Inquisición

Historia de España. Santo Oficio. Torquemada

  • Enviado por: Davidav
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
publicidad

Inquisición

Institución judicial creada por el pontificado en la edad media, con la misión de localizar, procesar y sentenciar a las personas culpables de herejía. En la Iglesia primitiva la pena habitual por herejía era la excomunión. Con el reconocimiento del cristianismo como religión estatal en el siglo IV por los emperadores romanos, los herejes empezaron a ser considerados enemigos del Estado, sobre todo cuando habían provocado violencia y alteraciones del orden público. San Agustín aprobó con reservas la acción del Estado contra los herejes, aunque la Iglesia en general desaprobó la coacción y los castigos físicos.

Orígenes

En el siglo XII, en respuesta al resurgimiento de la herejía de forma organizada, se produjo en el sur de Francia un cambio de opinión dirigida de forma destacada contra la doctrina albigense. La doctrina y práctica albigense parecían nocivas respecto al matrimonio y otras instituciones de la sociedad y, tras los más débiles esfuerzos de sus predecesores, el papa Inocencio III organizó una cruzada contra esta comunidad. Promulgó una legislación punitiva contra sus componentes y envió predicadores a la zona. Sin embargo, los diversos intentos destinados a someter la herejía no estuvieron bien coordinados y fueron relativamente ineficaces.

La Inquisición en sí no se constituyó hasta 1231, con los estatutos Excommunicamus del papa Gregorio IX. Con ellos el papa redujo la responsabilidad de los obispos en materia de ortodoxia, sometió a los inquisidores bajo la jurisdicción del pontificado, y estableció severos castigos. El cargo de inquisidor fue confiado casi en exclusiva a los franciscanos (Franciscanos, orden religiosa de la Iglesia católica fundada, probablemente en 1208, por san Francisco de Asís. Fue aprobada por el papa Inocencio III en 1209.

Fundación

Después de haber dedicado su vida a predicar, a servir y a vivir en pobreza, Francisco organizó en torno suyo a un grupo de 12 discípulos. Los condujo desde Asís hasta Roma, buscando la bendición del Papa, quien expresó sus dudas con respecto a si era posible, en efecto, llevar el rigor de vida que el grupo se proponía adoptar. Sin embargo, Inocencio III les dio su bendición, con la condición de que se hicieran clérigos y que eligieran a un superior. Francisco fue elegido como tal y el grupo retornó a Asís, donde obtuvieron un permiso de la abadía de los benedictinos para poder utilizar la pequeña capilla de Santa María de los Ángeles, en el monte Subasio, alrededor de la cual construyeron cabañas con ramas de árboles. Más tarde, con la intención de imitar el modelo de vida de Jesucristo, iniciaron una vida de predicaciones itinerantes y de pobreza voluntaria.

Por aquel entonces, la hermandad no contaba ni con una organización formal ni con un noviciado, pero considerando que el número de discípulos aumentaba y que las enseñanzas se difundían con mucha rapidez, se hizo evidente que el solo ejemplo de Francisco no representaría un argumento de bastante peso como para aplicar una disciplina entre los frailes. En 1223, el papa Honorio III emitió una bula en la que constituía a los Frailes Menores como una orden formal, instituyendo, además, un año de noviciado para entrar en ella.

El convento y la basílica de la orden en Asís se construyeron después de que Francisco falleciera en 1226. Su magnificencia causó disgusto entre diversos sectores católicos, por considerarlos incongruentes con los ideales de pobreza de Francisco. Después de muchas discusiones, el papa Gregorio IX decretó que el dinero podía ser distribuido por un miembro de la orden que hubiera sido elegido como administrador y que la construcción de los conventos no iba en contra de las intenciones del fundador.

Desarrollo posterior

A medida que fue pasando el tiempo, la orden fue creciendo, siendo los dominicos la única entidad que los igualaba en poder. Sin embargo, los franciscanos se fraccionaron, y en 1517 el papa León X los dividió en dos grupos: los conventuales, a quienes, tal como en otras órdenes monásticas, les estaba permitido poseer bienes que pertenecieran a la comunidad, y los observantes, quienes buscaban seguir los preceptos de Francisco lo más literalmente posible; desde entonces los observantes han sido la rama de mayor importancia dentro de la orden. A comienzos del siglo XVI se formó una tercera comunidad que luego se independizó, los capuchinos. A finales del siglo XIX, el papa León XIII agrupó a las tres ramas de franciscanos, que pasaron a constituir la Primera Orden Menor de Frailes, nombrando a las monjas, conocidas como clarisas pobres, como la Segunda Orden, y en tercer lugar, tanto a los hombres como a las mujeres que vivían en una sociedad laica que no se sometía al juramento del celibato, los agrupó en la Tercera Orden.

Además de su predicación y de su constante actividad de ayuda social, los franciscanos son reconocidos por su devoción por los estudios. En Inglaterra, por ejemplo, con antelación a la Reforma, los franciscanos acaparaban muchos cargos universitarios, contando con destacados profesores como Juan Duns Escoto, Guillermo de Ockham y Roger Bacon. De la orden surgieron, asimismo, cuatro papas (Sixto IV, Julio II, Sixto V y Clemente XIV) y un antipapa (Alejandro V).

Durante su primer viaje al Nuevo Mundo, Cristóbal Colón iba acompañado por un grupo de franciscanos. Los primeros conventos americanos fueron fundados (en Santo Domingo y en Concepción de la Vega, en la actual República Dominicana), en 1502, por franciscanos. La rápida conversión al cristianismo de los indígenas americanos, así como el consiguiente entusiasmo de las misiones españolas, llevó a que la orden se expandiera hacia los virreinatos de Nueva Granada (1519), Nueva España (1524) y Perú (1532), y hacia América Central desde 1536. A comienzos del siglo XVI, Fernando el Católico, rey de Castilla, consideró necesario emitir un decreto en el que se estipulara que entre los nuevos conventos debía existir una distancia mínima de cinco leguas de distancia. Mientras los franciscanos españoles iban expandiéndose de un modo gradual por Sudamérica, hasta alcanzar el océano Pacífico, los frailes franceses, que habían llegado a Canadá en 1615 guiados por el explorador francés Samuel de Champlain, organizaron sus misiones por todo el ámbito septentrional del continente.

La administración general de los franciscanos es elegida en un capítulo general y reside en la casa generalicia ubicada en Roma. Sus subordinados, los provinciales, gobiernan sobre todos los hermanos de una provincia, y los custodes (o guardianes, al contrario que otras órdenes nunca fueron llamados abades), a la cabeza de una sola comunidad o convento. Estos cargos son elegidos por un periodo de dos años.

Pese a su esencia católica, a comienzos del siglo XX la Iglesia anglicana estableció un buen número de comunidades franciscanas, tanto para hombres como para mujeres. La más importante es la Sociedad de San Francisco, establecida en Cerne Abbas (Dorset, Inglaterra), que mantiene muchas casas en las islas Británicas y en Nueva Guinea.)

Y a los dominicos, a causa de su mejor preparación teológica y su supuesto rechazo de las ambiciones mundanas. Al poner bajo dirección pontificia la persecución de los herejes, Gregorio IX actuaba en parte movido por el miedo a que Federico II, emperador del Sacro Imperio Romano, tomara la iniciativa y la utilizara con objetivos políticos. Restringida en principio a Alemania y Aragón, la nueva institución entró enseguida en vigor en el conjunto de la Iglesia, aunque no funcionara por entero o lo hiciera de forma muy limitada en muchas regiones de Europa.

Dos inquisidores con la misma autoridad —nombrados directamente por el Papa— eran los responsables de cada tribunal, con la ayuda de asistentes, notarios, policía y asesores. Los inquisidores fueron figuras que disponían de imponentes potestades, porque podían excomulgar incluso a príncipes. En estas circunstancias sorprende que los inquisidores tuvieran fama de justos y misericordiosos entre sus contemporáneos. Sin embargo, algunos de ellos fueron acusados de crueldad y de otros abusos.

Procedimientos

Los inquisidores se establecían por un periodo definido de semanas o meses en alguna plaza central, desde donde promulgaban órdenes solicitando que todo culpable de herejía se presentara por propia iniciativa. Los inquisidores podían entablar pleito contra cualquier persona sospechosa. A quienes se presentaban por propia voluntad y confesaban su herejía, se les imponía penas menores que a los que había que juzgar y condenar. Se concedía un periodo de gracia de un mes más o menos para realizar esta confesión espontánea; el verdadero proceso comenzaba después.

Si los inquisidores decidían procesar a una persona sospechosa de herejía, el prelado del sospechoso publicaba el requerimiento judicial. La policía inquisitorial buscaba a aquellos que se negaban a obedecer los requerimientos, y no se les concedía derecho de asilo. Los acusados recibían una declaración de cargos contra ellos. Durante algunos años se ocultó el nombre de los acusadores, pero el papa Bonifacio VIII abrogó esta práctica. Los acusados estaban obligados bajo juramento a responder de todos los cargos que existían contra ellos, convirtiéndose así en sus propios acusadores. El testimonio de dos testigos se consideraba por lo general prueba de culpabilidad.

Los inquisidores contaban con una especie de consejo, formado por clérigos y laicos, para que les ayudaran a dictar un veredicto. Les estaba permitido encarcelar testigos sobre los que recayera la sospecha de que estaban mintiendo. En 1252 el papa Inocencio IV, bajo la influencia del renacimiento del Derecho romano, autorizó la práctica de la tortura para extraer la verdad de los sospechosos. Hasta entonces este procedimiento había sido ajeno a la tradición canónica.

Los castigos y sentencias para los que confesaban o eran declarados culpables se pronunciaban al mismo tiempo en una ceremonia pública al final de todo el proceso. Era el sermo generalis o auto de fe. Los castigos podían consistir en una peregrinación, un suplicio público, una multa o cargar con una cruz. Las dos lengüetas de tela roja cosidas en el exterior de la ropa señalaban a los que habían hecho falsas acusaciones. En los casos más graves las penas eran la confiscación de propiedades o el encarcelamiento. La pena más severa que los inquisidores podían imponer era la de prisión perpetua. De esta forma la entrega por los inquisidores de un reo a las autoridades civiles, equivalía a solicitar la ejecución de esa persona.

Aunque en sus comienzos la Inquisición dedicó más atención a los albigenses y en menor grado a los valdenses (Valdenses, miembros de un grupo cristiano surgido a partir de un movimiento que se oponía a la autoridad eclesiástica. Fue creada por un rico comerciante francés de Lyon, Pierre Valdo, en la segunda mitad del siglo XII. A los seguidores de Valdo se les conoció como `los pobres de Lyon'. Predicadores itinerantes bajo voto de pobreza, difundían una religión que se ha asociado de forma errónea con las enseñanzas de los cátaros. Su prédica sencilla, basada en la Biblia, resultó, sin embargo, más popular que las complejas enseñanzas de los cátaros. El arzobispo de Lyon les prohibió en vano que predicaran, y más tarde fueron excomulgados junto con los albigenses del sur de Francia. Los valdenses se extendieron por toda Europa, pero un núcleo notable se estableció en zonas aisladas de los Alpes occidentales, que marcan en la actualidad la frontera entre Francia e Italia. Estas zonas todavía se conocen como los valles valdenses.

Después de que los albigenses fueran aplastados, los valdenses fueron las siguientes víctimas de la Inquisición en Francia. En 1487, el papa Inocencio VIII organizó una cruzada contra ellos en el Delfinado y Saboya (hoy forman parte de Francia). Muchos valdenses se refugiaron en Suiza y en Alemania y se unieron de modo gradual con los llamados Hermanos Bohemos. El grupo se radicalizó en torno a posturas calvinistas durante la Reforma. En 1535, financiaron la publicación en Suiza de la primera versión protestante francesa de la Biblia, preparada por el erudito calvinista francés Pierre Robert Olivétan. La persecución se reanudó en el Piamonte a mediados del siglo XVII y los valdenses no alcanzaron la total libertad civil y religiosa hasta 1848, bajo el reinado del sardo Carlos Alberto. En 1855 fundaron una escuela de teología en Torre Pellice, en Turín, su sede en la época moderna. La escuela fue trasladada a Florencia en 1860 y en 1922 a Roma.

Los valdenses tienen cerca de 120 iglesias organizadas por toda Italia con unos 29.000 miembros. En Sudamérica unos 14.000 valdenses están organizados en iglesias de Argentina y Uruguay y también existen congregaciones en Estados Unidos), sus actividades se ampliaron a otros grupos heterodoxos, como la Hermandad, y más tarde a los llamados brujas y adivinos. Una vez que los albigenses estuvieron bajo control, la actividad de la Inquisición disminuyó, y a finales del siglo XIV y durante el siglo XV se supo poco de ella. Sin embargo, a finales de la edad media los príncipes seculares utilizaron modelos represivos que respondían a los de la Inquisición.

El Santo Oficio

Alarmado por la difusión del protestantismo y por su penetración en Italia, en 1542 el papa Pablo III hizo caso a reformadores como el cardenal Juan Pedro Carafa y estableció en Roma la Congregación de la Inquisición, conocida también como la Inquisición romana y el Santo Oficio. Seis cardenales, incluido Carafa, constituyeron la comisión original, cuyos poderes se ampliaron a toda la Iglesia. En realidad, el Santo Oficio era una institución nueva vinculada a la Inquisición medieval sólo por vagos precedentes. Más libre del control episcopal que su predecesora, concibió también su función de forma diferente. Mientras la Inquisición medieval se había centrado en las herejías que ocasionaban desórdenes públicos, el Santo Oficio se preocupó de la ortodoxia de índole más académica y, sobre todo, la que aparecía en los escritos de teólogos y eclesiásticos destacados.

Durante los 12 primeros años, las actividades de la Inquisición romana fueron modestas hasta cierto punto, reducidas a Italia casi por completo. Cuando Carafa se convirtió en el papa Pablo IV en 1555 emprendió una persecución activa de sospechosos, incluidos obispos y cardenales (como el prelado inglés Reginald Pole). Encargó a la Congregación que elaborara una lista de libros que atentaban contra la fe o la moral, y aprobó y publicó el primer Índice de Libros Prohibidos en 1559. Aunque papas posteriores atemperaron el celo de la Inquisición romana, comenzaron a considerarla como el instrumento consuetudinario del Gobierno papal para regular el orden en la Iglesia y la ortodoxia doctrinal; por ejemplo, procesó y condenó a Galileo en 1633. En 1965 el papa Pablo VI, respondiendo a numerosas quejas, reorganizó el Santo Oficio y le puso el nuevo nombre de Congregación para la Doctrina de la Fe.

Inquisición española

Diferente también de la Inquisición medieval, la Inquisición española se fundó con aprobación papal en 1478, a propuesta del rey Fernando V y la reina Isabel I. Esta Inquisición se iba a ocupar del problema de los llamados marranos, los judíos que por coerción o por presión social se habían convertido al cristianismo; después de 1502 centró su atención en los conversos del mismo tipo del Islam, y en la década de 1520 a los sospechosos de apoyar las tesis del protestantismo. A los pocos años de la fundación de la Inquisición, el papado renunció en la práctica a su supervisión en favor de los soberanos españoles. De esta forma la Inquisición española se convirtió en un instrumento en manos del Estado más que de la Iglesia, aunque los eclesiásticos, y de forma destacada los dominicos, actuaran siempre como sus funcionarios.

La Inquisición española estuvo dirigida por el Consejo de la Suprema Inquisición, pero sus procedimientos fueron similares a los de su réplica medieval. Con el tiempo se convirtió en un tema popular, en especial en las zonas protestantes, por su crueldad y oscurantismo, aunque sus métodos fueran parecidos a los de instituciones similares en otros países católicos romanos y protestantes de Europa. Sin embargo, su superior organización y la consistencia del apoyo que recibía de los monarcas españoles, descollando Felipe II, hicieron que tuviera un mayor impacto en la religión, la política o la cultura que las instituciones paralelas de otros países. Esta eficacia y el apoyo político permitieron a Tomás de Torquemada, (1420-1498), monje español y gran inquisidor, famoso por su implacable administración de la Inquisición. Nació en Valladolid e ingresó muy joven en la orden de los dominicos. En 1452 fue prior del monasterio de Santa Cruz en Segovia y, desde 1474, confesor de los Reyes Católicos, Isabel y Fernando.

Por recomendación de Isabel, el papa Sixto IV lo designó primer inquisidor general de Castilla en 1483. Animado por sus soberanos, reorganizó la Inquisición fundada en 1478. En 1487 fue nombrado gran inquisidor para toda España por el papa Inocencio VIII. Religioso profundo y celoso católico, estaba convencido de que los no católicos y los falsos conversos eran capaces de destruir a la Iglesia y al país, por lo que utilizó la Inquisición durante los 11 años siguientes para investigar y castigar a marranos (falsos conversos procedentes del judaísmo), moros, apóstatas y otros a una escala sin precedentes. Como en otros sistemas judiciales europeos de la época, la tortura se empleaba para conseguir declaraciones y pruebas, persiguiendo un amplio abanico de delitos que incluían la herejía, la brujería, la bigamia y la usura. Cerca de 2.000 personas fueron quemadas en la hoguera durante el mandato de Torquemada. También apoyó, en 1492, la expulsión de los judíos y los moriscos de España), el primero y más notable gran inquisidor, ejecutar por miles a supuestos herejes.

El gran inquisidor y su tribunal tenían jurisdicción sobre los tribunales locales de virreinatos como México y Perú, donde estuvieron más ocupados con la hechicería que con la herejía. El emperador Carlos V introdujo la Inquisición en los Países Bajos en 1522, pero no consiguió acabar con el protestantismo. Se estableció en Sicilia en 1517, aunque no lo pudo hacer en Nápoles y Milán. Los historiadores han señalado que muchos territorios protestantes tenían instituciones tan represivas como la Inquisición española, por ejemplo el consistorio de Ginebra en tiempos del reformador francés Juan Calvino, (1509-1564), teólogo francés, reformador de la Iglesia, humanista y pastor, a quien las sectas protestantes de la tradición reformada consideran el principal exponente de sus creencias.

Sobre el Hijo

El pecado humano, heredado desde Adán y Eva, produce en cada persona una "fábrica de ídolos". Todos los individuos merecen destrucción, pero Jesucristo ejerció como profeta, sacerdote y rey para llamar a los elegidos a la vida eterna con Dios. Cristo convoca a los elegidos a una nueva vida, intercediendo por ellos en su expiación, y se halla a la diestra de Dios. Calvino hizo grandes esfuerzos para poner de manifiesto la continuidad de sus doctrinas con la ortodoxia cristiana como aparece expresada en los credos de Nicea y Caledonia.

Sobre el Espíritu

El Espíritu Santo de Dios, la tercera persona de la Trinidad, concede poder a los escritos y a la lectura de la Escritura, a la vida devocional de los creyentes, y al desarrollo cristiano en Cristo (santificación). También permite la confianza en que la resurrección de Dios de los muertos traerá a los salvados a la perfección a la presencia de Dios. Toda seguridad de elección a la gracia es dada por el Espíritu, e incluso la condenación de los réprobos según la justicia de Dios se rige por el poder del Espíritu.

Sobre la Iglesia

La Iglesia de Dios y los sacramentos son también otorgados por la gracia divina para edificación moral de los elegidos y el bien del mundo. La Iglesia, una a través del tiempo, puede ser conocida por la oración, por escuchar la Palabra de Dios y por la administración de los sacramentos. Aunque la verdadera Iglesia sea conocida sólo por Dios, la Iglesia visible está por completo relacionada con Él en la Tierra. Dignatarios y jefes de la Iglesia serían aquellos individuos que intentan con rigor mantenerse en la disciplina cristiana, aunque su autoridad no puede depender de su rectitud. Los cargos deben ser aquellos designados en el Nuevo Testamento. Los sacramentos del bautismo y la eucaristía deben celebrarse como misterios en los que Cristo está presente en espíritu.

Vídeos relacionados