Infarto agudo de miocardio

Salud. Cardilogía. Enfermedades coronarias. Corazón. Sintomas. Causas. Diagnóstico. Tratamiento. Rehabilitación

  • Enviado por: LuChi2005
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 5 páginas
publicidad

INFARTO DE MIOCARDIO

DEFINICION:

Es una urgencia médica en la que parte del flujo sanguíneo que llega al corazón se ve reducido o interrumpido de manera brusca y grave, en consecuencia, se produce una destrucción del músculo cardíaco (miocardio) por falta de oxígeno.

CAUSAS:

El infarto agudo de miocardio se produce generalmente cuando la obstrucción de una arteria coronaria restringe gravemente o interrumpe el suministro de sangre a una región del corazón. Si este suministro es interrumpido o reducido significativamente durante unos pocos minutos se destruye el tejido cardíaco.

La capacidad del corazón para seguir bombeando después de un ataque cardíaco depende directamente de la extensión del tejido lesionado.

Si la lesión afecta a más de la mitad del tejido cardíaco, el corazón, por lo general, no puede funcionar y es probable que se produzca una grave incapacidad a la muerte.

La causa más frecuente de obstrucción es un coágulo sanguíneo. Por lo general, la arteria está ya parcialmente estrechada por ateromas. Este puede romperse o desgarrarse y crear más obstrucción lo que provoca la formación de un coágulo.

SIGNOS Y SINTOMAS:

  • Dolor toráxico intenso y prolongado. Se percibe como una presión intensa y puede extenderse a brazos y hombros sobre todo izquierdos, espalda, incluso los dientes y la mandíbula.

  • El dolor se describe como un puño enorme que retuerce el corazón.

  • El dolor a veces se percibe de forma distinta, sobre todo en ancianos y en diabéticos, en los que puede percibirse como un dolor prolongado en la parte superior del abdomen.

  • Dificultad para respirar.

  • Mareo.

  • Pueden ocurrir náuseas, vómitos, desfallecimiento y sudoración.

  • Ataques frecuentes de ANGINA DE PECHO.

Un infarto es un área de tejido que ha muerto por falla de oxígeno.

El miocardio, o músculo del corazón, puede sufrir un infarto cuando existe una enfermedad coronaria avanzada.

Los vasos sanguíneos que llevan oxígeno y nutrientes al músculo cardíaco puede desarrollar placas de ateroma, lo que compromete en mayor o menor grado el flujo de oxígeno y nutrientes al propio corazón, con efectos que varían desde una angina de pecho a un infarto de miocardio.

DIAGNOSTICO:

  • Si una persona sufre síntomas compatibles con un infarto, se le hará un ECG inmediatamente, incluso en la ambulancia que se traslade. De hecho, estará unido a un monitor de ECG durante todo el tiempo que esté en el Hospital.

  • Análisis. Determinación de algunos enzimas que aumentan en la sangre cuando se daña el músculo cardíaco.

  • Estudios isotópicos y/o cateterismo cardíaco (coronariografía). Se plantean cuando ya ha pasado la fase aguda.

  • PRONOSTICO Y COMPLICACIONES:

    Si el área del infarto es pequeña y no compromete al sistema bioeléctrico que controla los latidos del corazón, las probabilidades de sobrevivir a un infarto son altas. Sin embargo, una de cada tres personas que sufren un infarto mueren antes de poder recibir atención médica (muerte súbita).

    Debido a la frecuencia de muerte súbita, las técnicas de resucitación cardiopulmonar deben aplicarse cuanto antes a cualquier persona que este sufriendo un ataque al corazón. La mayoría de los que estén vivos dos horas después de un ataque sobrevivirán.

    Sin embargo, existen algunas complicaciones:

    • Arritmia cardíaca: existe un sistema bioeléctrico que controla los latidos del corazón. Pueden aparecer arritmias muy graves, como la fibrilación ventricular, en la que los ventrículos se contraen de forma rápida, descoordinada e ineficaz, y a efectos de bombeo de sangre, el corazón se para. En otras personas, pueden aparecer arritmias lentas, es decir, el latido es demasiado lento para que el corazón funcione normalmente. Esto puede requerir la implantación temporal o definitiva de un marcapasos artificial.

    • Insuficiencia cardíaca: cuando el área de infarto es extensa, el resto del corazón puede ser insuficiente para realizar el trabajo de bombeo.

    • Muerte: la causa más frecuente de muerte súbita por infarto es la fibrilación ventricular.

    TRATAMIENTO:

  • Pedir ayuda y buscar atención médica inmediata. No intentar conducir uno mismo hasta un hospital.

  • Oxígeno. Puede ser la primera medida en el hospital o la propia ambulancia.

  • Analgésicos. Si el dolor es insoportable se administra morfina o medicamentos para aliviarlo.

  • Trombolíticos. Medicamentos para disolver el coágulo q impide q fluya la sangre.

  • Nitratos. Los derivados de la nitroglicerina actúan disminuyendo el trabajo del corazón y por lo tanto sus necesidades de oxígeno.

  • Betabloqueantes. Actúan bloqueando muchos efectos de la adrenalina en el cuerpo, en particular el efecto estimulante sobre el corazón. El resultado es que el corazón late más despacio y con menos fuerza, y por lo tanto necesita menos oxígeno. También disminuyen la tensión arterial.

  • Digital. Los medicamentos derivados de la digital actúan estimulando al corazón para que bombee más sangre.

  • Los bloqueantes de los canales del calcio impiden la entrada de calcio en las células del miocardio. Esto dismimuye la tendencia de las arterias coronarias a estrecharse y además disminuye el trabajo del corazón y por lo tanto sus necesidades de oxígeno. También disminuyen la tensión arterial.

  • CUIDADOS POST-INFARTO - REHABILITACION CARDIACA

    Fase 1: Intrahospitalaria: puede comenzar a las 24/48 horas del evento que motivó el ingreso. La educación, dieta, abandono del tabaquismo y control de otros factores de riesgo puede iniciarse rápidamente seguidos por ejercicios aeróbicos supervisados de acuerdo con el tipo de patología.

    Fase 2: Ambulatoria: procedimientos diagnósticos que permiten determinar el tipo de programa que se adapta mejor al paciente. El eco-estrés digital se considera la herramienta más adecuada para las evaluaciones no invasivas. También debe evaluarse la reactividad al estrés mental, estimulando la autoestima.

    Fase 3: puede subdividirse en 3 partes: 3a) entrenamiento supervisado con monitoreo ECG. 3b) entrenamiento supervisado sin monitoreo. Esta fase no tiene límite de tiempo. 3c) combinación supervisada/no supervisada. Para evaluaciones periódicas de adherencia al ejercicio, tolerancia y control de eventos. Puede usarse en seguimientos a largo plazo.

    Resultados de la Rehabilitación Cardíaca

    - Incrementa la tolerancia a los ejercicios.
    - Mejora los síntomas.
    - Disminuye los lípidos en sangre.
    - Reducción de cantidad de cigarrillos fumados.
    - Aumento de bienestar psicosocial y reducción del estrés.
    - Reducción en la mortalidad.

    ACTIVIDAD DESPUES DE UN INFARTO DE MIOCARDIO

    La intensidad de la actividad dependerá de la condición del corazón. Muchas personas pueden volver a trabajar y a disfrutar de sus actividades. Otras deben limitar sus esfuerzos si el músculo cardíaco quedó muy debilitado. Los factores de riesgo para sufrir un reinfarto son: falta de ejercicio, sobrepeso, niveles elevados de colesterol, niveles elevados de glucemia en caso de diabetes, presión arterial elevada, tabaquismo y estrés.

    El ejercicio puede ayudar a refozar el corazón, a sentirse mejor, a controlar el peso, a disminuir la presión arterial y los niveles de colesterol.

    Previamente se debe realizar una prueba de esfuerzo, comenzando los ejercicios en forma gradual, preferentemente aquellos en los que interviene el cuerpo completo, como caminar, andar en bicicleta, etc.

    Los consejos para disminuir el peso incluyen: comer solamente hasta sentirse satisfecho, comenzar las comidas con algo liviano; comer vegetales, alimentos ricos en fibras y proteínas; comer despacio; hacer ejercicio; tener a mano alimentos con pocas grasas; evitar el consumo de alcohol y cafeína.

    Evitar el consumo de sal, que además de elevar la presión arterial, colabora en la retención de líquidos.

    Las relaciones sexuales pueden comenzar, normalmente, tres o cuatro semanas después del infarto. Para más detalles consultar al profesional médico.