India

Asia. Países asiáticos. Datos geográficos. Historia. Cultura índica. Historia del país

  • Enviado por: Isidora
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 6 páginas
publicidad
publicidad

El Ambiente

El país se divide en tres grandes regiones: el Himalaya, que se extiende en la frontera norte; la llanura setentrional del Ganges, fértil y densamente poblada y la meseta del Dekán, al centro. La cordillera del Himalaya impide el paso de los vientos fríos del norte. El clima está determinado por los monzones: es cálido y seco durante ocho meses del año, y en el verano llueve copiosamente. Predomina el cultivo del arroz. Carbón y hierro son los principales recursos mineros. En la zona de Cachemira (Kashmir), al noroeste, en permanente litigio con Pakistán, existen importantes reservas de petróleo.

La Sociedad

  • Pueblo: La población india está formada por una multiplicidad de razas, culturas y grupos étnicos. La mayoría tiene origen en los pueblos arios, que crearon la civilización védica e impusieron un sistema de castas tan fuerte que aún sobrevive. En el norte subsiste la influencia de las invasiones árabes (de los siglos VII a XLII) y mongólicas (del siglo XII). En la meseta de Dekán y hacia el sur, predominan los pueblos de origen drávida.

  • Religión: 83% hinduistas, 11% musulmanes y 2,5% sikhs. Hay minorías cristianas y budistas.

  • Idiomas: Hindi (oficial), inglés (asociado). Existen 16 lenguas regionales e infinidad de dialectos locales

El Estado

  • Nombre oficial: Bharat.

  • División administrativa: 25 Estados y 7 uniones territoriales.

  • Capital: Nueva Delhi, 8.720.381 hab. (1995).

  • Otras ciudades: Bombay 12.596.243 hab.; Calcutta 11.021.915 hab.; Madras 3.841.396 hab.; Bangalore, 3.302.296 hab.; Hyderabad, 3.145.939 hab. (1991).

  • Gobierno: Shankar Dayal Sharma, presidente desde julio de 1992. Inder Kumar Gujral, primer ministro desde abril de 1997.

  • Fiesta nacional: 15 de agosto, día de la Independencia (1947). 26 de enero, día de la República (1950).

  • Fuerzas armadas: 1.145.000 efectivos (1995).

Población:
913.600 (1994).
Superficie:
3.287.590 Km2
Capital :
Nueva Delhi.
Moneda:
rupias indias.
Idioma:
hindi.

TRES MIL AÑOS ANTES DE CRISTO los habitantes del valle del río Indo (en el actual Pakistán) construyeron aproximadamente cien ciudades. En las más grandes (Harappa y Mohenjo Daro, entre ellas) edificaron enormes templos, crearon una forma de escritura -que aún no ha sido descifrada- y tallaron perfectos sellos cilíndricos. Dedicados a la agricultura de regadío, fomentaron una próspera economía y mantuvieron un activo intercambio comercial entre el Océano Indico y las estribaciones del Himalaya, usando al río Indo como principal medio de comunicación. Es poco lo que se conoce sobre su cultura, organización política o evolución histórica, excepto que, luego de cinco siglos de existencia, la región fue asolada por invasores, que exterminaron a la población y destruyeron su civilización.

2 Hacia el siglo XVI a.C llegaron oleadas de pueblos indoeuropeos provenientes de Afganistán y paulatinamente fueron conquistando el subcontinente. Provistos de armas de hierro y protegidos por corazas y con carros de combate, sometieron a la población local y establecieron diversos reinos. La civilización que forjaron, que luego se llamó védica, tenía su base en un rígido sistema de castas, en el cual los conquistadores integraban la nobleza dominante (ariana o ayriana, que significa nobles, y que dio origen al término ario, utilizado para designar genéricamente a los indoeuropeos).

3 Las invasiones iranio-griegas (siglos VI a IV a.C; ver Irán) no afectaron al estado más poderoso de la India, Magadha, situado en el valle del Ganges (Ganga). Durante el reinado de Ashoka (274 - 232 a.C) el reino se extendió a todo el subcontinente, excepto al extremo sur. A partir de entonces, se puede hablar de una civilización india: Ashoka y sus descendientes fueron los propulsores de una unificación cultural que incluyó la prédica de Gautama Siddhartha (Buda, 563-483 aC). Entre los siglos I y III esta civilización se fue resquebrajando, erosionada por el desarrollo de los reinos de Kusana (ver Afganistán) y Ksatrapa en el noroeste.

4 Pero cuando los Gupta de Magadha tomaron el poder (siglos III - VI), comenzó un nuevo período de unificación, que fue uno de los más brillantes de la cultura india. La expansión islámica del siglo VIII no logró apoderarse de la India, lo hizo recién cuatro siglos más tarde a través de los turcos de Mahmud de Ghazna. Varias oleadas de pueblos islamizados del Asia Central invadieron sucesivamente el subcontinente, período que culminó con los tártaros de Timur (Tamerlán). Entre 1505 y 1525, uno de sus descendientes, Babur, fundó el imperio que luego se conocería como del Gran Mogol, con capital en Delhi.

5 Los descendientes de Babur consolidaron el islamismo, especialmente en el noroeste y noreste (ver Pakistán y Bangladesh). La cultura y las artes se desarrollaron notablemente (el Taj Mahal, se construyó hacia 1650), pero se afirmó la presencia europea, que durante el siglo XVI había estado limitada a la instalación de factorías costeras. En 1687, la Compañía de las Indias Orientales británica se instaló en Bombay; en 1696, construyó Fort William en Calcutta y durante todo el siglo XVIII su ejército particular libró la guerra contra los franceses, a quienes derrotó en 1784. A partir de 1798 las tropas de la Compañía, comandadas por un hermano del duque de Wellington, emprendieron varias campañas para la conquista metódica del territorio indio. A través de ellas, hacia 1820 Gran Bretaña había logrado controlar casi toda India, excepto Punjab, Cachemira y Peshawar, gobernado por su aliado, el sikh Ranjit Singh. Los británicos anexaron esos territorios en el año 1849, después de la muerte de Singh. Los "aliados leales" mantuvieron una autonomía nominal, que les permitía conservar sus cortes, palacios y privilegios, para satisfacción de los visitantes europeos.

6 Mientras tanto, la economía india fue completamente desmantelada. Las artesanías textiles, que exportaban telas de excelente calidad, constituían un obstáculo para el crecimiento de la industria textil inglesa.

7 La ruina de esta industria, que no era otra cosa que artesanía doméstica elaborada en aldeas, trajo aparejado el empobrecimiento generalizado de los campesinos, quienes además se vieron severamente perjudicados por la reorganización de la agricultura, que fue orientada hacia los cultivos de exportación. Por consiguiente, las primeras consecuencias de la dominación inglesa fueron la reducción de los ingresos y una mayor desocupación. La administración colonial adecuó la contabilidad del estado a su conveniencia: todos los gastos militares, incluidas las campañas de Afganistán, Birmania y Malasia eran pagados por el tesoro indio, 70% de cuyo presupuesto iba a "gastos de defensa". Todas las erogaciones británicas, por más que tuvieran una relación muy remota con la India, eran computadas como gastos del Imperio de la India.

8 La consigna colonialista era "dividir para reinar": se enviaban mercenarios de una región para someter a otra (como fue el caso de los "gurkas" nepaleses o los "sikh" de Punjab). También se utilizaron las diferencias religiosas, por ejemplo a principios del siglo XX, una reforma electoral estableció que los musulmanes, hindúes y budistas podían votar solamente a candidatos de su misma religión. Durante el período colonial, esta manipulación generó innumerables explosiones sociales, tanto a nivel nacional como local, algunas con poca participación y otras multitudinarias.

9 La más importante fue la llamada rebelión de los cipayos (soldados indios al servicio de Inglaterra) de 1857-1858, que comenzó como una protesta en los cuarteles y que luego incorporó otras reivindicaciones, convirtiéndose en una protesta de todo el país. Hindúes y musulmanes se unieron y llegaron inclusive a proponerse la restauración del Imperio del Gran Mogol. Ese movimiento puso de manifiesto que la Compañía de las Indias Orientales no podía administrar todo el territorio dominado e hizo que la corona británica, luego de una violenta represión, asumiera directamente el gobierno de la India.

10 El sistema educativo, basado en el modelo inglés y concebido para preparar a los "nativos" para la administración colonial no cumplió exactamente con esta finalidad. A la larga no hizo otra cosa que crear una élite intelectual, familiarizada con la cultura y el pensamiento europeos. Por cierto nunca habría estado en los planes ingleses que la primera asociación de funcionarios públicos de la India -creada en 1876 por Surendranath Banerdji- tuviera como inspirador y patrono a Giuseppe Mazzini. Esa intelligentzia confluyó, años más tarde, en el Congreso Nacional Indio (1885), en el que también participaron liberales británicos, y que durante mucho tiempo se limitó a proponer cambios superficiales a la administración británica.

11 Cuando Mohandas K. Gandhi, abogado educado en Inglaterra y con buen conocimiento de los métodos coloniales aplicados en Sudáfrica regresó a la India en 1915, percibió la necesidad de superar la estrecha "cooperación" anglo-india. Gandhi trató de incorporar a los musulmanes a la causa autonomista, revalorizó las enseñanzas hindúes (que Ram Mohan Roy había reestructurado en el siglo XIX) y dio particular importancia a la movilización popular. Su vinculación con el Congreso Nacional Indio reforzó el ala más radical de ese movimiento, donde militaba el joven Yawaharlal Nehru, especialmente después de la matanza de Amritsar (1919), en la cual una manifestación fue reprimida a tiros (380 muertos y 1.200 heridos, según fuentes inglesas).

12 Por iniciativa de Gandhi y como respuesta a la masacre, en 1920 el Congreso lanzó una campaña que mostró la eficacia de la oposición civil. El movimiento fue auténticamente nacional, en extensión y profundidad, incluía el boicot a las instituciones coloniales (no participación en elecciones u organismos administrativos, no concurrencia a las escuelas inglesas), no violencia, no consumo de productos ingleses y aceptación pasiva de las probables represalias penales consiguientes. Gandhi, se consagró entonces como Mahatma (Alma Grande) en reconocimiento a su liderazgo.

13 En el período 1930-1934 se realizó una nueva campaña, que tenía como banderas la independencia total y la lucha contra el monopolio estatal de la sal. En ella quedó demostrada la capacidad de Mahatma para combinar un profundo planteo político con una reivindicación concreta, que afectara a todos los pobres -de manera que éstos la pudieran entender y respaldar. Las mujeres por primera vez participaban masivamente en manifestaciones, las cárceles se desbordaban con presos que afluían sin cesar y sin resistirse, y las autoridades coloniales no sabían qué hacer. Gandhi se convirtió así en el interlocutor obligatorio de los ingleses, quienes, luego de la Segunda Guerra Mundial, no tuvieron otra salida que negociar rápidamente la independencia.

14 Con la retirada de los británicos en 1947, la península quedó dividida en dos estados; por un lado la Unión India, y por otro Pakistán, que fue creado con el propósito de nuclear a la población musulmana en una sola región (ver Pakistán y Bangladesh). La Unión India reunió una gran diversidad de grupos étnicos, lingüísticos y culturales, consolidando un sentimiento de unidad nacional forjado en la lucha anticolonialista que los británicos nunca lograron sofocar.

15 Después de la independencia, el primer ministro Jawaharlal Nehru, conjuntamente con Sukarno, Nasser y Tito, forjó el concepto de no alineamiento político de los países que luchan por la independencia y soberanía plenas y elaboró para su país una política de desarrollo basada en la idea de que la industrialización traería la prosperidad.

16 En pocas décadas, la India logró adelantos tecnológicos que le permitieron poner satélites en órbita y detonar una bomba atómica en 1974, convirtiéndose en la primera potencia nuclear del movimiento de países no alineados. Pero es sumamente discutida la conveniencia de proyectos de este tipo en un país que no ha podido resolver los problemas de alimentación de su pueblo.

17 La crisis económica de comienzos de la década de 1970 golpeó duramente a la India, que depende de las importaciones de petróleo. Las exportaciones industriales no crecieron lo suficiente como para compensar el aumento de precios de las importaciones, ni la demanda de alimentos de una población que crece a un ritmo de 15 millones por año. La crisis y la resistencia popular a las campañas de esterilización masiva llevaron al gobierno de Indira Gandhi (la hija de Nehru que asumió el cargo de primera ministra a la muerte de su padre en 1966) a declarar el estado de emergencia en 1975 y a establecer la censura de prensa.

18 El gobierno de Indira Gandhi abandonó la tradicional orientación popular del Partido del Congreso y aceptó los lineamientos económicos del Banco Mundial. Con esta decisión, el gobierno perdió el respaldo popular, pero sin lograr totalmente un apoyo de los sectores empresariales (particularmente los ligados al capital extranjero), que reclamaban concesiones aún mayores. La tradición británica de respeto a las libertades democráticas -que había sido inculcada igualmente en sectores populares, círculos empresariales y clase media- condujo (por diferentes razones) a la oposición a unirse y obligó al gobierno a realizar elecciones parlamentarias en marzo de 1977. En ellas el Partido del Congreso sufrió una derrota abrumadora y triunfó el Partido Janata -coalición heterogénea, formada por sectores de derecha escindidos del Partido del Congreso, el Partido Socialista, dirigido por el líder sindical George Fernandes y el Congreso por la Democracia, liderado por Jagjivan Ram, dirigente de los "intocables" y ex ministro del gabinete de Indira Gandhi.

19 No hubo cambios importantes en la política exterior de no alineamiento durante el mandato del anciano primer ministro Morarji Desai, que no pudo cumplir sus promesas de pleno empleo y mejoras económicas. A mediados de 1979, los grupos dirigidos por Charan Singh y Jagjivan Ram, se escindieron del partido Janata. Desai debió renunciar y como no se contaba con una mayoría parlamentaria estable que permitiera formar un gabinete se convocó a elecciones anticipadas, que condujeron a Indira Gandhi nuevamente al poder en enero de 1980.

20 El segundo período de gobierno de Indira Gandhi se caracterizó por la concentración de poder y las acusaciones de burocracia y corrupción estatal, con las cuales su imagen se fue deteriorando. Los problemas de la región de Punjab, donde el gobierno enfrentaba cada vez más exigencias de autonomía por parte de los sikh, son un ejemplo del peor regionalismo. Algunos grupos pequeños de militantes sikhs perseguían a los hindúes para expulsarlos de Punjab y crear una mayoría absoluta de sikhs en la provincia. El paso siguiente sería la división y la formación de un "Khalistan" separado. Indira acusó a "fuerzas del exterior" (a saber Pakistán y Estados Unidos) de desestabilizar el país.

21 Con posterioridad al asesinato, miles de sikhs fueron víctimas del revanchismo indiscriminado de grupos paramilitares hindúes. Pasando por alto las formalidades institucionales y patidarias, el hijo de Indira, Rajiv, fue promovido rápidamente al cargo de primer ministro y líder del Partido del Congreso.

22 Las elecciones de enero de 1985 le otorgaron un gran respaldo: obtuvo 401 de las 508 bancas del Parlamento. Ninguno de los otros partidos consiguió los 50 escaños necesarios para ser reconocido oficialmente como oposición. A pesar de la clara victoria algunas regiones fuertemente nacionalistas dieron la espalda a Gandhi, como los estados de Karnataka y Andhra Pradesh, influidos por el carismático ex actor Tama Rao. Gandhi también perdió en Sikkim, un reino himalayo anexado a la India durante la década de 1970, donde ganó el partido separatista Sikkim Sangram Parishad.

23 El nuevo primer ministro adoptó diversas medidas para solucionar los problemas en Punjab. Designó a un conciliador como gobernador de la región, liberó a los presos políticos -incluso los líderes opositores-, y dispuso que los militantes de su propio partido que habían participado de la violencia contra los sikhs fueran juzgados y sancionados. De esta forma preparó el camino para dialogar con el "Akali Dal", partido mayoritario regional de los sikhs y otros grupos disidentes. Pese a que las posiciones eran radicalmente diferentes, se lograron avances. Los partidarios de la autonomía de Punjab propusieron que el gobierno central indio conservara su responsabilidad en materia de defensa, relaciones exteriores, emisión de moneda, correo, carreteras y telecomunicaciones. Por su parte, el gobierno local contaría con una mayor autonomía que los otros estados de India.

24 En 1987 India intervino en el conflicto de Sri Lanka. Presionó por un cese del fuego entre cingaleses y tamiles y por la firma de un acuerdo, enviando tropas. Tres años más tarde, la Fuerzas de Paz Indias se retiraron discretamente, después de sufrir muchas bajas.

25 Gandhi tuvo activa participación en el grupo de los seis países neutrales (Argentina, India, Suecia, Tanzania, México y Grecia) que hizo un llamamiento a las superpotencias para detener la carrera armamentista. El primer ministro anunció que India no renunciaría a las armas nucleares en el futuro si Paquistán continuaba con sus intentos de construir una bomba atómica.

26 La política exterior de la India se mantuvo fiel al no alineamiento, pero se anunciaron algunos cambios internos. Rajiv Gandhi hizo del microcomputador el símbolo de su política de rápida "modernización". Prometió al sector privado que levantaría las restricciones a las importaciones y la compra de tecnología extranjera y reducir la carga fiscal. Por su parte, los sindicatos de trabajadores expresaron su temor a que la sofisticación tecnológica generara desempleo y la industria nacional no pudiera sobrevivir a la competencia frente a productos extranjeros.

27 Las elecciones de noviembre de1989, en un clima de violencia que dejó más de 100 muertos, registraron el avance de la oposición. La representación del Partido del Congreso se redujo a 192 bancas mientras que la del Janata Dal creció a 141. Aunque minoritario, este partido logró formar una coalición de gobierno con el Frente Nacional que designó primer ministro a Vishwanath Pratap Singh. Esto fue posible por el insólito respaldo simultáneo del Partido Bharatiya Janata Party, de derecha, y de varias agrupaciones de izquierda.

28 Las tensiones entre India y Pakistán se acentuaron en marzo de 1990 debido al apoyo pakistaní a los movimientos autonomistas de Cachemira. Existía el temor de que si ambas naciones se enfrentaban, alguna de ellas pudiera recurrir al uso de armas atómicas. En noviembre recrudecieron las confrontaciones entre hindúes y musulmanes, en medio de un agravamiento de la crisis económica. El primer ministro Singh fue sustituido por Chandra Shekhar, también del partido Janata Dal.

29 Una campaña electoral que cobró más de 280 vidas precedió a las elecciones parlamentarias que comenzaron el 20 de mayo de 1991. Los comicios fueron suspendidos al día siguiente por el asesinato de Rajiv Gandhi, víctima de un atentado del movimiento de liberación Tamil. Una semana después, Narasimha Rao fue nombrado sucesor de Gandhi como líder del Partido del Congreso. Las elecciones, en las que votaron el 53% de los habilitados y resultaron las más sangrientas de la historia de la India independiente, continuaron entre el 12 y 16 de junio. El Partido del Congreso consiguió 225 escaños y el Bharatiya Janata 119.

30 En agosto de 1991 el nuevo gobierno anunció un drástico giro hacia el liberalismo, cambiando la política económica en vigor desde la independencia. Este viraje recibió críticas y generó protestas. Ya en setiembre del año anterior, 70.000 representantes de grupos tribales se habían reunido para impedir la construcción de represas sobre el río sagrado Narmada. Estas obras amenazaban con dejar sumergidos viejos templos y las tierras ancestrales de los campesinos de la región. Más de 200.000 personas expulsadas de sus tierras por las represas manifestaron su disconformidad en 1991.

31 Este y otros proyectos de infraestructura forman parte de una tradición de modernización industrial que no ha tenido en cuenta las eventuales consecuencias ecológicas. Los problemas de seguridad de los siete reactores nucleares del país no han sido resueltos y los controles sobre las compañías que emplean sustancias tóxicas son insuficientes.

32 Durante 1992 se registraron numerosos actos de violencia de los fundamentalistas hindúes contra la población islámica en las ciudades norteñas de Bombay y Ayodhya. Según la tradición hindú, en esta última -donde se erguía una mezquita construida en 1528-, había nacido el dios Brahma. En diciembre Lalrishan Advani, líder del Bharatiya Janata (PBJ), ordenó a sus seguidores que destruyeran el templo. Los choques intercomunitarios que se sucedieron dejaron alrededor de 1.300 muertos en varias ciudades del país extendiéndose a los países vecinos, como Paquistán y Bangladesh. En 1995 la Suprema Corte fue consultada sobre la eventual existencia de un templo hindú en Ayodhya, donde luego había sido construida la mezquita Babri (destruida por fundamentalistas hindúes en diciembre de 1992). Por unanimidad los miembros de la corte declinaron dar una opinión al respecto.

33 El plan de reformas del primer ministro Rao, llevado adelante por el ministro de Finanzas Man Mohan Singh consistió en la apertura del mercado indio a la inversión extranjera. El estado redujo gradualmente su intervención en la economía, dejando a la moneda local, la rupia, en libre convertibilidad frente al dólar y suprimiendo los controles de importación.

34 Los resultados se reflejaron en la reducción de la inflación (menos del 10% en 1995) y el déficit fiscal, al tiempo que el crecimiento de las exportaciones ha sido sostenido desde 1992. El país sigue cargando una deuda externa equivalente al 38% de su PIB y el ingreso per cápita de sus más de 935 millones de habitantes es uno de los más bajos de Asia.

35 Las reformas económicas provocaron protestas de varios sectores, sobre todo el agrícola. La resistencia contra la presencia de empresas multinacionales interesadas en comercializar fertilizantes y semillas fue muy fuerte.Como parte de la "revolución verde" de una agricultura intensiva de capital, durante la década de 1960 y 1970, el Banco Mundial había otorgado amplios préstamos para la compra de semillas genéticamente manipuladas, mientras el gobierno otorgaba subvenciones a los agricultores.

36 El gobierno decidió eliminar esos subsidios siguiendo las directivas del plan de ajuste estructural del Banco Mundial. La Asociación de Agricultores del Estado Karnataka lideró la protesta rural, que desde 1991 emprendió acciones directas contra representantes de compañías multinacionales.

37 En la Conferencia Internacional sobre los Derechos de los Agricultores del Tercer Mundo, celebrada en Bangalore el 3 y 4 de octubre de 1993, los agricultores declararon que "las semillas, las plantas, el material y la riqueza biológica del Tercer Mundo forman parte de la Propiedad Intelectual Colectiva de los pueblos del Tercer Mundo". Se comprometieron a desarrollar estos derechos frente al sistema de patentes privados que favorece la introducción de monocultivos, atentando contra la biodiversidad.

38 A pesar de la violencia entre colectividades religiosas, las protestas por las reformas económicas y los desastres naturales -un terremoto mató a 10.000 personas en setiembre de 1993-, el gobierno mostró optimismo a principios de 1994. Las diferencias entre los estados, sin embargo, se acentuaban. Uttar Pradesh, al norte, donde viven más de 140 millones de personas, presentaba índices de desarrollo social muy por debajo de la media nacional. Además, la población de hombres supera largamente a la de mujeres (882 mujeres cada 1000 hombres en 1995). En el estado sureño de Kerala es raro ver mendigos, el 90% de la población sabe leer y escribir y la mortalidad infantil (17 por 1.000) se parece más a la de Washington D.C. que a la del resto de la India (79 por 1.000).

39 En 1994 la Suprema Corte india declaró que los gobiernos estatales podrían perder sus poderes en caso de no salvaguardar la libertad de cultos establecida por la Constitución. Los conflictos entre hindúes y musulmanes continuaron en Karnataka. En diciembre, tres miembros del gabinete renunciaron luego de ser involucrados en casos de corrupción relacionados con la seguridad pública.

40 India y China firmaron este año dos acuerdos; por el primero se redujo el número de efectivos militares apostados en los 4.000 kilómetros de frontera común y por el otro se incentivaba el intercambio comercial. Mientras tanto, Pakistán cerró su consulado en Bombay luego del agravamiento de las relaciones entre Nueva Delhi e Islamabad, a raiz de las declaraciones del ex primer ministro pakistaní Nawaz Sharif de que su país tenía armas atómicas.

41 Durante 1995 el primer ministro Narasimha Rao cambió tres veces su gabinete ministerial. Las elecciones llevados a cabo en los distintos estados reflejaron el debilitamiento del Partido del Congreso, que sufrió varias escisiones, y el crecimiento del partido Bharatiya Janata (BJP). El nuevo gobierno del BJP en el estado de Maharashtra decidió cambiar el nombre de la ciudad de Bombay por Mumbai.

42 En Mumbai, Nueva Delhi y Baroda, más de 200 personas fueron condenadas por la matanza de sikhs luego de la muerte de Indira Gandhi y las luchas entre hindúes y musulmanes de 1993. La viuda de Rajiv Gandhi se lamentó de la lentitud en las investigaciones sobre el asesinato de su esposo.

43 La estabilidad económica y los esquemas de asistencia anunciados por Rao, que incluían un plan de alimentación escolar para 110 millones de niños y la construcción de 10 millones de viviendas rurales, no fueron suficientes para mantenerlo en el poder. Rao renunció el 10 de mayo de 1996 luego de la derrota de su partido en las elecciones generales celebradas entre el 27 de abril y el 7 de mayo. El BJP, aliado con otros partidos minoritarios, obtuvo 187 bancas en la cámara baja contra 138 del Partido del Congreso y 117 del Frente Nacional-Frente de Izquierda, que pasó a denominarse Frente Unido.

44 El BJP no logró obtener la mayoría parlamentaria que le asegurara respaldo. El nuevo primer ministro, Atal Bihari Vajpayee renunció el 28 de mayo, doce días después de haber asumido. El presidente Shankar Dayal Sharma nombró a H.D. Deve Gowda, líder del Frente Unido, para que encabezara el nuevo gobierno.

45 En marzo de 1997 el canciller paquistaní Shamshad Ahmad visitó India para reabrir las conversaciones tendientes a restablecer relaciones normales y solucionar problemas pendientes. Tres días después, el Partido del Congreso le retiró el apoyo al gobierno de Gowda, haciéndolo caer. Sitaram Kesri, principal promotor del quiebre con la izquierda, fue electo en junio como presidente del Partido del Congreso. Casi un mes después de la caída de Gowda, Inder Kumar Gujral, también del Frente Unido, fue nombrado primer ministro.