Integración de alumnos con deficiencias

Educación especial. Discapacidad. Rendimiento. Motivación. Calidad de la enseñanza. Formación de profesorado

  • Enviado por: Sor4
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
publicidad

BASES PEDAGÓGICAS DE LA ED. ESPECIAL

  • Integración de un alumno de Ed. Especial en un aula normal

  • Ratio adecuada para integrar a un alumno de Ed. Especial en un grupo

Partimos del libro:

Gómez Dacal, G. “ Rasgos del alumno, eficiencia docente y éxito escolar” . Ed. La Muralla. Madrid 1995

Hay que analizar cómo afecta al autoconcepto, la integración de un alumno de educación especial, en un aula normal.

¿Es mejor integrarle en un grupo de alumnos con capacidades superiores a las suyas? Para que de este modo su esfuerzo sea mayor.

O por el contrario ¿ Lo más adecuado es incluirle en un grupo donde los alumnos tienen niveles más bajos que él?, así de este modo aumenta su autoconcepto y genera conductas de más esfuerzo.

El autoconcepto se daña con el fracaso y se incrementa con el éxito, a mayor autoconcepto las conductas de esfuerzo son mayores, pero si este es bajo, se dan conductas de tipo contrario, por eso es importante realzarlo, sobre todo en alumnos de Educación Especial.

Las conclusiones que yo he sacado son las siguientes:

El autoconcepto de un alumno es el modo en el que se percibe a si mismo, a partir de él el alumno se genera o no una serie de expectativas de éxito, todo ello esta influido por los rasgos que tiene este alumno de Educación Especial ( inteligencia, aspecto físico, familia, afectividad, severidad...).

Todas la variables acaban influyendo en el rendimiento del alumno, por lo tanto también afectará el integrar o no a este alumno en un grupo “normal”.

Soy partidaria de la integración de los alumnos de Educación Especial, siempre que no influyan de forma negativa en el resto del grupo. Considero que esto puede resultar positivo para su autoconcepto, ya que al ver que sus compañeros tienen un nivel superior a él, puede generarle conductas de mayor esfuerzo para llegar donde esta el resto de alumnos, y de este modo afianzar su autoconcepto, ser más aceptado por los demás... si el profesor percibe el esfuerzo, generará sobre él unas expectativas de éxito cada vez mayores, lo que también repercute en la autoestima del alumno que será cada vez mayor.

Se fomentarían sus comportamientos de implicación en el grupo, su participación en actividades en la clase, y su esfuerzo.

El alumno con discapacidad, al ver que puede acercarse cada vez más a las actitudes de sus compañeros, se sentirá motivado y eso le hará alcanzar el éxito.

Pero no debemos olvidar que en la práctica puede darse lo contrario y que el alumno se frustre al ver que los compañeros son superiores a él, lo que generaría una desmotivación y un fracaso seguro. Para evitar esto tenemos que contar con la experiencia del profesorado, la familia, las tareas que se le asignen, el modo en que es percibido el niño...

Creo que si incluyéramos a un alumno de Ed. Especial en un grupo donde sus compañeros tuvieran más limitaciones que él, no avanzaría nada, ya que vería que los otros tienen que esforzarse para llegar a donde él está, y se daría una desmotivación hacia las tareas que tuviera que realizar en la clase.

Esta vez partimos del libro:

Gómez Dacal, G. “ Curso de Organización Escolar y general” Ed. Ecuela Española (pp.558, pto 2.2.2)

El número de alumnos por profesor es una variable muy importante, no hay una ratio ( “nº de profesores/nº de alumnos) establecida para poder integrar a los chicos con necesidades educativas especiales.

¿Por qué es tan relevante esta variable?. Importancia que tiene para los alumnos de Ed. Especial en los centros de integración.

El número de alumnos que tiene un profesor en su aula, afecta a la eficacia del proceso de aprendizaje, influye en la cantidad y en la calidad de la enseñanza.

Las condiciones son más favorables cuanto menor es el nº de alumnos, hay más tareas de aprendizaje, menos problemas de disciplina, clima de trabajo más positivo, enseñanza más individualizada, los alumnos pueden ayudarse entre ellos más frecuentemente.... pero también es cierto que puede variar según la actividad, ya que para ciertos juegos por ejemplo son mejor 30 alumnos que no 15.

Creo que a la hora de integrar a un alumno con necesidades educativas especiales en un grupo normal, el nº de alumnos no debe ser muy elevado, ya que sería imposible prestar una atención más o menos individualizada a los alumnos.

No se trata de estipular por ley, el nº de alumnos que puede haber en un grupo en el que haya un discapacitado, sino que creo que lo mejor sería que el profesor viera cual es el número con el que trabaja en las mejores condiciones, puede verse capacitado para dar una enseñanza de calidad a 15 alumnos, pero si le incluyen un discapacitado en el aula, puede decir que mejor que ese número baje a 12 alumnos, también pienso que esto es un poco utópico, ya que el sistema educativo ya está reglado, y no creo que sea factible que cada profesor elija el número de alumnos que quiere tener en clase.

Pero lo que si creo es que la ratio debería situarse entre 1:10 y 1:15, nunca más de 15 alumnos por profesor, porque no se podría ocupar correctamente de los alumnos “normales” y también del discapacitado

3º Magisterio de Francés

curso 00/01