Insectos sociales: abejas, termitas y hormigas

Zoología. Colonias. Características. Castas. Alimentación. Tipologías

  • Enviado por: Inma
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas
publicidad
cursos destacados
Derivadas Parciales
Derivadas Parciales
En este curso sobre derivadas parciales estudiaremos todos los temas relacionados al calculo diferencial multivariable....
Ver más información

Conoce el nuevo diseño de ICFES SABER 11 - 2014
Conoce el nuevo diseño de ICFES SABER 11 - 2014
En este curso comprenderás como está diseñado el nuevo examen ICFES Saber 11 - 2014....
Ver más información

publicidad

INTRODUCCIÓN:

En este trabajo vamos a exponer las especies de insectos que forman las comunidades sociales, donde todas las actividades son colectivas y existe una compleja comunicación entre los individuos. Dichas comunidades se basan en la existencia de castas, o diferentes tipos de individuos, que se especializan en realizar un determinado trabajo.

Este tipo de comunidades lo forman determinadas especies de insectos, como las abejas, las hormigas y las termitas. En lo que vamos a profundizar en cada uno de ellos es: en sus costumbres, en su desarrollo, en su reproducción, en su alimentación, …

Una de las formas más interesantes de comportamiento exhibida por los insectos es la de los insectos sociales que, al contrario que la mayoría de las especies, viven en grupos organizados. Comprenden unas 800 especies de avispas y 500 especies de abejas, además de las hormigas y las térmites. Por lo general, una sociedad de insectos se compone de uno o varios progenitores y un gran número de descendientes. Los miembros de la sociedad se dividen en grupos, cada uno de los cuales desempeña una función especializada y a menudo exhibe estructuras corporales diferentes a las de los demás.

Grupo: artrópodos

Clase: insectos

Orden: himenópteros

Familia: apidos

Género y especie: apis mellifera (abeja doméstica).

ð Insectos que constituyen una superfamilia del orden al que pertenecen también las avispas y las hormigas. Hay unas 20.000 especies, que van de formas diminutas de tan sólo 2 mm de longitud a insectos grandes de hasta 4 cm.

Existen varias decenas de especies de abejas salvajes, y todas ellas producen miel, pero sólo una entre todas ha sido domesticada con fines utilitarios.

¿De qué se compone una colonia?

Una colonia de abejas se compone esencialmente de miles de obreras procedentes de una sola reina cuya función especial es la puesta. Esta reina es la única hembra fértil de la colonia; las obreras, que liban y confeccionan la miel, velando por la alimentación de las larvas, son hembras estériles, imperfectamente desarrolladas. La colonia comprende igualmente unos cuantos cientos de machos, llamados zánganos, que no viven mas de unas semanas.

Características:

Colonia o enjambre: formado por 50.000 a 60.000 abejas.

La abeja: puede volar a 13km/h.

La reina: pone alrededor de 1.500 huevos por día.

Los machos: salen de huevos no fecundados.

Duración del desarrollo larvario: 3 semanas.

La mayoría de abejas hembra tienen aguijón funcional. Dependen del polen como fuente de proteínas y del néctar de las flores como fuente de energía. Son los principales insectos polinizadores.

Tipos de abejas:

Las más numerosas las obreras, son las más fáciles de identificar ya que nos aparecerán con no buenas intenciones, tan solo nos acerquemos a su nido o colmena. En una colmena fuerte pueden haber alrededor de unas 40.000 obreras, en la época de la recolección de la miel, encargándose de la coordinación de todas las acciones, para el buen funcionamiento de la colonia, su vida puede ser de unos 40 días en la época de la recolección o de unos 120 días en la época de la ivernación . El periodo de desarrollo de una obrera es, aproximadamente, de 21 días, de los cuales pasa 3 en estado de huevo, 6 en las fases de larva y 12 en la fase de ninfa.

La reina no hace mas que poner huevos. Éstos se depositan uno a uno en los alvéolos hexagonales del panal. Las obreras llenan estos alvéolos de miel y de polen, que constituyen el alimento de las larvas desde el momento de la eclosión. Difícilmente podremos observar a una reina rodeada de su cohorte o servidoras. Puede vivir alrededor de 5 años, pero los mejores para la fecundación son entre los tres-cuatro primeros.

Los zánganos son unos seres panzudos y torpones que no hacen nada más que comer hasta que llegue la hora de fecundar a cualquier reina. En una colonia puede haber entre unos 300-400. Pero cuando llega el invierno y las reservas de alimento no son muy buenas, son muertos o expulsados de la colmena por las obreras.

Abejas solitarias:

Como las avispas, la mayoría de las abejas hembra tienen aguijón funcional. Al contrario que las avispas, no obstante, dependen del polen como fuente de proteínas y del néctar (o, a veces, aceites) de las flores como fuente de energía. Las hembras adultas recogen polen sobre todo para alimentar a sus larvas, aunque los adultos también se alimentan de él y del néctar. El polen que inevitablemente pierden al ir de flor en flor es importante para las plantas porque parte de él cae sobre los pistilos de otras flores de la misma especie, produciendo una polinización cruzada. Las abejas son los principales insectos polinizadores.

ð Son insectos sociales que pueden dañar estructuras de madera, como muebles y edificios. También se les conoce como térmites o comejenes. De las 2.000 especies conocidas, la mayoría viven en países tropicales y algunas en regiones templadas de Norteamérica y Sudamérica; dos se han establecido en el sur de Europa. Los termes son también conocidos como hormigas blancas, un nombre equívoco basado en la semejanza superficial en lo que se refiere a la apariencia y hábitos de ambos grupos de insectos

Las colonias:

Las colonias pueden constar aproximadamente de entre 100 a 1 millón de termitas. Si se excluyen las formas inmaduras, llamadas ninfas, cada colonia está compuesta por varias formas con diferencias estructurales que viven juntas formando castas con distintas funciones en la vida de la comunidad. En las especies socialmente avanzadas, hay tres grandes castas: las termitas reproductoras, las soldados y las trabajadoras. Tanto las reproductoras como las soldados se presentan en dos o tres formas reconocibles, cada una de ellas especializada en un papel determinado dentro de la división del trabajo en el seno de la colonia. Todas las formas incluyen individuos pertenecientes a los dos sexos, pero sólo en las termitas reproductoras se desarrollan del todo los órganos sexuales.

Entre las reproductoras hay machos y hembras de color oscuro con alas totalmente desarrolladas y ojos compuestos. Cuando alcanzan la madurez, abandonan el nido formando enjambres. Una vez finalizado el vuelo, pierden las alas y se aparean. Después, un macho y una hembra, que se convierten en reproductores primarios (es decir en rey y reina de la colonia, cuya única ocupación es la producción de huevos) crean un nuevo nido. Las reinas y reyes de los termes viven más tiempo que los otros termes, y las reinas son más grandes que los demás miembros de la colonia. En ciertas especies tropicales, la reina y el rey viven diez años, y la reina alcanza un tamaño enorme, a veces hasta 20.000 veces superior al de las trabajadoras. Su abdomen llega a distenderse hasta tal punto por los huevos que la deja incapacitada para moverse. La puesta de huevos alcanza un ritmo prodigioso, que llega a los 30.000 diarios en algunas especies. La mayoría de las colonias de termitas sólo tienen una pareja real

Las castas:

Aparte de las termitas reproductoras, todas las castas son estériles, sin alas y tienen el cuerpo blanquecino. Las trabajadoras constituyen la casta más numerosa y son la forma adulta de menor tamaño. Las trabajadoras construyen y abastecen el nido, cuidan los huevos y alimentan y asean a los demás miembros de la comunidad. Todas las especies cuentan con soldados que tienen la cabeza muy desarrollada. Los soldados de algunas especies están equipados con enormes mandíbulas para la defensa de la colonia; en algunas especies, tienen una larga trompa con la que pueden proyectar una sustancia pegajosa y venenosa con la que rocían al enemigo, dejándolo indefenso.

Durante mucho tiempo se creyó que la diferenciación en castas era hereditaria, pero las investigaciones han demostrado ya que las ninfas pueden transformarse en formas especializadas en función de las necesidades de la colonia. Ciertas sustancias similares a hormonas segregadas a través de la superficie corporal de la pareja real sirven para inhibir la aparición de reproductoras primarias. Estas sustancias, que son ingeridas por las trabajadoras en el proceso de limpieza, son transmitidas, probablemente a través de la comida, a otros miembros de la colonia. Tras la muerte de la pareja real, las ninfas, durante un determinado periodo de su ciclo de muda, desarrollan con rapidez órganos reproductores y se hacen fértiles. Al parecer, hay un proceso similar que regula el número de soldados requerido por la comunidad.

Alimentación:

Los termes se alimentan sobre todo de madera y otras sustancias que contengan celulosa. La celulosa es digerida en parte por protozoos que viven simbióticamente en el intestino de las trabajadoras. Las enzimas producidas por los protozoos degradan la celulosa en compuestos asimilables por los termes. Ciertas especies se alimentan de mohos que ellas mismas cultivan. Otras especies obtienen un fluido especial segregado por unos coleópteros, llamados termitófilos, que viven como huéspedes en el seno de la comunidad de termitas.

¿Cómo son los nidos?

Los nidos de los termes, llamados termiteros, son muy variados. Los de ciertas especies tropicales son enormes estructuras en forma de montículo, que muchas veces llegan a alcanzar los 6 m de altura. Estos montículos tienen unas paredes muy duras, construidas con partículas de tierra adheridas entre sí con saliva y cocidas por el sol. En el interior existen numerosas cámaras y galerías interconectadas por una compleja red de túneles. Están dotados de ventilación y drenaje, y el calor necesario para incubar los huevos se obtiene de la fermentación de materia orgánica, almacenada en las cámaras que hacen las veces de guardería.

Entre las más de 55 especies comunes en Estados Unidos, la mayoría construye sus nidos bajo tierra. Los termes subterráneos son muy destructivos, ya que abren túneles en busca de estructuras de madera, donde excavan galerías para obtener alimento. Si disponen del tiempo necesario, se alimentan de ella hasta dejar sólo una cáscara hueca.

Todas las hormigas son sociales, lo que significa que viven en colonias organizadas. Hay que distinguir entre las verdaderas hormigas y las llamadas hormigas blancas, o termitas, que constituyen un orden distinto.

En la mayoría de las especies de hormigas, los machos conservan las alas durante toda la vida y las hembras sólo hasta después del apareamiento. Ciertas hembras sin alas, llamadas trabajadoras, suelen ser estériles. La hembra fecundada se convierte en reina de la colonia y su principal función consiste en poner huevos. Los machos mueren después del apareamiento y las trabajadoras recogen alimentos, cuidan de los jóvenes y defienden la colonia. Los nidos de muchas especies de hormigas consisten en cámaras y galerías excavadas bajo piedras, troncos o en el suelo; algunas especies construyen sus hormigueros en montículos de tierra y materia vegetal o en troncos de árbol en descomposición.

La familia de las hormigas contiene más de 4.500 especies descritas, muy distribuidas en países templados y tropicales. El cuerpo de la hormiga está formado por cabeza, tórax y abdomen; éste está articulado con el tórax por un pedicelo abdominal o pedúnculo.

¿Cómo se funda una colonia?

Una colonia bien establecida parte de un éxodo en masa de machos y hembras jóvenes, alados, cuyo número asciende a veces a docenas de millares. Durante el éxodo tiene lugar el apareamiento. Después del mismo, mueren los machos, y después del vuelo, las reinas jóvenes fecundadas caen al suelo, se desprenden de sus alas, y empiezan a buscar los sitios adecuados donde establecerse.

Después excava una pequeña cueva en la tierra, tapona desde dentro el hueco de entrada y pasa los siguientes meses encerrada. Allí pone un número pequeño de huevos, que atiende asiduamente hasta que hacen eclosión.

La gran mayoría de las hormigas de una colonia está compuesta por hembras infecundadas, obreras. Los machos surgen en una determinada época del año y sólo, de huevos no fecundados.

La reina puede elegir entre engendrar a unas posibles obreras o reinas o a machos.

Cuando la colonia haya crecido lo bastante, habrá adquirido la suficiente solidez para reproducir una hornada de machos y hembras alados. La reina “vieja” permanecerá en la colonia original, pudiendo vivir bastantes años.

Desarrollo:

Las cuatro fases vitales: huevo, larva, pupa y adulto.

De los diminutos huevos que pone la reina nacen las larvas al cabo de dos a seis semanas. Durante un periodo de unas pocas semanas a varios meses, las larvas se convierten en pupas. Una vez finalizada la fase pupa, aparece el adulto. Las hormigas inmaduras son alimentadas y atendidas por las trabajadoras adultas. Abandonados a su suerte los machos suelen morir al fecundar a la hembra en el vuelo nupcial.

Las reinas y las trabajadoras de algunas especies viven más de 15 años.

Alimentación:

La mayoría de las hormigas son omnívoras. La mayoría de ellas construye algún tipo de nido u hormiguero donde almacenan alimentos. Un género de hormigas propio del sureste de Estados Unidos y América tropical cultiva en el interior de sus hormigueros una especie de hongo que la colonia usa como alimento.

Muchas hormigas se alimentan de un fluido dulce excretado por los pulgones. Muchas otras practican la trofalaxia, que implica formas complejas de alimentación recíproca y el intercambio de estímulos químicos.

Algunas especies de hormigas cosecheras, de amplia distribución, que recolectan grano para alimentarse, han desarrollado trabajadoras especializadas con grandes mandíbulas, a veces llamadas guerreras. Estas hormigas soldado no hacen casi nada más que partir las semillas para que coman las demás. Un género de hormigas propio del sureste de Estados Unidos y América tropical cultiva en el interior de sus hormigueros una especie de hongo que la colonia usa como alimento. Las especies de América tropical reciben el nombre de cortadoras de hojas u hormigas parasol porque las trabajadoras cortan trozos de determinadas hojas que son acarreados de vuelta al hormiguero, donde se usan como `compost' para fertilizar los cultivos de hongos. Es el caso de la bibijagua de Cuba, la arriera de México, el zampopo de Guatemala, el bachaco de Venezuela, el coqui de Perú, la minera y la isaú de Argentina, así como de la sauba de Brasil.

Muchas hormigas se alimentan de un fluido dulce excretado por los pulgones. De hecho, algunas especies de hormigas los crían y cuidan sus huevos. Las hormigas melíferas del suroeste de Estados Unidos almacenan estas secreciones dulces, empleando a ciertas trabajadoras como contenedores vivientes. A estas trabajadoras se les suministran enormes cantidades del producto; sus cuerpos llegan a quedar tan distendidos que no pueden ni arrastrarse de un lado a otro. Permanecen inmóviles en el hormiguero, regurgitando pequeñas gotas de alimento para alimentar a otros miembros de la colonia.

Tipos de hormigas:

Hormiga Negra de Jardín:

Es un insecto himenóptero de unos 3-5 m/m, con un nódulo en su cintura, que anida en exteriores ( a veces bajo edificios) y suele desplazarse para tomar sus alimentos en interiores. Viven en colonias.

El cuidado de las crías está a cargo de las hembras estériles (obreras) encargadas de buscar los alimentos para transportarlos al nido.

Se alimentan preferentemente de sustancias dulces, proteínas y grasas y también de pequeñas moscas y otros insectos similares. Su sentido del olfato está bien desarrollado y hace que sigan rutas determinadas en busca de comida, llegando a infestar viviendas y locales.

  • Características de Reproducción :

ð Periodo de incubación: 3-4 semanas.

ð Duración fase larva: 2-3 semanas.

ð Tiempo total del huevo adulto: 8-12 semanas.

ð Introducción. Pág. 2

ð Las abejas. Pág. 3-4

ð Las termitas Pág. 5-6

ð Las hormigas Pág 7-9

Insectos sociales: abejas, termitas y hormigas