Intolerancia

Xenofobia. Violencia. Educación social. Tolerancia

  • Enviado por: Aurora
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

INTOLERANCIA

Introducción.-

El concepto de tolerancia parte de un hecho: “los seres humanos somos distintos”. Esas diferencias, deberían ser consideradas como fuentes de progreso para la humanidad, haciendo más rica y provechosa la convivencia entre hombres y mujeres.

Sin embargo, la realidad es muy diferente por una sencilla razón, el ser humano tiende a detestar a los que no son iguales a él. De ahí surge la intolerancia.

Si la teoría ética en la que se basaba la tolerancia era el relativismo, La teoría ética que respalda la intolerancia es el absolutismo (defendiendo que el bien y el mal son valores absolutos que no se pueden conmutar).

Definición.-

La intolerancia es todo lo contrario a la tolerancia: se entiende por intolerancia el hecho de no permitir ideas discrepantes a la propia incluyendo el no intentar comprenderlas, ni valorarlas, es decir, imponiéndose. No se asemeja a la tolerancia pasiva ya que este tipo de tolerancia permite otras formas de pensar pero no intenta entenderlas. Sin embargo la intolerancia además de no intentar entenderlas, ataca esas ideas y pretende eliminarlas porque piensa que su postura propia es la única válida. La persona intolerante luchará por imponer su forma de pensar por encima de todo.

La intolerancia puede parecer en cualquier situación donde haya una interacción: de persona a persona, dentro de la familia, la comunidad, la nación. Es frecuente que los individuos rechacen a quienes poseen normas de vida notablemente distintas de las suyas propias. De igual modo es fácil que las costumbres <<anticuadas>> de padres y abuelos tropiecen con la intolerancia de los miembros más jóvenes del grupo familiar en las culturas que se hallan en periodo de rápida evolución hacia formas nuevas.

Características de las actitudes intolerantes.-

Una conducta intolerante es claramente perceptible ya que el intolerante se manifiesta con estas características:

1. La falta de respeto a las personas que consideramos diferentes nosotros, es decir, los que tienen ideas políticas diferentes a las nuestras, otra religión, una sexualidad diferente a la nuestra....

2. La exclusión de los grupos y personas portadoras de la diferencia

3. Una actitud de no intentar comprender esa diferencia, no simplemente ignorándola, incluso rechazando y llegando a hacer uso de la violencia. Contra esas diferencias y en consecuencia, las personas que las portan.

Tipos de Intolerancia.-

Aplicando esto a la vida cotidiana se dan varios tipos de intolerancia:

  • Política: digamos que la intolerancia es la forma de llevar a cabo el absolutismo en donde se debe imponer una sola ideología. Así aparecen las dictaduras o las monarquías absolutistas caracterizadas por tener todo el poder concentrado en una persona (rey o presidente).

    • Dictadura: es la forma de gobierno que se concreta en las manos o de una sola persona (denominada dictador) o de un grupo de personas afines a una ideología o movimiento, los cuales poseen el poder absoluto, controlando los 3 poderes (legislativo, judicial, y ejecutivo)

    • Monarquía absoluta: es el sistema de gobierno en el que existe un rey (cuyo cargo es hereditario) caracterizado por concentrar los 3 poderes anteriormente citados.

  • Religiosa: es la motivada por las propias creencias religiosas de uno, generalmente en contra de las creencias religiosas de otro. Intolerancia religiosa y persecución han aparecido frecuentemente en la historia del mundo, cuando se produce el contacto entre culturas diferentes, y la mayoría de las creencias han sufrido por ella. Conforme fue separándose la iglesia del estado en la cultura occidental y a desarrollarse el iusnaturalismo que afirma que todos los hombres nacen iguales en obligaciones y derechos, empezó a ser criticada en el siglo XVIII, durante la Ilustración, a raíz de los influyentes ensayos de Voltaire sobre el tema.

  • Social: Como su nombre indica, es la que la que se da en la sociedad y está íntimamente ligada a la política y a la religiosa. Suele estar motivada por la cultura y algunas de sus manifestaciones son el racismo, la homofonía y el sexismo entre otros.

    • Homofobia: es el odio, aversión, miedo, prejuicio o discriminación contra homosexuales, visuales y transexual. Se calcula que cada dos días una persona homosexuales asesinada en el mundo debido a actos violentos vinculados a al homofobia.

    • Racismo: es una violación a los derechos humanos que consiste en la discriminación de las personas en razón de su pertenencia étnica o nacional, de tal modo que unas se consideran superiores a otras (etnocentrismo). Es generalmente un término aplicado a las acciones de un grupo dominante en una sociedad sobre otros.

    • Sexismo: es la discriminación de las personas en base a su sexo en lugar de por sus méritos individuales. Aunque generalmente lo padecen las mujeres (machismo), también se puede dar contra los hombres (misandria) y los transexuales (homofobia)

Un ejemplo actual en el que se dan a la vez los tres tipos de intolerancia es Irán: religiosa por su fanatismo islámico, social ya que deriva de ese fanatismo y en el que destaca la presencia del sexismo y política ya que ciertos colectivos se han hecho con el gobierno iraní creando una autoridad absolutista. Este ejemplo lo explicaron nuestros compañeros del tema “El Conflicto entre Culturas”.

Origen de la intolerancia en la sociedad.-

La intolerancia no es un fenómeno genético: no se nace intolerante o tolerante, sino que estos comportamientos son aprendidos socialmente mediando instrucción explícita o a través de experiencias vividas. Es, entonces un producto de la socialización del individuo.

Unos ejemplos serían; que un niño desde pequeño le hayas enseñado a odiar a los miembros de otra religión, o que una persona de otra etnia haya alcanzado él puesto que queríamos antes que nosotros, estos y otros muchos comportamientos hacen que las personas seamos racistas.

La intolerancia generalmente proviene de personas que descosen otras culturas y valores diferentes a los suyos. Estos individuos o grupos vuelven absoluto y universal lo suyo, generalmente por ignorancia; y todo lo que no calce en sus paradigmas, es rechazado como peligroso, “raro”; extraño...

Pero, ¿cómo puede llegar a influir la intolerancia en rasgos mundiales?

El poder es la capacidad de influir en el comportamiento de los demás: cuando los individuos siguen a una persona o grupo de manera voluntaria porque creen que detrás de esa persona hay una autoridad, se denomina poder legítimo.

Pero si la obediencia, se produce ante una demostración de fuerza o de amenaza sin respaldo de una autoridad reconocida, el poder es ilegítimo.

Cuando el que es intolerante tiene poder, sus consecuencias negativas son mayores. Muchas personas o instituciones cambian de tolerantes a intolerantes y viceversa según posean o no poder.

Unos ejemplos serían, la posición intolerante de la Iglesia Católica durante la Inquisición cambió tanto por un examen de conciencia que ella hizo, sino porque fue poco a poco despojada de poder por los países europeos.

Y un caso muy común es el de la persona “buena gente” que cuando asume una jefatura o cualquier otra posición de poder se vuelve autoritario incluso con sus antiguos compañeros y amigos.

Consecuencias en las personas y en la sociedad.-

Los efectos de la intolerancia son perjudiciales tanto para quienes la practican como para los que son objeto de ella. Resultados de la intolerancia:

  • Endogamia genética y cultural: los grupos humanos y los individuos se degeneran o por lo menos se estancan, al no aceptar mezclarse con los “diferentes”, al no incorporar otras ideas y procedimientos de cómo hacer las cosas. El caso extremo de esta actitud son los grupos étnicos que solo permiten matrimonios entre sus miembros.

  • La homogeneidad mental es otro de los resultados: al rechazarse las ideas de los “diferentes”, se produce un estancamiento del pensamiento. Las ideas del grupo llegan a ser “verdades” a fuerza de repetición, porque son las únicas que se escuchan, no porque se contrastan con otras o con la realidad. Este tipo de comportamiento es sumamente frecuente: por ejemplo, asociaciones que solo aceptan como miembros a personas que tengan determinado pensamiento político o religioso.

  • La muerte de la creatividad de las personas. Se castra las facultades que en potencia tienen los individuos: cuando el padre o la madre no acepta las nuevas ideas de sus hijos o el jefe rechaza el proyecto, el niño o el empleado se sentirán frustrados, no volverán a proponer nada, y se adaptarán al conformismo, a las “verdades” oficiales.. Lo irónico del caso es que quizás esa nueva idea iba a representar un verdadero progreso para la familia o la empresa.

  • La violencia es el resultado más inmediato y palpable de la intolerancia. Esta se manifiesta de diferentes maneras según el tipo de intolerancia: el racismo y la discriminación que produce el etnocentrismo; el sexismo y la violencia doméstica que genera el machismo; el fundamentalismo que resulta de una practica ciega de la religión; el fanatismo derivado de la afiliación irracional a un equipo deportivo; la homofonía contra homosexuales y lesbianas; actos terroristas contra los que no son de nuestra nacionalidad, religión o grupo político. Uno de los casos más crueles de violencia originada por la intolerancia es la masacre de niños de la calle y de indulgentes en algunos países.

  • La indiferencia y ausencia de solidaridad hacia los necesitados y hacia los que más sufren es otro de los efectos de la intolerancia. Si nos creemos mejores, superiores, si pensamos que somos los “escogidos”, no vamos a ser solidarios con los “diferentes a nosotros”. Por el contrario, en el mejor de los casos seremos indiferentes hacia ellos y en el peor, les aplicaremos alguna forma de violencia.

  • El totalitarismo en casos extremos y más frecuentemente, el autoritarismo, suele ser producto de prácticas intolerantes en una sociedad.

Posibles soluciones a la intolerancia.-

Educación social en la que prime la inculcación del pensamiento tolerante y equitativo. Dando ejemplo, los propios educadores de ello.

La educación una de las armas más poderosas contra la intolerancia, reduce las suspicacias y lima diferencias sobre diferentes formas de vida.

Esta solución daría sus frutos en un futuro, pero para combatir la intolerancia ya consolidada se podrían endurecer las leyes para las prácticas intolerantes o se podrían dar mas provecho a los talleres de reinserción social y reeducación en los que se tratase la intolerancia y se abriese la mente de los que en su día fueron intolerantes.

LA DIFÍCIL PRÁCTICA DE LA TOLERANCIA

Si hay un campo en el cual se produce una incompatibilidad entre la teoría y la práctica, es el de la tolerancia. Conforme la democracia se ha extendido y ha surgido la idea de que más que un sistema político, es un estilo de vida y la mayoría de las personas se declaran tolerantes.

Sin embargo, las huellas de la socialización intolerante siguen presentes. Muy a menudo escuchamos expresiones como: “yo no tengo nada contra los negros pero...”; “yo no soy machista pero creo que las mujeres no sirven para...”, etc.

Una de las razones por las cuales es arduo erradicar la intolerancia es porque muchas veces aparece acompañada de actitudes opuestas. Las personas combinan actitudes tolerantes con comportamientos xenófobos.

Por eso debemos dejar de ser hipócritas en ese sentido y que toda la sociedad reconozca que es intolerante ya que este es el primer paso para erradicar la intolerancia.

En consonancia con lo anteriormente expuesto, podemos comentar una situación de la vida real.

Pongamos un caso práctico:

  • Exponiendo una redacción, Pedro opina que él debería realizar la introducción y María las conclusiones mientras que Maria cree lo contrario.

    • Ante esto Pedro puede adoptar 3 posturas:

      • Analizar quien realizaría mejor la introducción y asignarle ese trabajo a esa persona (tolerancia activa)

      • Aceptar que María quiera realizar la introducción y permitir que la haga ella. (Tolerancia pasiva)

      • Imponerse y obligar a María a que ella realice las conclusiones mientras él llevara a cabo lo que quería: la introducción. (Intolerancia).

CONCLUSIONES

  • Aunque casi todo el mundo cree que sabe lo que es la tolerancia, realmente lo desconoce.

  • En general la gente se considera tolerante, aunque cree que podría mejorar su actitud con los demás.

  • La mayoría de al gente piensa que su entorno mas próximo es tolerante.

  • Generalmente, todo el mundo opina que la sociedad debería mejorar para que algún día llegase a ser verdaderamente tolerante.

  • Según muchos, es necesaria la empatía para alcanzar esta meta.

- 5 -