Inmunología

Sistema inmunológico. Células fagocitarias. Respuesta inmunitaria. Linfocitos

  • Enviado por: Smurfy
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 13 páginas
publicidad
publicidad

Introducción:

Los animales tienen mecanismos de defensa interna que los protegen contra organismos patógenos que ingresan al cuerpo a través de diferentes medios. Entre los patógenos (microorganismos que causan enfermedades) se encuentran virus, bacterias, hongos y protozoarios. La defensa interna del organismo depende de la capacidad de distinguir entre lo propio y lo ajeno.

Los agentes patógenos tienen en sus superficies celulares macromoléculas que el cuerpo reconoce como ajenas. Cuando una bacteria invade a un animal, las diversas macromoléculas de la superficie estimulan los mecanismos de defensa del animal. Una sustancia capaz de estimular una respuesta inmunitaria o inmunorespuesta se llama antígeno.

Los mecanismos de defensa inespecíficos dan protección contra los patógenos, estos mecanismos impiden la entrada de los agentes patógenos al organismo.

Los mecanismos de defensa específicos están diseñados para combatir antígenos presentes en cada agente patógeno. Estos mecanismos se denominan colectivamente respuestas inmunitarias o inmunorespuestas. La inmunología es el estudio de los mecanismos de defensa específicos.

Las inmunorespuestas pueden estar dirigidas hacia el tipo específico de agente patógeno que infecta al cuerpo. Uno de los mecanismos de defensa específicos más importantes del organismo es la producción de anticuerpos, proteínas altamente especificas que ayudan a destruir antígenos. En los animales complejos, la defensa interna incluye memoria inmunitaria (es la capacidad de reaccionar de manera más eficaz a la segunda ocasión que un agente patógeno invade el cuerpo).

Respuesta inmunitaria

Toda respuesta inmunitaria es una secuencia de procesos compleja e intrincadamente regulada, que afecta varios tipos celulares. Se desencadena cuando un antígeno ingresa al cuerpo y encuentra un tipo especializado de células que se llaman células presentadoras de antígeno (APC, del ingles, antigen-presenting cells). Estas APC capturan una cantidad diminuta del antígeno y la exhiben, de manera que puede ser reconocida por los linfocitos T cooperadores específicos del antígeno. Las células T cooperadoras se activan y, a su vez promueven la activación de otros tipos de linfocitos, como las células B o las células T citotóxicas. A continuación, los linfocitos activados proliferan y realizan sus funciones secretoras específicas; en la mayoría de los casos, estos inactivan o eliminan exitosamente al antígeno. En cada etapa de este proceso, los linfocitos y las APC se comunican entre sí a través de contacto directo o mediante la secreción de citocinas reguladoras. También pueden interactuar de modo simultaneo con otros tipos celulares o con componentes de complemento, cinina o sistemas fibrinolíticos, lo que origina la activación de fagocitos, coagulación de sangre o el inicio de la cicatrización de las heridas. Las respuestas inmunitarias pueden ser tanto localizadas como sistémicas, pero casi siempre son específicas, en gran medida, y centran su fuerza total contra el antígeno mientras originan poco o ningún daño a los tejidos normales del huésped. Las respuestas también se controlan de manera precisa y terminan normalmente poco después de que se elimina el antígeno es cuestión.

Localización de las respuestas inmunitarias:

La respuesta inicial a un inmunógeno (cualquier sustancia que pueda inducir una respuesta inmunitaria; también son antígenos) depende de modo parcial de su vía de entrada al cuerpo. La mayoría de los inmunógenos penetra por uno de tres vías. Aquellos que ingresan por la corriente sanguínea muy probablemente son detectados por los macrófagos y otras APC en el bazo, que entonces se convierte en el centro principal de la respuesta inmunitaria. En contraste, los inmunógenos que penetran a través de la piel y el tejido conjuntivo subcutáneo suelen ser detectados por APC residentes, como las células de Langerhans o epidérmicas o los macrófagos dérmicos; además, pueden transportarse a través de la circulación linfática a los ganglios linfáticos regionales. La respuesta inmunitaria se inicia entonces desde el sitio de contacto como en los ganglios afectados. De manera alternativa, un imunógeno puede penetrar al cuerpo al atravesar las superficies mucosas de la vía respiratoria y gastrointestinal; en este caso, de inmediato encuentra los ganglios linfoides submucosos que generan una respuesta dirigida tanto localmente como al interior de la luz adyacente de la cual procede el inmunógeno.

Independientemente del sitio en el cual se inicia la respuesta, siempre hay un desplazamiento de linfocitos a otros sitios por medio de los vasos sanguíneos y linfáticos; por ello, al final de la totalidad del sistema inmunitario se incluye en la respuesta, en caso de que el inmunógeno sea abundante en particular, esté ampliamente diseminado o resulte resistente a la eliminación inmunitaria. De igual modo, algunos tipos de APC tienen la propiedad de migrar a través de la sangre y los linfáticos, llevando consigo inmunógenos a órganos linfoides distantes.

Regulación del sistema inmune secretor (Regulación genética, neuroendocrina, por anticuerpos, por citocinas y por células):

El antígeno desencadena la respuesta inmunitaria, activando células T y B, provocando la expansión clonal y la generación de mecanismos efectores humorales y/o celulares que van dirigidos a eliminar el antígeno. Una vez eliminado el antígeno, las células vuelven al estado de reposo. La naturaleza del antígeno tiene una influencia significativa sobre el tipo y magnitud de la respuesta inmunitaria que aparece. Estos efectos reguladores son de diferentes tipos:

Antígenos diferentes, desde el punto de vista químico, estimulan diferentes tipos de respuestas inmunitarias (los antígenos proteicos inducen respuestas humorales y mediadas por células -T dependicentes-, los polisacáridos y los lípidos no pueden ser presentados asociados al MHC (Complejo Mayor de Histocompatibilidad), de manera que no pueden estimular a las células T restringidas por el MHC, ni inducir respuestas inmunitarias mediadas por células -T independientes-. Las respuestas de anticuerpos frente a polisacáridos y lípidos se componen en gran medida de anticuerpos IgM. Las proteínas estimulan el cambio de isotipo, la madurez de la afinidad y la generación de linfocitos B de memoria.

  • La cantidad de antígeno a la que se expone un individuo influye en la magnitud de la respuesta inmunitaria generada. La dosis óptima de inmunización varía dependiendo del antígeno. En general, dosis elevadas o la administración repetida de antígenos proteicos tienden a inducir la tolerancia específica de la célula T, y a inhibir las respuestas inmunitarias. Grandes cantidades de antígenos polisacáridos pueden inducir la tolerancia en linfocitos B específicos y de este modo inhibir la producción de anticuerpos.

  • La respuesta inmunitaria frente a un antígeno varía de acuerdo con su puerta de entrada. Los antígenos administrados por vía subcutánea o intradérmica suelen ser inmunógenos, mientras que cantidades elevadas de antígenos administrados por vía intravenosa u oral suelen inducir la falta de respuesta específica, generalmente debido a la inducción de tolerancia en los linfocitos T, B o en ambos, o a la estimulación de células T supresoras específicas.

  • Cuando un antígeno se elimina mal puede provocar una respuesta inmune crónica con la consiguiente inmunopatología. También en algunos casos se observa falta de respuesta a un antígeno que puede ser debida a la ausencia de linfocitos maduros específicos para ese antígeno o por carecer de moléculas del MHC capaces de unirse a los epitopos. También la respuesta inmunitaria cambia dependiendo de la forma de presentacion del antígeno a las células inmunitarias:

  • Cuando un antígeno se procesa por la vía endocítica, va a asociarse a moléculas de clase II, activando poblaciones CD4+ ( Molécula accesoria relacionada con el reconocimiento del antígeno por las células T), que actuaran como cooperadores para los LB, o que mediante citocinas, activaran a los macrófagos. No hay generación de células T citotóxicas.

  • Cuando un antígeno se procesa por la vía biosintética se asociará a moléculas de clase I y podrán activar células CD8+ ( Molécula accesoria relacionada con el reconocimiento del antígeno por las células T), (generación de poblaciones citotóxicas).

  • El anticuerpo es capaz por sí mismo de ejercer un tipo de control retroalimentario.

  • Bloqueo del antígeno por anticuerpos. Depende en gran medida de la concentración del anticuerpo y de su afinidad hacia el antígeno, en comparación con la afinidad hacia los receptores de las células B. Sólo las células B de alta afinidad podrían competir con éxito frente al antígeno.

  • El anticuerpo puede inhibir la diferenciación de las células B por ligamiento cruzado del receptor antigénico con el receptor Fc de dichas células.

  • Los inmunocomplejos pueden tanto inhibir como aumentar una respuesta inmunitaria:

  • Inhibición: cuando el receptor Fc de la célula B se liga cruzadamente con el receptor para el antígeno mediante un complejo antígeno-anticuerpo, se suministra una señal de la célula B que impide a ésta entrar en la fase de producción de anticuerpos.

  • Aumento: el anticuerpo favorece la presentación del antígeno a la célula B cuando se encuentra presente en una célula APC, unido mediante los receptores Fc.

  • Red de anticuerpos (regulación idiotípica). Los idiotipos de las inmunoglobulinas (determinantes antigénicos configurados por las partes V -variables- de las cadenas H y L) constituyen un amplio repertorio de autoantigenos. El sistema inmune no ignora estos autoantígenos, sino que forma otros anticuerpos frente a ellos. Se formará así un entramado de idiotipo-antiidiotipo, que en estado de reposo del sistema inmune tiene un equilibrio cuantitativo y cualitativo. Cuando un antígeno aparece, se producen anticuerpos contra él y ese aumento de un idiotipo favorecerá el aumento de anti-idiotipos que regularán la respuesta.

    Regulación del sistema inmune por Linfocitos:

    Las células T ejercen un papel fundamental en la regulación de la respuesta inmune. Las células Th, a través de su interacción con las células presentadoras del antígeno, portadoras de péptidos antigénicos asociados con el MHC de clase II, desempeñan un papel primordial en la respuesta inmunitaria. Estas células reconocen determinados epitopos y, de este modo, seleccionan aquellos que van a actuar como dianas para las funciones efectoras relevantes. A continuación pueden seleccionar y activar las células efectoras apropiadas. Pueden ayudar a las células B a elaborar anticuerpos y a modular las acciones de otras varias células efectoras, entre ellas las células Tc, las células NK, los macrófagos, los granulocitos y las células K. Muchos de estos efectos están mediados por citocinas producidas por los Th (INFgamma, IL2), aunque también tienen importancia las citocinas procedentes de otras células especialmente de los macrófagos. Tanto las células T como las B pueden recibir la influencia , a su vez, de las células Ts. Contribuyen a regular el tipo de respuesta inmune, a través de las subpoblaciones Th1 y Th2. Las células vírgenes que no han sido previamente estimuladas, liberan solamente IL2. La estimulación de corta duración conduce al desarrollo de células Th0, que pueden liberar una amplia gama de citocinas. Tras la estimulación crónica surgen los tipos celulares especializados Th1 y Th2. Las células Th1 liberan IL-2 e INFgamma, mientras que las células Th2 liberan IL4, IL5, IL6 e IL10. Así, las células Th1 tienden a activar a los macrófagos, a la expansión clonal de las células T, y a la activación de Tc y células NK. Los Th2 tienden a aumentar la producción de eosinófilos y de mastocitos, así como a favorecer la producción de anticuerpos, incluida la IgE. Estas células responden bien a los antígenos presentados por las células B. Una vez establecidos estos patrones de respuesta, cada uno de ellos es capaz de suprimir el otro, ya que el IFNgamma procedente de las células Th1 inhibe la proliferación de las células Th2, mientras que la IL10 de éstas últimas reduce la secreción de citocinas de las primeras, y quizá también de las células Tc y de las NK.

    Las células T supresoras (Ts) se inducen con concentraciones altas de antígenos proteícos o de haptenos químicamente reactivos administrados por vía intravenosa o sin adyuvantes. En estas condiciones se favorece la interacción directa de los antígenos con los linfocitos sin la participación de las APC, y se cree que las células supresoras reconocen antígenos sin las moléculas del MHC. Las células supresoras pueden producir un exceso de citocinas con función inhibidora. Por ejemplo, el TGF-beta es un potente inhibidor de la proliferación de las célula T y B. Las células que secreten grandes cantidades de esta citocina pueden actuar como células supresoras. Las células productoras del IFNgamma (Th1) pueden actuar como supresoras de la producción de IgE, y las células que producen IL4, IL10 e IL13 (Th2) pueden suprimir la inmunidad mediada por células y la hipersensibilidad retardada. Varias poblaciones de células T son capaces de suprimir diferentes respuestas inmunitarias y puede no existir una única población de células supresoras. Algunas células T pueden secretar activamente receptores de citocinas que puedan suprimir la activación linfocitaria inhibiendo de forma competitiva las acciones de las citocinas. Los linfocitos T CD8+ y algunos CD4+ específicos para el antígeno pueden lisar de forma específica células B y Th que expresen determinantes antigénicos proteícos extraños asociados a sus moléculas del MHC respectivas. Esta lisis puede ser realizada por contacto directo célula-célula o por la secreción de citocinas como el TNF y linfotoxina.

    Existen muchas formas por las que los genes de cada individuo pueden influir en la respuesta inmune. Se conoce desde hace tiempo que la capacidad de responder contra un antígeno es distinta entre los distintos individuos. Con los avances técnicos se han podido analizar más detalladamente cuales son estos genes y se ha demostrado que el MHC juega un papel fundamental, aunque también algunos genes externos al MHC pueden influir en la respuesta inmune.

    Otra forma de regulación de la respuesta inmune es la modulación por las influencias del sistema nervioso y endocrino. Se sabe desde hace tiempo que las situaciones de estrés pueden conducir a una supresión de las funciones inmunitarias, como la respuesta de los linfocitos a los mitógenos, o la capacidad de recuperación frente a la infección. Sin embargo, es mucho más difícil hallar relaciones directas a nivel celular o molecular que expliquen estas observaciones. En general, existen dos vías principales por las que los fenómenos que ocurren en el SNC podrían modular la función inmunitaria:

  • La mayoría de los tejidos linfoides reciben inervación simpática, tanto a los vasos sanguíneos que pasan a través de los tejidos como directamente a los mismos linfocitos.

  • El sistema nervioso controla directa o indirectamente la producción de diversas hormonas, en particular corticosteroides, hormona del crecimiento, tiroxina y adrenalina.

  • Los linfocitos expresan receptores para muchas hormonas, neurotransmisores y neuropéptidos, entre ellos para esteroides/catecolaminas (adrenalina y noradrenalina), endorfinas, etc. La expresión y la capacidad de respuesta varían entre las diferentes poblaciones de linfocitos y monocitos. Un control especialmente importante es llevado a cabo por los corticosteroides, los cuales pueden liberarse durante el estrés y son inmunosupresores in vivo.

    Respuestas inmunitarias primarias y secundarias:

    Cuando una persona se expone a una cantidad significativa de un antígeno, y genera una respuesta de una célula B, casi siempre aumenta la concentracion de anticerpos séricos contra tal antigeno. El suero de tal individuo inmunizado se denomina con frequencia antisuero específico, no obstante es importante tener presente que aun el suero de individuos sumamente inmunizados, los anticuerpos contra determinado antigeno representan solo una fraccion reducida del total, y que tambien estan presentes anticuerpos con muchas otras especifidades.

    El primer encuentro de un individuo con un inmunógeno particular se llama suceso preparador, y conduce una respue4sta relativamente débil, de corta duración, que se designa como respuesta inmunitaria primaria. Esta se divide en varias fases:

  • La fase latente o demorada es el tiempo que transcurre entre la exposición inicial a un inmunógeno y la detección de anticuerpos en la circulación, que promedia cerca de una semana en el ser humano. Durante este periodo, origina la activación de las células TH y B.

  • La fase exponencial se caracteriza por un incremento rápido en las cantidades de anticuerpos circulantes, y refleja las cifras crecientes de células plamáticas secretoras.

  • La fase de meseta o el estado regular es durante un intervalo en el cual los valores de anticuerpos permanecen relativamente constantes debido a que presenta secreción y degradación a velocidades mas o menos iguales .

  • La fase de declinación, la cifra de anticuerpos se reduce de forma gradual, al disminuir la síntesis del nuevo anticuerpo. La declinación indica que las nuevas células plasmáticas no se producen mas, y que las células plasmáticas existentes mueren o dejan de producir anticuerpos.

  • Esto casi siempre significa que el inmunógeno se ha erradicado. Por tanto, la duración de una respuesta inmunitaria humoral esta limitada de modo principal por la duración del estimulo antigénico, así como por las semidesintegraciones relativamente cortas de las células plasmáticas que participan en la respuesta.

    Los encuentros subsecuentes con el mismo inmunógeno conducen a respuestas que son cualitativamente similares a la respuesta primaria, pero manifiestan diferencias cuantitativas de grado muy evidente. En la respuesta inmunitaria anamnésica o secundaria, el periodo de demora se acorta y los valores de anticuerpos aumentan con mayor rapidez a una cifra de estado regular mucho más alta, permaneciendo después en el suero en concentraciones detectables por periodos mucho mas prolongados. A las cantidades grandes de células B y T de memoria específicas a antígeno que se genera durante la respuesta primaria, se debe la cinética rápida y la mayor intensidad y duración de las respuestas secundarias.

    Linfocitos

    (CÉLULAS LINFOIDES)

    Los linfocitos T y B son los responsables de la respuesta inmune específica.

    • Se producen en los órganos linfoides primarios a razón de 1000 millones al día, y de allí migran a órganos linfoides secundarios y a espacios tisulares.

    • En el adulto existe un billón de linfocitos, equivalentes a un 2% del peso corporal.

    • Suponen del 20 al 40% de los leucocitos totales.

    • Existen tres poblaciones de linfocitos funcionalmente distintas, caracterizada cada una por un juego de marcadores, pero son difíciles de reconocer morfológicamente entre sí:

  • células T.

  • células B.

  • células NK.

  • Los linfocitos T y B vírgenes (no cebados) son pequeños (unas 6 ð m de diámetro), con poco citoplasma, que forma un estrecho anillo alrededor del núcleo. Poseen cromosomas condensados, con abundante heterocromatina; albergan pocas mitocondrias, y apenas nada de retículo endoplásmico ni de complejo de Golgi.

    • En sí mismos, en ausencia del Ag específico, tienen vida corta (de unos días a unas pocas semanas), y fácilmente sufren muerte celular programada.

    • En cambio, si entran en contacto con el Ag a partir de sus receptores específicos, sales de la fase G0 y entran en el ciclo celular (G0 ð G1 -ð S ð G2 ð M). En la fase G2 corresponden a linfoblastos: aumentan su tamaño (15 ð m), aumenta algo la eucromatina, aparece un nucleolo patente y aumenta la proporción del citoplasma, donde se puede observar un A. de D. bien desarrollado. Estos linfoblastos proliferan y finalmente se diferencian en dos subpoblaciones:

  • células efectoras, de vida corta, con REr bien desarrollado en capas concéntricas, y vesículas de A. de G.

  • células de memoria, que están en G0, con vida larga (algunas duran toda la vida del individuo).

  • Linfocitos T:

    • Durante la infancia, se diferencian en el timo, pero al llegar la adolescencia, el timo regresiona, y entonces la diferenciación ocurre sobre todo en la piel y mucosa intestinal.

    • Poseen un receptor de membrana (TCR) asociado no covalentemente al llamado complejo

    • CD3, lo que conjuntamente se denomina complejo receptor de las células T.

    • Aunque el TCR es diferente estructuralmente a las Ig, posee zonas homólogas. Una diferencia importante del modo de reconocimiento antigénico del TCR respecto del BCR es que aquél sólo interacciona con el Ag dispuesto en la superficie de células del propio organismo (de hecho, el antígeno procede de procesamiento proteolítico, y le es "enseñado" al linfocito T asociado a moléculas de MHC).

    • Existen dos tipos de TCR, que definen dos poblaciones diferentes de linfocitos T:

  • TCR2

  • TCR1

    • La mayoría (85%) de las células T poseen el TCR2, y a su vez se pueden dividir en dos tipos:

  • Las TCR2 CD4+ funcionan como células cooperadoras (TH): reconocen el Ag expuesto por el MHC-II propio de células presentadoras de Ag (APC), y al hacerlo, se activan y expanden clonalmente, secretando citoquinas que juegan un papel clave en la activación de otras células (B, T, etc.). A microscopio, la mayoría muestran el llamado corpúsculo de Gall (un grupo de lisosomas primario junto con gotitas de lípidos).

  • Las TCR2 CD8+ generalmente funcionan como células T citotóxicas o matadoras (Tc). Un 65% de ellas poseen cuerpo de Gall. Reconocen el Ag expuesto en moléculas MHC-I de células propias infectadas con virus o cancerosas, lo cual, junto con las señales adecuadas de citoquinas, provoca la activación y proliferación clonal, con diferenciación a linfocitos T citolíticos (CTL), que matan extracelularmente a las células propias enfermas.

  • Por supuesto, en cada uno de estos casos de activación, proliferación y diferenciación, se genera paralelamente una subpoblación de linfocitos de memoria.

    Durante mucho tiempo se habló de una tercera categoría de linfocitos T, los llamados supresores (Ts), pero su existencia como población diferenciada parece estar descartada.

    • Los linfocitos TCR1 se descubrieron hace poco. Suponen sólo el 15% de los T totales, pero no son circulantes, sino que se localizan en ciertos epitelios (por ejemplo, los linfocitos intraepiteliales del intestino). Parece que están especializados en reconocer ciertos patógenos (por ejemplo, micobacterias), que tienden a entrar por las mucosas.

    Linfocitos B:

    • En los mamíferos, los linfocitos B se diferencian en la médula ósea, mientras que en las aves lo hacen en la bursa o bolsa de Fabricio.

    • Constituyen del 5 al 15% de los linfocitos circulantes.

    • Reconocen al antígeno en forma soluble, por medio de sus inmunoglobulinas de membrana (mIg), que forman parte del complejo receptor de las células B (BCR). En cada linfocito hay unas 150.000 moléculas de mIg (de las clases M y D), que han sido sintetizadas por él. Todas estas moléculas poseen la misma especificidad antigénica. Acompañando a cada mIg, unidas no covalentemente con ésta, existen dos tipos de cadenas acompañantes, llamadas Iga e Igb , que son invariantes.

    • Otros marcadores de superficie:

  • MHC II.

  • Receptores para el complemento: CD35 (=CR1) y CD21 (=CR2).

  • Receptor para IgG exógena: CD32 (=FcgRII), que juega un papel en las señales negativas para el linfocito B.

  • En ausencia de estímulo antigénico, estos linfocitos B maduros vírgenes mueren por apoptosis al cabo de unos pocos días. Si, en cambio, se une por su BCR al Ag complementario específico (y con la ayuda de señales de macrófagos y células T), se pone en marcha la selección y proliferación clonal, que termina (al cabo de 4-5 días) con la diferenciación de dos subpoblaciones: una de células plasmáticas secretoras de Ac, y otra de células B de memoria (cebadas).

    Las células plasmáticas poseen las siguientes características:

  • carecen de Ig de membrana.

  • Son mayores y con más proporción de citoplasma que las B de las que proceden.

  • Su RE está muy desarrollado. Esto explica la gran cantidad de Ac secretados que producen; esos anticuerpos poseen la misma especificidad antigénica que la de las mIg de la célula B original.

  • No circulan por la sangre ni por los vasos linfáticos, sino que se localizan en los órganos linfoides secundarios y los lugares de la respuesta inmunológica.

  • Viven unos pocos días; al ser células en fase de diferenciación terminal, carecen de capacidad mitótica, y mueren por apoptosis.

  • Los linfocitos B cebados de memoria, en cambio, pueden vivir en reposo durante largos períodos (más de 20 o 30 años). Cuando se exponen al Ag específico, dan una respuesta inmunitaria más rápida, más intensa, y con mayor afinidad. Su aspecto es similar al de los linfocitos B vírgenes.

    Células (NK):

    • A diferencia de otros linfocitos, carecen de especificidad y de memoria, por lo que forman parte del sistema de inmunidad natural o inespecífico.

    • Representan el 15-20% de los linfocitos sanguíneos.

    • Sus marcadores distintivos son CD16 y CD57, pero carecen de marcadores de los linfocitos del sistema específico.

    • Su maduración es extratímica.

    • La mayoría (no todos) son linfocitos granulares grandes (LGL), con mayor proporción de citoplasma que los linfocitos T o B.

    • Poseen mitocondrias y ribosomas libres, pero poco REr. Exhiben gran A. de G. Lo que más destaca a microscopio es la existencia de unos gránulos azurófilos densos a los electrones, delimitados por membrana.

    • Poseen dos tipos de funciones:

  • Acción citotóxica.

  • Acción reguladora del sistema inmune a través de las citoquinas que producen.

  • Como células citotóxicas, su papel fisiológico se está empezando a comprender sólo recientemente: existen buenos indicios de que eliminan por inducción de apoptosis a células propias infectadas con virus o células tumorales. Ello lo realizan porque reconocen células propias enfermas en base a que éstas poseen menos moléculas MHC-I. También pueden desarrollar citotoxicidad celular dependiente de anticuerpos (ADCC).

    Células fagocitarias:

    Los fagocitos son células con capacidad fagocitaria, que pueden destruir sustancias extrañas y células envejecidas, a las que engloban con sus pseudópodos para luego digerirlas en el citoplasma.

    Los neutrófilos, denominados micrófagos, son los leucocitos más abundantes (>70%). Su tamaño es de 10-20m de diámetro y se clasifican como granulocitos debido a sus gránulos citoplasmáticos de lisosimas y de lactoferrina. Pasan menos de 48 horas en la circulación antes de migrar a los tejidos, debido a la influencia de los estímulos quimiotácticos.

    Acuden al lugar de la infección atravesando la pared de los capilares sanguíneos (diapédesis), para llegar a los tejidos y fagocitar a los gérmenes patógenos. Es en ellos donde ejercen su acción fagocítica y eventualmente mueren.

    Los neutrófilos realizan un proceso de heterofagia que les causa la muerte, como expresa De Duve ( La célula viva, Ed. Labor )" Los leucocitos están creados de tal manera que sólo una vez en la vida les está permitido comer opíparamente. Se fabrican en la médula ósea, y de ella salen, cargados de enzimas lisosómicas y de otras armas mortíferas, en busca de enemigos. Cuando los encuentran, devoran tantos como pueden. Poco después mueren a consecuencia de esta jugarreta de la selección natural, que les lleva a cometer semejante acto de gula, fatal para ellos; pero destinado aun bien superior, el de todo el organismo."
    El resultado de esta batalla origina el
    pus, que no es más que el montón de cadáveres de bacterias y fagocitos.

    Macrófagos: se trata de células de gran tamaño con función fagocítica, presente en la mayoría de los tejidos y cavidades. Algunos permanecen en los tejidos durante años y otros circulan por los tejidos linfoides secundarios. También pueden actuar como células presentadoras de antígenos. procedentes de los monocitos de la sangre, emigran a los distintos tejidos recibiendo diversos nombres. La reserva de macrófagos constituye el sistema retículo endotelial (S.R.E.), interviene en la defensa, destrucción de células viejas y regeneración de los tejidos.
    Se trata de un conjunto de células, que en cierto modo, dirigen la complicada red de procesos encaminados a eliminar la infección y regenerar los tejidos dañados, para ello liberan interleucinas 1 , que se comporta como un mensajero inmunitario y ejerce su acción sobre la totalidad del organismo.

    Monocitos: células circulares que se originan en la médula ósea y constituyen cerca del 5% del total de leucocitos de la sangre, donde permanencen sólo unos tres días. Depués atraviesan las paredes de las vénulas y capilares donde la circulación es lenta. Una vez en los órganos, se transforman en macrófagos, lo que se refleja en el aumento de su capacidad fagocítica, de la síntesis de proteínas, el número de lisosomas y la cantidad de aparato de Golgi, microtúbulos y microfilamentos. Estos últimos se relacionan con la formación de pseudopodos, responsables del movimiento de los macrófagos.