir de una serie de parámetros el valor intrínseco de una empresa, sector o mercado.

3.1. Parámetros Bursátiles

Los parámetros bursátiles más relevantes son los siguientes:

Capitalización bursátil

Es el valor en Bolsa de una Sociedad. Se obtiene mediante la formula siguiente:

Capitalización bursátil = nº actual de acciones x precio de la acción (pesetas)

Cuando la valoración se establece en términos de valor por acción, el parámetro relevante es el precio, que representa el valor en Bolsa de una acción de la empresa.

Beneficio

Se refiere al beneficio que se deduce de la cuenta de resultados de la empresa y es el principal parámetro bursátil. El beneficio relevante debe ser:

Consolidado, es decir, una vez realizados los ajustes derivados de las operaciones realizadas entre sociedades o empresas del grupo.

Neto de impuestos e intereses de minoritarios.

Ajustado por resultados extraordinarios.

Determinado según los principios auditados generalmente aceptados.

Cash-flow

El término cash-flow hace referencia a las disponibilidades o tesorería de la empresa.

Es un concepto financiero que se suele utilizar como parámetro bursátil en sustitución del beneficio cuando éste está distorsionado por resultados extraordinarios, políticas contables conservadoras, amortizaciones y provisiones fiscales, etc.

El cash-flow relevante debe ser:

Consolidado.

Neto de impuestos e intereses de minoritarios.

Ajustado por resultados extraordinarios.

Ajustado por gastos capitalizados o diferidos.

En términos generales el cash-flow se obtiene sumando al beneficio neto las amortizaciones realizadas en el ejercicio, existiendo otras acepciones del término.

Beneficio por acción y cash-flow por acción (BPA y CFPA)

Se trata de los anteriores parámetros medidos en términos de cada acción:

El número de acciones que hay que considerar es el medio del año una vez efectuados los ajustes por ampliaciones de capital o por conversión de bonos realizados en el año.

Siempre que se produce cualquier emisión de capital (ampliación con o sin prima de emisión, bonos convertibles, opciones o warrants) es necesario elaborar una serie homogénea de acciones tomando como base el número actual de acciones y ajustando "hacia atrás" el número de acciones anterior.

El ajuste del número de acciones se realiza cada vez que se produce una ampliación de capital y tiene carácter multiplicativo. Para efectuar dicho ajuste se calcula el "factor de ajuste" o "script factor", que se define de la forma siguiente:

(1) Se suele utilizar la cotización en pesetas del día inmediatamente anterior a la ampliación de capital

(2) El valor teórico del derecho. Se refiere a la valoración del derecho que tienen los antiguos accionistas de la sociedad a suscribir nuevas acciones. Este derecho es transmisible, de ahí su valoración. Se calcula según la fórmula:

n = nº de acciones nuevas que emiten

a = nº de acciones antiguas

P = Precio de la acción del día anterior a la emisión

E = Precio al que se emite la acción nueva

Este factor de ajuste se aplica al número de acciones anterior a una ampliación de capital, así como a los precios de las mismas, con el fin de obtener una serie homogénea. Si n y p son el número de acciones y precio de una sociedad antes de la ampliación de capital, los parámetros ajustados serían:

donde n' y p' son los datos ajustados y f el factor de ajuste calculado conforme a la fórmula anterior.

Si en lugar de existir ampliaciones de capital existen bonos convertibles, el proceso sería similar, ya que de acuerdo con la nueva ley de Sociedades Anónimas los actuales accionistas tienen un derecho de suscripción negociable.

Ejemplo 1

Valor teórico contable

Se trata de un parámetro que mide los recursos propios de la empresa. Su definición general es:

Valor teórico contable (VTC) = Capital + Reservas + Beneficio neto - Dividendos repartidos

En ocasiones, el empleo de determinados políticas contables determina un VTC incorrecto, siendo necesario ajustarlo. Los ajustes más comunes son:

Deducción del capital no desembolsado

Deducción de activos ficticios

Adición de provisiones por libertad de amortización netas de impuestos

Adición de provisiones genéricas netas de impuestos.

Valor neto de los activos (NAV)

Su denominación más común es la de valor patrimonial neto (Net Asset Value) y es un concepto más amplio que el VTC ya que incluye las plusvalías ocultas en activos (inmuebles y cartera de valores, generalmente) y excluye los pasivos pendientes por fondos de pensiones e insolvencias no provisionadas. Se trata por tanto de una aproximación al valor liquidativo.

Las plusvalías y pasivos ocultos se pueden considerar netos de impuestos o por su importe bruto, según se utilice la hipótesis de negocio o en liquidación.

Este parámetro proporciona una información mucho más completa que el VTC.

Valor de reposición de los activos

Este valor mide el coste de oportunidad de reproducir la empresa adquiriendo sus activos a precios actuales. Es un parámetro especialmente relevante en la valoración de empresas estratégicas o en posición dominante dentro de un sector.

3.2. Otros Parámetros

Aunque su importancia para la determinación del valor de la empresa es menor que la de los parámetros anteriores, otros datos comúnmente utilizados son:

Dividendos.

Pay-out: proporción del beneficio neto que se reparte vía dividendos.

Distribución del capital (porcentaje no controlado)

Autocartera: proporción del capital que mantiene la propia empresa.

Parámetros de contratación: volumen medio diario, rotación de capital, frecuencia, etc.

Tema V. Análisis fundamental

4. Métodos de Valoración

Habitualmente los criterios de valoración anteriormente comentados se basan en el empleo de ratios bursátiles que establecen una relación entre el valor o precio de la sociedad y el parámetro considerado.

4.1. Ratios Bursátiles

Los ratios bursátiles son los instrumentos que se utilizan para la valoración de empresas cotizadas.

Habitualmente los ratios bursátiles consisten en relaciones entre el valor de la empresa, sector o mercado y un parámetro bursátil: beneficio, cash-flow, VTC, NAV, etc.

Los ratios bursátiles más utilizados son los siguientes:

Price Earning Ratio (PER)

Mide la relación entre el valor de mercado de una empresa y el beneficio total de la misma. También puede definirse en términos por acción como la relación entre el valor del mercado de una acción y el beneficio por acción.

El valor de mercado de una empresa en Bolsa es precisamente su capitalización bursátil. El precio de las acciones que sirve de base para el cálculo de la capitalización depende de distintos factores; tasa de crecimiento de los beneficios pasados y de la esperada para el futuro, estabilidad de los beneficios, política de dividendos, etc.

ó

¿Cuál es el significado del PER?

Un PER de 10 veces aplicado a una empresa significa que al precio o cotización actual y dados unos beneficios realizados, la empresa recuperará su valor a través de beneficios en diez años. Para el inversor, éste sería el tiempo que tardará en recuperar su inversión si se repartieran todos sus beneficios como dividendos.

Una vez conocido el PER histórico de una empresa se puede calcular aproximadamente el valor intrínseco de la misma de acuerdo con los beneficios futuros y esperados.

Valor intrínseco = PER x Beneficio esperado

Si la capitalización bursátil fuera superior en un momento dado al valor intrínseco obtenido, la empresa estaría sobrevalorada y cabría pensar que la capitalización, y por tanto el precio de las acciones, debería reducirse hasta igualarse al valor intrínseco.

El PER es el criterio más utilizado en la valoración de empresas cotizadas.

Ejemplo 2

Price cash-flow ratio (PCFR)

Es un concepto análogo al de PER, pero referido al cash-flow. Se utiliza cuando el cash-flow es más representativo de la evolución y tendencia de resultados que el beneficio. (Por ejemplo cuando el beneficio lleva incorporados resultados extraordinarios)

PCFR = cotización / CF por acción

Precio/Valor teórico contable (P/VTC)

Mide la relación entre la capitalización bursátil y el valor teórico contable. Permite, por tanto, conocer el fondo de comercio ("goodwill") que el mercado ofrece por la empresa o sector.

Cuando el valor de mercado es mayor que el valor contable, significa que la contabilidad no recoge lo que el mercado está descontado por las expectativas; es decir, la compañía crea valor para los accionistas por tomar decisiones estratégicas acertadas. Cuanto mayor es esta diferencia, mejor es la opinión sobre la gestión y las expectativas existentes sobre esta empresa.

Precio/Valor neto de los activos (P/NAV)

Tiene el mismo significado que el ratio anterior pero tiene en cuenta las plusvalías ocultas en activos. Es el criterio de valoración más relevante en sectores cuya finalidad es la gestión y venta de activos: holdings, inmobiliarias, compañías de seguros, etc.

Los ratios bursátiles descritos anteriormente son criterios de valoración útiles por cuanto una vez conocido el parámetro de referencia (beneficio, cash-flow, VTC, NAV) permiten la comparación entre distintas empresas de un sector, orientando la toma de decisiones de inversión.

No obstante, la utilidad del análisis fundamental se justifica en la medida en que permite dar una mejor visión del futuro de la empresa y anticipar los movimientos bursátiles. Para ello se calculan los ratios bursátiles no sobre datos históricos sino sobre valores futuros estimados.

Tema V. Análisis fundamental

4.2. Otros Métodos de Valoración

Además de los criterios anteriores, existen otros métodos de valoración que se pueden aplicar tanto a empresas cotizadas como no cotizadas. Los más importantes son :

El PER teórico

Es un método de valoración que se fundamenta en la teoría financiera. Parte del concepto de que el valor intrínseco de una empresa o acción es igual a la suma de los valores actuales de los beneficios o dividendos futuros.

donde: P = valor de la acción o precio

Di = Dividendo en el año i

k = costes de oportunidad de invertir en renta variable

i = 1...n

Ejemplo 3

Si suponemos que los dividendos crecen a una tasa constante "g" a partir de un valor D, la fórmula anterior se transforma en:

ó bien

donde:

E = Beneficio en el año

D/E = Pay-out

Por tanto:

Esta formulación permite calcular el PER teórico y compararlo con el PER actual de cada empresa, a efectos de justificar una decisión de inversión.

El problema de estas formulaciones reside en la determinación de las variables que las integran, en particular "g", lo que en definitiva siempre implica una estimación de los resultados futuros.

Ejemplo 4

Valor actual neto (VAN)

Su fundamento es el mismo que el utilizado en el PER teórico y supone determinar el valor de una sociedad como la suma de los valores actuales de los flujos de caja futuros más un valor residual.

Este tipo de valoraciones es tanto más útil cuanto más predecibles sean las ventas y los resultados, como ocurre en el sector de autopistas y el de estacionamientos, por ejemplo.

Ejemplo 5

Tasa interna de retorno (TIR)

Es una derivación del VAN y se define como la tasa de rentabilidad k que hace que el VAN sea cero.

Esta tasa de rentabilidad "k" se debe comparar con la ofrecida por activos financieros alternativos.

Ejemplo 6

Rentabilidad por dividendo

Este criterio de valoración tiene la misma justificación teórica que el PER y se aplica habitualmente en la valoración de aquellos sectores en los que el pay-out es cercano al 100%. El ejemplo más claro es el del sector eléctrico y en general el de la mayoría de los servicios públicos: agua, teléfono, gas, etc.

La formulación teórica parte de la fórmula del PER teórico:

Si obtenemos "k", que es la rentabilidad de inversiones alternativas tendremos:

cuyo significado es el siguiente: la rentabilidad medida a través de los dividendos depende de la rentabilidad por dividendos presente (D/P) más la tasa esperada de crecimiento de los mismos (g). Esta rentabilidad debe compararse a la hora de tomar una decisiones de inversión con la rentabilidad de otras opciones alternativas.

Todos estos parámetros aisladamente no tienen ningún sentido. Hay que compararlos siempre con empresas parecidas del mismo sector junto con los ratios del propio sector para poder evaluar su calidad.

Tema V. Análisis fundamental

5. Conclusión

Como conclusión a todo lo anteriormente expuesto, queremos volver a resaltar que ningún método de análisis es infalible, sino que la situación óptima se obtendrá por el estudio compartido de diversos métodos de análisis. La conjunción del análisis fundamental y el análisis técnico, es un binomio muy utilizado por todos los departamentos de análisis del mundo. Aisladamente ambos métodos pueden ser válidos, aunque la información total que proyectan ambas confiere una mayor fiabilidad al resultado final.

En cualquier caso creemos que el análisis fundamental es un método de valoración de empresas que basa todo su estudio en datos objetivos, aunque en la introducción de determinadas variables sí puede existir un cierto matiz de subjetividad. La desviación de los resultados obtenidos respecto de la valoración de mercado de las compañías analizadas, podemos cuantificarla siempre con un mayor grado de certeza que el que confieren otros métodos de análisis.

-------------------------------------------------------------------

Tema VI. Análisis Técnico

--------------------------------------------------------------------------------

Autor: Alberto Sampedro

Analista Financiero

Consulta programa de gráficos: Páginas web Mcbase

1. Filosofía del Análisis Técnico

Desde que existe el mercado de valores, han aparecido dos escuelas bien diferenciadas, que tratan de resolver el principal problema que tiene el inversor. Esto es:

Qué COMPRAR ó VENDER y cuándo hacerlo.

El Análisis Técnico es el estudio de la acción del mercado mediante el manejo de gráficos que reflejen los precios de una acción, su volumen, etc..., con el fin de determinar las futuras tendencias de los precios . Está basado en los siguientes puntos:

a) La acción del mercado descuenta todo.

El analista técnico piensa que todo lo que puede influir en el precio de una acción del mercado, está reflejado en dicho precio. Se podrán predecir futuras tendencias, estudiando el gráfico que contiene dichos precios.

El analista fundamental piensa que la acción del mercado es el reflejo de movimientos en la Oferta y en la Demanda: si la demanda excede a la oferta los precios suben y si la oferta excede a la demanda bajan.

Los analistas técnicos invierten este razonamiento y piensan que si los precios suben ( por el motivo que sea ) es que la demanda excede a la oferta ,por lo que estamos en una situación alcista , y si ocurre lo contrario, es decir, que la oferta excede a la demanda, estaríamos en una situación bajista.

b) Los precios se mueven por tendencias.

El concepto de tendencia es, sin lugar a dudas, el más importante en el análisis técnico ,puesto que el fin de todo estudio técnico es el de identificar en qué tendencia se mueven los precios para intentar tomar posiciones en el comienzo de dicha tendencia.

c) La historia se repite

Los analistas técnicos piensan que, si determinadas figuras chartistas y determinados indicadores y osciladores han funcionado bien en el pasado, ¿ por qué no lo van a hacer en el futuro ?.

Los críticos al análisis técnico, estiman que como éste se ha extendido mucho en los últimos años, y son muchos los operadores que disponen de herramientas gráficas, podría ocurrir que muchas órdenes de compra o de venta fuesen consecuencia de las diferentes figuras alcistas o bajistas.

Otra crítica que se suele hacer con frecuencia es la de que las figuras chartistas son muy subjetivas, es decir, que donde un analista ve una determinada figura otro puede no verla.

Es evidente que estas críticas son contradictorias puesto que, en la primera se indica que el análisis técnico es objetivo y en la segunda que es subjetivo.

También suele ser criticado por el hecho de considerar que la historia se repite, pero hay que tener en cuenta que no existe método de predicción (metereológica, estadística, clínica, etc...) que no esté basado en hechos pasados.

Hasta hace relativamente poco tiempo, el término análisis técnico y análisis chartista querían decir exactamente lo mismo, pero actualmente, debido a la incorporación de diversos modelos matemáticos y estadísticos, existen importantes diferencias.

El analista chartista tiene como principal herramienta de trabajo el gráfico que refleja los precios de una determinada acción. Estudiando las distintas figuras chartistas que se van formando en el gráfico, intenta predecir la futura tendencia.

El analista técnico utiliza como herramienta de trabajo diversos indicadores y osciladores. Observando las diferentes señales que éstos van produciendo y las diferentes figuras que van formando, opera en el mercado en consecuencia.

El analista técnico, en ocasiones, utiliza las diferentes figuras chartistas, aplicadas no solo al gráfico de precios, sino también, y principalmente, al gráfico de los osciladores.

Tema VI. Análisis Técnico

2. Teoría Dow

2.1. Introducción a la teoría DOW

Todo el análisis técnico, ya sea éste propiamente dicho, o el análisis chartista, está basado en las teorías de un hombre, CHARLES DOW, que allá por el año de 1884, creó un índice formado por 11 acciones (9 de ellas compañías de ferrocarril).Tres años mas tarde, en 1887, este índice se desglosó en dos: uno industrial, formado por 12 acciones, y otro ferroviario, de 20 acciones.

Los principios básicos de la teoría DOW son los siguientes:

1.-Los índices descuentan todo

DOW supone que todo lo que pueda afectar a los índices está reflejado en ellos.

2.-El mercado tiene tres tendencias

Dow definió la tendencia Alcista como aquella en la que los máximos y mínimos sucesivos son cada vez más altos, y la tendencia Bajista, cuando ocurre justamente lo contrario.

Las tendencias se dividen en PRIMARIAS o PRINCIPALES, SECUNDARIAS, y MENORES o TERCIARIAS.

En las tendencias Primarias se distinguen tres fases, que son:

a.- Fase de acumulación

Es, sin lugar a dudas, la más difícil de localizar.

Suele darse justo cuando las malas noticias económicas han sido descontadas por el mercado.

b.- Fase fundamental

Es donde funcionan, casi a la perfección, todos los métodos seguidores de la tendencia: medias móviles, convergencia y divergencia, etc...

c.- Fase especulativa

Esta es la fase en la que todo el mundo habla de la bonanza de la situación económica y, curiosamente, donde un buen inversor tiene que empezar a ponerse en liquidez, es decir, salirse del mercado.

3.-Los índices deben confirmarse entre sí

Dow consideraba que la tendencia del mercado era alcista siempre que sus dos índices lo fuesen, y si los índices divergen, se asume que la tendencia de la cual se viene es la que permanece en vigor.

4.-El volumen tiene que confirmar la tendencia

Si la tendencia primaria es Alcista, entonces el volumen debe de confirmarlo, es decir, a medida que aumenten los precios, el volumen de contratación debe de ir aumentando. Si los precios disminuyen, el volumen también ha de hacerlo.

Si la tendencia primaria es Bajista, entonces tiene que ocurrir que a medida que los precios bajan, el volumen de contratación sube y si los precios suben el volumen tiene que bajar.

5.- Y más importante .Nunca se debe operar contra la tendencia.

Tema VI. Análisis Técnico

2.2. Críticas a la Teoría Dow

Teniendo en cuenta que la principal misión de la Teoría Dow, es la de identificar tendencias, y que es indudable que ha funcionado bien desde su creación, lógicamente han surgido algunas dudas sobre su eficacia. La primera de ellas es la de que cuando detecta un cambio de tendencia, ya se ha perdido entre un 20% y 30% del movimiento. Cierto, pero recordemos que la misión de esta teoría es la de identificar tendencias no la de localizar el momento de cambio de tendencia. La otra crítica que se le hacía, era la de que no se pueden comprar o vender índices, cosa que con la incorporación del Mercado de Futuros queda zanjado.

2.3. Principales líneas del gráfico

Como ya hemos dicho, existen tres tipos de tendencia: Alcista, Bajista, y Horizontal.

Estamos en tendencia Alcista, cuando los mínimos sucesivos van siendo cada vez mayores; pues bien, si unimos estos mínimos cada vez mayores, la recta creada se llama línea Directriz Alcista.

Estamos en tendencia Bajista, cuando los máximos sucesivos son cada vez menores. Si unimos estos máximos, la recta resultante se llama línea Directriz Bajista.

En las líneas Directrices hay que observar principalmente tres aspectos: número de contactos, duración, y pendiente.

Cuanto mayor sea el número de contactos de una línea directriz, y cuanto más tiempo ha permanecido como tal, más importancia tiene, y por tanto la ruptura de la línea directriz, traerá consigo consecuencias más importantes. Hay que desconfiar de las líneas directrices que superen los 45º de inclinación.

A la línea paralela a la línea directriz Alcista, que pasa por los máximos (aproximadamente) del gráfico, se le llama Línea de Retorno, y a la zona comprendida entre está y la línea directriz (ya sea alcista o bajista) se le llama Canal.

Se llama línea de Soporte, a la zona del gráfico donde la presión de compra supera a la presión de venta. Se llama línea de Resistencia, a la zona del gráfico donde la presión de venta supera a la presión de compra. Cuanto mayor sea la extensión (en precios), y la duración (en tiempo), mayor serán las consecuencias de una ruptura de la línea de soporte o resistencia. Los conceptos de soporte y resistencia, pueden intercambiarse, puesto que la ruptura de una línea de soporte convierte a ésta en una línea de resistencia y la ruptura de una línea de resistencia convierte a ésta en línea de soporte.

Tema VI. Análisis Técnico

3. Figuras Chartistas

La principal herramienta que utiliza el analista gráfico, son las llamadas formaciones chartistas. Éstas son diferentes figuras que el analista intenta detectar sobre el gráfico, con el fin de predecir futuras tendencias y precios.

Las formaciones chartistas se dividen en dos grandes bloques, que son: Figuras de cambio y figuras de consolidación. Las figuras de cambio son las que indican que se va a producir un importante cambio en la tendencia, ya sea de alcista a bajista o viceversa.

Para todas las figuras hay que tener presente que, cuanto mayor sea su amplitud de precios y su duración, más importantes pueden ser sus consecuencias.

Tema VI. Análisis Técnico

HOMBRO-CABEZA-HOMBRO

Es una de las principales figuras de cambio de tendencia alcista a bajista. Se tienen que dar los siguientes requisitos para cada uno de los sectores definidos en la figura:

Sector A: Puesto que venimos de una situación alcista, el volumen tiene que ir aumentando a medida que aumentan los precios.

Sector B: El volumen disminuye.

Sector C: Al aumentar los precios, el volumen aumenta, pero a un nivel inferior al alcanzado en el hombro izquierdo. Este es el primer síntoma de que algo anormal está pasando con la tendencia alcista.

Sector D: El volumen disminuye.

Sector E: El volumen en el hombro derecho es aún menor que el de la cabeza y hombro izquierdo.

Sector F: Una vez rota la línea del cuello (con un margen de seguridad del 3%), se produce un importante aumento de volumen, pasando a tendencia bajista.

La cotización objetivo será como mínimo la altura de la cabeza, medida desde el punto de ruptura de la línea de cuello.

Tema VI. Análisis Técnico

HOMBRO-CABEZA-HOMBRO INVERTIDO

Es una figura de cambio de tendencia bajista a tendencia alcista, en la que se tienen que dar los siguientes requisitos.

Sector A: Puesto que venimos de una situación bajista, el volumen de contratación tiene que ir aumentando a medida que van cayendo los precios.

Sector B: El volumen disminuye.

Sector C: Al volver a caer los precios, el volumen aumenta, pero a un nivel inferior al alcanzado en el hombro izquierdo, creando la primera sospecha de que la situación bajista puede cambiar.

Sector D: El volumen disminuye.

Sector E: El volumen crece desde la formación del hombro derecho, aumentando espectacularmente en la rotura de la línea de cuello.

Al igual que en el HOMBRO-CABEZA-HOMBRO, la cotización objetivo será la altura de la cabeza, tomada desde el punto de ruptura de la línea de cuello.

Tema VI. Análisis Técnico

DOBLE TOP

Es una figura de cambio de tendencia alcista a tendencia bajista. Tiene que cumplir los siguientes requisitos:

Sector A: El volumen aumenta al aumentar la cotización, puesto que estamos en una situación alcista.

Sector B: El volumen disminuye.

Sector C: El volumen aumenta, pero menos que en A.

Sector D: Volumen irregular, y en el momento de ruptura de la línea de valle, se observa un fuerte aumento del volumen.

Los dos máximos de la figura, deberán alcanzar aproximadamente la misma cotización, permitiéndose una diferencia del 3%. La distancia que separa ambos máximos o top deberá de ser como mínimo de tres semanas, y la profundidad del valle debe de ser de al menos un 15% de caída de cotización. Como consecuencia de esta figura se producirá una caída en la cotización, de al menos la distancia entre el máximo y la línea del valle.

Tema VI. Análisis Técnico

DOBLE BOTTOM

Es una figura de cambio de tendencia bajista a tendencia alcista que tiene que cumplir los siguientes requisitos:

Sector A: El volumen aumenta a medida que caen los precios, por estar en tendencia bajista.

Sector B: El volumen disminuye.

Sector C: Al volver a caer los precios para formar el segundo mínimo, el volumen sigue disminuyendo, dando el primer síntoma de que algo anómalo esta pasando en la tendencia bajista.

Sector D: Cuando las cotizaciones cortan la línea del valle se produce un aumento importante del volumen.

Al igual que en el doble top, se permite una diferencia del 3% entre las alturas de los mínimos. La profundidad del valle ha de ser como mínimo de un 15% de la cotización, y, en cuanto a la cotización objetivo, se espera una subida de las cotizaciones de al menos la distancia entre el mínimo y la línea del valle.

Tema VI. Análisis Técnico

SOPERA

Es una figura de cambio de tendencia bajista a tendencia alcista, donde este cambio se produce de una manera poco violenta.El volumen de contratación forma una figura reflejo de la figura de los precios.

En la figura se tiene que observar que la tendencia bajista va perdiendo peso y, llega un momento en el que los precios tienden hacia la horizontabilidad, volviendo después a aumentar: primero de una manera sosegada y luego de un modo más violento. Es una figura de larga duración ( por lo menos tres meses ) y en general, según haya sido la importancia de la caída de precios, así será la de la subida de los mismos.Es una figura de las llamadas de ACUMULACIÓN.

Tema VI. Análisis Técnico

SOPERA INVERTIDA

Figura de cambio de tendencia alcista a bajista.

El volumen es más irregular que en la sopera, aumentando de forma considerable cuando ya las cotizaciones están cayendo de una forma espectacular ( casi en caída libre ). Es una figura de las llamadas de DISTRIBUCIÓN.

Tema VI. Análisis Técnico

BASE

Figura de cambio de tendencia bajista a tendencia alcista.Se puede considerar que esta figura es una situación límite de la sopera.

Las cotizaciones son muy bajas y los niveles de contratación llegan a ser ridículos. Es una figura de muy larga duración.

Tema VI. Análisis Técnico

FIGURA ABIERTA

Es una figura de cambio de tendencia Alcista a Bajista que, en un número muy importante de casos, produce descensos de consecuencias espectaculares.

Es una figura en la que los máximos son cada vez mayores y los mínimos cada vez menores. Se necesitan como mínimo cuatro puntos de contacto (dos máximos y dos mínimos). En cuanto al volumen de contratación, éste es irregular durante la formación de la figura. La señal de venta se produce en el momento de corte de la línea inferior.

Tema VI. Análisis Técnico

DIAMANTE

Es una figura de cambio de tendencia Alcista a tendencia Bajista. Sin duda es la figura Chartista más difícil de localizar y sus consecuencias suelen ser bajadas de precios espectaculares, casi en Caída Libre, produciendo situaciones de auténtico CRACK.

Durante la formación de la figura, el volumen de contratación presenta formas muy irregulares. La señal de venta se produce en el momento de corte de la línea inferior.

Tema VI. Análisis Técnico

VUELTA EN UN SOLO DÍA

Son figuras de cambio de tendencia Alcista a tendencia Bajista o viceversa, cuyas consecuencias tienen lugar a muy corto plazo (dos o tres días). Por lo general, estas figuras se suelen dar en los techos o suelos del gráfico. Se producen cuando:

El máximo del día está muy por encima del máximo del día anterior, pero sin embargo, el cierre del día está por debajo del cierre del día anterior, produciéndose además un importante aumento del volumen de contratación. La situación es claramente Bajista a muy corto plazo.

El mínimo del día está muy por debajo del mínimo del día anterior, pero sin embargo, el cierre del día está por encima del cierre del día anterior, produciéndose además un importante aumento en el volumen de contratación. La situación es claramente Alcista a muy corto plazo

Tema VI. Análisis Técnico

TRIÁNGULO SIMÉTRICO

Es una figura de cambio o de consolidación, en la que los máximos van siendo cada vez más bajos y los mínimos cada vez más altos.

Si venimos de una situación Alcista, y el corte se produce en la línea Directriz Bajista, entonces la figura es de consolidación Alcista. Si el corte se produce en la línea Directriz Alcista, entonces la figura es de Cambio de Tendencia Alcista a Bajista.

Para que un Triángulo sea considerado como tal, se tienen que dar los siguientes requisitos:

a.- A medida que los precios van formando el triángulo, el volumen de contratación tiene que ir disminuyendo.

b.- El volumen aumenta considerablemente si los precios cortan el triángulo por la línea Directriz Bajista, y menos si lo cortan por la línea Directriz Alcista.

c.- Para la formación del Triángulo se necesitan como mínimo cuatro puntos de contacto ( dos máximos y dos mínimos).

d.- El corte se tiene que producir antes de los 2/3 de la longitud del Triángulo. Siendo la Longitud, la distancia que hay desde el vértice hasta la proyección sobre la bisectriz del primer punto de contacto.

e.- Si el corte es Alcista, la cotización objetivo se calcula del siguiente modo: Se traza desde el primer máximo una línea paralela a la línea Directriz Alcista, y es de esperar que los precios lleguen como mínimo hasta esta línea. Si el corte es bajista, se traza desde el primer mínimo una paralela a la línea Directriz Bajista.

Tema VI. Análisis Técnico

TRIÁNGULO RECTO ASCENDENTE

Es una figura que casi siempre es de Consolidación de la tendencia Alcista, aunque en algunas ocasiones puede ser de Cambio.

Para la formación de la figura se tienen que dar los siguientes requisitos:

a.- El volumen disminuye durante la formación del Triángulo.

b.- El volumen aumenta en el momento de corte.

c.- Para la formación del Triángulo se necesitan al menos cuatro puntos de contacto: dos máximos ( del mismo nivel ) y dos mínimos ( el segundo mayor que el primero).

d.- El corte se tiene que producir antes de las 2/3 partes de la longitud del Triángulo.

e..- La cotización objetivo se consigue trazando desde el primer máximo una paralela a la línea Directriz Alcista.

Tema VI. Análisis Técnico

TRIÁNGULO RECTO DESCENDENTE

Figura que normalmente es de consolidación de la tendencia Bajista, aunque en ocasiones puede ser de cambio de tendencia Bajista a Alcista.

Al igual que en el Triángulo Recto Ascendente, tiene que verificarse que, durante la formación de la figura el volumen de contratación tiene que disminuir hasta el momento de la ruptura del Triángulo.

Para la formación de la figura, se necesitan como mínimo cuatro puntos de contacto: dos máximos (el segundo menor que el primero) y dos mínimos del mismo nivel.

La señal de venta se produce en el momento de corte del Triángulo, siempre que este se produzca antes de los 2/3 de la longitud del Triángulo. La cotización objetivo, se consigue trazando desde el primer mínimo de contacto una paralela a la línea directriz bajista del Triángulo esperando que los precios bajen como mínimo hasta esta paralela.

Tema VI. Análisis Técnico

RECTÁNGULO

Figura de cambio o de consolidación de la tendencia en la que los volúmenes de contratación van disminuyendo mientras se está formando la figura y aumentan en el momento de corte.

El rectángulo se forma, cuando el gráfico de precios oscila entre dos líneas, una superior llamada línea de oferta y,otra inferior llamada línea de demanda.

Para su formación, se necesitan como mínimo cuatro puntos de contacto : dos máximos (del mismo nivel) y dos mínimos ( del mismo nivel ). La cotización objetivo se calcula tomando la distancia entre las dos líneas, y se espera que los precios suban o bajen al menos esta distancia.

Tema VI. Análisis Técnico

BANDERAS

Son figuras claramente de consolidación de la tendencia. En situación Alcista, se producen como consecuencia de una toma de beneficios tras una acelerada subida de precios produciendo una caída de precios por un espacio de tiempo no superior a tres semanas, para después volver a retomar la tendencia Alcista con el mismo ímpetu que la dejó.

El volumen tiene que ir acompañando a la figura, es decir, mientras los precios suben, el volumen sube y mientras los precios bajan, el volumen baja hasta el momento de ruptura de la Bandera en que vuelve a incrementarse el volumen. En cuanto a la cotización objetivo, se espera que los precios suban al menos el mástil de la bandera ,siendo éste la altura del primer máximo de contacto de la Bandera.

Si la tendencia dominante fuese bajista, la Bandera resultante se formaría de un modo similar, solo que con inclinación Alcista.

Tema VI. Análisis Técnico

ESTANDARTES

Son figuras exactamente iguales a las Banderas, con la diferencia de que tienen forma de cuña en vez de rectangular, por tanto todo lo dicho para las Banderas es valido para los estandartes.

Tema VI. Análisis Técnico

4. Indicadores

Como decíamos en el capítulo I de esta serie dedicada al estudio del análisis Técnico, hasta hace poco tiempo los términos análisis Chartista y análisis Técnico querían decir prácticamente lo mismo.

Por todo lo expuesto hasta ahora, es lógico pensar que interpretar un gráfico, utilizando como herramienta principal las figuras Chartistas es, a menudo complicado y, pueden surgir opiniones contradictorias sobre la existencia de una determinada figura o sobre el cumplimiento de todos los requisitos para que pueda darse esa figura.

Como consecuencia de todo esto, surge el análisis Técnico, formado por herramientas tales como los Osciladores y los Indicadores, cuya observación nos proporcionará una información, fundamental para resolver el principal problema del inversor: Qué COMPRAR ó VENDER y cuándo hacerlo.

Cada una de estas herramientas se utilizarán en un momento determinado del gráfico. Así, utilizaremos los indicadores como métodos seguidores de la tendencia, cuando ésta esté bien definida (alcista o bajista). Pero sabemos que en mas de 1/3 del ciclo de un valor, la tendencia dominante es la tendencia Lateral, es decir, los precios se mueven en una determinada banda lateral. En estos casos, los métodos seguidores de la tendencia ( indicadores ) no funcionan bien, produciendo numerosas señales falsas de entrada y salida del mercado.

Para solucionar esto, surgen los Osciladores como herramienta principal durante las tendencias laterales.

En los osciladores, no solo tendremos que fijarnos en su valor numérico para tomar una decisión, sino que también, y curiosamente, hacer Chartismo sobre ellos y comparar la figura que van formando con el gráfico de precios para observar posibles divergencias.

Tema VI. Análisis Técnico

4.1. Medias Móviles

Posiblemente es el Indicador más extendido entre los analistas Técnicos puesto que, estando en tendencia definida, proporciona señales claras de compra y venta.

Las medias móviles, como método seguidor de la tendencia, nunca nos informarán de un próximo cambio de tendencia, sino que, siguiendo el mercado, nos informará de la tendencia en la que nos encontramos. Pero siempre después de que ésta ya se haya manifestado.

Las medias móviles pueden ser: MEDIA MÓVIL SIMPLE, MEDIA MÓVIL PONDERADA y MEDIA MÓVIL EXPONENCIAL. Veamos a continuación su definición, desarrollo matemático e interpretación para cada una de ellas.

4.1.1. Media móvil simple

Es la más sencilla de todas las medias, pero no por ello la que peor resultados muestra.

Se trata simplemente de la media aritmética de los últimos N precios seleccionados (máximos,mínimos o cierres), siendo su desarrollo matemático:

Las principales críticas que se le hacen son dos:

1.- Proporciona el mismo peso al primer día de estudio que al último.

2.- Solo tiene en cuenta el período elegido (N), el resto lo ignora.

Para solucionar la 1ª crítica, surge la media móvil Ponderada y, para solucionar la 2ª crítica, la media móvil Exponencial.

Tema VI. Análisis Técnico

4.1.2. Media móvil ponderada

Su desarrollo matemático es:

En el que claramente se observa que se da mas peso a los precios más próximos que a los más lejanos.

Tema VI. Análisis Técnico

4.1.3. Media móvil exponencial

Su desarrollo matemático es:

donde la media móvil exponencial del primer día, es el cierre de dicho día.

Como se puede observar en la fórmula, la media exponencial soluciona las dos críticas a la media móvil simple, puesto que da más importancia a los últimos precios y, a la vez, tiene en cuenta todo el histórico de precios. El hecho de que sea la media de desarrollo matemático más complicado, no significa que sea la que mejores señales produzca.Eso dependerá del valor elegido para estudiar y, del período de tiempo seleccionado, puesto que cada valor del mercado tiene su media y su período más óptimo. Existen en el mercado varios programas informáticos, como el COMPUTRAC y el METASTOCK entre otros, que, mediante métodos más o menos complicados, optimizan los valores del mercado y muestran cuales son las medias (u otros indicadores y osciladores) y los períodos, que a lo largo de la historia del valor han funcionado mejor.

Tema VI. Análisis Técnico

4.1.4. Interpretación

Las medias móviles (ya sean simples, ponderadas, o exponenciales) se dibujan a la vez que el gráfico de precios, y su interpretación es la siguiente:

1.- Si la media móvil cruza al gráfico de precios de abajo a arriba es señal de VENTA.

2.- Si la media móvil cruza al gráfico de precios de arriba a abajo es señal de COMPRA.

Una buena media móvil es la que actúa como soporte y resistencia del gráfico. Cuanto mayor sea el número de contactos entre la media y el gráfico, mejor será la media móvil elegida.

Tema VI. Análisis Técnico

4.2. MACD (convergencia-divergencia)

Éste método seguidor de la tendencia fue ideado por Gerald Appel. Está formado por dos líneas, una llamada MACD, y otra SIGNAL, que giran alrededor de la línea del cero.

La línea MACD es la resta de dos medias exponenciales, una de período 26 (normalmente) y, otra de período 12. La línea SIGNAL es la media exponencial de la línea MACD de período 9.

Es decir:

MACD = EMA26 - EMA12

SIGNAL = EMA(MACD)9

4.2.1. Interpretación

Se produce señal de COMPRA cuando la línea SIGNAL corta a la línea MACD de arriba a abajo. Se produce señal de VENTA cuando la línea SIGNAL cruza a la línea MACD de abajo a arriba

Siempre es importante observar si se producen divergencias entre la línea MACD y el gráfico, así como cortes de líneas directrices, etc.

Tema VI. Análisis Técnico

5. Osciladores

5.1. Momentum

Es el oscilador más básico del análisis técnico, aunque no por ello el menos efectivo. Mide la variación existente entre el precio de hoy y el precio de hace P períodos.

Por ejemplo, para calcular el Momentum de orden 10, tendremos que restar al precio de hoy el precio de hace 10 días y,haciendo esto para cada uno de los precios de la serie, se consigue la llamada línea de MOMENTUM.

Su fórmula es : MP = C - CP , donde C es el último cierre y, CP es el cierre de hace P días.

Interpretación:

Si los precios van subiendo y, al observar la línea de MOMENTUM, vemos que está por encima de la línea cero y va creciendo, entonces significa que la tendencia alcista está consolidándose.

Si los precios suben y, la línea de MOMENTUM está por encima del cero pero empieza a caer, esto significa que la tendencia alcista está desacelerándose, produciéndose una señal de alerta, que indicará que va a producirse un cambio de tendencia.

Es importante vigilar las divergencias, roturas de líneas, soportes,etc...

Hay que recordar que NUNCA se puede operar contra tendencia, es decir, compraremos siguiendo el método del Momentum cuando la tendencia esté al alza y, venderemos cuando la tendencia esté a la baja.

Tema VI. Análisis Técnico

5.2. Índice de Fuerza Relativa de J.WELLES WILDER

Al Momentum, aún dentro de su gran efectividad, se le pueden hacer algunas críticas. Éstas son: 1º) Una caída o subida importante en uno de los P días de acción del Momentum, provoca una variación muy importante en la línea de Momentum, aunque los precios se mantengan en una línea más o menos uniforme en los últimos días.2º) La línea de Momentum no muestra unos niveles máximos y mínimos, en los cuales se pueda considerar que el valor esté sobrecomprado o sobrevendido.

Para solucionar estas dos críticas J. WELLES WILDER desarrolló en el año 1978 el llamado ÍNDICE DE FUERZA RELATIVA RSI.

Posiblemente el RSI es el oscilador más difundido en el mundo del Análisis Técnico, aunque en ocasiones no siempre bien utilizado. Su desarrollo matemático es el siguiente:

Siendo:

Donde (efectivamente) según esta fórmula, el RSI toma valores entre 0 y 100 puesto que : Si en los últimos P días los precios siempre han subido, entonces RS tenderá a infinito, ya que la media de los puntos que han bajado en esos P días será 0. Luego 100/(1 + RS) tenderá a 0 y por tanto el RSI tiende a 100.Mientras que, si en los últimos P días los precios siempre han bajado, entonces RS = 0 y por tanto 100/(1 + RS) será 100, por lo que el RSI tiende a cero.

Un valor se considera sobrecomprado cuando el RSI es superior a 70 y sobrevendido cuando el RSI es inferior a 30.

Cuando el RSI está por encima de 70 y un nuevo máximo del RSI no puede superar al anterior, se produce el fenómeno llamado oscilación de fallo,produciéndose una señal bajista.Del mismo modo, cuando el RSI es inferior a 30 y un nuevo mínimo del RSI no puede superar al mínimo anterior se produce una oscilación de fallo dándose una señal alcista.

Por todo lo expuesto hasta ahora, se podría deducir que el RSI solo es útil cuando el valor se encuentre sobrecomprado o sobrevendido.Nada mas lejos de la realidad, puesto que la principal misión del analista es la de vigilar las posibles violaciones de las líneas (directrices, soportes, etc) del RSI así como las distintas figuras Chartistas que se formen sobre la línea del RSI.

Otro dato importante a vigilar son las posibles divergencias existentes entre la línea del RSI y el gráfico de precios correspondiente.

Se produce una divergencia bajista cuando los máximos sucesivos del gráfico del RSI son cada vez menores y sin embargo los máximos correspondientes del gráfico de precios son cada vez mayores teniendo como consecuencia una importante señal bajista.

La divergencia alcista se produce cuando los mínimos sucesivos del RSI son cada vez mayores y, sin embargo, los mínimos correspondientes del gráfico de precios son cada vez menores, teniendo como consecuencia una importante señal alcista.

Las divergencias no indican el momento exacto en que se va a producir el cambio de tendencia, pero sí que éste se va a producir.

A la hora de tomar la decisión de cuando comprar o vender suele ser muy útil el calcular la media móvil del propio RSI para producir un alisamiento de éste. Comprando, cuando la media del RSI cruce al propio RSI pasando a estar por debajo de éste, y vendiendo, cuando la media del RSI cruce al RSI para situarse por encima de éste.

Es importante destacar que hacer Chartismo sobre la línea del RSI es, a menudo, mucho más gratificante que hacerlo sobre el propio gráfico de precios, puesto que, entre otras cosas, en el RSI no tenemos que esperar la conformidad del volumen.

El período mas utilizado en el RSI es 14, aunque eso no significa que sea el mejor. El método para saber cual es el período mas óptimo será utilizando los llamados Test de Rentabilidad disponibles en determinados programas informáticos de análisis técnico ( Computrac,...).

Tema VI. Análisis Técnico

5.3. Índice de Fuerza Relativa de Cutler

Mientras que el RSI de Welles, utiliza en su desarrollo matemático medias exponenciales, el índice de Cutler utiliza medias aritméticas simples. Por lo demás, todo lo expuesto para el índice de Welles es válido para el RSI de Cutler. El problema surge a la hora de determinar cual es el que mejores resultados da. La única solución posible es utilizar los anteriormente citados métodos de rentabilidades (Profitability-Computrac,..).

En líneas generales, suele ser más eficaz el índice de Fuerza Relativa de Welles Wilder.

Tema VI. Análisis Técnico

5.4. Estocástico %K %D

Oscilador desarrollado por George Lane. Se fundamenta en el hecho de que estando en tendencia alcista, los precios de cierre tienden a estar próximos al máximo del día y, estando en tendencia bajista, los precios de cierre tienden a estar próximos al mínimo del día.

Lo que intenta determinar este oscilador, es la posición del cierre del día con relación a la gama de precios de un período de tiempo determinado P (por lo general p = 5).

Esta formado por dos líneas, una llamada %K y otra %D que suaviza a la anterior dando las señales de compra o venta.

El desarrollo matemático es :

Siendo C el cierre del día, Lp el menor de los mínimos de los últimos P días y, Hp el mayor de los máximos de los P días elegidos.

Observando el desarrollo matemático de la línea %K se ve claramente que el oscilador Estocástico varia entre el 0 y el 100,puesto que, si el cierre del día es a la vez el menor de los mínimos de los últimos P días, entonces C - Lp = 0 por lo que %K = 0 y si el cierre del día es a la vez el mayor de los máximos del período P entonces C - Lp = Hp - Lp por lo que %K = 100.

Un valor de %K por encima de 80 situaría el cierre del día muy próximo al máximo de la gama de precios del período elegido, y, un valor de %K por debajo de 20 situaría el cierre del día próximo al mínimo de la gama de precios del período.

La línea %D alisa a la línea %K, teniendo por desarrollo matemático:

donde A es la suma de los 3 últimos C - Lp ,y B es la suma de los tres últimos Hp - Lp .

Las principales señales de compra y venta que produce este oscilador se dan en las divergencias entre la línea %D y su gráfico de precios correspondiente. Es decir, si la línea %D está por encima de 70 y se produce una oscilación de fallo ( un nuevo máximo del Estocástico no puede superar al anterior ) y, sin embargo, los máximos sucesivos del gráfico de precios son cada vez mayores, entonces se produce una divergencia bajista, siendo ésta una importantísima señal de que la tendencia alcista está próxima a cambiar. Análogamente, si los mínimos sucesivos de la línea %D son cada vez mayores, mientras que los mínimos del gráfico de precios son cada vez menores, se produce una divergencia alcista, indicando que la tendencia bajista está próxima a su fin.

Tema VI. Análisis Técnico

5.4.1. Estocástico lento

Generalmente las líneas %K y %D del estocástico desarrollado por George Lane, suelen ser bastante violentas. Para solucionarlo, numerosos analistas prefieren utilizar una versión llamada Estocástico Lento donde : la línea K del estocástico lento (SK) es la línea %D del estocástico rápido,y la línea D del estocástico lento (SD) es la media móvil simple de los tres últimos días de la línea SK.

Su interpretación es la misma que la expresada para el estocástico rápido.

------------------------------------------------------------------

Tema VII. Análisis del riesgo

--------------------------------------------------------------------------------

Autor: Santiago Fernández Balbuena

Consejero Delegado de FONDITEL, Entidad Gestora de Fondos de Pensiones

1. Introducción y Conceptos Básicos

Rendimientos: Nombres y acepciones

El objetivo fundamental de la inversión es maximizar el rendimiento minimizando el riesgo. Obtener algo cuesta algo, obtener el máximo rendimiento implica asumir riesgo. En los mercados financieros, obtener rendimiento significa ganar dinero. Esto se consigue invirtiendo en algún activo financiero que produce rendimientos explícitos (como los bonos y obligaciones) o implícitos (como las acciones). Los nombres que reciben los rendimientos son variados, en función del activo que lo produzca. Así, hablamos de intereses de los depósitos bancarios, cupones de los bonos y obligaciones, dividendos de las acciones y apreciación o depreciación en cualquiera de ellos. También, fuera del mundo financiero, hablamos de rendimientos de activos, como los alquileres, que son los rendimientos de los activos inmobiliarios, las rentas, que son los rendimientos de la tierra o los salarios, que son los rendimientos del capital humano.

Los rendimientos que se obtienen de los distintos activos son variables. En un periodo concreto, por ejemplo un año, los rendimientos de los bonos y de las acciones son distintos. Unos años las acciones producen más rendimiento que los bonos y otros años ocurre lo contrario. La mayoría de las veces, estas diferencias son imprevisibles, pues dependen de una multitud de factores. Conocer cuáles son esos factores ayuda a formarse una idea de la tendencia probable de los rendimientos, pero no se puede estar seguro, de la misma manera que conocer los factores que influyen en el clima no nos permite predecir con exactitud el tiempo que hará dentro de unos meses.

El análisis del riesgo se centra en identificar cuáles son los factores que hacen que los rendimientos sean variables, medir cómo de variables son y estudiar la relación entre rendimiento y variabilidad. Si un activo rinde, con igual probabilidad el 0% o el 10% y otro rinde el -25% o el 35%, ambos tienen una rentabilidad media igual (el 5%), pero claramente el segundo activo es más variable. A esta variabilidad es a lo que se le llama riesgo en términos financieros. Un activo será más arriesgado que otro si sus rendimientos son más variables. En general, parece razonable suponer que un inversor racional preferirá invertir en el activo menos arriesgado que en el más arriesgado, si ambos le ofrecen el mismo rendimiento medio. Otra forma de decir lo mismo es decir que un inversor racional sólo aceptará invertir en un activo más arriesgado si el rendimiento medio que le ofrece es más alto que el que ofrece un activo menos arriesgado.

Riesgo

El diccionario de la Real Academia dice que riesgo es la contingencia o proximidad de un daño. En términos financieros, se precisa esta definición para decir que riesgo es la probabilidad de sufrir un daño o pérdida. Claramente la probabilidad de sufrir una pérdida es más alta en los activos más arriesgados. Lo deseable (el rendimiento) debe ponerse en relación con lo indeseable (el riesgo).

Los inversores llevan cientos de años intentando predecir los movimientos de los precios de los activos financieros, con escaso o limitado éxito. En las acciones que cotizan en las Bolsas, dos escuelas de análisis que ofrecen sus alternativas son las del análisis fundamental y el análisis técnico. Ambas escuelas persiguen el mismo objetivo, identificar aquellos valores que pueden subir o bajar de precio, pero utilizan instrumentos y técnicas muy distintos.

Análisis fundamental

Para los analistas fundamentales, como las acciones son principalmente participaciones en las empresas que las emiten, el comportamiento de las acciones vendrá determinado por la marcha de la propia empresa. Las empresas que ganen dinero verán cómo sus acciones suben de precio y aquellas que ganen menos o que lo pierdan verán cómo sus acciones bajan de precio. A veces las empresas no ganan mucho dinero, pero poseen activos que valen mucho más que lo que el mercado implícitamente dice. En ese caso, también las acciones pueden subir de precio para ajustarse al valor. Es esta diferencia entre valor y precio lo que caracteriza al análisis fundamental. El analista estudia el valor de la empresa y espera que si está acertado, más tarde o más temprano el mercado reconocerá el verdadero valor de la empresa y hará que las acciones suban o bajen de precio para que valor y precio se ajusten. Esta escuela tiene reputación académica, sus métodos se enseñan en las universidades de todo el mundo y existen decenas de asociaciones profesionales que los agrupan. Su origen es el libro Security Analysis de Benjamin Graham de los años treinta que fue el fundador oficioso de la profesión.

Análisis técnico

Los analistas técnicos comparten con los fundamentales el objetivo de la búsqueda de los factores que permitan anticipar una subida o bajada de los precios de las acciones u otros activos financieros. A diferencia de los analistas fundamentales, sin embargo, piensan que la distinción entre valor y precio es una contorsión intelectual innecesaria y laboriosa, pues lo que hace ganar o perder dinero en las inversiones es que el precio de la acción suba o baje. Estimar el valor de una empresa y esperar que el mercado lo reconozca puede llevar demasiado tiempo, incluso si el analista lleva razón, lo que no siempre ocurre. A cambio, los analistas técnicos proponen seguir directamente el precio de la acción e intentar anticipar sus movimientos mediante el estudio de ciertas pautas que se repiten o que indican movimientos al alza o a la baja de los precios. Los técnicos piensan que la historia de los precios pasados permite formarse una idea de lo que los precios harán en el futuro y se aplican a estudiar esas huellas del pasado, esperando que el animal que las imprimió se siga comportando como lo ha hecho hasta ese momento.

El eslabón perdido

Lo que los analistas fundamentales y los técnicos comparten, además del objetivo, es su concentración en un solo activo a la vez. Si se estudian varias empresas o varias acciones se encontrará que unas ofrecen más potencial alcista que otras. ¿Cómo se decide cuántas acciones tener y cuánto invertir en cada una?. Ni el análisis fundamental ni el técnico ofrecen por sí mismos una respuesta y, sin embargo, de una forma intuitiva, es fácil aceptar que invertir todo el dinero en un solo valor es más arriesgado que repartirlo entre varios valores, especialmente si el potencial que presentan es similar. Si algo va mal, porque la estimación del valor está incompleta o es incorrecta o si la tendencia que presenta el precio de la acción se interrumpe y estamos totalmente invertidos en ese valor, nuestro riesgo es quedarnos sin dinero para invertir. La conservación del capital es el primer objetivo de la inversión. El crecimiento del capital es sólo el segundo objetivo. ¿Cómo conectar los análisis de rentabilidades esperadas valor por valor con la regla de prudencia que sugiere combinar varios activos y procurar obtener un rendimiento aceptable en conjunto?. Este eslabón perdido en el análisis es el que viene a construir el análisis de riesgo, cuyo nombre de guerra es Teoría de Carteras (del inglés Portfolio Theory).

Teoría de Carteras

Las preguntas que se formula la teoría de carteras son fundamentalmente las siguientes:

¿Qué rendimientos medios ofrecen los distintos activos?

¿Cómo varían los rendimientos de los distintos activos?

¿Qué relación existe entre los rendimientos y sus variaciones?

¿Cómo se puede determinar el rendimiento medio de una cartera?

¿Cómo se determina la variabilidad de los rendimientos medios de una cartera?

En los próximos apartados intentaremos ir dando respuestas a estas preguntas.

Tema VII. Análisis del riesgo

2. Los Rendimientos Históricos

2.1. Los distintos activos financieros

Los rendimientos son variables y esa variabilidad es lo que llamamos riesgo. Los activos financieros pueden agruparse genéricamente en tres bloques: la liquidez, los bonos y las acciones. Los activos incluídos en cada uno de estos tres grandes grupos de activos presentan características similares dentro de su grupo y destacadas diferencias con los activos de los otros dos grupos.

La liquidez es el nombre genérico de los activos a corto plazo emitidos por deudores solventes, como los Estados, y con rendimientos explícitos. El ejemplo clásico de un activo encuadrado en este grupo son las Letras del Tesoro. En otros países la denominación es lógicamente diferente, como las Treasury Bills o T-bills americanas o los Billets du Trésor franceses, pero todos ellos comparten la característica de estar emitidos por el Estado, y por ello no hay riesgo de impago o insolvencia. Además, por su volumen emitido y por su liquidez constituyen la referencia básica de los mercados monetarios (mercados de emisión, en los que se ponen en circulación los distintos activos). Se emiten a plazo corto, normalmente doce meses y su rendimiento es normalmente el más bajo de todos los activos financieros, porque son el activo que ofrece más seguridad no sólo por la solvencia del emisor, sino por el plazo corto al que se emiten. Otros activos que se pueden incluir en esta categoría son los depósitos bancarios de distinto tipo, los Fondos de Inversión en Activos del Mercado Monetario o FIAMMs, también llamados en España Fondos de Dinero o los Pagarés de Empresa.

Los bonos son títulos de renta fija que representan una parte de una deuda. Como toda deuda, tienen una vida determinada con exactitud, es decir vencen o expiran un día determinado, pagan un cupón o cantidad conocida o determinable de antemano y están respaldados por las garantías del deudor. Son activos emitidos por instituciones que necesitan tomar dinero prestado para atender a sus necesidades financieras y que en lugar de acudir a un banco a por un préstamo trocean la deuda y la ofrecen en el mercado directamente. Su vencimiento es a medio o largo plazo, y lo más frecuente es que se emitan a 3 o más años, siendo las referencias básicas los bonos públicos a largo plazo, como las Obligaciones del Estado en España, que se emiten a 10 ó 15 años. Nótese que lo único que es fijo en los bonos es la renta, es decir, la cantidad de pesetas que paga periódicamente, por ejemplo una vez al año. Otra cosa relacionada pero distinta es la rentabilidad, que es la relación entre el cupón (fijo) y el precio del bono (variable). Los activos de renta fija tienen siempre rentabilidad variable. Otros nombres con que se conocen estos activos son los de obligaciones.

Las acciones son títulos de renta variable, lo que significa que el rendimiento que se puede esperar de ellos no es fijo. Como su precio tampoco es fijo, las acciones tienen rentabilidad variable. Adicionalmente, las acciones no vencen, es decir, no tienen una vida fijada, sino que, en principio, pueden estar vivas indefinidamente. Las acciones representan una parte del capital de una empresa, por lo que participan en la parte proporcional de los resultados de la empresa en la forma de dividendos. El nombre inglés de la renta variable es equity, que significa capital, y refleja más la visión anglosajona de que las acciones son una participación en las empresas que la concepción continental de que las acciones son productoras de rendimientos variables. Además, el precio de las acciones varía en los mercados de valores en función de los resultados y las expectativas de la empresa y de las condiciones del entorno económico en general.

Tema VII. Análisis del riesgo

2.2. La evolución histórica de los rendimientos: Rendimientos medios

Cada uno de estos tres grupos ha presentado rentabilidades históricas diferentes. Claro que en un año determinado un activo puede haber producido más rentabilidad que otro, pero la cuestión es qué es lo que ha ocurrido con estos grandes grupos de activos en períodos largos. Si una inversión durase, digamos, veinte años, ¿qué rendimiento sería razonable obtener de la misma en el promedio del período?. A priori sólo podemos decir que parece razonable que los activos más arriesgados hayan proporcionado más rentabilidad que los menos arriesgados. Los rendimientos de los distintos activos no son sencillos de obtener en períodos largos, porque sólo en unos cuantos países se ha medido la rentabilidad de los distintos grupos de activos en períodos largos. Para ilustrar estos puntos presentaremos tres ejemplos:

Rendimientos de distintos activos en los Estados Unidos 1929-94

(Ibbotson y Sinquefield)

Rendimientos de distintos activos en el Reino Unido 1946-96

(BZW Equity&Gilts Study)

Rendimientos de distintos activos en España 1980-96

(Servicio de Estudios de la Bolsa de Madrid)

2.2.1. Estados Unidos 1929-94

El estudio de Ibbotson y Sinquefield es un clásico de los trabajos sobre rendimientos de distintos activos. Se lleva realizando muchos años y abarca un período muy largo, que incluye expansiones espectaculares (como los años sesenta), profundas depresiones (años treinta) períodos fuertemente inflacionistas (años setenta) y desinflaciones violentas (años treinta). Es pues un estudio que abarca no sólo muchos años sino muchas circunstancias distintas.

La primera columna muestra los rendimientos geométricos medios del período para varias clases de activos y la inflación media en todo el período. Las dos columnas siguientes informan sobre los valores máximos y mínimos del rendimiento de cada activo, junto con los años en que se produjeron. La cuarta columna da cuenta de la desviación típica de la distribución de rendimientos. Esta medida estadística mide el grado de dispersión o variabilidad de los rendimientos de cada año alrededor de su media. La desviación típica es la medida de riesgo que se utiliza en la Teoría de Carteras. Así, un activo que haya presentado una desviación típica mayor que otro se dice que es más arriesgado.

Vale la pena detenerse un momento en lo que estos números significan. Como se observa, la inflación media de este período en los Estados Unidos ha sido del 3.1% anual. Esto no quiere naturalmente decir que todos los años la inflación haya sido el 3.1%, sino que promediando todas las inflaciones registradas sale ese número. Un año como 1946, justo después de la II Guerra Mundial y tras el fin del período de control de precios por la Guerra, la inflación se dispara al 18.2%, al explotar las tensiones contenidas mientras que duró el conflicto. En 1932, sin embargo, y como consecuencia de la depresión mundial, los precios cayeron nada menos que un 10.3%. Este rango histórico (-10.3,18.2) contiene todos los valores registrados por la inflación americana en estos 68 años. Pero no todos los valores de ese rango han sido igualmente probables. La mayor parte de los años la inflación americana ha estado cerca de la media del 3.1%. Si la distribución de la inflación americana alrededor de su media se pareciera (como es efectivamente el caso) a una distribución que los estadísticos llaman distribución normal, no sólo podríamos utilizarla para formarnos una imagen gráfica de cómo ha ido, sino que podríamos decir cosas muy precisas, sólo con conocer la media y la desviación típica de la distribución, es decir, el rendimiento medio y el riesgo.

En una distribución normal, aproximadamente dos de cada tres observaciones se encuentran entre la media más una desviación típica y la media menos una desviación típica. En el caso de la inflación americana ésto querría decir que dos de cada tres años aproximadamente la inflación se encontraría entre (3.1-4.6) y (3.1+4.6), es decir en el rango (-1.5, 7.7). Si la distribución es aproximadamente normal, podemos decir también que un 96% aproximadamente de las observaciones estarán entre la media más dos desviaciones típicas y la media menos dos desviaciones típicas. Finalmente, un 99.7% de las veces, que es casi siempre, la observación se encontrará entre la media más tres y la media menos tres desviaciones típicas.

Obsérvese que todos los valores son posibles pero unos son más probables que otros. Es más probable que la inflación americana sea de un 5% que sea de un 15%. Es precisamente esta diferente probabilidad la que nos permite hacer inferencias estadísticas, es decir afirmaciones basadas en la teoría de la probabilidad. Aunque no sepamos la inflación del año que viene podemos decir que es más probable que se encuentre entre 0 y 5 que se encuentre entre 10 y 15.

Lo que hemos comentado para la inflación es idénticamente válido para los rendimientos de los distintos activos. Si observamos la Tabla, vemos que el activo menos rentable ha sido la T-bill o Letra del Tesoro americano, que ha dado de media un 3.7% anual. Algunos años ha dado cero y el año récord de 1981 dio un 14.7%. Si tomamos su grado de riesgo (desviación típica de la distribución de rendimientos) y vemos que es de 3.3, podemos afirmar suponiendo que la distribución es normal que dos de cada tres años el rendimiento de la T-bill estará en el intervalo (0.4,7.0)

Si ahora estudiamos la relación entre los rendimientos de unos y otros activos, constataremos que los activos menos arriesgados son los menos rentables y que a medida que ascendemos de abajo arriba hacia los activos más arriesgados (las acciones) la rentabilidad media también se va elevando. Estos resultados coinciden con la intuición y la lógica, pues para obtener rendimientos más elevados a largo plazo ha sido necesario asumir dosis mayores de riesgo. Con las Letras o T-bills se gana poco, pero no hay prácticamente ningún año en que se haya perdido dinero. Con los bonos se ha ganado más en promedio, pero algunos años se ha perdido dinero (sí, los activos de renta fija también dan a veces pérdidas). Las acciones son el grupo de activos más rentable, pero sólo a costa de pagar el precio de fuertes oscilaciones de un año para otro y de estar dispuesto a perder dinero uno de cada tres años en promedio.

Dos observaciones son pertinentes aquí. En primer lugar, todas estas rentabilidades están expresadas en dólares, por lo que cualquier comparación que hagamos entre rentabilidades obtenidas por un activo o grupo de activos en unos y otros países debe ser ajustada de los cambios en el valor de las monedas. Segundo, la rentabilidad importante para un inversor a largo plazo es la rentabilidad real, es decir, después de descontar el efecto de la inflación. En efecto, obtener un 10% de rentabilidad anual con una inflación del 10% no sirve para aumentar el capital sino sólo para mantener su poder adquisitivo. En este sentido, los rendimientos nominales (antes de descontar la inflación) de los países con inflaciones más reducidas tenderán a ser más bajos que los rendimientos nominales de los países con inflaciones más elevadas, lo que no significa en absoluto que los activos de los países de menos inflación sean menos rentables.

RENDIMIENTOS DE LOS DISTINTOS ACTIVOS EN ESTADOS UNIDOS 1926-94

ACTIVOS

MEDIA

MÁXIMO

AÑO

MÍNIMO

AÑO

RIESGO (DESVIACIÓN TÍPICA)

RENTA VARIABLE

10.2

54.0

1933

-43.3

1931

20.3

RENTA FIJA

5.4

43.8

1982

-8.1

1969

8.4

LETRAS DEL TESORO

3.7

14.7

1981

0.0

1940

3.3

INFLACIÓN

3.1

18.2

1946

-10.3

1932

4.6

Fuente: Ibbotson & Sinquefield 1994

Tema VII. Análisis del riesgo

2.2.2. Reino Unido 1946-96

Dentro de los países europeos, los estudios producidos por Barclays, de Zoete Wedd genéricamente denominados Equities&Gilts Study sobre los activos financieros en el Reino Unido vienen publicándose desde 1956. Los principales resultados, en un formato similar al que utilizan Ibbotson&Sinquefield se presentan en la Tabla siguiente.

RENDIMIENTOS DE LOS DISTINTOS ACTIVOS EN EL REINO UNIDO 1946-96

ACTIVO

MEDIA ARITMÉTICA

RIESGO

RENTA VARIABLE 16.32

28.22

RENTA FIJA 7.03

14.3

LETRAS DEL TESORO 7.13

4.33

INFLACIÓN 6.27

5.05

DÓLAR/LIBRA -2.20

-

Fuente: BZW Equities&Gilts Study. 1997

A primera vista, los rendimientos en Gran Bretaña han sido más altos que en los Estados Unidos, pero obsérvese que estos rendimientos se dan en libras esterlinas, y que la libra esterlina ha subido frente al dólar en el periodo de estudio un 2.2% anual desde 1946. Lo que esto significa es que si en 1997 la libra vale aproximadamente 1.6 dólares, en 1946 valía 4.75 dólares. Visto al revés, si un dólar vale en 1997 unos 63 peniques decimales en 1946 valía unos 21 peniques decimales. Recordemos que en el Reino Unido se cambió al sistema monetario decimal en los años setenta, y que hasta entonces la libra se dividía en 12 chelines y cada chelín en 12 peniques. Desde la reforma monetaria, una libra tiene 100 peniques. Eso es el sistema decimal.

La segunda observación que hay que hacer es que también en el Reino Unido se cumple la relación entre más rendimiento y más riesgo. Las Letras han proporcionado un rendimiento medio del 7.13%, los bonos un poco menos y las acciones 16.32%. También en el Reino Unido para obtener más rentabilidad hay que asumir más riesgo. Lo que no es cierto en este caso es que siempre que se ha asumido más riesgo (bonos contra Letras) se ha obtenido más rentabilidad. Los rendimientos reales (después de la inflación) son algo más elevados que en el caso americano, pero hay que tener en cuenta que la inflación británica ha sido más alta en promedio (6.27 frente a 3.1) y también ha sido más volátil, arriesgada o impredecible (5.05 frente a 4.6).

El caso de los bonos ingleses sirve para ilustrar dos puntos. Primero, cuando la inflación se acelera, como en la Gran Bretaña de los años 50 y primeros 60, es perfectamente posible perder dinero con los bonos, pues la aceleración de la inflación hace que caigan de precio para ajustar sus rentabilidades a las nuevas condiciones. En una situación de aumento de tipos de interés, los bonos que se emiten nuevos, por lo que el precio de los "bonos viejos" desciende. De ahí que ante un aumento de tipos de interés baje el precio del bono y viceversa. Segundo, en una situación como ésa, no es extraño que los inversores a largo plazo, como los fondos de pensiones, decidieran cargar las tintas sobre la inversión en acciones, no por su especial agudeza financiera o visión de futuro sobre la rentabilidad de las acciones sino fundamentalmente porque la alternativa de los bonos les hacía perder dinero un año tras otro. El voraz apetito de los británicos por las acciones, además de estar motivado por un sector de inversores institucionales que se desarrolló mucho y pronto, tiene que ver con la repugnancia por un activo que les sumía en pérdidas muy frecuentemente.

Tema VII. Análisis del riesgo

2.2.3. España 1980-96

En España hasta hace muy poco no se disponía de una serie comparable a las que hemos presentado para los Estados Unidos y el Reino Unido. Una razón fundamental para ello es que los activos monetarios y de renta fija tienen en España una historia muy corta. Naturalmente, no se puede estimar la rentabilidad de un activo que no existía. Por esta razón, ir más atrás de 1980 en las rentabilidades de las Letras y los Bonos españoles simplemente no es posible.

Para los rendimientos bursátiles, el Servicio de Estudios de la Bolsa de Madrid lleva varios años publicando el Indice Total Largo que recoge la evolución de un índice de los principales valores nacionales suponiendo que los dividendos percibidos se reinvierten en el propio índice, y que abarca el periodo 1941-96. En la Tabla adjunta se presenta el comportamiento de este índice desde 1980 junto con los rendimientos estimados de una cartera de renta fija compuesta por los títulos de deuda pública con vencimiento a cuatro o más años hasta 1991 y con vencimiento a diez años desde 1991 hasta ahora.

RENDIMIENTOS ANUALES DE LOS ACTIVOS FINANCIEROS EN ESPAÑA 1980-96

ACTIVO

MEDIA

RIESGO

ACCIONES 21.59

25.217

BONO A LARGO PLAZO 15.28

7.525

DEPÓSITO A CORTO 13.24

2.589

INFLACIÓN 7.61

-

Fuente: Servicio de Estudios de la Bolsa de Madrid. 1997

Los rendimientos de los activos financieros españoles han sido muy altos, pero muy volátiles. Los niveles de riesgo que han debido asumir los inversores han sido elevados, aunque se han visto compensados por rentabilidades muy altas, incluso en activos con bajo riesgo. Así, los depósitos bancarios han rendido 5.6 puntos porcentuales por encima de la inflación, sin un riesgo especialmente alto.

A la hora de hacer comparaciones hay que recordar tres puntos, algunos ya mencionados:

Distinguir rentabilidades nominales y reales

Distinguir rentabilidades en una moneda y en otra

Recoger el posible efecto de los impuestos

Distinguir entre los distintos tipos de índices: precios puros, ajustados por dividendos, de rendimiento total.

Vale la pena comentar este último punto. Los índices, especialmente los índices bursátiles, no se presentan en un formato único. Los tres grandes tipos de índices son:

Indices de precios

Indices de precios ajustados por dividendos

Indices de Rendimiento Total

Un índice de precios puro (como el Ibex 35) recoge la evolución de los precios de un conjunto de acciones. Como el precio de una acción se ajusta después del pago de un dividendo, el índice de precios puro cae cuando se pagan dividendos. Imaginemos que un índice toma el valor 100 en un día determinado. El índice se compone de un solo valor, que al día siguiente paga un dividendo de 10. La acción, y por tanto el índice recoge normalmente con una bajada de 10 puntos el pago del dividendo. Por tanto, si no hubiera más movimientos, el valor de índice el día que se ha pagado el dividendo sería de 90.

Un índice de precios ajustado por dividendos (como el Indice General de la Bolsa de Madrid) supone que para el inversor es indiferente que su acción valga tres pesetas más o que le paguen un dividendo de tres pesetas bajando el precio en la misma cantidad. Sin embargo, el índice que representa esta acción o conjunto de acciones no recoge el salto. En otras palabras, en el ejemplo anterior un índice ajustado por dividendos permanecería inalterado después del pago del dividendo en el valor 100, a pesar de que el precio de la acción que lo forma ha bajado efectivamente de 100 a 90. Obsérvese que los nuevos cambios de valor del índice vendrán recogidos por el nuevo precio de la acción de 90, no por el valor del índice de 100. Lo que esto implica es que si la acción subiera de precio 10 pesetas (de 90 a 100), el índice no subiría 10 puntos, sino 11.1, porque se aplicaría al índice el porcentaje de variación del precio de la acción que lo compone, y el salto de 10 sobre 90 implica una apreciación del 11.11%.

Un índice de rendimiento total (como el índice Total Largo de la Bolsa de Madrid o el Dow Jones Industrial Average de Nueva York) supone simplemente que se reinvierte el dividendo en los valores que componen el índice en el mismo momento que se percibe, por lo que las sucesivas apreciaciones (o depreciaciones) del título se calcularán sobre el nuevo número de acciones que se poseen. Así, en el ejemplo anterior, si el índice y la acción valen 100 antes del dividendo y el dividendo es 10, el día siguiente al pago del dividendo el índice vale 100 más 10/90, ó 0.11, porque se supone que el dividendo de 10 se ha reinvertido en comprar acciones al nuevo precio de 90.

Las diferencias entre unos y otros tipos de índice a largo plazo son muy importantes. En el periodo 1942-96 en España, por ejemplo, el rendimiento aritmético medio del Indice Total de la Bolsa de Madrid ha sido del 14.67%, mientras que el rendimiento anual aritmético medio del Indice General de la Bolsa de Madrid (que no supone reinversión de los dividendos) sólo ha sido del 10.01%. La inflación media en ese periodo fue del 8.9%. La diferencia del 4.66% es el valor medio de los dividendos pagados en cada periodo.

En los mercados de renta fija y deuda pública la publicación de índices está menos desarrollada, pero también existen básicamente dos tipos: índices de intereses e índices de rendimiento total, que incluyen también la variación de los precios de los bonos. Una cartera de renta fija, al contrario de lo que ocurre con las de renta variable, está invertida en bonos que tienen un vencimiento. Para construir un índice de precios de bonos, hay que suponer una duración o al menos un vencimiento constante de la cartera, porque como los bonos van envejeciendo y llega un día en que vencen, el precio al que se amortizan es conocido y en consecuencia las variaciones de precios se compensarían a lo largo de la vida del bono. Por eso, en los índices de renta fija, lo usual es contemplar una cartera de vencimiento constante. Lo que esto significa es que cada día (o mes, o año, o el periodo que se haya elegido) se venden los bonos antiguos y se adquieren los bonos nuevos al vencimiento deseado. De esa manera siempre se mantiene un vencimiento constante.

Tema VII. Análisis del riesgo

3. Rendimiento y Riesgo

3.1. Riesgo y Mercados Eficientes

Las ilustraciones que hemos comentado en la sección 2 nos confirman que la hipótesis de racionalidad e intolerancia al riesgo se ven ampliamente confirmadas por los datos reales, especialmente en períodos largos. En efecto, para obtener rendimientos más elevados hay que asumir mayores riesgos. Visto desde otro ángulo, los inversores racionales y aversos al riesgo sólo estarían dispuestos a asumir dosis mayores del mismo si esperan ser compensados por ello.

Esta constatación no es necesariamente cierta en todo tiempo y todo lugar. Para que los mercados financieros funcionen como se supone en la teoría es necesario que la información sobre los activos financieros que se negocian en los mercados esté disponible para todos los participantes al mismo tiempo y de la misma forma, con el fin de que nadie pueda aprovecharse de información privilegiada. Cuando los mercados pueden asegurar que la participación en los mismos es igualitaria se dice que los mercados son eficientes. Un mercado eficiente es un mercado en el que nadie tiene ventaja sobre los demás participantes. De esta manera, la información disponible y la prevista se incorpora a los precios de los activos financieros rápidamente.

No todos los mercados son eficientes todo el tiempo. La eficiencia no es una característica que se pueda decretar, sino que hay que crear las condiciones para que se produzca. Mercados sin barreras de entrada, con información libre y de bajo coste pero con pocos participantes y pocas transacciones son mercados poco eficientes. Podemos esperar que los mercados remuneren el riesgo sólo si los propios mercados son eficientes.

3.2. Medida estadística del riesgo (varianza y desviación típica)

Medir el riesgo es asignar una cifra a un activo que permita compararlo cuantitativamente con otros. La medida estadística utilizada para medir el riesgo en los mercados financieros es la varianza o la desviación típica (que es simplemente la raíz cuadrada de la varianza) de la distribución de rendimientos.

Esta medida es un promedio de las desviaciones al cuadrado de cada rendimiento observado con respecto a la media de todos ellos. La razón de elevarlas al cuadrado es hacerlas todas positivas, para evitar que las diferencias positivas y negativas se compensen entre sí y den una idea inexacta de la auténtica dispersión de los datos alrededor de su media.

Si los rendimientos observados en un periodo cualquiera se denotan por Ri y la media de todos los rendimientos se denota por R, la desviación típica se define matemáticamente como:

Ejemplo

La utilización de la desviación típica como medida del riesgo plantea algunos problemas, porque supone que el inversor percibe igual el riesgo de que los rendimientos esperados se realicen por exceso (que gane más de lo previsto) que por defecto (que gane menos de lo previsto o que pierda dinero). Por esta razón algunos autores defienden la utilización de la semivarianza, que mide sólo las desviaciones negativas, como medida del riesgo. Sin embargo, las ventajas desde el punto de vista del tratamiento matemático de la varianza o la desviación típica, son muy superiores a sus posibles inconvenientes como medida del riesgo. A efectos prácticos, la desviación típica es desde luego la medida de riesgo ampliamente utilizada en la industria de gestión de inversiones.

Tema VII. Análisis del riesgo

3.3. Rendimiento medio y riesgo medio de una cartera

Si ya sabemos cómo medir el rendimiento y el riesgo de un activo, y sabemos que normalmente los inversores van a mantener no uno sino varios valores en su cartera, es legítimo preguntarse cómo se mide el rendimiento y el riesgo de una cartera.

Una cartera no es más que una colección de activos. Como tal, una cartera compuesta por varios valores ofrecerá un rendimiento medio igual a la media de los rendimientos de los activos que la componen. Si las cantidades invertidas en cada uno de los activos o valores no son iguales, habrá lógicamente que ponderar el rendimiento medio de cada activo por el peso que éste tiene en la cartera.

Supongamos que tenemos una cartera compuesta por títulos representativos de los tres grandes grupos de activos en España y que sus rendimientos medios previstos para el futuro son los rendimientos medios obtenidos en el pasado, de acuerdo con las cifras que hemos comentado en la sección 2. Recordemos que los datos de rendimiento y riesgo son los siguientes:

RENDIMIENTOS ANUALES DE LOS ACTIVOS FINANCIEROS EN ESPAÑA 1980-96

ACTIVO

MEDIA

RIESGO

ACCIONES 21.59

25.217

BONO A LARGO PLAZO 15.28

7.525

DEPÓSITO A CORTO 13.24

2.589

INFLACIÓN 7.61

-

Fuente: Servicio de Estudios de la Bolsa de Madrid. 1997

Construimos una cartera de un millón de pesetas que está compuesta por 500.000 pesetas en acciones, 300.000 pesetas en bonos a largo y 200.000 pesetas en depósitos. ¿Cuál es la rentabilidad media que podemos esperar obtener de esta cartera si los rendimientos medios en el futuro son los registrados en el pasado?.

Activo

Inversión

Rendimiento medio

Peso sobre el total (%)

Contribución al rendimiento

Acciones 500.000

21.59

50

10.795

Bonos a largo 300.000

15.28

30

4.584

Depósito 200.000

13.24

20

2.648

TOTAL 1.000.000

-

100

18.027

La columna de contribución al rendimiento se calcula como producto de las columnas de rendimiento medio y de peso sobre el total (%).

El rendimiento medio de esta cartera con las proporciones supuestas sería del 18.027 % a largo plazo, si se mantienen los rendimientos medios esperados. Si cambiáramos los porcentajes de cada activo en la cartera el rendimiento medio esperado también cambiaría. Una menor proporción de acciones y una mayor proporción de depósitos prometería un rendimiento menor a largo plazo, pero también un riesgo menor, porque las acciones son más arriesgadas que los depósitos. Veamos una estructura de cartera en la que se han invertido los pesos dedicados a las acciones y a los depósitos:

Activo

Inversión

Rendimiento medio

Peso sobre el total (%)

Contribución al rendimiento

Acciones 200.000

21.59

20

4.318

Bonos a largo 300.000

15.28

30

4.584

Depósito 500.000

13.24

50

6.620

TOTAL 1.000.000

-

100

15.552

Los activos son los mismos, pero las proporciones han variado. En consecuencia, el rendimiento medio esperado ha pasado de 18.027% a 15.5%. La pregunta importante es la siguiente. ¿Está compensada esta menor rentabilidad esperada por un menor riesgo?. ¿Cuál es exactamente la reducción que experimenta el riesgo de la cartera por invertir más dinero en depósitos y menos en acciones?. Para ello hay que preguntarse cuál es el riesgo de la cartera en su conjunto.

Al contrario de lo que parece intuitivamente, el riesgo de una cartera no es la media de los riesgos de los activos que lo componen. Desde luego que el riesgo de la cartera tiene que ver con los riesgos de los activos que la componen, pero la relación no es aditiva (sumas y restas) sino multiplicativa y compleja. Si llamamos si al riesgo (desviación típica) del activo "i" y llamamos wi al peso que el activo "i" tiene en la cartera, la relación que liga el riesgo de la cartera, llamémosle s, con los riesgos de los activos que lo componen es el siguiente:

Tema VII. Análisis del riesgo

3.4. Concepto de correlación. La contribución de Markowitz

De los símbolos que aparecen en la fórmula ya conocemos las desviaciones típicas de los distintos activos, pero ¿qué significa el sumando de la derecha?. ¿Qué representan los símbolos sij que aparecen?. Pues bien, esos símbolos son las covarianzas entre los distintos activos. El sentido de la covarianza o su primo hermano la correlación entre dos activos (definida como r = sij / si sj) es medir el grado de asociación entre los movimientos de dos activos. En otras palabras, aunque los rendimientos de los distintos activos se muevan, no siempre se mueven al unísono, en la misma dirección o con la misma intensidad.

Así, si la Bolsa se mueve mucho y los bonos se mueven bastante, pero menos, lo importante para conocer la variabilidad o riesgo de una cartera que integre a ambos activos no es sólo cuánto se mueve cada uno sino en qué medida se mueve uno cuando se mueve el otro. Un coeficiente de correlación (r) igual a 1 implica que un activo y el otro se mueven exactamente igual. Un coeficiente de correlación igual a -1 significa que cuando un activo se mueve al alza el otro se mueve a la baja y viceversa. Un coeficiente de correlación igual a cero implica que los movimientos de uno y otro activo no están correlacionados, o que cuando uno se mueve en cualquier sentido el otro no se mueve en absoluto. La ausencia de correlación entre los movimientos de dos o más activos es muy importante para amortiguar las fluctuaciones en el valor de la cartera en su conjunto y por tanto para reducir el riesgo total de la cartera. Si dos activos se mueven mucho (tienen riesgos individuales muy altos) pero no están correlacionados, cuando uno se mueva el otro estará quieto, por lo que la fluctuación o variabilidad que comunicarán a la cartera en su conjunto será menor que si los dos activos se movieran a la vez.

Esta propiedad de los activos de mantener coeficientes de correlación de sus rendimientos inferiores a uno es la gran ventaja de la diversificación. Diversificar no es sólo repartir las inversiones entre distintos activos por prudencia o incertidumbre sobre la estimación de sus rendimientos futuros, sino que es sobre todo reducir el riesgo de la cartera en su conjunto para un nivel de rendimiento medio dado.

Harry Markowitz, un estudiante de doctorado americano presentó su tesis doctoral en 1952 en la Universidad de Chicago precisamente con esta contribución. Su contribución abrió o inauguró lo que se ha llamado la Portfolio Theory o Teoría de Carteras. Con el tiempo, estas investigaciones darían lugar a una industria de gestión de inversiones basada en estos principios, traspasando ampliamente los muros universitarios y convirtiéndose en la manera ortodoxa de contemplar las inversiones diversificadas. Markowitz recibió el premio Nobel de Economía junto con otros dos discípulos suyos, Sharpe y Miller por sus contribuciones a la teoría de carteras.

Si tomamos nuestro ejemplo de los tres activos españoles, e incluimos no sólo los rendimientos y riesgos de cada uno de los activos sino que calculamos los coeficientes de correlación entre cada par de ellos, tendremos todo lo que necesitamos para responder a la pregunta que formulábamos sobre el riesgo de la cartera. Una precisión técnica que hay que hacer es que los coeficientes de correlación están calculados con rendimientos logarítmicos, no con rendimientos geométricos como los rendimientos medios presentados para ser coherentes con la teoría estadística que subyace a este análisis, pero a efectos ilustrativos no ahondaremos más en esta cuestión.

La matriz de riesgos y correlaciones, que es la que nos permite estimar el riesgo de la cartera es la siguiente:

Activo

Rendimiento medio

Riesgo

Correlación con Acciones

Correlación con Bonos

Correlación con Depósito

Acciones 21.59

25.217

1.000000

0.478887

0.007894

Bonos 15.28

7.525

0.478887

1.000000

0.099068

Depósito 13.24

2.589

0.007894

0.099068

1.000000

Si observamos esta matriz de rendimientos, riesgos y correlaciones vemos que aunque las acciones y los bonos se mueven normalmente en el mismo sentido (el coeficiente de correlación es positivo) el grado de asociación entre los movimientos de ambos es relativamente bajo (0.478 o 47.8%). La correlación entre el depósito y las acciones es mucho más baja (0.78%), lo que implica que los movimientos de uno prácticamente no tienen que ver con los del otro. Este resultado es perfectamente intuitivo, porque como sabemos los depósitos bancarios tienen una rentabilidad más bien pequeña, pero muy predecible y por ello muy poco variable.

Con estos datos ya podemos calcular el riesgo de las dos carteras propuestas, la que cargaba las tintas sobre las acciones y la que se concentraba más en el depósito. Los cálculos son sencillos, pero laboriosos, por lo que damos directamente los resultados.

Niveles de rendimiento y riesgo de dos carteras de Activos españoles

CARTERA

RENDIMIENTO MEDIO

RIESGO MEDIO

50% acciones

30% bonos

20% depósito 18.027

13.854

50% depósito

30% bonos

20% acciones 15.552

6.616

¿Cuáles son los beneficios reales de la diversificación?. Con este ejemplo, podemos observarlo con claridad. Si el riesgo de la cartera se midiera como la media ponderada de los riesgos de los activos que la componen (como el rendimiento medio), los niveles de riesgo de las carteras mencionadas serían los siguientes:

CARTERA

Rendimiento medio

Riesgo medio real

Riesgo medio hipotético (sin correlaciones)

Reducción de riesgo (hipot-real)

50% acciones

30% bonos

20% depósito 18.027

13.854

15.38

1.526

50% depósito

30% bonos

20% acciones 15.552

6.616

8.60

1.984

El resultado de esta diversificación es que reduce el riesgo de la cartera por debajo de la media de los riesgos de los activos que los componen, gracias a la correlación. En un caso extremo, en que los coeficientes de correlación fueran cero, la reducción sería máxima. Si los coeficientes de correlación fueran uno, estaríamos en el caso extremo en que la adición de más valores a la cartera no aportaría nada en términos de reducción de riesgo.

Este análisis se puede aplicar no sólo a carteras compuestas por varias clases de activos, sino a carteras compuestas por varios activos de la misma clase, por ejemplo, varias acciones. En la medida en que las correlaciones entre los rendimientos de unas acciones y otras no sean uno, sino algo menos, la diversificación reduce el riesgo.

Tema VII. Análisis del riesgo

3.5. Riesgo Sistemático y no sistemático

¿Cómo se pueden explicar los diferentes niveles de riesgo, es decir de variabilidad de los activos financieros?. Hay fundamentalmente dos enfoques complementarios: uno el de las clases de activos y otro el de las condiciones de liquidez. El primero parte de la base de que los fundamentos económicos y financieros que influyen en el valor o en el precio de los distintos activos financieros determinan el riesgo o variabilidad de los precios de dichos activos. En este sentido, las acciones serían más arriesgadas que los bonos en general, porque los factores que influyen en su valor son menos predecibles, más variables y ellos mismos (inflación, tipos de interés, condiciones de crecimiento económico) oscilan más violentamente que los de otros activos financieros. Los bonos serán más arriesgados (variables) si se emiten a plazos largos que si se emiten a plazos cortos, porque un movimiento determinado de los tipos de interés influye más en el precio del bono si éste está emitido a largo que si está emitido a corto.

Este riesgo, determinado por la clase de activo en que nos movemos, no se puede eliminar salvo evitando la inversión en esa clase de activos. Claro que si no invertimos en ese activo no tendremos riesgo, pero tampoco rendimiento. Si se construye una cartera diversificada, que incluye valores con correlaciones bajas, estaremos diversificando el riesgo del conjunto de la cartera, reduciendo el riesgo para un nivel determinado de rendimiento. A este tipo de riesgo se le denomina riesgo sistemático o del sistema, no es diversificable y el mercado eficiente remunera a largo plazo al que asume ese riesgo.

El otro tipo de factores que influye en la determinación del nivel de riesgo es específico de cada valor o título. Un valor poco líquido se negociará con más dificultad en el mercado, por lo que la variación de sus precios será más violenta cuando se produzca que la de otro activo mejor colocado en los mercados. Además, existen riesgos concretos asociados a cada título, por ejemplo a cada acción, que dependen del negocio a que se dedique la empresa que ha emitido la acción y a cómo de bien lo haga. Si la empresa atraviesa dificultades, está en un sector muy cíclico, o sus resultados son muy difíciles de anticipar, es lógico esperar que los precios de sus acciones fluctúen más (sean más arriesgados) que los de una empresa más estable, líder de su sector y con resultados predecibles. Además, siempre existe el riesgo de que una empresa esté gestionada por gestores poco honestos, que antepongan sus intereses personales a los de la empresa, produciendo catástrofes económicas o financieras. Si un inversor se encuentra con todos sus recursos invertidos en ese valor y el valor va mal, el resultado no es sólo una pérdida, sino la ruina, que es el nombre que recibe la defunción económica. A este tipo de riesgo se le llama riesgo específico.

Como el riesgo específico es diversificable (se puede reducir mediante la diversificación), el mercado eficiente no remunerará a nadie por asumir ese riesgo. Si se quiere cruzar un río complicado, el riesgo es la profundidad del río y la fuerza de su corriente. Este es el riesgo sistemático, e inevitable. Pero si se pretende cruzar el río a la pata coja con una mochila cargada de piedras y de noche, el riesgo es mayor, pero innecesario. El mercado retribuye a largo plazo a los arriesgados, pero no remunera a los temerarios, aunque de cuando en cuando puedan obtener resultados.

El riesgo específico es diversificable, tomarlo es innecesario y perjudicial y los mercados no lo remuneran en promedio. El hecho de que alguna vez asumir esos riesgos haya resultado rentable no significa que sea una buena táctica a largo plazo. Conducir en una curva por la izquierda, de noche y sin luces, y sobrevivir a la experiencia no es síntoma de arrojo, sino de estupidez. Los mercados financieros premian el arrojo, pero no la estupidez.

En resumen, pues, el riesgo absoluto de un valor puede concebirse como divisible entre riesgo sistemático y no sistemático. El mercado remunera el riesgo sistemático, pero no el específico. Si construimos una cartera con varios valores poco correlacionados estaremos eliminando o reduciendo notablemente el riesgo específico de la cartera. Cuantos más valores no correlacionados tengamos en cartera más nos estaremos acercando al nivel mínimo de riesgo del mercado al que pertenecen los activos.

3.6. Convergencia del riesgo de una cartera al riesgo sistemático mediante diversificación

¿Cuántos valores es razonable poseer en una cartera?. La respuesta no es única, pues fundamentalmente depende del grado de correlación entre unos y otros. Un resultado que ha producido un número muy repetido es el de veinte. La razón de este resultado es que si suponemos que la cartera está compuesta por n valores con igual riesgo y coeficientes de correlación cero entre sí, y cada uno de ellos tiene el mismo coeficiente de riesgo, aumentar el número de valores de la cartera no produce reducciones sustanciales en el nivel de riesgo del total de la misma a partir de quince o veinte valores. Los matemáticos dicen que el nivel de riesgo -en estas condiciones- converge a partir de ahí al nivel de riesgo sistemático.

Un tema poco tratado en la literatura de finanzas es cómo debe componerse una cartera por clases de activos. Esta decisión, que se llama la asignación de activos, es una de las tareas principales de la gestión de carteras, y es la que ha tenido de momento menos desarrollos teóricos. La diversificación presenta ventajas, pero la diversificación puede contemplarse en varios planos: distintos grupos de activos, distintos países y monedas, distintos valores o emisores de títulos. En general, para activos con correlación inferior a uno, la diversificación permite combinarlos de manera que se obtengan rendimientos medios iguales con riesgos menores.

En general, la reducción del riesgo que produce la diversificación en una cartera no será tan espectacular como la indicada en el ejemplo anterior. Primero, las correlaciones son menores que uno, pero muy superiores a cero. Segundo, los riesgos individuales de los distintos activos raramente son idénticos, y tercero, los pesos de los diferentes activos en la cartera son normalmente diferentes.

Una idea que debe quedar clara es que, según la teoría de carteras, los activos son fundamentalmente productores de rendimientos medios que presentan niveles de riesgo gestionables. Así, dos activos que produzcan un rendimiento medio idéntico y presenten niveles de riesgo idénticos serían considerados a todos los efectos como idénticos, aunque uno fuera una acción de una pequeña compañía polaca y otro un bono emitido por el Tesoro norteamericano.

Tema VII. Análisis del riesgo

3.7. Concepto de Beta

El mercado sólo remunerará a los inversores que estén dispuestos a asumir riesgos sistemáticos, pero no ofrecerá compensaciones a los que asuman riesgos específicos o no sistemáticos. Esto no quiere decir, sin embargo, que el riesgo sistemático de todos los valores sea el mismo. Los niveles de riesgo sistemático de cada valor son distintos porque los precios de esos valores responden de manera individualizada a los factores que determinan el riesgo sistemático (el país en que se encuentren, el entorno político y económico, la amplitud y profundidad del mercado en que se encuentre, etc.). Es razonable esperar que cada valor presente un riesgo sistemático distinto, pero también se puede esperar que la relación entre el riesgo sistemático que presente un valor y el riesgo general del mercado al que pertenece sea estable. En otras palabras, se puede intuir que hay una relación entre los niveles de riesgo de cada valor y el riesgo del mercado en el que cotiza. A esa relación es a lo que se denomina coeficiente beta, designado por la letra griega b .

El único riesgo que podemos medir es el riesgo total. La caracterización entre sistemático y no sistemático es una construcción conceptual no observable directamente. Si los rendimientos de un valor se mueven mucho, ese valor presentará un nivel de riesgo elevado, pero no podemos saber a priori cuánto de esa variación se debe al riesgo sistemático o de mercado y cuánto se debe al específico del valor.

Para ilustrar este punto podemos utilizar una analogía. Imaginemos que estamos hablando no del riesgo de un valor que cotiza en un mercado, sino del riesgo del tiempo que hace en un lugar determinado. El riesgo sería aquí la variabilidad de las temperaturas y/o de las condiciones de pluviosidad. Lo que podemos observar un día cualquiera es la temperatura que hace en un lugar, la máxima, la mínima y si llueve o no. El riesgo sería la dispersión de las temperaturas o de la pluviosidad de cada día con respecto a la media. El riesgo sistemático iría ligado a los fundamentos del lugar: en qué hemisferio se encuentra, en qué zona del hemisferio, está o no próximo al mar, recibe corrientes de las montañas, etc. Una ciudades serán húmedas y frías y muy variables (Norte de Europa), otras serán secas y cálidas, y también muy variables (las próximas a los desiertos). En otros lugares se darán condiciones muy poco variables siendo casi siempre húmedas y tórridas (como en los trópicos) o húmedas y gélidas (como en las llanuras siberianas).

El riesgo sistemático, en nuestro ejemplo, va ligado a las condiciones fundamentales. El riesgo no sistemático o específico es el que va ligado al tiempo que hace un día concreto por circunstancias impredecibles e irrepetibles. Un día determinado no podemos predecir con exactitud el tiempo que hará en una ciudad, pero podemos aproximarnos probabilísticamente conociendo el riesgo sistemático. En Diciembre hace más frío y llueve más en Edimburgo que en Sevilla, pero un día concreto de un Diciembre concreto puede hacer más frío y llover más en Sevilla que en Edimburgo.

La beta de un valor establece cuantitativamente la relación entre el rendimiento medio de ese valor y el del mercado al que pertenece. En nuestra analogía, la beta de una ciudad sería la relación entre la temperatura media de esa ciudad y la del país, región o hemisferio al que pertenece. Una beta igual a uno significa que el rendimiento medio de ese valor es idéntico al del mercado al que pertenece. Una beta igual a 0.5 significa que los rendimientos de ese valor varían la mitad de los rendimientos del mercado al que pertenece, y se trata por tanto de un valor menos arriesgado. Una beta de 2.5 significa que el valor se mueve 2.5 veces lo que se mueve -siempre en promedio- el mercado al que pertenece. Naturalmente deberíamos esperar que los valores de betas más altas ofrecieran rendimientos medios más altos que los del mercado al que pertenecen y los valores de betas menores que uno proporcionaran rendimientos medios inferiores a los del mercado al que pertenecen.

3.8. El CAPM: La SML

La siguiente vuelta de tuerca en el proceso de abstracción es relacionar los rendimientos de cada activo o grupo de ellos no con sus niveles de riesgo (desviación típica de la distribución de rendimientos) sino con la beta de los mismos.

Si de lo que se trata es de contemplar los activos como productores de rendimientos que además presentan cierto grado de riesgo (variabilidad), y esa variabilidad está relacionada con factores sistemáticos y no sistemáticos o específicos, es claro que el riesgo total de una cartera diversificada estará relacionado con el riesgo sistemático de cada uno de los valores que la componen y no con el específico, puesto que unos riesgos específicos se habrán compensado con otros al diversificar la cartera. En estas condiciones es más fácil interpretar el salto de relacionar rendimientos y riesgos con rendimientos y betas, ya que éstas no son sino una medida del riesgo relativo de invertir en ese valor con respecto al riesgo de invertir en el conjunto del mercado.

Cuando se representa gráficamente la relación entre la beta de una cartera y el rendimiento de dicha cartera se obtiene la llamada Línea del Mercado de Capitales, o Security Market Line (SML). La pendiente de esta línea será normalmente positiva, indicando que se puede obtener un rendimiento medio de la cartera mayor, siempre que se esté dispuesto a asumir un riesgo sistemático más alto.

Una de las conclusiones más fuertes pero nada evidente de este desarrollo es que con la diversificación adecuada se puede obtener casi cualquier rentabilidad que se desee. Naturalmente, esto sólo es posible si se acepta soportar el nivel de riesgo correspondiente a ese rendimiento deseado. La fórmula que relaciona el rendimiento de una cartera con la beta de la misma, y por tanto la fórmula que describe la SML es la siguiente: R = RFR + b (Rm - RFR)

La fórmula es sencilla. Para una beta de cero, es decir para una variabilidad de los rendimientos de la cartera nulos deberemos contentarnos con llenar la cartera con el activo libre de riesgo, la Letra del Tesoro o activo equivalente. Hemos visto que esa rentabilidad, tanto teórica como históricamente es la más baja de las que se registran en los mercados de capitales, pero al mismo tiempo su variabilidad es nula. Las Letras del Tesoro tienen un valor que se puede predecir con casi total exactitud hasta el día de su vencimiento. Su nivel de riesgo sistemático es cero, y por eso su beta es cero. Independientemente de lo que varíe el mercado financiero en su conjunto el rendimiento de las Letras es perfectamente conocido, y no está relacionado con el rendimiento de los mercados de activos financieros arriesgados.

Si la beta es cero, la rentabilidad de una cartera compuesta exclusivamente por estos activos será igual a la RFR (risk free rate o rendimiento del activo sin riesgo). La Rm que aparece en la fórmula es la rentabilidad media del activo con riesgo, representado por algún tipo de índice. Si estamos hablando de acciones, esa rentabilidad sería la que se puede obtener a largo plazo por invertir en acciones, o rendimiento medio de la Bolsa. La expresión entre paréntesis expresa por tanto el exceso de rentabilidad que ofrece el activo arriesgado con respecto al activo sin riesgo (Rm - RFR). A esta expresión se le llama prima de riesgo. Si la cartera está compuesta exactamente por las mismas acciones que componen el mercado y en la misma proporción, la beta de la cartera es uno, y la fórmula nos dice que la rentabilidad de la cartera será, exactamente, la del mercado.

¿Podemos obtener rentabilidades superiores a las del mercado?. Sí, siempre que la beta de nuestra cartera sea superior a uno. Recordemos que la beta mide la relación entre el riesgo sistemático de un valor concreto y el del conjunto del mercado. Así, una beta de 1.5 significaba que nuestra cartera oscilará 1.5 veces lo que el mercado. Estamos por tanto asumiendo un riesgo más alto que el del mercado y es razonable esperar que seamos remunerados por ello.

¿Cómo se podría obtener una rentabilidad del 100% en una cartera, suponiendo que la rentabilidad del mercado es 10% y la RFR del 5%?. Veámoslo.

La SML se escribe R = RFR + b (Rm-RFR). Por tanto, en nuestro caso, como lo que queremos es una rentabilidad del 100%, esa será la rentabilidad de la cartera. Podemos escribir

100 = 5 + b (10 - 5)

La única incógnita que nos queda por despejar es beta que, en este caso, nos daría

b = (100-5)/5 = 95/5 = 19

Para obtener una rentabilidad del 100% anual a largo plazo en las condiciones del ejemplo hay que asumir un riesgo diecinueve veces superior al del mercado. Esto no es simplemente una forma de hablar. Asumir un riesgo diecinueve veces superior al del mercado significa que si el mercado tiene un coeficiente de riesgo de, supongamos, el 20%, la cartera tendría que tener un coeficiente de riesgo de 380%. Utilizando los márgenes que proporciona la estadística, eso quiere decir que dos de cada tres años en promedio, deberemos estar dispuestos a asumir una pérdida de la media menos una desviación típica (m - s ), donde m es el rendimiento medio de la cartera (100%) y s es el coeficiente de riesgo (380%). En resumen, dos de cada tres años en promedio tenemos que estar dispuestos a perder un 280% de nuestra inversión. Perder 2.8 veces nuestra inversión significa tener que poner más dinero, simplemente para reponer las pérdidas.

¿Qué cómo se puede perder más dinero del que se invierte?. Pues con el apalancamiento, es decir, tomando dinero prestado para invertirlo o comprando productos que presenten por sí mismos un grado de apalancamiento elevado, como las opciones y futuros.

Tema VII. Análisis del riesgo

Nota Final

Al principio de este tema nos planteábamos algunas preguntas a las que ni el análisis fundamental ni el técnico parecían en condiciones de responder y que decíamos que podían abordarse con la ayuda de la Teoría de Carteras. Esta breve introducción nos ha permitido familiarizarnos con los conceptos básicos de rendimiento, riesgo, correlación, riesgo sistemático y específico, las betas y la SML. Podemos resumir las aportaciones de este enfoque contestando brevemente a las preguntas que nos formulábamos:

¿Cómo varían los rendimientos de los distintos activos?

En función de su riesgo específico y en función de su beta o relación entre riesgo sistemático del valor y riesgo sistemático del mercado.

¿Qué rendimientos medios ofrecen los distintos activos?

Históricamente, y en ejemplos de varios países y mercados, las acciones han proporcionado una rentabilidad muy superior a la de los bonos o la liquidez, aunque hay largos periodos en que las acciones rinden menos que los otros activos.

¿Qué relación existe entre los rendimientos y sus variaciones?

Los activos más arriesgados son también los más rentables.

¿Cómo se puede determinar el rendimiento medio de una cartera?

El rendimiento medio de una cartera es la media de los rendimientos de los activos que la componen, ponderado cada uno por el peso de la inversión en ese activo sobre el total de la inversión.

¿Cómo se determina la variabilidad de los rendimientos medios de una cartera?

Es necesario conocer los riesgos (desviaciones típicas) de cada activo y la correlación entre cada par de rendimientos. (Matriz de varianzas-covarianzas). El riesgo medio de una cartera puede ser menor que el de cualquiera de los activos que la componen, pero en general siempre será menor que la media ponderada de los riesgos de los activos que la componen.

----------------------------------------------------------------------

Tema VIII. Mercado de Opciones y Futuros

--------------------------------------------------------------------------------

Autor: Remedios Romeo

Directora General del Instituto M.E.F.F.

0. Presentación

A pesar del título, con este módulo no pretendemos, evidentemente, abordar toda la operativa sobre los Mercados de Opciones y Futuros. Nuestro objetivo, mucho menos ambicioso, es presentar una visión global de por qué, para qué y cómo se pueden utilizar los productos derivados financieros y, en particular, los referidos al Ibex-35 negociados en MEFF.

Por otra parte, nos gustaría que esta introducción sirviera también de orientación para aquellos potenciales inversores en opciones y futuros. Es por ello que en uno de los apartados se describe el Mercado Español Oficial de Opciones y Futuros financieros, en el apartado 8 se detalla la forma de acceder a MEFF para un particular y, por último, el apartado 9 se dedica a la interpretación de las Hojas Diarias de Cotizaciones en la prensa.

En cuanto a la forma de presentación del módulo:

cuando se hace referencia a alguna cuestión que está más exhaustivamente descrita en la página web de MEFF en Internet, así lo hemos indicado;

hemos destacado en negrita algunas palabras que están identificadas en el glosario de términos que figura en el vocabulario.

al principio y al final de cada apartado se recoge, bien un resumen de su contenido, bien un test de conocimientos que hace también las veces de conclusión.

En definitiva, nos consideraremos satisfechos si logramos dar respuesta a algunas de vuestras preguntas y, en todo caso, si conseguimos estimular en mayor medida vuestra curiosidad por este tema que ha adquirido, sin duda, tanta relevancia hoy día en el mundo financiero.

Tema VIII. Mercado de Opciones y Futuros

1. Introducción a los Mercados de Derivados

En este apartado veremos...

1.1 Las transacciones económicas al contado y a plazo: la transferencia del riesgo financiero

Con carácter general, las transacciones económicas son acuerdos de intercambio entre dos partes, por los que el vendedor se compromete a la entrega de un activo (objeto de la compraventa) a cambio de recibir una cantidad de dinero, o precio, que paga el comprador.

Inicialmente, en la Antigüedad Clásica, cuando se sitúan los principios del comercio, todas las transacciones se realizaban al contado o en el mercado spot. Estas operaciones se caracterizan porque el intercambio tiene lugar al formalizarse el contrato. Así, una vez alcanzado el acuerdo, el contrato se ejecuta de forma más o menos inmediata y, en consecuencia, el vendedor entrega el activo al comprador del mismo y, a cambio, percibe el precio pactado.

Figura 1.1.A- Esquema de contratación al contado.

Las operaciones spot son muy simples y, sin embargo, entrañan un importante riesgo para las partes contratantes que pueden tener interés en realizarlas y ello es debido a la existencia del riesgo de mercado.

El riesgo de mercado -denominado también riesgo de precio- es aquél que surge por el mero hecho de que el precio de un activo puede variar o fluctuar porque hay incertidumbre económica. Las operaciones a plazo se realizan precisamente para evitar - o transferir - este riesgo al que se enfrentan todos los agentes económicos.

A diferencia de las operaciones al contado, los contratos a plazo ( o forward) se caracterizan porque la ejecución del contrato no se realiza en el momento de hacer la formalización del mismo, sino en un momento posterior o fecha de vencimiento. En el momento 0 las partes contratantes acuerdan todos los términos del contrato, incluido el precio a plazo o precio forward de la operación.

Figura 1.1.B-Esquema de contratación a plazo.

En la Historia, estos contratos comenzaron a llevarse a cabo en el sector de las materias primas - trigo, algodón, maíz, etc.- donde la variabilidad o volatilidad de los precios es tradicionalmente, por razones conocidas, muy elevada. Así, la realización de estas operaciones va a permitir, por ejemplo, que un agricultor - que se enfrenta a un futuro incierto en cuanto a la evolución del precio del grano, y por consiguiente, de sus ingresos, se asegure el precio de venta de su cosecha . Asimismo, un distribuidor o comerciante de productos agrícolas puede conseguir anular el riesgo de una subida futura en los precios de su mercancía comprándola hoy a un determinado precio.

Tanto el agricultor como el distribuidor estarían, en definitiva, realizando lo que actualmente entendemos por una operación de cobertura, utilizando para ello el contrato a plazo o forward.

Tema VIII. Mercado de Opciones y Futuros

1.2 Los riesgos de liquidez y de contrapartida: el Mercado Organizado y la Cámara de Compensación

Hemos visto cómo mediante la contratación a plazo los agentes económicos pueden transferir el riesgo de mercado quedando cubiertos ante una posible fluctuación de los precios. Sin embargo, esta operativa plantea una serie de limitaciones o inconvenientes que se resumen en la existencia de los riesgos de liquidez y de contrapartida.

Veamos en primer lugar en qué consiste el riesgo de liquidez en las operaciones a plazo. ¿Qué sucedería en el supuesto de que el agricultor o el distribuidor decidieran, por ejemplo, abandonar su actividad antes de la fecha de vencimiento del contrato? En este caso, si no desean incumplir el contrato- para no ser denunciados ante los tribunales- deberán encontrar un tercero que esté dispuesto a subrogarse plenamente en los derechos y obligaciones establecidos en el mismo. El riesgo de liquidez no es otra cosa que la dificultad que supone deshacer una determinada posición por el coste enorme que supone el proceso de búsqueda de una adecuada contrapartida.

En cuanto al riesgo de contrapartida, consiste en la posibilidad de que una de las partes se declare insolvente en el momento del vencimiento del contrato y, por lo tanto, incumpla las obligaciones contraídas.

Pues bien, en los denominados Mercados Organizados se intentan superar ambas limitaciones mediante:

La estandarización o normalización de los contratos, que facilitan la liquidez al ampliar el número de potenciales compradores y vendedores. Por otra parte, con la realización de estas operaciones no se persigue el abastecimiento sino la transferencia del riesgo, por eso es posible diseñar incluso un activo ficticio, teórico o inexistente pero, en cualquier caso, representativo de la realidad.

El establecimiento de una Cámara de Compensación y Liquidación que garanticen el buen fin de las operaciones.

Así, en los Mercados Organizados no se negocian los contratos a medida acordados libremente por las partes, sino únicamente determinados contratos estándar o normalizados diseñados expresamente por las Sociedades Rectoras (o institución equivalente) con ese fin. La normalización afecta a todos los aspectos de la operación: el plazo, la fecha de vencimiento, el nominal del contrato, la forma de negociación y liquidación, las condiciones de la entrega, etc.... Una vez decidido el contrato en que se va a operar, el precio del futuro será el que se negocie en cada momento en el mercado.

En cuanto a la existencia de una Cámara de Compensación que permite eliminar el riesgo de contrapartida, ello es posible porque la Cámara se interpone jurídicamente entre el comprador y el vendedor, de tal modo que no existe una relación directa comprador-vendedor sino comprador-Cámara, Cámara-vendedor . Por otra parte, la Cámara se dotará de suficientes mecanismos (fundamentalmente depósitos de garantías) para no asumir riesgo alguno. En definitiva, la Cámara exigirá a los participantes que toman riesgos en el Mercado la constitución de garantías suficientes para poder operar.

En el próximo apartado haremos hincapié en esta cuestión.

Pues bien esta operativa, que tiene su origen en un compromiso de entrega aplazada, y que deriva en un mecanismo de transferencia del riesgo de mercado, se conoce como operativa en derivados. Así pues, podemos definir un producto derivado a cualquier contrato cuyo precio dependa o derive de otro activo principal, al que llamaremos Activo Subyacente.

En la actualidad se negocia una amplísima variedad de productos derivados, pero nosotros sólo nos vamos a referir en los apartados que siguen a una modalidad de ellos: las opciones y los futuros o derivados financieros que se negocian en un Mercado Organizado y dotado de una Cámara de Compensación.

Tema VIII. Mercado de Opciones y Futuros

2. MEFF: El Mercado Español Oficial de Opciones y Futuros Financieros.

En este apartado veremos...

2.1 Evolución histórica, estructura y volúmenes

En el apartado anterior hemos visto que la volatilidad de los precios de los activos es precisamente lo que impulsa a los agentes económicos a realizar las operaciones a plazo y estos contratos reciben la denominación de futuros cuando se negocian en el seno de un Mercado Organizado.

Históricamente los Mercados Organizados de Derivados tuvieron su aparición , tal y como se conciben hoy día, en el siglo XVII, en Japón, Londres y Países Bajos y en el siglo XIX en la ciudad de Chicago. Los contratos siempre estaban referidos a materias primas.

El nacimiento de los contratos derivados utilizando como subyacente un activo financiero data de este siglo y, en concreto, en el año 1972, a raíz de la volatilidad que generó en los mercados en general la ruptura de los acuerdos de Bretton Woods y la declaración de inconvertibilidad del dólar un año antes.

MEFF RV le ofrece información adicional sobre el nacimiento de los Mercados Organizados de Productos Financieros Derivados (elegir el serial Pasado, Presente y Futuro titulado "Friedman corto, Samuelson largo" JUNIO´96)

La década de los 80 fue el escenario de la implantación de los Mercados de Productos Financieros Derivados en Europa. En rápida sucesión desde que en 1.978 se establecieron el London Trade Options Market (actualmente fusionado con el LIFFE) y el European Options Exchange de Amsterdam, todos los países europeos se han ido dotando de este tipo de Mercados.

En este proceso, la actuación española no ha sido esta vez de las más retardadas. En nuestro país, el Mercado de Futuros y Opciones se crea en 1991, estructurándose a través de "MEFF, Sociedad Holding de Productos Financieros Derivados, S.A.", con sede en Barcelona, que a su vez posee el 100 % de las acciones de dos sociedades participadas: MEFF Renta Fija, también con sede en Barcelona, que organiza la negociación de productos derivados sobre renta fija, y MEFF Renta Variable, con sede en Madrid, que organiza la negociación de productos derivados sobre renta variable. Con este esquema, y con la implantación de un sistema informático centralizado, denominado SMART, el mercado español se ha colocado siempre en la frontera de la innovación tecnológica en el campo financiero.

Estructura de MEFF Holding

El capital social de MEFF Holding asciende a 5.812 millones de ptas y con la participación de los siguientes accionistas:

25% de las Sociedades Rectoras de las Bolsas de Valores

50% de los grandes bancos

25% de bancos medianos y numerosas Cajas de Ahorros

En la actualidad, MEFF ha consolidado su posición en Europa, y también a nivel mundial, como uno de los Mercados más destacados y con mayor potencial de crecimiento.

RANKING MERCADOS

MEFF RV le facilita información adicional sobre el potencial de crecimiento de la contratación de derivados

(elegir la opción Pasado, Presente y Futuro "El potencial de crecimiento de la contratación de derivados" OCTUBRE´96)

En los cuadros y gráficos que siguen a continuación se ilustra el crecimiento del Mercado en volumen total anual de negociación.

MEFF RV: Volúmen en contratos

MEFF RF: Volúmen en contratos

MEFF: Gráfico de volúmen de contratación

Calendario de lanzamiento de contratos en MEFF

Productos que es posible negociar en MEFF Renta Variable

Productos que es posible negociar en MEFF Renta Fija

Tema VIII. Mercado de Opciones y Futuros

2.2. Normativa

Desde Julio de 1992, MEFF es un Mercado Oficial regulado, supervisado y controlado por las autoridades económicas competentes: Comisión Nacional del Mercado de Valores, Ministerio de Economía y Banco de España. Básicamente, la normativa aplicable es la siguiente:

La Ley del Mercado de Valores, de 28 de julio de 1988.

El Real Decreto 1814/1991 por el que se regulan los Mercados Oficiales de Futuros y Opciones.

El Reglamento del Mercado, que define la composición, funcionamiento, operaciones y reglas de actuación del Mercado.

Las Condiciones Generales de cada uno de los contratos negociados.

Las Circulares, emitidas por las Rectoras y que desarrollan el Reglamento.

La Ley 3/94 de Adaptación a la Segunda directiva de coordinación bancaria

Información adicional de Normativa en MEFF RV

Información adicional de Normativa en MEFF RF

Tema VIII. Mercado de Opciones y Futuros

2.3. Funciones: Mercado y Cámara de Compensación

Las funciones de las Sociedades Rectoras se pueden resumir en dos:

Organizar, dirigir y ordenar el Mercado para conseguir una máxima eficacia en su funcionamiento y

Actuar como Cámara de Compensación, es decir como contrapartida de todos los contratos que se realizan.

En la función de Mercado, las Sociedades Rectoras actúan como lugar de encuentro entre compradores y vendedores, velando porque la negociación entre los miembros responda a los principios de unidad de precio y publicidad de las operaciones.

A excepción de las opciones sobre el Ibex-35, todos los demás contratos se negocian a través del sistema de negociación electrónico desarrollado por MEFF y denominado MEFFSMART. Este sistema permite al miembro operar desde su misma entidad mediante terminales especializados que le informan, en tiempo real, sobre la evolución de la negociación en cada producto, las posiciones adoptadas y los importes a liquidar.

Como es sabido, el acceso directo al Mercado está restringido a aquellas entidades que tienen la condición de miembro.

Lista de Miembros MEFF RV

Lista de Miembros MEFF RF

Para adquirir esta condición no es preciso ser accionista de MEFF sino que basta con solicitarlo a la Sociedad Rectora y pertenecer a una de las categorías que se describen en el artículo 76 de la Ley del Mercado de Valores (Sociedad o Agencia de Valores, Banco, caja de Ahorros,. la CECA etc...)

Los miembros a su vez se pueden clasificar del siguiente modo:

Miembro Negociador

Miembro Liquidador

Miembro Liquidador Custodio

Miembro Liquidador Custodio "No Negociador"

Miembro Creador de Mercado:

Por otra parte, MEFF, en su función de Cámara de Compensación, actúa como comprador ante el vendedor y como vendedor ante el comprador.

Figura 1.2-Esquema Mercado y Cámara de Compensación

De este modo, el riesgo de contrapartida queda anulado para todos los agentes que participen en el mercado (en caso de incumplimiento la Cámara va a asumir las obligaciones correspondientes) y se traslada íntegramente a la Cámara de Compensación.

Para salvaguardarse de la posibilidad del incumplimiento de las obligaciones de compradores y vendedores, MEFF, como Cámara, dispone de varios mecanismos, entre ellos los Depósitos en Garantías y la Liquidación Diaria de Pérdidas y Ganancias.

Los depósitos en garantía son unas cantidades de dinero o activos financieros que todos los participantes - que asumen riesgos - deben depositar en el momento en que abren una posición. Este depósito se cancela al vencimiento del contrato o al cerrar la posición con una operación contraria a la inicialmente efectuada.

En MEFF los Miembros del Mercado pueden materializar estos depósitos bien en efectivo, que se invertirá en Deuda del Estado con pacto de recompra al siguiente día hábil, o bien en Deuda del Estado Anotada pignorada a favor de MEFF. En cualquier caso, la rentabilidad obtenida por las garantías la recibe siempre el propio Miembro y no MEFF.

A su vez, los Miembros solicitan a sus clientes el depósito en su cuenta de las garantías correspondientes a las operaciones que desean realizar.

La liquidación diaria de pérdidas y ganancias consiste en un procedimiento por el que, al final de cada sesión de negociación, la Cámara procede a cargar o abonar las pérdidas y ganancias realizadas durante el día a los participantes en el mercado. De esta forma todas las posiciones compradoras o vendedoras quedan valoradas a precio de mercado. Este procedimiento se explicará más detalladamente en el apartado 4 que se refiere a los futuros financieros.

Una particularidad muy importante de todo este sistema de cálculo de las garantías es que se realiza para cada cliente final y teniendo en cuenta la totalidad de su cartera.

Tema VIII. Mercado de Opciones y Futuros

3. El Activo Subyacente del contrato de Futuro IBEX-35 PLUS: El Índice Bursátil IBEX-35.

En este apartado veremos...

En este apartado vamos a referirnos a uno de los activos que actúan como subyacente en uno de los contratos de futuros y opciones negociados en MEFF. No obstante, la referencia va a ser muy somera - a título recordatorio - dado que a lo largo del tema algunos módulos ya han descrito ampliamente este asunto.

Así pues, en términos generales, un índice es un valor estadístico utilizado para medir los cambios que se producen en una (índice simple) o más variables (índice complejo) a lo largo del tiempo.

Como se señala en el apartado 1, el IBEX-35 es un índice bursátil, es decir, una "cesta" compuesta por 35 valores -con cotización en el mercado continuo y seleccionados exclusivamente por el criterio de liquidez- y muy representativo del comportamiento global de la Bolsa de Valores. Sociedad de Bolsas es quien calcula y publica el IBEX-35, en tiempo real y durante toda la sesión de negociación, desde las 10.00h. hasta las 17.00h.

Composición del IBEX-35 al cierre de la sesión

Si el IBEX-35 sube, significa un alza en la Bolsa de Valores y lo contrario, si el IBEX-35 baja.

El IBEX-35 no es susceptible de negociarse directamente en una Bolsa. Sólo es posible "adquirirlo" mediante la compra en Bolsa de las 35 acciones que lo componen, y exactamente en la misma proporción que indica la "cesta" en cada momento.

Entonces ¿qué relación existe entre la Bolsa de Valores donde cotizan las acciones que componen el IBEX-35 y el Mercado donde se negocian los contratos de Opciones y Futuros IBEX-35 Plus ?, ¿qué relación existe entre uno y otro mercado?

En principio se trata de dos centros de negociación distintos en los que, sin embargo, se negocian activos, productos o instrumentos financieros cuyos precios o cotizaciones están muy estrechamente relacionados. En efecto, la cotización o valor de negociación de las opciones y futuros -como hemos visto, también llamados "derivados"- depende, o se deriva, del valor del activo subyacente IBEX-35.

La fórmula de cálculo del IBEX-35

Ejemplo de cálculo del IBEX-35

Tema VIII. Mercado de Opciones y Futuros

4. Los Futuros Financieros

En este apartado veremos...

4.1. La compra de un futuro

Para el comprador, un contrato de futuro supone la obligación de comprar el Activo Subyacente, por ejemplo el índice IBEX-35, por un valor determinado en una fecha futura, Fecha de vencimiento del contrato. El valor del IBEX-35 al que se obliga a realizar la operación se denomina Precio del Futuro.

Representación gráfica

La práctica diaria de la negociación en el Mercado utiliza habitualmente las expresiones "estar comprado de futuros", "estar largo" o "tener una posición larga en futuros".

En la representación gráfica observamos como la compra de futuros es una posición alcista, es decir, que se beneficia de subidas del Mercado. Por otra parte, el perfil riesgo-rendimiento es simétrico, es decir, un aumento en el precio del Activo Subyacente lleva consigo un aumento en beneficios y una disminución nos hace incurrir en pérdidas.

Tema VIII. Mercado de Opciones y Futuros

4.2 La venta de un futuro

Para el vendedor, un contrato de futuro supone la obligación de vender el Activo Subyacente, por ejemplo el índice IBEX-35, a un determinado valor en una fecha futura, la Fecha de vencimiento del contrato. El valor del IBEX-35 al que se obliga a realizar la operación se denomina Precio del Futuro.

Representación gráfica

En este caso, la práctica diaria de la negociación en el Mercado utiliza las expresiones "estar vendido de futuros", "estar corto" o "tener una posición corta en futuros".

En la representación gráfica observamos como la venta de futuros es una posición bajista, es decir, que se beneficia de bajadas del Mercado. De nuevo, el perfil riesgo-rendimiento es simétrico, es decir, bajadas en el precio del Activo Subyacente lleva consigo un aumento de nuestros beneficios y subidas del Activo Subyacente suponen incurrir en pérdidas.

Tema VIII. Mercado de Opciones y Futuros

4.3 Especificaciones de un contrato de futuros IBEX-35 PLUS

Especificaciones Futuro IBEX-35 PLUS

Una vez que hemos negociado, comprado o vendido, un contrato de futuro IBEX-35 PLUS tenemos dos posibilidades. Por una parte, podemos mantener esta posición hasta la Fecha de vencimiento del contrato, que como aparece en las Especificaciones será el tercer viernes de cada mes. Por otra parte, y a medida que recibimos información, podemos negociar nuestro contrato, vendiendo y recomprándolo de nuevo o viceversa, gracias a que MEFF es un Mercado Organizado.

En cualquier caso, los contratos de futuro IBEX-35 PLUS, negociados en MEFF -Mercado Organizado con Cámara de Compensación- quedarán valorados diariamente a un precio de cierre denominado Precio de Liquidación Diaria (PLD).

Como vimos en el apartado 2, este mecanismo -junto con la solicitud de garantías- es utilizado por la Cámara para eliminar el riesgo de contrapartida.

¿Cómo se calcula este Precio de Liquidación?

Para aquel contrato de futuro que vence el primero, el Precio de Liquidación Diaria (PLD) se calcula como la media aritmética entre los precios de compra y de venta al cerrar la sesión, es decir, a las 17.15 pm.

Para el resto de contratos, con Fechas de Vencimiento más lejanas, el Precio de Liquidación Diaria (PLD) se determina a partir de los precios proporcionados por los Miembros Creadores de Mercado solicitados por MEFF al efecto.

Excepcionalmente, el día de vencimiento este precio se calcula como media aritmética de los 30 valores que toma el Índice IBEX-35 en cada minuto desde las 4.15 pm hasta las 4.44 pm. Este precio es el llamado Precio de Liquidación a Vencimiento (PLV).

A continuación veremos en un ejemplo cómo se realiza la liquidación diaria. El ejercicio consta de tres partes en las que observaremos: el día que iniciamos una posición, el día en que se cierra parte de la posición original y, finalmente, el día del vencimiento del contrato. Los resultados están expresados en pesetas, lo que supone multiplicar el precio del Futuro IBEX-35 PLUS, negociado en puntos, por su nominal de 1000 pesetas.

Se incluyen también las garantías que la Cámara solicita, que actualmente ascienden a 375.000 ptas. por cada contrato de Futuro IBEX-35 PLUS. Asimismo aparecen las comisiones de la Cámara que actualmente son de 450 pesetas por contrato y se generan tanto en la negociación como en el vencimiento del contrato.

Ejemplo: ¿Cómo se realiza la liquidación?

Resumen liquidación diaria

Tema VIII. Mercado de Opciones y Futuros

5. Las Opciones Financieras

En este apartado veremos...

Los mercados de opciones se han desarrollado simultáneamente a los mercados de futuros y, del mismo modo, nacen como consecuencia lógica de la necesidad de superar los problemas consustanciales que hemos comentado existen en la negociación directa a plazo.

Así pues, los mercados de opciones comparten las mismas características -descritas anteriormente- de los mercados de futuros: el sistema de negociación y la estandarización de los contratos, y la Cámara de Compensación como garante del buen fin de las operaciones.

5.1 El contrato de opción CALL

El comprador de una opción CALL compra un derecho a comprar un Activo Subyacente, a un determinado precio (o Precio de Ejercicio), en una fecha de vencimiento a cambio del pago de una prima.

Por consiguiente, el vendedor del contrato de opción CALL adquiere la obligación de vender el Activo Subyacente, al Precio de Ejercicio establecido, en la fecha de vencimiento pactada a cambio del cobro de la prima.

Veámoslo con un ejemplo:

En el cuadro 5.1.a) se reflejan algunas de las cotizaciones de las opciones CALL sobre la acción de la compañía Telefónica, negociadas en MEFF, en un momento dado del día 3 de diciembre.

Cuadro 5.1.a) Opciones de Compra (CALL)

En la compraventa de opciones negociadas en un mercado organizado como MEFF todos los términos del contrato - a excepción de la prima - están estandarizados, quedando recogidos en las especificaciones del mismo. Así, en los contratos de opción sobre Telefónica el vencimiento tiene lugar, por decisión discrecional de MEFF, el tercer viernes de los meses de marzo, junio, septiembre y diciembre de cada año. En cuanto a los precios de ejercicio, éstos varían de 100 en 100 pesetas. Las especificaciones de los contratos de opciones sobre acciones establecen además que se negocian en pesetas por acción, pero el nominal de un contrato de opción es de 100 acciones.

Por lo tanto, en nuestro ejemplo sencillo, extraído de una sesión de mercado, el comprador del CALL tiene varias posibilidades: la de comprar una opción con vencimiento en diciembre y Precio de Ejercicio de 4600 o 4700, y también la posibilidad de comprar el vencimiento de marzo y con el Precio de Ejercicio de 4800 o 4900.

En definitiva, y de acuerdo con la definición, el comprador del CALL pagaría una prima de 80 ptas. al vendedor de la opción por tener derecho a comprar una acción de Telefónica por 4600 ptas. el día 19 de diciembre. El vendedor de la opción percibiría la prima y se comprometería a venderle al comprador del CALL la acción de Telefónica a 4600 ptas. en esa misma fecha.

¿En qué condiciones el comprador del CALL ejercerá su derecho a comprar la acción de Telefónica el día del vencimiento? Evidentemente, siempre que en ese día la acción de Telefónica cotice por encima del Precio de Ejercicio, es decir, 4600. En el caso contrario el comprador del CALL no ejercerá su derecho.

¿Qué sucede con el vendedor de la opción cuando el comprador ejerce su derecho el día del vencimiento? Este deberá cumplir con su obligación de vender la acción de Telefónica a 4600 ptas. a pesar de que ésta cotiza a un precio superior en el mercado de contado o spot.

En los gráficos 5.1. a) y 5.2. b) se ilustran las posiciones del comprador y del vendedor de CALL.

En el eje de las abscisas se representan los distintos posibles precios de la acción de Telefónica el 19 de diciembre y en el eje de las ordenadas las pérdidas o ganancias resultantes el día del vencimiento del contrato.

El comprador del CALL ejerce su derecho siempre que la acción cotice por encima de 4600; su ganancia es neta cuando el precio de la acción supera las 4680 ptas.; el punto de break-even (ni pérdida ni ganancia) está en 4680 ptas. porque con este precio el comprador del CALL recupera exactamente la prima pagada al vendedor. Para valores de la acción por debajo de 4600 ptas. el comprador no ejerce el derecho y registra una pérdida equivalente a la prima pagada. Por consiguiente, el comprador de una opción CALL puede tener unas ganancias ilimitadas y unas pérdidas limitadas al importe de la prima.

Gráfico 5.1. a) Compra de CALL

El vendedor del CALL tendrá una posición de pérdidas y ganancias simétrica a la descrita para el comprador. Las pérdidas pueden ser ilimitadas cuando el precio de la acción cotiza por encima de 4600 ptas.; la ganancia máxima se reduce a la prima cobrada de 80 ptas. y el punto de break-even equivale a un precio de la acción de 4680 ptas.

Gráfico 5.1. b) Venta de CALL

Ejercicio 1

Tema VIII. Mercado de Opciones y Futuros

5.2 El contrato de opción PUT

El comprador de una opción PUT compra un derecho a vender un Activo Subyacente, a un determinado precio (o Precio de Ejercicio), en una fecha de vencimiento a cambio del pago de una prima.

Por consiguiente, el vendedor del contrato de opción PUT adquiere la obligación de comprar el Activo Subyacente, al Precio de Ejercicio establecido, en la fecha de vencimiento pactada a cambio del cobro de la prima.

Veámoslo también con un ejemplo:

En el cuadro 5.1.b) se reflejan algunas de las cotizaciones de las opciones PUT sobre la acción de la compañía Telefónica, negociadas en MEFF, en un momento dado del día 3 de diciembre.

Cuadro 5.1.b) Opciones de Venta (PUT)

De acuerdo con la definición de PUT, el comprador pagaría una prima de 250 ptas. al vendedor de la opción por tener derecho a vender una acción de Telefónica por 4400 ptas. el día 20 de marzo. El vendedor de la opción percibiría la prima y se comprometería a comprarle al comprador del PUT la acción de Telefónica a 4400 ptas. en esa misma fecha.

¿En qué condiciones el comprador del PUT ejercerá su derecho a vender la acción de Telefónica el día del vencimiento? Evidentemente, siempre que en ese día la acción de Telefónica cotice por debajo del Precio de Ejercicio. En el caso contrario el comprador del PUT no ejercerá su derecho.

¿Qué sucede con el vendedor de la opción cuando el comprador ejerce su derecho el día del vencimiento? Este deberá cumplir con su obligación de comprar la acción de Telefónica a 4400 ptas. a pesar de que ésta cotiza a un precio inferior en el mercado de contado o spot.

En los gráficos 5.2. a) y 5.2. b) se ilustran las posiciones del comprador y del vendedor de PUT.

En el eje de las abscisas se representan los distintos posibles precios de la acción de Telefónica el 20 de marzo y en el eje de las ordenadas las pérdidas o ganancias que registrarían cada una de las partes contratantes el día del vencimiento del contrato.

El comprador del PUT ejerce su derecho siempre que la acción cotice por debajo de 4400 ptas.; la ganancia es neta cuando el precio de la acción es inferior a 4150 ptas.; el punto de break-even (ni pérdida ni ganancia) está en 4150 ptas. porque con este precio el comprador del PUT recupera exactamente la prima pagada al vendedor. Para valores de la acción por encima de 4400 ptas. el comprador no ejerce el derecho y registra una pérdida equivalente a la prima pagada. Por consiguiente, el comprador de una opción PUT puede tener unas ganancias ilimitadas y unas pérdidas limitadas al importe de la prima.

Gráfico 5.2.a) Compra de PUT

Gráfico 5.2.b) Venta de PUT

El vendedor del PUT tendrá una posición de pérdidas y ganancias simétrica a la descrita para el comprador. El vendedor registra pérdidas cuando el precio de la acción cotiza por debajo de 4400 ptas. Estas pueden ser ilimitadas hasta un máximo igual al Precio de Ejercicio; la ganancia máxima se reduce a la prima cobrada de 250 ptas. y el punto de break-even equivale a un precio de la acción de 4150 ptas.

Ejercicio 2

Tema VIII. Mercado de Opciones y Futuros

5.3 Derechos y obligaciones de las partes contratantes

Las opciones representan derechos para su comprador y obligaciones para su vendedor. El comprador hará uso de ellos siempre que le supongan una ganancia. En caso de ejercer su derecho, el vendedor de la opción habrá de entregar/recibir al comprador lo pactado al precio convenido.

Si llegado el vencimiento, al comprador no le interesa ejercer su derecho, no tiene la obligación de comprar o vender lo pactado. Esto no significa que una vez comprada o vendida una opción no haya más remedio que esperar a la fecha de vencimiento; sino que, existiendo un Mercado Organizado, podré negociar la opción vendiéndola y recomprándola o viceversa.

Cuadro resumen de los derechos y obligaciones de opciones

Junto con las obligaciones y derechos vistos, las opciones comportan las siguientes particularidades:

La compra/venta de opciones no comporta el pago/cobro del Precio de Ejercicio pactado en el contrato, ni en el momento de su formalización ni en el vencimiento.

Sólo es necesario realizar el desembolso de la prima.

La prima es el precio del derecho o cotización de la opción. La prima fluctúa en el mercado durante toda la vida de la opción. Por tanto, una vez realizada la compra o venta de una opción es posible bien mantenerla hasta el vencimiento, bien negociarla durante el periodo de vida de la opción.

Tema VIII. Mercado de Opciones y Futuros

5.4 Especificaciones del contrato de opción IBEX-35 PLUS

Una vez vistos los conceptos de CALL y PUT de forma general, pasaremos a estudiar las opciones IBEX-35 PLUS.

Estas opciones son contratos que dan a su comprador el derecho a comprar (CALL) o a vender (PUT) el futuro IBEX-35 PLUS a un determinado valor (Precio de Ejercicio), en una fecha futura determinada (Fecha de vencimiento) y pagando por ello al vendedor una prima. El vendedor del contrato percibe la prima por asumir la obligación de vender (CALL) o comprar (PUT) el futuro IBEX-35 PLUS al valor pactado y en la fecha acordada.

El contrato de opción IBEX-35 PLUS es un contrato normalizado o estandarizado de acuerdo con las Condiciones Generales establecidas por MEFF Renta Variable, la Sociedad Rectora del Mercado. Precisamente esta característica hace posible negociar la opción, es decir, vender y recomprar o viceversa, en cualquier momento antes de la Fecha de vencimiento.

¿Qué términos del contrato de opción IBEX-35 PLUS están normalizados?, ¿Qué establecen las Condiciones Generales de este contrato?

El Activo Subyacente es el futuro IBEX-35 PLUS, definido en el apartado 4, multiplicado por 1.000 pesetas. Por lo tanto, el "nominal" del contrato es variable e igual al valor del índice IBEX-35 por 1.000 pesetas.

La opción es de estilo europeo y, por consiguiente, sólo se puede ejercer en la Fecha de vencimiento.

La Fecha de vencimiento tiene lugar el tercer viernes de mes. En todo momento se negocian opciones con vencimiento mensual, trimestral, semestral y anual.

La Fecha de liquidación del contrato es el primer día hábil posterior a la Fecha de vencimiento.

El Ejercicio de la Opción se produce automáticamente para todos los contratos que aportan un beneficio para su comprador o tenedor.

La Opción, una vez emitida, puede renegociarse en el Mercado hasta la Fecha de vencimiento que coincide con el último día de negociación.

Los Precios de Ejercicio se establecen en puntos enteros del Índice, siempre terminados en cincuenta o en centena exacta.

Por su parte, las primas cotizan en puntos enteros del Índice, con una fluctuación mínima de un punto.

Por ejemplo, una prima de 3 equivale a 3 x 1000 = 3000 ptas. por contrato.

La liquidación, es decir el cobro o pago, de las primas y de las comisiones tiene lugar el primer día hábil posterior a la fecha de transacción.

El importe de las garantías, solicitadas por la Cámara con el fin de garantizar el buen fin de las operaciones, es variable. La cantidad solicitada es función de la cartera de Opciones y Futuros. Es necesario depositar las garantías antes del inicio de la sesión del día hábil siguiente a la fecha del cálculo. En el caso de Opciones, sólo se incurre en la necesidad de aportar garantías si éstas se venden sin tenerlas antes compradas.

Una vez decidida la "Opción financiera" objeto de la compraventa (Vencimiento y Precio de Ejercicio), comprador y vendedor deberán acordar las dos únicas cláusulas del contrato no estandarizadas, esto es el precio (o prima) y la cantidad (o número de contratos).

Cuadro de Especificaciones Técnicas de Opciones IBEX-35 PLUS

A continuación ofrecemos varios ejercicios, y soluciones, sobre opciones IBEX-35 PLUS: Ejercicio 3

Ejercicio 4

Ejercicio 5

Ejercicio 6

Ejercicio 7

Tema VIII. Mercado de Opciones y Futuros

6. Comparación entre el contrato de Opción y el de Futuros

En este apartado veremos...

Una vez vistas las posiciones básicas del contrato de Futuro -posición larga o compradora y posición corta o vendedora- y del contrato de Opción -compra/venta de CALL y compra/venta de PUT- podemos realizar una comparación entre ambos.

Si un inversor mantiene expectativas alcistas -y piensa que la Bolsa va a subir o que los tipos de interés van a bajar -puede comprar opciones CALL o vender opciones PUT. La decisión entre una u otra posición no es en absoluto irrelevante: en el primer caso, la ganancia es ilimitada y la pérdida de la prima limitada; en el segundo caso, la ganancia está limitada a la prima percibida y la pérdida ilimitada.

Otra alternativa que también tiene este inversor es la compra de un futuro. En este caso, al tomar la posición, el comprador no requiere realizar ningún desembolso.

Veamos gráficamente la comparación entre las tres posiciones.

En el gráfico 6. a) se representan el CALL y el futuro comprados.

Gráfico 6.a): Compra de CALL y de futuro

Si el inversor acierta en sus previsiones y el mercado es alcista, la inversión en futuros es siempre más rentable que el CALL comprado porque en éste es preciso recuperar el coste de la prima pagada para registrar ganancias.

Sin embargo, cuando el inversor se equivoca en sus predicciones o simplemente el mercado tiene un comportamiento menos alcista de lo previsto, el CALL comprado representa un seguro auténtico, de modo que las pérdidas no pueden superar el coste de la prima pagada. Por el contrario, en el futuro comprado las pérdidas pueden ser, en principio, ilimitadas.

En el gráfico 6. b) se ilustran el PUT vendido y el futuro comprado.

Gráfico 6. b): Venta de PUT y compra de futuro

La cartera con el PUT vendido obtiene un rendimiento superior siempre que el mercado no suba más allá del importe de la prima percibida. Incluso cuando el mercado cae la prima reduce el importe de la posible pérdida. No obstante, cuando el mercado es alcista y la subida supera el importe de la prima, la posición en futuros registra ganancias crecientes mientras que el PUT vendido siempre ofrece una rentabilidad equivalente a la prima cobrada.

Sólo el inversor puede evaluar- en función de sus propios intereses y expectativas - los riesgos y posibles ganancias que conlleva cada alternativa.

Tema VIII. Mercado de Opciones y Futuros

7. Utilización de las Opciones y Futuros IBEX-35 PLUS

Estos activos financieros sirven fundamentalmente como instrumento de inversión y como instrumento de cobertura. Veámoslo más detenidamente.

7.1. Inversión o especulación

Como instrumento de inversión, la compra de Futuros, la compra de CALLS y la venta de PUTS tienen interés cuando nuestra expectativa es que el índice bursátil IBEX-35 va a subir. Este razonamiento es similar cuando decido invertir en cualquier compañía que cotice en Bolsa.

Como instrumento de inversión , la venta de Futuros, la venta de CALLS y la compra de PUTS tienen interés cuando esperamos que el índice bursátil IBEX-35 va a bajar. En efecto, también en una coyuntura bajista el Mercado de Derivados permite realizar inversiones con ganancia. En el mercado de acciones esto sólo es posible mediante el sistema de venta a crédito.

¿Qué ventaja tiene invertir en los Mercados de Derivados? Vamos a destacar sólo una de ellas: el apalancamiento financiero. En efecto, la inversión que debe realizarse es muy escasa (primas, garantías) y, sin embargo, las rentabilidades pueden ser muy elevadas.

¿En qué consiste el efecto apalancamiento? Definimos el efecto apalancamiento como la relación entre el capital invertido y el resultado obtenido en una inversión determinada. Así, una inversión es más "apalancada" cuánto menor capital necesite invertir para obtener un resultado concreto.

Veamos un ejemplo de apalancamiento

Tema VIII. Mercado de Opciones y Futuros

7.2 Cobertura

Como instrumento de cobertura, las posiciones en Opciones y Futuros sirven para compensar las posibles pérdidas en nuestra cartera en el mercado spot. Veámoslo con un ejemplo: si tengo una cartera de acciones y pienso que la Bolsa va a caer en los próximos días, tengo las siguientes alternativas de inversión:

Vender mi cartera hoy para evitar las posibles pérdidas futuras.

Mantener mi cartera y sufrir la desvalorización si ciertamente se confirman mis temores de caída bursátil.

Mantener mi cartera intacta y simultáneamente tomar posición en Derivados que sean rentables en un contexto bajista. Como es sabido estos productos son la compra de PUTS, la venta de CALLS y la venta de Futuros. Si efectivamente se cumplen mis previsiones y la Bolsa cae, se devaluará mi cartera de acciones pero tendré ganancias en mi posición de productos financieros derivados. La cuantía de la ganancia dependerá de la posición concreta que hayamos adoptado en el Mercado de Opciones y Futuros.

Ejercicio de cobertura

Tema VIII. Mercado de Opciones y Futuros

8. Cómo Puede un Particular Invertir en este Mercado

El procedimiento para que un particular pueda invertir en derivados sobre el IBEX-35 es muy sencillo. Basta con:

PRIMERO.- informarse acerca del funcionamiento en general de las Opciones y los Futuros financieros. En el momento actual el conocimiento de estas técnicas de inversión no debería ser exclusivo de los profesionales del mundo financiero dedicados a la gestión de carteras. Por el contrario, todos aquéllos que de alguna manera desean decidir sobre sus ahorros o simplemente supervisar la actuación de los gestores deberían informarse sobre las posibilidades que ofrecen estos productos financieros.

Por tanto, en principio existen las siguientes alternativas no excluyentes:

Preguntar bien al intermediario financiero habitual, bien a un intermediario Miembro del Mercado.

Lista de Miembros de MEFF RV

Lista de Miembros de MEFF RF

Seguir en la prensa económica o a través de las páginas web de MEFF la evolución del Mercado de MEFF RV o MEFF RF

Leer la cada vez más abundante literatura existente sobre el tema

Dirigirse a Instituto MEFF, compañía perteneciente a MEFF Holding, centro de formación del Mercado Español Oficial de Productos Financieros Derivados especializado en la organización e impartición de servicios de formación sobre estos productos financieros.

SEGUNDO.- decidir la posición más conveniente después de analizar la evolución futura de los mercados y examinar las propias expectativas. Como en cualquier otra decisión financiera, se deberán ponderar correctamente los aspectos de seguridad, rentabilidad y liquidez de la operación.

TERCERO.- contactar con su intermediario financiero (Sociedad o Agencia de Valores) a través del cual se deberán realizar todas las operaciones. Ya hemos visto que el acceso directo a MEFF está reservado a los Miembros del Mercado y, por lo tanto, los clientes finales sólo pueden operar por mediación de una entidad especializada y autorizada para ello.

Lista de Miembros de MEFF RV

Lista de Miembros de MEFF RF

El particular deberá firmar un modelo normalizado de contrato de cliente en el que se recogen los derechos y obligaciones de ambas partes. También deberá pactar con su intermediario la comisión aplicable por contrato.

Diagrama de la operativa en MEFF

Tema VIII. Mercado de Opciones y Futuros

9. Cómo Interpretar las Hojas Diarias de Cotizaciones

Diariamente MEFF publica tanto en su página web, en versión digital, como en las páginas especializadas de la prensa, el "Boletín Diario del Mercado" que incluye los precios de liquidación de los futuros, precios de cierre de las opciones, volumen negociado e información adicional sobre la evolución de la sesión como el precio máximo, mínimo y último cruzado:

Boletín Diario

El Boletín comienza con un resumen del volumen negociado en la sesión. A continuación, tenemos el valor del IBEX-35 spot al cierre de la sesión del Mercado Continuo, junto con el cierre de la sesión anterior. El valor del Activo Subyacente está expresado en puntos.

Veamos a continuación la información relativa a los Futuros IBEX-35 PLUS que figura a continuación.

En la primera columna tenemos los vencimientos de los contratos: 16 enero y 20 febrero (mensuales), 20 marzo (trimestral), 19 junio (semestral) junto con el 18 septiembre. Los días de vencimiento son los terceros viernes de cada mes.

En la segunda columna tenemos el Precio de Liquidación Diaria correspondiente a cada uno de los vencimientos. Como se ha visto, el Precio de Liquidación Diaria se utiliza diariamente para el cálculo de la pérdida/ganancia de las posiciones en Futuros.

Por ejemplo: si hubiéramos comprado un Futuro IBEX-35 PLUS con Vencimiento enero a 7120, y al finalizar la sesión el Precio de Liquidación Diaria de este Futuro fuera 7200, la Cámara me abonará la diferencia entre el Precio de Liquidación y el Precio del Futuro igual a 7200-7120= 80 puntos, es decir, 80.000 ptas. Y el vendedor de nuestro contrato de Futuro tendrá un cargo por ese mismo importe.

En las columnas 3 y 4 tenemos los mejores precios de demanda y de oferta del Futuro al cierre.

La columna 5 informa sobre el Precio del Futuro correspondiente a la última operación realizada.

La columna 6 recoge el máximo precio registrado durante la sesión.

La columna 7 recoge el mínimo precio registrado durante la sesión.

La columna 8 se refiere al número total de contratos que se ha realizado en cada uno de los Vencimientos.

Finalmente, la columna 9 informa del total de posiciones abiertas, es decir, posiciones de compradores y vendedores que, en principio, no se cierran sino que se mantienen hasta vencimiento.

A continuación aparece el listado de precios correspondientes a las opciones CALL. La interpretación de las columnas es exactamente igual que en el cuadro de los Futuros, a excepción de que aquí se recoge la cotización de las opciones o primas. Finalmente, figura la información relativa a las PUT.

Si avanzamos un poco más en nuestras explicaciones y examinamos las variables que influyen en el valor de las opciones comprobamos que, para las opciones CALL y para un determinado vencimiento, cuanto mayor es el Precio de Ejercicio, menor es la prima. El razonamiento contrario se aplicaría para las opciones PUT. Asimismo, para un determinado Precio de Ejercicio, cuanto más lejano es el vencimiento, mayor es la prima tanto para las opciones CALL como PUT.

Por último, aparecen dos columnas que no aparecían para los Futuros: la volatilidad al cierre y el delta. La volatilidad hace referencia a como varía la rentabilidad del subyacente y cambia en función del Precio de Ejercicio. La existencia de este espectro de volatilidades para los distintos Precios de Ejercicio es lo que en el mercado se llama el skew de volatilidades. Por otra parte, el delta es una de las sensibilidades de la opción y nos va a indicar en cuánto varía la prima de una opción cuando el subyacente se modifica en una unidad.

----------------------------------------------------------------

Tema IX. La inversión colectiva

--------------------------------------------------------------------------------

Autor: Alfonso Torrecilla

Director General de Central Hispano Gestión, S.A.

1. Las Instituciones de Inversión Colectiva: Concepto y Clases

Ley 46/84, de 26 de diciembre, art. 1:

"Son aquellas que, cualquiera que sea su objeto, capten públicamente fondos, bienes o derechos del público para gestionarlos, siempre que el rendimiento del inversor se establezca en función de los resultados colectivos mediante fórmulas jurídicas distintas del contrato de la Sociedad."

Forma fiduciaria (Fondos de Inversión):

Mediante la cual una persona jurídica (sociedad anónima) se obliga a la administración de los recursos aportados por los inversores, por cuenta de éstos. La dotación de liquidez a dichas participaciones corre a cargo del propio patrimonio del Fondo, a través del derecho de reembolso o separación del partícipe.

Sociedad por acciones (Sociedades de Inversión Colectiva):

Se trata, en este caso, de sociedades anónimas que vierten sus recursos en valores mobiliarios y otros activos financieros. El inversor no es partícipe sino accionista y la sociedad tiene sus propios órganos de administración y representación. En este supuesto, la liquidez se consigue a través del mercado secundario de las acciones.

Tema IX. La inversión colectiva

2. Clases de Instituciones de Inversión Colectiva

De carácter Financiero:

Tienen como actividad principal la inversión o gestión de activos financieros, tales como dinero, valores mobiliarios, pagarés, letras de cambio, certificados de depósito y cualquiera otros valores mercantiles.

De carácter no Financiero:

Operan sobre activos de otra naturaleza, principalmente los Fondos de Inversión Inmobiliaria.

Tema IX. La inversión colectiva

3. Los Fondos de Inversión

Un Fondo de Inversión es aquella inversión colectiva mediante la cual una pluralidad de inversores aportan sus ahorros a un fondo común con el fin de constituir un patrimonio y obtener una determinada rentabilidad.

Tema IX. La inversión colectiva

3.1. Conceptos importantes de Fondos de Inversión

¿Qué es un Fondo de Inversión?

Un Fondo de Inversión es un patrimonio formado con las aportaciones de muchos inversores (que reciben el nombre de "partícipes"), que es administrado por una Sociedad especializada (denominada "Sociedad Gestora") de acuerdo con los criterios establecidos en un documento que regula la actividad e inversiones del Fondo ("Reglamento de Gestión"), y del que los partícipes pueden retirarse en el momento que quieran solicitando el reembolso de sus participaciones.

¿Quién puede ser partícipe de un Fondo de Inversión?

Todo el que compre por lo menos una participación del Fondo, al precio al que esté ese día.

¿Cómo se puede ser partícipe de un Fondo de Inversión?

Solicitando a la Sociedad Gestora, o a su canal de distribución, la compra de participaciones de un Fondo concreto. El importe deberá ser siempre igual o superior al valor que tenga una participación ese día. Si la participación vale 10.076 pesetas y suscribimos 11.000 pesetas, tendremos 1,09170 participaciones de dicho Fondo.

¿Quién puede ser titular de un Fondo de Inversión?

Los partícipes pueden revestir tanto la forma de persona física como de persona jurídica, pudiendo, también, figurar como titulares en exclusiva o "cotitulares" de un Fondo de Inversión. Los distintos titulares son copartícipes, es decir, que el Fondo es propiedad de todos ellos, por partes iguales.

¿Qué es una suscripción de participaciones de Fondos de Inversión?

Es la inversión que se realiza en un Fondo de Inversión.

¿Qué es la comisión de suscripción?

Es la comisión que se cobra por comprar el Fondo. En casi todos los Fondos del sector no se suele cobrar esta comisión

¿Cuál es la suscripción mínima para suscribir Fondos de Inversión?

Una participación, aunque en algunos Fondos se exige una cantidad mínima como estrategia comercial.

¿Qué es el valor liquidativo de un Fondo de Inversión?

Es el valor al que se puede comprar o vender una participación de un Fondo de Inversión. La forma de calcularlo es dividiendo el patrimonio total del Fondo entre el número de participaciones. Este cálculo se hace diariamente.

Tema IX. La inversión colectiva

¿Qué es la comisión de reembolso?

Es la comisión que se cobra al vender el Fondo.

¿Qué es la comisión de gestión?

La Ley de Instituciones de Inversión Colectiva regula las comisiones máximas que pueden cobrarse en los Fondos de Inversión. Es una ley de máximos, lo que quiere decir, que luego son las Entidades comercializadoras las que estipulan el nivel de comisiones que consideran correctas.

Las Sociedades Gestoras pueden aplicar las comisiones de gestión de sus Fondos de una de las siguientes tres maneras:

Una comisión de gestión fija: 2,5% del patrimonio como máximo para los FIM. 1,5% para los FIAMM.

Una comisión de gestión variable: 20% de los beneficios como máximo para los FIM. 15% para los FIAMM.

Una comisión de gestión fija y una variable: 1,5% del patrimonio y 10% de los beneficios como máximo para los FIM. 1% del patrimonio y 5% de los beneficios para los FIAMM.

La comisión de gestión se descuenta diariamente al valorar el Fondo de Inversión, con lo que podemos hablar de un valor liquidativo neto de esta comisión.

¿Qué es la Entidad Depositaria?

La Entidad Depositaria es la responsable de la custodia de los valores del Fondo, así como del seguimiento de las operaciones llevadas a cabo por la Sociedad Gestora. Una misma Entidad no puede ser, a la vez, Sociedad Gestora y Entidad Depositaria. Por este servicio, podrá cobrar una comisión de depósito que no podrá ser superior al 1,5 por mil anual sobre el valor nominal patrimonial en el caso de los FIAMM, y del 4 por mil en el caso de los FIM.

¿Qué seguridad ofrecen los Fondos de Inversión?

El Fondo va a ser gestionado por un equipo de profesionales de reconocida calificación, que van a invertir su patrimonio en activos muy seguros, con una adecuada diversificación del riesgo y cumpliendo en todo momento los requisitos legales exigidos. Además, la Ley tiene unos mecanismos de control sobre estos Fondos de Inversión (C.N.M.V.).

¿Qué ventajas ofrece un Fondo de Inversión frente a otras alternativas de ahorro?

Liquidez, rentabilidad, seguridad, gestión profesional, diversificación, favorable régimen fiscal, información sencilla y detallada.

Tema IX. La inversión colectiva

¿Puede obtener rentabilidades negativas un partícipe de Fondos de Inversión?

Un Fondo de Inversión, como cualquier otro producto financiero, puede obtener rentabilidades positivas o negativas en función de la evolución que tengan los activos que componen la cartera de dicho Fondo. Es importante señalar que la normativa obliga a valorar los activos de los Fondos diariamente, y a precios de mercado.

Un FIAMM se caracteriza por invertir en activos de vencimiento más corto que los FIM, por tanto, su oscilación de rentabilidad debe ser menor.

¿Cómo se valoran los Fondos?

La legislación obliga a todos los Fondos a valorar diariamente su patrimonio. Ahora bien, las reglas de valoración son distintas según el plazo de amortización de los valores:

Cuando el valor tiene un plazo de vida superior a seis meses, ha de contabilizarse por el precio que tenía en el mercado el día anterior.

Cuando el plazo de vida es inferior a los seis meses, el valor se contabiliza por lo que costó cuando se adquirió más la parte proporcional de los intereses hasta ese día.

Los FIAMM, al adquirir principalmente valores con vencimiento inferior a seis meses, no reflejan en su valor liquidativo las oscilaciones de los precios en el mercado. A corto plazo su rentabilidad es bastante estable y sigue bastante cerca la de las Letras del Tesoro (restando, lógicamente, las comisiones de gestión y depósito). Su valor liquidativo aumenta prácticamente todos los días, aunque sólo sea ligeramente.

En cambio, los FIM, como invierten su patrimonio con vencimientos generalmente superiores a seis meses, reflejan en su valor liquidativo diario las oscilaciones de los precios y rentabilidades del mercado. En consecuencia, su valor liquidativo puede aumentar o disminuir de un día para otro.

¿Puede bajar la renta fija?

La cotización de los títulos de renta fija depende de:

La diferencia entre el interés que paga el título y la rentabilidad de las nuevas emisiones a igual plazo.

Si los tipos de interés suben, los títulos que el fondo mantiene en su cartera caen de cotización ya que, comparativamente con las nuevas emisiones, han perdido atractivo para los inversores.

Si los tipos de interés bajan, ocurrirá lo contrario: subirá la cotización de estos títulos.

La cercanía al pago de los intereses.

El plazo hasta el vencimiento. Cuanto mayor sea el tiempo hasta el vencimiento del título, mayor será el efecto de la variación de los tipos de interés.

Tema IX. La inversión colectiva

¿Qué es un reembolso de participaciones de Fondos de Inversión?

Es el rescate o la venta de las participaciones que tiene el particular al precio de ese día.

¿Qué es la rentabilidad financiero-fiscal?

La rentabilidad financiero-fiscal tiene en cuenta, no sólo, la rentabilidad que se puede obtener con ese Fondo de Inversión, sino también el efecto fiscal, especialmente ventajoso en estos productos.

¿Qué es la volatilidad de los Fondos de Inversión?

La volatilidad mide la sensibilidad de los Fondos a las variaciones del mercado. Es decir, la volatilidad marcaría las posibles fluctuaciones que sufriría el valor liquidativo de un Fondo en un periodo determinado. A medida que aumenta la volatilidad más podría fluctuar el valor liquidativo.

¿Cuáles son las ventajas fiscales para una empresa que invierta en Fondos?

No estarán sujetos al Impuesto de Sociedades los rendimientos obtenidos hasta el momento de la venta de las participaciones (en el caso de FIM). En el momento de la venta, al igual que con las personas físicas, no hay retención, al considerarse incremento de patrimonio.

¿Qué objetivos debe buscar una empresa que invierta en Fondos de Inversión?

Incrementar la rentabilidad de los activos en los que invierte la empresa.

Disminuir los gastos que tiene la sociedad.

Disminuir el impacto fiscal

Aplazar el pago de impuestos.

Libertad de elección a la hora de realizar plusvalías.

Protección ante altas volatilidades.

Tema IX. La inversión colectiva

3.2. Características de los Fondos de Inversión.

Gestión profesional. La Sociedad Gestora cuenta con un servicio de estudios y analistas de inversiones, dedicados exclusivamente a gestionar Fondos de Inversión.

Diversificación de Inversiones. El patrimonio afecto al Fondo permite llevar a efecto una gestión diversificada y proporcionar por tanto un alto grado de seguridad en las inversiones.

Control. Ejercido por la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Tanto la Gestora como el Fondo, están auditados periódicamente por auditores independientes.

Liquidez. El partícipe puede reembolsar la totalidad, o parte, de sus participaciones de forma inmediata.

Fiscalidad. Los Fondos de Inversión gozan de importantes ventajas fiscales, que potencian su rentabilidad frente a otros productos financieros.

Tema IX. La inversión colectiva

3.3. Clases de Fondos de Inversión

Los Fondos de Inversión sólo se diferencian entre sí por los activos que componen sus carteras.

Los Fondos de Inversión se agrupan en dos grandes tipos: F.I.M. y F.I.A.M.M.

F.I.A.M.M.: Fondos de Inversión en Activos del Mercado Monetario. (Fondos de Dinero). Invierten su patrimonio en títulos del Mercado Monetario a corto plazo: Letras del Tesoro, Bonos y Pagarés de Empresa, etc..

F.I.M.: Fondos de Inversión Mobiliaria.

Fondos de Renta Fija.

Invierten preferentemente en Deuda Pública, Bonos, Obligaciones, Instrumentos Monetarios y Pagarés de Empresa con cotización en Mercados Organizados. 100% de su cartera en títulos de Renta Fija.

Fondos de Renta Variable.

Destinan sus inversiones principalmente a acciones y Bonos convertibles con cotización en Bolsa. Inversión superior al 75% en títulos de Renta Variable.

Fondos Mixtos.

Invierten tanto en Renta Fija como Variable.

Fondos de Renta Fija Mixta: 75% a 100% de su cartera en títulos de Renta Fija.

Fondos de Renta Variable Mixta: 25% a 75% de su cartera en títulos de Renta Variable.

Tema IX. La inversión colectiva

3.3.1. Fondos de Inversión en Activos del Mercado Monetario(FIAMM)

PATRIMONIO MÍNIMO:

1.500 millones de Pesetas.

PARTÍCIPES:

100 como mínimo.

VALOR INICIAL POR PARTICIPACIÓN:

No hay. Antes 100.000 Pesetas.

INVERSIONES:

Inversiones a corto plazo, siendo su vencimiento máximo de 18 meses.

No inferior al 90% en valores de renta fija, admitidos a negociación en Mercado Secundario Oficial o en los términos que autorice la C.N.M.V., en valores que gocen de elevada liquidez.

No podrán invertir más del 40% de su activo en valores de renta fija que no gocen de elevada liquidez.

No podrán invertir en acciones, obligaciones convertibles, títulos que otorguen derecho a participar en ampliaciones de capital.

COEFICIENTES MÍNIMOS DE LIQUIDEZ:

3% del promedio mensual de saldos diarios del activo.

COMISIONES:

De gestión:

- Máxima del 1,5% del patrimonio del F.I.A.M.M.

- 15% de los resultados.

- 1% del patrimonio y el 5% de los resultados.

Suscripción y reembolsos:

- No podrán ser superiores al 1% del precio de las participaciones.

Depositario:

- No exceden del 1,5 por mil anual del valor nominal patrimonial.

DISTRIBUCIÓN DE RESULTADOS:

Reglamento del Fondo y Ley de Sociedades Anónimas.

TRIBUTACIÓN DEL FONDO:

Al tipo 1% en el I.S.S.

Tema IX. La inversión colectiva

3.3.2. Fondos de Inversión Mobiliaria (F.I.M.)

PATRIMONIO MÍNIMO:

500 millones de pesetas.

PARTÍCIPES:

100 como mínimo.

VALOR INICIAL POR PARTICIPACIÓN:

No hay. Antes 1.000 Pesetas.

INVERSIONES:

No más del 5% de su activo en otras Instituciones de Inversión Colectiva. Prohibido cuando la inversión pertenezca al mismo grupo.

No más del 5% de su activo en valores de una misma entidad. Podrá ampliarse al 10%, siempre que el total de las inversiones de la Institución en valores en las que se supere el 5% no exceda el 40% del activo de la misma.

No más del 15% de su activo en valores pertenecientes a un mismo grupo.

5% como máximo de los valores en circulación de una Compañía.

La suma de las inversiones de I.I.C. pertenecientes a un mismo grupo no podrá rebasar el 15% de los valores en circulación de una misma entidad.

Títulos emitidos por Estado, CEE, CC AA o los Organismos Internacionales de los que España sea miembro pueden llegar hasta el 35% del activo de la Institución. No obstante podrán llegar al 100% siempre que se diversifiquen entre, al menos, 6 emisiones diferentes.

INVERSIÓN Y LIQUIDEZ:

Tendrá al menos el 80% de su activo invertido en:

Valores admitidos a negociación en Bolsa de Valores españoles. Deuda Pública. Otros valores tales como los del Mercado Hipotecario, Pagarés de Empresa, siempre que sean negociados en un mercado español, organizado de funcionamiento regular, reconocido y abierto al público.

El resto de los recursos, además en valores que gocen de especial liquidez.

Podrán realizar operaciones en los mercados de futuros y opciones financieros.

COEFICIENTES MÍNIMOS DE LIQUIDEZ:

3% del promedio mensual de saldos diarios del activo.

DISTRIBUCIÓN DE RESULTADOS:

Reglamento del Fondo y Ley de Sociedades Anónimas.

TRIBUTACIÓN DEL FONDO:

Al tipo 1% en el Impuesto sobre Sociedades.

COMISIONES:

De gestión:

- Máxima del 2,5% del patrimonio del F.I.M.

- 20% de los resultados.

- 1,5% del patrimonio y el 10% de los resultados.

Suscripción y reembolsos:

- No podrán ser superiores al 5% del precio de las participaciones.

Depositario:

- No exceden del 4‰ del valor nominal patrimonial.

Tema IX. La inversión colectiva

3.4. Estructura operativa de los Fondos de Inversión

Tema IX. La inversión colectiva

3.5. Antecedentes Históricos

Los Fondos de Inversión son de origen anglosajón, extendiéndose a continuación por todos los países industrializados.

Los Fondos de Inversión están más desarrollados allí donde es mayor el desarrollo económico y financiero.

El primer Fondo de Inversión fue creado en el año 1.868, en la ciudad de Londres, denominándose "Foreign and Colonial Government Trust", el cual prometía grandes ganancias sin riesgo alguno. Este, aunque en principio no inspiró la suficiente confianza ante los inversores, terminó siendo un éxito pues dicho Fondo pudo pagar el cupón prometido a pesar de que muchos gobiernos estuvieran en suspensión de pagos. Este Fondo se constituyó para invertir un millón de libras esterlinas en 17 emisiones de diferentes gobiernos. Cada título se vendía a 85 libras, asegurándose una rentabilidad del 7% anual y un valor de amortización de 100 libras a los 24 años.

Las Instituciones de Inversión Colectiva en España datan de hace más de treinta años. Surgieron como apéndices de los principales bancos que operaban a través de ellas, con los valores que integraban sus respectivas carteras.

El primer fondo de inversión español se crea en el año 1.966 (Nuvofondo) con el Banco Urquijo como Banco Depositario.

Los Fondtesoro fueron un aliciente a la inversión institucional a principios de los noventa.

Tema IX. La inversión colectiva

3.6. Los Fondtesoro

Los FONDTESORO son Fondos de Inversión que invierten exclusivamente en Deuda del Estado (es decir, Letras del Tesoro, Bonos y obligaciones del Estado) y son administrados por Sociedades Gestoras de naturaleza privada que, tras un proceso de selección, han firmado con el Tesoro Público un Convenio de colaboración, que les obliga a cumplir determinadas condiciones y les permite gozar del apoyo publicitario del Tesoro Público.

Las "Sociedades Gestoras" de los Fondos de Inversión FONDTESORO, no deben confundirse con las denominadas "Entidades Gestoras" de Deuda del Estado Anotada. Estas últimas se encargan de mantener registrada en la Central de Anotaciones del Banco de España la Deuda del Estado Anotada poseída por ellas mismas o que sus clientes les han confiado, incluidos los Fondos de Inversión.

Razones de la Aparición de los Fondtesoro: La Financiación del Estado.

La debilidad de la inversión institucional en España a principios de los noventa se juzgaba como una de las causas de la escasez de demanda a largo plazo en el Mercado de Deuda. Por otra parte, la falta de liquidez y, ocasionalmente, un exceso de costes de intermediación propiciado por la relativa cautividad de los clientes, limitaba la expansión del segmento minorista del mercado. Finalmente, subsanar o paliar el desajuste que, para ciertos inversores necesitados de ingresos periódicos, había producido o acentuado el paso de cupones semestrales a anuales en los bonos y obligaciones del Estado llevó a pensar en la conveniencia de promover Fondos de Inversión Mobiliaria que, mediante su especialización en Deuda del Estado, ofreciesen una respuesta potencialmente eficaz a los problemas planteados, sumando, además, un tratamiento fiscal ventajoso respecto al que disfrutaría un tenedor directo de la Deuda.

Desde la óptica del Tesoro, las ventajas se redondeaban con el aligeramiento total de la carga administrativa si los Fondos de Inversión especializados en Deuda eran promovidos y gestionados, dentro de la legislación general aplicable, convenientemente completada mediante un instrumento jurídico apropiado, por Sociedades Gestoras de Instituciones de Inversión Colectiva surgidas de la iniciativa privada con experiencia en este campo.

Es importante señalar que el proceso de diversificación de la oferta había llevado espontáneamente a la aparición, o a los planes de lanzamiento, de cierto número de Fondos que estatutariamente, o simplemente en la práctica, se habían especializado en Deuda del Estado. Pareció, pues, conveniente potenciar este proceso, favorecido por el momento poco brillante de la renta variable, añadiéndole un respaldo explícito del Tesoro Público, estableciendo unos rasgos comunes que no sofocasen la necesaria personalidad que cada Gestora pudiera imprimir a sus Fondos y, sobre todo, acompañando las buenas razones con los hechos de un lanzamiento publicitario suficiente.

Este aspecto de lanzamiento publicitario es doblemente importante. Sorprende, en efecto, que a principios de los noventa, un instrumento con unas características tan favorables para la colocación del ahorro de inversiones medianos, e incluso pequeños, tuviera en España un desarrollo tan deficiente si se le comparaba con el registro en otros países. Sorprende más aún visto el nivel de conocimiento que el público parecía tener de los Fondos, y a pesar de la mala experiencia que muchos inversores tuvieron en la década de los setenta. Por ello, no son pocos los que atribuían la escasa expansión de los Fondos en España a la falta de una red de ventas libre de los conflictos de intereses que se dan en las dependientes de las Entidades de depósito.

Por otra parte, el esfuerzo publicitario realizado para la difusión de los Fondos en esos años, a juzgar por el gasto en publicidad, fue verdaderamente insignificante, aunque en el año 1993 aumentó considerablemente. El gasto realizado en medios controlados, prensa, radio y televisión, en 1989 rondó los 16 millones de pesetas, y aun aceptando que sea de aplicación a esta actividad la regla general de que el gasto total en publicidad es tres veces mayor que el registrado en los medios controlados, no deja de ser irrelevante el esfuerzo comparado con el gasto en la promoción y venta de otros productos financieros sustitutorios o compensatorios de los Fondos. Así pues, difundir el conocimiento de esta forma de Inversión Colectiva y crear un grado de presión sobre las redes de ventas fue esencial para su desarrollo en el futuro inmediato.

La difusión de los Fondos de Inversión especializados en Deuda implica, en primer lugar, una explicación de los Fondos de Inversión en general y, por consiguiente, que una parte importante del esfuerzo derive hacia otros Fondos. Este hecho no dañaba significativamente la estrategia del Tesoro Público. Por una parte, en sus iniciativas se mezclaban inseparablemente, en la mayoría de los casos, la doble perspectiva micro y macroeconómica: dar solución a sus problemas de financiación y promover soluciones útiles para el sistema financiero español. Por otra parte, en la mayoría de los Fondos de Inversión, incluso en los de renta variable, una parte significativa de su cartera estaba formada por Fondos Públicos. Por consiguiente, la publicidad de los Fondos de Inversión se tradujo, en cualquier caso, en una promoción de la demanda de Deuda del Estado.

Evolución de la Rentabilidad anual de los Fondos de Fondos de Inversión y de los Fondtesoro

Fechas Fondos de Inversión

De Renta Fija Fondtesoro

FIM FIAMM FIM FIAMM

1991

1992

1993

1994

1995

1996

1997 (*) 12.58

8.67

15.94

0.26

9.65

10.82

0.73 12.12

10.74

11.13

6.44

7.99

6.98

1.16 13.01

7.13

19.54

-1.72

11.96

12.79

0.46 12.39

11.04

11.35

6.72

8.06

6.89

1.17

(*) Hasta el 31 de marzo

Tema IX. La inversión colectiva

3.7. Fiscalidad de los Fondos de Inversión

Fiscalidad para Personas Físicas

Inversiones realizadas a partir de 31/12/94

Mientras no reembolsen las participaciones, las plusvalías no se incorporan

en la Declaración sobre la Renta. Esta circunstancia permite diferir el pago

de impuestos, obteniendo una mayor capitalización de rendimientos.

Los reembolsos no están sujetos a retención a cuenta del I.R.P.F., con lo que

se retrasa el pago de impuestos, obteniendo un rendimiento adicional.

Se reembolsan las participaciones más antiguas (se aplica el método FIFO)

La plusvalía obtenida en el reembolso tributa según el tiempo de permanencia:

Inferior a 1 año: se declara al mismo tipo que los rendimientos del año: tipo marginal.

Superior a 1 año: el valor de adquisición se actualiza con un coeficiente y la plusvalía así obtenida se declara a un tipo reducido: el tipo medio.

Superior a 2 años: se aplica coeficiente de actualización y la plusvalía tributa a tipo fijo: 20%.

La actualización del valor de adquisición equivale a que el partícipe tributará por la plusvalía "real", es decir, una vez descontada la inflación del período.

Los coeficientes de actualización del valor de adquisición aplicables por las transmisiones que se efectúen durante 1997, son:

Año de adquisición (*) Coeficiente

1994 y anteriores

1995 y 31/12/94

1996 1,000

1,083

1,035

(*) Requisito: la fecha de adquisición deberá ser, como mínimo, de un año.

Inversiones realizadas antes de 31/12/94

El partícipe no tributa en el Impuesto sobre la Renta hasta que no reembolsa sus participaciones.

El reembolso de participaciones no está sujeto a retenciones a cuenta.

El incremento de patrimonio se considera fiscalmente como renta irregular (a partir de 1 año y 1 día).

Se aplica un coeficiente reductor del 14,28% por cada año de permanencia a partir de dos años, pero la antigüedad fiscal se calcula desde la fecha de adquisición hasta el 31.12.96.

Se aplicará un coeficiente de corrección monetaria al valor de adquisición según el año. Ley de Presupuestos. (Aumenta el valor de adquisición, con lo que se reduce la plusvalía a tributar). (Para compras anteriores al 31.12.1994, ese coeficiente es 1, con lo que la plusvalía se queda igual al multiplicar por 1).

Las plusvalías que queden después de descontar los coeficientes anteriores tributan al tipo fijo del 20%.

Se tiene la posibilidad de elegir el momento más favorable para vender y declarar en IRPF.

Para determinar las plusvalías, en el caso de que existan suscripciones en distintas fechas, las primeras participaciones a vender serán siempre las más antiguas, método FIFO (primera entrada, primera salida).

Tema IX. La inversión colectiva

3.7.1. Ejemplos:

Ejemplo 1

Suscripción del Fondo: 1.000.000 ptas.

Fecha de suscripción: 10.06.96

Fecha de reembolso: 29.07.97

Reembolso del Fondo: 1.100.000 ptas.

Ha pasado más de 1 año y 1 día.

(El coeficiente de corrección monetaria de 1.996 es el 1,035)

Coste de adquisición actualizado: 1.000.000 x 1,035 = 1.035.000 ptas.

Plusvalía del partícipe: 1.100.000 - 1.000.000 = 100.000 ptas.

Incremento de Patrimonio del partícipe: 1.100.000 - 1.035.000 = 65.000 ptas.

Impuesto a pagar: tipo medio del partícipe sobre 65.000 ptas.

Ejemplo 2

Suscripción del Fondo: 1.000.000 ptas.

Fecha de suscripción: 10.06.95

Fecha de reembolso: 29.07.97

Reembolso del Fondo: 1.200.000 ptas.

Ha pasado más de 2 años y 1 día.

(El coeficiente de corrección monetaria de 1.995 es el 1,083)

Coste de adquisición actualizado: 1.000.000 x 1,083 = 1.083.000 ptas.

Plusvalía del partícipe: 1.200.000 - 1.000.000 = 200.000 ptas.

Incremento de Patrimonio del partícipe: 1.200.000 - 1.083.000 = 117.000 ptas.

Impuesto a pagar: tipo fijo del 20% sobre 117.000 ptas. = 23.400 ptas.

Ejemplo 3

Suscripción del Fondo: 1.000.000 ptas.

Fecha de suscripción: 29.05.93

Fecha de reembolso: 29.07.97

Reembolso del Fondo: 1.500.000 ptas.

Duración de la inversión: 4 años y 2 meses, pero

Antigüedad fiscal hasta 31.12.96: 4 años (redondeo por exceso).

El coeficiente reductor se aplica a partir de dos años:

Coeficiente reductor a aplicar: 14,28% x (4 - 2) = 28,56%

Plusvalía del partícipe: 1.500.000 - 1.000.000 = 500.000 ptas.

Incremento de Patrimonio del partícipe: 500.000 - (28,56% de 500.000) =

= 500.000 - 142.800 = 357.200 ptas.

Impuesto a pagar: tipo fijo del 20% sobre 357.200 ptas. = 71.440 ptas.

Ejemplo 4

Suscripción del Fondo: 1.000.000 ptas.

Fecha de suscripción: 29.05.89

Fecha de reembolso: 29.07.96

Reembolso del Fondo: 1.900.000 ptas.

Duración de la inversión: 7 años y 2 meses.

Antigüedad fiscal: 8 años (redondeo por exceso).

El coeficiente reductor se aplica a partir de dos años:

Coeficiente reductor a aplicar: 14,28% x (8 - 2) = 85,68%

Plusvalía del partícipe: 1.900.000 - 1.000.000 = 900.000 ptas.

Incremento de Patrimonio del partícipe: 900.000 - (85,68% de 900.000) =

= 900.000 - 771.120 = 128.880 ptas.

Impuesto a pagar: tipo fijo del 20% sobre 128.880 ptas. = 25.776 ptas.

Ejemplo 5

Suscripción del Fondo: 5.000.000 ptas.

Fecha de suscripción: 10.04.87

Fecha de reembolso: 10.01.96

Reembolso del Fondo: 7.000.000 ptas.

Duración de la inversión: 8 años y 9 meses.

Antigüedad fiscal: 9 años (redondeo por exceso).

El coeficiente reductor se aplica a partir de dos años:

Coeficiente reductor a aplicar: 14,28% x (9 - 2) = 100%

Plusvalía del partícipe: 7.000.000 - 5.000.000 = 2.000.000 ptas.

Incremento de Patrimonio del partícipe: 2.000.000 - (100% de 2.000.000) =

= 2.000.000 - 2.000.000 = 0 ptas. Totalmente Exento

Tema IX. La inversión colectiva

Fiscalidad para empresas

No se aplican coeficientes de actualización.

Reembolsos exentos de retención.

FIAMM

Tributarán anualmente por la plusvalía acumulada, aunque no reembolsen las participaciones.

FIM

Tributarán por la plusvalía el año que reembolsen las participaciones.

Fiscalidad del Reparto de dividendo

En los Fondos de reparto:

El importe bruto repartido, se añade a la base imponible en concepto de Rendimiento de Capital Mobiliario.

Se produce la retención a cuenta del 25% de su importe, que es deducible de la cuota del impuesto.

Impuesto sobre el Patrimonio

Las participaciones que el partícipe mantenga a 31/12 en un Fondo de Inversión, se valoran al cambio medio de los valores liquidativos del último trimestre del año, publicados por el Ministerio de Economía y Hacienda en el B.O.E..

Esta información se facilita al partícipe en el Informe fiscal anual.

Cambio de Fondo

Con la nueva fiscalidad, aun teniendo antigüedad de varios años y, por tanto derecho a aplicar a la plusvalía coeficientes de reducción del 14, 28% anual, puede resultar rentable para el partícipe reembolsar sus participaciones y cambiarse a otro fondo.

Esto se producirá cuando el antiguo fondo no encaje con las necesidades del partícipe.

El cambio pasaría por pagar los impuestos que correspondiesen, de acuerdo con la fiscalidad vigente, e invertir en el nuevo fondo la cantidad resultante.

Para que resulte rentable este cambio, deberá cumplirse:

Que el nuevo fondo obtenga la rentabilidad adicional necesaria para pagar los impuestos del cambio de fondo y algo más que el anterior.

Que el cliente permanezca en el nuevo fondo más de 2 años.

Tema IX. La inversión colectiva

3.8. Los Fondos Garantizados

Definición de fondos garantizados

Un Fondo Garantizado es un Fondo que garantiza una rentabilidad al partícipe que mantiene su inversión durante un plazo de tiempo determinado.

Para beneficiarse de las características de este producto, el inversor debe invertir en el Fondo en el período de suscripción y mantenerse durante todo el plazo que dura el contrato. Si el partícipe abandona el producto antes, pierde la garantía.

La garantía es un contrato externo al Fondo que firma el partícipe con la Entidad Depositaria.

La voluntad de los Bancos y las Cajas es ofrecer a sus clientes un producto sin riesgo y con mejor tratamiento fiscal, como alternativa al tradicional depósito a plazo o I.P.F. (Imposiciones a Plazo Fijo).

Clases de Fondos Garantizados

Fondos Garantizados tradicionales: Las entidades garantizan a los partícipes una revalorización mínima en un plazo determinado.

Fondos Garantizados con pago de rentas periódicas: Las entidades garantizan el pago de una renta periódica y la cantidad invertida al final del periodo.

Fondos Garantizados referenciados a Bolsa: Siempre garantizan la inversión del partícipe, aunque baje la Bolsa. Si ésta sube, el titular recibe un porcentaje del incremento que experimente el índice Ibex-35 durante el periodo de la garantía. Lo importante es el cálculo de la revalorización.

Tema IX. La inversión colectiva

Ejemplo pago de rentas

La renta se obtiene mediante el reembolso periódico de participaciones. Como las participaciones habrán incrementado su valor, al reembolsar, una parte de la cantidad reembolsada es plusvalía y la gran parte, capital, por el que no tributa. Al vencimiento, si reembolsa las participaciones que mantiene, deberá tributar.

Aclaración

Fondos Garantizados referenciados a Bolsa

Rentabilidad mínima fija más un tanto por ciento de la revalorización del índice Ibex-35, a todos los partícipes que suscriban las participaciones en el periodo marcado por la entidad y permanezcan en el Fondo hasta el final del periodo garantizado.

El método de cálculo de referencia para determinar cuál es la revalorización del Ibex-35 es lo que distingue a unos Fondos de otros.

Se puede distinguir dos modalidades de cálculo:

Se emplean datos del índice al inicio y final del periodo.

Tiene en cuenta datos de todo el periodo.

Fiscalidad en el pago de la Garantía

Las plusvalías que se generen por el reembolso de participaciones tiene el tratamiento normal de los fondos. Igualmente sucede caso de reembolso transcurrido el período de garantía.

Si al finalizar el período de garantía, el fondo no ha conseguido la revalorización pactada, el banco abonará por cada participación la diferencia entre el valor pactado y el valor alcanzado por ésta.

Este pago en concepto de garantía no participa de la especial fiscalidad de los Fondos de Inversión, sino que tributará como renta regular del año, aplicándose la retención del 25%.

Tema IX. La inversión colectiva

3.9. El Rating o Calificación

¿Qué es el Rating o Calificación?

La palabra rating tiene una traducción equivalente a "estimación, valoración" o, más aproximada, "calificación". Y va a ser, precisamente, una estimación o calificación referenciada lo que va a suponer, en síntesis, este proceso conocido como rating.

El rating es una calificación de riesgo de una compañía, es decir, una forma, resumida en una notación, de juzgar la capacidad y probabilidad de pago de los intereses y principal de una deuda emitida por parte de la compañía que recibe la calificación.

Es una señal informativa dirigida al mundo financiero en general y, muy particularmente, a los inversores, cuya validez descansa en su credibilidad, que se apoya en la objetividad e independencia.

El rating es un indicador de referencia del mayor o menor riesgo que un particular asume al invertir.

Las Agencias de "Rating"

Son agencias especializadas en calificación.

Estas agencias han de fundamentar sus criterios en datos contrastados y dos principios básicos:

Confidencialidad: la información a la que las agencias tienen acceso constituyen el entramado financiero de la entidad.

Independencia: le otorga la credibilidad de los inversores, emisores y del mercado.

Las dos agencias más conocidas y con mayor cuota de mercado en su negocio son Standard and Poor's (S&P) y Moody's Investors Service (Moody's).

Origen de la Agencias de "Rating"

Los orígenes y desarrollo de las agencias de calificación arrancan en la ingente expansión geográfica y económica de Estados Unidos en el siglo XIX.

Conocer la situación financiera de muchas compañías ferroviarias, directoras de la revolución industrial de todo el país, y que se financiaban con emisiones de bonos.

Cuando se acabó el siglo, la práctica de los informes crediticios, que informaban a los inversores sobre los títulos de contratación pública, había dado paso a la calificación crediticia.

Standard and Poor's (S & P)

Fundada en 1.860 en Estados Unidos.

En 1.966 fue adquirida por la editorial McGraw-Hill.

En la actualidad tiene concedidas calificaciones a más de 2.000 emisiones de grandes corporaciones y más de 8.000 municipios-estados, entidades nacionales y supranacionales. 1.400 emisiones de papel comercial.

Sus analistas se encuadran en cinco grupos básicos:

Industria, suministros de gas, electricidad y telefonía.

Instituciones financieras.

Seguros y transporte.

Municipios y Estados.

Supranacionales.

Moody's Investors Service (Moody's)

Fundada por John Moody, quien se cree que introdujo el sistema de calificación de valores en 1.909 en EE.UU..

Empezó calificando las emisiones de empresas de ferrocarriles norteamericanas, con sus calificaciones de Aaa hasta C, hoy símbolos internacionales.

En 1.919 ya asignaba ratings a la deuda de algunos países soberanos, tales como Gran Bretaña, Francia, Italia, Japón y la República de China.

En 1.962 fue adquirida por Dunn & Bradsteed, empresa internacional dedicada a proporcionar información comercial y financiera desde 1.875.

En la actualidad, califica más de 8.000 emisores de todos los segmentos del mercado, 40 Estados soberanos, 100 entidades estatales y 17 entidades supranacionales.

Sus analistas se reparten en los siguientes grupos básicos:

Industrial.

Instituciones financieras.

Suministros públicos.

Financiación estructurada.

Riesgo soberano.

Inter Bank Company Analysis (IBCA)

IBCA Limited es una compañía internacional de calificación especializada en el análisis de la solvencia de los bancos y su rating es muy considerado, especialmente por los inversores europeos.

Fundada en 1.978, es una entidad independiente, con sede en Londres y oficinas en New York, Tokio, París, Madrid y Barcelona.

Mundialmente muy reconocida, elabora informes de riesgo crediticio de más de 350 entidades en 25 países.

En enero de 1.992 se creó IBCA España, para calificar emisiones a corto y largo plazo de renta fija de entidades españolas en los mercados nacionales e internacionales.

Tema IX. La inversión colectiva

3.10 Situación Actual del Sector

El patrimonio total gestionado en Fondos de Inversión a finales del mes de junio era de 23,4 billones de pesetas, lo que significa un crecimiento del 25,32% con respecto a diciembre de 1.996.

El número de partícipes se ha doblado en los últimos dos años, al igual que el número de Fondos.

El partícipe de Fondos español sigue prefiriendo la Renta Fija y los activos sin riesgo, al contrario que los partícipes de los países vecinos.

Parece haber un trasvase de dinero desde los FIAMM a otros Fondos, pero la mayoría a Fondos Garantizados, ya que el partícipe español sigue teniendo aversión al riesgo.

Los Fondos Garantizados de Renta Fija han tomado el relevo a los Fondos de Dinero por su bajo riesgo.

A mayo, el patrimonio de los Fondos Garantizados es de 3,19 billones de pesetas, lo que representa el 14,1% del volumen total de mercado.

La nueva fiscalidad afectará al diseño de nuevos Fondos Garantizados. El plazo no será un factor clave de comercialización, sino que será determinante la rentabilidad del producto.

La constante bajada de tipos de interés provocará que el nuevo diseño de los Fondos Garantizados se haga con carteras referenciadas a la Renta Variable, tanto nacional como internacional.

Evolución del Patrimonio de los Fondos de Inversión en España

Datos en millones de pesetas

Datos a 31.03.1997

Fuente: C.N.M.V.

Evolución del Nº de Partícipes de los Fondos de Inversión en España

Datos a 31.03.1997

Fuente: C.N.M.V.

Evolución del Nº de Fondos de Inversión en España

Datos a 31.03.1997

Fuente: C.N.M.V.

Tema IX. La inversión colectiva

Distribución por tipo de Fondo en España

Datos a 30.06.1997 en millones de pts.

Fuente: Inverco

Distribución por tipo de Fondo en España

Datos a 30.06.1997 en millones de pts.

Fuente: Inverco

Distribución por tipo de Fondo en España (31.12.1996)

Datos a 31.12.1996

Fuente: Inverco

Distribución por tipo de Fondo en España (30.06.1997)

Datos a 30.06.1997

Fuente: Inverco

Tema IX. La inversión colectiva

Fondos Garantizados

Datos a 31.03.1997 en millones de pts.

Fuente: C.N.M.V.

Número de Fondos de Inversión en Europa

Datos a 31.12.1996

Fuente: EFIFC

Activos de los Fondos de Inversión en Europa

Datos a 31.12.1996 en millones U.S. $.

Total Activos Netos: 1.731 bills. U.S. $

Fuente: EFIFC

Distribución de los Activos en porcentaje

Tema IX. La inversión colectiva

Distribución por tipo de Fondo en Europa

Datos a 31.12.1996

Fuente: EFIC

Distribución por tipo de Fondo en Europa

Datos a 31.12.1996 en millones U.S. $.

Total Activos Netos: 1.731 bills. U.S. $

Fuente: EFIFC

Número de Fondos (Estadística Mundial)

Datos a 30.09.1996

Total Fondos: 32.731

Fuente: EFIFC

Fondos de Inversión a nivel Mundial

Datos a 30.09.1.996

Total Activos Netos: 7.502.668 mill. US $

Fuente: EFIFC

Tema IX. La inversión colectiva

Distribución por tipo de Fondo (Estadística Mundial)

Datos a 30.09.1.996

Total Activos Netos: 7.502.668 mill. US $

Fuente: EFIFC

Activos de los Fondos (Estadística Mundial)

Datos a 30.09.1.996 en mill. U.S. $.

Total Activos Netos: 7.502.668 mill. US $

Fuente: EFIFC

Distribución de los tipos de Fondos en el Mundo

Datos a 30.09.1.996 en mill. U.S. $.

Total Activos Netos: 7.502.668 mill. US $

Fuente: EFIFC

Tema IX. La inversión colectiva

3.11. Tendencia Futura del Sector

Se prevé en los próximos años un aumento de los Fondos de Renta Fija y, sobre todo de los Fondos de Renta Variable y Mixtos, que, si se mantiene una cierta estabilidad en los mercados, serán los que ofrezcan mayores rendimientos.

Si el proyecto de moneda única triunfa, los tipos serán más reducidos y el partícipe que quiera más rentabilidad tendrá que asumir más riesgo.

Con tanta liquidez existente en el mercado interior, habrá que salir a los mercados internacionales a materializar esos excedentes.

¿Tenderemos a una distribución más acorde con la de Europa y del Mundo?.

Habrá mayores conocimientos financieros, con lo que se logrará una mayor especialización, calidad del servicio y asesoramiento por parte de las Gestoras.

Las Gestoras de Fondos buscarán sus propios canales de distribución.

Expansión internacional.

Mayor oferta de productos, acorde con los demás países europeos.

Mayor competitividad entre gestores de Fondos.

Fondos para Instituciones: requieren altas inversiones (entre 25 y 100 millones de pesetas). Las comisiones son más reducidas y dependen del importe de la suscripción. (BSN Instituciones de BSN Gestión, Foncóndor Acciones de Central Hispano Gestión, Santander Fondo Empresa del Santander).

Fondos Sectoriales: destinan su cartera casi exclusivamente a un sector bursátil. (Privanza Valores Inmobiliarios de Privanza, Electrofondo y Edifon de Bancaja). Recuerdo histórico año 1.973-74.

Fondos referenciados a un Indice: su objetivo es conseguir una rentabilidad similar a un determinado índice bursátil. (BCH Acciones de Central Hispano Gestión).

Fondos Internacionales: invierten en activos denominados en monedas extranjeras. Pueden ser de Renta Fija, Variable o de Dinero.

Fondos Paraguas: se invierten en subfondos y permiten diversificar el riesgo. Son comercializados en España por gestoras extranjeras. Para un partícipe español no tiene sentido. (BZW Index Selection Fund del Grupo Barclays).

Fondo de Fondos: están recogidos en la propuesta modificada de Directiva del Parlamento y Consejo Europeo que modifica la Directiva 85/611 CEE. Su patrimonio se invierte en participaciones de otros Fondos de Inversión, pudiendo disponer de depósitos y de activos líquidos complementarios, todo lo cual, permite diversificar dentro de la propia diversificación que supone invertir en varios Fondos.

Master Feeder Funds: son un caso extremo de los Fondos de Fondos. Invierte la totalidad de sus activos en participaciones emitidas por un único Fondo matriz (fondo Master), cuyas participaciones se distribuirán, por tanto, indirectamente a través de uno o más Fondos.

Hedge Funds: son fondos de inversión especializados en invertir sus patrimonios en valores altamente especulativos utilizando técnicas de ingeniería financiera, elevados apalancamientos y técnicas de arbitraje.

Cash Funds o Fondos de Efectivo: invierten todos sus activos en depósitos bancarios.

Fondos de Inversión en commodities: invierten su patrimonio en materias primas o mercancías mundiales, productos agrícolas (por ejemplo, soja, maíz, algodón, azúcar, café, cacao, etc.), metales (por ejemplo, plata, oro, aluminio, estaño, zinc, etc.). Pueden invertir totalmente sus patrimonios en commodities, o bien, parcialmente, combinando las materias primas con renta fija y renta variable.

Tema IX. La inversión colectiva

3.12. Gestión de Carteras: La Gestión Eficiente de Los Fondos de Inversión.

Las Carteras y Los Clientes.

Una Cartera se puede definir como un conjunto títulos valores, "papeles" a gestionar, acciones cotizadas en Bolsa o no cotizadas, obligaciones, pagarés, etc., es decir, todo lo que represente un derecho financiero, de futuro o de opción.

A la hora de gestionar una cartera hay que tener en cuenta muchos factores que van a influir para la toma de la última decisión, que va a ser la inversión en esos determinados títulos valores: el proceso de toma de decisión para la inversión y cuáles son los baremos a basarse en la toma de esa decisión, el valor de la compensación por renunciar al consumo actual, la inflación, el deterioro de la actual capacidad de consumo, el riesgo inherente a esa inversión, etc.

El cliente de la cartera lo único que quiere es ganar dinero. Si se dice que se "bate" el índice de la Bolsa o el de la Deuda se considera que se ha hecho una buena inversión, pero eso al cliente no le importa. No hay gestión de carteras eficiente sin tener en cuenta la situación del cliente, su situación fiscal, sus preferencias, su aversión al riesgo y demás factores que nos indiquen el camino para diseñarle financieramente un "traje a medida".

Debemos conocer al cliente, ya sea persona física o institución, haciéndole preguntas de todo tipo (ingresos, mercados preferentes, fiscalidad, patrimonio, riesgo...). Identificar cuáles son los objetivos del inversor (preferencia o aversión por el riesgo...), y sus limitaciones (pacifistas contra las industrias de guerra, árabes, verdes ecologístas, religión, en contra de petroleras, tabaqueras...). Pero hay que sistematizar el cuestionario con ese cliente, con criterios científicos, para dejar perfectamente definidas sus preferencias y sus objetivos.

Además, el cliente quiere conocer al profesional, saber si puede confiar en él, probarle, para poder desentenderse de las inversiones y sentirse respaldado. En este punto hay que tener mucho cuidado, ya que puede intentar deducir el sistema seguido por el profesional para la toma de decisiones de inversión con pequeñas cantidades y prescindir en un futuro del profesional con el resto de sus inversiones, creyendo haber encontrado la solución del juego, y desconociendo que es un juego sin solución exacta, sino fruto de la experiencia y del análisis continuado de los mercados.

Dependiendo de la edad y situación del inversor vamos a catalogarlo como vemos en el siguiente gráfico, dándonos un perfil aproximado del cliente. Salvo cuestiones patológicas, hay que desconfiar de personas que no se adecúen a estos modelos.

Cuando gestionamos dinero por cuenta de terceros, debemos gestionarlo como si fuéramos un "padre de familia", salvo prueba y firma en un papel en contrario, ya que la C.N.M.V. busca una regla que se llama la "regla del hombre prudente", al igual que en la Bolsa de Nueva York existe la regla 405 "prudent man rule", por la que se regula la actuación y la fe del profesional (si se compra unas obligaciones con una calificación BBB a una anciana se iría automáticamente a la cárcel, ya que una anciana no es especuladora, y ese valor es claramente especulativo).

En los Fondos de Inversión nos dirán como invertir el dinero, ya que estará recogida la forma de inversión en sus estatutos, al igual que en las Fundaciones, Bancos, Cajas, SIM y SIMCAV (sociedades de inversión mobiliaria de capital variable). Las Instituciones tienen la ventaja de que en sus estatutos estarán catalogados los objetivos de inversión, pero con los clientes particulares hay que tener mucho cuidado.

El inversor español tiene preferencia por el corto plazo a diferencia con el inversor del resto del mundo. El inversor internacional se va a plazos más largos. El motivo podría estar en la extraordinaria aversión al riesgo del inversor español en comparación de sus vecinos.

Además, se cree que la renta fija es más segura que la renta variable, afirmación que no es siempre cierta. Lo único que se tiene seguro es que te van a pagar al final.

El mercado de renta fija puede fluctuar incluso más que el mercado de renta variable. El ejemplo más sencillo es el de las obligaciones emitidas por una empresa que necesita financiación: tiene una remuneración fija, el cupón, pero la empresa se beneficia en mayor medida que si ampliara capital. En caso de quiebra, no se pierde más dinero que el que pierde el accionista. Por el contrario, cuando el Estado no puede pagar, procederá a declarar su deuda perpetua o a devaluar la moneda. Luego la seguridad a largo plazo es, cuando menos, no superior a la de la renta variable, salvo que la sociedad emisora sea la misma que te va a garantizar una seguridad y en ese caso no te da la misma rentabilidad, ganando más como accionista y menos como obligacionista.

Luego hay que estudiar en profundidad la volatilidad tanto de la renta fija como de la renta variable, como se explica en este capítulo, llegando a la conclusión de que la volatilidad de la renta fija puede ser superior a la de la renta variable.

El proceso de la gestión de carteras se podría resumir en el cuadro adjunto:

Tema IX. La inversión colectiva

Binomio Riesgo-Beneficio.

Es conocido que a mayor riesgo mayor beneficio y viceversa, pero lo que se busca siempre en una cartera es determinar un grado de diversificación tal que se obtenga el mayor beneficio posible con el mínimo riesgo inherente.

Analizando el riesgo que pueden tener las carteras se pueden identificar dos tipos de riesgos: el riesgo sistemático y el riesgo no sistemático.

- Riesgo sistemático: es el riesgo en el que se incurre por el simple hecho de estar en el mercado, es el riesgo de mercado común a todos los valores. Los elementos que lo provocan son los propios de la economía: tipos de interés, inflación, situación política, golpes de estado, etc. El riesgo sistemático, de estar en el mercado, no es diversificable.

- Riesgo no sistemático: es el riesgo de cada uno de los valores por cuestiones propias de ese valor, dependiendo de infinidad de factores (tiempo, cambio de management, fusiones, demanda de producto, etc.). Ese riesgo sí es diversificable.

¿Cómo medir el beneficio?

Para poder medir el beneficio hay que basarse en una serie de datos que se pueden encuadrar dentro de estas dos clases:

Datos estadísticos: para hallar cálculos de probabilidades, y las desviaciones de nuestros cálculos.

Datos subjetivos: historia de lo que ha hecho el valor, predicción, proyecciones sobre futuros beneficios, mercados, etc. (Análisis fundamental).

No hay que olvidar que se trata de maximizar el beneficio con el mínimo riesgo posible.

EJEMPLO:

Vamos a analizar el beneficio esperado de un valor americano como es Digital:

Tomamos valores medios del beneficio multiplicándolo por los suyos reales y nos da, por ejemplo, un 0.014, es decir, un 1.4% anual en un período largo de tiempo para un 40% de beneficio, pero también lo puedo perder.

La banda de fluctuación se halla cogiendo la cotización de hoy, restándole la diferencia entre el máximo y el mínimo de la cotización de hoy en valor absoluto. Esa es la variación, en porcentajes, que podría experimentar el valor. Si tenemos expectativas de subida en ese porcentaje compraremos el valor, y en caso contrario lo venderíamos.

Por ejemplo, el 4% del total del período ha perdido el 30%, sobre el total, 4% anualizado. El 61% de probabilidad significa que el valor se mueva entre (-10) y (-20). Cuanto más comprimida esté la gráfica menos es el riesgo, y cuanto más extendida más volátil.

Siendo:

E(R) = valor esperado (esperanza matemática).

Ri = Diferencias positivas y negativas.

pi = Probabilidades.

- Varianza: Cuanto más amplia es la banda más arriesgado es el valor. Hay que ver la desviación de la distribución con respecto a los valores medios.

Si el 90% del tiempo está en el centro hay poca probabilidad de estar en un extremo o en el otro.

Ri = Rentabilidad o Beneficio.

E(R) = Beneficio esperado.

- Desviación típica o estándar:

Cuanto más alta es la varianza mayor es el riesgo de un valor, y cuanto más baja sea menor será el riesgo, y con la desviación estándar ocurre lo mismo. Por consiguiente, lo que se debe hacer es comparar la varianza o la desviación típica para diversificar el riesgo de las inversiones.

- El riesgo sistemático (Markovic):

El riesgo sistemático es el grado de variabilidad de ese valor causado por la variabilidad de la economía, es decir, es el riesgo de mercado. Cada valor se ve afectado por este riesgo sistemático de una manera particular. Le puede afectar en gran medida o puede no ser un valor independiente a este riesgo.

Se está midiendo el riesgo de un valor sobre la variabilidad del mercado, es decir, se mide el riesgo del mercado. Luego habrá que medir la covarianza del valor con respecto al mercado:

Siendo rjm el coeficiente de correlación entre el valor y el mercado, es decir, el porcentaje de variación del valor explicado por las variaciones del mercado.

Cuando el mercado sube un 10% hay valores que suben un 3% y valores que suben un 25%. Cuando son muy sensibles a las variaciones del mercado, la covarianza es muy elevada, pudiendo ser los movimientos de ese valor en los dos sentidos, al alza y a la baja.

De lo expuesto anteriormente, se deduce que es fundamental, para la toma de decisiones a la hora de gestionar el riesgo de una cartera, saber si los valores que la forman funcionan como el mercado o no. Pero la recomendación es clara: tener valores con covarianza alta en momentos de mercado alcista, y tener valores con covarianza baja en momentos de mercado bajista.

Tema IX. La inversión colectiva

Beta de un Fondo de Inversión.

El Beta de un mercado nos indica el grado de variabilidad numérico, histórico de ese mercado. El Beta de una valor mide el riesgo sistemático del valor en relación con el riesgo sistemático general del mercado.

Un Beta igual a 1,05 indicará que si el mercado se mueve hacia arriba, ese valor se moverá un 5% por encima del mercado. Pero si el mercado se mueve hacia abajo, ese valor también bajará un 5% por debajo del mercado.

Un Beta igual a 1 indicará que el valor fluctúa exactamente igual que el mercado, y subirá o bajará en los mismos términos que ese mercado.

El Beta es la mejor medida del riesgo sistemático de un valor, para ver cómo le afectan las variaciones del mercado. Evidentemente los Betas son dinámicos, siempre tienen una tendencia, y hay uno para cada valor dando una idea de la variación de ese valor en relación a la variación en el mercado. Cuanto más alto es el Beta mayor es el riesgo, ya que los mercados suben igual que bajan.

En el conjunto de valores de una cartera, el Beta se va a analizar de la siguiente manera:

Siendo el Wi el peso específico de un determinado valor dentro de la cartera total.

Ese Beta indica el perfil de riesgo de una cartera, o de un Fondo de inversión en su caso. Una cartera con un Beta mayor que 1 será una cartera arriesgada. Por el contrario, una cartera con un Beta menor que 1 será una cartera conservadora.

La validez de los Betas depende de que su coeficiente de correlación sea elevado.

- Fondos de Indice: Según lo expuesto anteriormente, se puede formar un Fondo de Inversión que tenga todos los valores que forman, por ejemplo, el IBEX-35 y cada uno en su proporción y de acuerdo a su peso dentro del índice. Este Fondo se comportaría exactamente igual al mercado, es decir tendría un Beta de 1.

Tema IX. La inversión colectiva

La Diversificación.

La diversificación es la estrategia utilizada por los gestores de carteras para evitar todo lo estudiado en temas anteriores, es decir, la concentración de riesgo en determinados valores. Los gestores tratan de eliminar el riesgo no sistemático con la diversificación, ya que su concentración en un valor no es medible.

La diversificación se puede llevar a cabo de muchas formas. Una forma muy simple sería seguir el proverbio español de "no tener todos los huevos en la misma cesta", aunque no es una forma muy científica pero valdría para nuestros objetivos. Pero existen métodos científicos muy desarrollados que también se analizarán posteriormente.

A medida que aumenta el número de valores que componen la cartera el riesgo disminuye. Por el contrario, a medida que disminuye el número de valores que componen la misma, el riego no sistemático es considerable.

Como se ha hecho anteriormente, se utiliza la covarianza como medida del riesgo:

(riesgo de un valor respecto a la variabilidad del mercado)

(riesgo de un valor respecto a la variabilidad de otro valor)

Cuanto más pequeño sea el coeficiente de correlación, más bajo será el producto y más bajo será el riesgo (como se veía en el gráfico anterior de riesgo-beneficio). Luego hay que diversificar en valores que tengan la correlación más negativa posible.

Si están perfectamente correlacionados, la diversificación será nula. Por el contrario, si están nada correlacionados, la diversificación será perfecta.

La diversificación entraña escoger valores completamente distintos a como se mueve la media del mercado, no sirviendo elegir todo valores del mismo sector, sino variando de valores y también de sectores.

Fisher y Lowrie desarrollaron un estudio para medir el riesgo, y tomaron para su análisis una cartera formada por 500 valores (el conjunto del mercado de renta variable USA) de la siguiente forma:

Tamaño de la cartera Riesgo sistemático (desviación típica) Riesgo no sistemático en % del riesgo total Riesgo sistemático en % del riesgo total

1

2

8

16

32

128

0.554

0.451

0.354

0.335

0.325

0.318

43%

30%

11%

6%

3%

1%

57%

70%

89%

94%

97%

99%

500 (todos) 0.315 100%

Como se observa en el cuadro, la diversificación anula el riesgo no sistemático. Pero tiene unos límites, incluso operativos, incrementándose el coste de tener, por ejemplo, 128 valores en cartera o tener 32 valores, cuando sólo hay una diferencia del 99% al 97% en el riesgo sistemático. Luego, a partir de un cierto umbral, hay una diversificación ineficiente debido a que no se avanza prácticamente nada.

La frontera eficiente, según el cuadro, estaría a partir de los 16 valores. A partir de 16 valores se está entrando en una curva de costes crecientes, con un mayor incremento de costes de intermediación. La frontera eficiente, por tanto, está entre 16 y 32 valores.

Según el cuadro, el tamaño mínimo de una cartera es de 15 ó 16 valores, y el máximo 30 ó 32, en sectores diferentes.

El problema es encontrar ese número de valores y que no estén correlacionados (en Madrid no hay 25-32 sectores). En España con comprar todos los valores que forman el IBEX-35 se está en el 100% del riesgo sistemático, pero comprando 10 de esos valores se puede estar en el 99%, como se ha explicado antes.

Rentabilidad Anualizada de un Fondo de Inversión.

La rentabilidad anualizada es la rentabilidad que se obtendría a fin de año extrapolando la obtenida en un período de tiempo más corto, considerando que se mantenga constante la rentabilidad de dicho período durante el resto del año.

Cuando la evolución de los tipos de interés es a la baja, la rentabilidad anualizada puede confundir al inversor, creándole falsas expectativas de altas rentabilidades, muy superiores a los tipos de interés actuales del mercado, lo que posiblemente no se alcanzará a final de año.

Dados los diversos factores que pueden hacer variar los tipos de interés (inflación, fortaleza o debilidad de la peseta en el Sistema Monetario Europeo, evolución de los tipos de interés en otros países de nuestro entorno económico, tales como EE.UU., Alemania, Inglaterra, Japón y Francia, dificultades del Tesoro para financiar el déficit Público, etc.), y salvo que exista una situación de cierta estabilidad de dichos tipos, ningún Fondo de Inversión Mobiliaria puede garantizar que el rendimiento obtenido en un período de tiempo se vaya a mantener constante durante el resto del año. Por lo tanto, estas rentabilidades anualizadas sólo deberían utilizarlas los inversores para comparar entre sí los diversos Fondos de Inversión y elegir el que consideren más adecuado a sus necesidades.

Existen diversas formas de calcular la rentabilidad anualizada:

Aclaración

Tema IX. La inversión colectiva

Tasa Interna de Rentabilidad (TIR), Tasa de Retorno o Tipo de Rendimiento Interno de una Inversión.

Antes de definir la tasa interna de rentabilidad, es necesario conocer y desarrollar el concepto del valor actual neto (VAN) de una inversión.

El Valor Actual Neto (VAN) de una inversión es el valor actualizado de todos los flujos de capital (ingresos y pagos) efectuados durante el período de duración de la inversión. Es decir, es igual a la diferencia entre los valores actualizados de los ingresos y los pagos.

Con el VAN se conoce el valor que tendrá hoy una cantidad de dinero que será cobrada o pagada en una fecha futura.

El VAN se determina mediante la siguiente fórmula:

Aclaración

La Tasa interna de rentabilidad (TIR) de una inversión es el tipo de interés, r, que iguala el valor actual neto de todos los ingresos (entradas de dinero) con el valor actual neto de todos los gastos (salidas de dinero). O lo que es lo mismo, el TIR es aquel tipo de interés que hace que el valor actual neto (VAN) de una inversión sea igual a cero.

Por lo tanto, la Tasa interna de rentabilidad (TIR) será el valor de r que haga que el VAN sea igual a cero, es decir, que:

Para que la TIR nos sirviera en todos los casos para definirnos en nuestras inversiones, se debería utilizar el tipo de interés de la curva de tipos cupón cero, ya que en caso contrario puede darse el caso de no ser la mejor inversión aquella de mayor TIR, y podrían arbitrarnos.

Aclaración

Volatilidad de un Fondo de Inversión.

La volatilidad mide, a partir de cero, la desviación de la rentabilidad de un fondo, es decir, las fluctuaciones que sufre el valor de la participación durante un período determinado. A medida que este indicador se aleje de cero crece la volatilidad.

Este índice sirve de baremo para detectar el nivel de estabilidad de las carteras, analizar la política de inversión y descubrir los peligros que pueden esconderse detrás de rentabilidades deslumbrantes. A mayor volatilidad, mayor riesgo de las inversiones. A menor volatilidad, mayor seguridad. Conociendo los dos parámetros, rentabilidad y volatilidad, será más fácil acertar en el producto adecuado y valorar correctamente las posibilidades a largo plazo.

Una elevada volatilidad no significa necesariamente que un fondo no sea adecuado: lo será para quien esté dispuesto a asumir una buena dosis de riesgo a través de una gestión agresiva y variada por parte de los gestores. Por el contrario, el inversor más conservador, el que busca un lugar seguro para sus ahorros, deberá apostar por fondos de baja volatilidad como garantía de que no habrá sorpresas futuras.

Los fondos que invierten en renta variable son los más volátiles, ya que su evolución sube o baja al ritmo que marcan los mercados bursátiles. Las desviaciones son menos acusadas en los fondos que invierten en renta fija y prácticamente inexistentes en los FIAMM. La estabilidad que caracteriza a los fondos de dinero hace que entre las rentabilidades ofrecidas apenas existan cortas variaciones.

Para el cálculo de la volatilidad hay que distinguir los siguientes conceptos:a) Promedio.b) Desviación.c) Varianza.

La rentabilidad promedio es la suma de todas las rentabilidades mensuales, dividida por el número de meses:

La desviación es la diferencia entre las rentabilidades mensuales y la rentabilidad promedio:

La varianza es la suma de los cuadrados de las desviaciones con respecto a la rentabilidad promedio, dividida por el número de meses:

La volatilidad o desviación estándar es igual a la raíz cuadrada de la varianza:

Aclaración

Tasa Anual Equivalente de un Fondo de Inversión.

Es el tipo de interés resultante de la reinversión al mismo tipo de interés nominal o a otro distinto, de los intereses percibidos en cada período del año, es decir, el tipo de interés al que habría que invertir un capital, para que su rendimiento al final de un año fuese el mismo que el que produce ese mismo capital, reinvirtiendo los intereses percibidos en períodos más cortos que el año, al mismo tipo de interés nominal o a otro distinto.

No obstante lo anterior, para el cálculo de la TAE siempre se considera que los intereses percibidos periódicamente se reinvierten al mismo tipo de interés.

La TAE depende fundamentalmente del número de liquidaciones de intereses realizadas durante el año, aumentando o disminuyendo su valor en función del mayor o menor número de dichas liquidaciones.

Tema IX. La inversión colectiva

Cálculo de la Tasa Anual Equivalente:

1) Intereses capitalizados al mismo tipo de interés nominal:

Aclaración

2) Intereses capitalizados a un tipo de interés distinto del nominal:

Aclaración

Cálculo del Interés Nominal:

Aclaración

Cálculo de la Tasa Anual Equivalente de un Fondo de Inversión:

Aclaración

Tema IX. La inversión colectiva

Marco Legal

La Ley 46/84, de 26 de diciembre, de Instituciones de Inversión Colectiva en su artículo 2 sólo regula los tipos de Instituciones de Inversión Colectiva de carácter financiero y distingue entre Sociedades de Inversión Mobiliaria (S.I.M.) y Fondos de Inversión Mobiliaria (F.I.M.) y de Inversión en Activos del Mercado Monetario (F.I.A.M.M.).

Posteriormente, la Ley 19/1992, de 7 de julio, sobre régimen de Sociedades y Fondos de Inversión Inmobiliaria y sobre Fondos de Titulación Hipotecaria da cobertura legal a las Sociedades y Fondos de Inversión Inmobiliaria.

A su vez, las Sociedades de Inversión Mobiliaria pueden ser de capital fijo o variable, y la diferencia estriba en que estas últimas pueden aumentar y disminuir su capital social dentro de unos límites mínimo y máximo y con unos requisitos.

Ley de 15 de julio de 1.952, sobre Régimen Jurídico Fiscal de las Sociedades de Inversión Mobiliaria.

Ley de 26 de diciembre de 1958, sobre Sociedades de Inversión Mobiliaria.

La promulgación de la Ley de 14 de abril de 1962 sobre Ordenación del Crédito y de la Banca desarrollada por el Decreto-Ley 7/1964, de 30 de abril, y por distintas Ordenes Ministeriales del Ministerio de Hacienda, autorizó al Gobierno para que regulase las Sociedades de Capital Variable, así como los Fondos de Inversión Mobiliaria, y sirvió de introducción de este tipo de instituciones dentro del sistema financiero español.

Ley 50/1977, de 14 de noviembre, de Medidas Urgentes de Reforma Fiscal.

Ley 18/1991, de 6 de junio, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

Ley 43/1995, de 27 de diciembre, del Impuesto de Sociedades.

Ley 46/84, de 26 de diciembre, reguladora de las Instituciones de Inversión Colectiva, reglamentada por el Real Decreto 1.393/1990, de 2 de noviembre. Es en esta Ley donde se regulan las Sociedades de Inversión Mobiliaria (de capital fijo o variable), los Fondos de Inversión Mobiliaria y los Fondos de Inversión en Activos del Mercado Monetario.

Ley 24/1988, del Mercado de Valores. Reglamento de 16 de noviembre de 1990.

Ley 19/1992, de 7 de julio, ha modificado el artículo 32, añadiendo dos nuevos artículos 34 bis y 35 bis con objeto de introducir la regulación necesaria para la creación y funcionamiento de los Fondos de Inversión Inmobiliaria.

Real Decreto Ley 7/1996, de 7 de junio, relativo a las medidas fiscales sobre tributación del ahorro en el I.R.P.F.

Tema IX. La inversión colectiva

Nueva Ley de Reforma del Mercado de Valores

En primer lugar, y al objeto de agilizar la constitución de Fondos y Sociedades de Inversión, se potencian las funciones de la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

En segundo término, crea una nueva figura de Fondos, los llamados Fondos de Fondos, caracterizados por invertir mayoritariamente en valores de otras Instituciones de Inversión Colectiva.

En tercer lugar, se perfilan más claramente las reglas de inversiones en instrumentos derivados.

Por lo que concierne a las Sociedades Gestoras de Fondos, se establece la posibilidad de que puedan comercializar sus propios Fondos de Inversión.

Además, la Dirección General del Tesoro y Política Financiera y la Comisión Nacional del Mercado de Valores están trabajando en la elaboración de una nueva Ley de Instituciones de Inversión Colectiva, que no conviene olvidar, entró en vigor en 1984, es decir hace ya más de doce años.

Esta nueva Ley debería permitir a las Instituciones españolas incorporar nuevas figuras de Fondos y flexibilizar y ampliar sus capacidades de inversión, situando así a los Fondos españoles en igualdad de condiciones que las del resto de los principales países, en cuanto a volumen de activos gestionados, de la Unión Europea.

Tema IX. La inversión colectiva

4. Sociedades de Inversión Mobiliaria (S.I.M.)

El artículo 2 de la Ley de 26 de diciembre de 1984, después de enumerar las Instituciones de Inversión Colectiva de carácter financiero que constituyen su ámbito de aplicación, distingue las Sociedades de los Fondos de Inversión, puesto que en el primer caso se trata de verdaderas Sociedades Anónimas, mientras que en el segundo supuesto habla de patrimonios que, por supuesto, serán administrados y representados por una Sociedad Gestora, que adopta la forma de Sociedad Anónima.

Las Sociedades de Inversión Mobiliaria son Sociedades que tienen por objeto exclusivo la adquisición, tenencia, disfrute y administración en general y enajenación de valores mobiliarios y otros activos financieros para compensar, por una adecuada composición de sus activos, los riesgos y los tipos de rendimiento, sin participación mayoritaria económica o política en otras Sociedades.

Patrimonio mínimo:

400 mill. De pesetas.

Acciones nominativas.

Accionistas:

Un mínimo de 100.

Comisión de control, de gestión, y auditoría:

Cuando lo soliciten, un número de accionistas que representen al menos el 10% del capital social.

Límites de Inversiones S.I.M.

Hasta 5% de su activo en otras Instituciones de Inversión Colectiva. Prohibido si inversión pertenezca al mismo grupo.

Hasta 5% de su activo en valores de una misma entidad. Ampliable hasta el 10% siempre que la suma de las inversiones en valores en que se supere el 5% no supere el 40% de su activo total.

Hasta 15% de su activo en valores pertenecientes a un mismo grupo.

Hasta 5% de los valores en circulación de una compañía.

La suma de las inversiones de I.I.C. pertenecientes a un mismo grupo no podrán rebasar el 15% de los valores en circulación de una misma entidad.

Hasta el 35% de su activo en títulos emitidos por Estado, CEE, CC.AA., o los O.I. de los que España sea miembro. Podrán llegar al 100% siempre que se diversifiquen entre, al menos, 6 emisiones diferentes.

Tendrán al menos el 90% de su activo invertido en:

Valores admitidos a negociación en bolsas de valores españolas.

Deuda publica.

Otros valores (mercado hipotecario, pagares de empresa) siempre que sean negociables en un mercado español, organizado, de funcionamiento regular, reconocido, y abierto al publico.

El resto de los recursos en valores que gocen de especial liquidez.

Podrán realizar operaciones en los mercados de futuros y opciones financieros.

Tributación S.I.M.:

Al tipo 1% en el I.S.S.

Las S.I.M. que no coticen en bolsa tributarán al tipo general en el impuesto sobre sociedades y quedan sometidas al régimen de transparencia fiscal.

Tributación accionista:

Misma que los fondos de inversión.

Diferencias más importantes entre una SIM y un FIM.

S.I.M.

F.I.M.

Sociedad anónima por acciones

Diferencia entre valor liquidativo y valor bursátil.

El precio depende de la oferta y la demanda.

No se asegura la liquidez

Sin personalidad juridica-participaciones.

Coincide el valor liquidativo y el valor bursátil.

El precio se determina de una manera objetiva.

Liquidez por ley.

Tema IX. La inversión colectiva

5. Sociedades de Inversión Mobiliaria de Capital Variable (S.I.M.C.A.V.)

Patrimonio mínimo:

400 mill. de pesetas.

Accionistas:

Mínimo 100.

Inversiones:

Igual que en las S.I.M..

Inversión y liquidez:

Igual que en las S.I.M..

Características especificas S.I.M.C.A.V.

El capital correspondiente a las acciones en circulación es susceptible de aumentar o disminuir, dentro de los límites del capital estatutario máximo y del inicial fijado, mediante la venta o adquisición por la sociedad de sus propias acciones, sin necesidad de acuerdo de la junta general.

Capital estatutario máximo. No podrá ser superior en más de 10 veces al capital inicial.

Las acciones representativas del capital estatutario máximo que no estén suscritas o que posteriormente haya adquirido la sociedad, deben estar en poder del depositario.

El título de la acción deberá expresar el capital inicial y el capital estatutario máximo.

El ejercicio de los derechos incorporados a las acciones en cartera, quedará en suspenso hasta que hayan sido suscritas y desembolsadas.

Las obligaciones, pagarés o similares que emita no podrán ser convertibles en acciones.

La disminución del capital inicial y el aumento o disminución del estatutario máximo, deberán acordarse por la junta general de accionistas.

Cuando la diferencia entre el valor teórico y la cotización oficial sea superior al 5% de aquél, la sociedad deberá intervenir necesariamente comprando o vendiendo sus acciones, según que la cotización de las mismas sea inferior o superior a su valor teórico.

FECHA S.I.M. S.I.M.C.A.V.

DIC 72

DIC 73

DIC 74

DIC 75

DIC 76

DIC 77

DIC 78

DIC 79

DIC 80

DIC 81

DIC 82

DIC 83

DIC 84

JUL 86

DIC 88

DIC 89

DIC 90

DIC 91

DIC 92

DIC 93

DIC 94

DIC 95

SEP 96 183

265

480

496

495

489

483

424

373

346

326

307

251

159

223

250

272

289

230

224

222

215

216

8

10

19

25

27

41

53

56

Tema IX. La inversión colectiva

6. Los Fondos Inmobiliarios

Ley 19/1992 de 7 de julio.

Decreto 686/1993 de 7 de mayo.

Orden ministerial 23 de septiembre de 1993 sobre Fondos y Sociedades de Inversión Inmobiliaria y sus normas de desarrollo.

Los Fondos de Inversión Inmobiliaria son una modalidad de I.I.C. de carácter no financiero. Tienen como objeto exclusivo la inversión en bienes inmuebles para su explotación, exclusividad que será compatible con la inversión en valores y activos líquidos. Este tipo de inversión colectiva pretende crear unas determinadas estructuras, ágiles y sencillas en su funcionamiento, que permitan a muchos pequeños ahorradores beneficiarse de los rendimientos que genere el mercado inmobiliario, lo que hasta ahora estaba limitado a grandes inversores.

Características de los F.I.I.

Tipos de fondos:

Abiertos (Alemania, suiza).

Cerrados (la salida de un partícipe tiene que significar la entrada de otro). Francia.

Dónde invierten:

Alemania y Francia. Predominio de locales comerciales.

Suiza. Alquiler de viviendas.

Patrimonio:

1.500 millones de pesetas.

Las aportaciones sólo pueden ser en efectivo.

Los precios de suscripción y reembolso deberán ser fijados, al menos, mensualmente.

Deberá permitirse el reembolso al menos una vez al año.

Los bienes inmuebles deberán tasarse al menos una vez al año y, en todo caso, en el momento de su adquisición o venta.

Inversiones:

Al menos el 70% del activo deberá estar invertido en bienes inmuebles.

El numero mínimo de bienes inmuebles será de 7.

Un solo inmueble no puede suponer más del 20% del activo.

Los bienes arrendados a entidades de un mismo grupo no podrán exceder del 25% del activo.

No podrán adquirir o vender inmuebles a entidades que pertenezcan al mismo grupo financiero.

Es necesaria una sociedad de tasación independiente, inscrita en le registro especial del B.E. (Banco de España), para valorar el activo.

Esta sociedad será designada por un periodo no inferior a tres años ni superior a nueve. Sus retribuciones no podrán ser superiores al 15% de los ingresos por servicios de valoración.

También se tasará: en el momento de la compra y en el de la venta

(salvo que se hubiese valorado en los 6 meses anteriores).

No se podrán hacer actividades de promoción inmobiliaria, si bien se permite la rehabilitación para su posterior arrendamiento.

Podrá utilizar financiación hipotecaria hasta el 20% del activo.

Coeficiente de liquidez:

El 5% del activo total del mes anterior.

Tipo impositivo:

Se pretende financiar el sector de viviendas en régimen de alquiler.

El 1% cuando la totalidad del patrimonio esté compuesta exclusivamente en viviendas para su arrendamiento.

El 7 % si es mixto y al menos el 50% del patrimonio esta invertido en viviendas para su arrendamiento.

Los fondos libres tributan al régimen general del impuesto sobre sociedades (35%).

Cada inmueble debe mantenerse en el patrimonio del fondo al menos cuatro años.

Comisiones y gastos

Comisiones de gestión:

4% sobre el volumen del patrimonio.

10% de los resultados obtenidos.

1,5% del patrimonio y 5% de los resultados.

Comisiones de suscripción y reembolso:

No podrán exceder del 5% del precio de las participaciones.

Comisión de depositario:

Hasta el 4 por mil del patrimonio del fondo.

Otros gastos:

De tasación.

De auditorías. De mantenimiento y reparación.

De rehabilitación.

Vinculados a la compra y venta de inmuebles.

Aquéllos otros que permita el reglamento de gestión.

-----------------------------------------------------------------

Tema VIII. Mercado de Opciones y Futuros

--------------------------------------------------------------------------------

Autor: Remedios Romeo

Directora General del Instituto M.E.F.F.

0. Presentación

A pesar del título, con este módulo no pretendemos, evidentemente, abordar toda la operativa sobre los Mercados de Opciones y Futuros. Nuestro objetivo, mucho menos ambicioso, es presentar una visión global de por qué, para qué y cómo se pueden utilizar los productos derivados financieros y, en particular, los referidos al Ibex-35 negociados en MEFF.

Por otra parte, nos gustaría que esta introducción sirviera también de orientación para aquellos potenciales inversores en opciones y futuros. Es por ello que en uno de los apartados se describe el Mercado Español Oficial de Opciones y Futuros financieros, en el apartado 8 se detalla la forma de acceder a MEFF para un particular y, por último, el apartado 9 se dedica a la interpretación de las Hojas Diarias de Cotizaciones en la prensa.

En cuanto a la forma de presentación del módulo:

cuando se hace referencia a alguna cuestión que está más exhaustivamente descrita en la página web de MEFF en Internet, así lo hemos indicado;

hemos destacado en negrita algunas palabras que están identificadas en el glosario de términos que figura en el vocabulario.

al principio y al final de cada apartado se recoge, bien un resumen de su contenido, bien un test de conocimientos que hace también las veces de conclusión.

En definitiva, nos consideraremos satisfechos si logramos dar respuesta a algunas de vuestras preguntas y, en todo caso, si conseguimos estimular en mayor medida vuestra curiosidad por este tema que ha adquirido, sin duda, tanta relevancia hoy día en el mundo financiero.

Tema VIII. Mercado de Opciones y Futuros

1. Introducción a los Mercados de Derivados

En este apartado veremos...

1.1 Las transacciones económicas al contado y a plazo: la transferencia del riesgo financiero

Con carácter general, las transacciones económicas son acuerdos de intercambio entre dos partes, por los que el vendedor se compromete a la entrega de un activo (objeto de la compraventa) a cambio de recibir una cantidad de dinero, o precio, que paga el comprador.

Inicialmente, en la Antigüedad Clásica, cuando se sitúan los principios del comercio, todas las transacciones se realizaban al contado o en el mercado spot. Estas operaciones se caracterizan porque el intercambio tiene lugar al formalizarse el contrato. Así, una vez alcanzado el acuerdo, el contrato se ejecuta de forma más o menos inmediata y, en consecuencia, el vendedor entrega el activo al comprador del mismo y, a cambio, percibe el precio pactado.

Figura 1.1.A- Esquema de contratación al contado.

Las operaciones spot son muy simples y, sin embargo, entrañan un importante riesgo para las partes contratantes que pueden tener interés en realizarlas y ello es debido a la existencia del riesgo de mercado.

El riesgo de mercado -denominado también riesgo de precio- es aquél que surge por el mero hecho de que el precio de un activo puede variar o fluctuar porque hay incertidumbre económica. Las operaciones a plazo se realizan precisamente para evitar - o transferir - este riesgo al que se enfrentan todos los agentes económicos.

A diferencia de las operaciones al contado, los contratos a plazo ( o forward) se caracterizan porque la ejecución del contrato no se realiza en el momento de hacer la formalización del mismo, sino en un momento posterior o fecha de vencimiento. En el momento 0 las partes contratantes acuerdan todos los términos del contrato, incluido el precio a plazo o precio forward de la operación.

Figura 1.1.B-Esquema de contratación a plazo.

En la Historia, estos contratos comenzaron a llevarse a cabo en el sector de las materias primas - trigo, algodón, maíz, etc.- donde la variabilidad o volatilidad de los precios es tradicionalmente, por razones conocidas, muy elevada. Así, la realización de estas operaciones va a permitir, por ejemplo, que un agricultor - que se enfrenta a un futuro incierto en cuanto a la evolución del precio del grano, y por consiguiente, de sus ingresos, se asegure el precio de venta de su cosecha . Asimismo, un distribuidor o comerciante de productos agrícolas puede conseguir anular el riesgo de una subida futura en los precios de su mercancía comprándola hoy a un determinado precio.

Tanto el agricultor como el distribuidor estarían, en definitiva, realizando lo que actualmente entendemos por una operación de cobertura, utilizando para ello el contrato a plazo o forward.

Tema VIII. Mercado de Opciones y Futuros

1.2 Los riesgos de liquidez y de contrapartida: el Mercado Organizado y la Cámara de Compensación

Hemos visto cómo mediante la contratación a plazo los agentes económicos pueden transferir el riesgo de mercado quedando cubiertos ante una posible fluctuación de los precios. Sin embargo, esta operativa plantea una serie de limitaciones o inconvenientes que se resumen en la existencia de los riesgos de liquidez y de contrapartida.

Veamos en primer lugar en qué consiste el riesgo de liquidez en las operaciones a plazo. ¿Qué sucedería en el supuesto de que el agricultor o el distribuidor decidieran, por ejemplo, abandonar su actividad antes de la fecha de vencimiento del contrato? En este caso, si no desean incumplir el contrato- para no ser denunciados ante los tribunales- deberán encontrar un tercero que esté dispuesto a subrogarse plenamente en los derechos y obligaciones establecidos en el mismo. El riesgo de liquidez no es otra cosa que la dificultad que supone deshacer una determinada posición por el coste enorme que supone el proceso de búsqueda de una adecuada contrapartida.

En cuanto al riesgo de contrapartida, consiste en la posibilidad de que una de las partes se declare insolvente en el momento del vencimiento del contrato y, por lo tanto, incumpla las obligaciones contraídas.

Pues bien, en los denominados Mercados Organizados se intentan superar ambas limitaciones mediante:

La estandarización o normalización de los contratos, que facilitan la liquidez al ampliar el número de potenciales compradores y vendedores. Por otra parte, con la realización de estas operaciones no se persigue el abastecimiento sino la transferencia del riesgo, por eso es posible diseñar incluso un activo ficticio, teórico o inexistente pero, en cualquier caso, representativo de la realidad.

El establecimiento de una Cámara de Compensación y Liquidación que garanticen el buen fin de las operaciones.

Así, en los Mercados Organizados no se negocian los contratos a medida acordados libremente por las partes, sino únicamente determinados contratos estándar o normalizados diseñados expresamente por las Sociedades Rectoras (o institución equivalente) con ese fin. La normalización afecta a todos los aspectos de la operación: el plazo, la fecha de vencimiento, el nominal del contrato, la forma de negociación y liquidación, las condiciones de la entrega, etc.... Una vez decidido el contrato en que se va a operar, el precio del futuro será el que se negocie en cada momento en el mercado.

En cuanto a la existencia de una Cámara de Compensación que permite eliminar el riesgo de contrapartida, ello es posible porque la Cámara se interpone jurídicamente entre el comprador y el vendedor, de tal modo que no existe una relación directa comprador-vendedor sino comprador-Cámara, Cámara-vendedor . Por otra parte, la Cámara se dotará de suficientes mecanismos (fundamentalmente depósitos de garantías) para no asumir riesgo alguno. En definitiva, la Cámara exigirá a los participantes que toman riesgos en el Mercado la constitución de garantías suficientes para poder operar.

En el próximo apartado haremos hincapié en esta cuestión.

Pues bien esta operativa, que tiene su origen en un compromiso de entrega aplazada, y que deriva en un mecanismo de transferencia del riesgo de mercado, se conoce como operativa en derivados. Así pues, podemos definir un producto derivado a cualquier contrato cuyo precio dependa o derive de otro activo principal, al que llamaremos Activo Subyacente.

En la actualidad se negocia una amplísima variedad de productos derivados, pero nosotros sólo nos vamos a referir en los apartados que siguen a una modalidad de ellos: las opciones y los futuros o derivados financieros que se negocian en un Mercado Organizado y dotado de una Cámara de Compensación.

Tema VIII. Mercado de Opciones y Futuros

2. MEFF: El Mercado Español Oficial de Opciones y Futuros Financieros.

En este apartado veremos...

2.1 Evolución histórica, estructura y volúmenes

En el apartado anterior hemos visto que la volatilidad de los precios de los activos es precisamente lo que impulsa a los agentes económicos a realizar las operaciones a plazo y estos contratos reciben la denominación de futuros cuando se negocian en el seno de un Mercado Organizado.

Históricamente los Mercados Organizados de Derivados tuvieron su aparición , tal y como se conciben hoy día, en el siglo XVII, en Japón, Londres y Países Bajos y en el siglo XIX en la ciudad de Chicago. Los contratos siempre estaban referidos a materias primas.

El nacimiento de los contratos derivados utilizando como subyacente un activo financiero data de este siglo y, en concreto, en el año 1972, a raíz de la volatilidad que generó en los mercados en general la ruptura de los acuerdos de Bretton Woods y la declaración de inconvertibilidad del dólar un año antes.

MEFF RV le ofrece información adicional sobre el nacimiento de los Mercados Organizados de Productos Financieros Derivados (elegir el serial Pasado, Presente y Futuro titulado "Friedman corto, Samuelson largo" JUNIO´96)

La década de los 80 fue el escenario de la implantación de los Mercados de Productos Financieros Derivados en Europa. En rápida sucesión desde que en 1.978 se establecieron el London Trade Options Market (actualmente fusionado con el LIFFE) y el European Options Exchange de Amsterdam, todos los países europeos se han ido dotando de este tipo de Mercados.

En este proceso, la actuación española no ha sido esta vez de las más retardadas. En nuestro país, el Mercado de Futuros y Opciones se crea en 1991, estructurándose a través de "MEFF, Sociedad Holding de Productos Financieros Derivados, S.A.", con sede en Barcelona, que a su vez posee el 100 % de las acciones de dos sociedades participadas: MEFF Renta Fija, también con sede en Barcelona, que organiza la negociación de productos derivados sobre renta fija, y MEFF Renta Variable, con sede en Madrid, que organiza la negociación de productos derivados sobre renta variable. Con este esquema, y con la implantación de un sistema informático centralizado, denominado SMART, el mercado español se ha colocado siempre en la frontera de la innovación tecnológica en el campo financiero.

Estructura de MEFF Holding

El capital social de MEFF Holding asciende a 5.812 millones de ptas y con la participación de los siguientes accionistas:

25% de las Sociedades Rectoras de las Bolsas de Valores

50% de los grandes bancos

25% de bancos medianos y numerosas Cajas de Ahorros

En la actualidad, MEFF ha consolidado su posición en Europa, y también a nivel mundial, como uno de los Mercados más destacados y con mayor potencial de crecimiento.

RANKING MERCADOS

MEFF RV le facilita información adicional sobre el potencial de crecimiento de la contratación de derivados

(elegir la opción Pasado, Presente y Futuro "El potencial de crecimiento de la contratación de derivados" OCTUBRE´96)

En los cuadros y gráficos que siguen a continuación se ilustra el crecimiento del Mercado en volumen total anual de negociación.

MEFF RV: Volúmen en contratos

MEFF RF: Volúmen en contratos

MEFF: Gráfico de volúmen de contratación

Calendario de lanzamiento de contratos en MEFF

Productos que es posible negociar en MEFF Renta Variable

Productos que es posible negociar en MEFF Renta Fija

Tema VIII. Mercado de Opciones y Futuros

2.2. Normativa

Desde Julio de 1992, MEFF es un Mercado Oficial regulado, supervisado y controlado por las autoridades económicas competentes: Comisión Nacional del Mercado de Valores, Ministerio de Economía y Banco de España. Básicamente, la normativa aplicable es la siguiente:

La Ley del Mercado de Valores, de 28 de julio de 1988.

El Real Decreto 1814/1991 por el que se regulan los Mercados Oficiales de Futuros y Opciones.

El Reglamento del Mercado, que define la composición, funcionamiento, operaciones y reglas de actuación del Mercado.

Las Condiciones Generales de cada uno de los contratos negociados.

Las Circulares, emitidas por las Rectoras y que desarrollan el Reglamento.

La Ley 3/94 de Adaptación a la Segunda directiva de coordinación bancaria

Información adicional de Normativa en MEFF RV

Información adicional de Normativa en MEFF RF

Tema VIII. Mercado de Opciones y Futuros

2.3. Funciones: Mercado y Cámara de Compensación

Las funciones de las Sociedades Rectoras se pueden resumir en dos:

Organizar, dirigir y ordenar el Mercado para conseguir una máxima eficacia en su funcionamiento y

Actuar como Cámara de Compensación, es decir como contrapartida de todos los contratos que se realizan.

En la función de Mercado, las Sociedades Rectoras actúan como lugar de encuentro entre compradores y vendedores, velando porque la negociación entre los miembros responda a los principios de unidad de precio y publicidad de las operaciones.

A excepción de las opciones sobre el Ibex-35, todos los demás contratos se negocian a través del sistema de negociación electrónico desarrollado por MEFF y denominado MEFFSMART. Este sistema permite al miembro operar desde su misma entidad mediante terminales especializados que le informan, en tiempo real, sobre la evolución de la negociación en cada producto, las posiciones adoptadas y los importes a liquidar.

Como es sabido, el acceso directo al Mercado está restringido a aquellas entidades que tienen la condición de miembro.

Lista de Miembros MEFF RV

Lista de Miembros MEFF RF

Para adquirir esta condición no es preciso ser accionista de MEFF sino que basta con solicitarlo a la Sociedad Rectora y pertenecer a una de las categorías que se describen en el artículo 76 de la Ley del Mercado de Valores (Sociedad o Agencia de Valores, Banco, caja de Ahorros,. la CECA etc...)

Los miembros a su vez se pueden clasificar del siguiente modo:

Miembro Negociador

Miembro Liquidador

Miembro Liquidador Custodio

Miembro Liquidador Custodio "No Negociador"

Miembro Creador de Mercado:

Por otra parte, MEFF, en su función de Cámara de Compensación, actúa como comprador ante el vendedor y como vendedor ante el comprador.

Figura 1.2-Esquema Mercado y Cámara de Compensación

De este modo, el riesgo de contrapartida queda anulado para todos los agentes que participen en el mercado (en caso de incumplimiento la Cámara va a asumir las obligaciones correspondientes) y se traslada íntegramente a la Cámara de Compensación.

Para salvaguardarse de la posibilidad del incumplimiento de las obligaciones de compradores y vendedores, MEFF, como Cámara, dispone de varios mecanismos, entre ellos los Depósitos en Garantías y la Liquidación Diaria de Pérdidas y Ganancias.

Los depósitos en garantía son unas cantidades de dinero o activos financieros que todos los participantes - que asumen riesgos - deben depositar en el momento en que abren una posición. Este depósito se cancela al vencimiento del contrato o al cerrar la posición con una operación contraria a la inicialmente efectuada.

En MEFF los Miembros del Mercado pueden materializar estos depósitos bien en efectivo, que se invertirá en Deuda del Estado con pacto de recompra al siguiente día hábil, o bien en Deuda del Estado Anotada pignorada a favor de MEFF. En cualquier caso, la rentabilidad obtenida por las garantías la recibe siempre el propio Miembro y no MEFF.

A su vez, los Miembros solicitan a sus clientes el depósito en su cuenta de las garantías correspondientes a las operaciones que desean realizar.

La liquidación diaria de pérdidas y ganancias consiste en un procedimiento por el que, al final de cada sesión de negociación, la Cámara procede a cargar o abonar las pérdidas y ganancias realizadas durante el día a los participantes en el mercado. De esta forma todas las posiciones compradoras o vendedoras quedan valoradas a precio de mercado. Este procedimiento se explicará más detalladamente en el apartado 4 que se refiere a los futuros financieros.

Una particularidad muy importante de todo este sistema de cálculo de las garantías es que se realiza para cada cliente final y teniendo en cuenta la totalidad de su cartera.

Tema VIII. Mercado de Opciones y Futuros

3. El Activo Subyacente del contrato de Futuro IBEX-35 PLUS: El Índice Bursátil IBEX-35.

En este apartado veremos...

En este apartado vamos a referirnos a uno de los activos que actúan como subyacente en uno de los contratos de futuros y opciones negociados en MEFF. No obstante, la referencia va a ser muy somera - a título recordatorio - dado que a lo largo del tema algunos módulos ya han descrito ampliamente este asunto.

Así pues, en términos generales, un índice es un valor estadístico utilizado para medir los cambios que se producen en una (índice simple) o más variables (índice complejo) a lo largo del tiempo.

Como se señala en el apartado 1, el IBEX-35 es un índice bursátil, es decir, una "cesta" compuesta por 35 valores -con cotización en el mercado continuo y seleccionados exclusivamente por el criterio de liquidez- y muy representativo del comportamiento global de la Bolsa de Valores. Sociedad de Bolsas es quien calcula y publica el IBEX-35, en tiempo real y durante toda la sesión de negociación, desde las 10.00h. hasta las 17.00h.

Composición del IBEX-35 al cierre de la sesión

Si el IBEX-35 sube, significa un alza en la Bolsa de Valores y lo contrario, si el IBEX-35 baja.

El IBEX-35 no es susceptible de negociarse directamente en una Bolsa. Sólo es posible "adquirirlo" mediante la compra en Bolsa de las 35 acciones que lo componen, y exactamente en la misma proporción que indica la "cesta" en cada momento.

Entonces ¿qué relación existe entre la Bolsa de Valores donde cotizan las acciones que componen el IBEX-35 y el Mercado donde se negocian los contratos de Opciones y Futuros IBEX-35 Plus ?, ¿qué relación existe entre uno y otro mercado?

En principio se trata de dos centros de negociación distintos en los que, sin embargo, se negocian activos, productos o instrumentos financieros cuyos precios o cotizaciones están muy estrechamente relacionados. En efecto, la cotización o valor de negociación de las opciones y futuros -como hemos visto, también llamados "derivados"- depende, o se deriva, del valor del activo subyacente IBEX-35.

La fórmula de cálculo del IBEX-35

Ejemplo de cálculo del IBEX-35

Tema VIII. Mercado de Opciones y Futuros

4. Los Futuros Financieros

En este apartado veremos...

4.1. La compra de un futuro

Para el comprador, un contrato de futuro supone la obligación de comprar el Activo Subyacente, por ejemplo el índice IBEX-35, por un valor determinado en una fecha futura, Fecha de vencimiento del contrato. El valor del IBEX-35 al que se obliga a realizar la operación se denomina Precio del Futuro.

Representación gráfica

La práctica diaria de la negociación en el Mercado utiliza habitualmente las expresiones "estar comprado de futuros", "estar largo" o "tener una posición larga en futuros".

En la representación gráfica observamos como la compra de futuros es una posición alcista, es decir, que se beneficia de subidas del Mercado. Por otra parte, el perfil riesgo-rendimiento es simétrico, es decir, un aumento en el precio del Activo Subyacente lleva consigo un aumento en beneficios y una disminución nos hace incurrir en pérdidas.

Tema VIII. Mercado de Opciones y Futuros

4.2 La venta de un futuro

Para el vendedor, un contrato de futuro supone la obligación de vender el Activo Subyacente, por ejemplo el índice IBEX-35, a un determinado valor en una fecha futura, la Fecha de vencimiento del contrato. El valor del IBEX-35 al que se obliga a realizar la operación se denomina Precio del Futuro.

Representación gráfica

En este caso, la práctica diaria de la negociación en el Mercado utiliza las expresiones "estar vendido de futuros", "estar corto" o "tener una posición corta en futuros".

En la representación gráfica observamos como la venta de futuros es una posición bajista, es decir, que se beneficia de bajadas del Mercado. De nuevo, el perfil riesgo-rendimiento es simétrico, es decir, bajadas en el precio del Activo Subyacente lleva consigo un aumento de nuestros beneficios y subidas del Activo Subyacente suponen incurrir en pérdidas.

Tema VIII. Mercado de Opciones y Futuros

4.3 Especificaciones de un contrato de futuros IBEX-35 PLUS

Especificaciones Futuro IBEX-35 PLUS

Una vez que hemos negociado, comprado o vendido, un contrato de futuro IBEX-35 PLUS tenemos dos posibilidades. Por una parte, podemos mantener esta posición hasta la Fecha de vencimiento del contrato, que como aparece en las Especificaciones será el tercer viernes de cada mes. Por otra parte, y a medida que recibimos información, podemos negociar nuestro contrato, vendiendo y recomprándolo de nuevo o viceversa, gracias a que MEFF es un Mercado Organizado.

En cualquier caso, los contratos de futuro IBEX-35 PLUS, negociados en MEFF -Mercado Organizado con Cámara de Compensación- quedarán valorados diariamente a un precio de cierre denominado Precio de Liquidación Diaria (PLD).

Como vimos en el apartado 2, este mecanismo -junto con la solicitud de garantías- es utilizado por la Cámara para eliminar el riesgo de contrapartida.

¿Cómo se calcula este Precio de Liquidación?

Para aquel contrato de futuro que vence el primero, el Precio de Liquidación Diaria (PLD) se calcula como la media aritmética entre los precios de compra y de venta al cerrar la sesión, es decir, a las 17.15 pm.

Para el resto de contratos, con Fechas de Vencimiento más lejanas, el Precio de Liquidación Diaria (PLD) se determina a partir de los precios proporcionados por los Miembros Creadores de Mercado solicitados por MEFF al efecto.

Excepcionalmente, el día de vencimiento este precio se calcula como media aritmética de los 30 valores que toma el Índice IBEX-35 en cada minuto desde las 4.15 pm hasta las 4.44 pm. Este precio es el llamado Precio de Liquidación a Vencimiento (PLV).

A continuación veremos en un ejemplo cómo se realiza la liquidación diaria. El ejercicio consta de tres partes en las que observaremos: el día que iniciamos una posición, el día en que se cierra parte de la posición original y, finalmente, el día del vencimiento del contrato. Los resultados están expresados en pesetas, lo que supone multiplicar el precio del Futuro IBEX-35 PLUS, negociado en puntos, por su nominal de 1000 pesetas.

Se incluyen también las garantías que la Cámara solicita, que actualmente ascienden a 375.000 ptas. por cada contrato de Futuro IBEX-35 PLUS. Asimismo aparecen las comisiones de la Cámara que actualmente son de 450 pesetas por contrato y se generan tanto en la negociación como en el vencimiento del contrato.

Ejemplo: ¿Cómo se realiza la liquidación?

Resumen liquidación diaria

Tema VIII. Mercado de Opciones y Futuros

5. Las Opciones Financieras

En este apartado veremos...

Los mercados de opciones se han desarrollado simultáneamente a los mercados de futuros y, del mismo modo, nacen como consecuencia lógica de la necesidad de superar los problemas consustanciales que hemos comentado existen en la negociación directa a plazo.

Así pues, los mercados de opciones comparten las mismas características -descritas anteriormente- de los mercados de futuros: el sistema de negociación y la estandarización de los contratos, y la Cámara de Compensación como garante del buen fin de las operaciones.

5.1 El contrato de opción CALL

El comprador de una opción CALL compra un derecho a comprar un Activo Subyacente, a un determinado precio (o Precio de Ejercicio), en una fecha de vencimiento a cambio del pago de una prima.

Por consiguiente, el vendedor del contrato de opción CALL adquiere la obligación de vender el Activo Subyacente, al Precio de Ejercicio establecido, en la fecha de vencimiento pactada a cambio del cobro de la prima.

Veámoslo con un ejemplo:

En el cuadro 5.1.a) se reflejan algunas de las cotizaciones de las opciones CALL sobre la acción de la compañía Telefónica, negociadas en MEFF, en un momento dado del día 3 de diciembre.

Cuadro 5.1.a) Opciones de Compra (CALL)

En la compraventa de opciones negociadas en un mercado organizado como MEFF todos los términos del contrato - a excepción de la prima - están estandarizados, quedando recogidos en las especificaciones del mismo. Así, en los contratos de opción sobre Telefónica el vencimiento tiene lugar, por decisión discrecional de MEFF, el tercer viernes de los meses de marzo, junio, septiembre y diciembre de cada año. En cuanto a los precios de ejercicio, éstos varían de 100 en 100 pesetas. Las especificaciones de los contratos de opciones sobre acciones establecen además que se negocian en pesetas por acción, pero el nominal de un contrato de opción es de 100 acciones.

Por lo tanto, en nuestro ejemplo sencillo, extraído de una sesión de mercado, el comprador del CALL tiene varias posibilidades: la de comprar una opción con vencimiento en diciembre y Precio de Ejercicio de 4600 o 4700, y también la posibilidad de comprar el vencimiento de marzo y con el Precio de Ejercicio de 4800 o 4900.

En definitiva, y de acuerdo con la definición, el comprador del CALL pagaría una prima de 80 ptas. al vendedor de la opción por tener derecho a comprar una acción de Telefónica por 4600 ptas. el día 19 de diciembre. El vendedor de la opción percibiría la prima y se comprometería a venderle al comprador del CALL la acción de Telefónica a 4600 ptas. en esa misma fecha.

¿En qué condiciones el comprador del CALL ejercerá su derecho a comprar la acción de Telefónica el día del vencimiento? Evidentemente, siempre que en ese día la acción de Telefónica cotice por encima del Precio de Ejercicio, es decir, 4600. En el caso contrario el comprador del CALL no ejercerá su derecho.

¿Qué sucede con el vendedor de la opción cuando el comprador ejerce su derecho el día del vencimiento? Este deberá cumplir con su obligación de vender la acción de Telefónica a 4600 ptas. a pesar de que ésta cotiza a un precio superior en el mercado de contado o spot.

En los gráficos 5.1. a) y 5.2. b) se ilustran las posiciones del comprador y del vendedor de CALL.

En el eje de las abscisas se representan los distintos posibles precios de la acción de Telefónica el 19 de diciembre y en el eje de las ordenadas las pérdidas o ganancias resultantes el día del vencimiento del contrato.

El comprador del CALL ejerce su derecho siempre que la acción cotice por encima de 4600; su ganancia es neta cuando el precio de la acción supera las 4680 ptas.; el punto de break-even (ni pérdida ni ganancia) está en 4680 ptas. porque con este precio el comprador del CALL recupera exactamente la prima pagada al vendedor. Para valores de la acción por debajo de 4600 ptas. el comprador no ejerce el derecho y registra una pérdida equivalente a la prima pagada. Por consiguiente, el comprador de una opción CALL puede tener unas ganancias ilimitadas y unas pérdidas limitadas al importe de la prima.

Gráfico 5.1. a) Compra de CALL

El vendedor del CALL tendrá una posición de pérdidas y ganancias simétrica a la descrita para el comprador. Las pérdidas pueden ser ilimitadas cuando el precio de la acción cotiza por encima de 4600 ptas.; la ganancia máxima se reduce a la prima cobrada de 80 ptas. y el punto de break-even equivale a un precio de la acción de 4680 ptas.

Gráfico 5.1. b) Venta de CALL

Ejercicio 1

Tema VIII. Mercado de Opciones y Futuros

5.2 El contrato de opción PUT

El comprador de una opción PUT compra un derecho a vender un Activo Subyacente, a un determinado precio (o Precio de Ejercicio), en una fecha de vencimiento a cambio del pago de una prima.

Por consiguiente, el vendedor del contrato de opción PUT adquiere la obligación de comprar el Activo Subyacente, al Precio de Ejercicio establecido, en la fecha de vencimiento pactada a cambio del cobro de la prima.

Veámoslo también con un ejemplo:

En el cuadro 5.1.b) se reflejan algunas de las cotizaciones de las opciones PUT sobre la acción de la compañía Telefónica, negociadas en MEFF, en un momento dado del día 3 de diciembre.

Cuadro 5.1.b) Opciones de Venta (PUT)

De acuerdo con la definición de PUT, el comprador pagaría una prima de 250 ptas. al vendedor de la opción por tener derecho a vender una acción de Telefónica por 4400 ptas. el día 20 de marzo. El vendedor de la opción percibiría la prima y se comprometería a comprarle al comprador del PUT la acción de Telefónica a 4400 ptas. en esa misma fecha.

¿En qué condiciones el comprador del PUT ejercerá su derecho a vender la acción de Telefónica el día del vencimiento? Evidentemente, siempre que en ese día la acción de Telefónica cotice por debajo del Precio de Ejercicio. En el caso contrario el comprador del PUT no ejercerá su derecho.

¿Qué sucede con el vendedor de la opción cuando el comprador ejerce su derecho el día del vencimiento? Este deberá cumplir con su obligación de comprar la acción de Telefónica a 4400 ptas. a pesar de que ésta cotiza a un precio inferior en el mercado de contado o spot.

En los gráficos 5.2. a) y 5.2. b) se ilustran las posiciones del comprador y del vendedor de PUT.

En el eje de las abscisas se representan los distintos posibles precios de la acción de Telefónica el 20 de marzo y en el eje de las ordenadas las pérdidas o ganancias que registrarían cada una de las partes contratantes el día del vencimiento del contrato.

El comprador del PUT ejerce su derecho siempre que la acción cotice por debajo de 4400 ptas.; la ganancia es neta cuando el precio de la acción es inferior a 4150 ptas.; el punto de break-even (ni pérdida ni ganancia) está en 4150 ptas. porque con este precio el comprador del PUT recupera exactamente la prima pagada al vendedor. Para valores de la acción por encima de 4400 ptas. el comprador no ejerce el derecho y registra una pérdida equivalente a la prima pagada. Por consiguiente, el comprador de una opción PUT puede tener unas ganancias ilimitadas y unas pérdidas limitadas al importe de la prima.

Gráfico 5.2.a) Compra de PUT

Gráfico 5.2.b) Venta de PUT

El vendedor del PUT tendrá una posición de pérdidas y ganancias simétrica a la descrita para el comprador. El vendedor registra pérdidas cuando el precio de la acción cotiza por debajo de 4400 ptas. Estas pueden ser ilimitadas hasta un máximo igual al Precio de Ejercicio; la ganancia máxima se reduce a la prima cobrada de 250 ptas. y el punto de break-even equivale a un precio de la acción de 4150 ptas.

Ejercicio 2

Tema VIII. Mercado de Opciones y Futuros

5.3 Derechos y obligaciones de las partes contratantes

Las opciones representan derechos para su comprador y obligaciones para su vendedor. El comprador hará uso de ellos siempre que le supongan una ganancia. En caso de ejercer su derecho, el vendedor de la opción habrá de entregar/recibir al comprador lo pactado al precio convenido.

Si llegado el vencimiento, al comprador no le interesa ejercer su derecho, no tiene la obligación de comprar o vender lo pactado. Esto no significa que una vez comprada o vendida una opción no haya más remedio que esperar a la fecha de vencimiento; sino que, existiendo un Mercado Organizado, podré negociar la opción vendiéndola y recomprándola o viceversa.

Cuadro resumen de los derechos y obligaciones de opciones

Junto con las obligaciones y derechos vistos, las opciones comportan las siguientes particularidades:

La compra/venta de opciones no comporta el pago/cobro del Precio de Ejercicio pactado en el contrato, ni en el momento de su formalización ni en el vencimiento.

Sólo es necesario realizar el desembolso de la prima.

La prima es el precio del derecho o cotización de la opción. La prima fluctúa en el mercado durante toda la vida de la opción. Por tanto, una vez realizada la compra o venta de una opción es posible bien mantenerla hasta el vencimiento, bien negociarla durante el periodo de vida de la opción.

Tema VIII. Mercado de Opciones y Futuros

5.4 Especificaciones del contrato de opción IBEX-35 PLUS

Una vez vistos los conceptos de CALL y PUT de forma general, pasaremos a estudiar las opciones IBEX-35 PLUS.

Estas opciones son contratos que dan a su comprador el derecho a comprar (CALL) o a vender (PUT) el futuro IBEX-35 PLUS a un determinado valor (Precio de Ejercicio), en una fecha futura determinada (Fecha de vencimiento) y pagando por ello al vendedor una prima. El vendedor del contrato percibe la prima por asumir la obligación de vender (CALL) o comprar (PUT) el futuro IBEX-35 PLUS al valor pactado y en la fecha acordada.

El contrato de opción IBEX-35 PLUS es un contrato normalizado o estandarizado de acuerdo con las Condiciones Generales establecidas por MEFF Renta Variable, la Sociedad Rectora del Mercado. Precisamente esta característica hace posible negociar la opción, es decir, vender y recomprar o viceversa, en cualquier momento antes de la Fecha de vencimiento.

¿Qué términos del contrato de opción IBEX-35 PLUS están normalizados?, ¿Qué establecen las Condiciones Generales de este contrato?

El Activo Subyacente es el futuro IBEX-35 PLUS, definido en el apartado 4, multiplicado por 1.000 pesetas. Por lo tanto, el "nominal" del contrato es variable e igual al valor del índice IBEX-35 por 1.000 pesetas.

La opción es de estilo europeo y, por consiguiente, sólo se puede ejercer en la Fecha de vencimiento.

La Fecha de vencimiento tiene lugar el tercer viernes de mes. En todo momento se negocian opciones con vencimiento mensual, trimestral, semestral y anual.

La Fecha de liquidación del contrato es el primer día hábil posterior a la Fecha de vencimiento.

El Ejercicio de la Opción se produce automáticamente para todos los contratos que aportan un beneficio para su comprador o tenedor.

La Opción, una vez emitida, puede renegociarse en el Mercado hasta la Fecha de vencimiento que coincide con el último día de negociación.

Los Precios de Ejercicio se establecen en puntos enteros del Índice, siempre terminados en cincuenta o en centena exacta.

Por su parte, las primas cotizan en puntos enteros del Índice, con una fluctuación mínima de un punto.

Por ejemplo, una prima de 3 equivale a 3 x 1000 = 3000 ptas. por contrato.

La liquidación, es decir el cobro o pago, de las primas y de las comisiones tiene lugar el primer día hábil posterior a la fecha de transacción.

El importe de las garantías, solicitadas por la Cámara con el fin de garantizar el buen fin de las operaciones, es variable. La cantidad solicitada es función de la cartera de Opciones y Futuros. Es necesario depositar las garantías antes del inicio de la sesión del día hábil siguiente a la fecha del cálculo. En el caso de Opciones, sólo se incurre en la necesidad de aportar garantías si éstas se venden sin tenerlas antes compradas.

Una vez decidida la "Opción financiera" objeto de la compraventa (Vencimiento y Precio de Ejercicio), comprador y vendedor deberán acordar las dos únicas cláusulas del contrato no estandarizadas, esto es el precio (o prima) y la cantidad (o número de contratos).

Cuadro de Especificaciones Técnicas de Opciones IBEX-35 PLUS

A continuación ofrecemos varios ejercicios, y soluciones, sobre opciones IBEX-35 PLUS: Ejercicio 3

Ejercicio 4

Ejercicio 5

Ejercicio 6

Ejercicio 7

Tema VIII. Mercado de Opciones y Futuros

6. Comparación entre el contrato de Opción y el de Futuros

En este apartado veremos...

Una vez vistas las posiciones básicas del contrato de Futuro -posición larga o compradora y posición corta o vendedora- y del contrato de Opción -compra/venta de CALL y compra/venta de PUT- podemos realizar una comparación entre ambos.

Si un inversor mantiene expectativas alcistas -y piensa que la Bolsa va a subir o que los tipos de interés van a bajar -puede comprar opciones CALL o vender opciones PUT. La decisión entre una u otra posición no es en absoluto irrelevante: en el primer caso, la ganancia es ilimitada y la pérdida de la prima limitada; en el segundo caso, la ganancia está limitada a la prima percibida y la pérdida ilimitada.

Otra alternativa que también tiene este inversor es la compra de un futuro. En este caso, al tomar la posición, el comprador no requiere realizar ningún desembolso.

Veamos gráficamente la comparación entre las tres posiciones.

En el gráfico 6. a) se representan el CALL y el futuro comprados.

Gráfico 6.a): Compra de CALL y de futuro

Si el inversor acierta en sus previsiones y el mercado es alcista, la inversión en futuros es siempre más rentable que el CALL comprado porque en éste es preciso recuperar el coste de la prima pagada para registrar ganancias.

Sin embargo, cuando el inversor se equivoca en sus predicciones o simplemente el mercado tiene un comportamiento menos alcista de lo previsto, el CALL comprado representa un seguro auténtico, de modo que las pérdidas no pueden superar el coste de la prima pagada. Por el contrario, en el futuro comprado las pérdidas pueden ser, en principio, ilimitadas.

En el gráfico 6. b) se ilustran el PUT vendido y el futuro comprado.

Gráfico 6. b): Venta de PUT y compra de futuro

La cartera con el PUT vendido obtiene un rendimiento superior siempre que el mercado no suba más allá del importe de la prima percibida. Incluso cuando el mercado cae la prima reduce el importe de la posible pérdida. No obstante, cuando el mercado es alcista y la subida supera el importe de la prima, la posición en futuros registra ganancias crecientes mientras que el PUT vendido siempre ofrece una rentabilidad equivalente a la prima cobrada.

Sólo el inversor puede evaluar- en función de sus propios intereses y expectativas - los riesgos y posibles ganancias que conlleva cada alternativa.

Tema VIII. Mercado de Opciones y Futuros

7. Utilización de las Opciones y Futuros IBEX-35 PLUS

Estos activos financieros sirven fundamentalmente como instrumento de inversión y como instrumento de cobertura. Veámoslo más detenidamente.

7.1. Inversión o especulación

Como instrumento de inversión, la compra de Futuros, la compra de CALLS y la venta de PUTS tienen interés cuando nuestra expectativa es que el índice bursátil IBEX-35 va a subir. Este razonamiento es similar cuando decido invertir en cualquier compañía que cotice en Bolsa.

Como instrumento de inversión , la venta de Futuros, la venta de CALLS y la compra de PUTS tienen interés cuando esperamos que el índice bursátil IBEX-35 va a bajar. En efecto, también en una coyuntura bajista el Mercado de Derivados permite realizar inversiones con ganancia. En el mercado de acciones esto sólo es posible mediante el sistema de venta a crédito.

¿Qué ventaja tiene invertir en los Mercados de Derivados? Vamos a destacar sólo una de ellas: el apalancamiento financiero. En efecto, la inversión que debe realizarse es muy escasa (primas, garantías) y, sin embargo, las rentabilidades pueden ser muy elevadas.

¿En qué consiste el efecto apalancamiento? Definimos el efecto apalancamiento como la relación entre el capital invertido y el resultado obtenido en una inversión determinada. Así, una inversión es más "apalancada" cuánto menor capital necesite invertir para obtener un resultado concreto.

Veamos un ejemplo de apalancamiento

Tema VIII. Mercado de Opciones y Futuros

7.2 Cobertura

Como instrumento de cobertura, las posiciones en Opciones y Futuros sirven para compensar las posibles pérdidas en nuestra cartera en el mercado spot. Veámoslo con un ejemplo: si tengo una cartera de acciones y pienso que la Bolsa va a caer en los próximos días, tengo las siguientes alternativas de inversión:

Vender mi cartera hoy para evitar las posibles pérdidas futuras.

Mantener mi cartera y sufrir la desvalorización si ciertamente se confirman mis temores de caída bursátil.

Mantener mi cartera intacta y simultáneamente tomar posición en Derivados que sean rentables en un contexto bajista. Como es sabido estos productos son la compra de PUTS, la venta de CALLS y la venta de Futuros. Si efectivamente se cumplen mis previsiones y la Bolsa cae, se devaluará mi cartera de acciones pero tendré ganancias en mi posición de productos financieros derivados. La cuantía de la ganancia dependerá de la posición concreta que hayamos adoptado en el Mercado de Opciones y Futuros.

Ejercicio de cobertura

Tema VIII. Mercado de Opciones y Futuros

8. Cómo Puede un Particular Invertir en este Mercado

El procedimiento para que un particular pueda invertir en derivados sobre el IBEX-35 es muy sencillo. Basta con:

PRIMERO.- informarse acerca del funcionamiento en general de las Opciones y los Futuros financieros. En el momento actual el conocimiento de estas técnicas de inversión no debería ser exclusivo de los profesionales del mundo financiero dedicados a la gestión de carteras. Por el contrario, todos aquéllos que de alguna manera desean decidir sobre sus ahorros o simplemente supervisar la actuación de los gestores deberían informarse sobre las posibilidades que ofrecen estos productos financieros.

Por tanto, en principio existen las siguientes alternativas no excluyentes:

Preguntar bien al intermediario financiero habitual, bien a un intermediario Miembro del Mercado.

Lista de Miembros de MEFF RV

Lista de Miembros de MEFF RF

Seguir en la prensa económica o a través de las páginas web de MEFF la evolución del Mercado de MEFF RV o MEFF RF

Leer la cada vez más abundante literatura existente sobre el tema

Dirigirse a Instituto MEFF, compañía perteneciente a MEFF Holding, centro de formación del Mercado Español Oficial de Productos Financieros Derivados especializado en la organización e impartición de servicios de formación sobre estos productos financieros.

SEGUNDO.- decidir la posición más conveniente después de analizar la evolución futura de los mercados y examinar las propias expectativas. Como en cualquier otra decisión financiera, se deberán ponderar correctamente los aspectos de seguridad, rentabilidad y liquidez de la operación.

TERCERO.- contactar con su intermediario financiero (Sociedad o Agencia de Valores) a través del cual se deberán realizar todas las operaciones. Ya hemos visto que el acceso directo a MEFF está reservado a los Miembros del Mercado y, por lo tanto, los clientes finales sólo pueden operar por mediación de una entidad especializada y autorizada para ello.

Lista de Miembros de MEFF RV

Lista de Miembros de MEFF RF

El particular deberá firmar un modelo normalizado de contrato de cliente en el que se recogen los derechos y obligaciones de ambas partes. También deberá pactar con su intermediario la comisión aplicable por contrato.

Diagrama de la operativa en MEFF

Tema VIII. Mercado de Opciones y Futuros

9. Cómo Interpretar las Hojas Diarias de Cotizaciones

Diariamente MEFF publica tanto en su página web, en versión digital, como en las páginas especializadas de la prensa, el "Boletín Diario del Mercado" que incluye los precios de liquidación de los futuros, precios de cierre de las opciones, volumen negociado e información adicional sobre la evolución de la sesión como el precio máximo, mínimo y último cruzado:

Boletín Diario

El Boletín comienza con un resumen del volumen negociado en la sesión. A continuación, tenemos el valor del IBEX-35 spot al cierre de la sesión del Mercado Continuo, junto con el cierre de la sesión anterior. El valor del Activo Subyacente está expresado en puntos.

Veamos a continuación la información relativa a los Futuros IBEX-35 PLUS que figura a continuación.

En la primera columna tenemos los vencimientos de los contratos: 16 enero y 20 febrero (mensuales), 20 marzo (trimestral), 19 junio (semestral) junto con el 18 septiembre. Los días de vencimiento son los terceros viernes de cada mes.

En la segunda columna tenemos el Precio de Liquidación Diaria correspondiente a cada uno de los vencimientos. Como se ha visto, el Precio de Liquidación Diaria se utiliza diariamente para el cálculo de la pérdida/ganancia de las posiciones en Futuros.

Por ejemplo: si hubiéramos comprado un Futuro IBEX-35 PLUS con Vencimiento enero a 7120, y al finalizar la sesión el Precio de Liquidación Diaria de este Futuro fuera 7200, la Cámara me abonará la diferencia entre el Precio de Liquidación y el Precio del Futuro igual a 7200-7120= 80 puntos, es decir, 80.000 ptas. Y el vendedor de nuestro contrato de Futuro tendrá un cargo por ese mismo importe.

En las columnas 3 y 4 tenemos los mejores precios de demanda y de oferta del Futuro al cierre.

La columna 5 informa sobre el Precio del Futuro correspondiente a la última operación realizada.

La columna 6 recoge el máximo precio registrado durante la sesión.

La columna 7 recoge el mínimo precio registrado durante la sesión.

La columna 8 se refiere al número total de contratos que se ha realizado en cada uno de los Vencimientos.

Finalmente, la columna 9 informa del total de posiciones abiertas, es decir, posiciones de compradores y vendedores que, en principio, no se cierran sino que se mantienen hasta vencimiento.

A continuación aparece el listado de precios correspondientes a las opciones CALL. La interpretación de las columnas es exactamente igual que en el cuadro de los Futuros, a excepción de que aquí se recoge la cotización de las opciones o primas. Finalmente, figura la información relativa a las PUT.

Si avanzamos un poco más en nuestras explicaciones y examinamos las variables que influyen en el valor de las opciones comprobamos que, para las opciones CALL y para un determinado vencimiento, cuanto mayor es el Precio de Ejercicio, menor es la prima. El razonamiento contrario se aplicaría para las opciones PUT. Asimismo, para un determinado Precio de Ejercicio, cuanto más lejano es el vencimiento, mayor es la prima tanto para las opciones CALL como PUT.

Por último, aparecen dos columnas que no aparecían para los Futuros: la volatilidad al cierre y el delta. La volatilidad hace referencia a como varía la rentabilidad del subyacente y cambia en función del Precio de Ejercicio. La existencia de este espectro de volatilidades para los distintos Precios de Ejercicio es lo que en el mercado se llama el skew de volatilidades. Por otra parte, el delta es una de las sensibilidades de la opción y nos va a indicar en cuánto varía la prima de una opción cuando el subyacente se modifica en una unidad.

--------------------------------------------------------------------

Tema IX. La inversión colectiva

--------------------------------------------------------------------------------

Autor: Alfonso Torrecilla

Director General de Central Hispano Gestión, S.A.

1. Las Instituciones de Inversión Colectiva: Concepto y Clases

Ley 46/84, de 26 de diciembre, art. 1:

"Son aquellas que, cualquiera que sea su objeto, capten públicamente fondos, bienes o derechos del público para gestionarlos, siempre que el rendimiento del inversor se establezca en función de los resultados colectivos mediante fórmulas jurídicas distintas del contrato de la Sociedad."

Forma fiduciaria (Fondos de Inversión):

Mediante la cual una persona jurídica (sociedad anónima) se obliga a la administración de los recursos aportados por los inversores, por cuenta de éstos. La dotación de liquidez a dichas participaciones corre a cargo del propio patrimonio del Fondo, a través del derecho de reembolso o separación del partícipe.

Sociedad por acciones (Sociedades de Inversión Colectiva):

Se trata, en este caso, de sociedades anónimas que vierten sus recursos en valores mobiliarios y otros activos financieros. El inversor no es partícipe sino accionista y la sociedad tiene sus propios órganos de administración y representación. En este supuesto, la liquidez se consigue a través del mercado secundario de las acciones.

Tema IX. La inversión colectiva

2. Clases de Instituciones de Inversión Colectiva

De carácter Financiero:

Tienen como actividad principal la inversión o gestión de activos financieros, tales como dinero, valores mobiliarios, pagarés, letras de cambio, certificados de depósito y cualquiera otros valores mercantiles.

De carácter no Financiero:

Operan sobre activos de otra naturaleza, principalmente los Fondos de Inversión Inmobiliaria.

Tema IX. La inversión colectiva

3. Los Fondos de Inversión

Un Fondo de Inversión es aquella inversión colectiva mediante la cual una pluralidad de inversores aportan sus ahorros a un fondo común con el fin de constituir un patrimonio y obtener una determinada rentabilidad.

Tema IX. La inversión colectiva

3.1. Conceptos importantes de Fondos de Inversión

¿Qué es un Fondo de Inversión?

Un Fondo de Inversión es un patrimonio formado con las aportaciones de muchos inversores (que reciben el nombre de "partícipes"), que es administrado por una Sociedad especializada (denominada "Sociedad Gestora") de acuerdo con los criterios establecidos en un documento que regula la actividad e inversiones del Fondo ("Reglamento de Gestión"), y del que los partícipes pueden retirarse en el momento que quieran solicitando el reembolso de sus participaciones.

¿Quién puede ser partícipe de un Fondo de Inversión?

Todo el que compre por lo menos una participación del Fondo, al precio al que esté ese día.

¿Cómo se puede ser partícipe de un Fondo de Inversión?

Solicitando a la Sociedad Gestora, o a su canal de distribución, la compra de participaciones de un Fondo concreto. El importe deberá ser siempre igual o superior al valor que tenga una participación ese día. Si la participación vale 10.076 pesetas y suscribimos 11.000 pesetas, tendremos 1,09170 participaciones de dicho Fondo.

¿Quién puede ser titular de un Fondo de Inversión?

Los partícipes pueden revestir tanto la forma de persona física como de persona jurídica, pudiendo, también, figurar como titulares en exclusiva o "cotitulares" de un Fondo de Inversión. Los distintos titulares son copartícipes, es decir, que el Fondo es propiedad de todos ellos, por partes iguales.

¿Qué es una suscripción de participaciones de Fondos de Inversión?

Es la inversión que se realiza en un Fondo de Inversión.

¿Qué es la comisión de suscripción?

Es la comisión que se cobra por comprar el Fondo. En casi todos los Fondos del sector no se suele cobrar esta comisión

¿Cuál es la suscripción mínima para suscribir Fondos de Inversión?

Una participación, aunque en algunos Fondos se exige una cantidad mínima como estrategia comercial.

¿Qué es el valor liquidativo de un Fondo de Inversión?

Es el valor al que se puede comprar o vender una participación de un Fondo de Inversión. La forma de calcularlo es dividiendo el patrimonio total del Fondo entre el número de participaciones. Este cálculo se hace diariamente.

Tema IX. La inversión colectiva

¿Qué es la comisión de reembolso?

Es la comisión que se cobra al vender el Fondo.

¿Qué es la comisión de gestión?

La Ley de Instituciones de Inversión Colectiva regula las comisiones máximas que pueden cobrarse en los Fondos de Inversión. Es una ley de máximos, lo que quiere decir, que luego son las Entidades comercializadoras las que estipulan el nivel de comisiones que consideran correctas.

Las Sociedades Gestoras pueden aplicar las comisiones de gestión de sus Fondos de una de las siguientes tres maneras:

Una comisión de gestión fija: 2,5% del patrimonio como máximo para los FIM. 1,5% para los FIAMM.

Una comisión de gestión variable: 20% de los beneficios como máximo para los FIM. 15% para los FIAMM.

Una comisión de gestión fija y una variable: 1,5% del patrimonio y 10% de los beneficios como máximo para los FIM. 1% del patrimonio y 5% de los beneficios para los FIAMM.

La comisión de gestión se descuenta diariamente al valorar el Fondo de Inversión, con lo que podemos hablar de un valor liquidativo neto de esta comisión.

¿Qué es la Entidad Depositaria?

La Entidad Depositaria es la responsable de la custodia de los valores del Fondo, así como del seguimiento de las operaciones llevadas a cabo por la Sociedad Gestora. Una misma Entidad no puede ser, a la vez, Sociedad Gestora y Entidad Depositaria. Por este servicio, podrá cobrar una comisión de depósito que no podrá ser superior al 1,5 por mil anual sobre el valor nominal patrimonial en el caso de los FIAMM, y del 4 por mil en el caso de los FIM.

¿Qué seguridad ofrecen los Fondos de Inversión?

El Fondo va a ser gestionado por un equipo de profesionales de reconocida calificación, que van a invertir su patrimonio en activos muy seguros, con una adecuada diversificación del riesgo y cumpliendo en todo momento los requisitos legales exigidos. Además, la Ley tiene unos mecanismos de control sobre estos Fondos de Inversión (C.N.M.V.).

¿Qué ventajas ofrece un Fondo de Inversión frente a otras alternativas de ahorro?

Liquidez, rentabilidad, seguridad, gestión profesional, diversificación, favorable régimen fiscal, información sencilla y detallada.

Tema IX. La inversión colectiva

¿Puede obtener rentabilidades negativas un partícipe de Fondos de Inversión?

Un Fondo de Inversión, como cualquier otro producto financiero, puede obtener rentabilidades positivas o negativas en función de la evolución que tengan los activos que componen la cartera de dicho Fondo. Es importante señalar que la normativa obliga a valorar los activos de los Fondos diariamente, y a precios de mercado.

Un FIAMM se caracteriza por invertir en activos de vencimiento más corto que los FIM, por tanto, su oscilación de rentabilidad debe ser menor.

¿Cómo se valoran los Fondos?

La legislación obliga a todos los Fondos a valorar diariamente su patrimonio. Ahora bien, las reglas de valoración son distintas según el plazo de amortización de los valores:

Cuando el valor tiene un plazo de vida superior a seis meses, ha de contabilizarse por el precio que tenía en el mercado el día anterior.

Cuando el plazo de vida es inferior a los seis meses, el valor se contabiliza por lo que costó cuando se adquirió más la parte proporcional de los intereses hasta ese día.

Los FIAMM, al adquirir principalmente valores con vencimiento inferior a seis meses, no reflejan en su valor liquidativo las oscilaciones de los precios en el mercado. A corto plazo su rentabilidad es bastante estable y sigue bastante cerca la de las Letras del Tesoro (restando, lógicamente, las comisiones de gestión y depósito). Su valor liquidativo aumenta prácticamente todos los días, aunque sólo sea ligeramente.

En cambio, los FIM, como invierten su patrimonio con vencimientos generalmente superiores a seis meses, reflejan en su valor liquidativo diario las oscilaciones de los precios y rentabilidades del mercado. En consecuencia, su valor liquidativo puede aumentar o disminuir de un día para otro.

¿Puede bajar la renta fija?

La cotización de los títulos de renta fija depende de:

La diferencia entre el interés que paga el título y la rentabilidad de las nuevas emisiones a igual plazo.

Si los tipos de interés suben, los títulos que el fondo mantiene en su cartera caen de cotización ya que, comparativamente con las nuevas emisiones, han perdido atractivo para los inversores.

Si los tipos de interés bajan, ocurrirá lo contrario: subirá la cotización de estos títulos.

La cercanía al pago de los intereses.

El plazo hasta el vencimiento. Cuanto mayor sea el tiempo hasta el vencimiento del título, mayor será el efecto de la variación de los tipos de interés.

Tema IX. La inversión colectiva

¿Qué es un reembolso de participaciones de Fondos de Inversión?

Es el rescate o la venta de las participaciones que tiene el particular al precio de ese día.

¿Qué es la rentabilidad financiero-fiscal?

La rentabilidad financiero-fiscal tiene en cuenta, no sólo, la rentabilidad que se puede obtener con ese Fondo de Inversión, sino también el efecto fiscal, especialmente ventajoso en estos productos.

¿Qué es la volatilidad de los Fondos de Inversión?

La volatilidad mide la sensibilidad de los Fondos a las variaciones del mercado. Es decir, la volatilidad marcaría las posibles fluctuaciones que sufriría el valor liquidativo de un Fondo en un periodo determinado. A medida que aumenta la volatilidad más podría fluctuar el valor liquidativo.

¿Cuáles son las ventajas fiscales para una empresa que invierta en Fondos?

No estarán sujetos al Impuesto de Sociedades los rendimientos obtenidos hasta el momento de la venta de las participaciones (en el caso de FIM). En el momento de la venta, al igual que con las personas físicas, no hay retención, al considerarse incremento de patrimonio.

¿Qué objetivos debe buscar una empresa que invierta en Fondos de Inversión?

Incrementar la rentabilidad de los activos en los que invierte la empresa.

Disminuir los gastos que tiene la sociedad.

Disminuir el impacto fiscal

Aplazar el pago de impuestos.

Libertad de elección a la hora de realizar plusvalías.

Protección ante altas volatilidades.

Tema IX. La inversión colectiva

3.2. Características de los Fondos de Inversión.

Gestión profesional. La Sociedad Gestora cuenta con un servicio de estudios y analistas de inversiones, dedicados exclusivamente a gestionar Fondos de Inversión.

Diversificación de Inversiones. El patrimonio afecto al Fondo permite llevar a efecto una gestión diversificada y proporcionar por tanto un alto grado de seguridad en las inversiones.

Control. Ejercido por la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Tanto la Gestora como el Fondo, están auditados periódicamente por auditores independientes.

Liquidez. El partícipe puede reembolsar la totalidad, o parte, de sus participaciones de forma inmediata.

Fiscalidad. Los Fondos de Inversión gozan de importantes ventajas fiscales, que potencian su rentabilidad frente a otros productos financieros.

Tema IX. La inversión colectiva

3.3. Clases de Fondos de Inversión

Los Fondos de Inversión sólo se diferencian entre sí por los activos que componen sus carteras.

Los Fondos de Inversión se agrupan en dos grandes tipos: F.I.M. y F.I.A.M.M.

F.I.A.M.M.: Fondos de Inversión en Activos del Mercado Monetario. (Fondos de Dinero). Invierten su patrimonio en títulos del Mercado Monetario a corto plazo: Letras del Tesoro, Bonos y Pagarés de Empresa, etc..

F.I.M.: Fondos de Inversión Mobiliaria.

Fondos de Renta Fija.

Invierten preferentemente en Deuda Pública, Bonos, Obligaciones, Instrumentos Monetarios y Pagarés de Empresa con cotización en Mercados Organizados. 100% de su cartera en títulos de Renta Fija.

Fondos de Renta Variable.

Destinan sus inversiones principalmente a acciones y Bonos convertibles con cotización en Bolsa. Inversión superior al 75% en títulos de Renta Variable.

Fondos Mixtos.

Invierten tanto en Renta Fija como Variable.

Fondos de Renta Fija Mixta: 75% a 100% de su cartera en títulos de Renta Fija.

Fondos de Renta Variable Mixta: 25% a 75% de su cartera en títulos de Renta Variable.

Tema IX. La inversión colectiva

3.3.1. Fondos de Inversión en Activos del Mercado Monetario(FIAMM)

PATRIMONIO MÍNIMO:

1.500 millones de Pesetas.

PARTÍCIPES:

100 como mínimo.

VALOR INICIAL POR PARTICIPACIÓN:

No hay. Antes 100.000 Pesetas.

INVERSIONES:

Inversiones a corto plazo, siendo su vencimiento máximo de 18 meses.

No inferior al 90% en valores de renta fija, admitidos a negociación en Mercado Secundario Oficial o en los términos que autorice la C.N.M.V., en valores que gocen de elevada liquidez.

No podrán invertir más del 40% de su activo en valores de renta fija que no gocen de elevada liquidez.

No podrán invertir en acciones, obligaciones convertibles, títulos que otorguen derecho a participar en ampliaciones de capital.

COEFICIENTES MÍNIMOS DE LIQUIDEZ:

3% del promedio mensual de saldos diarios del activo.

COMISIONES:

De gestión:

- Máxima del 1,5% del patrimonio del F.I.A.M.M.

- 15% de los resultados.

- 1% del patrimonio y el 5% de los resultados.

Suscripción y reembolsos:

- No podrán ser superiores al 1% del precio de las participaciones.

Depositario:

- No exceden del 1,5 por mil anual del valor nominal patrimonial.

DISTRIBUCIÓN DE RESULTADOS:

Reglamento del Fondo y Ley de Sociedades Anónimas.

TRIBUTACIÓN DEL FONDO:

Al tipo 1% en el I.S.S.

Tema IX. La inversión colectiva

3.3.2. Fondos de Inversión Mobiliaria (F.I.M.)

PATRIMONIO MÍNIMO:

500 millones de pesetas.

PARTÍCIPES:

100 como mínimo.

VALOR INICIAL POR PARTICIPACIÓN:

No hay. Antes 1.000 Pesetas.

INVERSIONES:

No más del 5% de su activo en otras Instituciones de Inversión Colectiva. Prohibido cuando la inversión pertenezca al mismo grupo.

No más del 5% de su activo en valores de una misma entidad. Podrá ampliarse al 10%, siempre que el total de las inversiones de la Institución en valores en las que se supere el 5% no exceda el 40% del activo de la misma.

No más del 15% de su activo en valores pertenecientes a un mismo grupo.

5% como máximo de los valores en circulación de una Compañía.

La suma de las inversiones de I.I.C. pertenecientes a un mismo grupo no podrá rebasar el 15% de los valores en circulación de una misma entidad.

Títulos emitidos por Estado, CEE, CC AA o los Organismos Internacionales de los que España sea miembro pueden llegar hasta el 35% del activo de la Institución. No obstante podrán llegar al 100% siempre que se diversifiquen entre, al menos, 6 emisiones diferentes.

INVERSIÓN Y LIQUIDEZ:

Tendrá al menos el 80% de su activo invertido en:

Valores admitidos a negociación en Bolsa de Valores españoles. Deuda Pública. Otros valores tales como los del Mercado Hipotecario, Pagarés de Empresa, siempre que sean negociados en un mercado español, organizado de funcionamiento regular, reconocido y abierto al público.

El resto de los recursos, además en valores que gocen de especial liquidez.

Podrán realizar operaciones en los mercados de futuros y opciones financieros.

COEFICIENTES MÍNIMOS DE LIQUIDEZ:

3% del promedio mensual de saldos diarios del activo.

DISTRIBUCIÓN DE RESULTADOS:

Reglamento del Fondo y Ley de Sociedades Anónimas.

TRIBUTACIÓN DEL FONDO:

Al tipo 1% en el Impuesto sobre Sociedades.

COMISIONES:

De gestión:

- Máxima del 2,5% del patrimonio del F.I.M.

- 20% de los resultados.

- 1,5% del patrimonio y el 10% de los resultados.

Suscripción y reembolsos:

- No podrán ser superiores al 5% del precio de las participaciones.

Depositario:

- No exceden del 4‰ del valor nominal patrimonial.

Tema IX. La inversión colectiva

3.4. Estructura operativa de los Fondos de Inversión

Tema IX. La inversión colectiva

3.5. Antecedentes Históricos

Los Fondos de Inversión son de origen anglosajón, extendiéndose a continuación por todos los países industrializados.

Los Fondos de Inversión están más desarrollados allí donde es mayor el desarrollo económico y financiero.

El primer Fondo de Inversión fue creado en el año 1.868, en la ciudad de Londres, denominándose "Foreign and Colonial Government Trust", el cual prometía grandes ganancias sin riesgo alguno. Este, aunque en principio no inspiró la suficiente confianza ante los inversores, terminó siendo un éxito pues dicho Fondo pudo pagar el cupón prometido a pesar de que muchos gobiernos estuvieran en suspensión de pagos. Este Fondo se constituyó para invertir un millón de libras esterlinas en 17 emisiones de diferentes gobiernos. Cada título se vendía a 85 libras, asegurándose una rentabilidad del 7% anual y un valor de amortización de 100 libras a los 24 años.

Las Instituciones de Inversión Colectiva en España datan de hace más de treinta años. Surgieron como apéndices de los principales bancos que operaban a través de ellas, con los valores que integraban sus respectivas carteras.

El primer fondo de inversión español se crea en el año 1.966 (Nuvofondo) con el Banco Urquijo como Banco Depositario.

Los Fondtesoro fueron un aliciente a la inversión institucional a principios de los noventa.

Tema IX. La inversión colectiva

3.6. Los Fondtesoro

Los FONDTESORO son Fondos de Inversión que invierten exclusivamente en Deuda del Estado (es decir, Letras del Tesoro, Bonos y obligaciones del Estado) y son administrados por Sociedades Gestoras de naturaleza privada que, tras un proceso de selección, han firmado con el Tesoro Público un Convenio de colaboración, que les obliga a cumplir determinadas condiciones y les permite gozar del apoyo publicitario del Tesoro Público.

Las "Sociedades Gestoras" de los Fondos de Inversión FONDTESORO, no deben confundirse con las denominadas "Entidades Gestoras" de Deuda del Estado Anotada. Estas últimas se encargan de mantener registrada en la Central de Anotaciones del Banco de España la Deuda del Estado Anotada poseída por ellas mismas o que sus clientes les han confiado, incluidos los Fondos de Inversión.

Razones de la Aparición de los Fondtesoro: La Financiación del Estado.

La debilidad de la inversión institucional en España a principios de los noventa se juzgaba como una de las causas de la escasez de demanda a largo plazo en el Mercado de Deuda. Por otra parte, la falta de liquidez y, ocasionalmente, un exceso de costes de intermediación propiciado por la relativa cautividad de los clientes, limitaba la expansión del segmento minorista del mercado. Finalmente, subsanar o paliar el desajuste que, para ciertos inversores necesitados de ingresos periódicos, había producido o acentuado el paso de cupones semestrales a anuales en los bonos y obligaciones del Estado llevó a pensar en la conveniencia de promover Fondos de Inversión Mobiliaria que, mediante su especialización en Deuda del Estado, ofreciesen una respuesta potencialmente eficaz a los problemas planteados, sumando, además, un tratamiento fiscal ventajoso respecto al que disfrutaría un tenedor directo de la Deuda.

Desde la óptica del Tesoro, las ventajas se redondeaban con el aligeramiento total de la carga administrativa si los Fondos de Inversión especializados en Deuda eran promovidos y gestionados, dentro de la legislación general aplicable, convenientemente completada mediante un instrumento jurídico apropiado, por Sociedades Gestoras de Instituciones de Inversión Colectiva surgidas de la iniciativa privada con experiencia en este campo.

Es importante señalar que el proceso de diversificación de la oferta había llevado espontáneamente a la aparición, o a los planes de lanzamiento, de cierto número de Fondos que estatutariamente, o simplemente en la práctica, se habían especializado en Deuda del Estado. Pareció, pues, conveniente potenciar este proceso, favorecido por el momento poco brillante de la renta variable, añadiéndole un respaldo explícito del Tesoro Público, estableciendo unos rasgos comunes que no sofocasen la necesaria personalidad que cada Gestora pudiera imprimir a sus Fondos y, sobre todo, acompañando las buenas razones con los hechos de un lanzamiento publicitario suficiente.

Este aspecto de lanzamiento publicitario es doblemente importante. Sorprende, en efecto, que a principios de los noventa, un instrumento con unas características tan favorables para la colocación del ahorro de inversiones medianos, e incluso pequeños, tuviera en España un desarrollo tan deficiente si se le comparaba con el registro en otros países. Sorprende más aún visto el nivel de conocimiento que el público parecía tener de los Fondos, y a pesar de la mala experiencia que muchos inversores tuvieron en la década de los setenta. Por ello, no son pocos los que atribuían la escasa expansión de los Fondos en España a la falta de una red de ventas libre de los conflictos de intereses que se dan en las dependientes de las Entidades de depósito.

Por otra parte, el esfuerzo publicitario realizado para la difusión de los Fondos en esos años, a juzgar por el gasto en publicidad, fue verdaderamente insignificante, aunque en el año 1993 aumentó considerablemente. El gasto realizado en medios controlados, prensa, radio y televisión, en 1989 rondó los 16 millones de pesetas, y aun aceptando que sea de aplicación a esta actividad la regla general de que el gasto total en publicidad es tres veces mayor que el registrado en los medios controlados, no deja de ser irrelevante el esfuerzo comparado con el gasto en la promoción y venta de otros productos financieros sustitutorios o compensatorios de los Fondos. Así pues, difundir el conocimiento de esta forma de Inversión Colectiva y crear un grado de presión sobre las redes de ventas fue esencial para su desarrollo en el futuro inmediato.

La difusión de los Fondos de Inversión especializados en Deuda implica, en primer lugar, una explicación de los Fondos de Inversión en general y, por consiguiente, que una parte importante del esfuerzo derive hacia otros Fondos. Este hecho no dañaba significativamente la estrategia del Tesoro Público. Por una parte, en sus iniciativas se mezclaban inseparablemente, en la mayoría de los casos, la doble perspectiva micro y macroeconómica: dar solución a sus problemas de financiación y promover soluciones útiles para el sistema financiero español. Por otra parte, en la mayoría de los Fondos de Inversión, incluso en los de renta variable, una parte significativa de su cartera estaba formada por Fondos Públicos. Por consiguiente, la publicidad de los Fondos de Inversión se tradujo, en cualquier caso, en una promoción de la demanda de Deuda del Estado.

Evolución de la Rentabilidad anual de los Fondos de Fondos de Inversión y de los Fondtesoro

Fechas Fondos de Inversión

De Renta Fija Fondtesoro

FIM FIAMM FIM FIAMM

1991

1992

1993

1994

1995

1996

1997 (*) 12.58

8.67

15.94

0.26

9.65

10.82

0.73 12.12

10.74

11.13

6.44

7.99

6.98

1.16 13.01

7.13

19.54

-1.72

11.96

12.79

0.46 12.39

11.04

11.35

6.72

8.06

6.89

1.17

(*) Hasta el 31 de marzo

Tema IX. La inversión colectiva

3.7. Fiscalidad de los Fondos de Inversión

Fiscalidad para Personas Físicas

Inversiones realizadas a partir de 31/12/94

Mientras no reembolsen las participaciones, las plusvalías no se incorporan

en la Declaración sobre la Renta. Esta circunstancia permite diferir el pago

de impuestos, obteniendo una mayor capitalización de rendimientos.

Los reembolsos no están sujetos a retención a cuenta del I.R.P.F., con lo que

se retrasa el pago de impuestos, obteniendo un rendimiento adicional.

Se reembolsan las participaciones más antiguas (se aplica el método FIFO)

La plusvalía obtenida en el reembolso tributa según el tiempo de permanencia:

Inferior a 1 año: se declara al mismo tipo que los rendimientos del año: tipo marginal.

Superior a 1 año: el valor de adquisición se actualiza con un coeficiente y la plusvalía así obtenida se declara a un tipo reducido: el tipo medio.

Superior a 2 años: se aplica coeficiente de actualización y la plusvalía tributa a tipo fijo: 20%.

La actualización del valor de adquisición equivale a que el partícipe tributará por la plusvalía "real", es decir, una vez descontada la inflación del período.

Los coeficientes de actualización del valor de adquisición aplicables por las transmisiones que se efectúen durante 1997, son:

Año de adquisición (*) Coeficiente

1994 y anteriores

1995 y 31/12/94

1996 1,000

1,083

1,035

(*) Requisito: la fecha de adquisición deberá ser, como mínimo, de un año.

Inversiones realizadas antes de 31/12/94

El partícipe no tributa en el Impuesto sobre la Renta hasta que no reembolsa sus participaciones.

El reembolso de participaciones no está sujeto a retenciones a cuenta.

El incremento de patrimonio se considera fiscalmente como renta irregular (a partir de 1 año y 1 día).

Se aplica un coeficiente reductor del 14,28% por cada año de permanencia a partir de dos años, pero la antigüedad fiscal se calcula desde la fecha de adquisición hasta el 31.12.96.

Se aplicará un coeficiente de corrección monetaria al valor de adquisición según el año. Ley de Presupuestos. (Aumenta el valor de adquisición, con lo que se reduce la plusvalía a tributar). (Para compras anteriores al 31.12.1994, ese coeficiente es 1, con lo que la plusvalía se queda igual al multiplicar por 1).

Las plusvalías que queden después de descontar los coeficientes anteriores tributan al tipo fijo del 20%.

Se tiene la posibilidad de elegir el momento más favorable para vender y declarar en IRPF.

Para determinar las plusvalías, en el caso de que existan suscripciones en distintas fechas, las primeras participaciones a vender serán siempre las más antiguas, método FIFO (primera entrada, primera salida).

Tema IX. La inversión colectiva

3.7.1. Ejemplos:

Ejemplo 1

Suscripción del Fondo: 1.000.000 ptas.

Fecha de suscripción: 10.06.96

Fecha de reembolso: 29.07.97

Reembolso del Fondo: 1.100.000 ptas.

Ha pasado más de 1 año y 1 día.

(El coeficiente de corrección monetaria de 1.996 es el 1,035)

Coste de adquisición actualizado: 1.000.000 x 1,035 = 1.035.000 ptas.

Plusvalía del partícipe: 1.100.000 - 1.000.000 = 100.000 ptas.

Incremento de Patrimonio del partícipe: 1.100.000 - 1.035.000 = 65.000 ptas.

Impuesto a pagar: tipo medio del partícipe sobre 65.000 ptas.

Ejemplo 2

Suscripción del Fondo: 1.000.000 ptas.

Fecha de suscripción: 10.06.95

Fecha de reembolso: 29.07.97

Reembolso del Fondo: 1.200.000 ptas.

Ha pasado más de 2 años y 1 día.

(El coeficiente de corrección monetaria de 1.995 es el 1,083)

Coste de adquisición actualizado: 1.000.000 x 1,083 = 1.083.000 ptas.

Plusvalía del partícipe: 1.200.000 - 1.000.000 = 200.000 ptas.

Incremento de Patrimonio del partícipe: 1.200.000 - 1.083.000 = 117.000 ptas.

Impuesto a pagar: tipo fijo del 20% sobre 117.000 ptas. = 23.400 ptas.

Ejemplo 3

Suscripción del Fondo: 1.000.000 ptas.

Fecha de suscripción: 29.05.93

Fecha de reembolso: 29.07.97

Reembolso del Fondo: 1.500.000 ptas.

Duración de la inversión: 4 años y 2 meses, pero

Antigüedad fiscal hasta 31.12.96: 4 años (redondeo por exceso).

El coeficiente reductor se aplica a partir de dos años:

Coeficiente reductor a aplicar: 14,28% x (4 - 2) = 28,56%

Plusvalía del partícipe: 1.500.000 - 1.000.000 = 500.000 ptas.

Incremento de Patrimonio del partícipe: 500.000 - (28,56% de 500.000) =

= 500.000 - 142.800 = 357.200 ptas.

Impuesto a pagar: tipo fijo del 20% sobre 357.200 ptas. = 71.440 ptas.

Ejemplo 4

Suscripción del Fondo: 1.000.000 ptas.

Fecha de suscripción: 29.05.89

Fecha de reembolso: 29.07.96

Reembolso del Fondo: 1.900.000 ptas.

Duración de la inversión: 7 años y 2 meses.

Antigüedad fiscal: 8 años (redondeo por exceso).

El coeficiente reductor se aplica a partir de dos años:

Coeficiente reductor a aplicar: 14,28% x (8 - 2) = 85,68%

Plusvalía del partícipe: 1.900.000 - 1.000.000 = 900.000 ptas.

Incremento de Patrimonio del partícipe: 900.000 - (85,68% de 900.000) =

= 900.000 - 771.120 = 128.880 ptas.

Impuesto a pagar: tipo fijo del 20% sobre 128.880 ptas. = 25.776 ptas.

Ejemplo 5

Suscripción del Fondo: 5.000.000 ptas.

Fecha de suscripción: 10.04.87

Fecha de reembolso: 10.01.96

Reembolso del Fondo: 7.000.000 ptas.

Duración de la inversión: 8 años y 9 meses.

Antigüedad fiscal: 9 años (redondeo por exceso).

El coeficiente reductor se aplica a partir de dos años:

Coeficiente reductor a aplicar: 14,28% x (9 - 2) = 100%

Plusvalía del partícipe: 7.000.000 - 5.000.000 = 2.000.000 ptas.

Incremento de Patrimonio del partícipe: 2.000.000 - (100% de 2.000.000) =

= 2.000.000 - 2.000.000 = 0 ptas. Totalmente Exento

Tema IX. La inversión colectiva

Fiscalidad para empresas

No se aplican coeficientes de actualización.

Reembolsos exentos de retención.

FIAMM

Tributarán anualmente por la plusvalía acumulada, aunque no reembolsen las participaciones.

FIM

Tributarán por la plusvalía el año que reembolsen las participaciones.

Fiscalidad del Reparto de dividendo

En los Fondos de reparto:

El importe bruto repartido, se añade a la base imponible en concepto de Rendimiento de Capital Mobiliario.

Se produce la retención a cuenta del 25% de su importe, que es deducible de la cuota del impuesto.

Impuesto sobre el Patrimonio

Las participaciones que el partícipe mantenga a 31/12 en un Fondo de Inversión, se valoran al cambio medio de los valores liquidativos del último trimestre del año, publicados por el Ministerio de Economía y Hacienda en el B.O.E..

Esta información se facilita al partícipe en el Informe fiscal anual.

Cambio de Fondo

Con la nueva fiscalidad, aun teniendo antigüedad de varios años y, por tanto derecho a aplicar a la plusvalía coeficientes de reducción del 14, 28% anual, puede resultar rentable para el partícipe reembolsar sus participaciones y cambiarse a otro fondo.

Esto se producirá cuando el antiguo fondo no encaje con las necesidades del partícipe.

El cambio pasaría por pagar los impuestos que correspondiesen, de acuerdo con la fiscalidad vigente, e invertir en el nuevo fondo la cantidad resultante.

Para que resulte rentable este cambio, deberá cumplirse:

Que el nuevo fondo obtenga la rentabilidad adicional necesaria para pagar los impuestos del cambio de fondo y algo más que el anterior.

Que el cliente permanezca en el nuevo fondo más de 2 años.

Tema IX. La inversión colectiva

3.8. Los Fondos Garantizados

Definición de fondos garantizados

Un Fondo Garantizado es un Fondo que garantiza una rentabilidad al partícipe que mantiene su inversión durante un plazo de tiempo determinado.

Para beneficiarse de las características de este producto, el inversor debe invertir en el Fondo en el período de suscripción y mantenerse durante todo el plazo que dura el contrato. Si el partícipe abandona el producto antes, pierde la garantía.

La garantía es un contrato externo al Fondo que firma el partícipe con la Entidad Depositaria.

La voluntad de los Bancos y las Cajas es ofrecer a sus clientes un producto sin riesgo y con mejor tratamiento fiscal, como alternativa al tradicional depósito a plazo o I.P.F. (Imposiciones a Plazo Fijo).

Clases de Fondos Garantizados

Fondos Garantizados tradicionales: Las entidades garantizan a los partícipes una revalorización mínima en un plazo determinado.

Fondos Garantizados con pago de rentas periódicas: Las entidades garantizan el pago de una renta periódica y la cantidad invertida al final del periodo.

Fondos Garantizados referenciados a Bolsa: Siempre garantizan la inversión del partícipe, aunque baje la Bolsa. Si ésta sube, el titular recibe un porcentaje del incremento que experimente el índice Ibex-35 durante el periodo de la garantía. Lo importante es el cálculo de la revalorización.

Tema IX. La inversión colectiva

Ejemplo pago de rentas

La renta se obtiene mediante el reembolso periódico de participaciones. Como las participaciones habrán incrementado su valor, al reembolsar, una parte de la cantidad reembolsada es plusvalía y la gran parte, capital, por el que no tributa. Al vencimiento, si reembolsa las participaciones que mantiene, deberá tributar.

Aclaración

Fondos Garantizados referenciados a Bolsa

Rentabilidad mínima fija más un tanto por ciento de la revalorización del índice Ibex-35, a todos los partícipes que suscriban las participaciones en el periodo marcado por la entidad y permanezcan en el Fondo hasta el final del periodo garantizado.

El método de cálculo de referencia para determinar cuál es la revalorización del Ibex-35 es lo que distingue a unos Fondos de otros.

Se puede distinguir dos modalidades de cálculo:

Se emplean datos del índice al inicio y final del periodo.

Tiene en cuenta datos de todo el periodo.

Fiscalidad en el pago de la Garantía

Las plusvalías que se generen por el reembolso de participaciones tiene el tratamiento normal de los fondos. Igualmente sucede caso de reembolso transcurrido el período de garantía.

Si al finalizar el período de garantía, el fondo no ha conseguido la revalorización pactada, el banco abonará por cada participación la diferencia entre el valor pactado y el valor alcanzado por ésta.

Este pago en concepto de garantía no participa de la especial fiscalidad de los Fondos de Inversión, sino que tributará como renta regular del año, aplicándose la retención del 25%.

Tema IX. La inversión colectiva

3.9. El Rating o Calificación

¿Qué es el Rating o Calificación?

La palabra rating tiene una traducción equivalente a "estimación, valoración" o, más aproximada, "calificación". Y va a ser, precisamente, una estimación o calificación referenciada lo que va a suponer, en síntesis, este proceso conocido como rating.

El rating es una calificación de riesgo de una compañía, es decir, una forma, resumida en una notación, de juzgar la capacidad y probabilidad de pago de los intereses y principal de una deuda emitida por parte de la compañía que recibe la calificación.

Es una señal informativa dirigida al mundo financiero en general y, muy particularmente, a los inversores, cuya validez descansa en su credibilidad, que se apoya en la objetividad e independencia.

El rating es un indicador de referencia del mayor o menor riesgo que un particular asume al invertir.

Las Agencias de "Rating"

Son agencias especializadas en calificación.

Estas agencias han de fundamentar sus criterios en datos contrastados y dos principios básicos:

Confidencialidad: la información a la que las agencias tienen acceso constituyen el entramado financiero de la entidad.

Independencia: le otorga la credibilidad de los inversores, emisores y del mercado.

Las dos agencias más conocidas y con mayor cuota de mercado en su negocio son Standard and Poor's (S&P) y Moody's Investors Service (Moody's).

Origen de la Agencias de "Rating"

Los orígenes y desarrollo de las agencias de calificación arrancan en la ingente expansión geográfica y económica de Estados Unidos en el siglo XIX.

Conocer la situación financiera de muchas compañías ferroviarias, directoras de la revolución industrial de todo el país, y que se financiaban con emisiones de bonos.

Cuando se acabó el siglo, la práctica de los informes crediticios, que informaban a los inversores sobre los títulos de contratación pública, había dado paso a la calificación crediticia.

Standard and Poor's (S & P)

Fundada en 1.860 en Estados Unidos.

En 1.966 fue adquirida por la editorial McGraw-Hill.

En la actualidad tiene concedidas calificaciones a más de 2.000 emisiones de grandes corporaciones y más de 8.000 municipios-estados, entidades nacionales y supranacionales. 1.400 emisiones de papel comercial.

Sus analistas se encuadran en cinco grupos básicos:

Industria, suministros de gas, electricidad y telefonía.

Instituciones financieras.

Seguros y transporte.

Municipios y Estados.

Supranacionales.

Moody's Investors Service (Moody's)

Fundada por John Moody, quien se cree que introdujo el sistema de calificación de valores en 1.909 en EE.UU..

Empezó calificando las emisiones de empresas de ferrocarriles norteamericanas, con sus calificaciones de Aaa hasta C, hoy símbolos internacionales.

En 1.919 ya asignaba ratings a la deuda de algunos países soberanos, tales como Gran Bretaña, Francia, Italia, Japón y la República de China.

En 1.962 fue adquirida por Dunn & Bradsteed, empresa internacional dedicada a proporcionar información comercial y financiera desde 1.875.

En la actualidad, califica más de 8.000 emisores de todos los segmentos del mercado, 40 Estados soberanos, 100 entidades estatales y 17 entidades supranacionales.

Sus analistas se reparten en los siguientes grupos básicos:

Industrial.

Instituciones financieras.

Suministros públicos.

Financiación estructurada.

Riesgo soberano.

Inter Bank Company Analysis (IBCA)

IBCA Limited es una compañía internacional de calificación especializada en el análisis de la solvencia de los bancos y su rating es muy considerado, especialmente por los inversores europeos.

Fundada en 1.978, es una entidad independiente, con sede en Londres y oficinas en New York, Tokio, París, Madrid y Barcelona.

Mundialmente muy reconocida, elabora informes de riesgo crediticio de más de 350 entidades en 25 países.

En enero de 1.992 se creó IBCA España, para calificar emisiones a corto y largo plazo de renta fija de entidades españolas en los mercados nacionales e internacionales.

Tema IX. La inversión colectiva

3.10 Situación Actual del Sector

El patrimonio total gestionado en Fondos de Inversión a finales del mes de junio era de 23,4 billones de pesetas, lo que significa un crecimiento del 25,32% con respecto a diciembre de 1.996.

El número de partícipes se ha doblado en los últimos dos años, al igual que el número de Fondos.

El partícipe de Fondos español sigue prefiriendo la Renta Fija y los activos sin riesgo, al contrario que los partícipes de los países vecinos.

Parece haber un trasvase de dinero desde los FIAMM a otros Fondos, pero la mayoría a Fondos Garantizados, ya que el partícipe español sigue teniendo aversión al riesgo.

Los Fondos Garantizados de Renta Fija han tomado el relevo a los Fondos de Dinero por su bajo riesgo.

A mayo, el patrimonio de los Fondos Garantizados es de 3,19 billones de pesetas, lo que representa el 14,1% del volumen total de mercado.

La nueva fiscalidad afectará al diseño de nuevos Fondos Garantizados. El plazo no será un factor clave de comercialización, sino que será determinante la rentabilidad del producto.

La constante bajada de tipos de interés provocará que el nuevo diseño de los Fondos Garantizados se haga con carteras referenciadas a la Renta Variable, tanto nacional como internacional.

Evolución del Patrimonio de los Fondos de Inversión en España

Datos en millones de pesetas

Datos a 31.03.1997

Fuente: C.N.M.V.

Evolución del Nº de Partícipes de los Fondos de Inversión en España

Datos a 31.03.1997

Fuente: C.N.M.V.

Evolución del Nº de Fondos de Inversión en España

Datos a 31.03.1997

Fuente: C.N.M.V.

Tema IX. La inversión colectiva

Distribución por tipo de Fondo en España

Datos a 30.06.1997 en millones de pts.

Fuente: Inverco

Distribución por tipo de Fondo en España

Datos a 30.06.1997 en millones de pts.

Fuente: Inverco

Distribución por tipo de Fondo en España (31.12.1996)

Datos a 31.12.1996

Fuente: Inverco

Distribución por tipo de Fondo en España (30.06.1997)

Datos a 30.06.1997

Fuente: Inverco

Tema IX. La inversión colectiva

Fondos Garantizados

Datos a 31.03.1997 en millones de pts.

Fuente: C.N.M.V.

Número de Fondos de Inversión en Europa

Datos a 31.12.1996

Fuente: EFIFC

Activos de los Fondos de Inversión en Europa

Datos a 31.12.1996 en millones U.S. $.

Total Activos Netos: 1.731 bills. U.S. $

Fuente: EFIFC

Distribución de los Activos en porcentaje

Tema IX. La inversión colectiva

Distribución por tipo de Fondo en Europa

Datos a 31.12.1996

Fuente: EFIC

Distribución por tipo de Fondo en Europa

Datos a 31.12.1996 en millones U.S. $.

Total Activos Netos: 1.731 bills. U.S. $

Fuente: EFIFC

Número de Fondos (Estadística Mundial)

Datos a 30.09.1996

Total Fondos: 32.731

Fuente: EFIFC

Fondos de Inversión a nivel Mundial

Datos a 30.09.1.996

Total Activos Netos: 7.502.668 mill. US $

Fuente: EFIFC

Tema IX. La inversión colectiva

Distribución por tipo de Fondo (Estadística Mundial)

Datos a 30.09.1.996

Total Activos Netos: 7.502.668 mill. US $

Fuente: EFIFC

Activos de los Fondos (Estadística Mundial)

Datos a 30.09.1.996 en mill. U.S. $.

Total Activos Netos: 7.502.668 mill. US $

Fuente: EFIFC

Distribución de los tipos de Fondos en el Mundo

Datos a 30.09.1.996 en mill. U.S. $.

Total Activos Netos: 7.502.668 mill. US $

Fuente: EFIFC

Tema IX. La inversión colectiva

3.11. Tendencia Futura del Sector

Se prevé en los próximos años un aumento de los Fondos de Renta Fija y, sobre todo de los Fondos de Renta Variable y Mixtos, que, si se mantiene una cierta estabilidad en los mercados, serán los que ofrezcan mayores rendimientos.

Si el proyecto de moneda única triunfa, los tipos serán más reducidos y el partícipe que quiera más rentabilidad tendrá que asumir más riesgo.

Con tanta liquidez existente en el mercado interior, habrá que salir a los mercados internacionales a materializar esos excedentes.

¿Tenderemos a una distribución más acorde con la de Europa y del Mundo?.

Habrá mayores conocimientos financieros, con lo que se logrará una mayor especialización, calidad del servicio y asesoramiento por parte de las Gestoras.

Las Gestoras de Fondos buscarán sus propios canales de distribución.

Expansión internacional.

Mayor oferta de productos, acorde con los demás países europeos.

Mayor competitividad entre gestores de Fondos.

Fondos para Instituciones: requieren altas inversiones (entre 25 y 100 millones de pesetas). Las comisiones son más reducidas y dependen del importe de la suscripción. (BSN Instituciones de BSN Gestión, Foncóndor Acciones de Central Hispano Gestión, Santander Fondo Empresa del Santander).

Fondos Sectoriales: destinan su cartera casi exclusivamente a un sector bursátil. (Privanza Valores Inmobiliarios de Privanza, Electrofondo y Edifon de Bancaja). Recuerdo histórico año 1.973-74.

Fondos referenciados a un Indice: su objetivo es conseguir una rentabilidad similar a un determinado índice bursátil. (BCH Acciones de Central Hispano Gestión).

Fondos Internacionales: invierten en activos denominados en monedas extranjeras. Pueden ser de Renta Fija, Variable o de Dinero.

Fondos Paraguas: se invierten en subfondos y permiten diversificar el riesgo. Son comercializados en España por gestoras extranjeras. Para un partícipe español no tiene sentido. (BZW Index Selection Fund del Grupo Barclays).

Fondo de Fondos: están recogidos en la propuesta modificada de Directiva del Parlamento y Consejo Europeo que modifica la Directiva 85/611 CEE. Su patrimonio se invierte en participaciones de otros Fondos de Inversión, pudiendo disponer de depósitos y de activos líquidos complementarios, todo lo cual, permite diversificar dentro de la propia diversificación que supone invertir en varios Fondos.

Master Feeder Funds: son un caso extremo de los Fondos de Fondos. Invierte la totalidad de sus activos en participaciones emitidas por un único Fondo matriz (fondo Master), cuyas participaciones se distribuirán, por tanto, indirectamente a través de uno o más Fondos.

Hedge Funds: son fondos de inversión especializados en invertir sus patrimonios en valores altamente especulativos utilizando técnicas de ingeniería financiera, elevados apalancamientos y técnicas de arbitraje.

Cash Funds o Fondos de Efectivo: invierten todos sus activos en depósitos bancarios.

Fondos de Inversión en commodities: invierten su patrimonio en materias primas o mercancías mundiales, productos agrícolas (por ejemplo, soja, maíz, algodón, azúcar, café, cacao, etc.), metales (por ejemplo, plata, oro, aluminio, estaño, zinc, etc.). Pueden invertir totalmente sus patrimonios en commodities, o bien, parcialmente, combinando las materias primas con renta fija y renta variable.

Tema IX. La inversión colectiva

3.12. Gestión de Carteras: La Gestión Eficiente de Los Fondos de Inversión.

Las Carteras y Los Clientes.

Una Cartera se puede definir como un conjunto títulos valores, "papeles" a gestionar, acciones cotizadas en Bolsa o no cotizadas, obligaciones, pagarés, etc., es decir, todo lo que represente un derecho financiero, de futuro o de opción.

A la hora de gestionar una cartera hay que tener en cuenta muchos factores que van a influir para la toma de la última decisión, que va a ser la inversión en esos determinados títulos valores: el proceso de toma de decisión para la inversión y cuáles son los baremos a basarse en la toma de esa decisión, el valor de la compensación por renunciar al consumo actual, la inflación, el deterioro de la actual capacidad de consumo, el riesgo inherente a esa inversión, etc.

El cliente de la cartera lo único que quiere es ganar dinero. Si se dice que se "bate" el índice de la Bolsa o el de la Deuda se considera que se ha hecho una buena inversión, pero eso al cliente no le importa. No hay gestión de carteras eficiente sin tener en cuenta la situación del cliente, su situación fiscal, sus preferencias, su aversión al riesgo y demás factores que nos indiquen el camino para diseñarle financieramente un "traje a medida".

Debemos conocer al cliente, ya sea persona física o institución, haciéndole preguntas de todo tipo (ingresos, mercados preferentes, fiscalidad, patrimonio, riesgo...). Identificar cuáles son los objetivos del inversor (preferencia o aversión por el riesgo...), y sus limitaciones (pacifistas contra las industrias de guerra, árabes, verdes ecologístas, religión, en contra de petroleras, tabaqueras...). Pero hay que sistematizar el cuestionario con ese cliente, con criterios científicos, para dejar perfectamente definidas sus preferencias y sus objetivos.

Además, el cliente quiere conocer al profesional, saber si puede confiar en él, probarle, para poder desentenderse de las inversiones y sentirse respaldado. En este punto hay que tener mucho cuidado, ya que puede intentar deducir el sistema seguido por el profesional para la toma de decisiones de inversión con pequeñas cantidades y prescindir en un futuro del profesional con el resto de sus inversiones, creyendo haber encontrado la solución del juego, y desconociendo que es un juego sin solución exacta, sino fruto de la experiencia y del análisis continuado de los mercados.

Dependiendo de la edad y situación del inversor vamos a catalogarlo como vemos en el siguiente gráfico, dándonos un perfil aproximado del cliente. Salvo cuestiones patológicas, hay que desconfiar de personas que no se adecúen a estos modelos.

Cuando gestionamos dinero por cuenta de terceros, debemos gestionarlo como si fuéramos un "padre de familia", salvo prueba y firma en un papel en contrario, ya que la C.N.M.V. busca una regla que se llama la "regla del hombre prudente", al igual que en la Bolsa de Nueva York existe la regla 405 "prudent man rule", por la que se regula la actuación y la fe del profesional (si se compra unas obligaciones con una calificación BBB a una anciana se iría automáticamente a la cárcel, ya que una anciana no es especuladora, y ese valor es claramente especulativo).

En los Fondos de Inversión nos dirán como invertir el dinero, ya que estará recogida la forma de inversión en sus estatutos, al igual que en las Fundaciones, Bancos, Cajas, SIM y SIMCAV (sociedades de inversión mobiliaria de capital variable). Las Instituciones tienen la ventaja de que en sus estatutos estarán catalogados los objetivos de inversión, pero con los clientes particulares hay que tener mucho cuidado.

El inversor español tiene preferencia por el corto plazo a diferencia con el inversor del resto del mundo. El inversor internacional se va a plazos más largos. El motivo podría estar en la extraordinaria aversión al riesgo del inversor español en comparación de sus vecinos.

Además, se cree que la renta fija es más segura que la renta variable, afirmación que no es siempre cierta. Lo único que se tiene seguro es que te van a pagar al final.

El mercado de renta fija puede fluctuar incluso más que el mercado de renta variable. El ejemplo más sencillo es el de las obligaciones emitidas por una empresa que necesita financiación: tiene una remuneración fija, el cupón, pero la empresa se beneficia en mayor medida que si ampliara capital. En caso de quiebra, no se pierde más dinero que el que pierde el accionista. Por el contrario, cuando el Estado no puede pagar, procederá a declarar su deuda perpetua o a devaluar la moneda. Luego la seguridad a largo plazo es, cuando menos, no superior a la de la renta variable, salvo que la sociedad emisora sea la misma que te va a garantizar una seguridad y en ese caso no te da la misma rentabilidad, ganando más como accionista y menos como obligacionista.

Luego hay que estudiar en profundidad la volatilidad tanto de la renta fija como de la renta variable, como se explica en este capítulo, llegando a la conclusión de que la volatilidad de la renta fija puede ser superior a la de la renta variable.

El proceso de la gestión de carteras se podría resumir en el cuadro adjunto:

Tema IX. La inversión colectiva

Binomio Riesgo-Beneficio.

Es conocido que a mayor riesgo mayor beneficio y viceversa, pero lo que se busca siempre en una cartera es determinar un grado de diversificación tal que se obtenga el mayor beneficio posible con el mínimo riesgo inherente.

Analizando el riesgo que pueden tener las carteras se pueden identificar dos tipos de riesgos: el riesgo sistemático y el riesgo no sistemático.

- Riesgo sistemático: es el riesgo en el que se incurre por el simple hecho de estar en el mercado, es el riesgo de mercado común a todos los valores. Los elementos que lo provocan son los propios de la economía: tipos de interés, inflación, situación política, golpes de estado, etc. El riesgo sistemático, de estar en el mercado, no es diversificable.

- Riesgo no sistemático: es el riesgo de cada uno de los valores por cuestiones propias de ese valor, dependiendo de infinidad de factores (tiempo, cambio de management, fusiones, demanda de producto, etc.). Ese riesgo sí es diversificable.

¿Cómo medir el beneficio?

Para poder medir el beneficio hay que basarse en una serie de datos que se pueden encuadrar dentro de estas dos clases:

Datos estadísticos: para hallar cálculos de probabilidades, y las desviaciones de nuestros cálculos.

Datos subjetivos: historia de lo que ha hecho el valor, predicción, proyecciones sobre futuros beneficios, mercados, etc. (Análisis fundamental).

No hay que olvidar que se trata de maximizar el beneficio con el mínimo riesgo posible.

EJEMPLO:

Vamos a analizar el beneficio esperado de un valor americano como es Digital:

Tomamos valores medios del beneficio multiplicándolo por los suyos reales y nos da, por ejemplo, un 0.014, es decir, un 1.4% anual en un período largo de tiempo para un 40% de beneficio, pero también lo puedo perder.

La banda de fluctuación se halla cogiendo la cotización de hoy, restándole la diferencia entre el máximo y el mínimo de la cotización de hoy en valor absoluto. Esa es la variación, en porcentajes, que podría experimentar el valor. Si tenemos expectativas de subida en ese porcentaje compraremos el valor, y en caso contrario lo venderíamos.

Por ejemplo, el 4% del total del período ha perdido el 30%, sobre el total, 4% anualizado. El 61% de probabilidad significa que el valor se mueva entre (-10) y (-20). Cuanto más comprimida esté la gráfica menos es el riesgo, y cuanto más extendida más volátil.

Siendo:

E(R) = valor esperado (esperanza matemática).

Ri = Diferencias positivas y negativas.

pi = Probabilidades.

- Varianza: Cuanto más amplia es la banda más arriesgado es el valor. Hay que ver la desviación de la distribución con respecto a los valores medios.

Si el 90% del tiempo está en el centro hay poca probabilidad de estar en un extremo o en el otro.

Ri = Rentabilidad o Beneficio.

E(R) = Beneficio esperado.

- Desviación típica o estándar:

Cuanto más alta es la varianza mayor es el riesgo de un valor, y cuanto más baja sea menor será el riesgo, y con la desviación estándar ocurre lo mismo. Por consiguiente, lo que se debe hacer es comparar la varianza o la desviación típica para diversificar el riesgo de las inversiones.

- El riesgo sistemático (Markovic):

El riesgo sistemático es el grado de variabilidad de ese valor causado por la variabilidad de la economía, es decir, es el riesgo de mercado. Cada valor se ve afectado por este riesgo sistemático de una manera particular. Le puede afectar en gran medida o puede no ser un valor independiente a este riesgo.

Se está midiendo el riesgo de un valor sobre la variabilidad del mercado, es decir, se mide el riesgo del mercado. Luego habrá que medir la covarianza del valor con respecto al mercado:

Siendo rjm el coeficiente de correlación entre el valor y el mercado, es decir, el porcentaje de variación del valor explicado por las variaciones del mercado.

Cuando el mercado sube un 10% hay valores que suben un 3% y valores que suben un 25%. Cuando son muy sensibles a las variaciones del mercado, la covarianza es muy elevada, pudiendo ser los movimientos de ese valor en los dos sentidos, al alza y a la baja.

De lo expuesto anteriormente, se deduce que es fundamental, para la toma de decisiones a la hora de gestionar el riesgo de una cartera, saber si los valores que la forman funcionan como el mercado o no. Pero la recomendación es clara: tener valores con covarianza alta en momentos de mercado alcista, y tener valores con covarianza baja en momentos de mercado bajista.

Tema IX. La inversión colectiva

Beta de un Fondo de Inversión.

El Beta de un mercado nos indica el grado de variabilidad numérico, histórico de ese mercado. El Beta de una valor mide el riesgo sistemático del valor en relación con el riesgo sistemático general del mercado.

Un Beta igual a 1,05 indicará que si el mercado se mueve hacia arriba, ese valor se moverá un 5% por encima del mercado. Pero si el mercado se mueve hacia abajo, ese valor también bajará un 5% por debajo del mercado.

Un Beta igual a 1 indicará que el valor fluctúa exactamente igual que el mercado, y subirá o bajará en los mismos términos que ese mercado.

El Beta es la mejor medida del riesgo sistemático de un valor, para ver cómo le afectan las variaciones del mercado. Evidentemente los Betas son dinámicos, siempre tienen una tendencia, y hay uno para cada valor dando una idea de la variación de ese valor en relación a la variación en el mercado. Cuanto más alto es el Beta mayor es el riesgo, ya que los mercados suben igual que bajan.

En el conjunto de valores de una cartera, el Beta se va a analizar de la siguiente manera:

Siendo el Wi el peso específico de un determinado valor dentro de la cartera total.

Ese Beta indica el perfil de riesgo de una cartera, o de un Fondo de inversión en su caso. Una cartera con un Beta mayor que 1 será una cartera arriesgada. Por el contrario, una cartera con un Beta menor que 1 será una cartera conservadora.

La validez de los Betas depende de que su coeficiente de correlación sea elevado.

- Fondos de Indice: Según lo expuesto anteriormente, se puede formar un Fondo de Inversión que tenga todos los valores que forman, por ejemplo, el IBEX-35 y cada uno en su proporción y de acuerdo a su peso dentro del índice. Este Fondo se comportaría exactamente igual al mercado, es decir tendría un Beta de 1.

Tema IX. La inversión colectiva

La Diversificación.

La diversificación es la estrategia utilizada por los gestores de carteras para evitar todo lo estudiado en temas anteriores, es decir, la concentración de riesgo en determinados valores. Los gestores tratan de eliminar el riesgo no sistemático con la diversificación, ya que su concentración en un valor no es medible.

La diversificación se puede llevar a cabo de muchas formas. Una forma muy simple sería seguir el proverbio español de "no tener todos los huevos en la misma cesta", aunque no es una forma muy científica pero valdría para nuestros objetivos. Pero existen métodos científicos muy desarrollados que también se analizarán posteriormente.

A medida que aumenta el número de valores que componen la cartera el riesgo disminuye. Por el contrario, a medida que disminuye el número de valores que componen la misma, el riego no sistemático es considerable.

Como se ha hecho anteriormente, se utiliza la covarianza como medida del riesgo:

(riesgo de un valor respecto a la variabilidad del mercado)

(riesgo de un valor respecto a la variabilidad de otro valor)

Cuanto más pequeño sea el coeficiente de correlación, más bajo será el producto y más bajo será el riesgo (como se veía en el gráfico anterior de riesgo-beneficio). Luego hay que diversificar en valores que tengan la correlación más negativa posible.

Si están perfectamente correlacionados, la diversificación será nula. Por el contrario, si están nada correlacionados, la diversificación será perfecta.

La diversificación entraña escoger valores completamente distintos a como se mueve la media del mercado, no sirviendo elegir todo valores del mismo sector, sino variando de valores y también de sectores.

Fisher y Lowrie desarrollaron un estudio para medir el riesgo, y tomaron para su análisis una cartera formada por 500 valores (el conjunto del mercado de renta variable USA) de la siguiente forma:

Tamaño de la cartera Riesgo sistemático (desviación típica) Riesgo no sistemático en % del riesgo total Riesgo sistemático en % del riesgo total

1

2

8

16

32

128

0.554

0.451

0.354

0.335

0.325

0.318

43%

30%

11%

6%

3%

1%

57%

70%

89%

94%

97%

99%

500 (todos) 0.315 100%

Como se observa en el cuadro, la diversificación anula el riesgo no sistemático. Pero tiene unos límites, incluso operativos, incrementándose el coste de tener, por ejemplo, 128 valores en cartera o tener 32 valores, cuando sólo hay una diferencia del 99% al 97% en el riesgo sistemático. Luego, a partir de un cierto umbral, hay una diversificación ineficiente debido a que no se avanza prácticamente nada.

La frontera eficiente, según el cuadro, estaría a partir de los 16 valores. A partir de 16 valores se está entrando en una curva de costes crecientes, con un mayor incremento de costes de intermediación. La frontera eficiente, por tanto, está entre 16 y 32 valores.

Según el cuadro, el tamaño mínimo de una cartera es de 15 ó 16 valores, y el máximo 30 ó 32, en sectores diferentes.

El problema es encontrar ese número de valores y que no estén correlacionados (en Madrid no hay 25-32 sectores). En España con comprar todos los valores que forman el IBEX-35 se está en el 100% del riesgo sistemático, pero comprando 10 de esos valores se puede estar en el 99%, como se ha explicado antes.

Rentabilidad Anualizada de un Fondo de Inversión.

La rentabilidad anualizada es la rentabilidad que se obtendría a fin de año extrapolando la obtenida en un período de tiempo más corto, considerando que se mantenga constante la rentabilidad de dicho período durante el resto del año.

Cuando la evolución de los tipos de interés es a la baja, la rentabilidad anualizada puede confundir al inversor, creándole falsas expectativas de altas rentabilidades, muy superiores a los tipos de interés actuales del mercado, lo que posiblemente no se alcanzará a final de año.

Dados los diversos factores que pueden hacer variar los tipos de interés (inflación, fortaleza o debilidad de la peseta en el Sistema Monetario Europeo, evolución de los tipos de interés en otros países de nuestro entorno económico, tales como EE.UU., Alemania, Inglaterra, Japón y Francia, dificultades del Tesoro para financiar el déficit Público, etc.), y salvo que exista una situación de cierta estabilidad de dichos tipos, ningún Fondo de Inversión Mobiliaria puede garantizar que el rendimiento obtenido en un período de tiempo se vaya a mantener constante durante el resto del año. Por lo tanto, estas rentabilidades anualizadas sólo deberían utilizarlas los inversores para comparar entre sí los diversos Fondos de Inversión y elegir el que consideren más adecuado a sus necesidades.

Existen diversas formas de calcular la rentabilidad anualizada:

Aclaración

Tema IX. La inversión colectiva

Tasa Interna de Rentabilidad (TIR), Tasa de Retorno o Tipo de Rendimiento Interno de una Inversión.

Antes de definir la tasa interna de rentabilidad, es necesario conocer y desarrollar el concepto del valor actual neto (VAN) de una inversión.

El Valor Actual Neto (VAN) de una inversión es el valor actualizado de todos los flujos de capital (ingresos y pagos) efectuados durante el período de duración de la inversión. Es decir, es igual a la diferencia entre los valores actualizados de los ingresos y los pagos.

Con el VAN se conoce el valor que tendrá hoy una cantidad de dinero que será cobrada o pagada en una fecha futura.

El VAN se determina mediante la siguiente fórmula:

Aclaración

La Tasa interna de rentabilidad (TIR) de una inversión es el tipo de interés, r, que iguala el valor actual neto de todos los ingresos (entradas de dinero) con el valor actual neto de todos los gastos (salidas de dinero). O lo que es lo mismo, el TIR es aquel tipo de interés que hace que el valor actual neto (VAN) de una inversión sea igual a cero.

Por lo tanto, la Tasa interna de rentabilidad (TIR) será el valor de r que haga que el VAN sea igual a cero, es decir, que:

Para que la TIR nos sirviera en todos los casos para definirnos en nuestras inversiones, se debería utilizar el tipo de interés de la curva de tipos cupón cero, ya que en caso contrario puede darse el caso de no ser la mejor inversión aquella de mayor TIR, y podrían arbitrarnos.

Aclaración

Volatilidad de un Fondo de Inversión.

La volatilidad mide, a partir de cero, la desviación de la rentabilidad de un fondo, es decir, las fluctuaciones que sufre el valor de la participación durante un período determinado. A medida que este indicador se aleje de cero crece la volatilidad.

Este índice sirve de baremo para detectar el nivel de estabilidad de las carteras, analizar la política de inversión y descubrir los peligros que pueden esconderse detrás de rentabilidades deslumbrantes. A mayor volatilidad, mayor riesgo de las inversiones. A menor volatilidad, mayor seguridad. Conociendo los dos parámetros, rentabilidad y volatilidad, será más fácil acertar en el producto adecuado y valorar correctamente las posibilidades a largo plazo.

Una elevada volatilidad no significa necesariamente que un fondo no sea adecuado: lo será para quien esté dispuesto a asumir una buena dosis de riesgo a través de una gestión agresiva y variada por parte de los gestores. Por el contrario, el inversor más conservador, el que busca un lugar seguro para sus ahorros, deberá apostar por fondos de baja volatilidad como garantía de que no habrá sorpresas futuras.

Los fondos que invierten en renta variable son los más volátiles, ya que su evolución sube o baja al ritmo que marcan los mercados bursátiles. Las desviaciones son menos acusadas en los fondos que invierten en renta fija y prácticamente inexistentes en los FIAMM. La estabilidad que caracteriza a los fondos de dinero hace que entre las rentabilidades ofrecidas apenas existan cortas variaciones.

Para el cálculo de la volatilidad hay que distinguir los siguientes conceptos:a) Promedio.b) Desviación.c) Varianza.

La rentabilidad promedio es la suma de todas las rentabilidades mensuales, dividida por el número de meses:

La desviación es la diferencia entre las rentabilidades mensuales y la rentabilidad promedio:

La varianza es la suma de los cuadrados de las desviaciones con respecto a la rentabilidad promedio, dividida por el número de meses:

La volatilidad o desviación estándar es igual a la raíz cuadrada de la varianza:

Aclaración

Tasa Anual Equivalente de un Fondo de Inversión.

Es el tipo de interés resultante de la reinversión al mismo tipo de interés nominal o a otro distinto, de los intereses percibidos en cada período del año, es decir, el tipo de interés al que habría que invertir un capital, para que su rendimiento al final de un año fuese el mismo que el que produce ese mismo capital, reinvirtiendo los intereses percibidos en períodos más cortos que el año, al mismo tipo de interés nominal o a otro distinto.

No obstante lo anterior, para el cálculo de la TAE siempre se considera que los intereses percibidos periódicamente se reinvierten al mismo tipo de interés.

La TAE depende fundamentalmente del número de liquidaciones de intereses realizadas durante el año, aumentando o disminuyendo su valor en función del mayor o menor número de dichas liquidaciones.

Tema IX. La inversión colectiva

Cálculo de la Tasa Anual Equivalente:

1) Intereses capitalizados al mismo tipo de interés nominal:

Aclaración

2) Intereses capitalizados a un tipo de interés distinto del nominal:

Aclaración

Cálculo del Interés Nominal:

Aclaración

Cálculo de la Tasa Anual Equivalente de un Fondo de Inversión:

Aclaración

Tema IX. La inversión colectiva

Marco Legal

La Ley 46/84, de 26 de diciembre, de Instituciones de Inversión Colectiva en su artículo 2 sólo regula los tipos de Instituciones de Inversión Colectiva de carácter financiero y distingue entre Sociedades de Inversión Mobiliaria (S.I.M.) y Fondos de Inversión Mobiliaria (F.I.M.) y de Inversión en Activos del Mercado Monetario (F.I.A.M.M.).

Posteriormente, la Ley 19/1992, de 7 de julio, sobre régimen de Sociedades y Fondos de Inversión Inmobiliaria y sobre Fondos de Titulación Hipotecaria da cobertura legal a las Sociedades y Fondos de Inversión Inmobiliaria.

A su vez, las Sociedades de Inversión Mobiliaria pueden ser de capital fijo o variable, y la diferencia estriba en que estas últimas pueden aumentar y disminuir su capital social dentro de unos límites mínimo y máximo y con unos requisitos.

Ley de 15 de julio de 1.952, sobre Régimen Jurídico Fiscal de las Sociedades de Inversión Mobiliaria.

Ley de 26 de diciembre de 1958, sobre Sociedades de Inversión Mobiliaria.

La promulgación de la Ley de 14 de abril de 1962 sobre Ordenación del Crédito y de la Banca desarrollada por el Decreto-Ley 7/1964, de 30 de abril, y por distintas Ordenes Ministeriales del Ministerio de Hacienda, autorizó al Gobierno para que regulase las Sociedades de Capital Variable, así como los Fondos de Inversión Mobiliaria, y sirvió de introducción de este tipo de instituciones dentro del sistema financiero español.

Ley 50/1977, de 14 de noviembre, de Medidas Urgentes de Reforma Fiscal.

Ley 18/1991, de 6 de junio, del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas.

Ley 43/1995, de 27 de diciembre, del Impuesto de Sociedades.

Ley 46/84, de 26 de diciembre, reguladora de las Instituciones de Inversión Colectiva, reglamentada por el Real Decreto 1.393/1990, de 2 de noviembre. Es en esta Ley donde se regulan las Sociedades de Inversión Mobiliaria (de capital fijo o variable), los Fondos de Inversión Mobiliaria y los Fondos de Inversión en Activos del Mercado Monetario.

Ley 24/1988, del Mercado de Valores. Reglamento de 16 de noviembre de 1990.

Ley 19/1992, de 7 de julio, ha modificado el artículo 32, añadiendo dos nuevos artículos 34 bis y 35 bis con objeto de introducir la regulación necesaria para la creación y funcionamiento de los Fondos de Inversión Inmobiliaria.

Real Decreto Ley 7/1996, de 7 de junio, relativo a las medidas fiscales sobre tributación del ahorro en el I.R.P.F.

Tema IX. La inversión colectiva

Nueva Ley de Reforma del Mercado de Valores

En primer lugar, y al objeto de agilizar la constitución de Fondos y Sociedades de Inversión, se potencian las funciones de la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

En segundo término, crea una nueva figura de Fondos, los llamados Fondos de Fondos, caracterizados por invertir mayoritariamente en valores de otras Instituciones de Inversión Colectiva.

En tercer lugar, se perfilan más claramente las reglas de inversiones en instrumentos derivados.

Por lo que concierne a las Sociedades Gestoras de Fondos, se establece la posibilidad de que puedan comercializar sus propios Fondos de Inversión.

Además, la Dirección General del Tesoro y Política Financiera y la Comisión Nacional del Mercado de Valores están trabajando en la elaboración de una nueva Ley de Instituciones de Inversión Colectiva, que no conviene olvidar, entró en vigor en 1984, es decir hace ya más de doce años.

Esta nueva Ley debería permitir a las Instituciones españolas incorporar nuevas figuras de Fondos y flexibilizar y ampliar sus capacidades de inversión, situando así a los Fondos españoles en igualdad de condiciones que las del resto de los principales países, en cuanto a volumen de activos gestionados, de la Unión Europea.

Tema IX. La inversión colectiva

4. Sociedades de Inversión Mobiliaria (S.I.M.)

El artículo 2 de la Ley de 26 de diciembre de 1984, después de enumerar las Instituciones de Inversión Colectiva de carácter financiero que constituyen su ámbito de aplicación, distingue las Sociedades de los Fondos de Inversión, puesto que en el primer caso se trata de verdaderas Sociedades Anónimas, mientras que en el segundo supuesto habla de patrimonios que, por supuesto, serán administrados y representados por una Sociedad Gestora, que adopta la forma de Sociedad Anónima.

Las Sociedades de Inversión Mobiliaria son Sociedades que tienen por objeto exclusivo la adquisición, tenencia, disfrute y administración en general y enajenación de valores mobiliarios y otros activos financieros para compensar, por una adecuada composición de sus activos, los riesgos y los tipos de rendimiento, sin participación mayoritaria económica o política en otras Sociedades.

Patrimonio mínimo:

400 mill. De pesetas.

Acciones nominativas.

Accionistas:

Un mínimo de 100.

Comisión de control, de gestión, y auditoría:

Cuando lo soliciten, un número de accionistas que representen al menos el 10% del capital social.

Límites de Inversiones S.I.M.

Hasta 5% de su activo en otras Instituciones de Inversión Colectiva. Prohibido si inversión pertenezca al mismo grupo.

Hasta 5% de su activo en valores de una misma entidad. Ampliable hasta el 10% siempre que la suma de las inversiones en valores en que se supere el 5% no supere el 40% de su activo total.

Hasta 15% de su activo en valores pertenecientes a un mismo grupo.

Hasta 5% de los valores en circulación de una compañía.

La suma de las inversiones de I.I.C. pertenecientes a un mismo grupo no podrán rebasar el 15% de los valores en circulación de una misma entidad.

Hasta el 35% de su activo en títulos emitidos por Estado, CEE, CC.AA., o los O.I. de los que España sea miembro. Podrán llegar al 100% siempre que se diversifiquen entre, al menos, 6 emisiones diferentes.

Tendrán al menos el 90% de su activo invertido en:

Valores admitidos a negociación en bolsas de valores españolas.

Deuda publica.

Otros valores (mercado hipotecario, pagares de empresa) siempre que sean negociables en un mercado español, organizado, de funcionamiento regular, reconocido, y abierto al publico.

El resto de los recursos en valores que gocen de especial liquidez.

Podrán realizar operaciones en los mercados de futuros y opciones financieros.

Tributación S.I.M.:

Al tipo 1% en el I.S.S.

Las S.I.M. que no coticen en bolsa tributarán al tipo general en el impuesto sobre sociedades y quedan sometidas al régimen de transparencia fiscal.

Tributación accionista:

Misma que los fondos de inversión.

Diferencias más importantes entre una SIM y un FIM.

S.I.M.

F.I.M.

Sociedad anónima por acciones

Diferencia entre valor liquidativo y valor bursátil.

El precio depende de la oferta y la demanda.

No se asegura la liquidez

Sin personalidad juridica-participaciones.

Coincide el valor liquidativo y el valor bursátil.

El precio se determina de una manera objetiva.

Liquidez por ley.

Tema IX. La inversión colectiva

5. Sociedades de Inversión Mobiliaria de Capital Variable (S.I.M.C.A.V.)

Patrimonio mínimo:

400 mill. de pesetas.

Accionistas:

Mínimo 100.

Inversiones:

Igual que en las S.I.M..

Inversión y liquidez:

Igual que en las S.I.M..

Características especificas S.I.M.C.A.V.

El capital correspondiente a las acciones en circulación es susceptible de aumentar o disminuir, dentro de los límites del capital estatutario máximo y del inicial fijado, mediante la venta o adquisición por la sociedad de sus propias acciones, sin necesidad de acuerdo de la junta general.

Capital estatutario máximo. No podrá ser superior en más de 10 veces al capital inicial.

Las acciones representativas del capital estatutario máximo que no estén suscritas o que posteriormente haya adquirido la sociedad, deben estar en poder del depositario.

El título de la acción deberá expresar el capital inicial y el capital estatutario máximo.

El ejercicio de los derechos incorporados a las acciones en cartera, quedará en suspenso hasta que hayan sido suscritas y desembolsadas.

Las obligaciones, pagarés o similares que emita no podrán ser convertibles en acciones.

La disminución del capital inicial y el aumento o disminución del estatutario máximo, deberán acordarse por la junta general de accionistas.

Cuando la diferencia entre el valor teórico y la cotización oficial sea superior al 5% de aquél, la sociedad deberá intervenir necesariamente comprando o vendiendo sus acciones, según que la cotización de las mismas sea inferior o superior a su valor teórico.

FECHA S.I.M. S.I.M.C.A.V.

DIC 72

DIC 73

DIC 74

DIC 75

DIC 76

DIC 77

DIC 78

DIC 79

DIC 80

DIC 81

DIC 82

DIC 83

DIC 84

JUL 86

DIC 88

DIC 89

DIC 90

DIC 91

DIC 92

DIC 93

DIC 94

DIC 95

SEP 96 183

265

480

496

495

489

483

424

373

346

326

307

251

159

223

250

272

289

230

224

222

215

216

8

10

19

25

27

41

53

56

Tema IX. La inversión colectiva

6. Los Fondos Inmobiliarios

Ley 19/1992 de 7 de julio.

Decreto 686/1993 de 7 de mayo.

Orden ministerial 23 de septiembre de 1993 sobre Fondos y Sociedades de Inversión Inmobiliaria y sus normas de desarrollo.

Los Fondos de Inversión Inmobiliaria son una modalidad de I.I.C. de carácter no financiero. Tienen como objeto exclusivo la inversión en bienes inmuebles para su explotación, exclusividad que será compatible con la inversión en valores y activos líquidos. Este tipo de inversión colectiva pretende crear unas determinadas estructuras, ágiles y sencillas en su funcionamiento, que permitan a muchos pequeños ahorradores beneficiarse de los rendimientos que genere el mercado inmobiliario, lo que hasta ahora estaba limitado a grandes inversores.

Características de los F.I.I.

Tipos de fondos:

Abiertos (Alemania, suiza).

Cerrados (la salida de un partícipe tiene que significar la entrada de otro). Francia.

Dónde invierten:

Alemania y Francia. Predominio de locales comerciales.

Suiza. Alquiler de viviendas.

Patrimonio:

1.500 millones de pesetas.

Las aportaciones sólo pueden ser en efectivo.

Los precios de suscripción y reembolso deberán ser fijados, al menos, mensualmente.

Deberá permitirse el reembolso al menos una vez al año.

Los bienes inmuebles deberán tasarse al menos una vez al año y, en todo caso, en el momento de su adquisición o venta.

Inversiones:

Al menos el 70% del activo deberá estar invertido en bienes inmuebles.

El numero mínimo de bienes inmuebles será de 7.

Un solo inmueble no puede suponer más del 20% del activo.

Los bienes arrendados a entidades de un mismo grupo no podrán exceder del 25% del activo.

No podrán adquirir o vender inmuebles a entidades que pertenezcan al mismo grupo financiero.

Es necesaria una sociedad de tasación independiente, inscrita en le registro especial del B.E. (Banco de España), para valorar el activo.

Esta sociedad será designada por un periodo no inferior a tres años ni superior a nueve. Sus retribuciones no podrán ser superiores al 15% de los ingresos por servicios de valoración.

También se tasará: en el momento de la compra y en el de la venta

(salvo que se hubiese valorado en los 6 meses anteriores).

No se podrán hacer actividades de promoción inmobiliaria, si bien se permite la rehabilitación para su posterior arrendamiento.

Podrá utilizar financiación hipotecaria hasta el 20% del activo.

Coeficiente de liquidez:

El 5% del activo total del mes anterior.

Tipo impositivo:

Se pretende financiar el sector de viviendas en régimen de alquiler.

El 1% cuando la totalidad del patrimonio esté compuesta exclusivamente en viviendas para su arrendamiento.

El 7 % si es mixto y al menos el 50% del patrimonio esta invertido en viviendas para su arrendamiento.

Los fondos libres tributan al régimen general del impuesto sobre sociedades (35%).

Cada inmueble debe mantenerse en el patrimonio del fondo al menos cuatro años.

Comisiones y gastos

Comisiones de gestión:

4% sobre el volumen del patrimonio.

10% de los resultados obtenidos.

1,5% del patrimonio y 5% de los resultados.

Comisiones de suscripción y reembolso:

No podrán exceder del 5% del precio de las participaciones.

Comisión de depositario:

Hasta el 4 por mil del patrimonio del fondo.

Otros gastos:

De tasación.

De auditorías. De mantenimiento y reparación.

De rehabilitación.

Vinculados a la compra y venta de inmuebles.

Aquéllos otros que permita el reglamento de gestión.

----------------------------------------------------------------