Intervencionismo económico

Teoría del Estado. Gobierno y sector público. Banco de México. Política fiscal y monetaria. Presupuesto. Desarrollo social. FMI (Fondo Monetario Internacional). Petróleos mexicanos

  • Enviado por: Beatriz Cristina Lopez
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 39 páginas

publicidad



UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO

Facultad de Ingeniería

PARTICIPACIÓN DEL GOBIERNO

EN LA ECONOMÍA

Introducción a la Economía

Grupo 1

10 de enero del 2000

Índice

  • Introducción 3

  • Antecedentes sobre la Teoría del Estado 4

  • Platón y Aristóteles 4

    Mercantilismo 5

    Absolutismo 6

    Liberalismo 8

  • Estado, Gobierno y Sector Público 9

  • Estado 9

    Gobierno 9

    Sector Público 11

  • Desarrollos en México de 1970 a la fecha 13

  • Luis Echeverría Álvarez (1970-1976) 13

    José López Portillo (1976-1982) 14

    Miguel de la Madrid Hurtado (1982-1988) 14

    Carlos Salinas de Gortari (1988-1992) 15

    Ernesto Zedillo Ponce de León (1994-2000) 16

  • Rectoría Económica del Estado 18

  • Banco de México 18

    Secretaría de Hacienda y Crédito Público 18

  • Gabinete Económico. Programas y Coordinación 20

  • Función del Gobierno en México 22

  • Mecanismos de Financiamiento 22

    Política Fiscal 23

    Política Monetaria 23

    Sector Público como Productor 24

    Presupuesto Público del 2000 28

    Deuda Pública 33

  • El Gobierno de México y el Fondo Monetario Internacional 34

  • El Gobierno de México y el Desarrollo Social 36

  • Conclusiones 37

  • Bibliografía 38

  • Introducción

  • En alguna época, antes de que existiera sociedad y gobierno, el hombre vivió en estado de naturaleza. En un determinado momento se comprobó que no sólo era posible sino tampoco deseable seguir manteniendo al hombre en estado de naturaleza. En un solo acto los hombres renunciaron a su libertad y derechos con el fin de conservar la paz, creando la sociedad política y sometiéndose a la voluntad de un soberano. Durante el presente desarrollo observaremos la evolución de este "acto de renunciación" a través de los siglos; en un intento por entender la conformación de la sociedad actual, definiremos los conceptos de Estado, Gobierno y Sector Público aplicados principalmente a la constitución de nuestro país; considerando la primicia de que el gobierno debe satisfacer las necesidades de sus gobernados presentaremos el desarrollo alcanzado por México en los últimos treinta años y se realizará el estudio de la estructura político-económica de nuestro país afín de despejar la función económica del gobierno.

  • Antecedentes sobre la Teoría del Estado

  • El “Estado perfecto” de Platón, concebido comúnmente como una utopía, ha sido interpretado a menudo como un estado asentado sobre la fuerza. Pero para el filósofo, el poder no ha de ser entendido como el poder del más fuerte, sino como un poder fundado en el derecho, en la verdad y en la razón. La política mercantilista apuntaba al engrandecimiento del Estado concebido como carente de ideales, por lo que su poder derivaba de los recursos, procedimientos y técnicas materiales. Por otro lado, es el Leviathan la más brillante apología del Estado absoluto y Thomas Hobbes es el teórico del absolutismo, sintetizado por Luis XIV en la famosa frase «El Estado soy yo». El liberalismo vendrá a ser la filosofía justificativa del burgués, el arma ideológica de la nueva clase contra la aristocracia y contra sus ideas religiosas y sociales, utilizadas como un medio para proteger sus privilegios. La doctrina liberal encontró su antecedente inmediato en el individualismo fisiocrático, de donde tomaron la idea del orden natural, pero rechazaron la preeminencia de la actividad agrícola.

    Platón y Aristóteles

    Platón

    En la Grecia clásica, más bien puede hablarse de la economía clásica de economía privada, pues el Estado se preocupaba más de los menesteres de la guerra, que de la producción, la circulación y el consumo. En virtud de que Grecia se basaba en el sistema de la esclavitud y el servilismo, no se entendía la necesidad de que el Estado tuviera que intervenir en la dirección de la economía ni que los particulares se preocuparan mayormente en la satisfacción de sus necesidades. Pues disponía de la mano de obra necesaria para crear sus satisfactores.

    En República, Platón se preocupa por el Estado ideal. Este Estado permitiría a los ciudadanos lograr la felicidad, motor supremo de los actos humanos, pues ésta sólo puede alcanzarse en comunidad y no de manera aislada por los individuos, permitiendo la realización de la justicia, que es una virtud social.

    El Estado es, a los ojos de Platón, la institución necesaria para el mejor y más completo desarrollo del individuo. El hombre bueno es nada menos que el buen ciudadano; de ahí que el estado deba estar estructurado de manera tal que pueda realizar tan elevado objetivo.

    La cuidad, argumenta Platón, debe ser gobernada por los mejores: aquellos que entiendan de justicia social y perfección humana. Ahora bien, estas mentes son las mentes de los filósofos. Ellos han de constituir la clase de los filósofos-gobernantes.

    La teoría del Estado tiene un fundamento ontológico. Existe un paralelismo entre individuo y Estado, pues éste no es más que la imagen ampliada del alma humana (psicología social); a las capacidades individuales llamadas apetecer, energía volitiva y razón, corresponden tres bastas funciones colectivas: la económica, la de defensa y la de legislación. El Estado tiene el fin supremo de formar hombres virtuosos. El enfoque platoniano es francamente aristocrático, pues para el autor el estado ideal se divide en tres grandes clases sociales. A cada clase le compete el cultivo preferente de una virtud social; los gobernantes cuidarán ante todo de la sapiencia; los guerreros de la valentía; los artesanos de la moderación. La cabal armonía de estas tres virtudes es la justicia. Sólo que en la educación de los ciudadanos para cada función no debe de decidir el Estado o clase social, sino la aptitud de los individuos (educación vocacional). Esto supone la división del trabajo, principio que opera una vez que la sociedad ha superado las barreras de la autosuficiencia.

    Los gobernantes ejercitarían el poder público en provecho de la comunidad, sin responder a ninguna motivación de carácter lucrativo. En este estado ideal Platón recoge a la institución de la esclavitud como producto de las guerras: los perdedores legítimamente podrían ser convertidos en esclavos, para ser utilizados en la agricultura o en el servicio doméstico.

    Tanto los varones como las mujeres gozarán de trato idéntico y tendrán los mismos derechos.

    «Platón está persuadido de haber humanizado el Estado, de haber puesto al Estado en armonía con la naturaleza humana» (Natrop.)

    Aristóteles

    Por otro lado, Aristóteles propuso enfoques verdaderamente modernos, como su recomendación para que todo Estado tenga una constitución que dé las bases de su organización política; que el Estado intervenga en la educación de la juventud, con el interés de que puedan desarrollar sus más finas potencialidades individuales, puesto que la sociedad es muy importante pero no debe absorber a los ciudadanos.

    A pesar de ser igualitarista, entiende que deben existir los gobernantes y los gobernados. Aquellos estarán formados por funcionarios, magistrados, clases militares y sacerdotes. Al igual que Platón, Aristóteles no acepta plenamente la existencia de la esclavitud, pero reconoce que es necesaria, utilizando a los prisioneros de guerra.

    Además, Aristóteles habla del tránsito en la moneda, ya que antiguamente valía por su valor intrínseco y, ya en su tiempo, la moneda valió por lo que representaba. La moneda tuvo entonces una clara función de medida de valor que permitía que las personas que convinieran en el valor de una cosa y pudiesen intercambiarla.

    Mercantilismo

    El Estado, de manera preparatoria al mercantilismo, fue jugando un papel de promotor del desarrollo. Se le consideraba responsable del destino de los pobres a quienes debería guardar y proteger.

    Sin embargo, el Estado Medieval, surgido de la ruina de los señores feudales y del nacimiento de la nacionalidad, no era un aparato eficiente. El sistema impositivo era irracional y antitécnico, ocasionando la ruina de los empresarios de la época. La burocracia era corrupta y el sistema de moneda exageradamente inestable. No obstante, el Estado de los últimos años de la Edad Media auspició el fortalecimiento del capitalismo. Pronto surgieron las sociedades anónimas, los títulos de crédito y los bancos que tanto han beneficiado al desarrollo capitalista.

    Cuando se forman los Estados-Naciones, nuevas entidades políticas de los tiempos modernos, la necesidad de una administración centralizada forma consejeros reales que se interesan en los asuntos económicos que tienen una influencia directa en las finanzas del Estado. El cuadro efectivo de la vida económica de una nación es la nación misma, y el hombre es el encargado de engrandecer el Estado.

    El mercantilismo en esencia fue una "política de unidad económica". En realidad fue la oposición al atomismo económico y político de los señores territoriales que restringían la libertad de tránsito, personas y artículos.

    Durante esta "tendencia" el Estado debió seguir los siguientes planteamientos:

    • Acumulación de metales preciosos. Los Estados tratarán por todos los medios de acumular metales preciosos e impedir su salida al extranjero mediante enérgicas reglamentaciones.

    • Decidido intervencionismo estatal. El soberano regulaba y dirigía los esfuerzos nacionales para conquistar y acrecentar el acopio de metales preciosos mediante ordenanzas y edictos. Esta política se llevó a cabo mayormente en Francia durante la época del primer ministro Juan Bautista Colbert.

    • Reglamentismo. Para llevar a cabo la unificación del Estado y acabar con las medidas taxativas provinciales, se dictaron a nivel nacional, ordenanzas y reglamentos sin cuenta.

    • Proteccionismo. Es una forma de intervención del Estado en la economía. La manera más elemental de proteccionismo es la exención de impuestos a la industria y al comercio locales, sobre todo cuando se dedican a la exportación. España y Portugal fueron países tradicionalmente proteccionistas.

    • Balanza comercial favorable. El Estado debe vender más de lo que compra y así obtener una balanza comercial favorable, aumentando su "stock" de metales preciosos.

    • Estímulo a la industria y al comercio. Se fomentó en sumo grado la industria (caso de Francia) y el comercio (caso de Inglaterra) con objeto de que los países que no poseían minas de metales preciosos pudieran obtenerlos por medio de estas dos actividades. Se recompensó a los productores, se premió a los inventores, se estimuló a los directores de la industria y se suprimieron cargas fiscales para estas actividades, implantando también el sistema de trabajo a domicilio.

    • Nacionalismo. El nacionalismo económico supone una serie de fenómenos sociales que se van dando progresivamente a partir del derrumbamiento del sistema feudal, hasta quedar totalmente formado en el siglo XVIII. Para Seldon y Pennance, el nacionalismo es, además de una política de autosuficiencia, una actitud proteccionista hacia la industria y el comercio locales tendiente a fre