Intoxicación por plaguicidas e insecticidas

Ecología. Medio ambiente. Daños ambientales. Afecciones tóxicas: respiratoria, cutánea, digestiva. Tratamiento. Prevención. Agentes contaminantes

  • Enviado por: Chof
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas

publicidad

PRECAUCIONES

  • Almacene los pesticidas y otros químicos caseros, incluyendo cloro, fuera del alcance de los niños, preferiblemente en un gabinete con cerradura.

  • Siempre lea bien las instrucciones en la etiqueta antes de usar un pesticida, químico, casero, o producto para animales domésticos, ya que estos pueden ser peligrosos o ineficaces si se usa más o menos que lo indicado.

  • Retire los niños, sus juguetes y los animales domésticos del área antes de aplicar los pesticidas y prevenga su ingreso hasta que se haya secado el pesticida o según la recomendación en la etiqueta.

  • Si interrumpe el uso de un pesticida o de un químico casero (quizás debido a una llamada telefónica), deje bien cerrado el recipiente, fuera del alcance de los niños. Asegúrese que los químicos caseros estén empaquetados de una manera resistente a los niños.

  • Nunca cambie o mezcle los pesticidas a envases de otros productos que los niños puedan confundir con los de los alimentos o bebidas ( como botellas de refrescos), y nunca deje cebos para roedores o insectos en sitios donde los niños puedan alcanzarlos.

  • Lea las instrucciones antes de aplicar un repelente a los niños; nunca aplique un repelente sobre llagas, heridas, cortaduras o piel irritada; nunca los aplique a los ojos, nariz o labios, las manos o directamente a la cara; y solo use lo suficiente para cubrir la piel o ropa según las instrucciones en la etiqueta, pero nunca aplique un repelente debajo de la ropa.

  • Lave frecuentemente las manos, biberones, chupetes y juguetes de los niños, y con regularidad limpie los pisos, alfeizares y otras superficies.

  • Si sospecha que sus niños hayan sido expuestos a plomo en la casa o la vecindad, llévelos a que les hagan un análisis para detectar la presencia de plomo.

  • Informarse sobre los riesgos relacionados con el plomo. Recuerde que al comprar o alquilar una casa o apartamento construida antes de 1978, el vendedor o propietario tiene la responsabilidad de relevar, si existen; riesgos relacionados con el plomo.

  • Si sospecha que su casa fue pintada con pintura que contiene plomo, o si contempla una renovación, busque asistencia profesional. No trate de quitar la pintura usted mismo.

  • ATENCIÓN ESPECÍFICA A LAS INTOXICACIONES

    VIA RESPIRATORIA:

    • Cierre la fuente que produjo la intoxicación.

    • Retire a la victima del agente causal.

    • Abra ventanas y puertas para airear el recinto.

    • Si se presenta paro respiratorio, dé respiración de salvamento usando protectores.

    • Evite encender fósforos o accionar el interruptor de la luz, ya que puede provocar explosiones.

    • Trasládela a un centro asistencial.

    POR VIA DIGESTIVA:

    • Induzca al vómito únicamente en caso de ingestión.

    • Controle respiración.

    • Si la víctima presenta algún vómito, recoja una muestra para que sea analizada.

    POR VIA CUTÁNEA:

    • Coloque a la víctima debajo del chorro de agua teniendo aún la ropa, para eliminar la sustancia tóxica.

    • Colóquese guantes.

    • Mantenga las vías respiratorias libres.

    SI EL TÓXICO PENETRA EN LOS OJOS:

    • Separe suavemente los párpados y lávelos con agua corriente, mínimo 15´.

    • Cubra los ojos con una gasa o tela limpia, sin hacer presión.

    • Remita a la víctima al oftalmólogo.

    INTOXICACIONES POR INSECTICIDAS

    Puede ser producida por el consumo de frutas y verduras sin lavar. Los insecticidas que causa más intoxicaciones son los Organofosforados, usados en agricultura y jardinería. No solo se produce la intoxicación por los alimentos contaminados, sino también en el personal que los aplica, por contacto con la piel o por inhalación de las pulverizaciones.

    SÍNTOMAS:

    • Diarreas

    • Salivación profusa

    • Vómitos

    • Temblores

    • Para respiratorio

    TRATAMIENTO:

    • Provocar vómito

    • Deberá lavarse la piel con agua y jabón, enjuagar la boca y los ojos.

    • Vigilancia de la respiración y demás signos vitales.

    EVITE PROVOCAR EL VÓMITO:

    • Si observa quemaduras en los labios y boca

    • Si lo ingerido es queroseno, gasolina o derivados.

    • Cuando las instrucciones del producto así lo indiquen

    • Si está inconsciente o presenta convulsiones

    • Si han trascurrido más de 2 horas desde que se ingirió el tóxico.

    • Si ha ingerido ácido sulfúrico, ácido nítrico, soda cáustica o potasa.

    PREVENCIÓN DE LAS INTOXICACIONES

    Para evitar intoxicaciones es muy importante la prevención, por lo tanto se recomienda tener precauciones en los siguientes aspectos:

    Almacenamiento:

    • Los productos químicos deben guardarse en sitios que tengan una buena ventilación, estar fuera del alcance de los niños y debidamente rotulados.

    • No colocar productos químicos en envases diferentes al de su envase original.

    Empleo:

    • Leer la etiqueta del producto antes de usarlo y seguir las instrucciones. Si la etiqueta de un producto está manchada y no pueda leerse, debe desecharse, teniendo la precaución de echar su contenido en un sifón antes de botar el recipiente a la basura.

    • Lavarse las manos con abundante agua y jabón después de emplear cualquier producto químico, quitarse la ropa contaminada, extremando las precauciones con los fumigadores de tipo organofosforado.

    IFLUENCIA EN EL AMBIENTE

    La necesidad de preservar el medio ambiente en todas y cada una de sus formas conmocionó al mundo. Las alarmas principales son bien conocidas: disminución de la capa de ozono por contaminación de gases nocivos, reducción de selvas...

    AGENTES CONTAMINANTES:

    Plásticos: su incineración incontrolada produce dioxinas altamente tóxicas.

    Plaguicidas: su mala utilización puede generar problemas graves para la salud y el medio ambiente, ya que se trata de compuestos químicos muy peligrosos.

    Producen efectos muy peligrosos en la salud humana. Su inhalación puede ser letal, además de su ingestión. La utilización no adecuada de los plaguicidas provoca que el producto que ha sido tratado pueda ser tóxico en su consumo.