Institución Libre de Enseñanza

Educación. Filosofía pedagógica. Formación del profesorado

  • Enviado por: UMur
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

FILOSOFÍA PEDAGÓGICA

Recibe este nombre la parte de la ciencia de la educación que estudia la repercusión de la filosofía sobre los problemas educativos.

Las prácticas pedagógicas que resultan de las posiciones adaptadas constituyen un conjunto de sistemas que se oponen más o menos. Las teorías a seguir son elaboraciones utópicas y la experiencia se encarga de demostrar que no son realizables. Platón nos revela este hecho ya mediante el estudio de la Pedagogía, diferenciando entre: pedagogía teórica y una pedagogía práctica.

Las consecuencias pedagógicas de las construcciones filosóficas son:

  • Para el naturalismo, la diferencia entre el Hombre y el Animal es una simple diferencia de grado, no de naturaleza. El hombre se integra en la naturaleza como cualquier oro ser vivo; sólo está más perfeccionado: Es el término de una evolución continua. Consecuencias que derivan: el estudio de la naturaleza es el más importante, el único método válido es el método exclusivista: La observación y la experimentación. La ciencia reemplazará necesariamente a la religión. Las reglas morales dependen de la misma naturaleza: son utilitarias.

  • Para el sociologismo, la comunidad es original, primaria. El individuo no tiene valor más que por el hecho de estar integrado en la sociedad. Consecuencias que se derivan: el Hombre es lo que es porque es social y no un ser social porque es Hombre. La Sociedad es la gran realidad. Es la comunidad la que constituye el fundamento de la lengua, de las artes, de la moral,…, todo el valor de la humanidad.

En el campo de la educación, el sociologismo perseguirá la socialización del alumno como objetivo esencial. La comunidad es la gran educadora, es ella la que fija las normas y el nivel de la educación.

  • El nacionalismo; afirma la prioridad de la Nación y del Estado sobre la personalidad. No es la razón, sino la Nación la que confiere al hombre su valor. Consecuencias que deriva: estatificación rigurosa, ética y política nacionalista, exclusión de los no arios de los cuadros de la enseñanza, desarrollo de las tendencias imperialistas, formación premilitar de la juventud, lucha solapada o abierta contra todo lo que se oponía al ideal nacional-socialista.

  • El sociologismo reaccionario, fue igualmente una doctrina que se parecía al nacionalismo agudo y tenía también consecuencias pedagógicas inevitables. La educación debe ante todo, someterse a las exigencias de la Nación, pero de la Nación tal como era en los tiempos de la Monarquía.

  • La doctrina cristiana de la educación es aquella a la que se ha hecho más frecuentemente referencia y que sirve de base en realidad a la educación de la mayor parte de los países occidentales y del nuevo mundo. Es a la vez una filosofía y una religión. Partiendo de la afirmación de la naturaleza espiritual del alma humana y, por consiguiente, de su inmortalidad, proclamando su fe en un destino sobrenatural donde el hombre será recompensado según sus obras libremente ejecutadas, el cristianismo considera a la educación como la preparación para esta vida superior.

En resumen, las múltiples doctrinas de la educación se agrupan alrededor de algunos sistemas filosóficos. Existen por tanto, numerosas divergencias en materia de filosofía-pedagógica nacidas de la diversidad de sistemas filosóficos. Las distinciones ya señaladas lo muestran. Se puede estar de acuerdo en muchos principios básicos aunque se discrepe en cuanto a su justificación. Esto es lo que permite a las naciones cooperar internacionalmente en materia de educación. Por encima de la religión y la política, basada en los derechos humanos.

CONCEPCIÓN FILOSÓFICA DE LA ILE (ENSEÑANZA)

Podemos comprender mejor el sistema pedagógico de la Institución Libre recordando su elección metafísica y filosófica.

Se concibe al hombre en la base del sistema educativo, nutriéndose la Institución Libre de una corriente filosófica que se remonta hasta el Renacimiento, considerando que el hombre es valor en sí mismo, no un servidor de Dios o miembro de una sociedad. No significando esto que se niegue la vocación espiritual y el papel social del ser humano. El hombre será completo, un hombre considerado como un todo: un hombre al que se ha puesto más empeño en educar que en instruir, un hombre “clásico”, que sabe escuchar, leer, pensar y decir lo que piensa.

La Institución admite que la pedagogía puede ser una ciencia, la ciencia de la psicología infantil: la psicología del niño es global, el niño tiene personalidad propia.

Por otra parte, las relaciones entre la vida filosófica, la del espíritu y aun la vida moral, son estrechas. De estas dos afirmaciones nace el empeño de la Institución por la educación integral e intuitiva.

Método Intuitivo.

La enseñanza por el método intuitivo se remonta a Rousseau; y significa sustituir la coacción, la obligación y el mecanismo por el esfuerzo personal, la espontaneidad y por un trabajo escolar que resulta atrayente. Es un método activo que nos recuerda que la educación de un ser libre no consiste en el arte de repetir.

El respeto a la libertad del niño es la base de esta enseñanza: se espera dar al niño el sentido de la libertad y hacerle aprender a hacer buen uso de ella. Obteniendo así una doble formación: la de la inteligencia y la del carácter. Instrucción y educación están profundamente mezcladas en la enseñanza intuitiva.

En tal perspectiva, los castigos, los exámenes y aun el establecimiento de programas presentan dificultades. En fin, el último carácter de la enseñanza intuitiva es desear ser atrayente.

Aplicaciones prácticas de estos métodos:

  • La primera víctima del nuevo sistema es el libro de texto (antes el profesor redactaba un manual y obligaba a los alumnos a comprarlo; convirtiéndose así en el símbolo del “fastidio de ir a la escuela”). En la Institución, la enseñanza primaria será oral; el libro es una ayuda, pero no debe reemplazar los medios esenciales.

  • En la gramática se inicia a los alumnos en el porqué del lenguaje.

  • La historia debe ser para los pequeños anecdótica.

  • La enseñanza de la geografía y la de las ciencias son las que más se benefician de los métodos nuevos: uso de muchos mapas, las secciones verticales y horizontales, dibujos en la pizarra y vaciado de modelos para geografía. Todo esto expone a dejar dormir un poco la memoria y para remediarlo, los alumnos aprenden poesías.

Aparece así un material de clase ausente de la tradicionalidad y una nueva actitud del profesor frente al alumno.

  • La mayor innovación fue la adopción de las excursiones (se trajo la idea de París): había varias formas de excursiones: las que se realizaban en Madrid, y otras a Santander, Asturias, Valladolid… En las excursiones los niños redactaban un relato para aprender a objetivar su pensamiento, a expresar sus ideas por escrito y ordenar sus recuerdos, creando un estilo propio.

Enseñanza integral y continua.

La Institución Libre no elige entre enseñanza clásica y otra científica, pero de más valor a las ciencias.

Aporta otra novedad en cuanto a los métodos: la enseñanza integral o enciclopédica desde la escuela primaria o desde el jardín de infancia.

La Institución es el único establecimiento español de la época que de enseñanza artística: consiste en visitas a museos y a monumentos durante las excursiones. Otra novedad: la educación física y la búsqueda de una formación intelectual equilibrada por el desarrollo del cuerpo.

Las clases duran 45 minutos y se evita el trabajo después de las comidas, se les lleva a jugar, para que el niño relacione la felicidad con el colegio. Se hace que el niño pruebe en todos los campos, pues se piensa que así elegirá la profesión que más le guste y le convenga.

Niños y niñas estudian juntos para que exista más naturalidad.

Todas estas propuestas absorbían mucho tiempo a los niños y los padres comenzaron a quejarse de que veían poco a sus hijos: la solución de la Institución es redactar un prospecto anual donde las familias sepan a qué se comprometen.

La formación de los profesores preocupa a la Institución, por eso se forman las Escuelas Normales. Se quiere además, ayudar al profesor a conservar su formación, por lo que se reúnen a hablar de sus experiencias, sobre publicaciones, cuestiones pedagógicas,… Pero la Institución tiene problemas para reclutar sucesores, pues paga poco a nada y no todo el mundo puede trabajar gratis.

Enseñanza moral.

La Institución da importancia a la educación moral, dicen que es una institución de enseñanza laica, es decir, distingue el terreno de la razón y el del dogma y concede a cada uno de ellos un valor independiente. Lo que se quiere sobre todo es que el valor propio e independiente de la ciencia sea reconocido.

Es una Institución laica, siendo sinónimo de neutralidad y no de agresividad anticlerical; evita influir sobre la conciencia del niño, pero respeta sus convicciones enseñándoles así la tolerancia. Pero el laicismo no significa ausencia de moral. La enseñanza de la moral natural, que debe llegar a formar en el niño una conciencia escrupulosa, es el resultado de los mil detalles de la vida cotidiana. Los castigos también han de tener un sentido moral: hacer que el niño se sienta culpable, el verdadero castigo es lo que el niño experimenta por su falta.

Los resultados de todo esto:

  • Cuantitativamente fueron satisfactorios, se empezó con 59 alumnos, llegando a 250.

  • Los resultados de los exámenes fueron satisfactorios.

  • Se aportaron procedimientos pedagógicos nuevos.

  • Se quejan de la extensión de los estudios, por lo que se suprime el bachillerato (no resolvió nada), pero sí se resintió la enseñanza en cuanto a calidad.

FORMACIÓN DEL MAGISTERIO

La formación que recibían los aspirantes a maestros tenía tres componentes fundamentales.

  • Un componente de carácter cultural, que era el que alcanzaba un mayor peso dentro del plan de estudios; esto se justifica por los reducidos conocimientos que se exigían para ingresar en las Escuelas Normales. El único requisito consistía en tener cursados los estudios primarios.

  • Un componente pedagógico, de escasa relevancia.

  • Un componente práctico, que se canalizaba a través de las escuelas primarias anejas a las Normales. Un aspecto descuidado.

  • La extensión y profundidad relativa de los estudios dependía no obstante del título al que aspirase. La Ley Moyano diferencia entre tres clases de títulos:

    • Elemental, estudiar dos años en una escuela normal.

    • Superior, cursar un año más.

    • Normal, cuatro años, cursando el último en la Escuela Normal Central.

    Esta diversificación de los títulos refleja la diversidad de escuelas primarias contemplados por la misma Ley: superiores, elementales completos, incompletos y de temporada.

    El plan de estudios de 1858 establece las materias propias de cada título. La formación que se proporciona a los maestros es muy limitada.

    El Reglamento de 1843 sostenía que el carácter de la educación era popular. Entendiendo que la instrucción debía extenderse afectivamente a toda la población, pero en dosis diferenciadas. Si se daba una mayor extensión a la enseñanza primaria se corría el riesgo de que los destinados a realizar ese trabajo aspirasen a desempeñar funciones reservadas a las clases acomodadas, amenazándose así la necesaria armonía social.

    Dado que los maestros eran los encargados de la educación popular, su formación tampoco podía exceder determinados límites. En definitiva, los maestros no debían saber, básicamente, más que aquello que debían enseñar.

    Así, concebida la formación del magisterio poseía dos ventajas:

    • Se conjuraba el peligro de que la escuela primaria se excediese en su función instructiva.

    • Se impedía que los maestros, a los que esperaba una vida “humilde y laboriosa”, aspirasen a desempeñar una profesión más beneficiosa para ellos.

    Se concedía especial importancia a la formación religiosa; ésta impregnaba las materias. El plan de estudios de las Escuelas Normales femeninas era parcialmente como el de las masculinas, incluyendo labores.

    La formación inicial del magisterio dependía cada vez más de las Escuelas Normales. La reducida capacidad profesional de maestros/as, unida a una dotación económica raquítica, contrastan con la elevada misión que se les encomienda, el porvenir de las sociedades depende en gran parte de su labor civilizadora. Contradicción que refleja el escaso interés que en la práctica, y al margen de las proclamas ideológicas, tenía el liberalismo, al menos en sus versiones más moderadas, por la instrucción popular.

    En 1849 se introduce la agricultura en la enseñanza, con dos motivos:

    • Uno explícito: mejorar las rutinarias prácticas agropecuarias.

    • Otro oculto: mostrar a los hijos de los labradores el destino social que les estaba reservado.