Influencias en la Administración

Filosofía. Iglesia Católica. Organización militar. Economistas liberales. Empresarios

  • Enviado por: Pedro Hugo Fc
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 15 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo calcular los costes y precio de venta (pvp) de un producto
Cómo calcular los costes y precio de venta (pvp) de un producto
Aprende a calcular el precio de venta de tus productos para cubrir costes, ser competitivo y maximizar tus beneficios....
Ver más información

Bolsa para principiantes
Bolsa para principiantes
Conoce cómo funcionan los mercados bursátiles y cómo aprovechar las diversas alternativas de inversión existentes...
Ver más información

publicidad

En toda su larga historia y hasta inicios del siglo XX, la administración se desarrolló con una lentitud impresionante. Sólo a partir de este siglo atravesó etapas de desarrollo de notable pujanza e innovación. En la actualidad, la sociedad de la mayor parte de los países desarrollados es una sociedad pluralista de organizaciones, donde la mayoría de las obligaciones sociales (como la producción, la prestación de un servicio especializado de educación o de atención hospitalaria, la garantía de la defensa nacional o de la preservación del medio ambiente) es confiada a organizaciones (como indus- trias, universidades y escuelas, hospitales, ejército, organizaciones de servicios públicos), que son administradas por grupos directivos propios para poder ser más eficaces. A diferencia de lo anterior, a finales del siglo pasado la sociedad funcionaba de manera completamente diferente. Hace 80 años las organizacio- nes eran pocas y pequeñas: predominaban los pequeños talleres, los artesanos independientes, las pequeñas escuelas, los profesionales independientes (médi- cos y abogados, que trabajaban por cuenta propia), el labrador, el almacenista de la esquina, etc. A pesar de que en la historia de la humanidad siempre existió el trabajo, la historia de las organizaciones y de su administración es un capítulo que comenzó en época reciente.

INFLUENCIA DE LOS FILÓSOFOS

Desde la Antigüedad, la administración ha recibido gran influencia de la filosofía. Haimannquote , como también Koontz y Oquote Donnellquote se refieren al filósofo griego Sócrates (470 a.C.-399 a.C.) quien, en su discusión con Nicómaco, expone su punto de vista acerca de la administración como una habilidad personal separada del conocimiento técnico y de la experiencia:

Con respecto a cualquier cosa que él pueda presidir, un hombre será, si sabe lo que necesita y si es capaz, de proveerlo, un buen dirigente, ya sea que tenga la dirección de an coro, de una familia, de una ciudad o de un ejército. ¿No es también un trabajo castigar a los malos y honrar a los buenos? Por tanto, Nicómaco, no despreciéis a los hombres hábiles en administrar sus propios haberes, pues los quehaceres privados difieren de los públicos sólo en magnitud, en otros aspectos son similares; pero lo que más se debe observar es que ninguno de ellos puede ser dirigido sin hombres. Los quehaceres privados no son dirigidos por una especie de hombre y los pííblicos por otra: pues aquellos que conducen los negocios públicos no utilizan hombres de naturaleza diferente de aquellos empleados por quienes dirigen los negocios privados; y quienes saben emplearlos, conducen tanto los negocios públicos como los privados juiciosamente, mientras que aquellos que no saben se equivocan en la administración de ambos.

Platón (429 a.C.-347 a.C.), filósofo griego, discípulo de Sócrates, se preocupó profundamente por los problemas políticos y sociales inherentes al desarrollo social y cultural del pueblo griego. En La República expone su punto de vista sobre el estilo democrático de gobierno y sobre la administración de los negocios públicos.

Aristóteles (384 a.C.-322 a.C.), otro filósofo griego, discípulo de Platón, del cual discrepó bastante, dio enorme impulso a la filosofía, así como a la cosmología, a la gnoseología, a la metafísica, a las ciencias naturales, abriendo las perspectivas del conocimiento humano de su época. Fue el creador de la lógica. En su libro Política, estudia la organización del Estado y distingue tres formas de administra- ción pública, a saber:

  • monarquía o gobierno de una persona (que puede redundar en tiranía);

  • aristocracia o gobierno de una élite (que puede degenerar en oligarquía);

  • democracia o gobierno del pueblo (que puede convertirse en anarquía);

  • En el tiempo comprendido entre la Antigüedad y el inicio de la Edad Moderna, la filosofía se dirigió hacia una variedad de preocupaciones que nada tenían que ver con los problemas administrativos.

    Sólo a partir de Francis Bacon (1561-1626), filósofo y estadista inglés, considerado el fundador de la lógica moderna, basada en el método experimental e inductivo, vamos a encontrar alguna preocupación práctica por separar, experimentalmente, lo esencial de lo accidental o accesorio. Bacon se anticipó al principio de la prevalencia de lo principal sobre lo accesorio.

    No obstante, el mayor exponente de la época fue Rená Descartes (1596-1650), filósofo, matemático y físico francés, considerado el fundador de la filosofía moder- na. Fue el creador de las famosas coordenadas cartesianas y le dio un impulso muy valioso a las matemáticas y a la geometría de la época. En filosofía se hizo célebre por su libro El discurso del método, donde describe los principales conceptos de su método filosófico, hoy denominado método cartesiano, cuyos principios son:

    1. principio de la duda metódica o de la certeza: consiste en no aceptar como verdadera cosa alguna, mientras no se sepa con certeza - o sea clara y nítidamente - aquello que es realmente verdadero. Con esta duda metódica se evita el prejuicio y la superficialidad, aceptándose sólo como cierto aquello que sea evidente;

    2. principio del análisis por descomposición: consiste en dividir y descomponer cada dificultad o problema en tantas partes como sea posible y necesario para su mejor adecuación y solución y resolverlas cada una independientemente;

    3. principio de la síntesis por composición: se fundamenta en el hecho de conducir ordenada- mente nuestros pensamientos y nuestro raciocinio, comenzando por los objetivos y asuntos más fáciles y simples de conocer, para encaminarnos gradualmente a los más difíciles;

    4. principio de la enumeración (revisión general) o de 1a verificación: consiste en hacer, en todo, recuentos, verificaciones y revisiones tan generales, de manera que nos quede la seguridad de que nada se ha omitido o dejado de lado.

    Tomas Hobbes (1588-1679) desarrolló una teoría del origen contractualista del Estado, según la cual el hombre primitivo que vivía en estado salvaje, pasó lentamente a la vida social mediante un pacto entre todos. Más aún, “el hombre es un lobo para el hombre”, o sea, que el hombre primitivo era un ser antisocial por definición, y vivía en guerra permanente con sus vecinos. El Estado vendría a ser, por tanto, la resultante inevitable de dicha situación, para imponer el orden y la organización en la vida social, a la manera de un Leviatán. El Estado, a medida que crece, presenta las dimensiones de un dinosaurio, amenazando la libertad de todos los individuos.

    Jean-Jacques Rousseau (1712-1778) desarrolló la teoría del contrato social: el Estado surge de un acuerdo de voluntades. Rousseau imagina una convivencia individualista, en la cual los hombres comparten cordial y pacíficamente, sin fricciones con sus semejantes. Sin embargo, si el hombre es por naturaleza bueno y afable, la vida en sociedad lo corrompe.

    Karl Marx (1818-1883) y su socio Friedrich Engel (1820-1895) proponen una teoría del origen económico del Estado. El surgimiento del poder político y del Estado no es más que el fruto de la dominación económica del hombre por el hombre. El Estado se convierte en un orden coercitivo, impuesto por una clase social explotadora. En el Manifiesto comunista, afirman que la historia de la humanidad fue siempre la historia de la lucha de clases. Hombres libres y esclavos, patricios y plebeyos, nobles y siervos, maestros y artesanos, en una palabra, explotadores y explotados, siempre mantuvieron una lucha, a veces oculta, a veces patente. Marx sostiene que todos los fenómenos históricos son el producto de las relaciones económicas entre los hombres. El marxismo fue la primera ideología en preconizar el estudio de las leyes objetivas del desarrollo económico de la sociedad, en oposición a los ideales metafísicos.

    Con el surgimiento de la filosofía moderna, la administración deja de recibir contribuciones e influencias de tipo filosófico puesto que el objeto de estudio de la filosofía se aleja enormemente de los problemas organizacionales.

    INFLUENCIA DE LA ORGANIZACIÓN DE LA IGLESIA CATÓLICA

    A través de los siglos, las normas administrativas y los principios de la organización pública se fueron transfiriendo de las instituciones estatales (como en el caso de Atenas, Roma, etc.) a las instituciones de la naciente Iglesia Católica y a las organizaciones militares. Esa transferencia se hizo lenta, pero efectivamente, tal vez porque la unidad de propósitos y de objetivos - principios fundamentales en las organizaciones eclesiástica y militar - no se encontraba siempre en la acción política que se desarrollaba en los estados, movida generalmente por los objetivos contra- dictorios de cada partido, dirigente o clase social.

    En el transcurso de los siglos, la Iglesia Católica estructuró su organización, su jerarquía de autoridad, su estado mayor (asesoría) y su coordinación funcional. La Iglesia cuenta con una organización jerárquica tan simple y eficiente, que su enorme organización mundial puede operar satisfactoriamente bajo el mando de una sola cabeza ejecutiva: el Papa, cuya autoridad coordinadora, según la Iglesia Católica, le fue delegada por una autoridad divina superior.

    De todos modos, la estructura de la organización eclesiástica sirvió de modelo para muchas organizaciones que, ávidas de experiencias exitosas, pasaron a incorporar una infinidad de principios y normas administrativas utilizadas en la Iglesia Católica.

    INFLUENCIA DE LA ORGANIZACIÓN MILITAR

    La organización militar también ha influido en el desarrollo de las teorías de la administración. La organización lineal, por ejemplo, tiene sus orígenes en la organización militar de los ejércitos de la Antigüedad y de la época medieval. El principio de unidad de mando, según el cual cada subordinado sólo puede tener un superior - fundamental para la función de dirección -, es el núcleo central de todas las organizaciones militares de aquellas épocas. La escala jerárquica, es decir, la escala de niveles de mando de acuerdo con el grado de autoridad y de responsabilidad correspondiente, es un elemento característico de la organización militar, utilizado en otras organizaciones. Con el transcurrir de los tiempos, la ampliación gradual de la escala de mando trajo también una correspondiente ampliación del grado de autoridad delegada: a medida que el volumen de operaciones militares aumentaba, crecía también la necesidad de delegar autoridad en los niveles más bajos dentro de la organización militar. Todavía en la época de Napoleón (1769-1821), el general, al dirigir su ejército, tenía la responsabilidad de vigilar la totalidad del campo de batalla. Sin embargo, ante las batallas de mayor alcance, incluso de ámbito continental, el comando de las operaciones de guerra exigió, no nuevos principios de organización, sino la extensión de los principios entonces utilizados, lo que condujo a una planeación y control centralizados paralelos a las operaciones descentralizadas. Se pasó así a la centralización del mando y a la descentralización de la ejecución.

    El concepto de jerarquía dentro de la organización militar es tan antiguo como la propia guerra, pues existió siempre la necesidad de un estado mayor para el ejército. Sin embargo, el estado formal, como cuartel general, sólo apareció en 1665 con el Distrito de Brandenburgo, precursor del ejército prusiano. La evolución del principio de asesoría y la formación de un estado general tuvo su origen en el siglo XVIII en Prusia, con el emperador Federico II, El Grande, (1712-1786) quien, deseoso de aumentar la eficiencia de su ejército, hizo algunas innovaciones en la estructura de la organización militar. Con la ayuda del general Scharnhorst fue creado un estado mayor (staff) para asesorar el mando (línea) militar. Los oficiales de línea y de asesoría trabajaban independientemente, en una nítida separación entre la planeación y la ejecución de la operaciones de guerra. Los oficiales en el estado mayor se transferían posteriormente a posiciones de mando (línea) y de nuevo al estado mayor, lo que aseguraba una intensa experiencia y vivencia en las funciones de gabinete, de campo y nuevamente de gabinete.

    Otra contribución de la organización militar es el principio de dirección, según el cual todo soldado debe conocer perfectamente lo que se espera de él y aquello que debe hacer. Resalta Mooney que aun Napoleón, el general más autócrata de la historia militar, nunca dio una orden sin explicar su objetivo y verificar que se había comprendido correctamente, pues estaba convencido de que la obediencia ciega jamás lleva a la ejecución inteligente de cualquier acto.

    A comienzos del siglo XIX, Carl von Clausewitz (1780-1831), general prusia- no, escribió un tratado sobre la guerra y los principios de la guerraquote , sugiriendo cómo administrar los ejércitos en periodos de guerra. En éste se inspiraron muchos teóricos de la administración que posteriormente se basaron en la organización y en la estrategia militares, adaptando sus principios a la organización y a la estrategia industrial.

    Clausewitz consideraba la disciplina como un requisito básico para una buena organización. Para él, toda organización requiere una planeación cuidadosa en la cual las decisiones deben ser científicas y no simplemente intuitivas. Las decisiones deben basarse en la probabilidad y no sólo en la necesidad lógica. El administrador debe aceptar la incertidumbre y planear de manera que pueda minimizarla.

    A partir de 1776, con la invención de la máquina de vapor por James Watt (1736-1819) y su posterior aplicación en la producción, una nueva concepción del trabajo modificó por completo la estructura social y comercial de la época, provo- cando profundos y rápidos cambios de orden económico, político y social que, en un lapso aproximado de un siglo, fueron mayores que los ocurridos en el milenio anterior. A este período, que se le conoce como la Revolución Industrial, se inició en Inglaterra y se extendió por todo el mundo civilizado con rapidez.

    La Revolución Industrial puede dividirse en dos épocas bien diferenciadas:

    De 1780 a 1860: primera Revolución Industria1 o revolución del carbón y del hierro.

    De 1860 a 1914: segunda Revolución Industrial o revolución del acero y debla electricidad.

    Aunque se haya iniciado a partir de 1780, la Revolución Industrial no adquirió todo su ímpetu antes del siglo XIX. Surgió como una bola de nieve con aceleración creciente.

    La primera Revolución Industrial puede dividirse en cuatro fases.

    Primera fase: la mecanización de la industria y de la agricultura. A finales del siglo XVIII, la aparición de la máquina de hilar (inventada por el inglés Harreares en 1767), del telar hidráulico (por Cartwright en 1785) y de la máquina desmontadora de algodón (por Whitney en 1792) vino a sustituir el trabajo del hombre y su fuerza muscular, del animal, e incluso de la rueda hidráulica. Aunque eran máquinas grandes y pesadas, tenían superioridad increible sobre los procesos manuales de producción de la época. La desmontadora de algodón procesaba mil libras de algodón, mientras que en el mismo tiempo un esclavo procesaba sólo cinco.

    Segunda fase: la aplicación de la fuerza motriz a la industria. La fuerza elástica del vapor, descubierta por Dénis Papin en el siglo XVII, quedó sin aplicación hasta 1776 cuando Watt inventó la máquina de vapor. Con la aplicación del vapor a las máquinas se iniciaron las grandes transformaciones en los talleres, que se convirtieron en fábricas, así como en los transportes, en las comunicaciones y en la agricultura.

    Tercera fase: el desarrollo del sistema fabril. El artesano y su pequeño taller desaparecieron para dar lugar al obrero, a las fábricas y a las industrias basadas en la división del trabajo. Surgieron nuevas industrias en detrimento de la actividad rural. Lamigraci6n de masas humanas de las áreas agrícolas hacia las proximidades de las fábricas provoca el crecimiento de las poblaciones urbanas.

    Cuarta fase: un espectacular desarrollo de los transportes y de las comunicaciones. La navegación de vapor surgió con Robert Fulton (1807), en los Estados Unidos, siendo

    perfeccionada por Stephenson. La primera vía férrea surgió en Inglaterra (1825) y después se tendieron otras en los Estados Unidos (1829). Ese nuevo medio de transporte se propagó vertiginosamente. Otros medios de comunicación fueron apareciendo con rapidez sorprendente: Morse inventó el telégrafo eléctrico (1835), el sello postal surge en Inglaterra (1840), Graham Bell inventa el teléfono (1876). Se esbozaban ya los primeros síntomas del enorme desarrollo econ6mico, social, tecnológico e industrial y las profundas transformaciones y cambios que ocurrían con una velocidad gradualmente mayor.

    Con todos esos aspectos se define, cada vez más, un considerable control capitalista sobre casi todos los ramos de la actividad económica.

    A partir de 1860, la Revolución Industrial entró en una nueva fase, profunda- mente diferente de la primera Revolución Industrial. Es la llamada segunda Revolución Industrial provocada por tres acontecimientos importantes:

    • perfeccionamiento del dínamo (1873);

    • invención del motor de combustión interna (1873), por Daimler.

    • desarrollo de nuevos procesos de fabricación del acero (1856);

    Las principales características de la segunda Revolución Industrial son las siguientes:

    l. la sustituci6n del hierro por el acero como material industrial básico;

    2. la sustituci6n del vapor por la electricidad y por los derivados del petróleo, como principales fuentes de energía;

    3. el desarrollo de las máquinas automáticas y un alto grado de especialización del trabajo;

    4. el creciente dominio de la industria por la ciencia;

    5. las transformaciones radicales en los transportes y en las comunicaciones. Se mejoran y amplían las vías férreas. A partir de 1880, Daimler y Benz construyen automóviles en Alemania. Dunlop perfecciona el neumático en 1888 y Henry Ford inicia la producción de su modelo dblquote Tdblquote en 1908 en los Estados Unidos. En 1906, Santos Dumont hace la primera experiencia con el avión;

    6. el desarrollo de nuevas formas de organización capitalista. Las empresas de socios solidarios, formas típicas de organización comercial, cuyo capital proviene de las ganancias obtenidas (capitalismo industrial), y que toman parte activa en la dirección de los negocios, dieron lugar al llamado capitalismo financiero, que tiene cuatro características principales:

    a) el dominio de la industria por las inversiones bancarias e instituciones financieras y de crédito, como fue el caso de la fundación de la United State Corporation, en 1901 por J. P. Morgan y Companía;

    b) la inmensa acumulación de capital, proveniente de monopolios y fusiones de empresas;

    c) la separación entre la propiedad particular y la dirección de las empresas;

    d) el desarrollo de las holding companies (casas matrices);

    7. la expansión de la industrialización hasta la Europa Central y Oriental y el Extremo Oriente.

    De la tranquila producción artesanal, en que todos los trabajadores estaban organizados en corporaciones de oficios regidas por estatutos, donde todos se conocía, en la que el aprendiz - para pasar a artesano o a maestro - tenía que producir una obra perfecta delante de los jurados y de los síndicos (autoridades de la corporación), el hombre pasó con rapidez al régimen de producción de las máquinas, dentro de grandes fábricas. No hubo una adaptación gradual entre las dos situaciones sociales, sino una súbita modificación de la situación provocada por dos aspectos, a saber:

    l. la transferencia de la habilidad del artesano a la máquina, que pasó a producir con mayor rapidez, mayor cantidad y mejor calidad, haciendo posible la reducción del costo de la producción;

    2. la sustitución de la fuerza del animal o del músculo humano por la potencia de, la máquina de vapor (y posteriormente por el motor), que permitía mayor producción y mayor economía.

    Los propietarios de talleres, que no estaban en condiciones financieras de adquirir máquinas y de mecanizar su producción, fueron obligados por la fuerza de la competencia a trabajar para otros propietarios de talleres que poseían la maquinaria necesaria. Ese fenómeno de la mecanización de los talleres, rápido e intenso, provocó una serie de fusiones de pequeños talleres que pasaron a integrar otros mayores y que, poco a poco, fueron creciendo y transformándose en fábricas. Dicho crecimiento se aceleró gracias a la disminución de los costos de producción que propició precios competitivos y una mayor cobertura del mercado consumidor de la época. Eso aumentó la demanda de producción y, al contrario de lo que se preveía, las máquinas no sustituyeron totalmente al hombre, sino que le dieron mejores condiciones para la producción. El hombre sólo fue sustituido por la máquina en aquellas tareas que se podían automatizar y acelerar por la repetición. Con el incremento de los mercados como consecuencia de la popularización de los precios, las fábricas requirieron grandes contingentes humanos. La mecanización del trabajo condujo a la división del trabajo y a la simplificación de las operaciones, e hizo que los oficios tradicionales fueran sustituidos por tareas semiautomatizadas y repetitivas, que podían ser ejecutadas con facilidad por personas sin ninguna calificación y con una enorme simplicidad en el control. La unidad doméstica de producción, es decir, el taller o el artesanado en familia, desapareció con la súbita y violenta competencia. Entonces surgió una pluralidad de obreros y de máquinas en las fábricas. Con la concentración de industrias y la fusión de los pequeños talleres alimentados por el fenómeno de la competencia, grandes contingentes de trabajadores laboraban juntos durante las jornadas diarias de trabajo, que se extendían 12 ó 13 horas, en condiciones ambientales peligrosas e insalubres, que provocaban accidentes y enfermedades en gran cantidad. El crecimiento industrial era improvisado y se basaba totalmente en el empirismo, ya que la situación era totalmente nueva y desconocida. Al mismo tiempo en que se desataba una intensa migración de mano de obra de los campos agrícolas a los centros industriales, tuvo origen un fenómeno acelerado de urbani- zación, también sin ninguna planeación u orientación. Paralelamente, el capitalismo se consolida, crece una nueva clase social: el proletariado. Las transacciones se multiplican y la demanda de la mano de obra en las minas aumentó sustancialmente. Los propietarios pasaron a enfrentar los nuevos problemas de gerencia, improvisan- do sus decisiones y sufriendo las consecuencias de los errores de la administración o de una naciente tecnología. Obviamente, esos errores eran en muchos casos, un pago mínimo a los trabajadores, cuyos salarios eran bajísimos. Sumándose al bajo nivel de vida, a la promiscuidad en las fábricas y a los riesgos de accidentes graves, el largo periodo de trabajo permitía en conjunto una interacción más estrecha entre los trabajadores y una creciente concientización de lo precario de sus condiciones de vida y de trabajo y de la intensa explotación por parte de una clase social económicamente mejor favorecida. Las primeras tensiones entre los trabajadores y los propietarios de las industrias no tardaron en aparecer. Los propios estados pasaron a intervenir modificando algunas leyes del trabajo. En 1802, el gobierno inglés sancionó una ley que buscaba proteger la salud de los trabajadores en las industrias textiles. Los pastores protestantes y los jueces locales vigilaban de manera voluntaria el cumplimiento de esa ley. A medida que los problemas iban agravándose, se expedían nuevas leyes.

    Con la naciente tecnología de los procesos de producción y de la construcción y funcionamiento de las máquinas, así como con la creciente legislación que buscaba defender la salud y la integridad física del trabajador y, en consecuencia, de la colectividad, la administración y la gerencia de las empresas industriales pasaron a ser preocupación permanente de sus propietarios. La práctica fue ayudando a seleccionar las ideas y los métodos empíricos. En vez de los pequeños grupos de aprendices y artesanos dirigidos por maestros hábiles, el problema era ahora dirigir batallones de obreros de la nueva clase proletaria; en vez de los instrumentos rudimentarios de trabajo manual, el problema era operar máquinas cuya complejidad aumentaba. Los productos pasaron a ser elaborados en operaciones parciales de manera secuencial, cada una de ellas dirigidas por un grupo de obreros especializa- dos en tareas específicas, que desconocían casi siempre las demás operaciones e ignoraban hasta la finalidad de la pieza o de la tarea que ejecutaban. Esa nueva situación contribuyó a desterrar de la mente del trabajador el vehículo social más intenso, es decir, el sentimiento de estar produciendo y contribuyendo para el bien de la sociedad. El capitalista se distanció de sus obreros y comenzó a considerarlos como una enorme masa anónima, al mismo tiempo que los grupos sociales, más concentrados en las empresas, generaban problemas sociales y reivindicativos, al lado de otros relacionados con el rendimiento en el trabajo y la labor de equipo, que necesitaban una solución rápida y adecuada. La principal preocupación de los empresarios radicaba, lógicamente, en la mejoría de los aspectos mecánicos y tecnológicos de la producción, con el objeto de producir mayores cantidades de mejores productos y al menor costo. La gestión de personal y la coordinación del esfuerzo productivo eran aspectos de poca o ninguna importancia. De este modo, aunque la Revolución Industrial haya provocado una profunda modificación en la estructura empresarial y económica de la época, nunca llegó a influir directamente en los principios de la administración de las empresas, entonces utilizados. Los dirigentes de las empresas trataron simplemente de atender como podían o como sabían las demandas de una economía en rápida expansión y carente de especialización. Algunos empresarios tomaban sus decisiones teniendo como modelo las organizaciones militares o eclesiásticas que tuvieron éxito en los siglos anteriores.

    La utilización capitalista de las máquinas en el sistema fabril intensifica el carácter social del trabajo, lo que implica:

    a) ritmos rígidos;

    b) normas estrictas de comportamiento;

    c) mayor interdependencia mutua.

    “La máquina impone como absolutamente necesario el carácter cooperativo del trabajo, la necesidad de una regulación social. Sin embargo, el uso capitalista de las máquinas lleva una dirección autoritaria y a la reglamentación administrativa sobre el obrero, considerando la extracción de la plusvalía ejecutada por los miembros del cuadro administrativo, ejecutivos, directores, supervisores y capataces. Los patrones consiguen hacer pasar por simple reglamentación social lo que en la realidad es su código autoritario. Dirección autoritaria es el objetivo capitalista que define las garanúas de la cooperación, mediante la llamada “racionalización del trabajo” y control del comportamiento del obrero”. Para obtener la cooperación en la industria, las funciones directivas se transforman de normas de control en normas de represión.

    Para la TGA, la principal consecuencia de este proceso es el nacimiento de la organización y la empresa modernas con la Revolución Industrial, gracias a una multitud de factores, entre los cuales pueden destacarse:

    a) la ruptura de las estructuras corporativas de la Edad Media;

    b) el avance tecno16gico, gracias a las aplicaciones de los progresos científicos a la producción, como también el descubrimiento de nuevas formas de energía y la posibilidad de una enorme ampliación de los mercados;

    c) la sustitución de la producción artesanal por la industria.

    INFLUENCIA DE LOS ECONOMISTAS LIBERALES

    Paralelamente a las diversas corrientes filosóficas, a partir del siglo XVII, se desarrolló en Europa una gran cantidad de teorías económicas, centradas en la explicación de los fenómenos empresariales (microeconómicos), y basadas, en un principio, en datos empíricos, es decir, en la simple experiencia corriente y en las tradiciones del comercio de la época. A finales del siglo XVIII, los economistas clásicos liberales consiguen una gran aceptación de sus teorías, cuyo punto máximo tiene lugar con el advenimiento de la Revolución Francesa. Las ideas liberales surgen del derecho natural: el orden natural es el orden más perfecto. Los bienes naturales, sociales y económicos son inalienables y existe una armonía preestablecida en toda colectividad de individuos. Según el liberalismo, la vida económica debe alejarse de la

    influencia estatal, puesto que los procesos relacionados con el trabajo, los principios económicos y la mano de obra están sujetos a las mismas leyes económicas que rigen el mercado de materias primas o el comercio internacional. Los obreros, sin embargo, están a merced de los patrones porque éstos son los dueños de los medios de producción. La libre competencia es el postulado principal del liberalismo económico.

    Para muchos autores, las ideas básicas de los economistas clásicos liberales constituyen los gérmenes iniciales del pensamiento administrativo de nuestros días. El propio creador de la escuela clásica de la economía, Adam Smith (1723-1790), ya visualiza el principio de la especialización de los obreros en una fábrica de agujas y enfatiza la necesidad de racionalizar la producción. El principio de la especialización y el principio de la división del trabajo aparecen con interesantes referencias en su libro De la riqueza de las naciones, publicado en 1776. Para Adam Smith, el origen de la riqueza de las naciones reside en la división del trabajo y en la especialización de las tareas, preconizando el estudio de tiempos y movimientos que más tarde Taylor y Gilbreth desarrollan como la base fundamental de la administración científica en los Estados Unidos. Adam Smith considera de gran importancia la planeación y la organización dentro de las funciones de la administración. El buen administrador, según él, debe preservar el orden, la economía y la atención, sin descuidar los aspectos del control y la remuneración de los trabajadores.

    James Mill (1773-1836), otro economista liberal, sugiere en su libro Elementos de economía política, publicado en 1826, una serie de medidas relacionadas con los estudios de tiempos y movimientos, como medio para obtener el incremento de la producción en las industrias de la época.

    En 1817 David Ricardo (1772-1823) publica Principios de economía política y tributación, en donde estudia el trabajo (enfocado como elemento de costo), el capital, el salario, la renta, la producción, los precios y el mercado.

    Newman señala que las funciones de la administración son:

    - la planeación;

    - el orden;

    - la conducción de los diferentes procesos de producción.

    John Stuart Mill (1806-1873), filósofo utilitarista, publicó también un libro, Principios de economía políticadblquote , en el cual propone un concepto del control extremadamente dirigido hacia el problema de cómo evitar hurtos en las empresas.

    El liberalismo económico corresponde al periodo de máximo desarrollo de la economía-capitalista, la cual se basa en el individualismo y en el juego de las leyes económicas naturales, y pregona la libre competencia lo que, a su vez, desarrolló áreas de intensos conflictos sociales. La acumulación creciente de capital generó profundos desequilibrios, por la dificultad de asegurar inmovilizaciones con renta compatible para el buen funcionamiento del sistema. A partir de la segunda mitad del siglo XIX, el liberalismo económico comenzó a perder su enorme influencia, debilitándose a medida que el capitalismo se engrandecía con el surgimiento de los monopolios Du Pont, Rockefeller, Morgan, Krupp, etc. El nuevo capitalismo se inicia con la producción en gran escala, a partir de grandes concentraciones de máquinas y de mano de obra, creando situaciones extremadamente problemáticas de organización del trabajo, de ambiente, de competencia económica, de calidad de vida, etc.

    Karl Marx (1818-1883) y Friedrich Engels (1820-1895), creadores del deno- minado socialismo científico y del materialismo histórico, publicaron en 1848 el Manifiesto comunista, verdadero programa del comunismo. En él analizan los diversos regímenes económicos y sociales, en especial la sociedad capitalista, concluyendo que la lucha de clases es el motor de la historia: el capitalismo constituye un modo de producción transitorio sujeto a cíclicas crisis económicas debido a sus contradicciones internas y a una etapa del desarrollo de la sociedad, en tránsito hacia el modo de producción socialista y el comunismo. El Estado es un órgano al servicio de la clase dominante, y la clase obrera debe luchar por conquistarlo . e imponer la dictadura del proletariado. En 1867, Marx publica el primer tomo de El capital y después sus teorías respecto de la plusvalía, basada en la teoría del valor del trabajo. Al igual que Adam Smith y David Ricardo, Marx conceptualizó que el valor de toda mercancía está determinado por la cantidad de trabajo socialmente necesario para producirla. Como la fuerza de trabajo es una mercancía cuyo valor está determinado por los medios de vida necesarios para la subsistencia del trabaja- dor (alimentos, vestidos, vivienda, transporte, etc.), al laborar por encima de un determinado número de horas, se producirá, no sólo el valor correspondiente al de la fuerza de trabajo (que se le paga como salario al trabajador), sino también un valor mayor sin contraprestación económica, denominado plusvalía. De ahí (del trabajo no pago) provienen las posibles ganancias de los capitalistas (industriales, comerciantes, agricultores, banqueros, etc.). Así, mientras la tasa de ganancia - que es la relación entre plusvalía y capital total (constante + variable) necesario para producirla - define la rentabilidad del capital, la tasa de plusvalía - que es la relación entre la plusvalía y el capital variable (salarios) - define el grado de explotación sobre el trabajador. Si los salarios se mantienen fijos (reales), la tasa de plusvalía tiende a elevarse cuando la jornada o la intensidad de trabajo aumentan. Marx influyó notablemente en el pensamiento económico y en la sociedad de su época a través de su obra y de su intensa militancia política.

    El socialismo y el sindicalismo se convierten en los agentes esenciales de la nueva civilización, obligando al capitalismo de comienzos del siglo XX a tomar el camino de perfeccionar al máximo posible, todos los factores de producción involucrados, así como su adecuada remuneración. En consecuencia, cuanto mayor sea la presión ejercida por las exigencias proletarias, menos graves se vuelven las injusticias y el proceso de desarrollo de la tecnología se configura en forma más acelerada e intensa.

    Dentro de esa nueva situación, surgen los primeros esfuerzos realizados en las empresas capitalistas para la introducción de métodos y procesos de racionalización del trabajo, cuyo estudio metódico y exposición teórica coincidirán con el inicio de este siglo.

    INFLUENCIA DE LOS PIONEROS INDUSTRIALES Y DE LOS EMPRESARIOS

    El siglo XIX fue testigo de un monumental desfile de innovaciones y cam6ios en el escenario empresarial. El mundo estaba cambiando, y las empresas también. Las condiciones para que surgiera la teoría administrativa estaban consolidándose paulatinamente.

    En los Estados Unidos, entre 1820 y 1830, las obras realizadas en el canal de Erie dieron lugar a grandes construcciones y a los negocios del transporte. Después de estas obras, la iniciativa empresarial de mayor envergadura fueron los ferrocarriles. Las vías férreas norteamericanas fueron fruto de la iniciativa privada en su mayor parte, constituyeron un poderoso núcleo de inversiones, a la vez que dieron origen a toda una clase de inversionistas. A partir del ferrocarril, las inversiones y los seguros se tornaron populares. Además, el ferrocarril permitió la colonización del territorio y provocó el fenómeno de la urbanización rápida, el cual creó nuevas necesidades de vivienda, alimentación, vestido, luz y calefacción, traduciéndose en un crecimiento acelerado de las empresas enfocadas hacia la producción de bienes de consumo directo.

    Antes de 1850, pocas empresas europeas o norteamericanas habían establecido una estructura administrativa bien definida. Pocas eran las empresas que necesitaban los servicios de un administrador - o de algo parecido - de tiempo completo, pues las empresas industriales eran muy pequeñas. Por lo general, eran negocios familiares en los que dos o tres parientes manejaban las actividades principales. Las empresas de la época (las agropecuarias, las mineras, las industrias textiles, los ferrocarriles, las constructoras, la de obtención y comercio de pieles, los nacientes bancos), formaban todos parte de un contexto demasiado rural, que no conocía la administración de empresas. El presidente era el tesorero, el comprador o el vendedor y atendía a los agentes comerciales, quienes se convertían en socios si el negocio crecía, hecho éste que permitía integrar producción y distribución. Después de 1850, los grandes consorcios ferroviarios estaban prácticamente consolidados y se extendían por todo el mercado norteamericano, desde el Este urbano hasta el Oeste agrícola. El desarrollo ferroviario y la actividad de la construcción crearon el mercado del hierro y del acero.

    En 1871, Inglaterra era la mayor potencia económica mundial. En 1865, John D. Rockefeller (1839-1937) funda la Standard Oil. En 1890, Carnegie inicia el monopolio del acero y sobrepasa con rapidez la producción de Inglaterra; Swift y Armour establecen el monopolio de las conservas, Guggenheim conforma el del cobre y Mello el del aluminio.

    No obstante la gran dispersión geográfica, se inició la integración vertical en las empresas. Los creadores de imperios (empire builders) compraron e integraron rápidamente gran número de empresas competidoras, proveedoras o distribuidoras, para defender sus intereses. Junto con las empresas y las instalaciones llegaron también los antiguos dueños con sus empleados. Surgieron los primeros imperios industriales, verdaderos conglomerados de empresas que se volvieron demasiado grandes para ser dirigidos por los pequeños núcleos familiares. Después aparecen los gerentes profesionales, los primeros organizadores que se preocupaban más por la fábrica que por las ventas o las compras. Las empresas compraban materias primas y vendían sus productos a través de agentes comerciales, mayoristas o intermedia- rios. Hasta esa época, los empresarios encontraban que era mejor ampliar sus instalaciones que organizar una red de distribución y ventas.

    En la década de 1880, la Westinghouse y la General Electxic, que dominaban el ramo de bienes durables y técnicamente complejos, crearon organizaciones de ventas con vendedores altamente entrenados y originaron lo que hoy se denomina “marketing”. Ambas implantaron la organización de tipo funcional, que más tarde sería adoptada por la mayor parte de las empresas norteamericanas. Ésta constaba de:

    l. un departamento encargado de administrar la producción de pequeñas fábricas aisladas;

    2. un departamento de ventas para administrar un sistema nacional de oficinas de distrito, con vendedores;

    3. un departamento técnico de ingeniería, responsable del desempeño y desarrollo de los productos;

    Después de 1889, el capital de la Westinghouse Electric y de la General Electric sobrepasaba los US$40 millones en cada una de esas empresas.

    Movidas por el afán de dominar nuevos mercados, las empresas acumulaban más personal e instalaciones de las que necesitaban. Los costos de las diversas unidades debían reducirse mediante la creación de una estructura funcional capaz de coordinar la fabricación, la ingeniería, las ventas y las finanzas, con el fin de reducir los riesgos de fluctuación del mercado. Las utilidades dependerían de la organización y racionalización de esa estructura funcional.

    Entre 1880 y 1890, las industrias pasaron a controlar las materias primas a través de sus departamentos de compras, adquirieron empresas proveedoras y controlaron la distribución, para vender sus productos directamente al minorista o al consumidor final. Se buscaba mayor eficiencia en la producción, las compras, la distribución y las ventas. El empleo de métodos para reducir costos disminuyó, el margen de ganancias bajó, el mercado se fue saturando y las empresas empezaron a buscar nuevos mercados, diversificando los productos. La antigua estructura funcional comenzó a quedar obsoleta y surge entonces la empresa integrada y multidepartamental.

    La empresa integrada verticalmente se formó mediante combinaciones. Una gran cantidad de pequeños productores de determinado bien se agrupaba en una combinación horizontal (federación), bajo el control de una casa matriz. Estas combinaciones raramente se fragmentaban, pues las alianzas se transformaban en una compacta organización con oficinas centrales, lo cual permitía establecer la economía de escala por medio de procesos estandarizados, la concentración de la producción en pocas fábricas localizadas en sitios adecuados y una mayor inversión en investigación y desarrollo del producto. Esta situación dio como resultado que la pequeña oficina se transformara en la oficina central y empezara a decidir qué actividades deberían desarrollar las fábricas o las filiales de ventas y compras. Estas unidades dejaron de ser dirigidas por los antiguos dueños o las familias asociadas y empezaron a ser administradas por gerentes asalariados. Así lo hicieron las grandes corporaciones norteamericanas como la Standar Oil y la American Bell Telephone.

    La etapa siguiente fue controlar el mercado de distribución, eliminando los intermediarios para vender más barato al consumidor final y dejar de depender de los mayoristas o los agentes que también vendían productos de la competencia y estaban más interesados en la comisión, que en aumentar el volumen de ventas.

    Entre 1890 y 1900 tuvo lugar una serie de fusiones de empresas cuyo fin era la utilización racional de las fábricas y la reducción de precios. La más famosa de esas funciones originó la U. S. Steel Corporation, negocio que costó varios miles de millones de dólares.

    Uno de los empresarios de la época, Gustavus Swift, pionero de la industria frigorífica, desarrolló una estrategia que consistía en:

    1. consolidar la fabricación;

    2. lograr una distribución propia;

    3. conseguir el control de la materia prima.

    Hacia 1895, con el crecimiento de la integración vertical, la industria frigorífica que volvió un oligopolio. Los departamentos funcionales centrales controlaban las diversas unidades de campo y los Big Five cubrían la casi totalidad del mercado, por medio de las filiales, de un sistema de transporte con vagones frigoríficos, de la oficina central y de departamentos funcionales.

    Todos los pioneros de la industria manufacturera - como Andrew Preston de la United Fruit, James Duke de la American Tobacco, William Clark de la Singer, McCormick de las máquinas agrícolas - siguieron los mismos pasos que Swift con la sistematización de sus imperios industriales.

    Los grandes capitanes de industrias - como John D. Rockefeller, Gustavus Swift, James Duke, Westinghouse, Daimler y Benz, Henry Ford y muchos otros - no tenían cómo sistematizar con eficiencia sus vastos negocios, pues eran empresarios, no organizadores. La organización era tarea tanto o más difícil que la creación de esas empresas. La impresionante magnitud de los recursos que lograron reunir, complicaba la situación. El final del siglo pasado reveló el crecimiento de los grandes imperios corporativos y la expansión de la industria. La preocupación reinante se dirigió hacia los riesgos que significaban el elevado crecimiento sin tener una organización adecuada.

    Entre 1900 y 1911, varias de las grandes corporaciones sucumbieron financieramente. Dirigir grandes empresas no era sólo una cuestión de habilidad personal, como muchos empresarios pensaban. Estaban dadas las condiciones para el surgimiento de los grandes organizadores de la empresa moderna. Los capitanes de las grandes industrias - pioneros y empresarios - cedieron su lugar a los organizadores.

    La era de la rivalidad y de la competencia, se acercaba debido a factores como:

    l. la profundización y la dispersión del conocimiento. tecnológico, que propició la presencia de un creciente número de empresas y de países en los mercados mundiales;

    2. el libre comercio;

    3. la conversión de los mercados vendedores en mercados compradores;

    4. el aumento de la capacidad de inversi6n de capital y la elevación de los niveles del punto de equilibrio;

    5. la rapidez de los avances tecnológicos, que puede volver obsoleto un producto o reducir drásticamente sus costos de producción.

    Todos estos complejos factores completaron las condiciones propicias que permitieron establecer bases científicas para mejorar la práctica empresarial y el surgimiento de la teoría administrativa.