Industria automovilística en España

Automóviles. Marcas españolas. Orígenes. Evolución financiera

  • Enviado por: Guillermo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad

HISPANO SUIZA 1904-1972

  • Orígenes:

  • La Hispano suiza, fábrica de automóviles s.a. fué fundada en 1904. surgió de dos empresas predecesoras: la empresa J. Castro, y la Compañía General Española de Coches automóviles Emilio de la Cuadra. Emilio de la Cuadra, barcelonés y capitán de artilleria, crea la empresa con la ayuda de dos hombres fundamentales para el futuro de la marca: Doménech Tamaro, barcelonés también y Markus Birkigt, suizo de nacimiento.

    La sede social de la empresa estaba situada en la calle Cruz Cubierta, nº33 y con los talleres en la calle Floriblanca, 54-60. la duración de la empresa se fijó en 30 años y su objetivo social era la fabricación y venta de automóviles.

    Nace la idea de un motor de aviación

    El primer contacto de la Hispano Suiza con el mundo aeronáutico fue casual y anecdótico. En 1910 tuvo lugar un gran acontecimiento con aviadores franceses en Barcelona. El espectáculo fue un éxito, pero un avión sufrió importantes daños y quedó prácticamente destrozado. Para proceder a su reparación se buscó el mejor taller de Barcelona, la fábrica de automóviles Hispano Suiza y según las crónicas de entonces realizó una impecable reparación del aparato. A partir de entonces la marca se interesó en el diseño y fabricación de los motores de aviación.

    El primer motor de aviación que fabricó la Hispano Suiza fue uno de tipo V8, por el cual se interesó el ejército francés, con el que se firmaron unos contratos para probar y ensayar dichos motores. Las pruebas ocurrieron en París en junio de 1915. Fueron un éxito rotundo y contribuyeron a que en marzo de 1916 se firmaran numerosas licencias de fabricación por parte de:

    - El ministerio de guerra británico.

    - El gobierno ruso.

    - Cuatro empresas Francesas: Brasier, Aries, Gnomo-Rhône y Aviones Voisin.

    - La empresa americana Wright Martin Co.

    El éxito de estos motores hizo que en 1916 se instalara una nueva fábrica sucursal en París, que subministra a los aviones franceses y aliados durante la primera guerra mundial, suponiendo un éxito para la marca.

    A lo largo de todos estos años la empresa se especializa en el sector aeronáutico hasta que en 1927 se realiza el primer vuelo transoceánico con un avión propulsado por Hispano Suiza.

    En estos años la marca concentró su producción y sus recursos en el sector aeronáutico.

    2. 1936-1939: La Hispano Suiza y la Guerra Civil Española.

    La Hispano Suiza, empresa capitalista por definición, vivió con dificultades los años previos a la guerra civil. Era imposible sostener una marcha normal de trabajo, las continuas huelgas, la situación política, impedían el desarrollo normal de la producción. Con el inicio de la guerra civil el 18 de julio, la Hispano Suiza fue incautada y declarada “indústria colectivizada”. La gestión de su equipo directivo fue suplantada por el correspondiente comité obrero que formó el consejo de empresa. Tras la anarquía de los primeros momentos siguió una cierta normalidad derivada de las disposiciones legislativas contenidas en el decreto de colectivización de la Generalitat, del 24 de octubre de 1936.

    Un año después de la incautación de la empresa, cuando ya se preveía una guerra de larga duración, la empresa fue oficialmente requisada por el ministerio de defensa nacional del gobierno republicano (agosto del 37). Según avanzaba la guerra y se observaba la inclinación de la balanza hacia el bando nacional, en la fábrica de Barcelona se dio la orden de disgregarla en pequeños talleres para hacerla menos vulnerable. Ya en los últimos tiempos de guerra el propio personal de la empresa consiguió evitar la orden de traslado a Francia de toda la maquinaria de Hispano Suiza.

    Las fabricaciones de la Hispano Suiza en ese periodo fueron las siguientes:

    • El camión 4T-4G.

    • Reparación de los camiones rusos ZIS (Zavod Himen Stalin ).

    • Camiones acorazados.

    • Remolques-plataforma de cuatro ruedas.

    • Chasis de automóviles.

    • Motores.

    Asimismo, durante este período, la Hispano Suiza fabricó granadas de mano de disintos tipos en las que alacanzó una producción de 1.000 unidades al día.

    La fabricación más importante fue de la del motor de aviación M-100. éste equipaba bombarderos de ambos bandos.

    A partir del 28 de enero de 1939, un día después de la entrada en Barcelona de las tropas nacionales, la Hispano Suiza empieza a ver un proceso de recuperación de la fábrica de Barcelona.

    3. 1946-1967: Última etapa de la Hispano Aviación.

    En 1946 se crea ENASA (empresa nacional de autocaminones s.a.), encabezada por el INI. La Hispano Suiza recibe el 10% de las acciones de la nueva sociedad a cambio de la cesión de la fábrica de sagrera. ENASA iniciará la construcción de camiones aprovechándose de las instalaciones y de los técnicos que trabajaban en la Hispano Suiza.

    Tras la recuperación de la fábrica de Barcelona y la cancelación inmediata de todos los lotes de fabricación de municiones y piezas de uso militar, se concretó un acuerdo con el ministerio del aire francés. Resultaba de enorme interés económico e industrial para la Hispano Suiza y la empresa se puso a trabajar con gran dedicación.

    A partir de 1950 hubo diversos proyectos como aviones de entrenamiento, un reactor totalmente español, aviones de combate, llegando incluso a la idea de construir un caza supersónico, el denominado HA-300, capaz de alcanzar una velocidad máxima de 1.600 a 1.800 kilómetros.

    Finalmente, el proyecto no llegó a realizarse por causas diversas. A partir de 1959 la Hispano Aviación tuvo que buscar alternativas industriales en previsión de la falta de trabajo que se avecinaba, por las consecuencias del plan de estabilización.

    En 1965, siguiendo la recomendación del ministerio del aire, la Hispano Suiza procedió a segregar todas las actividades hacia el sector de los electrodomésticos, constituyendo una nueva sociedad, la Hispano Alemana de Electrodomésticos.

    4. Evolución financiera

    El modestísimo capital inicial de la sociedad se ampliará a medida que crece la empresa y son necesarias nuevas inversiones en inmobilizado: terrenos de la Sagrera, la mencionada anteriormente fábrica de París y el lanzamiento de nuevos modelos.

    En 1914, al borde de la primera guerra mundial, la Hispano Suiza hará una emisión de obligaciones por dos millones de pesetas que pondrá en circulación parcialmente por un importe de un millón y medio. Estos títulos serán emitidos con un interés del 5% y se cotizarán en la Bolsa de Barcelona. Es por esto que la sociedad hace público su balance y sus resultados.

    La empresa obtiene unos beneficios correctos y puede repartir un dividendo de un 7% sobre el valor nominal de las acciones, con lo cual se ve que es mejor endeudarse con obligaciones que aumentar el capital social.

    La neutralidad política española durante la guerra resultará muy favorable para los resultados de todas las empresas industriales. Para la Hispano Suiza, estos representan uno de los mejores años gracias al motor de aviación. Como hemos dicho antes la producción automovilística queda relegada a un segundo plano. Los fuertes aumentos de capital reflejan el incremento de la producción, la creación de la filial en Guadalajara y de la fábrica de Ripoll.

    En el año 1918 el capital era de 4.800.000 pesetas, una cifra inferior a los beneficios de este ejercicio. Los dividendos repartidos durante la guerra experimentan también un fuerte incremento y pasan de 8% y 9% sobre el nominal de las acciones (1914) al 30% en 1918. aunque en 1919 son los más altos de la historia, el consejo acordó rebajar el dividendo a un prudente 10% ya que la guerra europea se había acabado y con ella se acababan los años de máximo beneficio, en los que tenía más importancia el tiempo de entrega que el precio del producto.

    El mantenimiento de los recursos propios durante los años 1920-1935 nos muestra que no es una etapa de expansión. En todo caso, la expansión se produce en la fábrica francesa, autónoma desde 1924. los beneficios extraordinarios de este año corresponden a la plusvalía por la venta de la filial, traspasada en parte a los accionistas que en lugar de dividendos reciben títulos.

    Si tenemos en cuenta los resultados durante estos años, se mantienen al mismo nivel durante los primeros años de la dictadura de Primo de Rivera para iniciar un fuerte descenso con la llegada de la segunda Répública en 1931.

    Durante los años 1936-1946, el capital subscrito se mantendrá entorno a los 15 millones. El aumento de los recursos propios se debe al traspaso de reservas de una parte de los beneficios generados. Una vez realizada la operación con ENASA, el balance de la Hispano Suiza incluira una participación de 20 millones de pesetas a La Hispano Aviación s.a.