Independencia de Venezuela

Historia de América. Movimientos precursores. Revoluciones venezolanas. José Leonardo Chirinos. Francisco de Miranda. Gual. Crisis de 1808. Marco internacional

  • Enviado por: Marianela Rodriguez
  • Idioma: castellano
  • País: Venezuela Venezuela
  • 8 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

MOVIMIENTOS PRECURSORES DE LA INDEPENDENCIA DE VENEZUELA

Movimientos Precursores:

Las crisis sociales y políticas y los conflictos bélicos que sacuden al mundo occidental indepen­dencia de Estados Unidos, Revolución francesa, guerras del imperio napoleónico agitan profun­damente a Venezuela y contribuyen a la maduración del sentimiento nacional. Las proclamas del Con­greso de Filadelfia de los anos 1775 y 1776 son traducidas en Caracas por profesores de la Universi­dad desde 1777. En 1781, el levantamiento de los comuneros del Socorro tiene eco en la región andi­na venezolana (La Grita, San Cristóbal, Mérida, Tru­jillo), cuyos habitantes protestan contra los abusos de la corona 0 de los funcionarios. En 1795 los ne­gros esclavos y libres de la región de Coro, apoya­dos por indios y mestizos, saben de la rebelión po­pular que ha estallado en Haití y se lanzan contra las autoridades realistas y contra los blancos, procla­mando la "Ley de los franceses"; se trata de un mo­vimiento social, reflejo lejano de la Revolución fran­cesa y más cercano de la insurrección haitiana, y que lo mismo que esta hubiera podido ilegal a un movimiento pro-independentista Si hubiera triunfa­do; pero la insurrección es ahogada en sangre. Dos años después, en el 1797, se trama una conspira­ción en La Guaira y en Caracas que dirigen dos criollos cultos y acomodados, Manuel Gual y José Maria España, con el apoyo de unos republicanos españoles que llegaron presos a La Guaira; tenían como propósito proclamar la independencia de Ve­nezuela, fundar la Republica y abolir las distinciones de clases. Contaban con soldados, oficiales, funcio­narios, comerciantes, marineros, artesanos, campe­sinos, peones y pescadores, y habían elaborado mi­nuciosos planes revolucionarios. En las Ordenanzas de la revolución, encabezadas "En el nombre de la Santísima Trinidad", se disponía la proclamación de los Derechos del Hombre y la restitución de la liber­tad "al pueblo americano", pues pretendían exten­derse por el continente. La conspiración fue descu­bierta y sus jefes y otros conjurados fueron ejecutados. Este movimiento igualitario y republica­no de tendencia democrática surgió en Venezuela, pero dirigía su visión hacia toda Hispanoamérica.

Miranda, el precursor:

Esta misma visión continental tenia al caraqueño Francisco de Miranda, nacido en 1750,y conocido como el precursor por antonomasia de la independencia, que en desde 1781, abandonando las filas del ejercito español donde se había alistado, dedicó su vida a la causa de la independencia de Hispanoamérica. Se distinguió durante las campa­ñas de independencia de Estados Unidos y como general en la Revolución francesa; recorrió Europa, parte de Asia y Estados Unidos para ilustrarse y en busca de apoyo de los gobiernos a favor de la liber­tad americana. lmprimió y difundió la celebre Carta a los Españoles Americanos del ex jesuita peruano Viscardo, que era un alegato en favor del autodomi­nio de los americanos sobre su propio destino político. El propósito de Miranda era alcanzar la in­dependencia de toda la América Hispana mediante el apoyo de las potencias enemigas de España, principalmente Inglaterra, pero no para poner a las nuevas naciones bajo el dominio de esta gran potencia, sino para que constituyeran una sola nación 0 un grupo de naciones soberanas.

En 1806, Miranda emprendió una expedición libertadora de Venezuela desde Nueva York Cons­taba de tres buques, y la mayoría de los tripulantes, oficiales y soldados eran norteamericanos. En la isla de Haití, en Jacmel, donde se reunió la expedición antes de llegar a Venezuela, Miranda izó por vez pri­mera el pabellón nacional de Venezuela a bordo del buque insignia Leandro, el 12 de marzo de 1806. Intentaron desembarcar en Ocumare de la Costa, pero varios buques españoles los interceptaron y no pudieron lograrlo; Miranda se refugió entonces en Trinidad y pocos meses después intentó un nuevo desembarco en Coro, donde Si pudo poner pie en tierra e izar la bandera, a la vez que dirigía procla­mas a los habitantes hechas en una imprenta que traía a bordo; pero la población huyó. Miranda, al no hallar el apoyo que esperaba de sus compatriotas, regresó a la isla de Trinidad (que era ya entonces posesión británica) y de allí a Inglaterra, donde empezó a publicar, en 1810, un periódico llamado El Colombiano, dirigido a todos los patriotas de la Amena española para informarles de lo que ocu­rria en Europa e invitarles a buscar su independen­cia. Con la acción de Miranda se pone de relieve la vocación continental del movimiento revolucionario venezolano preindependentista, al igual que en la conspiración de Gual y España, en los años en que iba a comenzar un nuevo periodo histórico.

La crisis de 1808:

Mientras Miranda trata de obtener la indepen­dencia política de Venezuela desde el exterior, los mantuanos, la aristocracia caraqueña, intentan apoderarse del poder desde dentro mediante un golpe de Estado; a través del Concejo Municipal, del Real Consulado, del gremio de agricultores, y apoyándose en el acceso que tienen a la Universidad, ejercen ya de hecho el poder económico y ocupan la primera posición social en La Capitanía General; por esto aspiran a obtener el poder político y a que Venezue­la sea independiente (o por lo menos autónoma), pero regida de acuerdo con sus ideas, con las que ellos consideran las mejores. Cuando se produce la invasión napoleónica en España en 1808, y en las jornadas de Bayona el rey Carlos IV y su hijo y sucesor Fernando VII quedan apartados del trono, y prisionero este último, mientras en Madrid se entroniza a José' Bonaparte, hermano de Napoleón, cada provincia española organiza sus juntas para preparar la resistencia contra los invasores y dirigir la política en su región.

Los mantuanos caraqueños, al conocer estos hechos a mediados de ese año, piden al capitán' ge­neral interino de Venezuela, Juan de Casas, que cree también una junta en la cual ellos aspiran a tener participación preponderante. Tratan de tomar el poder sin modificar el orden social. En esta conspiración de 1808 intervienen dos generaciones de mantuanos: La de los padres y la de los hijos. Estos últimos, que se reunían en la Cuadra Bolívar, junto al río Guaire, en Caracas, para planear su acción, eran mucho más radicales en sus ideas que los pa­dres. De todos modos, esta acción de los mantuanos fracasó porque el capitán general no accedió a sus demandas, puso en prisión a algunos de los más exaltados y a otros los confinó en sus hacien­das fuera de la ciudad. Sin embargo, este intento frustrado se repetirá' con éxito en abril de 1810.

La llamada conspiración de los mantuanos de 1808 tuvo una consecuencia importante para la vida política y cultural de Venezuela: La introducción de la imprenta en Caracas (muy tardíamente en comparación con otras capitales del imperio español en América) y la publicación de la Gaceta de Caracas, primer periódico publicado en el territorio de la Capitanía General, en Tierra Firme. Esta intro­ducción tardía de la imprenta hará' que los inicios del periodismo venezolano coincidan prácticamente con el movimiento emancipador, por lo cual el periodismo tendrá un carácter marcadamente político durante muchos años Esa imprenta, que perte­necia a dos subditos británicos, Mateo Gallagher y Jaime Lamb, fue traída desde la isla de Trinidad por gestiones de las autoridades de la Capitanía Gene­ral, desembarcada en La Guaira el 23 de septiembre de 1808, conducida de inmediato a Caracas e insta-lada. Un mes más tarde, el 24 de octubre, salió el primer numero de la Gaceta de Caracas. Tal rapidez tenia un motivo: el capitán general necesitaba un periódico para difundir noticias favorables sobre la situación militar en España, para evitar que los mantuanos 0 revolucionarios venezolanos, conside­rando a la península subyugada por los franceses, insistieran en la creación de una junta para gobernarse por sí mismos. Como funcionario de la Capitanía General, el joven escritor caraqueño Andrés Bello fue quien tuvo a su cargo la redacción de aquel periódico, a partir de su aparición.

Importancia de esos movimientos

Los cuatro movimientos revolucionarios descritos a partir del de Coro en 1795 tienen características muy definidas cada uno de ellos, y que en cier­to modo van a estar presentes durante el proceso de la independencia venezolana. La rebelión de los negros, indios y mestizos de Coro no busca funda-mentalmente (por lo menos en su forma inicial) la independencia nacional, sino la liberación de una posición socialmente inferior; se trata del estallido de grupos que ocupan la base de la pirámide social y que tratan de cambiar por medio de la violencia la opresión a que se hallan sometidos. más adelante, en el curso de la guerra de la independencia, este papel lo desempeñaran los llaneros y otros habitantes del país, que primero seguirán a Boves y después a Páez. La conspiración de Gual y España, en 1797, tiene un cariz distinto: es un movimiento ideológico bien organizado de la incipiente clase media y clase trabajadora, que busca orientación en la independencia de los Estados Unidos y en la Re­volución francesa, y que se propone alcanzar la independencia de Venezuela, la igualdad social y la formación de una Republica de carácter democrático; Además, estos objetivos no se limitan al ámbito de Venezuela, sino que existe la intención de hacer-los extensivos a otras regiones de Hispanoamérica. Francisco de Miranda tiene igualmente una visión continental del proceso enmancipador. El aspira a la independencia no sólo de Venezuela, sino de toda Hispanoamérica, y cree poder alcanzarla con el apoyo de las potencias europeas rivales de España, pero sin someterse a sus dictados. El intento de los mantuanos es el de la clase social mas culta, económicamente fuerte y socialmente privilegiada, que dispone en la practica de todo el poder dentro de La Capitanía General excepto el político, y que considera llegada la hora de conseguir este ultimo.

El marco internacional:

La época de crisis abierta en Europa por la Re­volución francesa y continuada durante las guerras del imperio napoleónico había causado profundas transformaciones en la estructura política y economicosocial del Viejo Mundo. El emperador, tras desbaratar varias coaliciones y triunfar sucesivamente sobre Austria, Rusia y Prusia, impuso un bloqueo continental contra Inglaterra y luego se lanzó, en 1808, a la conquista de la península Ibérica, no sin antes anular políticamente a Carlos IV y a Fernan­do VII, y mientras la corte de Portugal se trasladaba a Brasil. La resistencia de los pueblos español y portugués, que fue causa de los primeros fracasos mili-tares sufridos por los ejércitos de Napoleón, reanimó La voluntad de lucha de Inglaterra. Esta envió algunos cuerpos expedicionarios a la península, al mismo tiempo que reconstituía una coalición con­tra Francia. Miranda, que estaba entonces en Ingla­terra, adonde había regresado después del fracasado intento de 1806 en Venezuela, se negó a acompañar a Arturo Wellesley a España para luchar contra los franceses; el precursor seguía el desarro­llo de los sucesos desde Londres, dispuesto a sacar todo el provecho posible de la situación para el buen éxito de la independencia de Hispanoamérica. Por esto publicó allí el periódico ya mencionado, Desde el instante mismo de las abdicaciones de Bayona, franceses e ingleses habían tratado de captarse a las autoridades de las provincias americanas del imperio español; así lo demuestra la llegada a La Guaira, a mediados de 1808, casi simultáneamente, de dos buques de guerra de esas naciones: Le Serpent y el Beaver. La tendencia dominante entre los grupos dirigentes criollos como se ha dicho era formar juntas que asu­miesen el mando en las distintas regiones del continente como lo habían ejecutado, al estar acéfala la monarquía, las provincias españolas. En cambio, tanto la Junta Suprema de España como su sucesor el Consejo de Regencia (y posteriormente las Cortes de Cádiz) pretendían continuar rigiendo al Nuevo Mundo en nombre de Fernando VII, quien por entonces estaba preso en Francia. El Gobierno.

ESQUEMA

1.- Movimientos Precursores de la Independencia

2.- Movimientos de José Leonardo Chirinos

3.- Movimientos de Francisco de Miranda

4.- Movimientos de Gual y España

5.- Concepto Propuesto

6.- Causas de sus fracasos e Importancia

7.- Anexo.

'Independencia de Venezuela'

Vídeos relacionados