Inteligencia emocional

Psicopedagogía. Emociones. Educación. Cine y psicología. Estado de la cuestión. Coeficiente intelectual. Autocontrol. Automotivación. Empatía

  • Enviado por: Nats
  • Idioma: castellano
  • País: Costa Rica Costa Rica
  • 75 páginas
publicidad
cursos destacados
Técnico Superior en Intervención Social con Mujeres Inmigrantes
Cavida Formación
Debido a la creciente inmigración vivida en España durante los últimos años han surgido nuevas necesidades, siendo...
Solicita InformaciÓn

Máster en Inmigración y Mediación Intercultural
Ibecon
Requisitos académicos para acceder: mayores de 18 años
Solicita InformaciÓn

publicidad

UNIVERSIDAD DE COSTA RICA

ESCUELA DE ESTUDIOS GENERALES

CURSO INTEGRADO DE HUMANIDADES I

CONTROL DE LAS SITUACIONES PRESENTADAS EN LA PELÍCULA “LA VIDA ES BELLA” POR EL PERSONAJE DE GUIDO OREFICE POR MEDIO DE UN ALTO COEFICIENTE DE INTELIGENCIA EMOCIONAL.

TABLA DE CONTENIDOS

TÓPICOS

PÁGINA

Dedicatoria……………………………………………………………………….

4

Introducción……………………………………………………………………..

5

Problema……………………………………………………...............................

7

Hipótesis………………………………………………………………………..

7

Objetivos……………………………………………………..............................

8

Esquema capitular………………………………………………………………

9

Estado de la Cuestión…………………………………………………………..

10

Marco Teórico………………………………………………………………….

25

Inteligencia………………………………………………………………..

25

Las Emociones…………………………………………............................

32

Inteligencia Emocional……………………………………………………

38

1- Inteligencia personal…………………………………………………….

39

a. Conciencia en uno mismo…………………………………………..

39

b. Autocontrol…………………………………….................................

39

c. Automotivación……………………………………………………..

40

2- Inteligencia Interpersonal………………………………………………

48

a. Empatía…………………………………………………………….

48

b. Habilidades sociales……………………………………………….

48

Educación Emocional…………………………………………………….

50

Cine……………………………………………………………………….

57

Marco Histórico………………………………………………………………...

59

Metodología…………………………………………………………………….

65

Referencias Bibliográfícas……………………………………………………...

67

Anexos………………………………………………………………………….

72

Una vida es una obra de teatro que no permite ensayos...

Por eso: canta, ríe, baila, ama...

¡Y vive intensamente cada momento de tu vida...!

antes que el telón baje... y la obra termine sin aplausos.

                                     Charles Chaplin.

A Aragon, una maravillosa persona,

que nos enseñó el valor de no darse por vencido,

la maravillosa dicha de creer en las personas y

ese don de no perder la fe hasta el último momento.

Aunque no pudiste estar presente cuando se concluyó este trabajo,

de una u otra manera estabas con nosotros.

Por todos los momentos vividos,

las risas y los llantos, y todas las enseñanzas.

Muchas Gracias.

INTRODUCCIÓN

El tema escogido “Control de las situaciones presentadas en la película "La vida es bella" por el personaje de Guido Orefice, ofrece un espacio importante para hablar sobre un tema de actualidad: la inteligencia emocional. El grupo de estudio se ha preocupado de investigar sobre este tema, dado que además de ser un tópico actual que no está ampliamente desarrollado, es de gran importancia para el desenvolvimiento personal tanto a nivel familiar, social como laboral, en sí abarcando todos los aspectos de la vida.

Por otro lado, dada la relevancia y vigencia del tema, consideramos trascendente que nuestro sistema educativo lo tome en cuenta para profundizar en su estudio y desarrollo, y de esta manera los niños sean educados de un modo emocionalmente inteligente. Es así como, basándose no sólo en el intelecto sino también en las emociones, sin que prevalezca una sobre la otra, por el contrario que interactúen las dos en un punto adecuado de equilibrio, el niño y futuro adulto podrá sobresalir y desempeñarse en la sociedad aportando lo mejor de sí y ayudando a formar un mundo mejor.

Con el fin de ilustrar nuestro estudio, hemos decidido trabajar con la película “La Vida es Bella” ya que en ella se presentar situaciones donde el personaje principal, Guido Orefice, representado magistralmente por el actor italiano Roberto Benigni, llega a evidenciar un alto grado de coeficiente emocional.

La escogencia de una película para ejemplificar y estudiar el tema, nos facilita el reproducir, analizar y profundizar sobre el mismo, permitiendo su análisis a fondo e investigando la presencia o ausencia de inteligencia emocional en el personaje.

PROBLEMA:

¿Maneja el personaje Guido Orefice en la película "La vida es bella" las situaciones presentadas con un alto coeficiente de inteligencia emocional?

 

HIPÓTESIS

El personaje Guido Orefice maneja las situaciones presentes en la película "La vida es bella" con un alto coeficiente de inteligencia emocional.

OBJETIVO GENERAL

Demostrar cómo el personaje principal de la película "La vida es bella" maneja con un alto coeficiente de inteligencia emocional, las situaciones presentadas en ésta.

 

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

1- Analizar la importancia que cumple las expresiones faciales del personaje Guido Orefice como prueba de un alto coeficiente de inteligencia emocional.

2- Determinar cómo las expresiones verbales del personaje Guido Orefice evidencia el uso correcto de la inteligencia emocional

3- Distinguir cómo por medio de la creatividad y la imaginación el personaje de Guido Orefice demuestra un alto grado de desarrollo en su coeficiente emocional.

4- Determinar la influencia que ejerce un alto coeficiente de inteligencia emocional, presente en el personaje Guido Orefice, en las relaciones interpersonales.

ESQUEMA CAPITULAR

Objetivo

Título

Contenido

Bibliografía

1. Analizar la importancia

que cumple las expresiones faciales del personaje Guido Orefice como prueba de un alto coeficiente de inteligencia emocional.

Las expresiones faciales como muestra de un alto coeficiente de inteligencia emocional.

 

 

• El Rostro

• La risa

• La tristeza

• La angustia

 

 

Golleman, Daniel. La

Inteligencia Emocional

"La vida es bella".

Roberto Benigni. 1997.

 

 

2. Determinar cómo las expresiones verbales del personaje Guido Orefice evidencia el uso correcto de la inteligencia emocional.

 

Las expresiones verbales por medio de un uso correcto de la inteligencia emocional.

 

 

• El volumen de

la voz

• La entonación.

• La Fluidez.

• La claridad

• La velocidad

Golleman, Daniel. La

Inteligencia Emocional

"La vida es bella".

Roberto Benigni. 1997.

 

 

3. Estudiar cómo por medio de la creatividad y la imaginación el personaje de Guido Orefice demuestra un alto grado de desarrollo en su coeficiente emocional

 

La creatividad y la imaginación demuestra un alto coeficiente emocional

 

 

 

 

• Creatividad e

imaginación

• Reacciones de las personas.

• Situaciones en que el personaje las refleja.

 

Golleman, Daniel. La

Inteligencia Emocional

"La vida es bella".

Roberto Benigni. 1997.

 

 

 

4- Determinar la influencia

que ejerce Guido Orefice

en las relaciones

interpersonales con un alto

coeficiente de inteligencia

emocional.

 

Las relaciones interpersonales

que mantiene el personaje

durante la película denuncian un alto coeficiente emocional

 

 

 

• ¿Cuáles son las relaciones sociales que ejerce?

• ¿Cómo las mantiene?

• Características de éstas.

Golleman, Daniel. La

Inteligencia Emocional

"La vida es bella".

Roberto Benigni. 1997.

 

 

ESTADO DE LA CUESTIÓN

El trabajo que a continuación se detalla tiene como tema: Control de las situaciones presentadas en la película “La Vida es Bella” por el personaje Guido Orefice por medio de un alto coeficiente de inteligencia emocional, de tal manera que es importante para comenzar nuestra investigación, recurrir a lo que se ha dicho y escrito sobre dicha película.

Guillermo Ravaschino, redactor y crítico especializado, en la página de Internet cineismo.com opina que la película “La Vida es Bella” “… no tiene mucho de comedia…” y que la poca que tiene se va perdiendo mientras el Holocausto se va adentrando en la historia. Asegura, de esta manera, que la película se divide en dos etapas, la primera parte que consiste en el florecimiento del amor entre Guido y Flora la que va acompañada de situaciones cómicas chaplinescas y la segunda etapa, ambientada en el campo de concentración, donde Guido le hace creer a Josué que todo no es más que un juego y hace uso de un sinnúmero de argumentos para sostener esta situación sin abandonar la comedia ni dejar de honrar a cada una de la convenciones de la “corrección política”

En el artículo titulado “La Vida es Bella o La Risa del Horror”, de autor nicaragüense no identificado, se afirma que la primera parte de la película es un homenaje honorífico a los grandes comediantes de todos los tiempos, cuya trama está basada en “…la pátina de película vieja, hecha con retazos, híbrida, que da un sentido de filme ya visto en la tradición popular y neorrealista del cine italiano”, asegura que la primera parte de esta película es todo un homenaje a la vieja anarquía de los cómicos del cine que van desde los hermanos Marx a Cantinflas, que da también alusiones a la cultura italiana tradicional vista desde el ángulo romántico y plural. En la segunda parte de la película comenta que Guido abre una doble codificación: “…por un lado una parte negra de la historia europea revisitada (los campos de concentración) y por otro lado una película (un juego) que aborda dicho problema”.

En la página de Internet zinema.com, un crítico no identificado hace mención a la película con una pequeña sinopsis en la cual habla de que en el comienzo de la Segunda Guerra Mundial, un joven llamado Guido llega a un pequeño pueblo de la Toscana italiana con la intención de abrir una librería. Allí conocerá a Dora, la prometida del fascista Ferruccio, a quien conquista y con la que conseguirá casarse y tener un hijo. Con la llegada de la guerra los tres serán internados en un campo de concentración donde Guido hará lo imposible para hacer creer a su hijo que la terrible situación que están viviendo es tan sólo un juego. También habla de otras películas en las cuales participa Roberto Begnini.

Otros autores también han alabado el trabajo de Benigni, considerándolo como “una obra maestra”, según el crítico Michael Wilmington del Chicago Tribute y dando crédito a su trabajo: “la difícil labor de Roberto Benigni como escritor, director y estrella es completamente genial. La vida es bella es una deslumbrante exposición del modo en que el amor, la ternura y el humor pueden sostener el espíritu humano”. The Jerusalem Report considera dicho filme como: “una película apasionante, enormemente agradable en que la comedía se transforma en valentía”. Janet Maslin del The New York Times, considera la película como: “un extraordinario cuento de amor y de afirmación de la vida, una fábula de profundo humanismo”. Jack Mathews del New York Newsday, deja ver como aún hay esperanza, como el amor es más fuerte que la muerte y que el amor hace milagros, frases que, en su totalidad dejan ver un sueño utópico, pero que pueden ser realidad en la medida que las “hagamos verdad” en nuestra vida.

Y haciendo alocución a algunos inmortales: “En este mundo traidor nada es verdad ni mentira: todo es según el color del cristal con que se mira” (Campoamor 1999: 2); y dice la sabiduría popular “cada uno habla de la feria, como le va en ella”, muestra de estas afirmaciones se ve reflejado en la película en que Guido (Benigni) no se deja vencer sin importar las circunstancias y trata de salir de la mejor forma de la situación en la que se ve involucrado.

Eduardo Sotomayor, prestigiado crítico del cine, escribe en la página Web galiciacity.com: "…Nunca me ha gustado Roberto Benigni. Me pareció patético en "El hijo de la Pantera Rosa" y odié "El Monstruo", paradigma del bodrio con pretensiones de comedia, que incomprensiblemente para mí, arrasó en Italia. Por ello acercarme a “La Vida es Bella”, que nos llega repleta de galardones y alabanzas críticas me producía cierto pavor pues, conocida su obra, me resultaba impensable que este Jim Carrey italiano pudiera ser el responsable de tantas bondades. Pero, como todo es posible en el cine, reconozco que esta película me hace olvidar los nefastos antecedentes y paso a ser devoto admirador de Benigni. Esta formidable "charlotada" -dicho sea en el mejor de los sentidos- quizás esté algo sobre valorada pero atesora suficientes méritos como para pasar a la historia del cine. Sin caer en el relato reivindicativo y huyendo de la sensiblería fácil, simplemente se nos muestra la historia de un gran hombre capaz de desdramatizar la mas horrible de las historias, en beneficio de su hijo. La película nos regala secuencias de indudable genialidad ridiculizadora y de auténtica grandeza cinematográfica El duelo entre el ingenio y la intransigencia queda retratado con indudable inteligencia y destaca sobre los valores formales pues tanto la realización como la interpretación son sólo correctos..."

Así mismo, en el artículo encontrado en la “butaca crítica” de galiciacity.com un autor anónimo nos habla sobre esta última frase de Eduardo Sotomayor, en la que la película “La Vida es Bella” trata sobre el duelo del ingenio y la intransigencia, que la grandeza de esta está en contarnos como “aún es posible la esperanza”, como “el amor es más fuerte que la muerte”, que “el amor hace milagros”, y toda una serie de frases que son percibidas como utópicas, pero que pueden ser verdad. Y pueden ser verdad en la medida en que las “hagamos verdad” en nuestra vida. Cita también que los aspectos formales están “a la altura” de los geniales contenidos -explícitos e implícitos- de la película.

En la entrevista que se presenta en Cinemanía, Emma Roig pregunta: "¿Una sola frase le inspiró, La vida es bella?" Y Roberto Benigni contesta: "Sí, fue precisamente cuando leí el diario de Trotski, a pesar de que tuvo una vida terrible, llena de relatos atroces, acaba su historia diciendo: “he vivido todo esto, pero, al final, sólo me queda decir una cosa "la vida es bella". Todos nosotros tenemos el derecho y el deber de decir lo mismo. El título traspasa el filme, es la frase más simple y a la vez lo que encierra todo. ... Lo que narro es real, hubo supervivientes de campos de concentración que fueron capaces de salvar el romanticismo. El amor, la imaginación y la fantasía son capaces de superar cualquier cosa. El protagonista ayuda a su hijo a superar una experiencia tan horrible... es el regalo más grande que un padre puede dar a su hijo…"

Y en otra entrevista realizada por Graham Fuller, dice Benigni: "…Para mí, si eres capaz de reír, eres el dueño del mundo. ¿Acaso hay algo más simple o más hermoso que proteger la inocencia, que tener el derecho de proclamar que la vida es hermosa hasta el último momento? Desde un punto de vista histórico es posible que la película adolezca de alguna inexactitud. Pero hay que recordar que es una historia de amor, no es un documental. No hay violencia explícita porque ese no es mi estilo. Hay gente que ha dicho que no hay suficiente horror en las escenas en el campo de concentración. Sin embargo, si ya mostramos la posibilidad de que mueran los niños, ¿puede haber algo más horroroso? ... Cada noche, tenía sueños en los que me convertía en el padre de un niño al que no podía verle la cara bien. Incluso antes del rodaje, cuando escribimos la segunda parte de la película, nos detuvimos muchas veces, porque la idea de hacer esta película con un chico pequeño era casi insoportable. Antes de empezar el rodaje, mi mujer y yo intentamos contarle a Giorgio el argumento de la película como si fuese una fábula, con buenos y malos. Le gustó el argumento, pero le asustó. Quería saber si era verdad, porque se dio cuenta de que aquello era la historia de Italia." Conviene recordar aquí que Nicoletta Braschi, la actriz que hace de Dora, es la pareja de Roberto Benigni en la vida real y la coprotagonista de casi todas sus películas anteriores.

En la página de Internet: cine.publispain.com, hay un pequeño resumen del argumento de “La Vida es Bella” que habla de cómo Guido y Dora se enamoran y hace que el niño crea que todo lo que esta pasando es un juego.

En el artículo de Verónica Smink titulado “La Vida es Bella… y Gris” critica a los que hablan de que la película en cuestión es una comedia sobre el holocausto, sino por lo contrario, es en realidad una película que educa el alma y que nos hace reflexionar sobre las cosas de la vida, las cuales no son siempre negro o blanco, sino la mayoría de las veces son gris, y que así es como hace alusión la película.

En el artículo de Miguel A. Salgan titulado “Una fábula inolvidable que demuestra que la familia, el amor y la imaginación lo puede conquistar todo”, hace referencia a la película afirmando que es una fábula chaplinesca sobre el poder lúdico de la imaginación, como mecanismo para afrontar la cruenta realidad de la guerra.

Entre los comentarios recopilados existe uno realmente interesante, que no se puede dejar pasar por alto, aunque lamentablemente el nombre del crítico no esta disponible, este autor comenta que Ferruccio dio a Guido una arma importantísima para la construcción de su sueño, la voluntad. En 1981 Schopenhauer escribía su obra fundamental “El mundo como voluntad y como representación”, que dio a Benigni una base filosófica muy sólida, “la voluntad del ser humano es la que crea y hace que exista”, primero pensé que Benigni podía haber acudido a escuelas y nombres más actuales-más de moda hoy-, pero me encantó este toque filosófico serio, fuera de tanta corriente y literatura actual que se traga sin discriminación. Que la muerte “crea y hace que existan muchas realidades” es algo fuera de duda, pero no desde una tertulia baratamente ilustrada, sino desde la experiencia comprometida de la vida auténtica: la voluntad del amor silencioso y no de la pomposa y vacía prestidigitación.

Juan Velarde escribe en “La vida es bella”, “…Benigni ha rodado una de las películas más optimistas de la historia del cine, al lado de la cual el bueno de Frank Capra y su ¡Qué bello es vivir! es una especie de apología del pesimismo…” también afirma que la película es un cuento infantil y, como todos los cuentos infantiles, tiene sus príncipes y sus princesas. Pero también tiene sus monstruos, porque en todo buen cuento que se precie la crueldad acecha y puede cebarse en cualquier momento con los protagonistas.

Por otra parte, en el artículo titulado “Mentiras Piadosas” de María Villalva, haciendo alusión a la cinta comenta: “La filmografía precedente de Roberto Benigni, no prometía precisamente los aplausos que cosechó La vida es bella, pero al parecer lo que llegó al corazón del público fue la vena tierna que permitía desarrollar el argumento como una sucesión de “sketches” tragicómicos, montados sobre la base de la negación de la realidad…” Concluyó que el jurado de la Academia sin duda premió los valores humanos de la cinta, poniendo en el olvido todo criterio cinematográfico, y continuó diciendo, “...Por desgracia, ignoro si el gracejo de Benigni, en su bondadosa simpleza, será duradero, o si resistirá el paso del tiempo como el humor que nos alegra cotidianamente desde otros medios”.

Siendo lo anterior una pequeña sinopsis de las fuentes consultadas sobre la película, de igual manera se desarrollará otro tema tocado en este estudio: la inteligencia emocional (IE).

En cuanto a estudios realizados sobre el tema de la inteligencia emocional, la Unidad del Resfrío Común de Salisburry en un experimento con un número de individuos concluyó que dependiendo del nivel de inteligencia emocional presente en ellas, así van a ser afectadas en su salud.

En el artículo de la revista Self, titulado “Las emociones dentro de un portafolios de mujer”, Michael Korda, editor, describe un cambio en su propia conciencia masculina de la noción de las distintas perspectivas de los hombres y las mujeres ante el trabajo (especialmente el de equipo) y el liderazgo.

En el artículo llamado “Movilizar la organización” de Daniel Cestau Liz se evidencia que el comportamiento humano tiene por regla 20-60-20, la cual indica que el 20% de las personas son inicialmente reacias a cualquier cambio que se produzca, el 60% se identifican como neutras y el restante 20% se manifiestan a favor del mismo.

En otro artículo titulado “Enseñar nuevas capacidades emocionales es ir a veces al contrario de la intuición”, de Abel Cortese, hace referencia que los psicólogos a menudo recomiendan ayudar a los niños a hablar acerca de sus emociones como una forma de comprender los sentimientos de los otros. Pero las palabras sólo dan cuenta del 10% del significado de cualquier comunicación emocional, en vez, enseñarles a los niños a comprender el significado de la postura, las expresiones faciales, el tono de voz y otro tipo de lenguaje corporal resultará un medio mucho más efectivo para mejorar la comprensión de sus emociones y las de los demás y concluye que, desarrollar la autoestima de un niño por medio de un elogio y un refuerzo constantes, puede en realidad hacer más daño que bien.

En otro artículo cuyo nombre es “Disciplina Productiva” habla sobre estrategias y principios para una buena disciplina y técnicas como las reprimendas, las consecuencias naturales, el quitar un privilegio y un sistema de puntaje. La conclusión fue: Surge claramente de las investigaciones que si usted quiere educar a un niño con coeficiente emocional elevado, es mejor que sea excesivamente estricto y no excesivamente indulgente.

En Tarragona-La Escuela de Padres aparece un artículo que comenta como educar a los hijos emocionalmente. En él se destaca que hay tres estilos de ser padres: Autoritario, Permisivo y Autorizado, también se escribe sobre los principios básicos de la disciplina efectiva y positiva, al igual que de las emociones morales, la empatía, fases de la empatía y como desarrollarla. También si se puede ser firme y amistoso al mismo tiempo y que esto se logra con tolerancia verdad y confianza.

En el estudio realizado por Reed Larson, de la University of Illinois at Urbana-Champaign y el Hospital Michael Reese, y por Claudia Lampman-Petraitis de la Universidad de Loyola en Chicago sobre los estados de ánimos diarios manifestados por los niños y adolescentes se concluye que hay un cambio real en la composición afectiva de sus vidas o, en todo caso, los adolescentes así lo piensan, el resultado es el mismo. Por último, se toma en consideración cómo estos cambios guardan relación y pueden ser modificados por los diferentes niveles de desarrollo en el conocimiento de las emociones y la adquisición individual de estrategias para controlarlas y regularlas.

En ¿Inteligencia Emocional sinónimo de Madurez? Artículo escrito por Daniel Goleman, el autor escribe sobre las investigaciones recientes, los niños con una Inteligencia Emocional alta aprenden mejor, tienen menos problemas de conducta, se sienten mejor sobre sí mismos, tienen mayor facilidad de resistir las presiones de sus contemporáneos, son menos violentos y tienen más empatía, a la vez que resuelven mejor los conflictos.

En “El éxito escolar y la inteligencia emocional” artículo que da a conocer que el éxito escolar se puede predecir mejor mediante tests emocionales y de integración social, que a partir de tests de inteligencia. Incluso el clima emocional en la familia es, según el investigador matrimonial John Gottman, de la Universidad de Washington, más revelador que el propio CI de cada niño. Los niños de familias en las que los padres discuten poco entre ellos son más queridos por sus compañeros de colegio, más aceptados y respetados por sus maestros, tienen menos problemas de comportamiento y aprenden con mayor facilidad. 

"La inteligencia emocional es lo que antes se llamaba sabiduría, o madurez, o instinto social", explica la psicóloga Gilda Moreno, del Miami Children Hospital. "Es poder desarrollarse bien dentro de su ambiente de una manera inteligente, porque la vida es un equilibrio, y si uno tiene ese balance emocional es más fácil alcanzar la felicidad".

En “La Inteligencia Emocional y los niños, el Valor de las Pequeñas Cosas”, Abel Cortese concluye que se ha demostrado que los juegos han logrado construir cierta cohesión familiar y disminuir significativamente la ira y la agresión entre los niños, mejorando sus capacidades emocionales y sociales, lo que los psicólogos llaman ahora, INTELIGENCIA EMOCIONAL o CE (coeficiente emocional) y que los niños con capacidades en el campo de la Inteligencia Emocional son más felices, más confiados y tienen más éxito en la escuela, además de ser la base para que nuestros hijos se vuelvan adultos responsables, atentos y productivos.

En “Inteligencia Emocional y herencia genética”, artículo encontrado en la página de Internet inteligencia-emocional.org, se concluye que tenemos la necesidad de hacer realidad todas nuestras posibilidades, nuestras capacidades, y de ejercitar nuestros talentos. Los psicólogos suelen llamarlo la necesidad de autorrealización. Estas necesidades nos motivan para que desarrollemos nuestra inteligencia emocional. Por lo tanto se define a la Inteligencia Emocional como la forma en que actuamos en situaciones diversas que tengan relación con las necesidades.

En “Los sentimientos de culpa acarrean problemas de disciplina”, Abel Cortese afirma que cuando los padres se sienten culpables, tienden a disciplinar a los hijos de manera “floja”. Lo explica de esta manera: “La mayoría de padres concienzudos permiten que sus hijos se salgan de los límites cuando, en ocasiones, sienten que han sido injustos o negligentes. Pero pronto recuperan el equilibrio. De todos modos cuando los padres dicen “Todo lo que hace este niño me irrita”, es una señal evidente de que esos padres se sienten demasiados culpables, se conducen en forma permisiva y sumisa, de manera crónica y que el niño reacciona a esto con una provocación constante. Ningún niño puede ser irritante en forma accidental. Si los padres pueden determinar en qué aspectos son demasiado permisivos y deben reafirmar la disciplina, y si están en el camino correcto, descubrirán alborozados que su hijo, no sólo comienza a comportarse mejor, sino que se muestra más feliz. Por lo tanto, podrán amar mejor a su hijo, y éste, a su vez, responder a ello.”

Shad Heklmstetter escribe al respecto “La idea de que nosotros, los padres o los maestros, somos los programadores de la mente de nuestros hijos no es una mera especulación. Está demostrado que de todas las influencias que condicionan el futuro de nuestros hijos, las más importantes son las nuestras.”

En “14 Tips para la relación con los adolescentes” de Evelyn Petersen, se dan a conocer catorce consejos sabios, emocionalmente inteligentes, para tener una relación de comprensión para con los adolescentes.

Aminah Clark- Harris Clemes- Reynold Bean escriben en “La autoestima en los adolescentes”, que dentro de las características de un adolescente con autoestima, este “Elegirá y decidirá cómo emplear el tiempo… Actuará con presteza y con seguridad en sí mismo y, sin que haya que pedírselo, asumirá la responsabilidad de ciertas tareas…le interesarán tareas desconocidas, cosas y actividades nuevas…”

En “las primeras experiencias emocionales” dice Daniel Goleman, "los padres hablan cada vez menos con sus hijos, no se interesan por su mundo interior; las familias están rotas y los niños viven terribles situaciones de incomunicación y aislamiento".

Existe un libro, pionero en la aplicación de la Inteligencia Emocional a la educación: The Heart of Parenting (El corazón de la paternidad). Su autor, John Gottman, siguió muy de cerca a 120 familias y al cabo de diez años evaluó sus logros. Los hijos de matrimonios emocionalmente maduros iban mejor en la escuela, demostraban mejor salud física y mental, habilidades sociales y mayor autoestima. Gottman rechaza la distinción entre padres autoritarios o muy permisivos y aboga por lo que él llama emotional coach (preparador emocional). "Amar a los niños no es suficiente. Hace falta enseñarles habilidades para las que muchas veces no estamos preparados; y es que nadie nos ha enseñado nunca a ser padres".

Wiliam Thackeray, haciendo alusión a la inteligencia emocional en la pareja, escribe en “Características difíciles de tolerar en la pareja” explica por pasos que puede usted hacer cuando se siente lo suficientemente atraído hacia una persona como para casarse con ella y que posee una característica que, de pronto, no puede tolerar y también como puede enfrentarse con su ambivalencia inconsciente sobre ésta característica y evitar encontrarse en una posición rígida sobre cómo "deben" ser las cosas y como "debe" cambiar su compañero.

En “El primero de una serie” se da a conocer que el equipo de la doctora Janine Kiecolt-Glaser -directora del departamento de Psicología y Psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Ohio y miembro del Instituto para la Investigación de la Medicina del Comportamiento- es el único en el mundo que se dedica a recoger datos sobre los cambios inmunológicos y endocrinológicos (hormonales) en las parejas. "Comenzamos estos estudios en 1986, cuando nos empezamos a preguntar si el divorcio iría o no asociado a una función deficiente del sistema inmune", declaró a EL MUNDO la doctora Kiecolt-Glaser. “Cuando un miembro de la pareja es desagradable u hostil con el otro, entonces es cuando se ven los mayores cambios por mala adaptación en la mujer: aumentan los niveles de hormonas del estrés y disminuye la función del sistema inmune", concluye Kiecolt-Glaser.

En el artículo “hombre sexo vulnerable” de Daniel Goleman, el autor haciendo referencia a la actitud ante las críticas del cónyuge, dice que “Los esposos son propensos al desbordamiento ante una intensidad de negatividad menor que sus esposas; más hombres que mujeres reaccionan con el desbordamiento ante las críticas de su pareja...” De esta y muchas maneras propone que los esposos tienen muchas posibilidades de quedar bloqueados o se vuelven más defensivos para protegerse de situaciones como ésta.

Para dar final al tema de Inteligencia emocional ligado a la familia hemos encontrado algunas frases celebres relacionadas con el tema:

“Lo más grande que un hombre puede hacer por sus hijos es amar a la madre de sus hijos”. Theodore Hesburgh

“Los únicos goces puros y sin mezcla de tristeza que le han sido dados al hombre, sobre la tierra, son los goces de familia”. Giuseppe Mazzini

“Solamente dos legados duraderos podemos aspirar a dejar a nuestros hijos: Uno, raices; el otro, alas”. Hodding Carter

“El medio mejor para hacer buenos a los niños es hacerlos felices”. Oscar Wilde

“No le evitéis a vuestros hijos las dificultades de la vida, enseñadles mas bien a superarlas”. Louis Pasteur

“El futuro del mundo pende del aliento de los niños que van a la escuela”. Talmud

“El hombre feliz es aquel que siendo rey o campesino, encuentra paz en su hogar”. Johann Wolfang Von Goethe

“Si a un chico se lo ve descontrolado, seguramente son sus padres los que realmente no saben controlarse”. Humberto Gurman

“Los niños aprenden lo que viven”. Dorothy Lawholte

Una vez realizada la investigación bibliográfica y no encontrando ningún texto o artículo en que se involucre inteligencia emocional y la película “La vida es bella”, procederemos a desarrollar nuestro tema de estudio.

MARCO TEÓRICO

Para iniciar con el referente conceptual o marco teórico es importante comenzar por definir inteligencia e introducir lo que la literatura ofrece sobre el tema, para luego adentrarnos en lo que se ha escrito sobre inteligencia emocional.

Inteligencia

El concepto de "inteligencia" es difícil de definir al igual que su derivado Inteligencia Emocional, dado que hay múltiples enfoques entre los distintos autores. Etimológicamente se deriva del latín "intellegere", que significa "recolectar de entre", lo que le atribuye una connotación relacionada al discernimiento o toma de decisiones. (Wolff, 1953)

La inteligencia de una persona está formada por un conjunto de variables como la atención, la capacidad de observación, la memoria, el aprendizaje, las habilidades sociales, etc., que le permiten enfrentarse al mundo diariamente. El rendimiento que obtenemos de nuestras actividades diarias depende en gran medida de la atención que les prestemos, así como de la capacidad de concentración que manifestemos en cada momento. Pero hay que tener en cuenta que para tener un rendimiento adecuado, intervienen muchas otras funciones como por ejemplo, un estado emocional estable, una buena salud psicofísica o un nivel de activación normal.

“La inteligencia es la capacidad de asimilar, guardar, elaborar información y utilizarla para resolver problemas” (diccionario Océano, 1989), cosa que también son capaces de hacer los animales e incluso las computadoras. Pero el ser humano va más allá, desarrollando una capacidad de iniciar, dirigir y controlar nuestras operaciones mentales y todas las actividades que manejan información (www.psicoactiva.com). Aprendemos, reconocemos, relacionamos, mantenemos el equilibrio y muchas cosas más sin saber cómo lo hacemos. Pero tenemos además la capacidad de integrar estas actividades mentales y hacerlas voluntarias, en definitiva de controlarlas, como ocurre con nuestra atención o con el aprendizaje, que deja de ser automático, como en los animales, para ser focalizado hacia determinados objetivos deseados.

Una de las definiciones que mejor se adapta a nuestra forma de entender el tema, es la que nos dice que, inteligencia es "la aptitud que nos permite recoger información de nuestro interior y del mundo que nos circunda, con el objetivo de emitir la respuesta más adecuada a las demandas que el vivir cotidiano nos plantea" (www.psicoactiva.com), según acuerdo generalizado entre los estudiosos del tema, depende de la dotación genética y de las vivencias que experimentamos a lo largo de la vida.

El psicólogo Howard Gardner de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Harvard, nos muestra dentro del proyecto Spectrum, una visión cambiada de la idea que el hombre tenía de sólo un tipo de inteligencia, en su libro Frames of Mind, el autor establece nueve tipos diferentes de inteligencia: la Inteligencia Lingüística, es la inteligencia relacionada con nuestra capacidad verbal, con el lenguaje y con las palabras; la Inteligencia Lógica tiene que ver con el desarrollo de pensamiento abstracto, con la precisión y la organización por medio de pautas o secuencias; la Inteligencia Musical se relaciona directamente con las habilidades musicales y ritmos; la Inteligencia Visual - Espacial se conoce como la capacidad para integrar elementos, percibirlos y ordenarlos en el espacio, y poder establecer relaciones de tipo metafórico entre ellos; y la Inteligencia Kinestésica que abarca todo lo relacionado con el movimiento tanto corporal como el de los objetos, y los reflejos (Gardner, 1983). Por otra parte, otra clasificación divide a la inteligencia en dos tipos, las inteligencias interpersonales e intrapersonales que veremos más adelante.

Una revisión histórica puede orientarnos a captar mejor el significado de este concepto:

El "Test de inteligencia" más antiguo fue creado por Binet y Simon en 1905, en un primer intento de objetivar esta función. (Adams y Victor, 1993)

Binet seleccionó aquellos problemas escolares que eran capaces de resolver la mayoría de los/as niños/as con una edad real o física determinada, por ejemplo 9 años, a ese nivel de resolución concreto, lo llamó edad mental de 9 años. Así pues, un niño/a de 9 años que resuelve los problemas que la mayoría de las/os escolares de 9 años resuelven, tendría un Coeficiente Intelectual (C.I.) de 1, puesto que el cociente arriba mencionado, tiene ese resultado, (para simplificar el manejo del término, Stern, propone multiplicar ese resultado por 100, así en el caso anterior, ese niño/a, tendría un C.I. de 100). Si una/o niña/o con una edad física de 9 años, resuelve problemas de un nivel de resolución superior, esto es el correspondiente a 10, 11, 12 o más años, ese cociente entre edad mental y física, que por definición es el C.I. es superior a 100, y si solo es capaz de resolver los problemas correspondientes a niveles de resolución de edades físicas inferiores a la suya real, entonces el cociente es menor que 100. (Nieto, 2000: 1)

En el cuadro 1 se muestran los niveles de C.I, los porcentajes de población que los presentan y el "significado" que dichos niveles implican:

CUADRO 1. Porcentaje de la población y nivel de significancia del Coeficiente Intelectual (CI) logrados en los tests de inteligencia.

Nivel de C.I. logrado en el test de inteligencia.

Porcentaje de población con igual nivel de C.I.

Un C.I. de este nivel significa...

Hasta 69

2,2 %

Imbecilidad, el 97,8% tiene un C.I. superior.

70-79

6,7 %

Zona límite, el 91,1 % tiene un C.I. superior.

80-89

16,1 %

Debajo de la media, el 75% tiene C.I. superior.

90-109

50 %

Término medio, el 25% tiene un C.I. superior.

110-119

16 %

Promedio alto, el 8,9 % tiene un C.I. superior.

120-129

6,7 %

Sobresaliente, el 2,2 % tiene un C.I. superior.

Más de 130

2,2 %

Genialidad.

Aunque esto se ha ido complicando con cálculos matemáticos complejos, básicamente el concepto es el mismo, se considera que el C.I. medio de la población es 100 y que si un niño tiene menos de 80, tendrá problemas escolares

En 1916, Terman introduce el término "Coeficiente Intelectual" (CI), buscando una correlación con el "éxito" estudiantil y laboral. (Adams y Victor, 1993)

Wechsler (1944) ideó el test de inteligencia más usado actualmente, que incluye subtests verbales (verbal, atención y concentración) y subtests manuales (coordinación visuomotora y organización visual). En su libro "La medición de la inteligencia en los adultos" escribe: "Inteligencia es la facultad compuesta o global del individuo de actuar adecuadamente, pensar razonablemente y relacionarse efectivamente con su mundo circundante". (en Capponi, 1983)

Por otra parte, Thornike (1920), define la Inteligencia Emocional como “la habilidad para comprender y dirigir a los hombres y mujeres, muchachas y muchachos, y actuar sabiamente en las relaciones humanas” (Thornike, 1920: 227:235)

Como se dijo anteriormente, en 1983 Gardner, publica FRAMS OF MIND: THE THEORY OF MULTIPLE INTELLIGENCES; en el texto reformula el concepto de inteligencia y elabora el de Inteligencia Múltiple, con el que introduce la idea de dos tipos de inteligencias, referidas a la competencia social y emocional de los individuos, a saber la Inteligencia Interpersonal y la Inteligencia Intrapersonal y las define de la siguiente manera:

“La Inteligencia Interpersonal se construye a partir de una capacidad nuclear para sentir distinciones entre los demás: en particular, contrastes en sus estados de ánimo, temperamento, motivaciones e intenciones: En formas más avanzadas, esta inteligencia permite a un adulto hábil leer las intenciones y deseos de los demás; aunque se hayan ocultados…” (Gardner, 1983: 40-42)

Este tipo de inteligencia está más relacionado con lo externo, con las relacionas entre las personas, posee dos habilidades las cuales son, la empatía que consiste en entender qué están sintiendo otras personas, ver cuestiones y situaciones desde su perspectiva y las habilidades sociales que son habilidades que rodean la popularidad, el liderazgo y la eficacia interpersonal, y que pueden ser usadas para persuadir y dirigir, negociar y resolver disputas, para la cooperación y el trabajo en equipo.

“ La Inteligencia Intrapersonal es el conocimiento de los aspectos internos de una persona: el acceso a la propia vida emocional, a la propia gama de sentimientos, la capacidad de efectuar discriminaciones entre las emociones y finalmente ponerles un nombre y recurrir a ellas como un medio de interpretar y orientar la propia conducta.” (Gardner, 1983: 40-42)

En teoría sería la capacidad de autoconocimiento y está más relacionado con los interno, a este grupo le pertenecen las habilidades de la autoconciencia que es la capacidad de saber qué está pasando en nuestro cuerpo y qué estamos sintiendo, el control emocional que se encarga de regular la manifestación de una emoción y modificar un estado anímico y su exteriorización y por último, la capacidad de motivarse y motivar a los demás

Por otro lado Peter Salovey y John Mayer, psicólogos norteamericanos, en 1990 propusieron por primera vez el modelo de "Inteligencia Emocional" y describieron los principales aspectos que la conforman: el conocimiento de las propias emociones, el manejo de las propias emociones, la automotivación, el reconocimiento de las emociones de los demás y el manejo de las relaciones interpersonales. (en Goleman, 1996)

Pero no fue sino hasta que el periodista y escritor Daniel Goleman, en cuyo texto INTELIGENCIA EMOCIONAL (1995) escribe la idea fundamental del libro, que se concibe la Inteligencia Emocional (IE) como el factor clave para una adaptación exitosa en las diferentes contingencias de la vida. (Citado por Sotillo, 2000)

Así mismo Goleman retoma en 1996 la idea de Inteligencia Interpersonal y elabora la tesis de que la Inteligencia Interpersonal es “la capacidad de discernir y responder apropiadamente a los estados de ánimo, temperamentos, motivaciones y deseos de las demás personas” y considera que la Inteligencia Intrapersonal es “la capacidad de establecer contacto con los propios sentimientos, discernir entre ellos y aprovechar este conocimiento para orientar nuestra conducta” (Goleman, 1998).

De esta forma, podemos deducir que la inteligencia es un concepto muy amplio, que implica la capacidad del individuo para llevar a término exitosamente una empresa, e incluye la Inteligencia Cognitiva (IC) y la Inteligencia Emocional (IE).

“La IC se compone de facultades como la atención, la memoria, el lenguaje, la abstracción, etc..., mientras que la IE incluye elementos sociales y emocionales. Estos últimos no son mensurables con los tests de inteligencia habituales'. (Goleman, 1996)

Consecuentemente se comienza a cuestionar el término de Coeficiente de Inteligencia (CI) utilizado para valorar la inteligencia de una persona a partir de títulos académicos, capacidad dentro de alguna ciencia específica, formación de cultura general. Indicador que es responsable solo de un 20 % de la verdadera inteligencia, de la capacidad de desenvolverse con éxito. Ejemplo de esto es una anécdota popular “Llega una señora y le dice al doctor: ¡mi hijo se sacó en su examen de inteligencia un 130! El doctor le contesta: ¡felicidades señora va a ser un empleado muy bueno de una persona excelente de 90 CI!”

La preponderancia de medir el CI, no permitía dar respuestas a interrogantes relacionadas con la problemática de por qué algunas personas con un alto CI son aventajados por otros con un CI menor, en igualdad de condiciones y en situaciones de conflictos. Esto debido a que se dejaba de lado un aspecto esencial de los seres humanos: las emociones.

Las Emociones

Estas son destrezas que nos permiten “conocer y manejar nuestros propios sentimientos, interpretar o enfrentar los sentimientos de los demás, sentirse satisfechos y ser eficaces en la vida, a la vez que crear hábitos mentales que favorezcan nuestra propia actividad productiva” (Díaz, 2003).

La raíz de la palabra emoción remite al movimiento. Las emociones son las que nos mueven, nos llevan a entrar en acción. Esto es muy claro en los animales y en los niños. No tanto en los adultos quienes “civilizadamente” hemos aprendido a separar la emoción de la acción. Las emociones cumplen una función natural. Con el miedo, explica Goleman, la sangre se retira del rostro (por eso palidecemos) y se dirige a los músculos de las piernas para facilitar una reacción de fuga ante el peligro. En la ira, la sangre fluye a las manos, aumenta el ritmo cardíaco y el nivel de adrenalina generando condiciones propicias para una acción enérgica.

Las emociones son los estados anímicos que manifiestan una gran actividad orgánica, que se ven reflejados en los comportamientos externos e internos.

“Las emociones son una combinación compleja de aspectos fisiológicos, sociales, y psicológicos dentro de una misma situación polifacética, como respuesta orgánica a la consecución de un objetivo, de una necesidad o de una motivación”. (www.psicoactiva.com, 2003).

En el cuadro 2 podemos ver claramente algunas de las emociones que los seres humanos son capaces de sentir de acuerdo a cierto factor, ya sea externo o interno, que produzca en ellos un cambio tanto positivo como negativo.

CUADRO 2. Tipos de emociones que el ser humano experimenta cuando está en presencia de situaciones particulares.

Duelo

Depresión

Confusión

Decepción

Indignación

Irritabilidad

Hostilidad

Cólera.

Miedo

Pánico

Melancolía

Decepción

Nerviosismo

Consternación

Terror

Fobia

Pesimismo

Satisfacción

Euforia

Éxtasis

Placer

Gratificación

Felicidad

Rabia

Furia

Resentimiento

Desesperación

Temor

Aprensión

Ansiedad

Las emociones pueden agruparse, en términos generales, de acuerdo con la forma en que afectan nuestra conducta: si nos motivan a aproximarse o evitar algo.

Robert Plutchik, quien identificó y clasificó las emociones en 1980, propuso que se experimentan ocho categorías básicas de emociones que motivan varias clases de conducta adoptiva. (Guerrero, Las Emociones)

Temor, sorpresa, tristeza, disgusto, ira, esperanza, alegría y aceptación; cada una de estas nos ayudan a adaptarnos a las demandas de nuestro ambiente aunque de diferentes maneras. Las diferentes emociones se pueden combinar para producir un rango de experiencias aún más amplio. Estas emociones varían en intensidad.

Emoción es un fenómeno consciente de capacidad de respuesta. El humano responde a circunstancias y a entradas específicas con combinaciones de reacciones mentales y fisiológicas. Las reacciones mentales son parte del conocimiento. Las respuestas fisiológicas varían, pero involucran al sistema respiratorio, cardiovascular y otros sistemas corporales (www.neurohost.org, 2003). Éstas son frecuentemente inducidas por sustancias químicas y contribuye el sistema límbico, esto es, el hipotálamo y la amígdala. Una buena hipótesis acerca del desencadenamiento de emociones se origina en el modelo del cerebro como instrumento de control.

El hipotálamo y el tálamo juega un papel fundamental en el desarrollo de las emociones, `el hipotálamo contiene los centros que gobiernan los dos sistemas autónomos (simpático y parasimpático)' (www.neurohost.org, 2003). Por lo que ejerce un papel esencial en el conjunto de la vida afectiva, pulsional y emocional, y en el control de las manifestaciones emocionales por intermedio del sistema nervioso autónomo

Las emociones van siempre acompañadas de reacciones somáticas. Son muchas las reacciones somáticas que presenta el organismo, pero las más importantes son las alteraciones en la circulación, los cambios respiratorios y las secreciones glandulares.

“El Sistema Nervioso es encargado de regular los aspectos fisiológicos de las emociones. El sistema nervioso autónomo acelera y desacelera los órganos a través del simpático y para-simpático; la corteza cerebral puede ejercer una gran influencia inhibitoria de las reacciones fisiológicas” (www.neurohost.org, 2003)

De este modo algunas personas con entrenamiento logran dominar estas reacciones y llegan a mostrar un auto control casi perfecto Sistema nervioso periférico (SNP o PNS) consiste en el sistema nervioso cráneo espinal que controla los movimientos musculares voluntarios, así como el sistema nervioso autonómico que controla los movimientos musculares involuntarios. El SNP está separado pero también integrado al sistema nervioso central que se encarga del procesamiento cognitivo previo a los movimientos voluntarios.

El sistema nervioso autónomo es parte del sistema nervioso periférico que incluye todos los nervios motores involuntarios.

El sistema simpático y parasimpático constituye el sistema de control y regulación de expresión emocional.

“El sistema nervioso simpático es una parte del sistema nervioso autonómico. Su función es entre otras es la de poner al organismo en la actitud de escape o de agresión frente a una alarma” (www.neurohost.org, 2003). Ver anexo 1.

El sistema nervioso parasimpático, anexo 2, es una parte del sistema nervioso autonómico. Su función principal en el cuerpo es de establecer una conducta de descanso y recuperación del cansancio. Sirve de enlace entre cada uno de los sistemas y órganos corporales con el cerebro. La retro alimentación a partir del cuerpo se interpreta en dicho cerebro y allí activa respuestas involuntarias..

Sistema límbico, anexo 3, es un sistema cerebral que gestiona respuestas fisiológicas a las emociones y está asociado con la conducta. Incluye al tálamo, al hipotálamo y a la amígdala, así como parte de la formación reticular, el tronco cerebral y la corteza cerebral..

El diencéfalo, anexo 4, es una de las áreas del cerebro que, entre otros atributos, se asocia con la integración sensorial. (www.neurohost.org, 2003).

El hipotálamo es una parte diencéfalo considerado el ganglio maestro del sistema nervioso autonómico. En caso de emociones exageradas, el hipotálamo se encarga de estabilizar las funciones afectadas.

Tálamo es el centro de integración del cerebro. Parte del diencéfalo. Su ubicación permite el acceso a la información de todas las áreas sensoriales y sus salidas hacia el cerebro y hacia los centros de control motor. (www.neurohost.org, 2003). Ver anexo 5.

La amígdala es la parte no superficial del sistema límbico ubicado adyacente al hipocampo. La amígdala está asociada con la expresión y la regulación emocional. Una ligadura entre la amígdala y los sistemas físicos del cuerpo, que son activados por la amígdala en asociación con las emociones, pueden constituir una parte importante de la cognición. (www.neurohost.org). Ver anexo 6.

A partir de estas y muchas otras investigaciones cada vez más científicos se han percatado de este hecho elemental, y se están dedicando a estudiar los mecanismos cerebrales que controlan y regulan los sentimientos humanos.

La amígdala es una de las regiones del cerebro que desempeña un papel fundamental de los fenómenos emocionales.

Inteligencia Emocional

Al haber descrito la inteligencia y las emociones por aparte podemos juntar dichos términos y crear así una definición de lo que sería la inteligencia emocional. Es trascendente comprender lo que es inteligencia emocional para así poder asegurar que Guido Orefice maneja un alto grado de coeficiente emocional.

Goleman escribe en su libro, INTELIGENCIA EMOCIONAL EN LA EMPRESA, que la “Inteligencia Emocional se refiere a la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los ajenos, de motivarnos y de manejar bien las emociones, en nosotros mismos y en nuestras relaciones” (Goleman, 1998).

Por consiguiente se podría decir que la IE es una capacidad que tiene o puede desarrollar el individuo para crear resultados positivos en sus relaciones consigo mismo y con los demás; se encuentra relacionada con la manera en que identificamos, utilizamos, entendemos y administramos nuestras emociones, de modo que “represente un salto sumamente significativo en los ámbitos de la comprensión de la conducta humana...” (Pascal, 2003)

Puede asegurarse de tal manera que “la IE trata acerca del sentir, entender, controlar y modificar estados anímicos propios y ajenos”, según se nos dice en el artículo ¿Qué es Inteligencia Emocional? escrito por Cortese en 2003. En este mismo artículo el autor nos brinda un concepto relacionado con la diferenciación de respuestas que pueden ofrecer los individuos ante situaciones determinadas.

“Una destreza que nos permite conocer y manejar nuestros propios sentimientos, interpretar o enfrentar los sentimientos de los demás; sentirnos satisfechos y ser eficaces en la vida, a la vez que crear hábitos mentales que favorezcan nuestra propia productividad” (Cortese, 2003)

Con base en las investigaciones realizadas por Salovey y Mayer y comparándolas con las Inteligencias Múltiples, Goleman afirmó en su última conferencia en Madrid, que la inteligencia emocional incluye dos tipos:  

1- La Inteligencia Personal

Este tipo de inteligencia está compuesta a su vez por una serie de competencias que determinan el modo en que nos relacionamos con nosotros mismos. Esta inteligencia comprende tres componentes cuando se aplica en el trabajo:

1.a. Conciencia en uno mismo: es la capacidad de reconocer y entender en uno mismo las propias fortalezas, debilidades, estados de ánimo, emociones e impulsos, así como el efecto que éstos tienen sobre los demás y sobre el trabajo.

Esta competencia se manifiesta en personas con habilidades para juzgarse a sí mismas de forma realista, que son conscientes de sus propias limitaciones y admiten con sinceridad sus errores, que son sensibles al aprendizaje y que poseen un alto grado de auto-confianza.

1.b. Autorregulación o control de sí mismo: es la habilidad de controlar nuestras propias emociones e impulsos para adecuarlos a un objetivo, de responsabilizarse de los propios actos, de pensar antes de actuar y de evitar los juicios prematuros. Las personas que poseen esta competencia son sinceras e íntegras, controlan el estrés y la ansiedad ante situaciones comprometidas y son flexibles ante los cambios o las nuevas ideas.

1.c. Auto-motivación: `es la habilidad de estar en un estado de continua búsqueda y persistencia en la consecución de los objetivos, haciendo frente a los problemas y encontrando soluciones' (Goleman, 1996). Esta competencia se manifiesta en las personas que muestran un gran entusiasmo por su trabajo y por el logro de las metas por encima de la simple recompensa económica, con un alto grado de iniciativa y compromiso y con gran capacidad optimista en la consecución de sus objetivos.

Así mismo, la automotivación se pude dividir en cuatro temas importantes como lo son:

1.c.1) Regular los Estados Anímicos para Facilitar el Pensamiento.

Como ya se ha dicho, recientemente se piensa que la Inteligencia Emocional es más importante que la intelectual, Goleman nos explica que “los trastornos emocionales pueden interferir en la vida mental” (Goleman, 1997: 140). Se dice que los alumnos que sienten ansias, furia o depresión se les dificultan aprender.

Las emociones negativas con una fuerte intensidad, desvían la atención hacia sí, sus preocupaciones, y obstaculizan el propósito de concentrarse en otra cosa. Se dice que “los pensamientos de desesperanza, impotencia y autocompasión intensos anulan a todos los otros” (Andrade, Navarro y Yock, 1999: 17).

“Cuando las emociones entorpecen la concentración, lo que ocurre es que queda paralizada la capacidad mental cognitiva que los científicos denominan `memoria activa', la capacidad de retener en la mente toda la información que atañe a la tarea que estamos realizando” (Goleman, 1997: 140)

Es por eso que, preocupados o deprimidos, se nos hace imposible poder concentrarnos en cualquier otra cosa, por más que intentemos nuestra mente bloquea cualquier acceso a información que tengamos y necesitemos.

“La ansiedad también sabotea cualquier tipo de rendimiento académico 126 estudios diferentes de más de 36000 personas descubrieron que cuanto más propensa es la persona a las preocupaciones, más bajo es su rendimiento académico, al margen de cómo se mida este: notas en pruebas, promedio de calificaciones o pruebas de logros” (Goleman, 1997: 109)

La ansiedad por su parte debilita el intelecto de tal manera que las personas que sufren de ansiedad son más propensas a fracasar incluso cuando sus puntuaciones en los tests de intelecto sean altas.

Goleman nos comenta que si una persona con niveles de preocupación se le pide realizar algún tipo de tarea por más simple que sea y que diga que está pasando por su mente al realizar esta tarea, sus expresiones serían “no puedo hacerlo”, “no soy bueno en esto” y oraciones por el estilo, estas parecen impedir la concentración y las toma de decisiones.

`Las personas expertas en aprovechar las emociones pueden utilizar la ansiedad anticipada para motivarse y preparase bien, con lo que consiguen un buen empeño' (Andrade, Navarro y Yock, 1999: 17).

1.c.2) Motivarnos para persistir y seguir intentándolo a pesar de los contratiempos.

“Stanford Dorsbusch, un sociólogo de Stanford que estudió a más de diez mil alumnos de escuela secundaria, descubrió que los norteamericanos de origen asiático dedican un cuarenta por ciento de tiempo más que otros alumnos a las tareas escolares. Si bien la mayoría de los padres norteamericanos están dispuestos a aceptar los puntos débiles de un niño y a acentuar los puntos fuertes, entre los asiáticos la actitud es que si uno no se desempeña bien lo que debe hacer es estudiar hasta las altas horas de la noche y, si aún así, no obtiene buenos resultados, debe levantarse más temprano a estudiar. Creen que cualquiera puede desempeñarse bien en la escuela si hace el esfuerzo adecuado. En resumen, una férrea ética cultual con respecto al trabajo se traduce en mayor motivación, celo y persistencia: una ventaja emocional” (Goleman, 1997: 105)

El grado en el que, tras un temprano inicio, pueden perseverar los niños año tras año con una ardua rutina de entrenamiento, es lo que al parecer separa a quienes se encuentran en un nivel competitivo más elevado, de aquellos que poseen una capacidad aproximadamente igual, pero que no alcanzan los mismos niveles de éxito, según Goleman, de los rasgos emocionales, el entusiasmo y la persistencia ante los contratiempos por encima de todo lo demás, es lo que garantiza el éxito

Aparte de las habilidades innatas, la motivación en las personas, tanto en alumnos como en trabajadores, puede llegar a garantizar el éxito, Como lo ejemplifica el caso de los alumnos de descendencia asiática citado anteriormente.

1.c.3) Controlar el impulso y postergar la gratificación.

Un trabajo realizado por el psicólogo Walter Mischelen en la década de los 60, en un jardín de niños del campus de la Universidad de Stanford, es el ejemplo utilizado por Goleman para ilustrar el titulo.

El trabajo consistía en hacerle una propuesta a los niños de cuatro años, la propuesta era que si esperaba a que esa persona terminara la tarea, recibiría dos bombones y sino podía esperar recibiría uno de inmediato. La elección a tal propuesta manifiesta no sólo una interpretación rápida del carácter, sino también la trayectoria de lo que seguirá a lo largo de su vida probablemente.

El estudio anterior demuestra lo trascendente que resulta la capacidad de contener las emociones y de ese modo demorar el impulso. Por consiguiente quizás no exista herramienta psicológica más fundamental que la de resistir el denominado impulso, ya que es la raíz de todo autocontrol emocional, dado que las emociones por su naturaleza misma llevan a uno u otro impulso a entrar en acción.

Este estudió siguió la trayectoria de los niños hasta que terminaron la secundaria. `Algunos de esos niños fueron capaces de esperar interminables quince o veinte minutos que el experimentador tardó en regresar' (Andrade, Navarro y Yock, 1999: 20).

Como lo explica Goleman, fue notable la diferencia entre los que dominaron sus impulsos y los que no lo hicieron.

“Los que habían resistido la tentación a los cuatro años, como adolescentes eran más competentes en el plano social: personalmente eficaces, seguros de sí mismos y más capaces de enfrentarse a las frustraciones de la vida.

Tenían menos probabilidades de derrumbarse, paralizarse o experimentar una regresión en situaciones de tensión o ponerse nerviosos y desorganizarse cuando eran sometidos a presión; aceptaban desafíos y procuraban resolverlos en lugar de renunciar, incluso ante dificultades; confiaban en ellos mismos y eran confiables; tomaban iniciativas y se comprometían en proyectos. Y más de una década después aún eran capaces de postergar la gratificación para lograr sus objetivos.

Aproximadamente la tercera parte de los chicos, los que se quedaron con el bombón mostraron estas cualidades en menor medida y, en cambio, compartían rasgos psicológicos relativamente más conflictivos. Durante la adolescencia mostraron más inclinación a rehuir los contactos sociales; a ser tercos e indecisos; a sentirse fácilmente perturbado por las frustraciones; a considerarse `malos' o `inútiles' a adoptar actitudes regresivas o quedar paralizados por el estrés; a ser desconfiados y resentidos por no `obtener lo suficiente'; a ser propensos a los celos y a la envidia; a reaccionar en forma exagerada ante la irritación con actitudes bruscas, provocando así discusiones y peleas. Y aún después de todos esos años seguían siendo capaces de postergar la gratificación” (Goleman, 1997: 107)

1.c.4) Aptitudes Inteligentemente Emocionales son el Buen Humor, los Niveles Altos de Esperanza y el Optimismo.

El buen humor beneficia y hace más factible la capacidad de pensar con flexibilidad y con mayor complejidad, mientras este dure. De esta manera se hace más fácil en encontrar soluciones a situaciones dadas, tanto interpersonales como intelectuales. Esto sugiere que la risa puede ayudar a las personas a pensar más ampliamente y a asociar con mayor independencia, notando ciertas cosas que se le hubiera pasado por alto de otra manera. Es pues una aptitud trascendente no sólo para la creatividad, sino para anticipar las consecuencias que puede tener una decisión y para reconocer relaciones complejas. Se podría decir entonces `que una forma de ayudar a alguien a analizar un problema, es contarle un chiste' (Andrade, Navarro y Yock, 1999: 21).

Por consiguiente una buena carcajada trae muchos beneficios intelectuales ante todo si de lo que se trata es de buscar una solución que requiera creatividad. Según Goleman las personas que tienen buen humor a hacer planes o tomar decisiones, tienen una visión más optimista que las lleva a ser más comunicativas.

“Esto se debe en parte a que la memoria depende de nuestro estado particular, de modo que cuando estamos de buen humor recordamos acontecimientos más positivos; cuando pensamos en los pros y en los contras de un rumbo a tomar mientras nos sentimos bien, la memoria influye en nuestra evaluación de las evidencia en una dirección positiva, haciendo que resulte más probable que hagamos algo ligeramente arriesgado, por ejemplo.” (Goleman, 1997: 111)

Es por esto que el estas malhumorado influye muy directamente en la toma de las decisiones, y tomemos una decisión más temerosa o excesivamente cautelosa ya que esto influye en que nuestra memoria adopte una dirección negativa.

Se puede asegurar que las emociones descontroladas obstaculizan el intelecto. Según Snyder, un psicólogo de la Universidad de Kansas los niveles bajos y altos de esperanza, hacen una diferencia crítica entre las personas con la misma gama de capacidades intelectuales, al hacer un estudio y comparar los logros académicos reales entre estos dos tipos de personas. El explicó que los alumnos que guardaban esperanzas cuando se fijan una meta trabajan arduamente hasta alcanzarlas independientemente de las notas que habían obtenido en las pruebas de aptitud, que supuestamente pueden decir con antelación como se desenvolverán los alumnos. Es por esto que la comparación de logros académicos con alumnos que tuvieron la misma nota lo que los distingue es la esperanza.

`Las personas que demostraron niveles altos de esperanza, descubrió Zinder, comparten ciertas características, entre otras la de ser capaces de auto motivarse' (Andrade, Navarro y Yock, 1999: 23). Se sienten capaces de dar lo mejor de si al proponerse una meta para alcanzarlo, de ser optimistas cuando se encuentran en medio de un problema, de hallar varias maneras de alcanzar sus metas o modificarlas por la sensibilidad, y de saber reducir una tarea exageradamente grande y complicada, en pequeños trozos para facilitarla y hacerla manejable.

Se afirma entonces que depende de las emociones, negativas o positivas, la manera en la que nuestra capacidad de pensar, realizar algún trabajo y alcanzar cierta meta propuesta sea favorable o desfavorable, también delimita nuestra capacidad de desempeño de las habilidades innatas y de esta manera determina nuestro éxito o fracaso.

“Desde la perspectiva de la inteligencia emocional, abrigar esperanzas significa que uno no cederá a la ansiedad abrumadora, a una actitud derrotista ni a la depresión cuando se enfrente a desafíos o contratiempos. Las personas que abrigan esperanzas muestran menos depresión que las demás ya que actúan para alcanzar sus objetivos, son menos ansiosas en general y tiene menos dificultades emocionales” (Goleman, 1997: 113 - 114)

De modo que los sentimientos placenteros y de entusiasmo nos motivan a trabajar y nos guían directo al éxito de nuestras metas. `Es en este sentido que la inteligencia emocional es una actitud superior que afecta profundamente a todas las otras habilidades, facilitándolas o interfiriéndolas' (Andrade, Navarro y Yock, 1999: 23)

2 - La Inteligencia Interpersonal

Al igual que la inteligencia personal, la inteligencia interpersonal también está compuesta por otras competencias que determinan el modo en que nos relacionamos con los demás:

2.a. Empatía: es la habilidad para entender las necesidades, sentimientos y problemas de los demás, poniéndose en su lugar, y respondiendo correctamente a sus reacciones emocionales. Las personas empáticas son aquellas capaces de escuchar a los demás y entender sus problemas y motivaciones. Normalmente tienen mucha popularidad y reconocimiento social, se anticipan a las necesidades de los demás y aprovechan las oportunidades que les ofrecen otras personas.

2.b. Habilidad social: se define como el talento en el manejo de las relaciones con los demás, en saber persuadir e influenciar a los demás. Quienes poseen habilidades sociales son excelentes negociadores, tienen una gran capacidad para liderar grupos y para dirigir cambios, y son capaces de trabajar colaborando en un equipo y creando sinergias grupales. (Goleman, 1996)

Como puede deducirse, la IE es un concepto psicológico que se presenta de forma abstracta como una variable teórica y así puede explicar fenómenos de interés científico que no pueden ser directamente medidos; cuyo conocimiento ofrece la posibilidad de conocer su sistema psíquico emocional de una manera concreta, precisa y sencilla, a la vez que comprende su comportamiento emocional y el de las personas que lo rodean. 

La IE se ubica en una posición actualizada y novedosa con aplicaciones muy concretas, desde la educación de los niños, el mundo de la pareja, hasta el nivel del las organizaciones empresariales y sociales.  

En la época moderna, la IE cobra una crucial importancia, puesto que el entorno exige modificaciones en el estilo de gestión; por lo tanto, los individuos deberán desarrollar nuevas actitudes para adaptarse y llegar a destacarse como el más apto, aquel que reúne competencias técnicas e inteligencia emocional.

“Las emociones determinan (...) el nivel de rendimiento de que somos capaces en estado de equilibrio o desequilibrio emocional, así como determinan qué tipo de relaciones mantendremos con nuestros subordinados, con nuestros superiores o con nuestros pares. Las emociones determinan cómo respondemos, nos comunicamos, nos comportamos y funcionamos en el trabajo y/o la empresa” (Cortese, 2003)  

El enfoque basado en la concepción tradicional de inteligencia demuestra sus limitaciones pues descuida, como se demostró anteriormente, la importancia de las emociones, componente fundamental del concepto de inteligencia emocional. Este componente está estrechamente vinculado con la capacidad de manejo interpersonal, de habilidades sociales, en otras palabras todo lo relacionado con el aspecto emocional, por medio del cual podemos llegar a saber conducir las relaciones sociales, familiares o de trabajo de un modo positivo, teniendo un autoconocimiento de las propias emociones y utilizándolas para entender las relaciones con otras personas y con el entorno. De esta manera se puede ser congruente con el contexto de las situaciones sin dejar de reconocer, por medio de la empatía, las emociones de los demás.

Tener presente la información que nos proporcionan las emociones, nos permite modificar nuestras conductas y pensamientos con el fin de transformar las situaciones; esto resulta de relevante importancia para la vida como lo señala Cortese en la siguiente cita.

“La clave está en utilizar las emociones de forma inteligente que es precisamente lo que queremos decir con inteligencia emocional: hacer, deliberadamente, que nuestras emociones trabajen en beneficio propio, de modo que nos ayuden a controlar nuestra conducta y nuestros pensamientos para obtener mejores resultados” (Cortese, 2003)

De manera que puede constatarse la eficiencia de las emociones como método de comunicación. Tener claro estas particularidades nos permitirá explicar e influir en situaciones que se presentan en la película y que desembocan en un excelente trabajo por parte del personaje.

Educación Emocional

Podemos percatarnos entonces que de nada nos sirve tener muchos conocimientos, si no somos capaces de desarrollar y manejar adecuadamente nuestras emociones, ante las situaciones que se nos presentan. De esta manera, el concepto de inteligencia emocional surge como una alternativa a un modelo educativo que nos proporciona cantidades inmensas de información, pero no mecanismos para una mejor relación con nosotros mismos y con nuestros congéneres.

También es de todos conocidos que la cultura educa nuestras emociones. Al niño se le va enseñando cuándo son aceptables ciertas emociones y cuándo no. Se le enseña a minimizar ciertas emociones, a exagerar otras, a reemplazar una emoción por otra y a reprimir algunas. De ahí que `saber manejar lo emocional es tener una personalidad integrada' (Cestau: 1).

No es lo mismo el poseer conocimientos científicos que el poseer sabiduría. Lo primero, aunque importante, es parcial; en cambio, la sabiduría abarca a la persona de manera integral, en otras palabras abarca el saber, el ser y el hacer; un saber que se modifica en actividades interiores positivas y en compromisos solidarios con los demás.

Las emociones humanas son fundamentales en cualquier aprendizaje, ya que por medio de ellas damos sentido a las personas. No se debe desacreditar lo intelectual, pero toda auténtica educación debe integrar lo emocional si no quiere limitarse a ser solamente una mera instrucción o aprendizaje. Lo anterior es lo que hoy en día se conoce como educación holística.

Steiner y Perry haciendo alocución a la educación emocional señalan:

“La Educación Emocional esta conformada por tres capacidades: la capacidad de comprender las emociones propias, la capacidad para expresar de manera productiva y la capacidad para escuchar a los demás y para sentir empatía respecto de sus emociones. Tener capacidades emocionales significa ser capaz de manejar las emociones de una manera tal que uno llegue a mejorar su desarrollo personal y su calidad de vida” (Steiner y Perry, 1998: 27)

El objetivo de la Educación Emocional es ayudar a atravesar de manera favorable crisis vitales y de esta manera beneficiar el tránsito de una etapa a otra, tomando conciencia de las contradicciones, ambivalencias, conflictos y necesidades propias de cada una. Para ello dota de recursos y habilidades, promoviendo así el desarrollo de las siguientes etapas: la confianza, la autonomía, la iniciativa, el afán de logro y la identidad, componentes todos ellos de un buen autoconcepto o autoestima.

Daniel Goleman nos dice que “el cerebro es notablemente flexible y aprende constantemente. Los errores en las habilidades emocionales pueden ser remediados: en gran medida, cada una de estas esferas representa un cuerpo de hábitos y respuestas que, con el esfuerzo adecuado, pueden mejorarse” (Goleman, 1997: 35)

Por consiguiente los padres pueden ayudar a los hijos a conseguir un alto nivel de Coeficiente Emocional, ayudándolos a corregir los errores. Para esto hay que tomar en cuenta que existen dos tipos de padres, los que explican a sus hijos en qué consiste el mundo de las emociones y los que prefieren ignorarlo. En este último están los padres que no tienen tiempo y se cubren las espaldas atiborrando a los niños de regalos. Y también los que imponen su autoridad con el NO por delante, convencidos de que conviene enderezarles.

Como dice Daniel Goleman, "los padres hablan cada vez menos con sus hijos, no se interesan por su mundo interior; las familias están rotas y los niños viven terribles situaciones de incomunicación y aislamiento". (Goleman, 1997)

Dentro de este grupo cabe destacar dos estilos, según Tarragona en la Escuela de Padres, el autoritario y el permisivo.

El autoritario es el que pone las normas estrictas que espera que sean obedecidas. Los niños deben mantenerse en su lugar y no los deja expresar sus opiniones. Son padres que dirigen la familia partiendo de la tradición, poniendo énfasis en la estructura, el control y el orden, todo ello se vuelve una gran carga para el niño.

El padre permisivo es el que busca la aceptación y transmite el mayor aliento posible. No suele fijar límites, no impone exigencias fuertes, ni metas claras a sus hijos para que se desarrollen de acuerdo a su naturaleza.

Dentro de otro tipo de padres, está el tipo autorizado, que es el que se encarga de darle a conocer el mundo de las emociones a sus hijos.

El estilo autorizado equilibra los límites con el ambiente estimulante. Orienta sin controlar, da explicaciones e implica a sus hijos en las decisiones. Se elogia la competencia y la independencia. Todo ello permite que los hijos crezcan con confianza en ellos mismos, independientes, sociales y emocionalmente inteligentes.

De este modo Tarragona propone los principios básicos para educar con una disciplina positiva y efectiva en el desarrollo de la inteligencia emocional.

Propone el establecer límites y reglas claros y atenerse a ellos, dar advertencias y señales al niño cuando comienza a comportarse mal. Esta es una manera de enseñarles el autocontrol. Reforzar las buenas conductas con elogios y afecto ignorando las conductas que sólo buscan llamar la atención. Educar a los hijos conforme nuestras expectativas. Dedicar tiempo para conversar sobre los valores y las normas y por qué estos son importantes. Cuando se desobedece alguna norma o límite puesto, hay que imponer inmediatamente una consecuencia adecuada y proporcionada.

El desarrollo moral de los hijos significa que estos tengan sentimientos y conductas que reflejen preocupación por los demás, que compartan, ayuden, estimulen, muestren una conducta altruista, tolerancia hacia los demás, y que tengan voluntad de respetar las normas sociales.

Sugiere que para que los niños se conviertan en personas morales deben adquirir capacidades emocionales y sociales como comprender lo que diferencia una conducta buena de una mala y desarrollar hábitos de conducta correctos. Desarrollar interés, consideración y un sentido de responsabilidad por el bienestar y los derechos de los demás, expresando este interés mediante actos de atención, benevolencia, amabilidad y caridad. Y experimentar una reacción emocional negativa ante la trasgresión de las normas establecidas.

En decenas de escuelas norteamericanas se imparten ya asignaturas como Habilidad Social o Control de las Emociones. Empezó hace unos siete años a nivel experimental, pero a raíz del éxito del libro de Goleman, se están extendiendo a los programas de enseñanza. Uno de los lugares pioneros es New Haven, donde los alumnos estudian Empatía, Autocontrol, Autoestima, Cooperación... Pero la escuela más innovadora en la enseñanza de la Inteligencia Emocional tal vez sea el New Learning Center, de San Francisco. A la hora de pasar lista, los niños dicen un número, del diez al uno, según su mejor o peor estado de ánimo. Así los profesores saben a qué atenerse y les ayudan a liberarse de sus preocupaciones antes de empezar la jornada.

Las mejoras en los niños saltan por lo general a la vista, se da menos agresividad, menos propensión a las drogas, autocontrol, sociabilidad y más disposición para el trabajo en grupo.

Los profesores hacen lo que pueden, que no es poco, pero la responsabilidad sigue recayendo sobre los padres. A ellos va dedicado un libro, pionero en la aplicación de la Inteligencia Emocional a la educación: The Heart of Parenting (El corazón de la paternidad). Su autor, John Gottman, siguió muy de cerca a 120 familias y al cabo de diez años evaluó sus logros. Los hijos de matrimonios emocionalmente maduros iban mejor en la escuela, demostraban mejor salud física y mental, habilidades sociales y mayor autoestima. Gottman aboga por lo que él llama “emotional coach” (preparador emocional).

"Amar a los niños no es suficiente. Hace falta enseñarles habilidades para las que muchas veces no estamos preparados; y es que nadie nos ha enseñado nunca a ser padres". (Gottman, Heart of Parenting).

De este modo las capacidades emocionales pueden y deben ser enseñadas para que los niños sean más capaces de manejar el estrés emocional de los tiempos modernos. Si la vida agitada y apresurada ha vuelto a los niños propensos a la irritabilidad y la ira, se les puede enseñar a reconocer y controlar esos sentimientos. Si le temen a las mudanzas frecuentes.  Si se sienten perturbados por un divorcio o un nuevo matrimonio. Si se sienten angustiados cuando enfrenta nuevas situaciones o displicente respecto de sus tareas escolares. Se puede enseñar a los hijos formas de modificar la bioquímica de sus emociones, ayudándoles a adaptarse mejor, a mantener un mayor control y a ser simplemente más felices.

Todos debemos formar parte en la educación emocional debido a que los errores emocionales son habituales y en muchos casos devastadores. Tomemos por ejemplo los medios de comunicación de nuestro país, especialmente los periódicos, en ellos se muestran un día si y otro también, sucesos con un alto contenido de violencia, tales como crímenes pasionales, suicidios, homicidios y violaciones; lo anterior producto en la mayor parte de la pérdida de habilidades emocionales que nos autocontrolen, que nos motiven y que demuestren empatía unos por otros. Es quizás con el aprendizaje y el desarrollo de estas habilidades que podremos aplacar un poco la violencia que se presencia hoy en día.

Por consiguiente “ser emocionalmente inteligente significa: conocer las emociones propias y ajenas, su magnitud y sus causas. Poseer habilidades emocionales significa manejar la emociones a partir del conocimiento de las mismas” (Andrade, Navarro y Yock, 1999: 34)

Cine

Ya que en la investigación se trabaja con la película “La Vida es Bella” creemos fundamental la incorporación a este Marco Teórico de una sinopsis del cine. De esta manera se puede dar a conocer que no se trabaja con la realidad en sí, sino con base en la información suministrada por la película.

Desde hace unos años, el cine se ha convertido en el entretenimiento popular más multitudinario de nuestra época. A diferencia de los demás espectáculos, las películas tienen la virtud de la repetición uniforme, y casi infinita, y tienen la característica, de no sufrir cambios importantes, al ser traducidas a otros idiomas. Pero es fundamental establecer que el cine, es una representación ficticia de conductas y comportamientos humanos, utilizados para crear conciencia acerca de temas diversos de la vida cotidiana, o sencillamente para la recreación de los espectadores. El cine, es un medio de comunicación por el cual se pueden transmitir mensajes políticos o sociológicos a las masas, pero esto no quiere decir que sea un espectáculo colectivo, ya que una vez iniciada la película, la falta de luz, aísla a cada persona, y este aislamiento, es acentuado por la falta de interacción con los intérpretes de la película. Esto refuerza el relato cinematográfico, ya que el relato se lleva a cabo en nuestra imaginación y nos aislamos de los demás, para dejarnos empapar por las imagines que se nos muestra. “En el público, el cine no produce una reacción colectiva inmediata, sino que sirve de catalizador de corrientes laterales dentro del público. Las repercusiones psicológicas directas solo son importantes en el caso de los niños y adolescentes, o de personas altamente emocionables” (Poloniato, 1992). El espectador normal continúa manteniendo la distinción entre ficción y realidad, y por mucho que se empeñe, su imaginación continúa controlando sus reacciones. Por lo tanto, más que el efecto directo del cine en las personas, interesa la influencia que a más largo plazo puede tener el cine en la personalidad del espectador, ya que cuando se apagan las luces para que inicie la película, las personas sufren de una proyección hacia los personajes, lo cual le permite a los espectadores, vivir una vida diferente a través de los personajes. Sin embargo, fuera de ese impacto emotivo inmediato, el cine no puede considerarse como conformador de conductas personales. El verdadero peligro del cine para la vida personal no reside en la imitación directa siempre escasa, sino en la pérdida de contacto con la realidad que su frecuencia habitual puede llegar a producir, haciendo de su adepto un ser inadaptado al ambiente que le rodea.

MARCO HISTÓRICO

Para efectos de este trabajo es prudente ubicar al lector en la época que representa la película y la situación que se vive en ella, el holocausto judío.

La Segunda Guerra Mundial (1939- 1945) ha sido el motivo más grande por el cual el ser humano tomó conciencia del porqué las guerras no aportan nada bueno para el mundo y la humanidad. Es por esto que, a partir de su término, muchas cosas cambiaron en el planeta y especialmente en Europa. Pero, ¿qué fue exactamente la II Guerra Mundial? ¿Por qué se dio? ¿Y cómo cambió la vida de muchos habitantes europeos? A estas y otras interrogantes les daremos respuesta en breve.

Después de la I Guerra Mundial, muchos pensaron que algo como eso nunca iba a suceder más y que todo iba a continuar en forma pacífica, pero otros sabían que los conflictos entre las naciones, especialmente las más poderosas, se estaban intensificando, y que, algún día se iban a desatar en tal magnitud que cambiarían el panorama mundial para siempre. Debido a esto es que la II Guerra Mundial no fue más que “la continuidad de la I Guerra Mundial”, a causa de los diferentes asuntos sin resolver por las naciones poderosas y el surgimiento de ideas y fanatismos religiosos y nacionales.

Pero no sólo se puede decir que esta guerra fue causada por conflictos armados en general. Para ello, daremos una breve reseña del os hechos más importantes. El Tratado de Versalles, el Antagonismo ideológico, la Expansión del Comunismo, los países totalitarios y su política agresiva, así como la rivalidad neocolonialista, fueron algunas de las causas mediatas que provocaron tal conflicto. Aunque la que realmente marca su inicio fue la invasión de Alemania a Polonia, el 1° de septiembre de 1939, una semana después de haber firmado un Pacto de No Agresión Alemania y la  Unión Soviética, las cuales, en secreto acordaron repartirse Polonia. Por este motivo Francia y Gran Bretaña perdieron a la URSS como aliada. A causa de esto, y ante tal invasión, estas dos últimas naciones, mediante pactos, declaran la guerra a Alemania. Lo mismo hizo Italia que por otra parte se unió a la nación alemana.

El hombre detrás de tal iniciativa de tomar toda Europa bajo su control y hacer de Alemania una nación única y superior, fue el político alemán, líder del partido nacional- socialista, Adolfo Hitler, (1889- 1945), quien, entusiasmado por sus triunfos producto de la guerra relámpago (ataques sorpresa de acciones combinadas de los Panzer - tanques blindados -, la aviación y la infantería), ataca Rusia por tierra y aire, todo el sur hasta Stalingrado, que resistió bajo el mando del general Zukhov en el Norte. Leningrado también fue sitiado. Al terminar 1941, Italia y Alemania dominaban Europa y la guerra se hacía mundial con la incorporación de Estados Unidos y Japón al conflicto. El fin de la guerra se da con la rendición de Alemania el 7 de agosto de 1945. Alemania y Berlín fueron tomadas por los rusos, ingleses y norteamericanos. Hitler y sus colaboradores se suicidaron sin encontrarse sus cadáveres.

Por otro lado el emperador del imperio nipón, Hirohito, quien también presentó una fuerte resistencia para las fuerzas aliadas, tuvo que rendirse ante la utilización de las dos bombas atómicas que fueron lanzadas por los aliados, sobre las ciudades de Hiroshima y Nagasaki respectivamente. Su rendición toma lugar el 2 de setiembre de 1945.

La Segunda Guerra Mundial dejó serios daños en la población mundial, pero el más grande y de mayor importancia fue el del “holocausto judío”.

Holocausto es el sacrificio especial entre los israelitas, en que se quemaba toda la víctima. `Después de la II Guerra Mundial, el término se utiliza como genocidio. Es el exterminio o eliminación sistemática de un grupo social por motivo de raza, de religión o de política.' (Quirós, 2000:89).

En los primeros años del siglo XX una de las características de los gobiernos totalitarios como el comunismo, fascismo y especialmente del nazismo, fue la exaltación del nacionalismo. El sentimiento de apego de los individuos a su nación. Amparados en el nacionalismo estos gobiernos totalitarios lograron militarse y ser agresivos logrando su expansión y dominio. Para exaltar la figura del líder político, en casos como el comunismo, se niega la religión al pueblo. Según la doctrina marxista, el comunismo es ateo, porque “la religión es el opio de todos los pueblos”.

El caso de Hitler y el exterminio de judíos es algo que sobrepasa los límites de la razón. Infundió a los alemanes el sentimiento de una raza única. Ellos, por ser arios o indoeuropeos, rama de la que se originaron, griegos, romanos y germanos, constituían una raza superior. Con el respaldo de los filósofos y científicos nazis, puso en práctica la depuración de la raza aria, eliminando a los semitas, especialmente judíos que según él, la habían contaminado.

`El proceso se inició con ataques verbales, luego fueron acusaciones escritas. Después se produjo el boicot de los negocios y a los profesionales hebreos; después las humillaciones públicas: las palizas y el tirar de las barbas a los judíos. A continuación vino el terror nocturno, de ataques y detenciones y finalmente los campos de concentración.' (Quiros, 2000:89)

La Gestapo y la SS, policías secretas, vigilaban cada familia judía, la tiranía se cerró más y más hasta ahogar y matar la última voz de protesta.

Dependiendo de las órdenes superiores, los alemanes escogían niños o ancianos, mujeres, u hombres para enviarlos en ferrocarriles, en vagones de carga en lugares donde harían experimentos con ellos, las mujeres para ser violadas y ultrajadas, los hombres a trabajos forzados, a campos de concentración, donde casi morían de hambre o al destino final de las cámaras de gas. En este proceso los niños eran arrancados de los brazos de sus madres, algunos padres se vieron separados de sus hijos a punta de fusil, y en diversas ocasiones los alemanes tiraban a matar.

La causa principal de que no se produjeran sublevaciones, es que fuera del “gettho” no encontraron apoyo en toda Polonia. Sin embargo, países como Francia, desestimaron la petición de los alemanes de que les entregasen todos lo judíos franceses. En Holanda el sentimiento unánime de todos los ciudadanos fue el de esconder a sus judíos. En Dinamarca el Rey no solamente despreció los edictos de los alemanes, sino que los daneses evacuaron a toda su población judía, al refugio de Suecia. En cambio los polacos, en una minoría muy reducida, escondieron algún judío fugitivo.

Durante la guerra, detrás de cada ejército que invadía un país, iban las escuadras de exterminio de la SS, encargadas por Hitler de eliminar a los judíos y las altas autoridades políticas. Primero encerraban a las comunidades judías de las ciudades, en los “getthos” de las capitales importantes para luego utilizar el “tratamiento especial” o “la solución final”.

El exterminio de todas estas personas fue mediante los campos de concentración, cámaras de gases, crematorios e inimaginables formas de experimentación científica y de acabar con sus vidas.

Cuando la guerra terminó en 1945, Gran Bretaña, en el proceso de descolonización, otorgó la independencia a Irak, Jordania y Palestina. En esta última ya se habían instalado millares de judíos, que reclamaban su derecho a regresar a la Patria.

En 1948 la ONU acordó dividir el territorio palestino y crear allí el estado de Israel. Jerusalén, ciudad santa para judíos y musulmanes, quedó dividida entre Jordania e Israel. Los países árabes no aceptaron el nuevo estado y desde entonces es zona de conflictos.

Durante la persecución nazi, muchos judíos emigraron a diferentes continentes. A Costa Rica llegaron especialmente procedentes de Polonia, de allí que se les llame “polacos”. Inicialmente algunos se dedicaron a vender ropa de casa en casa y a pagos, por eso, a las personas que se dedican a esta clase de negocios, también se les llama “polacos”.

METODOLOGÍA

Basándonos en el libro “Elementos de investigación académica” de Helio Gallardo determinamos que la investigación que se realizó para nuestro trabajo fue de tipo documental, se analizó todos los postulados propuestos por los diversos escritores e investigadores relacionados con Inteligencia Emocional aplicados a la película “La vida es bella”.

Para la realización de este trabajo se tomaron en cuenta las siguientes etapas:

La construcción del estado de la cuestión, el cual se formó bajo la búsqueda y recopilación de los distintos comentarios relacionados tanto con la Inteligencia Emocional como con la crítica de la película “La vida es bella”.

La formación del marco teórico, cuya función es la de explicar al lector los componentes esenciales de este tipo de inteligencia.

El marco histórico, importante para la ubicación espacial y social del evento predominante en la película de estudio: El Holocausto Judío.

Es importante señalar que para la creación de esta investigación se contó con un intenso trabajo en grupo, con diversas búsquedas de información tanto en las bibliotecas de la Universidad de Costa Rica como en Internet. La delegación y el cumplimiento de las tareas fueron indispensables para la obtención del resultado deseado.

Para el desarrollo de los objetivos específicos se realizará un estudio detallado de la película y a la vez se irán identificando los diferentes postulados de la Inteligencia Emocional ya mencionados y definidos en el marco teórico.

`La investigación documental privilegia la biblioteca como centro de información fundamental.' (Gallardo, 1997:171)

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS.

Alterio Ariola, Giafranco; Pérez Loyo, Henry. Inteligencia Emocional: Teoría y

Praxis en Educación. Universidad Centroccidental “Lisandro Alvarado”, Venezuela. www.campus-oei.org/revista/deloslectores/527Ariola.pdf. Extraído 27 de abril del 2004.

Andrade Ruiz, Xinia; Navarro Solano, Odette; Yock Cabezas, Isabel. Tesis:

Construcción y Validación de una Prueba para Medir Inteligencia Emocional. San José, Costa Rica. 1999.

Bolívar, C. 2001. ¿Cómo desarrollar la inteligencia emocional en la empresa. Los

talleres de IE? www.arearh.com. Extraído 27 de abril del 2004

Campoamor. La Vida es Bella. www.Galiciacity.com Extraído 27 de abril del 2004

Carballo V. Sonia. Intervenciones para ayudar a construir la inteligencia. Revista

Educación. 22 (1), 1998. 77-89 pp.

Cortese, A. 2003 ¿Qué es la inteligencia emocional? www.sht.com.ar. Extraído 27

de abril del 2004

Cortese, A. 2003. ¿Qué es la inteligencia emocional?

www.inteligencia_emocional.org. Extraído 27 de abril del 2004

Cortese, A. 2003. La Inteligencia Emocional en la empresa. www.sht.com.ar.

Extraído 27 de abril del 2004

Cortese, Abel. 14 Consejos para la Relación con los Adolescentes.

www.inteligencia-emocional.org. 03de mayo de 2004

Cortese, Abel. Algunos Errores Corrientes Acerca de la Disciplina.

www.inteligencia-emocional.org. 03de mayo de 2004

Cortese, Abel. Cómo Aprenden los Niños. www.inteligencia-emocional.org. 03de

mayo de 2004

Cortese, Abel. Comunicación Efectiva en la Familia.

www.inteligencia-emocional.org. 03de mayo de 2004

Cortese, Abel. Educar con Inteligencia Emocional.

www.inteligencia-emocional.org. 03de mayo de 2004

Cortese, Abel. El Tímido: ¿Nace o se Hace?. www.inteligencia-emocional.org. 03de

mayo de 2004

Cortese, Abel. Enseñar Nuevas Capacidades es Ir, a Veces, al Contrario de la

Intuición. www.inteligencia-emocional.org. 03de mayo de 2004

Cortese, Abel. Hablar de las Emociones. www.inteligencia-emocional.org. 03de

mayo de 2004

Cortese, Abel. Inteligencia Emocional y el Éxito Escolar.

www.inteligencia-emocional.org. 03de mayo de 2004

Cortese, Abel. Inteligencia Emocional y Herencia Genética.

www.inteligencia-emocional.org. 03de mayo de 2004

Cortese, Abel. Inteligencia Emocional: Sinónimo de Madurez.

www.inteligencia-emocional.org. 03de mayo de 2004

Cortese, Abel. La Inteligencia Emocional y Los Niños.

www.inteligencia-emocional.org. 03de mayo de 2004

Cortese, Abel. Las Primeras Experiencias Emocionales.

www.inteligencia-emocional.org. 03de mayo de 2004

Cortese, Abel. Nuevas Capacidades es Ir, a Veces, al Contrario de la Intuición.

www.inteligencia-emocional.org. 03de mayo de 2004

Cortese, Abel. Una Educación Motivadora. www.inteligencia-emocional.org. 03de

mayo de 2004

Cortese, Abel. Violación Emocional. www.inteligencia-emocional.org. 03de mayo

de 2004

Cristini, Gustavo. La Vida es Bella. www.arrakis.es. Extraído 27 de abril del 2004

Del Pozo, Mariano. El cine y su crítica. Pamplona, España: Ediciones Universidad de

Navarra, S.A. 1970

Díaz,E. Y col. 2003. La Inteligencia Emocional en la organización.

www.inteligenciaemocional.com. Extraído 27 de abril del 2004

Dr. González Hernández, Jorge. NEUROBIOLOGIA DE LA INTELIGENCIA

EMOCIONAL. Hospital Dr. Alejandro del Río.

www.escuela.med.puc.cl/paginas/publicaciones/Neurologia/cuadernos/1999/pub_10_99.html. 03 de mayo de 2004.

Emociones. www.neurohost.org. 03 de mayo del 2004

Fuller, Graham. Entrevista a Benigni. www.cinemania.com. Extraído 27 de abril 2004

Gallardo Martínez, Helio. Elementos de investigación académica. San José, Costa

Rica: EUNED, 1997

Gardner,H. Frames of mind: the theory of Multiple Intelligences. New York, Basic,

BOOKS: 1983, pp: 40-42.

Gispert, Carlos. Océano Uno, Diccionario Enciclopédico Ilustrado. Barcelona,

España: Grupo Editorial Océano, 1989.

Goleman, Daniel. ¿Utiliza la Inteligencia Emocional?

www.expansion.com.mx/expansion/revistas/1999/02/759/ideas/index.html. 20 de abril de 2004

Goleman, Daniel. La Inteligencia Emocional: Por Que es más Importante que el

Cociente Intelectual. México: Editor Javier Vergara S.A., 1997.

Goleman, H.1998. Inteligencia Emocional en la empresa.

www.inteligenciaemocional.com. Extraído 27 de abril del 2004

Goleman,H. 1995. Inteligencia Emocional. Barcelona, Kairós; citado por Alcacíbar,

J.C. 2002, en Inteligencia Emocional en la empresa.

www.inteligenciaemocional.com. Extraído 27 de abril del 2004

Gómez Andrade, Rosario; Herrera Gavira, Lidia; Agudo Macías, Manuel.

Teleformación Aplicada a la formación Científica: Diseño y

Experimentación de un Modelo Didáctico. Facultad de CC.EE/I.C.E. de la Universidad de Sevilla. www.us.es/fccee. Extraído 27 de abril del 2004.

Hernández Mendo, Antonio; Guerrero Manzano, Susana; Arjona Arcas, José Francisco.

Inteligencia Emocional vs. Inteligencia Social: datos para su estudio.

Universidad de Málaga, España. www.efdeportes.com. 03 de mayo de 2004

Inteligencia Emocional.

www.universia.es/contenidos/SERVICIOS/articulos/Inteligencia_emocional/. 03 de mayo de 2004

José Ortiz De Burgos. Diccionario de Italiano - Español. Barcelona, España:

La Inteligencia y La Inteligencia Emocional.

www.psicologiaonline.com/autoayuda/iemocional/index.html. Extraído 27 de abril del 2004.

La Vida es Bella. www.lapaginadefinitiva.com/cine/criticas/vidabella.htm.

Extraído 27 de abril del 2004

La Vida es Bella.

www.terra.com.net/estudios/2004/03oscars/1990`slavidaesbella.htm.

Extraído 27 de abril del 2004

La Vida es Bella. www.todocine.com/mov/0021243.htm. Extraído 27 de abril del

2004

La Vida es Bella. www.zinema.com. Extraído 27 de abril del 2004

Marina, José Antonio. La Inteligencia Emocional.

www.gaztenet.com/copsesta/comunidades/articul/marina.doc. 20de abril de 2004

Mercado Sabalote, Enrique. El Autismo Como Déficit de Inteligencia Emocional.

www.alboranpsicologia.com/Congresos/Autismo/emocional.htm. Extraído

27 de abril del 2004.

Meyer, Eugenia. Cuadernos de la cinética nacional. Testimonios para la historia

del cine mexicano. México: Impresora Formal, S.A. 1976.

Nieto, Sol. Inteligencia Emocional. www.inteligenciaemocional.com 20 de abril de

2004

Pacheco Bowen, Pilar. Comentario del Libro Inteligencia Emocional de Daniel

Goleman. www.geocities.com. 03 de mayo de 2004

Pascal,B. 2003. Inteligencia Emocional. www.inteligenciaemocional.com. Extraído

27 de abril del 2004

Poloniato, Alicia. Cine y Comucnicación. México: Editorial Trillas. 1992.

Psicoactiva. www.psicoactiva.com. 03 de mayo de 2004

Quirós de Vallejos, Angela. Fichas de Estudios Sociales para Bachillerato, 4º Ciclo

de Educación Diversificada. San José, Costa Rica: Litografía e Imprenta LIL,

S.A. 2002: pp 86-87.

Ravaschino, Guillermo. La Vita é Bella (La Vida es Bella). www.cineismo.com.

Extraído 27 de abril del 2004.

Redondo, Ana F. La Inteligencia Emocional: IES, “Cuatro Caminos”. Don Benito.

www.platea.pntic.mec.es/. Extraído 27 de abril del 2004.

Roig, Emma. Entrevista con Roberto Benigni. www.cinemania.com. Extraído 27 de

abril del 2004

Salgán, Miguel A. Una fábula inolvidable que demuestra que el amor, la familia y

la imaginación pueden conquistarlo todo.

www.filasiete.com/lavitaebella.htm. Extraído 27 de abril del 2004

Salovery, P. Y Mayer,J.D. The Intelligence. Intelligence (EU). 1990: 17, 433-442

Sinopsis de la Película La Vida es Bella.

www.cine.publispain.com/peliculas/Drama/Lavidaesbella/. Extraído 27 de

abril del 2004

Smink, Verónica. La Vida es Bella…y Gris.

www.almargen.com.ar/sitio/seccion/cine/vidabella. Extraído 27 de abril del

2004

Sotillo, R. 2000. Cuando los constructos psicológicos escapan del método científico:

El caso de la inteligencia emocional y sus implicaciones en la validación y

evaluación. www.capitalemocional.com. Extraído 27 de abril del 2004.

Sotomayor, Eduardo. La Vida es Bella. www.galiciacity.com Extraído 27 de abril del

2004

Tarragona. Inteligencia Emocional: Cómo Pueden Ayudar los Padres a los Hijos a

Alcanzar un Alto Nivel de Cociente Emocional. www.inteligencia-emocional.org. 03 de mayo de 2004

Thornike, E. Intelligence and its uses. 1920. Citado por Harper's Magazine (EU) 140,

pp:227-235

Tus Dos Mentes. www.sapiens.ya.com/i-emocional/. 03de mayo de 2004

Valera Guerrero, Gilda Isabel. Las Emociones. www.monogafías.com. 03 de mayo de

2004

Verdejo, Hernán; Mora, Luis; Astorga, Juan Manuel; Santiago, Manuel. Inteligencia

Emocional en la Salud. www.psicodelgado.com/Inteligencia%20Emocional.htm. Extraído 27 de abril del 2004.

ANEXOS

Anexo 1

'Inteligencia emocional'

Anexo 2

Anexo 3

Anexo 4:

Anexo 5

ANEXO 6