Intervención psicoterapéutica

Sociología. Asistencia social. Psicología. Terapia. Técnicas. Metodología. Habilidades sociales. Entrevista. Aprendizaje social. Cognitivismo. Estrategias cognitivas. Modelo sistemático

  • Enviado por: Aya
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 36 páginas
publicidad
publicidad

TEMA I: PRIMERA APROXIMACIÓN A LA INTERVENCIÓN PSICOTERAPÉUTICA

1. Concepto.

Es la cura psicosocial formalizada, es decir, es todo alivio o cura psicosocial propiciada entre uno o varios profesionales, y uno o varios usuarios.

También podemos decir que la socioterapia es:

“ Una interacción planificada cargada emocionalmente de confianza, entre una persona/s que cura/n, entrenada y sancionada socialmente, y otra/s que sufre/n un malestar, a través de la comunicación, fundamentalmente de la palabra y de actividades comportamentales”

2. Los modelos y su importancia en el Trabajo social.

Una de las diferencias importantes de la socioterapia con otras maneras de prestar ayuda, es que ésta no procede de la intuición, sino que explica y actúa sobre la realidad siguiendo procedimientos teóricos estructurados y aceptados por la comunidad científica. Se guía por teorías que dan origen a modelos y éstos a metodologías o maneras de conducirse en la práctica.

Teoría:

Explicaciones globales de la realidad. Tienen influencia sobre todos los ámbitos del saber de las relaciones humanas ( psicología, medicina, trabajo social, sociología, pedagogía, educación social, etc).

Una teoría puede dar lugar a varias interpretaciones diferentes o modelos. Las teorías, y también los modelos, sirven para “ordenar los pensamientos”.

Modelo:

Guía para conducirse en la practica. Persona o conducta a imitar. Son imprescindibles para entender y regir la acción. Aportan conceptos explicativos de la realidad y técnicas especificas para actuar sobre ella.

Modelos diferentes pueden tener su origen en una misma teoría, de manera que con bases comunes, ofrecen explicaciones y técnicas diferentes para trabajar. “Ordenar la acción”

Metodología:

Procedimiento práctico estructurado como proceso en diferentes pasos para conseguir un/os objetivo/s.

La metodología de trabajo, aunque tenga un esqueleto común (estudiar-analizar-actuar-evaluar) tiene matices diferentes según el modelo en el que se inspire.

Para poder trabajar en la intervención directa en Trabajo social se precisa seguir en el estudio, en el diagnóstico, en el plan terapéutico, en las técnicas de intervención y en definitiva, en todo el proceso, un modelo que guíe y oriente la acción.

La comunidad científica tiene aceptados una gran variedad de modelos, o lo que es lo mismo, de teorías para la práctica, que el trabajador social debe conocer para poder actuar en la práctica.

La inspiración en los modelos es imprescindible para poder trabajar.

A la hora de utilizar los modelos, existen diferentes posiciones profesionales:

  • Adscripción a un solo modelo: en base al cual se realizan todo tipo de intervenciones. Tiene la ventaja de que el trabajador social bajo una sola perspectiva puede alcanzar mayores conocimientos y habilidades prácticas de aplicación. La desventaja es que determinadas situaciones o problemas responden mejor a unos modelos que a otros, y que ningún modelo es absolutamente válido.

  • Posicionamiento ecléctico: consiste en utlilizar todos los modelos conocidos por el profesional. Tiene tres variantes fundamentales:

      • Actuación en secuencia: conocimiento profundo de los modelos fundamentales del Trabajo social y utilización de uno u otro en función de las cuestiones técnicas. Requiere mayor esfuerzo para el dominio teórico-práctico de diversos paradigmas.

      • Actuación combinatoria: combina de manera casual varios enfoques a la vez sin compromiso ni conocimiento suficientes sobre ninguno de ellos. El inconveniente fundamental es la falta de control y rigor científico sobre la actividad, y que la excusa del eclecticismo sirva en realidad para no utilizar ningún método.

      • Actuación integracionista: se caracteriza por identificar los aspectos comunes de varios modelos que tienen una base común (no antagonistas) definiéndolos y utilizándolos como referentes en lo teórico y en lo práctico.

  • Posicionamiento pragmático: es el de aquellos que no utilizan ningún modelo de inspiración en la práctica, solo el sentido común, ya que las diferentes teorías son consideradas por ellos como abstracciones académicas no operativas en Trabajo social.

  • 3. Elementos compartidos por todos los modelos.

    Los modelos ofrecen según sus respectivas teorías, explicaciones diferentes de la realidad, con técnicas distintas para producir modificaciones sobre ella.

    Antes de conocer estas diferencias, vamos a ver los elementos que son compartidos:

    • Todos los métodos terapéuticos son elaboraciones y variaciones de antiguos procedimientos de cura (ej: la religión).

    • Según los seguidores fieles de cada corriente (excepto los humanistas), todos los procedimientos están basados en la ciencia.

    • Todos los procedimientos intentan cambiar favorablemente el punto de vista de los usuarios sobre sí mismos, su relación con otros y/o sobre su sistema de valores.

    • Todos los procedimientos de cura presentan analogía con otras artes. El éxito de la terapia no depende exclusivamente de los conocimientos sino también, y en gran medida, de la habilidad del terapeuta.

    • Todos presentan dificultades en la investigación porque los seres humanos sufren “aprehensión de evaluación”.

    • En todos los modelos se presentan dificultades para medir el éxito o fracaso de la intervención, ya que la psicoterapia es una influencia en el sujeto que ocurre de forma breve e intermitente en el contexto vital de un individuo (¿ a qué se debe la mejora o empeoramiento? ¿al tratamiento? ¿a factores externos? ¿ a ambos?)

    • Todas las terapias tratan directa o indirectamente de combatir la desmoralización, porque los usuarios/as que acuden a consulta, independientemente de su malestar, presentan en la mayoría de los casos desmoralización.

    Desmoralización: estado mental caracterizado por sentimientos de incompetencia subjetiva, junto con malestar por este motivo. Suele acompañarse de baja autoestima, alineación por el problema, desesperanza, desamparo, falta de claridad cognitiva, etc...

    • Todas las terapias tratan de establecer una relación emocional de confianza entre el terapeuta y los/as usuarios/as.

    • Todos crean ambientes externos de cura con el fin de reafirmar el prestigio del terapeuta y aumentar la confianza del usuario.

    • Incluyen la participación activa del usuario-terapeuta (unas más que otras).

    • Todas aportan fundamentos teóricos (teorías explicativas) y técnicas de cura que no pueden ser refutadas, a pesar de lo cual, todos creen en sus ventajas por encima de las de los demás.

    Ejemplo práctico sobre diferentes modelos.

    Situación generadora de malestar por la que se acude a consulta: fracaso escolar de un chico de 16 años.

    TEORÍAS

    MODELOS

    EXPLICACIONES

    (hipótesis)

    OBJETIVOS

    (plan de actuación)

    TÉCNICAS

    Teoría del inconsciente

    Psicoanálisis

    (basado en el pasado)

    No superó el complejo de Edipo y está castigando a su padre

    Analizar ese conflicto acercándolo a la consciencia

    Verbalización y rememoración del pasado

    Teoría de la conducta

    Conductista

    (parte de lo abservable y aprendible)

    No adquirió hábito de estudio, no sabe estudiar

    Aprender a estudiar

    Técnicas de estudio, ejercicios de memoria, premios, etc.

    Teoría de la cognición

    Cognitivista

    (basado en lo que se conoce, se percibe)

    No es consciente de las repercusiones que acarrea no estudiar

    Hacerle conocer las consecuencias de su conducta

    Modelado, visionado,listado de consecuencias negativas y positivas

    Teoría de sistemas

    Sistémico

    (modelo del TODO)

    Hay un problema en el sistema y no estudiar es solo un síntoma para llamar la atención

    Descubrir el malestar del sistema que mantiene ese síntoma

    Investigar dónde está el problema real.

    Los modelos más utilizados serían el conductista y cognitivista.

    En resumen:

    • No está científicamente probado el mayor éxito de unos modelos sobre los otros.

    • Sin embargo, los modelos son imprescindibles para la práctica. El conocimiento y aplicación de los mismos es básico en Trabajo Social.

    • El éxito terapéutico depende en gran medida de la relacion terapeuta-usuario.

    TEMA II: RELACIÓN TERAPÉUTICA

    Relación de ayuda.

    1. Concepto.

    El propósito de la ayuda terapéutica en trabajo social es la ayuda para el mantenimiento, cambio, alivio o mejora de una situación dada. La ayuda terapéutica está basada fundamentalmente en la relación. La relación es el producto de la interacción entre dos o más personas.

    Rogers, en el ámbito de la psicología humanística, define la relación de ayuda de la siguiente manera:

    “Toda relación en la que al menos, una de las partes intenta promover en el otro el crecimiento, desenvolvimiento, maduración y capacidad de funcionar mejor y enfrentarse a la vida de modo más adecuado”.

    Puesto que la relación es recíproca, trabajador social y usuario hacen aportaciones que determinan el curso y los resultados de la intervención.

    • El trabajador social aporta:

      • Conocimientos técnicos

      • Valores profesionales

      • Habilidades para la ayuda

    • El usuario aporta:

      • Necesidades, problemas e inquietudes

      • Su percepción de la situación

      • Sus experiencias vitales que influyen en la percepción y en el modo de enfrentarse a la vida

      • Su capacidad para superar los conflictos

      • Sus fuerzas motivacionales para mejorar

    2. Elementos que median en la relación.

    • Interacción psicoafectiva: la corriente afectiva que se da entre las personas que participan en la relación, puede ser de atracción o de rechazo, en la que se encuentra involucrada la totalidad de las personas, aspectos psicológicos, personales, emocionales, corporales, ...

    • Influencia recíproca: las acciones de cada uno influyen en el otro, modificando sus respuestas, de forma consciente o inconscientemente. En términos sistémicos se denominaría “circularidad de flujo”

    • Comunicación verbal: es bidireccional con constante ajuste o feed-back .

    • Comunicación no verbal: Muy importante desde el primer momento. Tiene entidad por sí misma y como reguladora de la comunicación verbal. Aporta los contenidos emocionales frente a los racionales de la verbal.

    • Contacto físico y psicológico: mirar, escuchar activamente, tocar, aproximarse, ...

    • Percepción: la relación también se ve afectada por lo que recibimos, y esto está mediatizado por una serie de filtros:

      • Psicológicos: subjetivamos la información para confirmar nuestras expectativas.

      • Neurológicos: las limitaciones en este sentido afectan a la calidad de lo percibido.

      • Sociales: las normas y valores de los grupos de pertenencia aportan diferentes visiones de la realidad.

      • Individuales: nuestra propia historia personal influye en lo que y como lo percibimos.

    Cuando la relación es además de ayuda, aparecen otros elementos:

    • Persona/ s que demanda/ n ayuda.

    • Persona/ s con capacidad de prestar ayuda.

    Y si la ayuda es profesional, aparecen los siguientes elementos:

    • Propósito - conocido y aceptado por ambos.

    • Estructuración - relación organizada, siguiendo una metodología, no intuitiva.

    3. Diferentes tipos o estrategias de ayuda.

  • Dar u ofrecer consejo: consiste en dar la opinión personal sobre cual es el mejor curso de una acción. no es una estrategia profesional.

  • Ofrecer información: consiste en aportar a la otra persona la información de que carece, para que haga frente a una situación.

  • Dirigir una acción: aportar a otro/ s , y en nombre de ellos, la satisfacción de necesidades inmediatas: comida, dinero, ...

  • Enseñar: ofrecer a persona/ s conocimientos y habilidades que puedan mejorar su satisfacción social y vital.

  • Cambio de sistemas: promueve cambios en las estructuras que producen el malestar. La acción va dirigida al sistema con la finalidad de que repercuta en el individuo.

  • Aconsejar: ayudar a las personas a explorar su problema, clarificarlo, buscar alternativas, hasta que éstos sean capaces de resolverlos por sí mismos. Trata de satisfacer a las personas autosuficientes para que puedan autohabilitarse. La estrategia de aconsejar se denomina en el mudo anglosajón Couselling.

  • 4. Condiciones para poder ayudar.

    Las vamos a separar en tres apartados:

  • Cualidades personales:

  • La persona que ayuda debe trabajar los siguientes aspectos personales:

    • Tener autoconciencia de sí mismo: debe hacer análisis y clarificación de sus propios valores sociales, económicos y culturales.

    • Tener superados sus propios problemas y necesidades y saber diferenciarlos de los que tienen los usuarios.

    • Para poder ayudar, favorece en gran medida la capacidad de enfrentarse positivamente a la vida, manejar bien los propios conflictos, comunicarse bien con los demás (Asertividad)

  • Condiciones para la ayuda efectiva:

  • Por frecuentes en ciertos ámbitos profesionales, destacamos tres tipos de ayuda no efectiva:

      • Egocentrismo: “tu tienes un problema, deja que te cuente en mío”.

      • Omnipotente: “deja que yo te diga lo que tienes que hacer”.

      • Paternalista: “ no te preocupes, yo me hago cargo de la situación y ya te la soluciono”.

    Rogers, señala las siguientes condiciones, imprescindibles, a poner de manifiesto en la relación profesional para que la ayuda sea efectiva:

    • Consideración hacia el usuario positiva incondicional: todos los usuarios poseen dignidad de personas, al margen de quién sean, digan o hagan.

    • Congruencia: los que ayuden deben emplear sus sentimientos, su comportamiento verbal/ no verbal, de manera abierta y concordante.

    • Autenticidad - honestidad: sinceridad y transparencia.

    • Empatía: ser capaz de ponerse en el lugar de otro sin perder la objetividad profesional.

    Según Rogers, no basta con poseer estas cualidades, hay que ser capaz de ponerlas de

    manifiesto.

    Para Rogers, estas cualidades son necesarias y suficientes, mientras que para Carkhuff y otros autores, son necesarias, pero no suficientes, ya que se precisan además conocimientos y habilidades para poder transmitir al usuario y le sirvan para poder llegar al objetivo del autovalimiento.

  • Habilidades de enfrentamiento con cuestiones vitales:

  • Numerosos autores desenvuelven modelos de asistencia, es decir, procesos metodológicos para poder intervenir en la práctica, que más o menos elaborados y extensos incluyen: explorar o conocer, comprender y actuar.

    La actuación tiene por objetivo la autohabilitación (autosuficiencia, autoadministración) del usuario, ya que éste es el objetivo central de la relación de ayuda. Para conseguirlo, el trabajador social o persona que ayuda, debe actuar sobre cinco dimensiones (según Hopson y Scally, 1980: Lifeskill: McGraw -Hill):

    • Conciencia: Que el sujeto obtenga conciencia de sí mismo y de la situación. Self, reconocimiento de sí mismo.

    • Valores: Tiene que ver con la dimensión anterior, con la conciencia de sí mismo y de los propios valores sobre la vida. Se trata de que el sujeto actúa en consecuencia y coherentemente con sus propios valores y de lo que considera bueno y saludable para sí mismo.

    • Información: Es la materia prima para tener conciencia de l self y del mundo circundante, también es la que da forma a los objetivos y la acción.

    • Objetivos: Una vez adquirida la conciencia de la situación dentro de los propios valores, el sujeto debe de hacerse cargo de la situación disponiendo de toda la información precisa, marcando sus propios objetivos en función de los que quiera obtener y asumiendo sus propios compromisos.

    • Acción: los valores hay que transformarlos en acción, mediante la fijación de objetivos y la puesta en práctica de habilidades necesarias para la supervivencia y el crecimiento personal. Algunas de estas habilidades necesarias que el profesional debe ayudar a ejercitar son:

      • Habilidades para relacionarse:

  • Comunicarse de manera efectiva.

  • Construir, mantener y finalizar una relación.

  • Dar y recibir ayuda

  • Manejar conflictos

  • Dar y recibir feed-back (aportar y dejar que los demás te enriquezcan a ti).

      • Habilidades de crecimiento y desenvolvimiento personal:

  • Leer y escribir.

  • Saber números

  • Saber como encontrar información

  • Saber enfrentarse a situaciones nuevas

  • Conocer sus propios intereses.

  • Saber establecer objetivos

  • Ser positivo

  • Manejar las propias emociones

  • Saber enfrentarse al estrés

  • Saber manejar la propia sexualidad.

      • Habilidades para tomar decisiones en situaciones específicas:

  • Para el ocio: elegir entre diferentes acciones, maximizar las posibilidades de disfrutar.

  • Para la educación: saber opciones, elegir la mejor acorde con las posibilidades.

  • Para encontrar trabajo: opciones de trabajo, como encontrarlo, como mantenerlo, como cambiarlo, como manejar el paro, como integrar el trabajo en el resto de las actividades vitales...

  • Para enfrentarse a situaciones nuevas estresantes en general.

  • 5. La estrategia de ayuda llamada Couselling.

    Es la denominación que se da en el mundo anglosajón a la estrategia de aconsejar. Este

    es el neologismo por el que frecuentemente se conoce al “Consejo asistido”, “Relación de ayuda”, “Asesoramiento”.

    Se desarrolla en Norteamérica de donde evoluciona a lo largo del siglo XX, aproximadamente desde 1910. En Europa comienza a adquirir relevancia desde los años sesenta.

    El Couselling, es un modo de ayuda que surgió de la psicoterapia, como una intervención breve y puntual, con influencia de diferentes escuelas, fundamentalmente del psicoanálisis, los enfoques centrados en el cliente, conductuales y cognitivos. Es decir, es una estrategia operativa, con influencia de diferentes modelos teóricos, cuyo denominador común es la creencia de que la persona tiene capacidad propia para autohabilitarse, y el profesional, mediante la relación y la palabra puede ayudarle al autovalimiento, que en todo caso es algo que está en el usuario.

    El Couselling puede ser útil para:

      • Comprensión de uno mismo o de una situación

      • Alcanzar un cambio en el modo de sentirse

      • Ser capaz de tomar una decisión

      • Obtener apoyo para una decisión

      • Ser capaz de cambiar una decisión

      • Ajustarse a una realidad que no puede cambiar

      • Descargar sentimientos

      • Examinar opciones y elegir una.

    Puesto que el medio empleado para la ayuda es la relación establecida, usuario-trabajador social, las habilidades de comunicación y de relación en general son los instrumentos fundamentales para el cambio.

    El instrumento terapéutico: la entrevista.

    1. Concepto.

    Tiene mucho más valor que la recogida de datos. En función de su finalidad podemos

    definirla como técnica, relación o proceso:

  • Como técnica sirve para:

      • Recoger información

      • Aportar información

      • Soporte para terapia o cura

  • Como relación se dan todas las características de la misma:

      • Interacción psicoafectiva.

      • Influencia recíproca

      • Comunicación verbal y no verbal

      • Contacto

      • Percepción

      • Si la entrevista es profesional sirve como relación de ayuda profesional.

  • Como proceso, la entrevista profesional, sigue el proceso metodológico estructurado:

      • Recepción

      • Exploración

      • Intercambio - clarificación

      • Tareas - proceso terapéutico

      • Finalización.

    Además en la entrevista profesional también se desenvuelven todas las fases de la estructura básica de procedimiento:

    • Estudio

    • Diagnóstico

    • Tratamiento

    • Evaluación

    2. Fases por las que transcurre la entrevista desde el punto de vista relacional.

    • Establecimiento del marco terapéutico:

    Significa crear un clima ambiente de cura.

    Es la primera condición para el éxito.

    Para establecer un adecuado marco terapéutico es preciso conocer de antemano:

    • Aspectos relacionados con el usuario:

      • Diferenciar entre usuario y demandante.

      • Experiencias previas con otros profesionales.

      • Conocer la intencionalidad del usuario.

    • Aspectos relacionados con el trabajador social:

    - Analizar posibles actitudes de prepotencia (tendencia a confirmar

    prejuicios).

      • Definir nuestra función como terapeutas.

    • Aspectos relacionados con la derivación:

      • Conocer las expectativas creadas en el usuario.

      • Conocer las motivaciones generales de usuario.

    • Inducir a una relación confiable. Empatizar.

    La empatía es la habilidad para ponernos en el lugar del otro, sin perder objetividad. La empatía requiere:

    • Atención

    • Escucha activa

    • Disociación cognitiva

    • Baja reactividad emocional (controlar las emociones).

    • Definir la demanda:

    No es fácil realizar esto, el usuario puede:

    • No tener claro lo que quiere.

    • Tener claro lo que quiere pero el terapeuta no lo entiende.

    • No estar dispuesto a expresar lo que quiere.

    El usuario en ocasiones piensa que es e terapeuta quien de inmediato debe saber lo que

    le ocurre a él, y como resolverlo (este sería un ejemplo de la labor del terapeuta mal entendida), pero en realidad el terapeuta solo es el conductor que permite que el usuario defina claramente su demanda y los objetivos del tratamiento. Esto debe hacerlo respetando las “señales de tráfico”.

    La demanda comienza a definirse mediante preguntas abiertas. Por tanto, para definir la demanda se debe:

    • Hacer preguntas abiertas (¿Qué?, ¿Cuándo?)

    • Seguir cuidadosamente el ritmo del usuario.

    • Desmenuzar las afirmaciones ambiguas.

    • Separar la información objetiva de la subjetiva.

    • Exploración del contexto y redes del usuario:

      • Significado que da el usuario a la dificultad.

      • Preocupaciones generales.

      • Reconocimiento de su red familiar y social de apoyo.

    • Feed-back comprensivo:

    Antes de pasar al tratamiento es preciso “devolver” nuestra visión de la situación al usuario, hacer lo que se llama feed-back comprensivo, que muestre al usuario que efectivamente sabemos lo que le ocurre y lo comprendemos.

    Es importante emplear las mismas palabras “claves” que empleó el usuario y buscar su asentimiento.

    • Intervención terapéutica:

    Se hace sobre aspectos internos y externos. No se deben emplear soluciones ya

    fracasadas previamente.

    El plan terapéutico hay que saberlo vender:

    • Ser persuasivo.

    • Emplear frases cortas.

    • Asegurarnos de que nos entiende.

    • Consensuarlo con él.

    Además de todo lo anterior, si la entrevista es colectiva, hay que tener en cuenta:

    • Ser neutral, no aliarse con nadie.

    • Evitar la multiplicidad de problemas. Establecer prioridades y conducir la entrevista en busca de un problema consensuado por todos.

    • No descalificar a nadie “atacar al juego pero no a los jugadores.

    • Ver la posición de cada uno respecto al problema.

    • Estar muy atentos a la comunicación no verbal.

    • Llegar al núcleo de la cuestión (favorece usar un video):

      • Desde cuándo se da el problema/ dificultad.

      • Para quién supone un problema.

      • Cómo le afectan a los que le rodean.

      • Qué intentos se hicieron hasta ahora para resolverlo.

    • Definir la dificultad de manera resoluble, hacerlo operativamente.

    • Positivizar, no problematizar.

    3. Habilidades y destrezas en el manejo de la entrevista.

    Comienzo:

    El primer contacto es decisivo. Se debe dar la sensación de ser asequible, respetuoso y sensible. Toda la comunicación no verbal es de suma importancia: salud, gestos, tono de voz, presencia/ ausencia de distracciones, ...

    Se debe de establecer una relación cordial y un clima de confianza.

    Invitación a hablar:

    Con gestos, con tono de acercamiento, se invita al usuario/ a a que hable mediante

    preguntas abiertas (¿qué le preocupa?, ¿qué desea consultarme?)

    El tono debe ser cálido y de aceptación, pero natural. Se debe evitar hablar de “problema”.

    Preguntas cortas:

    Una vez que el usuario/ a responde con un torrente de ideas, es preciso ir acotando

    poco a poco, clarificando, para ir al núcleo de la cuestión.

    Una estrategia es mencionar todas las necesidades que expuso el usuario, para manifestar la atención, a la vez que se facilita el hecho de que el usuario reflexione sobre lo dicho, para comenzar a profundizar en lo que él considere. Para acotar se deben hacer preguntas cortas.

    Preguntas abiertas y cerradas:

    Las preguntas abiertas son exploratorias, se emplean para precisar explicaciones, opciones, ejemplos, ... Animan a la persona y a quien las hace a clarificar y reflexionar sobre sus pensamientos, sentimientos o comportamientos. Tienen mucha importancia en las fases tempranas de la entrevista y cuando es preciso, permiten conocen lo máximo posible. Qué, cuándo, cómo, ... Dan libertad al usuario para que él conduzca la entrevista.

    Las preguntas cerradas, se emplean cuando es preciso obtener información puntual del usuario o no, de manera que confirman o contradicen un punto de vista u opinión.

    Las preguntas directas:

    Suponen la habilidad para concentrar la discusión en un punto concreto; se hacen para clarificar extensamente un punto que el trabajador social considera relevante. Deben ser oportunas y es mejor que sean abiertas que cerradas.

    Uso de tópicos:

    Se emplean para focalizar lo que el usuario está diciendo y para conducir la entrevista hacia una nueva dirección. Suelen hacerse al principio de la entrevista, empleando palabras clave del usuario: “Ya se lo que me quiere decir con ...”, “Ahora hablemos de ...”. “Entiendo, explíqueme más de ...”

    Estímulos mínimos:

    Son gestos, simples palabras, posturas del cuerpo, repetición de palabras clave, que indiquen el interés del trabajador social y su involucración en el caso: “ umm, ahá, ¿sí?, ¿entonces?”. Le dan protagonismo al usuario.

    Escucha activa:

    Es básica en cualquier entrevista, sobre todo al principio. Requiere poner todos los sentidos en escuchar el mensaje del usuario/ a y demostrarle activamente que estamos recibiendo lo que nos dice. Implica estar psicológicamente disponible y atento a lo que el otro dice. Se debe de estar atento a las palabras, a los gestos y al lenguaje del cuerpo.

    Esta escucha es activa porque se comunica empatía, se da prueba de que se comprende, se siente y acepta al usuario.

    Verbalización de pensamientos:

    La hace el trabajador social en dos sentidos:

    • Para explicar al usuario lo que está sucediendo en la entrevista (ej: “me da la sensación de que no te gusta hablar de la relación con tus hermanos”)

    • Para dar un cambio repentino a la entrevista; este cambio puede ser:

      • Suave: sin que se percate el usuario.

      • Acentuado: para ahorrar tiempo.

      • Brusco: para producir ansiedad (en aquellas personas que muestran una actitud pasiva y tienen niveles de ansiedad bajos).

    Uso de silencios:

    Cuando estamos asustados, confundidos, tristes recurrimos a los silencios, y en ocasiones, son más reveladores que las palabras.

    Los silencios pueden tener dos significados:

    Negativos o de rechazo: indican resistencia o desacuerdo con la entrevista (adolescente que no quiere hablar).

    Positivos o de aceptación: forman parte de la propia dinámica de la entrevista (reflexionar, pensar). Dentro de estos distinguimos varios tipos:

      • Terminal: remate de una idea.

      • Emotivo: el usuario/ a experimenta una emoción que le impide hablar.

      • Anticipatorio: el usuario/ a pide ayuda al trabajador social para continuar.

      • Reflexivo: para pensar lo que acaba de decir él o el trabajador social.

      • Recuperador: tras una expresión de sentimientos con mucha carga emotiva, con sobrecarga física y emocional, el usuario/ a necesita tiempo para sobreponerse. Es el más largo de todo ( ej: en un caso de violación).

    Manejar los silencios es difícil, la ansiedad del profesional puede hacer que no se respeten. El uso acertado de los silencios por parte del profesional ayuda a:

    • Que el usuario se exprese con libertad.

    • Que aumente la idea de comprensión en el usuario.

    • Estimula la reflexión de ambos.

    • Para adaptar el tiempo al ritmo del usuario, dándole tiempo para continuar.

    Identificación y expresión de sentimientos:

    Es la habilidad para percibir y responder adecuadamente a los sentimientos de otra persona al mismo tiempo que el trabajador social identifica los propios. También se llama escuchar y expresar los sentimientos del usuario y los propios.

    El trabajador social debe ser sensible no solo al contenido de los mensajes, sino a todo lo que los acompaña, es un modo de “meterse en la piel del otro y empatizar”

    La identificación de los sentimientos del usuario comunica comprensión, empatía y aceptación (“veo que te emociona mucho hablar de este tema”).

    Identificar comporta comprender y aceptar (aceptar no es aprobar). Generalmente reaccionamos positivamente hacia las personas que nos entienden y comprenden, independientemente de que la conducta sea aceptada o rechazada socialmente (Ej: usuario-“odio a mi madre”; T.S.- “te sientes mal porque la odias, pero es un sentimiento lógico porque ...)

    Además de identificar los sentimientos del usuario, el trabajador social debe también reconocer los propios y usarlos eficazmente para beneficio del usuario.

    La expresión de sentimientos del trabajador social, posibilita un clima de confianza y de honestidad; la expresión de sentimientos debe estar controlada por la baja reactividad emocional, para no perder la visión terapéutica.

    Tratar con discrepancias:

    También se denomina confrontación. Supone señalar de modo honesto y abierto al usuario, que lo que nos está relatando no coincide con la manera en que nosotros vemos la situación.

    Supone la expresión del punto de vista profesional, respetuoso, que no coincide con el punto de vista del usuario. El trabajador social debe explicarle al usuario las razones de su criterio y darle la oportunidad al usuario de que responda a esa consideración.

    Interpretaciones:

    Son las explicaciones o INSIGHTS de una situación. Tienen la finalidad de que el

    usuario se de cuenta del significado de los acontecimientos, pensando puntos de vista alternativos a la situación motivo de queja.

    Las interpretaciones son más útiles si salen (tienen su origen) de lo que el usuario está explicando (más que de la experiencia del trabajador social o de las abstracciones teóricas). La interpretación es una explicación posible de un acontecimiento pero puede haber otras, por lo tanto, el trabajador social, debe hacerla en forma de tentativa para que el usuario tenga la posibilidad de modificarlas. “Me da la impresión de que le tienes miedo a la reacción de tu padre, ¿es cierto?”

    Se necesita destreza para hacer interpretaciones, ya que el usuario basándose en el poder del terapeuta, puede tomarlas como algo determinista o fatalista, creando patología en donde no la hay.

    Feed - back comprensivo o resumen:

    Consiste en devolverle al usuario con sus propias palabras una síntesis de lo dicho hasta el

    Momento, para mostrar interés ante él, para que reflexiones sobre lo dicho, para darle opción a que clarifique o profundice en algún aspecto, para que conozca nuestro análisis. “Si no te entendí mal ...”. “Por lo que yo entendí ...”.

    Ser positivo y recompensante:

    Es la habilidad para incentivar y motivar al usuario para el cambio, sabiendo ver y poner de manifiesto la parte positiva que hay en todo tipo de situaciones.

    El sentirse reconocido, ayuda a las personas a tolerar mejor las contrariedades, a encontrarse a gusto consigo mismo y a estar más dispuesto al cambio.

    Al elevar la autoestima, se aumenta la autoeficacia y autocontrol de las personas, y se reduce la desmoralización e indefensión que tiene paralizados a los usuarios cuando llegan a consulta.

    Emplear mensajes “yo”:

    Es aquel que se envía en primera persona; “Yo pienso que ...”, “Desde mi punto de vista ...”,“A mi me gustaría ...”.

    Es una habilidad que manifiesta respeto hacia el usuario, y sirve para expresar opiniones profesionales, sentimientos y deseos, sin evaluar o reprochar la conducta de los demás, y facilita la expresión de diferencias y desacuerdos o el refuerzo de acuerdos.

    Sirve de encabezamiento a la identificación y expresión de sentimientos, a las interpretaciones y al feed - back comprensivo. Con los mensajes “yo”, lo que se expresa es más digno de crédito, ya que la persona que los emite pone de manifiesto una actitud democrática e incita al respeto y a la posibilidad de que el otro participe. Los mensajes “yo” hacen al trabajador social más cercano al usuario.

    Deben comenzar describiendo brevemente la situación (resumen), los efectos o consecuencias (insights) para rematar con nuestra visión de la situación o mensaje “yo”.

    Acuerdo parcial y disco rayado:

    Es una habilidad a poner de manifiesto cuando no hay “acuerdo total” con lo que

    manifiesta el usuario.

    Implica escuchar activamente y empatizar, aceptando que todos tenemos deseos y razones legítimas que no tienen porque ser comunes a todos.

    Puede emplearse solo o combinado con el disco rayado (mostrar acuerdo parcial más repetir nuestra opinión): “Es posible que ... pero ...”, “No dudo de tus razones para ... pero pienso que ... “, “Es verdad lo que me dices, pero aun así ...”.

    Sirve para no desacreditar al usuario, reconocerle sus razones, demostrarle que lo entendemos y al mismo tiempo, perseguir la consecución de los objetivos fijados.

    Hacer reír:

    Es una habilidad que a través del sentido del humor y de la ironía, elimina la ansiedad

    en el usuario, desmitifica y despatologeniza, contribuye al distanciamiento positivo del problema y puede ayudar a la reflexión.

    Puede hacerse empleando exageraciones de la situación, haciendo sugerencias paradójicas o empleando expresiones y comentarios de humor. Esta habilidad como todas, tiene que ser oportuna, acorde con la personalidad del interlocutor y por supuesto respetuosa con él.

    4. Recogida de datos en la entrevista:

    Todos los servicios tienen un modelo de recogida de datos más o menos estructurado, que viene a configurar la ficha y la historia social. Los datos que se recogen y el nivel de profundización sobre los diferentes aspectos varían en función de las finalidades y objetivos del servicio al que pertenezcan, aunque en general, suelen haber unos contenidos básicos de interés para todos:

    • Datos de identificación de la persona, familia o grupo.

    • Datos de formación/ educación.

    • Datos de vivienda.

    • Datos de economía familiar.

    • Datos de convivencia familiar/ vecinal.

    • Datos de salud físico/ psíquica.

    Toda la información de utilidad para el servicio, se recoge en la ficha y en la historia social más o menos estructurada y de modo más o menos extenso. Para facilitar la comprensión y el análisis de los datos más relevantes, de modo rápido y sencillo, se suele resumir la información en diferentes representaciones gráficas, ninguna de ellas excluyente de las demás:

    • Cuadro de composición de la unidad familiar:

    Es un modo de organizar los datos para que ofrezcan un análisis rápido de la información de la que disponemos. Es un cuadro de doble entrada, en el que a un lado aparecen los diferentes miembros que forman la unidad de convivencia, y a otro, separador por casillas, tanta información como sea de interés.

    Ejemplo:

    1. Personas que conviven en el mismo hogar que el/ la usuario/ a:

    Edades

    Estudios

    Ocupación

    Asistencia sanitaria

    Problemática físico-psíquico social.-

    Prestaciones económicas.

    Usuario/a

    Cónyuge

    Hijo 1

    . . . . .

    2. Nivel económico:

    2.1.Suficiente.

    2.2.Insuficiente.

    2.2.1. Sin apoyo.

    2.2.2. Con ayuda familiar.

    2.2.3. Con ayuda de otras personas.

    2.2.4. Con ayuda institucional.

    3. Problemática físico - psíquico social captada:

    3.1. Minusvalía.

    3.2. Toxicomanía.

    3.3. Alcoholismo.

    3.4. Relacional:

    3.4.1. Con la pareja.

    3.4.2. Con los hijos.

    3.4.3. Con los familiares.

    3.5. Económica.

    3.6. De vivienda.

    3.7. Laboral.

    3.8. Psiquiátrico.

    3.9. Tercera edad.

    3.10. Enfermedad crónica.

    3.11. Educativa.

    3.12. Legal.

    3.13. Estilo de vida.

    • Genograma:

    Es un medio útil para reunir datos, organizar y analizar la historia familiar. Es el árbol

    familiar o mapa de tres o más generaciones, que registra las relaciones genealógicas, los principales acontecimientos familiares, ocupaciones, pérdidas, migraciones, dispersiones, ...

    Representa la estructura de la familia. Nos da una idea rápida de la familia y del lugar que ocupa el individuo en ella.

    Puede hacerse en presencia del usuario.

    Los datos de toda la familia nos interesan aunque sólo trabajemos con un individuo de la misma, ya que la familia afecta a cada uno de sus miembros:

      • En el modo de verse a sí mismos.

      • En el modo de actuar.

      • En el modo de comunicar.

      • En el modo en que estructurará su propia familia, etc...

    Además, conocer el núcleo del que sale el individuo nos da una idea de la dimensión del

    problema, así como de los posibles apoyos con los que cuenta para resolverlo.

    • Mapa de relaciones familiares:

    Representa la dinámica de la familia, las relaciones que se dan en ella, qué miembros

    están cercanos, cuales aislados, qué uniones espaciales hay, rechazos ...

    La dinámica varía con el tiempo, por tanto corresponde al momento en que se realiza, que casi siempre es en época de crisis que luego se resuelve (muerte, llegada de alguien, separación ...). Hecha en presencia del usuario/ s y junto con él, ayuda a que reflexione, analice y vea la situación más clara.

    Un modo de confeccionarlo es teniendo en cuenta las dos caras de la familia:

    • Cara exterior:

    Se refiere a las relaciones que establece la familia como sistema con otros sistemas exteriores (familias) y puede tener diferentes límites:

      • Límites rígidos: “Familia unida jamás será vencida”

      • Límites claros: Aspecto normal, se apoya entre sí pero permite relacionarse con los demás.

      • Límites difusos: Cada miembro va por libre, no hay cohesión.

    Familia rígida Familia clara Familia difusa

    (patológica) (idónea) (patológica)

    • Cara interior:

    Se refiere a la relación que establecen los elementos (individuos) entre sí dentro del sistema.

    - Alianza franca: M (madre) = P (padre).

    - Alianza aglutinada: P (padre) " H (hijo).

    - Alianza débil: P (padre) ø......ø H (hijo).

    - Conflicto: M (madre) --- --- P (padre).

    - Coalición: P (padre) " H (hijo) ø M (madre) (dos en contra de uno)

    • Eco-mapa:

    Es la gráfica que describe las relaciones de la familia con su entorno.

    Nace del enfoque ecológico, que piensa que los problemas humanos y las necesidades

    nacen de las transacciones entre los seres humanos y su entorno, y que el tratamiento debe también dirigirse a ambos (persona - entorno).

    Es una reflexión sobre el espacio vital y las redes sociales con las que cuenta el individuo.

    Salud Ocio

    Unidad familiar

    Trabajo Servicios Sociales Familia extensa

    La unidad familiar se relaciona con los demás sistemas de tres modos:

    Fuerte Débil ........ Conflictiva //////////

    La dirección de las flechas indica hacia donde va el flujo:

    TEMA III: TEORÍAS AMPLIAS E INCLUSIVAS Y SUS MODELOS.

    Ofrecen un sistema de pensamiento que puede ser empleado por los/ as trabajadores sociales, en el trabajo individual, familiar, de grupo, residencial, y tienen también aplicabilidad en el trabajo comunitario.

    Son muy aplicables porque constituyen sistemas de pensamiento arraigados en la psicología, sociología y trabajo social, y porque dan explicaciones globales de la realidad circundante.

    Cuando se habla de emplear eclépticamente más de una teoría a la vez, hay que decir, que en este grupo las convicciones pueden entrar en conflicto, ya que muchos de los conceptos que las sustentan son contrapuestos.

    1. MODELOS PSICODINÁMICOS: MODELO PSICOSOCIAL O DIAGNÓSTICO.

    El modelo psicosocial o diagnóstico, aunque en el primer momento nace del análisis de la práctica sufre una fuerte influencia psicoanalítica a partir de los años 20, por lo que se puede encuadrar en la categoría de modelos psicodinámicos.

    Históricamente es el primer modelo de Intervención con casos en Trabajo Social. Son representantes de este modelo M. Richmond, G. Hamilton, C. Toule y Florence Hollis.

  • BASE TEÓRICA:

  • La primera base teórica surge del análisis de la práctica. Las primeras teorías surgen del estudio de casos (case-work).

    Posteriormente fue la teoría psicoanalítica la principal inspiradora del modelo, y la única durante mucho tiempo. Son influencias de esta teoría psicológica Freud, su hija Anna y Melanie Klein.

    Más recientemente tienen influencia en el modelo, la teoría de los roles, de la comunicación, de los sistemas y de la cognición.

    Los principales representantes del Trabajo Social que contribuyen al desarrollo del modelo son:

    • Gordon Hamilton: Sostiene que el hombre es un organismo bio.psico-social, por lo tanto, el tratamiento tiene que ser psicosocial. Todos los casos se componen de aspectos internos y externos.

    • Florence Hollis: en los años 50-70 publica diferentes obras de análisis e intervención psicosocial (“Case-work: A psychhosocial Therapy” 1964).

    1.2. METODOLOGÍA DE LA INTERVENCIÓN:

    La entrevista es la base de la relación de ayuda, el medio por el cual el trabajador social establece el contacto terapéutico.

    Las fases metodológicas de este modelo (comunes a otros) son:

    • Estudio.

    • Diagnóstico.

    • Plan de trabajo.

    • Tratamiento.

    • Evaluación.

    Estudio:

    Significa conocer la situación:

    • Persona.

    • Entorno.

    • Problema presentado.

    Puede ir de 1 a 5 entrevistas.

    En este modelo, no solo es importante el presente, sino también la familia de origen, las relaciones con los padres, la infancia, las normas, los valores . . .

    Es un modelo lineal causa-efecto.

    La entrevista debe conducirse teniendo en cuenta las habilidades estudiadas.

    El vínculo terapéutico se establece ya desde el principio.

    Diagnóstico:

    Es la relación de datos, valoración de la problemática y factores causales. También se puede decir que es la síntesis e interpretación de los datos.

    El Estudio - Diagnóstico e Interpretación pueden intercalarse.

    Según Hamilton, pueden establecerse tres tipos de Diagnóstico:

    • Diagnóstico descriptivo: Hace una síntesis descriptiva de la situación psicosocial de la persona problema.

    • Diagnóstico causal: Es un nivel más, hace relaciones de causa-efecto, sobre el problema situación.

    • Diagnóstico evaluativo: Se considera el problema ponderado en función de las posibilidades y recursos personales y familiares para salir de él.

    Plan de actuación:

    Es el puente entre el estudio y la intervención. Se trata de establecer objetivos y tareas a corto, medio y largo plazo, para modificar la situación.

    Tratamiento:

    Es la acción propiamente, cuando el usuario y el trabajador social, una vez que ya se produjo el INSIGHT, colaboran para modificar la situación.

    El tratamiento puede ser:

    - Directo: Psicosocial, sobre la persona, para que afronte la situación, estimular,

    motivar, apoyar, . . .

    - Indirecto: Sobre el entorno: ayuda económica, gestión de recursos, modificación de condiciones ambientales, . . .

    Las técnicas de tratamiento psicosocial según F. Hollis, pueden agruparse en las que a continuación se exponen, y emplearse desde la primera entrevista hasta el final, de las más sencillas a las más complejas:

    Apoyo - Sostén - Orientación - Soporte:

    Implica escucha activa para que el usuario perciba empatía y disposición del trabajador social para ayudarlo. Significa ser capaz de transmitir confianza, disminuir la primera ansiedad del usuario y hacerlo creer en sí mismo y en sus posibilidades de salir de la situación.

    Comprensión -Reflexión:

    El modelo concede gran importancia a la toma de conciencia por parte del usuario de los elementos importantes de su situación, que igual que las técnicas anteriores tienen como resultado la reducción de la ansiedad y el aumento de la confianza en sí mismo.

    La comprensión la debe de tener el usuario sobre la situación que le causa malestar (no paralizando, aportando información objetiva, analizando sentimientos, . . .), comprensión sobre su comportamiento (analizando las actitudes y sentimientos que le llevan a esa manera de actuar) y también comprensión de ciertos aspectos de la infancia que tienen influencias presentes para modificarlas.

    La comprensión requiere: escuchar, reflejar, confrontar, interpretar, informar, . . .

    Aireación - Ventilación - Exploración:

    Consiste en facilitar al usuario la libre expresión de sentimientos y emociones para que logre afrontar la situación más adecuadamente.

    En ocasiones la aireación “Es un sucedáneo de la acción”.

    En ciertos casos, la expresión de sentimientos y emociones que conlleva la ventilación, no sirve de ayuda, ya que contribuye a aumentar la ansiedad, o echar la culpa a otras personas para no responsabilizarse de nada. En este caso el trabajador social, debe centrarse en aspectos que tengan menos carga afectivas y sean más operativos.

    La ventilación conlleva:

    • Expresión de sentimientos.

    • Evocación de emociones y conflictos reprimidos.

    • Verbalización: Poner palabras a los sentimientos y emociones.

    Los instrumentos más empleados para el Estudio - Diagnóstico y el Tratamiento psicosocial, son:

    • La entrevista.

    • Observación.

    • Visitas domiciliarias.

    • Genogramas - Mapas de relaciones y ecomapas.

    • Técnicas de documentación ( ficha, historia, informe, . . .)

    Terminación-Evaluación:

    Supone el remate de la intervención, porque ya se solucionó o porque el trabajador social tiene que derivar el caso.

    Es preciso saber dar por finalizada una intervención para superar la dependencia trabajador social - usuario.

    La evaluación, se realiza en función de los objetivos propuestos y alcanzados, y la dinámica del proceso desde el principio hasta el final.

    2. MODELO DE MODIFICACIÓN DE CONDUCTA, CONDUCTISTA O BEHAVIORISMO.

    2.1. BASE TEÓRICA:

    Nace de la teoría del aprendizaje.

    El conductismo o Behavionismo “es la doctrina y método que busca el conocimiento y el control de las acciones y de los organismos y en especial del hombre, mediante la observación del comportamiento o conducta, sin recurrir a la conciencia o introspección”.

    Se aplica por lo tanto a las respuestas observables de la conducta humana, poniendo el acento en los aspectos de ésta que son aprendidos.

    Rechaza la idea psicoanalítica de que la conducta normal es un síntoma de una perturbación dentro de la mente, y así debe ser tratada. Por el contrario, dice que todas las conductas, normales o patológicas son producto del aprendizaje, y por lo tanto pueden ser tratadas por las técnicas de aprendizaje y de modificación de conducta.

    Pretende cambiar conductas muy concretas y específicas, no generales y globales.

    El tratamiento consiste en:

    • Obtener comportamientos saludables.

    • Suprimir comportamientos no saludables.

    • Disminuir comportamientos no saludables.

    • Mantener de manera estable conductas saludables.

    La teoría del aprendizaje tiene su origen en la teoría Behavionista de Watson, cuyo objetivo de estudio es la conducta observable, esta teoría se fue enriqueciendo con otras aportaciones:

    • Thorndike, elabora la “ley del efecto”: Cuando, una situación dada, una conducta es seguida por una consecuencia agradable, este comportamiento tiende a repetirse cuando esta situación se dé nuevamente. La consecuencia agradable constituye el refuerzo, que puede ser material (comida, objetos, dinero, . . .) o social (afecto, consideración, . . .). El proceso que asocia de manera espontánea o provocada una respuesta, recibe el nombre de condicionamiento.

    • Paulov, aporta el llamado “Condicionamiento clásico o respondiente”. La conducta está determinada por estímulos antecedentes, y las respuestas son inducidas y controladas de manera externa. Ejemplo: Perro de Paulov.

    • Skiner, aporta el “Condicionamiento operante, instrumental o motor voluntario”. El control inicial está en el individuo y la conducta se repite en función de las consecuencias. Ejemplo: Palomas y caja de Skiner.

    En el campo del Trabajo Social, se desarrolla este modelo en los años 70 gracias a las aportaciones de los que son los principales representantes profesionales: Thomas, de la Universidad de Michigan en EE.UU., y Jebu en el Reino Unido.

    Son conceptos básicos dentro de este modelo:

    - Condicionamiento: Proceso o acción que de manera espontánea o provocada produce una respuesta determinada. Es el proceso por el cual se aprende una conducta, asociando a un estímulo.

    - Refuerzos: Son los estímulos que tienen capacidad para potenciar, mantener o debilitar una conducta; pueden ser de dos tipos:

    • Refuerzo positivo: Aplicación de un estímulo agradable que mantiene una conducta.

    • Refuerzo negativo: Es la retirada de un estímulo desagradable después de una conducta deseada (Recompensa). No es lo mismo que castigo.

    Ejemplo: Madre que controla el dinero al hijo alcohólico (estímulo desagradable), deja de hacerlo cuando el se hace abstinente (conducta deseada).

    - Estímulo: Fenómeno con capacidad para producir una respuesta. Fenómeno que desencadena una reacción, incita a operar. Puede ser de dos tipos:

    • Estímulo condicionado: Es el que se asocia deliberadamente para producir una respuesta no natural o condicionada. Ejemplo: introducir una luz junto con la comida (estímulo condicionado), para que una vez que se produzca la asociación aparezca la salivación sin comida (respuesta condicionada).

    • Estímulo incondicionado: Son los que producen una respuesta incondicionada o natural. Ejemplo: Ver comida (estímulo incondicionado) se produce salivación (respuesta incondicionada); cuando hay viento, se produce lacrimación ocular.

    - Respuesta: Manifestación desencadenada por efecto de un estímulo. Puede ser condicionada o incondicionada.

    En resumen, es una idea básica de este modelo que: las conductas observables o respuestas, son provocadas por estímulos. Entre el estímulo y la respuesta median procesos de condicionamiento.

    2.2. PROCEDIMIENTO METODOLÓGICO:

    Es un modelo muy cuestionado dentro del Trabajo Social, por las implicaciones éticas que conlleva, el tener capacidad para determinar la conducta del hombre y por tanto poder restarle autodeterminación. De todos modos, no se puede negar que todos los seres humanos tenemos capacidad de condicionar a los demás, y también somos condicionados por ellos, deliberada o no deliberadamente.

    El trabajador social, no debe olvidar los valores éticos de la profesión a la hora de aplicar este modelo.

    Donde parece tener más aplicaciones en Trabajo Social es con:

    • Familias desestructuradas con socialización defectuosa.

    • Con niños y adolescentes para rectificar errores educativos que refuerzan conductas indeseables.

    Los pasos metodológicos son los siguientes:

    1. Fase inicial:

  • Evaluación preliminar:

  • Se realiza ya en la primera entrevista, y va a consistir en:

    • Identificar la conducta a eliminar.

    • Conocer la dimensión de la conducta problema.

    • Conocer las circunstancias antecedentes al problema.

  • Plan de modificación o contrato:

    • Identificación de la conducta a eliminar o rectificar.

    • Decidir la conducta a introducir.

    • Se centra en una sola categoría de conducta, que tiene respuestas observables y cuantificables.

    • Contrato: aceptación por las partes del plan de trabajo, en ocasiones se hace

    por escrito y firmado.

    2. Fase de registro y mantenimiento:

    Toda la evolución del comportamiento prescrito debe reflejarse en gráficas y documentos objetivos que nos permitan conocer la evolución de la intervención y los resultados alcanzados. El registro también puede servir como refuerzo para el propio usuario.

    Una vez conseguida la conducta deseada, hay que mantenerla mediante refuerzos hasta que se instaure:

    • Cuantas más veces se repita una conducta, más posibilidades hay de que se

    instaure.

    • Para que una conducta se aprenda es preciso reforzarla cada vez que aparezca y de inmediato.

    2.3. TÉCNICAS MÁS EMPLEADAS:

    • Refuerzo: Fortalece una conducta deseada. Puede ser positivo o negativo.

    • Extinción: Retirada de un estímulo que refuerza una conducta problema o desagradable. Ej: Berrinche niño (conducta problema), atención inmediata de los padres (refuerzo que mantiene la conducta problema). La extinción consistirá en suprimir la atención de los padres tras el berrinche.

    • Refuerzo diferencial: Combina el refuerzo más la extinción. “Cuando no lloras te atiendo” (refuerzo positivo), “Cuando lloras te ignoro” (extinción).

    • Castigo: Se emplea para debilitar o eliminar una respuesta. Consiste en aportar un estímulo desagradable después de la emisión de la conducta problema. Para que sea efectivo debe ser inmediato, proporcionado y emplear el refuerzo positivo para acompañar la instauración de la conducta deseable.

    • Desensibilización sistemática: Se usa sobre todo para combatir fobias que son incapacitantes para el sujeto. El usuario debe aprender primero técnicas de relajación, después se le introduce poco a poco el estímulo que le produce aversión y desea superar, utilizando la relajación y el apoyo para reducir la ansiedad. Ej: Fobia a subir a un avión.

    • Entrenamiento asertivo: Se utiliza con personas con dificultades en las relaciones personales y sociales. Consiste en poner en práctica ciertas habilidades de relación en ambientes terapéuticos y propicios para que luego sean capaces de llevarlas a la vida real. Ej: Cursos de “ligue”.

    • Respuestas inducidas: Se realiza para instaurar en el sujeto conductas deseables que no existan en su repertorio y resultan difíciles o complejas para él. Consiste en aprender paso a paso, reforzando adecuadamente cada nivel. Ej: Lectura en los niños.

    • Aprendizaje por imitación o por modelos: Es la enseñanza por demostración.

    • Juego del rol: Aprender viendo nuestro rol desde fuera o poniéndonos en el lugar de otro.

    • Instrucciones verbales y asignación de tareas: Consiste en controlar la conducta deseada mediante la instrucción verbal y la planificación de las tareas.

  • MODELO COGNITIVO.

  • 3.1 BASE TEÓRICA:

    Son base teórica del cognitivismo los trabajos de Beck (1978) sobre ansiedad, la terapia emotivo relacional de Ellis (1962) y la terapia de la realidad de Glassor (1965).

    Cuando las teorías cognitivistas se le añaden los enfoques humanistas, es cuando parecen más acordes con los principios y convencionalismos del Trabajo Social y cuando empieza a tener influencia en la disciplina. Esto no ocurre hasta los 80, sobre todo debido a los trabajos de Goldstein.

    La teoría cognoscitiva tiene como idea central la cognición, el pensamiento que es quien dirige la conducta de las personas. La conducta no está determinada por los impulsos o sentimientos inconscientes, sino por lo que pensamos.

    PENSAMOS => SENTIMOS => ACTUAMOS

    Gran parte de la investigación y de la teoría original de los enfoques cognitivos tuvo como base del desenvolvimiento la práctica de la teoría conductista. La teoría cognitiva en Trabajo Social, le resta mecanicismo a la conducta de los individuos, para otorgarle a ésta racionalidad, control y capacidad, en el marco de una perspectiva humanista.

    Si la teoría del aprendizaje social nos decía que las personas aprenden por medio de la observación de las conductas de los otros o por modelación de la conducta, la teoría cognitiva se centra en cómo la conducta que emitimos está seguida por la percepción y el análisis de lo que vemos, por tanto, admite un componente volitivo y de autodeterminación a la persona.

    La única realidad que existe es la que se percibe y comprende, existen muchas percepciones y todas son respetables. Los pensamientos irracionales o los defectos de percepción, nos llevan a hacer perspectivas incorrectas del mundo, y consecuentemente, reaccionamos de manera inadecuada, pero que pueden ser modificadas.

    3.2. EL APRENDIZAJE SOCIAL Y EL CAMBIO. GOLDSTEIN.

    La teoría fundamental de Goldstein, parte de que puede resumirse en cuatro puntos fundamentales:

    • Las personas precisan buscar sus propias metas y moverse para alcanzarlas.

    • Las personas construyen sus propias visiones de la realidad.

    • Las personas adquieren certidumbre en sus propias vidas por la adaptación, el proceso por el cual manejan el mundo exterior.

    • La adaptación está influida por el “yo perceptivo”, por el concepto que teníamos de nosotros mismos y por el modo en que esto afecta a nuestras percepciones.

    La percepción es un aspecto importante dentro de la teoría cognitiva, ya que la forma en que se producen las percepciones condiciona los pensamientos y las acciones que responden a las mismas. Percibimos, pensamos y actuamos.

    Goldstein, piensa que la percepción tiene un papel determinante sobre lo que la gente piensa de sí misma. La percepción es el nexo entre los sentimientos y pensamientos, con el mundo exterior, y por lo tanto, es un elemento clave para la adaptación y estabilidad de los individuos (enlaza lo psicológico con lo social, lo que está dentro con lo que está fuera).

    La adaptación no depende solo de lo que está dentro (lo psicológico) sino que causa efectos en el mundo exterior y éste, a su vez, en el interior o “yo”.

    El “yo” de la persona se compone de tres elementos según Goldstein:

    • Lo que uno cree que es (autoconcepto)

    • Lo que uno piensa que los demás piensan de uno. La imagen de uno que los demás nos devuelven (yo perceptivo)

    • Lo que yo deseo ser (yo intencional)

    Que nos sintamos a gusto en la vida depende de la armonía entre estos tres aspectos del yo.

    Los conflictos vienen dados por:

    • No coincidencia entre el autoconcepto y la imagen que los otros nos devuelven.

    • No coincidencia entre lo que yo deseo y lo que me devuelven.

    • No coincidencia entre lo que yo veo de mí y lo que yo deseo.

    Nuestra adaptación a estas clases de conflicto, tiene repercusiones en nosotros y en los que nos rodean, y su respuesta a su vez, en nuestra adaptación. La adaptación siempre entraña un cambio. Dado que Goldstein concibe a la persona y al entorno como un todo, el cambio, significa mejorar la capacidad de un cliente social para solucionar sus problemas. Esto es una experiencia de aprendizaje.

    Goldstein establece además cuatro etapas de aprendizaje que precisan de la superación de cada una para pasar a la siguiente:

    • Aprendizaje discriminativo:

    Es lo que da conciencia de nosotros mismos y del mundo que nos rodea, y perfecciona nuestra capacidad de prestar atención a cosas que son importantes para nosotros, y a seleccionar nuestras prioridades (saber qué son, en qué medio estoy y cuáles son mis necesidades).

    • Aprendizaje conceptual:

    Es el procedimiento de información mediante símbolos, ideas y categorías. Los conceptos no contienen solo información, sino que tienen significados personales y simbólicos. Aunque la mayor parte del aprendizaje conceptual proviene de las interacciones con otras personas (es transaccional e interpersonal), cada uno está limitado por sus propias perspectivas y premisas.

    El símbolo es personal porque depende de la estructuración del pensamiento de la experiencia particular, del entorno y de la cultura. Las personas poseemos estilos cognitivos particulares identificables, y hay elementos que obstaculizan la efectividad del aprendizaje cognitivo; entre ellos, las facultades inadecuadas causadas por un pensamiento y unas percepciones pobres, un grado intelectual insignificante y una inflexibilidad producida por bloqueos en determinadas pautas de comprensión.

    Para posibilitar el cambio, el trabajador social debe investigar aspectos relacionados con los dos aspectos anteriores, sobre los cuales es posible intervenir para alcanzar la resolución de problemas:

    • Las cogniciones de los usuarios en cuanto a ellos mismos y a su vida.

    • Las conceptualizaciones simbólicas sobre el mundo.

    • Sus deseos y expectativas.

    • La responsabilidad personal y el modo de explicar lo que pasa.

    • Su autoconcepto.

    • Cómo se sienten con su historia personal.

    • Aprendizaje de principios:

    Es la adaptación y acoplamiento del medio en el que vive el usuario. Es preciso identificarlo, discutirlo y analizarlo en un ambiente permisivo y de diálogo, para que puedan ser incorporados.

    • La resolución de problemas:

    Es el último nivel que posibilita el aprendizaje para la resolución de las dificultades que se encuentran en el entorno.

    3.3. ESTRATEGIAS COGNITIVAS:

    La premisa inicial es que lo que pensamos (cognición) determina lo que sentimos (gusto, disgusto, con manifestaciones fisiológicas) y lo que hacemos (nivel motor o comportamiento).

    Las estrategias para producir el cambio van a girar entorno a:

    • Crear un clima que favorezca y mejore el aprendizaje de los usuarios.

    • Eliminar los obstáculos que se opongan al aprendizaje.

    • Hacer que los usuarios modifiquen sus premisas y opiniones acerca de la realidad.

    En definitiva, cambiar la realidad que produce malestar, lo que se piensa y se siente, y actuar para el bienestar (actuar sobre el nivel cognitivo, fisiológico y motor).

    En el ámbito del Trabajo Social, no podemos olvidarnos del entorno siendo preciso tener cubiertas las necesidades básicas de comida, vivienda, etc... para poder trabajar otras bajo el modelo.

    Las estrategias cognitivas, ayudan a los usuarios a encontrar soluciones problemas relacionados con la concepción y comprensión del mundo. Tienen por objetivo ayudar al usuario a reconocer, cambiar y/o aceptarse a sí mismo ya su entorno en la medida de sus deseos.

    En algunos casos, puede ocurrir que no tengan suficiente conocimiento de sí mismos, de las cosas que los rodean, que interpreten equivocadamente lo que saben o razonen con poco conocimiento de causa. Las crisis y conflictos también interfieren en la capacidad para afrontarse a situaciones correctamente.

    • Reorientación conceptual o reestructuración cognitiva:

    Consiste en el cambio en la forma de pensar o ver una determinada situación con la apropiada información y apoyo, eliminando errores de pensamiento y falsas expectativas. Es la estrategia central del modelo en la que se pueden enmarcar todas las demás. Los errores de pensamiento o errores cognitivos ( pensamientos improductivos o erróneos) más frecuentes son:

    • Abstracción selectiva: fijarse solo en los aspectos negativos olvidando los positivos.

    • Expresiones desmedidas: utilizar adjetivos o expresiones desmedidas en relación a la situación o acontecimiento.

    • Generalización: pasar del hecho concreto a la totalidad, con expresiones como siempre, nunca, jamás, nada...

    • Catastrofismo: anticipar lo peor.

    Desmontar estos errores cognitivos, es lo primero para cambiar la situación.

    4. MODELO SISTÉMICO.

    Bajo este nombre se agrupan diferentes escuelas que fueron apareciendo en la breve historia del modelo. Aunque con la misma base teórica, cada una se centra en aspectos diferentes para l cambio:

    • Cambio de roles y reglas en el sistema.

    • Cambios en la estructura del sistema.

    • Cambios en los mitos del sistema.

    • Intervenciones sobre aspectos ecológicos

    • Etc.

    Supone un cambio importante respecto d los modelos anteriores:

    • No interesa la causa-efecto, sino la circularidad.

    • Totalidad frente al reduccionismo.

    • Interés por el presente, no por el pasado.

    • Interés por lo real, no por lo intrapsíquico.

    4.1. BASE TEÓRICA:

    La orientación sistémica, en su teoría, recoge elementos de otras disciplinas, con diferente peso según las escuelas:

    • Teoría general de los sistemas:

    De Ludwing Von Bertalanfy, de la década de los 40. este autor biólogo, estudiando a los seres vivos, se dio cuenta de que la organización de éstos podía generalizarse a otros sistemas, como el familiar o el social.

    Bertalanfy aporta conceptos como “organización”, “totalidad”, “interrelación” y “sistema”. Este último como conjunto de interacciones entre elementos que tienen una historia común. Sistema es, por tanto, una totalidad que funciona por la interdependencia de sus partes entre sí, y con otros sistemas que le rodean.

    • Teoría cibernética:

    Hace alusión a la estabilidad de los sistemas. Los sistemas evolucionan con el tiempo y buscan en los diferentes estados de complejidad por los que van pasando un equilibrio, porque tienden a la homeostasis.

    La homeostasis es la tendencia de todo sistema a permanecer estable y en equilibrio, buscando mecanismos autocorrectivos o de preservación en contra de los ataques externos. Los mecanismos que utilizan los sistemas para lograr la homeostasis pueden ser funcionales o disfuncionales.

    • Teoría de los tipos lógicos de Rusell:

    Define los diferentes niveles por los que pasa un sistema en su crecimiento o transcurso de su vida.

    El paso de un nivel a otro, aunque solo se trate de un elemento, afecta al sistema total, requiriendo transformaciones respecto del estado anterior; si éstas no se dan, el estado estable elegido será negativo y perjudicial para el sistema total, y para los elementos en particular.

    Ej: Evolución de un sistema familiar: matrimonio - nacimiento de los hijos - adolescencia - salida de los hijos de casa - etc.

    • Teoría de la comunicación:

    La teoría de la comunicación, es una base de apoyo importante en el modelo sistémico, en la medida en que la comunicación es la encargada del reparto de funciones, tareas y roles del sistema.

    Los fines y objetivos de los sistemas se realizan a través de atribuciones concretas: ser padre, ser hijo, ser trabajador, etc... y éstos mediante tareas y roles: trabajar, estudiar, ...

    La comunicación juega un papel de organizador de fines - objetivos, atribuciones y tareas, tan importantes para los sistemas.

    4.2. CONCEPTOS BÁSICOS:

    • Sistema: conjunto de interacciones entre elementos con historia común. Totalidad que funciona por la interrelación de sus partes entre sí y con otros sistemas que lo rodean.

    • Elemento: cada una de las partes de un sistema.

    • Homeostasis: tendencia de los sistemas a permanecer en equilibrio y estabilidad.

    • Totalidad: el sistema está regido por el principio de totalidad, cualquier cambio en un elemento implica a todas las partes. El todo es más que la suma de las partes, hay que observarlo en su totalidad ya que por separado nos daría una visión errónea del mismo.

    • Causalidad circular: no existe causa - efecto A=B, sino relación de circularidad

    A B

    • Reglas del sistema: todos los sistemas desarrollan reglas formales e informales para interactuar y desenvolverse; son las normas, valores, creencias, roles...

    • Ciclos vitales: los sistemas pasan por diferentes estadios a lo largo de su vida, los cuales reaccionan, cambian y se adaptan con nuevas normas y valores, volviendo a la homeostasis.

    • Síntoma: manifestación de malestar dentro de un sistema.

    • Persona identificada: persona dentro del sistema que manifiesta el síntoma.

    4.3. LA FAMILIA COMO SISTEMA:

    La familia es el sistema más y mejor conocido y del que participan más personas. Es un sistema dinámico, compuesto por otros subsistemas en constante interacción. Además, la familia está incluida en otros suprasistemas.

    La familia como sistema, se ve afectada por sus subsistemas y por el suprasistema circundante. Existe una continua entrada y salida de información.

    La familia tiene pasad, presente y futuro. Para llegar al futuro, la familia va creando nuevas normas que se adapten a la continua interacción sistémica.

    El foco de atención sistémico sobre la familia, se va a centrar sobre los siguientes aspectos:

    • Intercambios y transacciones internas.

    • Estructura que mantiene el sistema.

    • Reglas, normas y valores del sistema.

    • Tipo de comunicación.

    • Cambios producidos a lo largo del tiempo en la familia

    • Es decir, para el tratamiento, interesan todos los aspectos de comunicación interna y externa de la familia.

    La familia sana es aquella que permite el crecimiento de sus elementos, adaptándose a los diferentes niveles y etapas, sin perder la cohesión ni la homeostasis. Va cambiando sus normas y valores para adaptarse a los cambios.

    Las familias disfuncionales, cierran sus límites externos e internos para impedir el cambio, o son tan influenciables por lo externo que carecen de cohesión.

    La familia, desde el punto de vista sistémico, vive con oscilaciones periódicas pasando de la estabilidad a crisis de las que se recupera. La familia debe servir a sus miembros, al revés sería patológico.

    4.4. METODOLOGÍA SISTÉMICA:

  • Establecer el contacto terapéutico desde el primer momento.

  • Recoger la máxima información de la persona - familia - contexto:

    • Estructura familiar.

    • Límites familiares: flexibles, rígidos...

    • Aparición del síntoma: qué, cuándo, cómo, para qué...

    • Ciclo de la vida familiar en el que se encuentra.

    • Cambios realizados entorno a ese síntoma

  • Es preciso saber qué función cumple el síntoma y cómo afecta al sistema, qué pérdidas y ganancias produce. Toda esta información nos lleva a la hipótesis diagnóstica.

  • Diagnóstico sistémico: será global, incluyendo a todo el sistema.

  • Tratamiento: global, totalizador, posibilista y consensuado.

  • Las técnicas más empleadas serán:

    • Entrevista sistémica: globalizadora, circular, neutral, con reencuentros o connotaciones positivas.

    • Observación.

    • Tareas directas.

    • Paradojas.

    • Modelado.

    • Dramatización.

    • Etc.

  • LA ENTREVISTA SISTÉMICA:

  • Es la técnica soporte de toda la metodología de intervención sistémica.

    Haley, en su libro “Terapia para resolver problemas” distingue cuatro fases de la primera entrevista sistémica:

    FASE SOCIAL

    • Presentación.

    • Preguntas de identificación: nombre, apellidos, trabajo, estudios, edad, domicilio...

    • Tiene por objeto establecer la relación y rebajar los niveles de ansiedad del grupo o familia. El dialogo debe ser amigable.

    Objetivos: acomodar, empatizar, rebajar ansiedad, conocerse, relajar,...

    PLANTEAMIENTO O DEFINICIÓN DEL PROBLEMA.

    • Trata de establecer el propósito de la consulta.

    • Se comienza con una pregunta no dirigida: ¿qué les preocupa? ¿qué les trae a consulta?

    • Se trata de observar: quién toma la iniciativa, quién apoya, quién contradice, síntoma que relatan, etc.

    • A continuación se emplea la técnica de preguntas en estrella donde todos y cada uno de los participantes debe dar su opinión sobre lo dicho.

    Objetivos: conocer la visión familiar del problema, función del síntoma, posicionamiento familiar ante el síntoma.

    FASE DE INTERACCIÓN

    • Se trata de buscar interacciones y alianzas entre los miembros del grupo o familia mediante preguntas circulares y abiertas que involucren a varias personas: ¿qué piensa usted de lo que dijo “x”?, ¿qué crees que piensa tu madre cuando tu hermano...?, ¿cómo se siente cuando “x”...?, etc.

    Objetivos: conocer la estructura familiar, las alianzas, comunicación, roles...

    DEFINICIÓN DE LOS CAMBIOS DESEADOS

    • Técnica de pregunta en estrella: ¿en qué crees que te puede ayudar el trabajador social?, ¿qué tiene que cambiar para que la dificultad se resuelva?, etc.

    • Con las ideas que aporta la familia o grupo, se construyen las tareas.

    • En próximas entrevistas, se hablará de la realización de dichas tareas, de las resistencias, cambios... y nuevas tareas.

    Objetivos: dar esperanzas, repartir tareas, inducir al cambio...

    Requisito fundamental de la Teoría Sistémica: NEUTRALIDAD.

    En la primera entrevista se pretende:

    • Construir un sistema terapéutico, “enganchar”.

    • Conocer la situación general.

    • Conocer la función del síntoma.

    • Conocer la estructura que mantiene el síntoma.

    • Empezar el cambio.