Injerto en hortalizas

Agricultura. Horticultura. Agronomía. Historia. Cucurbitáceas y métodos. Unión y sus factores. Incompatibilidad. Interacción patrón-variedad. Enfermedades

  • Enviado por: Larra
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 6 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

EL INJERTO EN HORTALIZAS;

UN NUEVO CONCEPTO DE PRODUCCION Y DEFENSA CONTRA ENFERMEDADES

INTRODUCCIÓN:

Un injerto es una forma asexual de propagación de las plantas en las que se introduce (o injerta) una parte de una planta en otra, con fines distintos como:

  • Reproducir plantas a las que les resulta imposible hacerlo de otra manera.

  • Cambiar la variedad de las plantas cultivadas.

  • Estudiar enfermedades virales de las plantas cultivadas.

  • Obtener los beneficios de los diferentes patrones que se implantan.

Normalmente se suele mantener el sistema radicular del portainjertos y la parte aérea de la variedad.

En la horticultura no se realizan demasiados injertos, por lo que su principal objetivo es obtener resistencias en el suelo de los patrones y así poder cultivar otras variedades que presentan beneficios importantes para el agricultor. Esta resistencia radica en el conjunto raíz - hipocótilo, manteniéndose el control del patógeno por parte de la raíz sin que afecte a la planta.

Para que el injerto pueda prevenir de enfermedades tan importantes como a Fusarium oxyporum se deberá realizar la combinación del injerto correctamente ya que si el patrón es resistente a la enfermedad pero la variedad no, se deberá tener mucho cuidado con que la planta no emita raíces adventicias y que éstas se pongan en contacto con el suelo, porque será entonces cuando la planta se vea afectada por dicha enfermedad.

HISTORIA DEL INJERTO

El empleo del injerto es una técnica que se descubrió hace mas de mil años por los chinos, pero éstos no han sido los únicos en emplearlo, ya que diversas culturas como la romana, la inglesa del s XVI, la japonesa, holandesa.... que progresivamente han ido aportando nuevas facetas muy interesantes para los cultivos. Desde que se descubrió que para realizarlo bien había que hacer coincidir el cambium de la planta, hasta los distintos tipos de injertos.

EL INJERTO EN CURCUBITACEAS

Como hemos mencionado antes, el injerto solo se puede realizar si se hace coincidir el cambium, pero hay plantas en las que debido a su anatomía no se puede hacer coincidir como las monocotiledóneas, y además, cuanta más afinidad tengan las familias, mas fácil será la unión. Esta afinidad será:

  • Afinidad morfológica, anatómica y de constitución de los tejidos.

  • Afinidad fisiológica de funcionamiento y analogía de savia en cuanto a cantidad y constitución.

En los cultivos hortícolas solo se realizan injertos en la familia de las solanáceas, como el tomate, pimiento, berenjena, y en la familia de las curcubitaceas, como el pepino, melón y sandia, siendo los portainjertos mas utilizados para el cultivo del melón la Curcubia ficiolia, Curcubia pepo o híbridos de Curcubia máxima y Curcubia moschata, mientras que los de la sandia la Lagenaria Siceraria, benicasa hispida y sandia Toughness,

UNION DEL INJERTO

Para que la unión del injerto se lleve a cabo en su totalidad se debe haber formado el callo de unión mediante las células que en el se desarrollan. Para ello siguen el siguiente proceso:

Se ponen en contacto los tejidos del patrón e injerto, con las regiones del cambium cercanas unas de otras. Estas producirán otras células parenquimáticas que son las que formaran el tejido de callo y las nuevas células de cambium.

El enlace se realizara lentamente aumentando después, cuando el injerto se haya en un estado avanzado, siendo su resistencia proporcional a la mayor o menor cantidad de polisacáridos allí depositados.

FACTORES QUE INFLUYEN EN LA UNION DEL INJERTO

  • Temperatura: Esta afectará directamente sobre la formación del tejido de callo, aumentando ésta con la temperatura pero hasta los 29ºC ya que a partir de ahí se producirá un callo fácilmente degenerable con las operaciones de plantación. Si esta es inferior de 15ºC, no se realizara la producción de callo.

  • Humedad: Las responsables de la formación de callo son las células parenquimáticas que son muy sensibles al contacto con el aire, ya que si pierden la fina capa de agua que las recubre, comenzará la desecación reduciendo también la formación de callo.

  • Oxigeno: Dado que la continua división y su posterior crecimiento supone una gran tasa de respiración, el oxigeno será imprescindible para que se pueda realizar la unión del injerto.

  • Actividad de crecimiento del patrón: Dependiendo del estado vegetativo del patrón, las formas de realizar el injerto serán diferentes; En el caso de que el injerto este esté en pleno periodo vegetativo, se deberán dejar diferentes organos por encima del injerto para que actue de tirasavias.

  • Si por el contrario está en periodo de reposo, es mas difícil la producción de cambium en el injerto.

  • Técnicas de injerto: Se sabe que cuanto mayor sea la herida hecha para realizar el injerto, mayor tiempo tardará en cicatrizar, pero también será mayor la zona de contacto entre el cambium del patrón y la variedad, y aunque su crecimiento sea normal, llegara un tiempo posterior en el que se impedirá el movimiento de la planta y se dará un colapso de la planta.

  • por esa razón lo mas apropiado es encontrar un equilibrio entre estos dos factores, para que esta se desarrolle en las mejores condiciones posibles.

  • Contaminación con patógenos: Normalmente los patógenos se suelen introducir por las heridas producidas para realizar el injerto, por lo que habrá que evitar en la mayor medida de lo posible que estas sean demasiado grandes, y se procurará realizar el injerto en las mejores condiciones de asepsia posibles, utilizando también algún cicatrizante químico que evite dichas infecciones.

  • Empleo de reguladores del crecimiento: existe una clara relación entre la presencia de los reguladores de crecimiento y la formación de callo de la planta, pero aun no se han obtenido resultados convincentes que lo demuestren.

  • Condiciones ambientales en la fase posterior al injerto: Las condiciones de temperatura y humedad deberán ser adecuadas para facilitar la soldadura del callo mas rápidamente.

  • INCOMPATIBILIDAD

    Para que el injerto se realice correctamente deberá haber una "adecuación" entre especie portaijertos y la variedad que se injerta. No se sabe ciertamente que especies son compatibles y cuales no, lo que si que se sabe son las especies que presentan mayores beneficios al estar injertadas con otras.

    Esta no compatibilidad se manifestará mediante los siguientes síntomas, cuya aparición de forma aislada no significa que la unión sea incompatible, sino que pueden ser consecuencia de otros factores como la presencia de enfermedades, malas técnicas de cultivo o condiciones ambientales desfavorables:

    • Porcentaje de fallos de injerto altos

    • Falta de crecimiento, defoliación y amarilleo de las hojas.

    • Muerte prematura de la planta.

    • Diferencias marcadas en el crecimiento entre el patrón y la variedad.

    • Desarrollo excesivo entre la unión, debajo o encima de la unión (miriñaque).

    • Ruptura por la zona de unión del injerto.

    Incompatibilidad localizada: es aquella que exclusivamente se da en la zona de contacto entre el patrón y la variedad, cuyo síntoma principal es la débil unión mecánica, produciéndose también un lento desarrollo de las partes de la planta.

    La única solución posible para este problema es la de emplear un patrón intermedio.

    Incompatibilidad traslocada: Es una clara degeneración del floema debido a las claras diferencias genéticas entre el patrón y la variedad. Se denota por un claro color pardo en forma de una línea o zona neurótica en el injerto.

    En las solanáceas, los factores implicados en su compatibilidad estarán presentes como constituyentes normales en los tejidos de la planta, están relacionados con la pared celular, y se liberan por contacto entre el patrón y variedad.

    INTERACCION PATRÓN - VARIEDAD

    Los injertos se realizan fundamentalmente con el fin de evitar las posibles enfermedades del suelo que puedan existir, pero además pueden producir los siguientes beneficios:

    • Reacciones de incompatibilidad.

    • Resistencia a enfermedades.

    • Tolerancia a ciertas características del clima o suelo.

    • Interacciones especificas entre patrón y variedad que pueden producir alteraciones en el desarrollo de la planta, tamaño del fruto...

    Además pueden producir modificaciones en el crecimiento, floración y fructificación de la planta, debido a la absorción y utilización de nutrientes y la translocación de los mismos y el agua, y las posibles alteraciones en factores de crecimiento endógenos.

    MÉTODOS DEL INJERTO EN CURCUBITACEAS

    Hay diferentes métodos de injerto, entre ellos están los siguientes:

    De aproximación por "Chavagnat": Este método se vera favorecido cuando la temperatura se encuentre entre 25 - 30ºC y la humedad relativa entre 80 - 90%.

    Siembra: La siembra de la variedad se realizara en bandejas con temperaturas especificas de 20 - 22ºC, mientras que la del portainjertos se realizara con semilla pregerminada durante 24 - 48 horas en bandejas con temperatura de fondo especifica de 24 - 26ºC, pudiendo ser beneficioso el oscurecer con plástico negro durante 24 - 36 horas.

    Cuando la variedad y el patrón ya constan de la primera hoja, se realizara el injerto haciendo una incisión en el portainjertos justo debajo de los cotiledones y en el lado contrario de la primera hoja, hasta el centro del tallo y hacia abajo, de 1 - 1.5 cm de longitud, y en el melón comenzando 2 cm por debajo de la primera hoja verdadera y hacia arriba hasta el centro del tallo.

    Posteriormente se unirán las dos partes mediante plomo o papel de estaño, y se plantaran en una maceta ubicada en un lugar con buen aireado.

    De aproximación por Suzuki: En este método primeramente se sembrará en bandeja con sustrato del suelo a unos 15 - 30ºC y a los 5 - 7 días sembrar el patrón también en bandejas.

    Injertar cuando en el patrón aparece la primera hoja verdadera dejando solo dos cotiledones.

    Para ello se realizara una incisión en el patrón comenzando por debajo de los cotiledones hacia debajo de 1 - 1.5 cm hasta la mitad del tallo.

    Se eliminara la piel de la zona de soldadura de la variedad y se le realizará un corte comenzando 2 cm por debajo de los cotiledones.

    Seguidamente se ensamblara el injerto con una pinza o cinta y se mantendrá en una maceta de 10 cm de diámetro a 25 - 26ºC durante los primeros días, y a partir de entonces levantar el sombreado y airear progresivamente.

    Injerto de púa en hendidura: Para ello se sembrara el portainjertos con la semilla pregerminada y la variedad, ambos en bandeja.

    Se injertará cuando aparece la primera hoja verdadera en el injerto cortando la variedad por debajo de los cotiledones, a 1.5 cm y haciendo un bisel de 0.6 - 1 cm en cada extremo. En el portainjertos se eliminará el brote y se realizara una hendidura de 1 - 1.5 cm entre los cotiledones hasta el centro del tallo y hacia abajo.

    Introduciremos la púa en la hendidura y la fijaremos mediante pinza o cinta, y a partir de entonces se regará la maceta y se situara en un ambiente cálido, húmedo y ligeramente sombreado. A la semana se podrá comenzar a airear.

    Injerto de perforación lateral: Se prepararan las plantas igual que en el caso anterior y a partir de ahí mediante un cuchillo de bambú 1 cm por debajo del cotiledón haremos una hendidura de forma que este llegue a salir un poco.

    La variedad se cortara 1 - 1.5 cm por debajo de los cotiledones y se realizara un bisel de 5 - 6 mm en su extremo.

    Se introducirá la púa en el bisel de tal manera que al tocarla con el suelo no se mueva.

    La planta se mantendrá en ambiente cálido y húmedo, y se regara sin mojar el injerto.

    Injerto de empalme: En este caso el patrón se plantará en maceta o bandeja definitiva, y a partir de ahí se continuara con la preparación de las plantas, que se realizara como en los casos anteriores.

    Entonces cortaremos el patrón justo por debajo de los cotiledones en diagonal, para luego introducirlo en un tubo de polietileno transparente que ajuste con el tallo por el extremo cortado.

    Posteriormente se cortara el melón o sandia por debajo de los cotiledones por un ángulo similar al anterior e introduciremos la planta en el tubo de manera que ajuste con el corte del patrón. Se mantendrán juntos 12 días o hasta que se produzca la cicatrización del injerto, conservando las plantas en un lugar adecuado.

    Injerto de cuña: En este injerto se preparará la planta como en el injerto de perforación lateral, y a partir de ahí se seguirán los pasos siguientes:

    • Decapitación del brote del patrón, realizándose un corte en el lado opuesto a la primera hoja de 1.5 cm hacia abajo desde la epidermis hasta la mitad del tallo.

    • La variedad se cortara por debajo de los cotiledones a aproximadamente 2 cm, eliminando la corteza a ambos lados.

    • Se introduce la púa en el patrón y se sujeta con pinzas a una temperatura aproximada de 25 - 35ºC y a una humedad de 85 - 90%.