Inteligencia

Psicología. Conductas humanas. Aptitudes psicológicas. Tests. Teorías del procesamiento de la información. Inteligencia emocional. Etapas del desarrollo. Piaget. Polémica herencia-ambiente

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 14 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información


¿QUÉ ES LA INTELIGENCIA?

EVALUACIÓN DE LA INTELIGENCIA

INTELIGENCIAS MÚLTIPLES

TEORÍAS DE PROCESAMIENTO DE LA INFORMACIÓN

INTELIGENCIA EMOCIONAL

ETAPAS DEL DESARROLLO DE LA INTELIGENCIA

POLÉMICA HERENCIA-AMBIENTE

'Inteligencia'

La inteligencia es un concepto científico, es decir, algo que se deduce de la observación de la conducta de las personas y se somete a los métodos de cualquier ciencia empírica.

No hay un criterio absoluto sobre lo que pueda ser el concepto inteligencia. Pero lo que si conocemos, por pura observación, es que las personas no resuelven con igual efectividad situaciones o problemas que consideramos intelectualmente exigentes, como encajar las piezas de un puzzle, resolver un crucigrama o calcular mentalmente a cuantas euros equivale el 17 por 100 de descuento anunciado en un producto de limpieza nuevo en el mercado.

Asimismo podemos decir que la inteligencia es una capacidad mental muy general que, entre otras cosas, implica la aptitud para razonar, planificar, resolver problemas, pensar de modo abstracto, comprender ideas complejas, aprender con rapidez y aprender de la experiencia.

Las primeras definiciones de la inteligencia fueron formuladas en el siglo XIX por Francis Galton, quien dijo que la inteligencia es una aptitud cognitiva general que determina el éxito o fracaso de un sujeto ante cualquier tarea. Siguiendo esta definición, naturalmente, cualquier tipo de tarea dirigida a mejorar los potenciales cognitivos seria vana.

A comienzos del siglo XX, el foco de atención se centró en lograr instrumentos que midieran las diferencias de inteligencia . El primer autor que destacó en este sentido fue James Mc.Keen Cattell (1860-1944), quien desarrolló una batería de test para evaluar la inteligencia en las personas, y fue pionero en el uso del concepto de prueba mental.

Otro autor, fue Alfred Binet que argumentaba que no se puede dar una sola definición de inteligencia, sino que deben sumarse las diferentes aptitudes mentales. Aunque Binet no negaba la influencia de los factores genéticos, consideraba también la influencia social. Así, pensaba, que los sujetos poco inteligentes padecían un retraso en su desarrollo ( el conocido como retraso mental)

El mayor avance de esos investigadores lo supuso la creación del concepto de edad mental, es decir, la edad cronológica que corresponde a un nivel característico de rendimiento.

Asimismo Stern formuló el concepto de cociente intelectual, que es el resultado de dividir la edad mental, entre la edad real y multiplicar el resultado por 100.

Siguiendo los pasos de Binet, Charles Spearman (1863-1945) estaba de acuerdo, en que la inteligencia no podía ser tomada como una cualidad general, sino que debía ser definida en función de dos factores primarios, de los que dependen todos los demás. De esta forma defendió una teoría bifactorial en la que existe un factor “g”, la inteligencia general (capacidad de establecer, crear y aplicar relaciones entre los conocimientos adquiridos a un nivel abstracto), y factores “s”, habilidades y capacidades responsables de las diferencias entre puntuaciones en diferentes tareas.

Posteriormente, Thurstone, en 1938, sostuvo también que la inteligencia no puede concebirse como un concepto unitario, restó importancia a un factor general, y valoró sin embargo, las capacidades más específicas, añadiendo que la inteligencia estaría formada por siete factores o aptitudes mentarles primarias:

  • Comprensión Verbal: Es la capacidad para comprender material verbal, donde los test más usados son los de vocabulario y comprensión lectora.

  • Fluidez Verbal: Consiste en la producción de palabras, sentencias y textos, por ejemplo, recordar palabras que comiencen por la letra A en un tiempo determinado.

  • Habilidad Numérica: Realizar cálculos numéricos y resolver problemas simples, con rapidez y precisión.

  • Memoria: Aptitud que supone en el recuerdo de series de palabras, letras, números o rostros. Se mide repitiendo palabras, números, etc. Mide la memoria a corto plazo.

  • Rapidez Perceptiva: Esta aptitud implica el reconocimiento rápido de letras y números y en la capacidad de señalar semejanzas y diferencias entre distintos dibujos.

  • Visualización Espacial: Consiste en la visualización de formas, rotación de objetos y tareas en las que se necesita encajar las piezas de un puzzle.

  • Razonamiento Inductivo: Esta aptitud implica la capacidad de razonar a partir de lo particular para llegar a lo general. Se mide con test de series de letras, serie de números y clasificación de palabras. Es la capacidad de ir de lo concreto a lo general.

El concepto científico “inteligencia” se deriva de una observación sistemática del comportamiento de la gente. Comprende tres fases:

  • El método más óptimo para comprender un concepto científico como la inteligencia consiste en comparar rigurosamente el comportamiento de distintas personas en situaciones que consideremos intelectualmente exigentes.

  • Las personas, como sucede con las cosas, se conocen por sus propiedades. Estas propiedades de la inteligencia se pueden descubrir a través de la observación de distintas personas actuando en distintas situaciones

  • Las comparaciones, entre personas pueden hacerse, a la larga, entre una persona en concreto y un determinado grupo humano.

Un test es un instrumento utilizado para medir la inteligencia y está constituido por una serie de preguntas o tareas que se administran ha individuos para comprobar si poseen una capacidad o un conocimiento determinado.

Los psicólogos han creado diferentes test para medir la inteligencia y otras capacidades, por lo que hay múltiples test con el objetivo de medir el CI (cociente intelectual).

Los test no son artículos de fe, son indicadores de inteligencia que debemos saber interpretar mediante el análisis factorial, que es un proceso matemático para simplificar una matriz de correlaciones entre variables en unos pocos factores compartidos por todas ellas.

No hay acuerdo en lo que se refiere a la medición de la inteligencia. Algunos psicólogos defienden la validez de los test porque son buenos predictores del aprendizaje académico.

Una de las críticas más comunes es estas pruebas basadas en la psicometría se preocupan de un campo muy pequeño del pensamiento humano centrándose solamente en el lenguaje y las matemáticas.

Una de las pruebas más importantes fue diseñada por David Wechsler conocida como Escala de Inteligencia Wechsler para Adultos (WAIS-R). También existe una versión para niños. El WAIS es un test construido para evaluar la inteligencia global de individuos entre 16 y 64 años, de cualquier raza, nivel intelectual, educación, orígenes socioeconómicos y culturales y nivel de lectura. Es individual y consta de dos partes: una verbal, compuesta por definiciones y comprensión de conceptos; y otra no verbal, que consiste en armar objetos pequeños y ordenar imágenes en una secuencia lógica. Cada una de estas partes está formado por varios subtes, hay un total de 11 pruebas.

Howard Gardner define la inteligencia como la capacidad de resolver problemas o elaborar productos que sean valiosos en una o mas culturas.

La importancia de la definición de Gardner es doble:

  • Amplia el campo de lo que es la inteligencia y reconoce lo que ya se pensaba que es que la brillantez académica no lo es todo. A la hora de desenvolvernos en la vida no basta con tener un gran expediente académico. Triunfar en los deportes o en los negocios requiere ser inteligente, pero en cada campo utilizamos un tipo de inteligencia distinto, que uno no es mejor que el otro , aunque si que se valora mucho más la inteligencia lógico-matemática y la inteligencia lingüística. Por ejemplo, Einstein no es más inteligente que Raúl González Blanco.

  • Gardner define la inteligencia como una capacidad. Hasta hace poco tiempo la inteligencia se consideraba algo innato e inamovible. Al definir la inteligencia como una capacidad, Gardner la convierte en una destreza que puede ser desarrollada. Gardner no niega la importancia de la genética sobre la inteligencia. Todos nacemos con unas potencialidades marcadas por la genética. Pero esas potencialidades se van a desarrollar de una manera o de otra dependiendo del medio ambiente, experiencias vividas, la educación recibida, etc.

  • Gardner rechaza la idea de una inteligencia unitaria. Al igual que hay muchos tipos de problemas por resolver, también hay muchos tipos de inteligencia.

    Howard Gardner y su equipo de la Universidad de Harward han identificado ocho tipos distintos:

    • Inteligencia lógica-matemática: Capacidad de resolución de problemas y el pensamiento abstracto. Este tipo de inteligencia es frecuente en matemáticos, científicos y filósofos.

    • Inteligencia lingüística: Es la capacidad de utilizar palabras de manera efectiva, en forma oral o escrita. Incluye la habilidad en el uso de la sintaxis, fonética, semántica y los usos pragmáticos del lenguaje. Alto nivel de esta inteligencia se ve en escritores, poetas, periodistas, políticos.

    • Inteligencia espacial: Es la capacidad de pensar en tres dimensiones. Es la habilidad para percibir el mundo, transformar las imágenes visuales o espaciales y recrear experiencias incluso en ausencia de estímulos físicos. Presente en ingenieros, pilotos, escultores, cirujanos, jugadores de ajedrez, arquitectos, etc.

    • Inteligencia musical: Es la capacidad de percibir, discriminar, transformar y expresar las formas musicales. Saber escuchar y juzgar. Incluye la sensibilidad al ritmo, al tono y al timbre. Está presente en compositores, directores de orquesta, críticos musicales, músicos y oyentes sensibles.

    • Inteligencia corporal-cinética: Es la capacidad para usar todo el cuerpo en la expresión de ideas y pensamientos, y la facilidad en el uso de las manos para transformar elementos. Incluye habilidades de coordinación, destreza, equilibrio, como la capacidad cinestésica la percepción de medidas y volúmenes.

    • Inteligencia naturalista: Es la capacidad de distinguir, clasificar y utilizar elementos del medio ambiente, objetos animales o plantas. Tanto del ambiente urbano como suburbano o rural. Incluye las habilidades de observación, reflexión y cuestionamiento de nuestro entorno. La poseen en alto nivel la gente del campo, botánicos, cazadores. Por ejemplo, Darwin.

    • Inteligencia interpersonal: Capacidad de comprender a los demás: cuales son sus motivos, cómo trabajar y cooperar con ellos: Presente en antropólogos, profesores. Por ejemplo Gandhi.

    • Inteligencia intrapersonal: Capacidad de percibir los propios sentimientos y el estado de ánimo. Incluye la autodisciplina , autocompasión y la autoestima. Se encuentra muy desarrollada en psicólogos, psiquiatras y filósofos. Por ejemplo Sigmund Freud.

    Estas inteligencias trabajan en combinación y son necesarias para explicar cómo los seres humanos adoptan diversos roles. Todos tenemos las ocho inteligencias en mayor o menor medida.

    La psicología cognitiva concibe la mente como un sistema de procesamiento de información simbólica. Estudia los procesos cognitivos que un individuo utiliza cuando ejecuta una tarea, problema o se enfrenta a determinadas situaciones.

    La inteligencia está formada por aspectos componenciales, experienciales y contextuales. Los recursos inteligentes no son elementos individuales para poder explicar el funcionamiento inteligente, sino que interactúan con elementos del entorno y de la experiencia vivida.

    La inteligencia componencial es la capacidad de procesar la información, pensar de forma crítica y analítica, planificar y evaluar estrategias. Es la habilidad de la persona para aprender a hacer cosas nuevas, adquirir nueva información, asimilar el conocimiento explícito que se enseña en la escuela, almacenar y recuperar esa información y llevar a cabo tareas de forma rápida y efectiva.

    La inteligencia experiencial es la capacidad para afrontar tareas novedosas, formular nuevas ideas y combinar experiencias. Se basa en la experiencia vivida, es automática y está relacionada con las emociones y la personalidad. Se basa en aquellos pensamientos que aparecen en nuestra mente de manera automática ante cualquier acontecimiento de nuestra vida.

    La inteligencia contextual es la habilidad de la persona para emplear sus conocimientos prácticos y su sentido común , así como adaptarse al ambienten llegando a reformar el entorno para acomodar a él sus posibilidades y minimizar sus defectos. Implican la adaptación , selección o modificación del medio ambiente individual.

    Goleman define la inteligencia emocional así: “ es una forma de interactuar con el mundo que tiene muy en cuenta los sentimientos y engloba habilidades tales como el control de los impulsos, la autoconciencia, la motivación, el entusiasmo , la perseverancia, la empatía, la agilidad mental, etc. Ellas configuran rasgos de carácter como la autodisciplina, la compasión o el altruismo, que resultan indispensables para una buena y creativa adaptación social.”

    En la inteligencia emocional se contemplan cinco habilidades:

    • Percepción y expresión emocional: Se trata de reconocer de manera consciente qué emociones tenemos, identificar qué sentimos y ser capaces de verbalizarlas. Una buena percepción, significa saber interpretar nuestros sentimientos y vivirlos adecuadamente, lo que nos permitirá estar más preparados para controlarlos y no dejarnos arrastrar por los impulsos.

    • Facilitación emocional: o capacidad para producir sentimientos que acompañen nuestros pensamientos. Si las emociones se ponen al servicio del pensamiento nos ayudan a tomar mejor las decisiones y a razonar de forma más inteligente. El cómo nos sentimos va a influir decisivamente en nuestros pensamientos y en nuestra capacidad de deducción lógica.

    • Comprensión emocional: Hace referencia a entender lo que nos pasa a nivel emocional, integrarlo en nuestro pensamiento y ser conscientes de la complejidad de los cambios emocionales. Para entender los sentimientos de los demás, hay que entender los propios. Cuáles son nuestras necesidades y deseos, qué cosas, personas o situaciones nos causan determinados sentimientos, qué pensamientos generan las diversas emociones, cómo nos afectan y qué consecuencias y reacciones propician. Empatizar supone sintonizar, ponerse en el lugar del otro, ser consciente de sus sentimientos. Hay personas que no entienden a los demás no por falta de inteligencia, sino porque no han vivido experiencias emocionales o no han sabido gestionarlas.

    • Regulación emocional: o capacidad para dirigir y manejar las emociones de una forma eficaz. Es la capacidad de evitar respuestas incontroladas en situaciones de ira, provocación o miedo. Supone también percibir nuestro estado afectivo sin dejarnos arrollar por él, de manera que no obstaculice nuestra forma de razonar y podamos tomar decisiones de acuerdo con nuestros valores y las normas sociales y culturales.

    • Iniciativa y perseverancia en los proyectos elegidos.

    Estas cinco habilidades están ligadas entre sí en la medida en que es necesario ser consciente de cuáles son nuestras emociones si queremos vivirlas adecuadamente.

    Puesto que he escogido a Piaget para elaborar esta parte del trabajo, convendría conocer alguna de la terminología empleada por el ,existen un cierto número de conceptos que utiliza relacionados al funcionamiento y cualidades de la inteligencia.

    • Los esquemas: Estos son una sucesión a las cuales se las ha establecido una organización, estos se adquieren según la experiencia del individuo, por lo que lo normal es que estos a medida que un niño va creciendo sus esquemas vayan haciéndose mas complejos, pasan de ser esquemas de acción, a esquemas de representación ,así van apareciendo nuevos, o modificándose.

    • Adaptación: La inteligencia deriva de la adaptación al ambiente, esto consta de dos procesos. El ser vivo tiende a asimilar el medio a su organismo y a su modo de pensar, a esto hay que añadir también la capacidad de autorregulación de su modo de ser en relación a su entorno, esta cualidad no es nata sino que la desarrolla el ser vivo.

    • Acomodación. Este es el proceso de cambios en su estructura de pensamiento, estos cambios en los esquemas son debidos a la experiencia que se va obteniendo del entorno.

    • Organización. Esto quiere decir que el pensamiento se va organizando para adaptarse a las circunstancias.

    • Estadio. Son las etapas de las que consta el pensamiento, estas se van sucediendo a medida que el pensamiento madura.

    A la hora de hablar sobre el mecanismo de la inteligencia hay que tener en presente una figura clave en este campo, Jean Piaget (1896.1980), autor de La psicología de la inteligencia (1947) y El cimiento de la inteligencia del niño(1948), donde explica la constitución de la inteligencia humana.

    Piaget desarrolló la teoría del mecanismo de funcionamiento de la inteligencia , donde afirma que esta es producto de proceso de interacción con el entorno, que la proporcionan experiencia.

    Entrando en el campo del desarrollo cognitivo de los niños, Piaget distingue una serie de etapas en este proceso, esta son las siguientes:

    1.Inteligencia sensorio motriz(0-2 años).Un recién nacido solo posee los actos reflejos, estos aparecen como respuesta a su nuevo entorno, por lo que son innatos.

    Mas adelante los reflejos se van estructurando formando hábitos, el niño ya puede distinguir la figura de sus padres, y empieza a coger los objetos que percibe. Pero es mas adelante cuando aparece la inteligencia sensorio motriz, pudiendo ya manipular los objetos, y no solo eso , sino que entorno a los dos años, el niño ya es consciente de la existencia de personas , aunque no estén presentes.

    2.Inteligencia pre-operativa.( 2 a 6-7 años).A esta edad el niño comienza a representar su entorno, usar palabras , imágenes, sonidos y otros símbolos para referirse a los objetos que le rodean, esta representación comienza con la imitación, el niño imita las cosas de su entorno y además de esta , el dibujo los juegos y sobre todo las palabras ayudan su función representativa, con el uso del lenguaje, el niño empieza a concienciarse de lo que hace y de lo que hará.

    Hay que añadir que en estas edades el niño tiende a concebir todos los objetos como seres vivientes, además hay que destacar el egocentrismo propio de esta época, ya que para el solo existe su propio punto de vista.

    3.Operaciones concretas(7-11 años). En esta etapa ,el niño empieza a relacionar objetos por su forma y color permitiendo la elaboración de esquemas, además ya hará operaciones concretas con los objetos que percibe y manipula. Aumenta el nivel de observación del entorno, realizando operaciones mentales de los objetos concretos.

    4.Operaciones formales(12-16 años). La adolescencia es una época de reflexión ,hay que destacar en esta etapa la aparición del pensamiento abstracto, esto le permite reflexionar con cosas que no estén atadas a lo material, conceptos, de este modo puede elaborar teorías mediante el uso de hipótesis , las cuales puede elaborar y verificar, así pues se dice que el adolescente crea una gran cantidad de pensamientos que organiza en esquemas de gran complejidad.

    Este cambio de punto de vista tan brusco en la adolescencia provoca un choque con el entorno, ya no solo se piensa en lo que hay enfrente como los niños, sino en lo que habrá, podría o debería haber.

    Conocer las claves biológicas y ambientales de la diversidad de conductas humanas constituye uno de los asuntos mas difíciles de resolver para la ciencia. Existen distintas posturas que son:

    GENETISTAS: Según la teoría genética, cada individuo nace con unas capacidades generales heredadas, completamente fijas y estables. Los genetistas basan sus investigaciones en estudios realizados mediante el seguimiento de la evolución de una saga familiar o bien la evolución de gemelos, pero ambas pruebas son muy discutibles.

    AMBIENTALISTAS: Según esta teoría la inteligencia no se hereda como el color de los ojos, ni es igual al CI, sino que es producto de la interacción herencia-ambiente. Investigan las influencias de la familia, la experiencia o la cultura en la conducta inteligente.

    Psicología bachillerato, McGraw hill

    Psicología de las diferencias individuales, teoría y práctica, psicología pirámide, B. Roberto Colom Marañon.

    Psicología Bachillerato, Almendra editorial, Jesús Ramírez Cabañas

    www.galeon.com/aprendraaprnder/intmultiples.htm

    www.revistaconsumer.es