Interpretación filosófica de la película La Naranja Mecánica

Filosofía contemporánea. Nihilismo. Autodestrucción. Inmoralidad. Violencia

  • Enviado por: Diego Lorca
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas

publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información


Interpretación filosófica de la película

“La Naranja Mecánica”

Mi trabajo lo realicé a partir de la película “La Naranja Mecánica”, que se desarrolla en los años 70. En ésta logré detectar ciertos elementos de la crisis de esa época. A partir de una perspectiva personal voy a analizar esta película y comentar mi visión sobre como se presenta esta crisis.

La película trata de Álex, protagonista y narrador el cual nos cuenta como transcurre parte de su vida donde ocurre un cambio radical en su forma de ser y actuar.

Forma parte de un grupo compuesto por cuarto jóvenes más, donde nuestro protagonista es el líder, dominante y atrevido. Es un grupo de drogadictos que se juntan todos los días en una especie de club donde venden extrañas sustancias mezcladas con leche. La droga comúnmente consumida por estos jóvenes les causaba un efecto donde se ponían extremadamente violentos, con una terrible necesidad de causar daños a personas ajenas, sólo por el hecho de divertirse. Viven en la noche asumiendo la vida como un juego ultraviolento, no hay orden ni moral que los rijan. No tienen razones para comportarse de esta manera pero su vida está eximida de toda norma del deber moral. Liberados de todo deber, todo es posible ya que no tienen metas. Aquí se presenta un aspecto importante del nihilismo, la vida no tiene sentido abriendo la posibilidad de verla como un juego ya que ninguna respuesta moral los satisface.

Razones para actuar así, tan violentamente jugando a vivir pero de forma que afecta a personas ajenas dañándolas, esto puede ser una respuesta del mundo hostil donde viven, donde existe una lucha de todos contra todos, haciendo sufrir a los demás y burlarse de ellos. Aquí hay una contradicción ya que Álex, el protagonista y líder del grupo trata los integrantes de éste de igual forma, impone su forma de pensar y de tomar decisiones, y estas deben ser acatadas.

Otro factor influyente de la forma de ser de Álex es la vida en familia que lleva, vive con sus padres en un barrio de clase media-alta donde ellos no tienen ninguna participación en la vida del protagonista, están alejados de su mundo y no tienen noción de qué es lo que le pasa y lo que hace, no se esmeran en saberlo, ni preocuparse por él. Cada uno vive en su mundo y no hay interés por el que está al lado.

La música es un factor importante, envuelve estas escenas de maldad intolerable, música clásica, esencialmente Beethoven. Hacen ver las escenas de una manera distinta, más fuertes y como si la música incentivara a los protagonistas a ser violentos con mayor intensidad. El protagonista es amante de la música y admirador de Beethoven, ésta lo traslada a vivir momentos de imaginación donde hay escenas de violencia, fin del mundo, muerte.

Se pueden detectar aspectos nihilistas, desde mi perspectiva veo que estos jóvenes actúan de esta forma ya que se dieron cuenta que la vida no tiene sentido alguno, llegaron a la constatación que las metas alguna vez propuestas no se realizarían, sospecharon que la vida es un absurdo y que no hay ningún sentido de la existencia. Los valores supremos se desvalorizan y su forma de reaccionar frente a esto fue tomando la vida como un juego, dejando de suponer que la vida es un todo sistemático, que la existencia supone un orden y que el devenir es una totalidad organizada. Se saltaron la etapa que plantea Nitzche en el nihilismo, la etapa de sentirse pesimista, “que se les tambalee el piso” cuando entre la sospecha que no hay metas ni utopías. Se dieron cuenta que esto significaba que estaban liberados de toda obligación y se dedicaron a jugar, pero con la diferencia que su juego es violento, inmoral y daña a las demás personas que no están presentes en este juego.

Otro aspecto nihilista es la droga que se presenta en continuamente en la película, símbolo de autodestrucción y tal vez símbolo de no querer asumir la no-existencia de las categorías; metas, fila, verdad y orden.

Los amigos y compañeros de juego de Álex cansados por la subordinación, por ser dominados y motivo de burla se tienden una trampa donde nuestro protagonista cae preso. Pero aquí no termina la inmoralidad, que está presente también al otro lado de la sociedad. Álex, después de estar dos años en la cárcel es elegido para ser sometido en una técnica experimental como conejillo de Indias. Lo introducen en un nuevo tratamiento, “Tratamiento Ludovico”, el cual asegura que cambia la vida a las personas, cambia la maldad por la bondad, y que los hombres salen al mundo totalmente renovados.

El objetivo de este tratamiento es restaurar la ley, dar la tranquilidad a las calles, dejar atrás el problema de la criminalidad.

El tratamiento consistía en que después de cada comida le inyectan una droga, además lo hacen ver diariamente un par de películas con mucha violencia. Lo ponían amarrado a una camisa de fuerza y con unas tenazas en los párpados para que no cerrara los ojos. Álex al principio disfrutaba viendo estas películas, pero poco a poco este sentimiento de satisfacción se tornaba en extraños dolores físicos acompañados de ganas de vomitar. La droga le causaba este efecto, donde el protagonista sentía una parálisis de muerte, junto a un profundo sentimiento de terror e impotencia. Sus asociaciones de gratificación entre su catastrófico medio ambiente experimentado y la violencia que ve en las películas, provocarían más tarde un efecto de dolor físico ante cualquier sentimiento violento o de tener actos sexuales.

Sin planearlo, acondicionó a Álex contra la música, específicamente la novena sinfonía de Beethoven, favorita del protagonista.

De la noche a la mañana, Álex sale en libertad y se da cuenta que el mundo no ha cambiado, en el sentido de la pérdida y erosión del principio de la realidad y la carencia de verdades.

Sus padres le tienen miedo, no lo dejan vivir con ellos, sus antiguos amigos ahora son policías, mostrándonos nuevamente que no existe ningún orden ni sentido común. Esto llega a ser desmesuradamente patético; cómo uno puede sentirse seguro, si la policía que supone ser seguridad, son sus antiguos amigos que han causado tanto daño y son unos criminales.

Álex se encuentra con ellos, quienes lo golpean abandonándolo maltrecho. Este en busca de ayuda llega a una casa que en el comienzo de la película había atacado. Al principio no lo reconocen y lo tratan bien con el fin de desprestigiar al gobierno.

En estas instancias de la película nos cambia el sentimiento de repudio que tenemos hacia el protagonista, que se ha convertido en una víctima de la edad moderna, usado con fines políticos.

Obligado a escuchar la novena sinfonía de Beethoven llegó un momento que el malestar que sentía era tan brutal que no le quedó otra salida que intentar suicidarse, sin éxito.

Fue el gobierno quien lo llevó a este punto, utilizando medios inhumanos para conseguir una reforma social.

La inmoralidad, la apatía hacia lo que le sucede al prójimo está presente en esta película.

Los resultados del tratamiento realizado en Álex son igualmente inmorales a su comportamiento en el comienzo de la película. La intención de actuar violentamente es acompañada de dolores físicos, para contrarrestar éstos el sujeto cambia a una actitud completamente opuesta. Esto elimina las posibilidades de escoger y cuando un hombre no puede escoger, deja de serlo. El interés propio, el miedo al dolor físico lo lleva a actos grotescos de humillación viéndose claramente la insinceridad. Deja de ser un malhechor pero también deja de ser una criatura capaz de selección moral.

Al gobierno no le concierne el sentido de ética moral, ni los motivos, su objetivo es disminuir el crimen, obtener la reelección y atraer al pueblo con actos inhumanos. En esta búsqueda el gobierno pierde y no gana la vida, se queda en la nada.

En fin, la película nos muestra un aspecto clásico del nihilismo con factores tales como; la droga, símbolo de autodestrucción, la inmoralidad presentada por todos los lados de la sociedad, la apatía hacia la gente que nos rodea y como respuesta a un mundo sin sentido, sin metas ni verdades, la violencia.