Indepencia de México

Historia de América. Antecedentes, oposiciones e influencias externas. Revolución francesa. Revolución industrial. Precursores. Guerra de Independencia. Garibai. Napoleón. España. México. Inglaterra. Francia

  • Enviado por: Jeannette López Martínez
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 15 páginas
publicidad
publicidad

INTRODUCCIÓN

En este trabajo de investigación se ha tratado de plasmar lo mas ampliamente posible los diferentes aspectos que influenciaron el desarrollo de México para lograr ser el país libre y soberano que hoy tenemos.

A finales del siglo XVIII México vivía dominado casi en su totalidad del territorio así como en sus ideologías por la influencia española y fue muy difícil para los mexicanos el lograr la independencia, principalmente se pretendía que nuestro país tuviera la libertad de elegir a sus gobernantes, así como también ser dueño de las tierras que labraba, pero el dominio e intervención del extranjero no hacían posible que se lograra la independencia.

Grandes personajes con un temple bien formado tuvieron que liberar grupos de indígenas hasta lograr lo que tanto de buscaba “la soberanía y libertad de culto de los mexicanos”.

1. Antecedentes de la Independencia

“La Independencia es uno de los acontecimientos de mayor importancia en nuestra historia, porque marca el fin de la vida de México sometido como colonia de España y el principio de su vida como nación independiente.”

Entre las causa que determinaron la gran revolución de 1810 tuvieron su origen en las condiciones del régimen colonial, como la desigualdad económica y social de sus habitantes, las dificultades que las leyes oponían al progreso y el menosprecio con que eran vistos los nacidos en América; todo lo cual engendraba un profundo malestar entre los americanos y el gobierno de España.

Nuestro movimiento de independencia fue inspirado y fomentado por las grandes revoluciones que en Inglaterra y Francia acabaron con el régimen de las monarquías absolutas e introdujeron el régimen liberal-burgués.

1.1 Influencias externas de la Independencia

Entre los factores externos que, junto con las condiciones internas de las colonias españolas, determinaron el movimiento de liberación de las nuevas naciones americanas, se manifiestan las doctrinas de los filósofos y economistas de la burguesía y las grandes revoluciones que sacuden a Europa para establecer el régimen capitalista.

1.1.1 Oposición entre Americanos y Españoles

En el fondo de la sociedad colonial existía un profundo malestar causando por diferencias sociales y económicas, que hacían a sus diversos elementos sentir aversión recíproca y buscar los medios de acabar con las desigualdades creadas por las leyes en beneficio de una minoría privilegiada.

La causa de este malestar radicaba en la mala repartición de las tierras y en las múltiples trabas y limitaciones que se pusieron al desarrollo de las industrias y de la agricultura de México, en beneficio de la industria y del comercio de España.

Aunque México era aparentemente rico y próspero, el pueblo se encontraba en la miseria, debido a que los blancos eran dueños de casi toda la riqueza del país, y al gobierno español se le envidiaban fuertes sumas de dinero como tributo de la Nueva España.

1.1.2 Españoles Peninsulares y Americanos

Formaban la clase predominante en españoles, peninsulares y americanos la Colonia por su ilustración y riqueza y por el influjo que ejercían, pues sus miembros acaparaban todos los empleos y disfrutaban exclusivamente de los derechos civiles y políticos.

Aunque las leyes concedían los mismos derechos a los españoles peninsulares o gachupines que a los americanos o criollos, los encargados de ejecutarlas ponían trabas para anular esa igualdad.

En manos de los españoles peninsulares se hallaban el poder, la fuerza, la administración de la justicia, el comercio, las propiedades y la riqueza; eran los únicos que podían desempeñar los puestos de mando y obtener dignidades religiosas, con todos sus privilegios de poder y dominio sobre la sociedad.

“A los criollos, en cambio, se les tenía cerrado el camino de los honores y las dignidades y estaban alejados de los empleos de cierta importancia, viéndose limitados a las labores subalternas de las oficinas o a las humildes funciones de curas, de abogados o de oficiales del ejército.”

No obstante, fueron los menos oprimidos y recibieron ilustración, construyendo, por tanto, el grupo más fuerte económica y culturalmente, que habrían de ser el iniciador de la lucha contra los opresores, por tener una idea más precisa de la libertad y del derecho.

1.1.3 El pensamiento liberal francés

“Influyó mucho sobre la aristocracia y la mesocracia mexicanas desde mediados del siglo XVIII. Rousseau y Montesquieu fueron muy leídos, y los claros y sistemáticos principios de aquél, a saber, el del contrato social, el de la voluntad general y el de la soberanía popular, se difundieron mucho y llegaron a todos, incluso a los iletrados.”

1.1.4 La independencia norteamericana

Dentro del movimiento de independencia norteamericano hubo una revolución política y una lucha emancipadora. Y aunque triunfaran las dos, en México produjo mayor impresión la libertad alcanzada. Y es que ésta interesaba a los mexicanos más que aquella.

Lo ocurrido a sus puertas les alentaba y servía de ejemplo. Por eso, a partir de la ruptura de las colonias inglesas con su metrópoli, los criollos mexicanos comenzarán a adoptar una actitud desafiadora, a hablar claramente de independencia y a coligarse para intentarla.

Además, de muchas colonias se introdujo mucha propaganda revolucionaria en la Nueva España, y ellas sirvieron de refugio a los perseguidos aquí por motivos políticos.

1.1.5 La Revolución Francesa

Fue su influjo el que se sintió con más fuerza en nuestro país. Debióse esto sin duda al imperio que sobre el mundo urbano de México ejerció durante el siglo XVIII todo lo francés: ideas, modas, costumbres, etc. Desde que la revolución estalló en Francia, comenzó la agitación política en la Colonia. Un grupo algo numeroso de franceses y mexicanos se mostró muy activo en la defensa del proceder de los revolucionarios y en la difusión de sus principios. Existía una propaganda dirigida desde la misma Francia, consistente en escritos o en objetos de moda que llevaban grabados lemas revolucionarios en lugares escondidos. Aunque el Rey Branciforte persiguió denodadamente a los franceses y partidarios de la revolución francesa, siguió cundiendo y agitando a los mexicanos la gran conmoción política del siglo.

Con la toma de La Bastilla, el 14 de julio de 1789, por el pueblo de París, se inicia el gran movimiento conocido con el nombre de revolución francesa, que vino a transformar el orden político-económico de Francia.

Las aspiraciones de la burguesía francesa a desenvolverse, a elevar las condiciones de su industria a defenderse de la competencia de Inglaterra, pero sobre todo su pretensión de derechos políticos, fueron factores que determinaron esta lucha.

La revolución francesa proclamó el régimen republicano, los derechos del hombre y la soberanía del pueblo. Pero en noviembre de 1799 Napoleón Bonaparte se convirtió en dictador y más tarde en emperador de Francia, lo cual tuvo repercusiones insospechadas en España y sus Colonias.

1.1.6 La invasión de España por Napoleón

En 1808, con el pretexto de hacer frente al bloqueo económico de Inglaterra. Napoleón invadió España y ocupó militarmente sus principales plazas. El ministro Godoy quiso entonces poner a salvo a la familia real trasladándola a la Nueva España.

“Pero el pueblo español, se opuso a la realización del proyecto por medio de motines populares en Aranjuez, donde residían los monarcas dando como resultado que Godoy fuera destituido y que Carlos IV abdicara la corona a favor de su Hijo Fernando.”

Pero al volver a Madrid, Carlos IV quiso anular su renuncia y acudió a Napoleón; lo mismo hizo Fernando VII para no perder la corona. Padre e Hijo fueron a Bayona a solicitar su respectivo reconocimiento, y allí Napoleón hizo que Fernando renunciara en favor de su padre, y que éste abdicara a favor de Napoleón, mediante un tratado en que le cedía España y las Indias.

Entonces el emperador nombró rey de España a su hermano José Bonaparte, quien sólo pudio sostenerse en el trono por la fuerza de las armas.

1.1.7 Influencia de los Filósofos y Economistas

“Tuvo su origen en las ideas de los filósofos y enciclopedistas, que sustentaban la doctrina de la soberanía de la soberanía popular como fuente del poder público en contra del derecho divino de los reyes.”

El pensamiento de Locke y Voltaire en filosofía, de Adam Smith y Quasnay en economía y de Montesquieu y Rousseau en derecho, representaban las corrientes fundamentales del pensamiento revolucionario de la burguesía, que trataba de destruir el régimen feudal y reemplazarlo por el régimen capitalista.

Ese pensamiento era irradiado por los enciclopedistas hacia otros países como España, donde su influencia se marcó no sólo en la política económica y administrativa, sino que se transmitió a sus colonias.

Los libros de de Rousseau, de Voltaire y de Montesquieu eran introducidos en la Nueva España, y en ellos bebían los criollos las inspiraciones de libertad.

1.1.8 La Revolución industrial en Inglaterra

Transformó la antigua producción artesana en fabril maquinista y estableció a la vez la monarquía constitucional, el Parlamento y las formas políticas que favorecieron el desarrollo de la burguesía.

Empleo toda su fuerza política para acelerar el desarrollo de la producción capitalista dentro de su propio país, tuvo la necesidad de conquistar nuevos mercados para la venta de sus productos y la adquisición de materias primas.

“Todo el siglo XVIII duró la guerra entre España e Inglaterra, que trajo por consecuencia la decadencia del Imperio feudal y el desarrollo y expansión del capitalismo inglés.”

1.1.9 La Independencia de los Estados Unidos

En 1776 las colonias inglesas de América del Norte se revelaron contra su metrópoli. La cuestión comenzó con el pretexto de resistir a un tributo que la corona imponía a los colonos, y vino a culminar en una revolución que se convirtió en guerra de independencia, basada en los principios de la soberanía popular.

Entre los años 1776 y 1780 los estados de la confederación americana se dedicaron a estructurar su organización política, adoptando la forma republicana, democrática y representativa de gobierno y consagrando en su constitución los derechos del hombre.

La guerra de independencia norteamericana y la formación de los Estados Unidos alcanzó gran resonancia en el resto de América y creó un estado latente de opinión favorable a una revolución.

1.1.10 Rebeldía del pueblo español.

El pueblo español se sublevó contra los invasores, repudiando a José Bonaparte como rey. Entonces surge en España numerosas juntas políticas con el fin de gobernar las provincias en ausencia del monarca legítimo y emprender la lucha contra los invasores.

Las colonias americanas siguieron el ejemplo de la metrópoli, no reconociendo la dominación francesa; pero al mismo tiempo trataron de organizar juntas de gobierno independientes mientras se restituían en España los reyes legítimos. Así comenzó un movimiento patriótico, que acabo por ser una lucha de independencia nacional.

1.2 Precursores de la Independencia

1.2.1. Los conatos y conjuraciones del siglo XVIII

“Desde que triunfó la revolución en Francia, desatóse en la Nueva España alguna agitación contra el régimen español y hubo conatos de levantamiento y conjuraciones. El 8 de septiembre de 1794 aparecieron pegados en las esquinas de la ciudad de México pasquines en que se aplaudía a la nación francesa por haber adoptado el régimen republicano; lo cual dio lugar a que circularan rumores de insurrección y a que el virrey, alarmando, ordenase la detención de muchos franceses y varios mexicanos.”

2. Iniciación de la guerra de Independencia

2.1 La represión de movimiento emancipador y sus frutos

El triunfo envalentonó al bando español, que cometió toda clase de tropelías en la calle y organizó la persecución de sus enemigos desde el gobierno. Al frente de éste puso a un anciano, el mariscal de campo don Pedro de Garibay, quien fue juguete fácil de la audiencia, cabeza visible y autoridad mayor de dicho bando.

Los excesos callejeros eran imputables en su mayoría sus milicias organizadas por Yermo, latifundista español, para asegurar el triunfo: el cuerpo que formaron se le llamó de Fernando VII, pero sus componentes fueron más conocidos con el nombre de chaquetas que les puso el pueblo y que luego aplicó éste a los partidarios de la dominación española. Tanto perturbaron esas primicias la vida de la capital que el mismo virrey se vio obligado a disolverlas.

La persecución de los partidarios de la independencia se centró en un organismo creado en junio de 1809, a saber: la junta consultiva encargada de conocer de las causas de infidencia convertida algo después en la llamada junta de seguridad.

Los excesos de los milicianos y las medidas represivas exasperaron a un más a los patriotas y contribuyeron considerablemente a empujarlos hacia la solución violenta o revolucionaria.

2.1.1 La acción del Ayuntamiento y la reunión de juntas

Los acontecimientos españoles de 1808 tuvieron gran repercusión en la Nueva España. El 14 de julio se conocieron por gacetas llegadas a Madrid las renuncias de los reyes a favor de Napoleón. Ante esta nueva, todo el reino se conmovió y singularmente su capital. Considerándose aquí, como en la Península, y legitimas las abdicaciones, surgió de inmediato en la mente de todos, autoridades y súbditos, la cuestión de cómo sustituir a los soberanos.

“Para examinar la situación se reunió poco después el cabildo de la Ciudad de México y a requerimiento del síndico Verdad, y el regidor Azcárate, acordó dirigirse al Virrey proponiéndole que, mientras los reyes y la nación no fuesen enteramente libres, siguiese la misma autoridad de la colonia gobernando a ésta de manera provisional, y que ni siquiera ejerciese el cargo en nombre de los monarcas españoles, si no que continuara en él por el solo nombramiento provisional del reino novohispano.”

La audiencia, en real acuerdo, rechazó la proposición del cabildo y fue del parecer que no se tocase en nada el régimen establecido.

El rey Iturrigaray, incitado por unos y otros, y aunque la audiencia viera la idea con malos ojos, decidió convocar una junta representativa muy restringida. En ésta y en otras tres juntas que hubo después, la audiencia, temerosa de que la reunión de unas cortes o un congreso nacional encaminase al país hacia la independencia, se opuso terminantemente al cabildo que sostenía apasionadamente la tesis de la asamblea representativa. No pasaron las cosas de ahí. Cuando el virrey se mostró decididamente partidario de ésta tesis, fue violentamente depuesto por la audiencia y el bando europeo. Este golpe tuvo lugar el 15 de septiembre.

3. Los sucesos de España y su repercusión en México

“Cuando llegaron a México las noticias de los graves sucesos ocurridos en España, se produjo una gran agitación entre los criollos que veían en esos acontecimientos la oportunidad de hacer independiente a la colonia, agitación que fue creciendo hasta tomar el carácter de una verdadera revolución de independencia en 1810.”

3.1 Representación del ayuntamiento

El ayuntamiento de la Ciudad de México, integrado por los criollos, dirigió al virrey Iturrigaray y una representación el 19 de julio de 1808, declarando, que, en ausencia del monarca legítimo, la soberanía recaía en el pueblo y, por tanto mientras durara aquella crisis el virrey seguía gobernando la Nueva España, pero sin depender de ninguna potencia, ni siquiera de la misma España.

“El virrey consultó a la audiencia; pero comprendiendo ésta que aceptara la propuesta del ayuntamiento era tanto como declarar independiente a la colonia, rechazó el proyecto. Igualmente desecho otra proposición del ayuntamiento para que se convocara una junta de representantes del reino a fin de que resolviera la situación.”

3.2 Los españoles imponen al virrey Garibay

La misma noche de la deposición de Iturigaray, se reunieron en palacio el Arzobispo, los oidores y demás complicados en el movimiento y designaron virrey a don Pedro Garibay.

Los autores del motín procedieron a organizarse militarmente bajo el nombre de Voluntarios de Fernando VII, y no sólo pretendían influir en el gobierno, sino que cometían toda clase de abusos, por lo que Garibay ordenó su disolución.

Así mismo tubo que disolver las tropas que habían sido acantonadas en Jalapa por el Virrey Iturrigaray, en previsión de una posible invasión de los ingreses, porque los oficiales criollos comenzaban a dar señales de inquietud y se mostraban francamente partidarios de la independencia.

“En nuevo virrey y el arzobispo Lizana trabajaron activamente en reunir fondos para enviarlos a España y contribuir así a la defensa de la Península en contra de Napoleón.”

CONCLUSIÓN

Considero un gran aporte para la humanidad el esfuerzo que hicieron nuestros héroes de independencia pues con su fe y valentía lograron liberar al país del dominio extranjero en el que se vivía.

Muy difícil tarea es el que enfrentaron, pues el dominio español, americano y francés era demasiado arraigado, no era una meta que se lograra tan fácilmente, grandes batallas tuvieron que haber, miles de seres inocentes brindaron su vida a cambio de la ansiada soberanía.

Igualmente grande es la responsabilidad que como mexicanos del presente debemos de cumplir pues nuestro país es tan inmensamente rico que es un botín demasiado apetecible y mucho es lo que se tiene que luchar día a día por conservar nuestra libertad territorial.

Como mexicanos es grandioso hoy poder vivir en un país con libertad de expresión, cultura, credo, y además poder gozar de la libertad e igualdad de derechos gracias a que nos rige la misma constitución y garantías individuales a todos los mexicanos.

'Influencia externa para lograr la independencia en México'

CENTRO CULTURAL ALTEÑO

“INFLUENCIA EXTERNA PARA LOGRAR LA INDEPENDENCIA”

ARANDAS, JALISCO

MARZO 2005

ÍNDICE

Miranda Basurto Ángel, “La Evolución de México”, Ed. Herrero S.A. ed. 1a, México, 1962. pág.13

Cfr. Ibidem. pág. 16

A.A.V.V. “Compendio de Historia de México”, Ed. E.C.L.A.L.S.A, ed. 1a, México, 1966. pág. 285

García Pelayo Ramón, “Larousse enciclopedia metódica en color”, Tomo 2, Ed. Larousse, ed. 3 a, México, 1990. pág. 634

García Pelayo Ramón, “Larousse enciclopedia metódica en color”, Tomo 1, Ed. Larousse, ed. 3 a, México, 1990. pág. 312

Cfr. A.A.V.V. “Larousse Enciclopedia Metódica”, Tomo 2, Ed. Larousse, ed. 1a, México. Pág. 572.

Opcit. García Pelayo Ramón, “Larousse enciclopedia metódica en color”, Tomo 1, Ed. Larousse, ed. 3 a, México, 1990. pág. 313

A.A.V.V. “Enciclopedia Autodidáctica Millennium”, Tomo Geografía-Historia, Ed. Programa educativo visual, México 2002. pág. 188

A.A.V.V. “Compendio de Historia de México”, Ed. E.C.L.A.L.S.A, ed. 1a, México, 1966. pág. 286

Cfr. Ibidem. pág. 290

Miranda Basurto Ángel, “La Evolución de México”, Ed. Herrero S.A, ed. 1a, México, 1962. pág. 15

A.A.V.V. “Enciclopedia Autodidáctica Millennium”, Tomo Geografía-Historia, Ed. Programa educativo visual, México 2002. pág. 189

Miranda Basurto Ángel, “La Evolución de México”, Ed. Herrero S.A, ed. 1a, México, 1962. Pág. 16

A.A.V.V. “Compendio de Historia de México”, Ed. E.C.L.A.L.S.A, ed. 1a, México, 1966. pág. 287

Cfr. A.A.V.V. “Enciclopedia Autodidáctica Millennium”, Tomo Geografía-Historia, Ed. Programa educativo visual, México 2002. pág. 189

García Pelayo Ramón, “Larousse enciclopedia metódica en color”, Tomo 1, Ed. Larousse, ed 3 a, México, 1990. pág. 314

A.A.V.V. “Larousse Enciclopedia Metódica”, Tomo 2, Ed. Larousse, ed. 1a, México. Pág. 580.

Cfr. Ibidem.

A.A.V.V. “Larousse Enciclopedia Metódica”, Tomo 2, Ed. Larousse, ed. 1a, México. Pág. 582.

Cfr. A.A.V.V. “Compendio de Historia de México”, Ed. E.C.L.A.L.S.A, ed. 1a, México, 1966. pág. 288

García Pelayo Ramón, “Larousse enciclopedia metódica en color”, Tomo 1, Ed. Larousse, ed 3 a, México, 1990. pág. 315

A.A.V.V. “Larousse Enciclopedia Metódica”, Tomo 2, Ed. Larousse, ed. 1a, México. Pág. 587.

Cfr. Miranda Basurto Ángel, “La Evolución de México”, Ed. Herrero S.A, ed. 1a, México, 1962. Pág. 20

García Pelayo Ramón, “Larousse enciclopedia metódica en color”, Tomo 1, Ed. Larousse, ed 3 a, México, 1990. pág. 316

5