Interculturalidad

Globalización. Diferenciación social. Identidad

  • Enviado por: Daniela Vega
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 3 páginas

publicidad

Trabajo de la Interculturalidad

¿Qué es la interculturalidad? .Esta pregunta nos deriva a pensar muchas definiciones, sin embargo nos quedaremos con una: la coexistencia de culturas diversas, o códigos diversos en un mismo lugar y que comparten muchas personas con distintos intereses y posiciones sociales. La interculturalidad es la expresión de una realidad social compleja, en que los sujetos deben convivir entre una diversidad de códigos, una multiplicidad de lenguajes.

Quiero tomar el fenómeno de la Globalización para dar un contexto a la “interculturalidad” por 2 razones: la primera, porque me parece que la globalización es lo más reciente a mi experiencia particular, como “hija de la modernidad” y de esta racionalidad occidental que nos plantea Max Weber. Creo que soy, un elemento más de esa realidad social y que construyo sentido como atriz de este proceso.Por esta razón, me identifico insertada en un mundo con muchisimas herramientas para comunicarse y para construir realidad intersubjetiva entre todos. Y segundo, porque creo que es importante tratar la globalización no sólo como un proceso económico sino que como un proceso social que va mucho más alla de simples cifras macroeconómicas que aparecen en el diario.La globalización es, creo ,el último eslabón de la expansión de la racionalidad occidental (¿ahora irracionalidad?) por lo que influye en todos los aspectos de la vida de las personas, como nos propone Marcuse: una unidimensialización de esta racionalidad en la vida moderna .

En una exhaustiva búsqueda por internet encontré una definición del proceso globalizador: “la globalización no es una ideología, no es una panacea, no es una no-panacea, no es una moda, es más bien, un contexto complejo y casi totalizador en el que estamos irremediablemente inmersos ni siquiera por nuestra voluntad”. Este enfoque demuestra lo coercitivo que puede ser este proceso, el cual, no respeta fronteras, ni a las personas, simplemente se desarrolla y las personas debemos adecuarnos a él, creando mecanismos adaptativos a los nuevos códigos y a la tranformación de los antiguos.

Como mencioné anteriormente, la Globalización no sólo implica el aspecto económico y tecnológico, sino que también posee esta cara de Interculturalidad. Al mismo tiempo, esta globalización no supone inevitablemente “uniformidad”, ejemplo claro de ésto son las reivindicaciones identitarias de grupos indígenas en todo el planeta. Esto podría ser hasta contradictorio con los fenómenos de mundialización, sin embargo, es casi indiscutible que “la época actual transcurre bajo el doble signo de la armonización y la disonancia. Nunca los seres humanos han tenido tantas cosas en común, tantos conocimientos comunes, tantas imágenes y palabras,nunca han compartido tantos instrumentos, pero ello mueve a unos y a otros a afirmar con más fuerza su diferencia.”. “En realidad si afirmamos con tanta pasion nuestras diferencias es precisamente porque somos cada vez menos diferentes”.

Es innegable que estas reivindicaciones identitarias poseen algo más profundo que reacciones violentas en contra la propiedad pública (en el caso de grupos mapuches en nuestro país), sino que demuestran su descontento por su marginalidad, por su no integración a esta modernidad. Ellos tambien son parte de esta interculturalidad en que vivimos, ellos nos entregan su cultura, nuestra identidad como chilenos mestizos tiene como base su sangre, pero ¿su cultura tiene el mismo valor que la nuestra? ¿existe un consenso en que ambas culturas son importantes para tener claro nuestro origen?. La verdad es que no, ya que siempre ha existido una negación de la cultura original, ha existido una cultura “dominante” y expansiva que ha tratado de apagar a la otra mediante coerción y desintegración, ¿es posible una interculturalidad pacífica en estas condiciones?. Al existir interculturalidad ¿hay una valoración equivalente por cada cultura distinta que participa del todo?.

Tal como la idea de “diferenciación social” de weber,en que las distintas esferas de la ciencia poseen valores distintos y muchas veces contradictorios, ¿hasta qué punto son antagónicos? ¿es posible que lleguen a un acuerdo de valores?. Esta diferenciación social es la que se expresa en la interculturalidad, en la que el hombre vive en distintas esferas, pasa de una a otra, cambia de valores constantemente, y no puede decir que sólo una realidad es la verdadera ya que todas forman parte de su vida cotidiana. El hombre crea cultura de acuerdo a un sentido que aplica en cada situación de su vida particular. Y es esta vida cotidiana en la que el hombre utiliza el lenguaje para expresarse...¿acaso al vivir el hombre en una interculturalidad posee lenguajes diversos?. De hecho así es : nos movemos entre distintas realidades, entre los lenguajes de las distintas esferas del saber, siempre -segun Berger y Luckmann- tomando al lenguaje de la vida cotidiana como referencia. Traduciendo lo “no cotidiano” a lo “cotidiano”...¿Es posible decir que vivimos una vida cotidiana intercultural en un espacio y tiempo determinados?

Es cierto, que en nuestra vida cotidiana, vivimos insertos en un sistema organizado, como lo puede ser la fuente laboral, el sistema educacional u otro tipo de organización, con una burocracia y una normativa especifica que regule los precedimientos, pero al mismo tiempo, constantemente estamos relacionándonos con personas distintas, y nos llegan estímulos e influencias a través de los medios de comunicación que nos llevan a otras partes del mundo, que nos hacen conocer realidades muy distintas a las nuestras locales. Vivimos en un constante mestizaje, y es éste mestizaje lo que conforma la dinámica de la interculturalidad de la que somos parte viva actualmente.

Es por esto que debemos tomar a la cultura como un proceso cambiante, complejo y creativo. Esta visión proporciona al hombre moderno de una mayor capacidad de adaptación a la nueva realidad compleja, que la visión que poseen algunas políticas escencialistas de la cultura, que ven en ella un fenómeno fijo e innmutable. Es con esta última percepción de cultura que nos podemos explicar la discriminación, xenofobia y el genocidio de minorías culturales, las cuales son ,desde el punto de vista del xenofóbico, “dañinas” y “anormales” para la cultura “pura”, la cultura dominante. ¿Hasta qué punto podemos decir que existe una cultura “pura” y dominante si desde el siglo XV (descubrimiento de América como referencia) y desde quizás mucho antes, se produce en el mundo un mestizaje continuo, un intercambio cultural que ha afectado a la vida social de todos los países?

Es por ello que la interculturalidad implica que no existen “mayorías” ni “minorías” culturales, sino que hay una coexistencia de distintos tipos de expresión cultural, ya que este medio social complejo nos entrega las suficientes herramientas -a través de procesos de socialización, primarios, secundarios- las cuales nos proveen de una capacidad adaptativa, nos proveen de una capacidad de movilizarnos dentro de una realidad intercultural e intersubjetiva, en la que las relaciones con otros son determinantes para nuestro aprendizaje y nuestro mestizaje constante. Y no olvidemos, que el desarrollo tecnológico ha permitido un explosivo aumento de mecanismos para comunicarnos como lo es la internet, la gran red globalizadora. El problema es ¿hasta que punto nos sentimos realmente comunicados?. La técnica ha resuelto el problema mecánico, pero ¿ está el hombre tan evolucionado (y en un grado equivalente en distintas partes del mundo ) como para saber utilizar esta tecnología con fines humanizantes? ¿está el hombre preparado para vivir en esta interculturalidad sin volverse aun más irracional?.

¿Qué sucede con las crisis de sentido que vive en hombre posmoderno?... ¿Qué sucede con la identidad?..¿acaso poseemos tambien una identidad compleja, tal como lo es el medio? ¿hasta qué punto el hombre puede adaptarse y abarcar la realidad compleja de la interculturalidad? ¿Es realmente posible vivir en esta interculturalidad y participar en el juego de la diversidad con tanta soltura? ¿Es esta una etapa más de la evolución del Hombre como un ser social?. Son todas preguntas que sólo el hombre puede responder, a mi juicio , reflexionando y parando por un momento la gran máquina para mirarse al espejo.

Albergo Acosta, http://exporingecuador.com/temas/old2.htm

Amin Maalouf, “Identidades Asesinas” (1999)