Infección por SIDA (Síndrome De Inmunodeficiencia Adquirida)

ETS (Enfermedades de Transmisión Sexual). Prevención. Consecuencias. Sistema inmunológico

  • Enviado por: Magui
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 10 páginas
publicidad
publicidad

Trabajo Practico de Educación Física

“Sida”

Historia

El Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) -AIDS en inglés (Acquired Inmuno-Deficiency Syndrome)- se describió por vez primera en 1.981 en varones jóvenes, con comportamientos homosexuales, que padecían sarcoma de Kaposi (SK) y/o neumonía por Pneumocystis carinii (NPC). Tanto el SK como la NPC eran procesos conocidos. El SK se había descrito en pacientes de edad avanzada en el área mediterránea, y la NPC se había observado previamente en pacientes inmunodeprimidos por procesos como los linfomas y leucemias.

La situación resultó ser alarmante porque ambos procesos (SK y NPC) afectaban a varones jóvenes aparentemente sanos y sin ninguna enfermedad de base. El estudio detallado de estos pacientes reveló que presentaban un cuadro de inmunodeficiencia caracterizado por la disminución de linfocitos CD4; por tanto, se trataba de un cuadro de inmunodeficiencia adquirida que se denominó "Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida" (SIDA). En breve tiempo se observó en usuarios de drogas por vía parenteral (UDVP), hemofílicos y personas transfundidas varios años antes.

Debido a las características epidemiológicas (comportamientos de riesgo similares a los observados en la infección por el virus de la hepatitis B, que hacía suponer una vía de transmisión similar: parenteral y sexual) se pensó en un agente infeccioso como causante de la enfermedad. Se sospechó que dicho agente podría ser un retrovirus; estas sospechas se basaron:

a) El único agente conocido capaz de infectar células T era un retrovirus, el causante de la leucemia de células T del adulto. Este retrovirus se transmitía a través de contactos sexuales y sanguíneos.

b) Se sabía que el retrovirus llamado "virus de la leucemia felina" podía causar inmunodepresión. El virus causante del SIDA fue descrito en 1.983 como LAV (virus asociado a linfadenopatía) y en 1.984 como HTLV-III (virus linfotrópico humano de células T tipo III); ambos virus correspondían al mismo agente que fue denominado virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) (human immunodeficiency virus - HIV).

En los primeros años de la epidemia se observó que el espectro de manifestaciones clínicas de la infección por el VIH era enorme y que prácticamente cualquier órgano del cuerpo podía verse afectado. Por otra parte, la gravedad no era superpornible de unos enfermos a otros, por lo que junto al término SIDA, aparecieron otros como pre-SIDA y complejo relacionado con el SIDA (CRS = ARC - AIDS related complex). En el momento de descubrirse el agente causal se elaboraron tests serológicos diagnósticos (pruebas para detectar anticuerpos) y pudo verse que existían pacientes infectados por el VIH pero que permanecían asintomáticos, lo que ampliaba todavía mas el espectro clínico de la enfermedad. Por este motivo se hizo más correcto hablar de "infección por el VIH"; pero dado que existía un gran polimorfismo clínico se elaboraron diversas clasificaciones para estadiar a los pacientes.

Actualmente se usa la propuesta por el Centro de Control de Enfermedades (CDC) de Atlanta (Estados Unidos). El término SIDA se reservaría para aquellos pacientes en los que la enfermedad por VIH se encuentra avanzada con importante compromiso del sistema inmune y aparición de complicaciones.

El SIDA es una enfermedad causada por la destrucción del sistema inmunitario, por un virus llamado VIH.

{SIDA}

¿Cómo actúa el virus de la inmunodeficiencia humana?

El VIH es un virus que ataca preferentemente al sistema de defensas del organismo. El VIH altera y destruye lentamente el sistema inmunitario y muy especialmente a los llamados linfocitos T4 o linfocitos CD4. Al debilitarse las defensas del organismo aparecen los síntomas del sida.

El VIH puede infectar a diversos tipos de células, pero tiene un especial tropismo o atracción por los linfocitos CD4. Estos linfocitos son denominados de esta forma porque en su pared tienen una proteína llamada CD4 (hace varios años T4). Los linfocitos CD4 se encargan de defendernos de diversos tipos de infecciones, especialmente de aquellas en que los microbios se introducen dentro de nuestras células (existen numerosos agentes infecciosos que cuando penetran en nuestro cuerpo se introducen en diversas células). Generalmente se trata de infecciones latentes (agentes infecciosos que se encuentran en nuestro cuerpo de forma latente o "dormidos"). Los linfocitos CD4 impiden que los microbios se "despierten" y provoquen enfermedad.

Desde el primer momento en que se produce la infección por el VIH, éste se encuentra activo y se replica (multiplica) constantemente generando nuevos virus; sin embargo, los linfocitos CD4 luchan contra esta proliferación viral, por lo que diariamente se forman y se mueren miles de linfocitos CD4 y de partículas virales. Se produce una auténtica guerra entre el VIH y los linfocitos CD4. Como resultado de esta guerra el número de linfocitos CD4 va disminuyendo progresivamente; el VIH, paulatina, pero imparablemente, va generando un descenso de los linfocitos CD4, de tal manera que tras una media de 8-10 años de guerra la cifra de linfocitos ha descendido de tal manera que el paciente puede sufrir graves y serios problemas.

No hay que olvidar que el valor de 8-10 años es un valor medio y que por tanto, existen pacientes en que la evolución es más lenta y en los que la evolución es más rápida. Por otra parte, tampoco debe olvidarse que esta evolución correspondería a la historia natural de la enfermedad (evolución propia de la enfermedad) sin interferir con medicamentos.

¿Cómo evoluciona la infección?

A las pocas semanas de la entrada del virus en el organismo, éste comienza a fabricar anticuerpos, que se hacen detectables de tres a seis meses después de la infección. Tras la infección por VIH y la fabricación de anticuerpos, suele haber un período de varios años sin síntomas. En esta fase, las personas infectadas reciben el nombre de "portadores" o "seropositivos".

Diagnóstico de la Infección por VIH

El diagnóstico de la infección por VIH (Virus de la Inmunodeficiencia Humana) se realiza mediante un test de laboratorio. El test consiste en buscar anticuerpos frente al VIH en una muestra de sangre procedente de la persona que estamos estudiando. La presencia de anticuerpos indica que existe infección.

Los anticuerpos son sustancias que el sistema inmune fabrica para defenderse de cualquier elemento extraño (antígeno). Cuando un elemento penetra en nuestro organismo y no es reconocido como propio se fabrican anticuerpos para defendemos de ese posible agresor. Por tanto, podemos fabricar anticuerpos contra una gran cantidad de agentes infecciosos, pero también contra elementos no infecciosos sí son reconocidos como extraños. Así, por ejemplo, cuando un paciente con sangre Rh negativa recibe sangre Rh positiva, la reconoce como extraña y fabrica anticuerpos contra ella.

Otro dato muy importante es que los anticuerpos fabricados son específicos, es decir, que solo sirven para luchar contra los agentes que han provocado su fabricación; así, por ejemplo, los anticuerpos fabricados contra el virus de la varicela sólo son eficaces contra este virus y no sirven para luchar contra los virus de la hepatitis.

Por tanto, y en relación a los anticuerpos, deben quedar tres conceptos muy claros:

1) Los anticuerpos son elementos fabricados para luchar contra cualquier elemento extraño.

2) Se pueden fabricar anticuerpos contra agentes infecciosos y contra agentes no infecciosos.

3) Los anticuerpos son específicos (solo sirven contra el antígeno que provocó su síntesis).

Cuando en el organismo penetra el VIH, se fabrican anticuerpos para luchar contra diferentes partes del virus. Estos anticuerpos pueden ser detectados en el laboratorio, con lo que la presencia de anticuerpos frente al VIH indica infección por este virus.

Cuando queremos saber si un paciente se encuentra infectado por el VIH buscamos anticuerpos específicos en una muestra de sangre mediante una técnica de laboratorio denominada ELISA.

No es necesario conocer el fundamento de esta técnica ni como se realiza en el laboratorio, pero sí es necesario saber dos aspectos importantes:

1) Cuando el resultado es negativo (no hay anticuerpos frente al VIH) debe excluirse la infección y no habrá que realizar ninguna prueba adicional. De hecho esta es la técnica empleado en los bancos de sangre con los donantes.

2) Cuando el resultado es positivo debe realizarse un test para confirmar el resultado. Una falsa positividad es muy difícil, pero no imposible, por lo que un test de ELISA positivo precisa un posterior test de confirmación. El test de confirmación más ampliamente empleado es el Western-blot que detecta anticuerpos frente a diferentes antígenos del virus. Por tanto, podemos decir que un ELISA negativo indica que no existe infección, y un ELISA positivo junto con un test confirmatorio positivo indica infección por el VIH.

Existen dos situaciones que deben ser consideradas por separado:

a) La infección aguda: cuando una persona adquiere el VIH necesita unas semanas para desarrollar anticuerpos. Por tanto, tras la infección el paciente tendrá un test negativo (no ha tenido tiempo para fabricar anticuerpos) y, sin embargo, estará infectado por el VIH. Por este motivo, cuando una persona tiene una exposición al VIH, se le indica que el test deberá repetirse en más de una ocasión.

b) Los niños recién nacidos de madres infectadas por el VIH. Los anticuerpos contra el VIH pueden atravesar la placenta y encontrarse en la sangre del recién nacido, aunque éste no se encuentre infectado. Lo mismo sucede con otros anticuerpos; por ejemplo, un niño puede nacer con anticuerpos frente al virus de la varicela adquiridos de la madre a través de la placenta. Los anticuerpos que se adquieren de la madre permanecerán en la sangre durante un tiempo variable. En relación al VIH, y teniendo en cuenta este dato, un test de ELISA positivo no significa forzosamente la existencia de infección. En estos casos reseñados (infección aguda tras exposición y recién nacidos) pueden usarse técnicas de laboratorio que busquen el virus o partes del mismo, en lugar de buscar anticuerpos.

Con estas técnicas que detectan el virus o fracciones del mismo no es necesario esperar semanas o meses para conocer si existe infección. Estas técnicas incluyen:

+ Cultivo viral: en sangre u otros fluidos puede aislarse el virus realizando un cultivo.

+ Detección del virus mediante PCR: es una técnica de amplificación. En el caso de que exista material genético del virus, se amplifica ("se fabrica mas material genético") para poderlo detectar de forma más fácil. La técnica de detección (positiva o negativa) es una PCR cualitativa. La cuantificación del virus no es necesaria para el diagnóstico (se emplea en el manejo terapéutico de la enfermedad).

+ Detección de la proteína p24 (antígeno p24).

 

EVOLUCIÓN DE LA INFECCIÓN

¿QUÉ SIGNIFICA SER PORTADOR?

Portador es aquel que tiene el VIH en sus células pero no presenta ni signos, ni síntomas de enfermedad. Las personas portadoras pueden transmitir el virus a los demás si no adoptan las medidas de prevención adecuadas. Después de algunos años, las personas portadoras pueden llegar a desarrollar el sida.

¿CÓMO ATACA EL VIRUS AL SISTEMA INMUNITARIO?

{SIDA}

1. En una primera fase, el virus se multiplica activamente en las células infectadas. El sistema inmunitario responde consiguiendo disminuir drásticamente la presencia de virus en la sangre, aunque no impide que éstos sigan presentes y continúen su actividad en otros órganos.

2. Durante varios años el organismo permanece en esta situación de aparente equilibrio, pero el VIH se sigue multiplicando de forma activa en las células e infectando otras nuevas. Finalmente, los linfocitos CD4 disminuyen en sangre, produciéndose un debilitamiento paulatino de las defensas del organismo. Aparecen entonces los signos y síntomas que definen el sida.

SIDA

Sida quiere decir Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida y es la fase más grave de la infección por VIH.

Síndrome: conjunto de síntomas y signos

Inmuno: relativo al sistema de defensas del organismo

Deficiencia: disminución, reducción.

Adquirida: alude al carácter no hereditario

El sistema inmunitario o de defensas del organismo está muy deteriorado y aparecen infecciones graves producidas por microorganismos oportunistas o algunas variedades de cáncer que en condiciones normales no se producirían. El sida es pues la consecuencia a largo plazo del trabajo silencioso de destrucción de las defensas, que durante años ha realizado el VIH.

TENER EL VIH NO ES LO MISMO QUE TENER SIDA. ENTRE LA TRANSMISIÓN DEL VIH Y EL DESARROLLO DEL SIDA PUEDEN TRANSCURRIR MUCHOS AÑOS.

Se puede estar infectado y no tener síntomas. Sin embargo, tanto los pacientes infectados asintomáticos como los que tienen síntomas llevan el virus en sus células y por tanto AMBOS PUEDEN TRANSMITIR LA INFECCIÓN.

¿Como se transmite el VIH?

El VIH tiene dificultades para sobrevivir fuera del cuerpo humano. La transmisión únicamente se produce cuando la sangre, el semen o las secreciones vaginales de una persona infectada entran en contacto con la sangre o mucosas de una persona sana. Las vías de transmisión del VIH son:

- Las relaciones sexuales con penetración (anal, vaginal u oral) con una persona infectada.

- La utilización de jeringuillas, agujas, cuchillas de afeitar u otros instrumentos que hayan estado en contacto con sangre infectada.

- La transmisión de la madre infectada a su hijo/a durante el embarazo, el parto o la lactancia.

Condiciones para que se transmita la infección:

Una cantidad suficiente de virus. Aunque se ha encontrado la presencia del VIH en las lágrimas o en la saliva del infectado, la concentración o cantidad de virus es insuficiente para provocar una infección. El VIH sólo se encuentra en suficiente cantidad para infectar en la sangre, el semen, las secreciones vaginales y, en menor medida, en la leche de la mujer infectada.

Una puerta de entrada al organismo. Para producirse la infección, el virus debe penetrar en el organismo y entrar en contacto con la sangre o las mucosas del individuo.

¿Cuáles son las medidas de prevención?

Al igual que se conocen las vías de transmisión, también se conocen los medios para la prevención del VIH. Cada vía de transmisión del VIH tiene su correspondiente medida de prevención.

Vía sexual

Siempre que se tengan relaciones sexuales con penetración (anal, vaginal u oral) utilizar de forma adecuada el preservativo.

PRACTICAR EL SEXO DE FORMA SEGURA EVITA LA TRANSMISIÓN DEL VIH.

Sangre infectada
No compartir ni utilizar utensilios o instrumentos que hayan estado en contacto con sangre, sobre todo las jeringuillas en el caso del uso de drogas por vía intravenosa, agujas de tatuar, cuchillas de afeitar, etc.

Vía madre-hijo/a
Las madres portadoras del virus de la inmunodeficiencia humana tienen, aproximadamente, en uno de cada cuatro o cinco casos, la probabilidad de que su hijo/a nazca con VIH. Las mujeres infectadas deben utilizar otros métodos anticonceptivos para evitar el embarazo, además del preservativo y las madres portadoras no deben de dar el pecho a su hijo/a.

Preservativo en su envase Con depósito

{SIDA}

Antes de empezar la relación desenrollar y colocar el preservativo sobre el pene en erección

{SIDA}

{SIDA}

Retirarse y retirar el preservativo cogiéndolo por la base antes de que finalice la erección, anudarlo y arrojarlo a un contenedor de basura

{SIDA}

{SIDA}

EN LA VIDA Y ACTIVIDADES COTIDIANAS NO HAY NINGÚN RIESGO DE TRANSMISIÓN DEL VIH.

¿Cómo NO se transmite el VIH?

El virus del sida no se transmite en ningún caso:

- Por darse la mano, abrazarse o besarse.

- Por lágrimas, sudor, tos, estornudos.

- Por la ropa, los muebles o por objetos de uso común.

- Por los alimentos, los vasos o los cubiertos.

- En las piscinas, en los juegos, en las instalaciones deportivas.

- Por compartir duchas, lavabos o W.C.

- En los lugares de trabajo y los establecimientos públicos.

- En los colegios, en las aulas, en los juegos escolares.

- Por ninguno de los objetos de uso común en la vida escolar (tizas, lápices, cuadernos, juguetes).

- En los lugares de transporte (autobuses, trenes y aviones).

- Por donar sangre

Aislar a las personas afectadas no soluciona el problema.

Por el contrario, si se les excluye. tenderán a alejarse del sistema sanitario y estarán menos informados y cuidados. El miedo a la exclusión y a la segregación puede inducirles a ocultar su condición de afectados por el VIH, lo que puede incrementar las probabilidades de transmisión del virus. Un clima de respeto, de comprensión y solidaridad son, por tanto, requisitos imprescindibles para poder adoptar las medidas de prevención necesarias para evitar la transmisión del VIH y detener el sida.

LA CONFIANZA, EL RESPETO Y LA SOLIDARIDAD CONTRIBUYEN A PREVENIR LA ENFERMEDAD.

Algunas personas con información incorrecta, consideran que la medida más segura para evitar la transmisión del VIH es apartar a las personas afectadas por el VIH de los colegios, de los hospitales, del barrio, de la vida cotidiana, etc. Esta idea no es sólo errónea sino contraproducente y puede volverse en contra de las mismas personas que discriminan o segregan, porque esta actitud, en lugar de atajar la enfermedad, facilita la transmisión del VIH de una forma más descontrolada.

TODOS PODEMOS PREVENIR LA TRANSMISIÓN DEL VIH

Con actitudes responsables, activas y positivas se puede contribuir a prevenir la infección por VIH y el sida.
El sida no es un problema de determinados grupos de riesgo: es un problema de todos. Su prevención depende del comportamiento de cada uno de nosotros. La información es un arma contra el sida, al igual que la comprensión y la solidaridad con los afectados. Vencer la epidemia de sida depende sobre todo de la adopción de las medidas de prevención que evitan la transmisión del VIH:

  • Utilizar siempre preservativos en las relaciones sexuales con las personas afectadas por el VIH, con profesionales del sexo, y siempre que se desconozca si la pareja sexual está o no infectada por el VIH.

  • No compartir ni utilizar instrumentos que hayan estado en contacto con sangre.

  • No compartir nunca jeringuillas ni otros materiales utilizados para preparar la inyección

Año: 2001