Inferencia transitiva

Problemas de series. Modelos de Imagen. Modelo lingüístico. Sternberg

  • Enviado por: Elena
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad

tema 8: INFERENCIA TRANSITIVA

Introducción

Es un tipo de razonamiento deductivo. En el razonamiento transitivo, para determinar la validez de la conclusión, hay que tener en cuenta no sólo la estructura sintáctica del problema, sino que el sujeto necesita tener un conocimiento adicional del mundo que te indique el significado de la relación expresada en las premisas.

Dentro del razonamiento transitivo, existen tres tipos de relaciones:

  • Relaciones de transitividad;

Ej. “Estudiar más que”

“María estudia más que Carmen,

Carmen estudia más que Pilar”

¿Estudia María más que Pilar? Sí

  • Relaciones de intransitividad;

Ej. “Ser padre de”

“José es el padre de Julio,

Julio es el padre de Juan”

¿Es José el padre de Juan? No

  • Relaciones de atransitividad;

Ej. “Ser amigo de”

“Ana es amiga de Elisa,

Elisa es amiga de aurora”

¿Ana es amiga de Aurora? No puedo saberlo

Estos problemas se llaman problemas de series. El más utilizado es el problema de series de tres términos.

Problemas de series de tres términos; características estructurales

El sujeto tiene que ordenar y comparar términos en una determinada dimensión en función de la información contenida en las premisas. Los silogismos lineales constan de dos premisas, en cada una de las cuales se describe una relación entre dos términos.

El sujeto tiene que analizar la relación que existe entre los términos no emparejados a través de su relación con el término medio.

El objetivo del razonamiento transitivo es investigar cuándo los sujetos representan la información incluida en las premisas, cuando tienen que generar una inferencia relacional. Hay diferentes modelos teóricos para explicar esto.

Modelos de la Imagen (o Hipótesis espacial)

De Soto, London y Handel en 1976 y Huttenlocher en 1968; plantean que los sujetos elaboran imágenes mentales a partir de la información de las premisas e integrar la información en una serie lineal. Para ratificar el modelo de la imagen, plantearon una serie de principios empíricos para explicar cómo los sujetos resuelven las tareas.

  • Principio de dirección del trabajo: Según este, son más sencillos los problemas en los que las premisas sitúan los términos desde arriba hacia abajo que a la inversa.

Ej.

“Juan es más bajo que Pedro,

Pedro es más bajo que Luis”

¿Quién es más bajo? (Más difícil)

“Juan es más alto que Pedro,

Pedro es más alto que Luis”

¿Quién es más alto?

  • Principio de anclaje en los extremos; Los problemas que empiezan por uno de los extremos de la relación, llamado extremo ancla, son más fáciles que los que empiezan por el término medio; en consecuencia, es más difícil razonar desde una premisa cuyo el primer término se refiere a un elemento intermedio.

Ej.

“Juan es más bajo que Pedro,

Luis es más bajo que Juan”

¿Quién es más bajo? (más difícil)

“Juan es más alto que Pedro,

Pedro es más alto que Andrés”

¿Quién es más alto?

Modelo Lingüístico Proposicional

Los sujetos, en este caso, representan la información que está incluida en las premisas de forma lingüística. Así, este modelo plantea que el proceso deductivo es un proceso análogo al de comprensión del lenguaje. Los principios que plantea este modelo para apoyar sus planteamientos son;

  • Principio de marcado léxico: Hay algunos adjetivos llamados “bipolares” que son psicológicamente asimétricos, es decir, adjetivos que son percibidos por el sujeto de forma diferente. Dentro de estos adjetivos bipolares, los adjetivos no marcados (como, por ejemplo, alto, bueno, inteligente), cuando se usan en una frase comparativa, contienen información neutra, limitándose a relacionar dos términos en una escala determinada e indicando la posición que le corresponde a uno respecto del otro. Sin embargo, en los adjetivos marcados (como, por ejemplo, torpe), cuando se emplean en una frase comparativa desplaza la posición de los dos términos comparados hacia un extremo de la dimensión.

Ej. En la frase “Juan es más torpe que Pedro” el adjetivo marcado (torpe) desplaza a los dos términos comparados (Juan y Pedro) hacia un extremo de la dimensión (ambos son torpes). Este tipo de oraciones son más complejas a nivel semántico, por lo que el sujeto tardará más en responder a ella. Sin embargo en la frase “Juan es más inteligente que Pedro” el adjetivo no marcado (inteligente) contiene información neutra y se limita a relacionar dos términos (Juan y Pedro) en una escala e indicar la posición que le corresponde al uno y al otro.

Los adjetivos marcados son semánticamente más complejos, más difíciles de procesar. Se procesa más lento que los silogismos que incluyen adjetivos no marcados.

  • Principio de congruencia: La congruencia entre las premisas la conclusión con respecto a la pregunta que se plantea hace que el problema sea más sencillo.

Ej. 1

Permisa 1→ A es mejor que B

Permisa 2 → B es mejor que C

Pregunta; ¿Quién es el mejor?

Ej. 2

Premisa 1→ A es mejor que B

Premisa 2→ B es mejor que C

Pregunta; ¿Quién es el peor?

De estos dos ejemplos, sería más sencillo contestar a la pregunta del ejemplo uno que a la pregunta del ejemplo dos, pues en este último caso la pregunta es incongruente con las premisas. El modelo de imagen no distinguiría entre estos dos tipos de premisas.

Teoría Mixta sobre Razonamiento de Series (Sternberg)

Es la combinación de los dos modelos anteriores. Según Sternberg, en la resolución de los silogismos lineales los sujetos desarrollan procesos lingüísticos para comprender las premisas, y después tratarían de representarlas mediante imágenes para llegar a la conclusión.

Existen datos empíricos que apoyan este modelo. Esos datos empíricos se basan en experimentos cronométricos (VD = tiempo) de análisis componencial de tareas, de forma que la manipulación de ciertas variables o de ciertos parámetros, relacionados tanto con el procesamiento lingüístico como el espacial, afectaban significativamente a los tiempos de reacción.

Rivière critica el planteamiento de Sternberg a través del Modelo de diferentes niveles de representación. Este autor sugiere que el tipo de soluciones a las que llegue el sujeto, dependerá del tipo de tarea y que no siempre los sujetos utilizan los dos tipos de razonamientos (espacial y lingüístico) tal como plantea Sternberg. En modelos sencillos, los sujetos no tendrían que representar los problemas espacialmente, responderían al problema directamente.

Conclusiones

En el ámbito de la inferencia transitiva, ha tenido especial importancia las relaciones entre representación del conocimiento (cómo los sujetos representan la información) y no la conclusión o inferencia a la que llegan los sujetos.

Cada una de las teorías que se plantearon en este ámbito proceden de una perspectiva diferente sobre el sistema de representación del conocimiento en la mente humana. Por ejemplo, el modelo lingüístico proposicional propone que la información se presente en formato lingüístico, mientras que el modelo de imagen mentales se aboga por un tipo de representación espacial.

De acuerdo con Johnson-Laird, la teoría más idónea sería la teoría de los modelos mentales, debido a que, al analizar los datos empíricos que aportan el modelo lingüístico y el de imagen, estos no son lo suficientemente válidos. La teorías de los modelos mentales estaría más a favor del modelo de la imagen, aunque el autor no se compromete con esta hipótesis.

De todos los modelos propuestos, el primero de todos fue el modelo operacional de Kunter, que propone que para hacer una inferencia transitiva es necesario que se den dos condiciones;

1-. Las premisas incluyen el mismo tipo de relación.

2-. Que el término medio sea el predicado de la primera premisa y el sujeto de la segunda.

Si estas dos condiciones no se cumplen, el sujeto puede aplicar sobre el silogismo lineal dos tipos de operaciones;

  • Conversión; Consiste en que una vez que el sujeto lee las premisas y elabora una representación de la primera premisa, si no puede integrar la información de la segunda premisa eliminando el término medio, lo que hace es convertir esa segunda premisa para que resulte integrable.

Ej.

“A es mayor que B,

C es menor que B”

¿Cuál sería la conclusión? En estas premisas no se da el mismo tipo de relación (la una dice mayor y la otra menor), pero se puede convertir la segunda premisa en “B es mayor que C”, para que ambas tengan el mismo tipo de relación.

  • Reordenación de las premisas; A partir de un problema del tipo “B es mayor que C, A es mayor que B”, sería suficiente, en este caso, con modificar el orden de las premisas y plantearlas de la siguiente forma: “A es mayor que B, B es mayor que C”.

Este modelo fue el primero en intentar comprender cómo razonan los sujetos en los problemas de series. Luego se diseñaron otros modelos.

74