Inteligencia Emocional

Psicosociología. Naturaleza humana. Ira. Miedo. Felicidad. Amor. Tristeza. Mente: racional y reflexiva. Reacciones emocionales. Intrapersonal

  • Enviado por: Antonio Viladoms
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 15 páginas
publicidad

Primera Parte.

Para introducir, tenemos la vida. De una pareja consagrad a su hija, la cual viajaba en un tren que cayo a un río y lo único que penso la pareja fue en salvar a su hija, aunque tuvieran que sacrificar su vida a cambio. Esto es sacrificio paterno y se trata de amor altruista.

En cierto tipo de emociones, el corazón termina sobre la cabeza; esto es para enfrentar momentos difíciles y no dejarlas al intelecto. La inteligencia puedo no tener la menor importancia cuando las emociones dominan.

Puede darse el caso de que la emoción o el sentido de protección aplasten a la razón, como a pasado cientos de veces. Tal es caso de Matilda Crabtree cuando murió de un disparo en el cuello propinado por su padre, el cual penso que había un intruso en la casa y disparo a su hija la cual le estaba jugando una broma a sus padres.

Desde los principios de las civilizaciones se crearon códigos de ética como el código de hammurabi o los 10 mandamientos creados para someter y domesticar las emociones, a lo que la pasión aplasta a la razón otra vez.

El ser humano tiende por naturaleza a actuar con cautela y ha evitar el peligro, aunque existen las emociones que conducen a la acción. Existen distintos tipos de respuesta a las emociones:

  • Ira: Aumenta la adrenalina, se genera la energía y la sangre fluye a las manos para hacer mas fácil el tomar un arma o golpear.

  • Miedo: El cuerpo se congela por un instante, el organismo se pone en alerta, se prepara para la acción y la sangre va a los músculos grandes para facilitar la huida.

  • Felicidad: Se inhiben los sentimientos negativos y aumenta la energía, hay disminución en pensamientos inquietantes. El cuerpo se recupera mas rápido de emociones desconcertantes y existe un descanso general buena disposición y entusiasmo.

  • Amor: Sentimientos de ternura y satisfacción sexual. Es un conjunto de reacciones del organismo, que genera un estado de calma y satisfacción.

  • Sorpresa: Se presenta con acontecimiento inesperado y se recurre al levantar la cejas para tener mayor alcanza visual para obtener mas información y distinguir lo ocurrido.

  • Disgusto: Se presenta cuando algo tiene sabor u olor repugnante. La expresión facial es el labio superior torcido a un costado con la nariz fundida para bloquear las fosas nasales.

  • Tristeza: Sirve para ayudar a adaptarse a una perdida significativa o decepción se produce una caída en la energía y el entusiasmo, se aleja de la diversión y el placer y acerca a la depresión.

Las emociones y nuestras respuestas a sido valiosas para la supervivencia pero han ido cambiando.

Todos tendemos a tener dos mentes, una es la racional, que es la reflexiva, la capaz de analizar y meditar; por otro lado, tenemos la mente emocional, que es el sistema de conocimiento impulsivo y poderoso.

El ver estas dos mentes por separado es como ver el corazón y la cabeza y se dice que cuanto mas intenso es un sentimiento mas dominante se vuelve la mente emocional sobre racional.

Se trata de que exista un equilibrio entre la emoción y la razón; sin embargo, son facultades semiindependientes y cada una refleja operaciones distintas, pero a la vez similares, ya que los sentimientos son esenciales para el pensamiento, y pensamiento para el sentimiento.

Nuestro cerebro ha ido evolucionando a lo largo del tiempo. Consta de varias partes; la parte mas primitiva es el tronco cerebral que rodea la parte superior de la medula espinal ( regula funciones vital ). Posteriormente crece la “noecorteza” , que es el cerebro pensante, después nació el cerebro emocional y finalmente el racional.

A medida que fue evolucionando el cerebro se crearon canciones, desde morder, huir, perseguir, hasta legar a al aprendizaje y la memoria, lo cual le permitía tomar decisiones. Posteriormente se creo la capa responsable de planificar, percibir y coordinar el movimiento. Finalmente se creo la noecorteza la cual el asiento del pensamiento, en ella se perciben los sentidos y los sentimientos, da sutileza y complejidad a la vida emocional. Conforme el cerebro fue evolucionando las emociones se fuero entrelazando cada vez mas con las partes de corteza

Casi todas las personas sufren de asaltos nerviosos en los que se estalla, perdiendo los nervios. Dichos asaltos se producen en el centro del cerebro límbico, en la amígdala. Hay distintas maneras de explotar, desde la agresiva, hasta la graciosa o la de sorpresa.

La amígdala es en la que se generan las emociones, está cubierta por la corteza y por la neocorteza; sin ella, carecemos de emociones y se produce la “ceguera afectiva”. Esta actúa como el cerebro emocional y sin él, perdemos la memoria emocional. De esta amígdala es de donde proviene, las lágrimas. Esta amígdala puede afectar en nuestras decisiones, como es el caso en la inteligencia emocional.

Existen situaciones en las que el ser humano sufre decepciones y hace cosas impulsivamente, como aventar cosas o decir frases hirientes. El cerebro emocional puede funcionar preguntándonos y creando comunicación con el cuerpo. Es como la alarma del organismo, que nos indica si hay problemas.

Al sonar esta alarma, se envían señales al cuerpo para ponerlo en estado de alerta y al mismo tiempo, se pone en marcha la memoria para recuperar el conocimiento.

Para las reacciones emocionales, lo primero en reaccionar es un circuito paralelo entre la neocorteza y la amígdala, para después reaccionar la neocorteza y finalmente la amígdala para refinarla. La amígdala puede ser también un deposito de impresiones y recuerdos emocionales, de los que nunca fuimos totalmente conscientes.

El inconsciente cognitivo es el que nos indica de primer golpe si algo nos agrada o no. la mente emocional y la racional son independientes. Algunas veces, por experiencias anteriormente vividas , la amígdala reacciona asociando situaciones y dando una señal de alarma al organismo. Existen ciertas emociones, experiencias o vivencias que se conservan en la amígdala desde la infancia.

La amígdala, en conjunto con el hipotálamo, reacciona ante el peligro para tratar de poner a salvo al organismo; esto es supervivencia y lo que actúa posteriormente es la corteza cerebral. Así tenemos que la amígdala tiene una respuesta impulsiva y el cerebro emocional modula y corrige dicha respuesta. Es la zona neocortical del cerebro la que produce una respuesta más analítica o apropiada a nuestros impulsos emocionales.

Se conoce como memoria operativa a la capacidad de atención que toma en cuenta los datos esenciales para completar un problema o tarea determinadas. En donde se lleva a cabo lo memoria operativa es en la corteza prefrontal. Se dice que cuando nos sentimos emocionalmente alterados no podemos pensar bien por lo mismo, ya que nuestras emociones y nuestros pensamientos se encuentran íntimamente ligados. Lo mismo ocurre en el proceso de aprendizaje. La manera de detectar carencias en las capacidades intelectuales es a través de un test de el cociente intelectual. Se han hecho estudios en los que se comprobaba que a los niños que se les aplicaban las pruebas y salían con un funcionamiento deteriorado de la corteza frontal, eran las personas con problemas de comunicación, fracaso académico, tendencias al alcoholismo y a la criminalidad.

El cerebro emocional controla la ira al igual que la compasión y se dice que las emociones son un tanto esculpidas por la experiencia a lo largo de la infancia. La capacidad de elección depende casi completamente de las emociones, esto es: amígdalas y cerebro emocional, por lo que es indispensable el tener emociones para algunas veces tomar la decisión correcta en cuanto a una cuestión. Si no se tiene acceso al aprendizaje emocional, muchas veces la decisión tomada puede no ser la correcta o se tiende a obsesionarse con cosas triviales. Todo esto esta relacionado con la experiencia que nos brinda la amígdala, ya que es la encargada de la retención de dichas experiencias y saber cómo afrontarlas si se presentan nuevamente. Por esta razón, el cerebro emocional está tan comprometido en el razonamiento como lo está el cerebro pensante.

Se puede decir que tenemos dos cerebros, dos mentes y dos clases diferentes de inteligencia: la racional y la emocional, pero nuestras actividades diarias, tanto como nuestras decisiones, dependen de ambas y estas se complementan. Lo que se debe de hacer es: usar la emoción de manera inteligente.

Segunda Parte

Hablemos de lo racional y lo irracional: se dice que un alumno brillante de una clase mató a su maestro con un cuchillo de cocina. Se pensaría que una persona extremadamente brillante no podría hacer cosas irracionales, ¿cierto? Aquí entra lo que conocemos como coeficiente Intelectual (CI). Se dice que si el CI es elevado, las personas son extremadamente brillantes, pero solo en su vida profesional, porque puede ser que en su vida personal, puede ser muy diferente, ya que existe una estrecha relación entre el CI y las emociones.

La regla del CI dice que generalmente, las personas con CI elevado pueden tener un buen trabajo, mientras que las personas con CI bajo, terminan haciendo trabajos domésticos. Esta es sólo la teoría, porque se dice que el tener un buen trabajo depende más bien de otros dos factores: la clase social y la suerte.

Se menciona una definición de inteligencia emocional que dice que son las habilidades tales como ser capaz de motivarse y persistir frente a las decepciones; controlar el impulso y demorar la gratificación, regular el humor y evitar que los trastornos disminuyan la capacidad de pensar; mostrar empatía y abrigar esperanzas. Este concepto es nuevo a comparación de el concepto de CI. En el CI se dice que éste no se puede cambiar mediante las experiencias ni la educación, mientras que la inteligencia emocional parece demostrar lo contrario.

Se ha comprobado que en CI y el nivel socioeconómico están íntimamente ligados. La inteligencia académica no ofrece prácticamente ninguna preparación para los trastornos u oportunidades que acarrea la vida y aunque el CI no es garantía de prosperidad, prestigio ni felicidad en la vida, se ignora la inteligencia emocional, lo que algunos consideran el carácter, el cual tiene gran importancia para nuestro destino personal. Las personas con habilidades emocionales bien desarrolladas también tienen más posibilidades de sentirse satisfechas y ser eficaces en su vida, de dominar hábitos mentales que favorezcan la productividad.

Se decía que eran siete los diferentes tipos de inteligencia, pero conforme se ha ido investigando, se ha llegado a una cifra superior a veinte; ya que se tiene, por ejemplo, la inteligencia interpersonal, que se dividía en: liderazgo, capacidad de cultivar las relaciones y mantener amistades, capacidad de resolver conflictos y la destreza en el tipo de análisis social.

Se habla de la puntuación Spectrum, que dice que cada fuerza está concentrada en una habilidad, ya sea artística, musical, visual, social, numérica, etc. este tipo de inteligencia Spectrum puede ayudar a comprender los intereses de un niño.

Existe la inteligencia interpersonal, que es la capacidad para comprender a los demás, en cuanto a motivaciones, operaciones, trabajo cooperativo, etc… es una capacidad correlativa, vuelta hacia el interior, de formar un modelo preciso y realista de uno mismo y ser capaz de usar ese modelo para operar eficazmente en la vida.

La inteligencia intrapersonal es para el autoconocimiento es el conocer nuestro sentimientos, distinguirlos y utilizarlos para guiar nuestra conducta. Esta no debería ser pasada por alto, sobre todo por su sentido común e intuitivo.

Existe un tipo de inteligencia que algunas personas consideraban adecuada, esta es la inteligencia computarizada: fría, sin sentimientos, riguroso e hiperracional, sin incluir esperanzas o temores. Este tipo de inteligencia no es posible para la vida humana, ya que las emociones forman un papel importante para la inteligencia humana, así que poco a poco se ha ido erradicando esta teoría sobre la inteligencia sin sentimientos.

Se dice que la inteligencia emocional debe su capacidad a cinco esferas principales:

  • Conocer nuestras propias emociones. Conocer u sentimiento mientras ocurre. Las personas con mayor certidumbre con respecto a sus sentimientos son mejores guías de su vida y tiene una noción más segura de lo que sienten.

  • Manejar las emociones. Y los sentimientos para que sean adecuados. Las personas que carecen de esta capacidad luchan constantemente contra sentimientos de aflicción, mientras que las que la tienen, tienen mayor capacidad de recuperarse.

  • La propia motivación. Ordenar emociones para prestar atención, para la automotivación y el dominio y para la creatividad. Ser capaz de internarse en un estado de fluidez permite un desempeño destacado. Estas personas suelen ser más productivas y eficaces.

  • Reconocer emociones en los demás. Empatía, es la habilidad de las personas. Esta despierta el altruismo. Estas personas están mas adaptadas a la sociedad.

  • Manejar las relaciones. Habilidad de manejar emociones de los demás. Quienes destacan en estas habilidades se desempeñan en cualquier cosa y tienen popularidad, liderazgo y eficacia interpersonal.

El CI y la inteligencia emocional no son conceptos opuestos, sino más bien diferentes, ya que se puede tener un CI elevado, pero estar escaso en cuanto a sentimientos, o inteligencia emocional.

Se hace una diferenciación entre hombres y mujeres, se dice que mientras el hombre con CI elevado son socialmente equilibrados, sociales y alegres, poseen una capacidad de compromiso, de asumir responsabilidades, son solidarios y cuidadosos de sus relaciones, su vida emocional es rica y se sienten cómodos con ellos mismos; la mujer tiene la seguridad intelectual esperada, expresa sus ideas, valora las cuestiones intelectuales, posee una amplia variedad de intereses intelectuales y estéticos, suele ser introspectiva, propensa a la ansiedad, a la reflexión, a los sentimientos de culpabilidad y expresan indirectamente su ira. Los hombres, al igual que las mujeres son sociables y expresan sus sentimientos, su aplomo social les permite comunicarse fácilmente.

En un relato japonés se habla de un samurai que desafío a su maestro, que era un monje. Le pidió que le explicara el concepto de cielo e infierno. El monje le contestó que no se lo explicaría y el samurai se sintió tan herido, que lleno de ira desenvainó su espada y gritó "Podría matarte pero tu impertinencia". Eso es el infierno respondió el monje, desconcertado al percibir la verdad el samurai se serenó, envainó la espada y se inclinó. El monje contesto eso es el cielo. Este relato hace reflexionar a todas las personas que se dejan llevar por los sentimientos, y hay que tomar conciencia que uno es arrastrada por él, y es por eso la frase de Sócrates " Conócete a ti mismo. Tenemos que tomar conciencia de nuestros sentimientos a la cuando los expresamos. Hay que reflexionar y tomar conciencia de nuestros sentimientos y a no dejarnos arrastrar por ellos, para ser conscientes de nuestros actos. Esta es la Conciencia de uno mismo, en el sentido de una atención progresiva a los propios estados internos. Aquí la mente observa e investiga la experiencia, incluidas las emociones, logrando que actuemos de una manera correcta. Freud describe a esta conciencia como una atención libremente flotante, la cual abarca todo lo que ocurre en la conciencia de una forma imparcial, como si fuera un testigo, algunos psicoanalistas lo conocen con el nombre de ego observador, que es la capacidad de la conciencia de uno mismo que permite al analista dominar sus propias reacciones ante lo que el paciente diciendo. La conciencia de uno mismo no es una atención exaltada por las emociones, si no es neutra y que conserva la autorreflexión para poder actuar de una manera correcta de acuerdo a nuestros conocimientos. La conciencia de uno mismo es el ser consciente de nuestro humor y de nuestras reacciones.

Todas las personas tienen pensamientos que indican que tienen una conciencia emocional:

  • No debería sentirme así

  • Estoy pensando cosas buenas para alegrarme

  • No pienses en eso ( cuando no queremos pensar más en algo que nos duele y que no queremos enfrentar ).

  • El aprendizaje se obtiene sacando las cosas buenas y malas a través de la conciencia. El deseo de superar algún sentimiento va acompañado, del reconocimiento de este, se distingue especialmente por los esfuerzos que hace la persona para no actuar movido por un impulso emocional.

    Existen diferentes tipos de enfrentarse y responder a las emociones:

  • Consciente de sí mismo: Persona consciente de sus humores en el momento en que los tiene, y claridad con respecto a las emociones, independiente, tiene conciencia de sus limites, tiene salud psicológica, y suele tener una posición positiva hacia la vida.

  • Sumergido: Persona que se sofoca en sus emociones y es incapaz de liberarse de ellas; malhumorado, voluble y no es consciente de sus sentimientos.

  • Aceptador: Persona clara con respecto a lo que siente, acepta sus humores, y no trata de cambiarlos. Hay dos tipos de aceptador: los que están de buen humor y tienen pocos motivos para cambiarlos, y el que a pesar de su claridad que tiene con respecto al mal humor no hacen nada para cambiarlo. También personas apasionadas o indiferentes. Estas dos reacciones diferentes significa que a algunas personas la conciencia emocional les resulta abrumadora, mientras que para otras personas apenas existe.

  • Tenemos también al hombre sin sentimientos, que es aquel que no tiene la capacidad de sentir, ni de expresar lo que siente es decir tiene ausencia de. A este tipo de personas los psiquiatras los llaman alexitimia, que en griego se significa carencia de. Ellos carecen de la capacidad de expresar lo que sienten, no quiere decir que los alexitímicos nunca sientan nada, sino que nos capaces de expresar en palabras cuales son sus sentimientos. Se podría decir que carecen de la habilidad fundamental de la inteligencia emocional, es la conciencia de uno mismo lo que nos permite saber lo que sentimos. Si a nosotros nos llegaran a faltar sentimientos o dejamos de estar en sintonía con ellos, nuestra vida sería un CAOS, no podríamos percatarnos de las cosas que nos afectan y nos duelen. Actuaríamos como computadoras es decir actuaríamos de una manera neutral, y no nos afectaría nada de nuestro alrededor, no seriamos capaces de elegir ni en donde quisiéramos vivir, en conclusión siempre tenemos que estar en contacto con nuestros sentimientos para una buena elección.

    Por otro lado, hay personas que son esclavos de la pasión aunque el autodominio de ser capaces de soportar las tormentas emocionales a las que nos sometemos en el lugar de ser esclavos de la pasión, se convierte en un elogio desde los tiempos de Platón.

    Cada sentimiento tiene su valor y su significado, una vida sin pasión sería aislada y aburrida, separado de la riqueza de la vida misma; pero siempre se tiene que tomar en cuenta la emoción adecuada es decir una emoción proporcionada a ciertas circunstancias, y cuando estas están ausentes en nuestra vida surge lo ya mencionado anteriormente, o sea, surge el aburrimiento y el aislamiento y en un extremo surge la depresión, ansiedad, abrumación, y una agitación.

    La manera de dar solución es manteniendo en control todas nuestras emociones, para lograr el bienestar emocional. Todos los sentimientos tienen que guardar un equilibrio para lograr el bienestar y que no se salgan de control.

    Todas las personas tenemos un sentimiento llamado ira, el cual surge cuando algo nos molesta, o disgusta. Existen varias cales de ira:

  • Ataque de furia: la ira surge cuando cuando tenemos una sensación de peligro, el cual puede estar asignado por una amenaza física o por una amenaza simbólica a la autoestima o la dignidad

  • Ira sobre Ira: surge cuando la persona esta bajo un estado nervioso, y sucede algo que le molesta surge una ira muy grande ejemplo las madres cuando se exaltan. Cuando las personas llegan a este punto se vuelven implacables y es imposible razonar con ellas ya que sus pensamientos giran alrededor de la venganza, sin importar las consecuencias.

  • Bálsamo para la Ira: Existen dos formas de intervenir en estas reacciones una forma de aplacar este sentimiento es aprovechar y desafiar los pensamientos que lo disparan, otra es que la ira puede ser evitada completamente si la información surge antes de que esta empiece a actuar. Se puede disminuir el nivel de la ira si esta se atiende a tiempo ya que después que esta crece es imposible entrar en razón.

  • Calma: Herramienta utilizada por las personas para aplacar o disminuir el nivel de la ira, una de las estrategias más comunes es que las personas prefieren estar solas, para reflexionar o pensar en lo sucedido en lo que se calman; otra estrategia usada es salir a caminar o hacer algún tipo de ejercicio.

  • Falacia de la Ventilación: Dar rienda suelta a la ira es una manera de calmarnos aparentemente, ya que nos causa una satisfacción, pero está comprobado que es una de las peores formas de calmarla, ya que los estallidos de la ira intensifican la excitación del cerebro emocional dejando a la persona más enfurecida no menos.

  • Hay dos tipos de preocupación: la crónica y las repetitivas

    • la repetitiva es cuando le das vueltas al asunto sin llegar a una solución

    • la crónica es la que tiene todos los atributos de un asalto emocional.

    Las personas que se preocupan de una manera crónica se puede decir que la preocupación les ayuda ya que son una curva interminable de pensamiento. Las preocupaciones aparentan surgir de la nada, son incontrolables, generan un murmullo de ansiedad, todo esto forma actitudes, de fobia, ansiedad, obsesión, pánico, temor, todos estos estados los provoca la preocupación es exceso. Cuando una persona se preocupa, no se da cuenta de las sensaciones subjetivas de la ansiedad que despiertan esas preocupaciones, como ritmo cardíaco acelerado, sudor, el temblor, etc. En cuanto más se preocupa una persona, su mente forma pensamientos en los cuales cada uno trae consigo una preocupación.

    Las preocupaciones crónicas también pueden ser malas en el sentido de que adoptan la forma de ideas rígidas y estereotipadas en lugar de aparecer avances creativos. Lo mejor para las preocupaciones es tratar de calmarnos y lograr adquirir una solución sin tanta preocupación logrando manteniéndonos estables para ver las cosas más claras sin tanta ofuscación. A las personas muchas veces les aparece un sentimiento llamado melancolía, el cual baja el estado de animo y puede incluso llegar a quitar las ganas de comer, la tristeza que es el más común que la gente trata de superar. Tiene sus beneficios y sus repercusiones, y una de estas repercusiones es la depresión, que es la causa de muchas enfermedades. Cuando una persona está deprimida, lo trata de justificar diciendo que se está tratando de entender mejor sí mismo. Para evitar la depresión, hay que levantar el animo, para ello hay que tratar de distraernos en algo que nos gusta y nos hace sentirnos bien, hacer ejercicio aeróbico, agasajos, tratar de conseguir un triunfo o un éxito fácil, etcétera.

    Cuando las emociones entorpecen la concentración lo que ocurre es que queda paralizada la capacidad mental cognitiva que los científicos denominan memoria activa. En cambio cuando se tiene éxito que es gracias a la motivación todo es diferente y las cosas se empiezan a facilitar. A medida en que estamos motivados por sentimientos de entusiasmo y placer con respecto lo que hacemos, los sentimientos nos conducen a logros, por eso se dice que la inteligencia emocional es una aptitud superior, una capacidad que afecta profundamente a todas las otras habilidades, facilitándolas o interfiriéndolas.

    El mal humor puede llegar hacer un pensamiento retorcido que nos puede apaga nuestros ideales, y llegar hacer que fracasemos en nuestras metas ya que la preocupación como lo hemos visto es el núcleo del daño que ejerce sobre cualquier clase de desempeño mental.

    Las personas expresas en aprovechar sus emociones pueden utilizar la ansiedad anticipada para un discurso o una prueba. Cuando se nos junta todo esto en el mal humor todo esto influye a la memoria, lo que nos hace tomar una mala decisión. Por otra parte, existe la esperanza que según las investigaciones hace algo más que ofrecer un poco de tranquilidad en medio de la aflicción. Desde en punto de vista en el aspecto de la inteligencia emocional, la esperanza significa que uno no cederá a la ansiedad abrumadora y a una actitud derrotista y por consiguiente, a la depresión. Por ello, el optimismo juega un papel muy importante, porque es el que nos hace seguir adelante sin tener que deprimirnos y ver siempre hacia delante.

    Tercera parte

    Se dice que aproximadamente 3 de cada 10 matrimonios recientes cuentan con la posibilidad de que seguirán unidos a su pareja. Se han hecho investigaciones sobre el matrimonio y se ha dicho que las raíces de las experiencias emocionales pueden remontarse a los mundos emocionales separados en los que viven los hombres y mujeres mientras crecen y a la infancia. Las mujeres se han vuelto expertas en interpretar las señales emocionales verbales y en expresar y comunicar sus sentimientos y los hombres en minimizar la vulnerabilidad, culpabilidad, el temor y daño. La mujer se casa para ser una administradora emocional y el hombre llega con mucho menos apreciación de la importancia de esta tarea para ayudar a que la relación sobreviva. Se realizó un estudio por varias parejas y dice que la buena comunicación es la base de una buena relación.

    La inteligencia emocional es importante para la supervivencia del matrimonio. Los errores maritales se pueden corregir, cuando existe un matrimonio saludable el marido y la mujer se sienten libres de manifestar una queja. La diferencia entre una queja y crítica es que una queja se da cuando la esposa dice qué es lo que le molestaba y critica la acción de su esposo, en lugar de criticar a su esposo; esta es una expresión de inteligencia emocional básica, positiva; cuando hay una crítica personal, (ella utiliza un queja específica y lanza un ataque global sobre su esposo) es el tipo de crítica hace que la persona que la recibe se sienta avergonzada, disgustada, etc., lo cual llevará a una respuesta agresiva y defensiva. Un disgusto o una muestra de desdén no romperá el matrimonio; es como fumar, que entre más intenso y prolongado, mayor es el peligro, y así pasa igual en el matrimonio las dos variables de la respuesta son la huida o ataque. El bloqueo es la defensa última.

    Los esposos deben entender que la ira y el descontento no son sinónimos de ataque personal; las emociones de las esposas son a menudo llamadas de atención que enfatizan la fuerza de sus sentimientos con respecto al problema. Las mujeres por su lado, deben hacer el esfuerzo y tener cuidado de no atacar a sus esposos; las quejas no son ataques al carácter, sino una clara afirmación que un acto determinado resulta perturbador.

    La capacidad de escuchar, pensar y hablar con claridad se disuelve durante un pico emocional semejante, por lo que serenarse es un paso sumamente constructivo, y sin él no se puede hacer más progreso en la solución del problema.

    La comunicación y la convivencia con los demás es importante. Como dijo un asesor administrativo "el estrés hace que se vuelva más estúpida la gente.

    Existen tres aplicaciones de la inteligencia emocional:

    • ser capaz de ventilar quejas como críticas útiles

    • crear una atmósfera donde la diversidad resulta valiosa en lugar de ser motivo de fricción.

    • trabajar eficazmente en equipo.

    La retroalimentación es el alma de la organización; es el intercambio de información que permite a la gente saber si el trabajo que están haciendo está bien realizado. La crítica es una de las tareas más importantes pero una de las más temidas y postergadas, pero hay que saber darlas y recibirlas. El hacer una crítica ofensiva es la peor manera de motivar a alguien. Tenemos por otro lado la crítica ingeniosa, que puede ser dando mensajes útilies.

    Existen unos consejospara el arte de la crítica, que son:

    • Ser específico: Hablar sin rodeos no ser indiscretos, ni evasivos. La especificidad es tan importante para el elogio como para la crítica.

    • Ofrecer una solución: La crítica, como toda retroalimentación útil debería señalar una forma de corregir el problema para no dejar frustrado al receptor.

    • Estar presente: expresar cara a cara y en privado las críticas

    • Mostrarse sensible: apelación de la empatía a estar sintonizados con el impacto que provoca en el receptor lo que uno dice y la forma en que los dice.

    Levinson da unos consejos:

    • considerarla información valiosa para hacer las cosas mejor, no como ataque personal.

    • esperar el impulso hacia la actitud defensiva en lugar de asumir responsabilidad.

    El trabajo es compartido, el único elemento más importante en la inteligencia grupal no es el CI en el sentido académico sino más bien en términos de inteligencia emocional. La clave para tener un elevado CI grupal es la armonía social.

    Las emociones son soberanas y el temor es un pensamiento dominante en el terreno de la enfermedad, así que podemos ser tan emocionalmente frágiles mientras estamos enfermos porque nuestro bienestar mental se basa, en parte, en la ilusión de la vulnerabilidad.

    Un psicólogo llamado Ader descubrió una infinidad de modos en que el sistema nervioso central y el sistema inmunológico se comunican. Su experimento consistía en darles medicamento a ratas para suprimir artificialmente la cantidad de células, y este lo combinaba con agua con sacarina, pero hubo un momento en que sólo ponía el agua con sacarina y se produjo el mismo efecto. Antes se creía que estos dos sistemas estaban separados pero gracias al estudio de Ader ya no.

    El sistema nervioso es esencial para la función inmunológica adecuada. Un estudio realizado en que las personas propensas a problemas nerviosos (ira ansiedad y depresión) eran las personas propensas de contraer una enfermedad, incluidas asma, artritis, dolor de cabeza. Los riesgos de salud parecen mayores para aquellos cuyos trabajos suponen una tensión elevada. Estudios muestran que sería conveniente tratar la depresión de los pacientes que sufren enfermedades graves y que están deprimidos. La ira , ansiedad y depresión son las formas más específicas en que los sentimientos tienen importancia médica. La ansiedad es la perturbación provocada por las presiones de la vida puede ser la emoción con mayor peso como prueba científica al relacionarla con el inicio de la enfermedad y el curso de la recuperación, la ira puede ser suicida, se ha descubierto diversos estudios que señalan el poder de la ira para dañar el corazón, pero lo podemos solucionar con la hostilidad. Una complicación al tratar la depresión son los síntomas como la falta de apetito. Si ira y la ansiedad son crónicas, pueden hacer que la gente sea más propensa a una serie de enfermedades y aunque la depresión puede no hacer a la gente más vulnerable en la enfermedad, sí parece impedir la recuperación médica y elevar el riego de muerte. La esperanza tiene el poder curativo. Las relaciones que tenemos con las personas son una clave para aliviar el estrés, también si un enfermo recibe apoyo emocional el probable que se cure.

    Un estudio hecho por un doctor ha sido sorprendente por los descubrimientos que ha tenido: mujeres que padecían cáncer de mama avanzado y que asistían a reuniones semanales con otras pacientes sobrevivieron el doble de tiempo que las demás que enfrentaban su enfermedad solas. Para que la medicina amplíe su visión de las emociones deben tenerse en cuenta:

  • Ayudar a la gente a manejar sus sentimientos perturbadores (ira, ansiedad, depresión, pesimismo, soledad) para prevenir una enfermedad.

  • Muchos pacientes pueden beneficiarse notablemente cuando sus necesidades psicológicas son atendidas al mismo tiempo que las puramente médicas. Aún existen enfermeras y doctores consagrados a su profesión que dan comprensión , apoyo y ternura a sus pacientes.

  • CONCLUSIÓN.

    Hablemos primero que nada de los que es la inteligencia emocional. Pues para mí, la inteligencia emocional, va más allá de una inteligencia común y de una simple emoción, ya que es la combinación de ambas y cómo puede esto afectar en nuestras decisiones, en nuestra vida y en nuestra MENTE. Bueno, ya entrados en el tema inteligencia y emoción, tenemos varios puntos a tratar, como el de la ira, la depresión, las mentiras… todo este tipo de actitudes que pueden hacer que nuestras decisiones se vean alteradas de cierta manera o nos apaguen el deseo o las ganas de tomar una decisión, de tomar la correcta o incluso, como desafortunadamente ha pasado miles de veces, que nos quite el deseo de vivir.

    Muchas personas tienen trastornos, especialmente alumnos dentro de la escuela. Estos trastornos pueden afectar emocionalmente y de esto están conscientes los profesores, ya que normalmente el alumno que no aprende es por que esta deprimido o enfurecido, ansioso, por lo tanto estos estados son negativos lo que dan emociones negativas poderosas que desvían la atención hacia sus propias preocupaciones haciendo que lo que le rodea no le importe. Se trata de evitar esto a toda costa, teniendo pláticas, haciendo ameno el ambiente, elevando el autoestima de los estudiantes, etc. y la mejor manera de llevarlo a cabo es volteándolo, viendo la otra cara de la moneda: el optimismo.

    El optimismo es aquel “empujoncito” que siempre ayuda a las personas que se sienten derrotadas para poder seguir adelante y poniendo entusiasmo a lo que están haciendo. Si nos basamos en la derrota de un estudiante, probablemente esta sería el no aprobar un examen o en el plano sentimental, el no conseguir estar con la persona que tanto le llama la atención y la mejor manera de evadir esa derrota es poniendo entusiasmo, tratar de ver las cosas de una manera positiva, diciendo “voy a estudiar más para el siguiente examen, voy a poner atención en clase…voy a hacer hasta lo imposible para que Fulanita me haga caso…”

    Hay maneras distintas de trabajar, pero la más adecuada es en grupo, ya que vivimos en sociedad y como tal debemos de trabajar. Una de las principales razones por las que menciono esto es porque además de vivir en una sociedad, todos somos parte de una familia y las familias son la base de la sociedad y la base de la familia es una relación de pareja, de donde posteriormente nacen los hijos. Hablando ya concretamente de la pareja, m pareció interesante y quisiera recalcarlo, que lo más importante dentro de una buena relación de pareja es la comunicación y la honestidad. A mi punto de vista, estos son elementos claves para que se de una relación duradera y estable, el tratar de entender y conocer a la pareja en cuanto a lo que quiere y lo que siente es la clave para el éxito.