Indefinidos y Cuantitativos

Gramática. Pronombre. Identificativos. Existenciales. Numerales. Ordinales. Interrogativos

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas

publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

  • Indefinidos y cuantitativos

  • A diferencia de demostrativos y posesivos que constituyen sistemas fuertemente estructurados, los indefinidos y cuantitativos presentan un inventario más extenso y más laxo. La gramática tradicional denomina a todas estas formas “indefinidos” pero en realidad no todos tienen significación “indefinida”. Muchos son cuantitativos que modifican al sustantivo expresando cantidad no precisa. Otros señalan identidad o semejanza y algunos, niegan o afirman la existencia de algo. En ciertos casos se establecen subsistemas con oposiciones entre formas afirmativas y las formas negativas correspondientes.

    Cuantitativos

    Los indefinidos cuantitativos expresan cantidad o número de modo impreciso. Modifican o sustituyen indistintamente a sustantivos contables y no contables (salvo varios, exclusivo de contables). Salvo varios que no admite singular y bastante que es invariable en género, admiten género y número.

    Varios se opone al numeral uno (indica simplemente “más de uno”).

    Mucho/poco implican valoración objetiva de la cantidad en sentido absoluto.

    Más/menos implican valoración objetiva de la cantidad con respecto a una magnitud implícita.

    Bastante y demasiado implican valoración subjetiva de la cantidad con respecto a una magnitud ideal.

    Harto es sinónimo culto de mucho o de bastante.

    Tanto es ponderativo de cantidad. Tiene valor intensivo.

    Identificativos

    Los indefinidos de identidad y diferenciación ofrecen un subsistema que implica pertenencia a no a conjuntos relacionados. Admiten género y número.

    Mismo expresa la identidad tanto absoluta como cualitativa.

    Propio indica énfasis en la identidad.

    Tal es ponderativo de cualidad. Sólo admite número y puede posponerse.

    Otro se opone a mismo. Acompañado de artículo cambia de significación: el otro designa al elemento que falta para completar un conjunto (implícito o explícito). Su plural en esta acepción es los demás. Los otros designa un conjunto distinto del considerado y sentido como ajeno.

    Límites con calificativos

    Los indefinidos que designan igualdad o semejanza cualitativa se encuentran en el límite con los adjetivos calificativos. En realidad, no pueden establecerse límites tajantes entre las cualidades propiamente dichas y las cualidades que indican relaciones. En este sentido mismo y tal son sinónimos contextuales de igual, idéntico, semejante, parecido, análogo… y otro lo es de distinto, diferente, etc.… Lo mismo sucede con el indefinido de existencia todo que a veces equivale a entero.

    Existenciales

    Los indefinidos existenciales tienen además valor cuantitativo. Esta subclase se justifica porque sus componentes postulan explícitamente la existencia o la inexistencia de lo designado. De ahí que ofrezcan formas afirmativas y negativas.

    Alguno y ninguno admiten género y número. En masculino singular se apocopan en algún y ningún si están antepuestos. Si se pospone, alguno adquiere valor negativo.

    Uno/a como indefinido es un numeral debilitado sobre el que se ha formado el plural analógico unos/as. Cuando es determinante se apocopa en un y sus límites con el artículo son borrosos.

    • En ciertos casos equivale a alguno Un día lo sabrás/Algún día lo sabrás.

    • En otros contextos constituye el elemento correlativo habitual de otro y, aunque no lo necesita para ser pronombre sustantivo, puede aparecer reforzado por el artículo. Uno río, otro llora.

    • En plural tiene sentido numeral, indica aproximación: Tiene unos veinte años/Tiene veinte años (exactos).

    • Constituye en singular uno de los medios de expresar la impersonalidad semántica. Uno no sabe qué hacer en esta situación.

    Cierto/a/s implica cierto grado de determinación: el hablante conoce de qué o de quién se trata aunque no lo exprese. Es sólo pronombre adjetivo. Pospuesto se convierte en adjetivo calificativo.

    Alguien/nadie son exclusivamente pronombres sustantivos y exigen referente humano. No admiten género ni plural. Nadie implica negación.

    Cualquiera, quienquiera connotan indiferencia en la elección. Su plural normativo es cualesquiera y quienesquiera, exclusivos de registros cultos.

    Algo/nada son exclusivamente pronombres sustantivos y exigen referente no animado. No admiten género plural. En realidad son sentidos como neutros.

    Todo expresa la totalidad con visión globalizadora. Admite género y número. Todo usado como adjetivo va seguido de artículo. Sin artículo, adquiere significado totalizador equivalente a un plural. En plural el artículo no se puede suprimir. Como pronombre sustantivo en singular es neutro, opuesto a nada.

    Función

    Pueden ser pronombres sustantivos y adjetivos. En algunos casos, con formas específicas de unos y de otros. Como pronombres adjetivos actúan como determinantes o como adjuntos. Como pronombres sustantivos desempeñan las funciones propias de éstos.

    Pronombres adjetivos

    Pronombres sustantivos

    Hay muchos alumnos en clase

    Veo a muchos (CD)

    Han venido todas las chicas

    Lo quiero todo (CD)

    Vive en la misma casa

    Hago lo mismo que tú (CD)

    Algunos indefinidos pueden desempeñar también la función de adverbios de cantidad. Tal sucede cuando complementan a un adjetivo o a un adverbio y cuando complementan al verbo en función de complemento circunstancial.

  • Los numerales

  • Los numerales son cuantitativos que expresan cantidades precisas. Al igual que los indefinidos, no guardan relación con las personas gramaticales y tienen relación permanente salvo los ordinales que tienen significación ocasional. Pueden ser pronombres adjetivos y pronombres sustantivos. Se distinguen varias subclases de numerales: cardinales, ordinales, múltiplos y partitivos. A los que hay que añadir el distributivo y el dual. Desde el punto de vista semántico, los numerales se relacionan con los sutantivos abstractos de número.

    Cardinales

    Constituyen la base de los nombres de los números enteros. Aunque la serie de los números es infinita, los numerales integran un inventario limitado. A partir de unas formas básicas se construye por composición el nombre de cualquier guarismo.

    Formas aglutinadas. Mediante composición y fusión se forman los siguientes:

    dieciséis, diecisiete, dieciocho, diecinueve, veintiuno, veintidós, veintitrés, veinticuatro, veinticinco, veintiséis, veintisiete, veintiocho, veintinueve, doscientos, trescientos, cuatrocientos, quinientos, seiscientos, setecientos, ochocientos, novecientos.

    Mediante yuxtaposición y coordinación se construyen los restantes.

    Un(o)/a y los compuestos de ciento admiten género.

    El problema de un:

    La delimitación entre el numeral un y el artículo resulta a veces difícil. En principio se considerará numeral si por el contexto o la situación se deduce que señala explícitamente la unidad frente a otras posibilidades numéricas. Evidentemente, el singular remite a la unidad pero la opción se delimita aquí por oposición a otra clase de objetos.

    Norma preceptiva: un no concuerda cuando forma parte de un numeral complejo.

    Un numeral es pronombres adjetivo si determina a un sustantivo y pronombre sustantivos si lo sustituye.

    Observación:

    No son numerales sino sustantivos abstractos cuantitativos (o abstractos de número) una decena, una docena, una centena, un millas, un millón, un billón. Ofrecen distinto comportamiento sintáctivo:

    una docena de huevos un millón de pesetas

    (sust. abs.) ------------ (sust. abs) --------------

    N Cto de nombre N Cto del nombre

    También son sustantivos abstractos de número los nombres de guarismos.

    Ordinales

    Los numerales ordinales indican el rango ocupado en una serie. Tiene, por tanto, significación ocasional: lo designado depende de dónde se fije el origen. Sus formas en correlación con los cardinales son:

    primero, segundo, tercero, cuarto, quinto, sexto, séptimo, octavo, noveno, décimo, undécimo, duodécimo, decimotercero, decimocuarto, vigésimo, trigésimo, cuadragésimo, quincuagésimo, sexagésimo, septuagésimo, octogésimo, nonagésimo, centésimo.

    Los ordinales admiten género y número. Primero se apocopa cuando está antepuesto. Los ordinales superiores a diez se usan poco. Se tiende a sustituir por el cardinal correspondiente que adquiere en el contexto significado ordinal, o bien en el registro coloquial por el giro “el que hace…”, seguido del cardinal.

    Norma preceptiva: es incorrecto formar ordinales mediante el sufijo -avo. Es para partitivos.

    Cuando son adjetivos tienen la misma función que los adjetivos calificativos especificativos: no son determinantes o actualizadores. Pueden sustantivarse mediante el artículo y convertirse en pron. sustantivos. Algunos se han especializado en sutantivaciones permanenteres: rezar una novena, desfilar un quinto.

    Los numerales múltiplos indican multiplicación:

    doble, triple, cuádruple, quíntuplo, séxtuplo, séptuplo, óctuplo, nónuplo, décuplo, undécuplo, duodécuplo, céntuplo. Tienen a sustituirse por la perífrasis “x veces más”.

    Los numerales partitivos indican fracciones. Sólo existe medio como forma propia. Los superiores a diez se forman mediante el sufijo -avo unido al cardinal correspondiente (onzavo, dozavo, trezavo). Los inferiores a diez se forman mediante la perífrasis partitiva la + ordinal + parte donde el ordinal es pronombre adjetivo y el conjunto es un SN y no un determinante.

    Observación: Mitad, tercio y cuarto no son numerales partitivos sino sustantivos abstractos de número.

    El español posee dos pronombres indef. más que pueden considerarse indistintamente indefinidos o unmerales:

    Ambos es el único caso en español de número dual en un morfema gramatical. Equivale exactamente a “los dos”. Pertenece al registro culto. La lengua coloquial lo sustituye por “los dos”. El significado dual se da en determinadas unidades léxicas, por ejemplo en los plurales de objetos dobles, el sintagma mis padres. Los abstractos de número par y pareja tienen significado dual también.

    Sendos, distributivo que sólo puede tener función adjetiva y, al igual que ambos, pertenece al registro culto de la lengua. Admite femenino pero no singular. Significa “uno cada uno” y sólo debe usarse con este significado.

  • Doble determinante y otras agrupaciones de pronombres

  • Muchos de los pronombres citados pueden aparecer agrupados en el discurso. Conviene en tal caso analizar si se trata de una doble determinación o si uno de ellos es elemento nuclear del sintagma.

    Agrupaciones con valor determinante o adjetivo

    En determinadas construcciones puede concurrir más de un elemento en función determinante o adjetiva. En algunos casos, como se ha visto, el artículo aparece junto con otro determinante o adjetivo determinante. En algunos casos, el artículo aparece junto con otro determinante o adjetivo determinativo de forma obligada.

    - ¿Dónde está la otra rueda?

    - Se comió todo el pastel.

    En otros casos, la acumulación de determinantes depende de la voluntad del hablante:

    todos estos días (indef. cuantitativo + demostrativo)

    todos mis amigos (indef. cuantitativo + posesivo)

    alguna otra persona (indef. + indef.)

    No todas las combinaciones son posibles y el orden es fijo.

    Agrupación con valor sustantivo

    Uno de los dos pronombres funciona como pronombre sustantivo y constituye el núcleo sintáctico. El otro funciona como adjetivo.

    Algún otro lo hará Que pasen los dos primeros

    pr adj + pr sust pr adj + pr sus

  • Interrogativo-exclamativo y relativos

  • Los pronombres interrogativos y relativos presentan prácticamente las mismas formas con la única diferencia de que los interrogativos son tónicos y los relativos son átonos. Semánticamente se relacionan con los indefinidos puesto que se refieren a la identidad y a la cantidad. Sin embargo, a diferencia de éstos y al igual que las conjunciones, pueden desempeñar función de nexo.

  • Interrogativos

  • Son sustitutos de un elemento desconocido que el oyente debe aportar. La modalidad oracional resultante se denomina interrogativa.

    Qué pregunta por la identidad, sustancia o clase. Es invariable.

    Cuál pregunta sólo por identidad. Admite número pero no género.

    Quién pregunta por la identidad exclusivamente referida a seres humanos. Admite núm. pero no género.

    Cuánto pregunta por la cantidad. Admite género y número.

    Pueden ser pronombres adjetivos o pronombres sustantivos. Como adjetivos determinan al sustantivo al que preceden. Como pronombres desempeñan la misma función que desempeñaría el elemento desconocido. Quién es exclusivamente pronombre sustantivo.

    Pronombres adjetivos Pronombres sustantivos

    ¿Qué libro es ese? ¿Qué comes? ¿De qué está hecho eso?

    ¿Cuál libro prefieres? ¿Cuál tienes? ¿Por cual subimos?

    ¿Cuántos chicos hay? ¿Quién está ahí? ¿Con quién sales?

    Cuánto puede tener también función de adverbio. En las oraciones denominadas interrogativas indirectas a estas funciones viene a sumarse la función de nexo introductor de la oración subordinada.

    Uso exclamativo

    Los interrogativos, aunque no todos ni en todos los casos, pueden usarse como exclamativos en las oraciones así denominadas. Adquieren así significado ponderativo. También en sete caso pueden tener función de adjetivos o de pronombres sustantivos

    Qué y cuánto (apocopado en cuán) pueden tener también función de adverbios; cuál como adverbio exclamativo es arcaizante.

  • Pronombres relativos

  • Los pronombres relativos son sustitutos relacionantes. Tienen significación anafórica: remiten a un elemento nominal aparecido antes y lo reemplazan introduciendo una oración subordinada que lo adjetiva. El elemento sustituido se denomina antecedente del relativo.

    Las formas son prácticamente las mismas que las de los interrogativos pero no llevan acento escrito ni prosódico. A ellas hay que añadir la forma “cuyo” que sólo tiene función de pronombre adjetivo.

    Que, el cual, sustitutos tanto de persona como de cosa.

    Quien, sustituto sólo de persona.

    Cuanto, sustituto cuantitativo.

    Cuyo, sustituto de ctro de nombre o de posesivo.

    El relativo el cual admite género a cargo del artículo. Como relativo el artículo es obligado. Quien y cuanto como relativos tienen antecedente implícito: aquel que, todo aquello que.

    La función es doble: la de nexo introductor de la oración subordinada y la función sintáctica que desempeñaría en ella el antecedente se si repusiera. El relativo comparte la función de nexo con las conjunciones. Incluso existen conjunciones de forma semejante a algunos relativos. Ej: que. La diferencia está en que la conjunción es mero nexo de unión, no sustituye a nada y no desempeña función sintáctica alguna en la subordinada.