Incas

Historia de América. Civilización. Organización social. Arquitectura. Escultura. Cerámica. Orfebrería. Tejidos. Machu Picchu

  • Enviado por: Linda
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 14 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

LOS INCAS

INTRODUCCIÓN

Inca (en quechua inka, 'rey' o 'príncipe'), nombre genérico de los gobernantes cuzqueños, con equivalencia a soberano, quienes establecieron un vasto imperio en los Andes en el siglo XV, muy poco antes de la conquista del Nuevo Mundo por los españoles. El nombre también se aplica por extensión, a todos los súbditos del Imperio Incaico o Incanato. Inca es, arqueológicamente, el nombre de una cultura y un periodo prehispánico.

El imperio incaico era inmenso. Se extendía desde el sur de Colombia hasta la región de las actuales ciudades de Santiago de Chile y Mendoza y, en sentido este-oeste, desde la selva amazónica hasta la costa del Pacifico. A pesar de su enorme superficie, se encontraba muy bien comunicado por 10 000 Km. de caminos. El imperio incaico reunía bajo una administración y una lengua común, el quechua, a varios millones de personas que pertenecían a diferentes pueblos. La capital del imperio se estableció en la ciudad de Cuzco, donde residían el rey y los funcionarios. Desde allí, los funcionarios planificaban la construcción de puentes y caminos para facilitar las comunicaciones, controlaban el trabajo de los pueblos sometidos en las tierras y las minas, decidían la realización de obras de riego para aumentar el área cultivable y dirigían la guerra.

LOS ORIGENES

Los incas elaboraron versiones místicas sobre su origen, transmitidas oralmente de generación en generación. De todas las versiones existentes, las más significativas son las recopiladas por el Inca Garcilaso de la Vega y Díez de Betanzos.

Versión del Inca Garcilaso

En sus comentarios reales el Inca, cronista mestizo, relata que Manco Cápac y su mujer y hermana, Mama Ocllo, salieron del lago Titicaca por orden del Sol, con el encargo de dirigirse hacia el norte en búsqueda de un lugar donde fundar un gran imperio. Por el camino, debían intentar hundir una vara de oro en la tierra. Donde lo lograsen, ahí sería el lugar designado para establecer el Tahuantinsuyo. Cuando llegaron a Cuzco, la vara se hundió: allí se asentaron y fundaron el nuevo reino. Garsilaso narra cómo Manco Cápac enseñó a los hombres a guerrear y cultivar, y Mama Ocllo, a las mujeres, a hilar, tejer y cocinar.

Versión Díez de Betanzos

La leyenda de los hermanos Ayar cuenta cómo, después que Huiracocha creara el mundo, cuatro parejas- integradas por cuatro hermanos y sus respectivas esposas, salieron de la cueva Pacaritambo (Casa del Amanecer). Estas parejas fueron: Ayar Cache y Mama Guaco; Ayar Oche y Cura; Ayar Auca y Ragua Ocllo; y, finalmente, la más importante de ellas, Ayar Manco y Mama Ocllo.

De acuerdo a este relato, los hermanos se dirigieron al cerro Huanacaure, en cuyas faldas sembraron papas. Allí Ayar Cache, en una demostración de fuerza, logró crear cuatro quebradas luego de partir cuatro cerros con su honda, por lo que sus compañeros decidieron deshacerse de él y encerrarlo con engaños en Pacaritambo, para luego regresar a Huanacaure. Tras vivir durante un año en este lugar, estos personajes se dirigieron al Cuzco, hasta que al final abandonaron a Ayar Oche en Huanacaure.

Éste se dirigió, finalmente, hacia el Sol, que le ordenó, a su vez, que Ayar Manco cambiara su nombre por el de Manco Cápac. Una vez transmitida la orden, el abandonado Ayar Oche quedó convertido en un ídolo de piedra.

Por eso, a Cuzco llegaron únicamente Manco Cápac, Ayar Auca y las cuatro mujeres. Todos ellos se establecieron en el lugar, después que Alcaviza, jefe de los pobladores cuzqueños, los reconocieran e identificara como hijos del Sol. Esta versión muestra cómo los incas introdujeron el cultivo de productos que resultaron decisivos para la economía andina, como la papa y el maíz. Esta información concuerda con las evidencias arqueológicas.

Esta leyenda es la que mejor explica la llegada de los grupos humanos al Cuzco.

LA ARQUITECTURA INCA

Se levantaron diversas construcciones como: palacios, templos, obras hidráulicas, redes de caminos, desarrolladas con un estilo altamente funcional de arquitectura pública que se distingue principalmente por sus técnicas avanzadas de ingeniería y de trabajo fino de la piedra.

Caminos

Las rutas eran largas y rectas; por lo común estaban pavimentadas o bien empedradas. Estas redes llegaban hasta los límites del imperio. En los desiertos, el camino se marcaba solo con postes. En las regiones altas, los caminos subían y bajaban constantemente por las laderas de las montañas, en algunos tramos demasiado empinados, se construían escalones para hacer el paso más fácil. En los valles se levantaban muros bordeando las rutas y se acostumbraban a decorarlos con pinturas.

La piedra era el material más importante para construir las estructuras de los Inca, pero también tenía otro gran significado, ya que dentro de la piedra vivía el espíritu o poder que tenía la capacidad de convertirse en hombre o viceversa.

Este respeto por la piedra y sus poderes dio lugar a su dominio y pericia con la albañilería. Usaban piedras de tamaños inusuales y las ajustaban con precisión milimétrica, tanto que una hoja de papel no entra. La superficie era tallada lisa y sin ángulos rectos para que parecieran que estaban vivas.

Existieron diversos tipos de paredes en el incanato y resumidos estos en cinco modelos básicos:

- El Rústico o "Pirka": Hecho con piedras ásperas tallados y acomodadas sin mucho cuidado; los espacios vacíos estaban llenos con piedras pequeñas y abundantes, barro. Este tipo se usó para la construcción de terrazas, almacenes y casas para la gente común, etc.

- El tipo Celular: Tiene un aspecto similar a la estructura de un panal de miel hecho con las calizas poligonales pequeñas; se encuentran ejemplos de este tipo en Qolqanpata, Chinchero, Tarawasi, etc.,

- El tipo de Enchased: Hecho con piedras ígneas. Los ejemplos de este tipo son el Templo Principal en Ollantaytambo, el templo de las Tres Ventanas en Machu picchu, Hatun Rumiyoq en Cusco, etc.

- El tipo Ciclópeo: También conocido como Megalítico se caracteriza por contener enormes cantos rodados que en algunos casos pueden alcanzar 8.5 mts. (28 pies) de alto como los que se ven en Saqsaywaman o los que salen del Templo Principal en Ollantaytambo.

Otro de los materiales usados en las paredes incas es el adobe (ladrillo de barro). Muchos edificios e incluso las ciudades enteras en el Tawantinsuyo eran hechos con este material; ése es el caso de Pachacamaq que está de pie al sur de Lima. Para hacer "adobes" preferentemente se escogía tierra de buena calidad, arcillosa esta era mezclada con el ichu (paja), y en ciertos casos con lana de alpaca. Todos estos materiales estaban mezclados con agua, y puestos en moldes rectangulares y secados al sol.

LAS OBRAS HIDRÁULICAS

Los Inca no solo eran expertos esculpiendo piedras, sino también desarrollaron un sistema de riego para conquistar las dificultades ambientales que les enfrentaron. Los Andes, una región de laderas empinadas y tierra inadecuada para la agricultura, posaron un reto a los Inca. Para conquistar estas condiciones difíciles, los Inca hicieron unas terrazas a lo largo de las montañas. Para regar sus cosechas, cambiaron la ruta de los ríos para proveer canales para las terrazas. Esta innovación fue tan exitosa que muchas de aquellas terrazas todavía existen y están en uso hoy.

Las obras hidráulicas pueden dividirse en sistemas de canales de drenaje, de irrigación canales rituales. Los canales muy elaborados se encuentran en el Cuzco y en las propiedades reales. Su punto de partida es un manantial, una laguna o un reservorio, frecuentemente conectado con rocas esculpidas o entierros elaborados. En su parte media pueden tener acueductos que llevan a su primer destino, un conjunto de edificios elaborados donde se encuentran fuentes de piedra bien labrada o reservorios. De este lugar el agua pasa a los sectores residenciales y a las terrazas agrícolas. Hasta en estas terrazas puede haber fuentes labradas como en el caso de Machu Picchu.

La importancia del agua

El manejo de agua entre los incas era mucho más que una necesidad, ya que mediante esta buscaban el orden social y económico.

METÓDICOS

Antes de ejecutar cualquier construcción los incas hicieron algunos bocetos, planes, modelos y maqueta y como sistemas de medida usaron balanzas basado principalmente en el anthropometry (medidas con relación al cuerpo humano: brazos, codos, pies, pasos, palmos, etc.). Una demostración de este adelanto es la gran cantidad de maquetas que se encuentran en casi todos los museos arqueológicos del país (Perú).

LOS INCAS Y SU CIVILIZACIÓN

En el mundo, ninguna otra civilización moderna podría alcanzar la técnica, habilidad y facilidad para tallar el material lítico como lo hicieron los quechuas en esta parte de la tierra. Se reconocen a los incas entre algunos y otros aspectos, en su organización social equilibrada, dominio y manera peculiar de trabajar las piedras, su conocimiento avanzado, organizado y diseñado, y debido a su época y sin la intervención o influencia de otras culturas intercontinentales ellos desarrollaron una de las civilizaciones más avanzadas del planeta. La belleza de la arquitectura inca se basa en la solidez. Sencillez y simetría de sus construcciones.

ORGANIZACION SOCIAL

El Imperio de los Incas fue una sociedad CLASISTA, estaba dividida por grandes diferencias entre sus clases sociales, lo que quería decir que tenían deberes y derechos desiguales. Su estructura social formaba una pirámide en cuya cúspide se encontraba el Inca y en la base los Runa u hombres del pueblo que tenían a su cargo todos los trabajos. Pero a pesar de esta desigualdad social, nunca existió desunión entre las clases, muy por el contrario, siempre colaboraron entre sí para el progreso de su sociedad.

La Sociedad Incaica estuvo dividida de la siguiente manera:

A) EL INCA

El Inca era el Jefe político y líder religioso del imperio; era el rey o emperador considerado como un personaje de origen divino (hijo del Dios Sol), ejercía una monarquía absoluta.

Vivía rodeado de una lujosa corte al lado de su esposa, la Coya, en un elegante palacio de la Ciudad del Cusco.

Su poder fue de carácter hereditario y divino.

B) LA NOBLEZA

Esta fue la clase más privilegiada ya que vivía estrechamente relacionada con el Inca. Se dividía de la siguiente manera:

La Nobleza de Sangre.- Este tipo de nobleza estuvo integrado por los familiares del Inca, quienes conformaban los Ayllus Reales, denominados Panacas, que eran descendientes del Inca difunto.

La Nobleza de Privilegio.- Estaba integrado por las personas que a criterio del Inca habían realizado una acción distinguida y eran ascendidos de la clase popular a la nobleza, obteniendo tal status nobiliario. Estos nobles principalmente eran cuzqueños por lo que también se le conocía como nobleza cuzqueña.

Dentro de la clase social privilegiada de la Nobleza, se encuentran los miembros dedicados al culto religioso, LOS SACERDOTES, quienes vivían en los templos, palacios o lugares especiales.

La Nobleza Territorial o Conquistada.- Estaba integrada por los Curacas o jefes de grupos conquistados por los Incas. Estos Señores conquistados reconocieron la autoridad del Inca por lo que se les permitió conservar sus privilegios nobiliarios, siempre y cuando fueran leales.

C) EL PUEBLO

La base del sistema social del Imperio Inca, era el pueblo del Tahuantinsuyo, estaba conformada por los sectores populares o la gran masa social a quienes se les llamaban HATUN RUNA. La actividad principal que tenían era la agricultura, vivían dispersos en las zonas rurales, ocupaban los AYLLUS, su vida era controlada por la administración estatal del Inca vivían en completa igualdad de derechos. Cuando se casaban se convertían en Puric o sea padres de familia. Por lo general aprendían y continuaban el oficio o trabajo de sus progenitores.

La familia era monogámica y el matrimonio indisoluble.

TEJIDOS

Tuvieron un desarrollo espectacular. En primer lugar se daba a las fibras (lana y algodón) un tinte con colorantes naturales, para a continuación ser hiladas con la ayuda de ruecas y después tejidas en diversos tipos de telares rudimentarios. El más corriente, todavía se sigue utilizando en los Andes, consistía en dos lienzos colocados sobre un plano horizontal, uno fijado a un árbol o a un poste y el otro atado a una correa que el tejedor pasaba alrededor de los riñones.

Las técnicas conocidas eran muy variadas, pero para producir tejidos destinados a fines ceremoniales se utilizaba el brocado, el bordado y la tapicería. Estas magníficas telas podían alcanzar hasta 20 metros de longitud y estaban decoradas con una perfecta maestría y buen gusto con motivos zoomorfos policromos, marcando, uno de los más brillantes momentos del arte universal del tejido. Además de estas piezas, los incas diseñaron vistosos diseños geométricos de gran colorido.

Durante este periodo la producción textil adquirió un carácter masivo siendo los templos del Sol los lugares destinados al abastecimiento del Inca y su corte.

ORFEBRERÍA

Los objetos de metal constituyen, la realización más llamativa que llevaron a cabo los incas. La tradición orfebre, muy antigua en la costa peruana, ocupó un capítulo muy importante. Trabajaron el cobre, el bronce, la plata y el oro, siendo el repujado y calado de láminas el procedimiento más utilizado. Las decoraciones son eminentemente geométricas, aunque los motivos antropomorfos y zoomorfos, son bastante frecuentes. Los alfileres y prendedores para sujetar las prendas de vestir, fueron elementos muy corrientes aunque de tipología poco variada. El remate solía ser una lámina muy desarrollada, de forma variable, que en el caso poco habitual de ir decorada, presentaba motivos geométricos muy simples dispuestos en bandas. El alfiler de cabeza laminar o circular fue el modelo cuzqueño que alcanzó más difusión y popularidad, pudiéndolo encontrar tanto en Cuzco como en cualquier lugar del Imperio.

Los vistosos y ricos tocados que adornaban las cabezas de reyes y nobles (donde confluían materiales como el tejido, la plumería y los metales preciosos) son otros tantos ejemplos de la riquísima orfebrería inca. Se encuentran también objetos rituales, utilizados como amuletos u ofrendas, que representan animales y figuras humanas, entre los que se destacan las figuras antropomorfas desnudas con una estilización y geometrización muy señalada, y los estereotipos más comunes de llamas y vicuñas. El Inca, la corte y los dignatarios del Estado iban adornados con brazaletes y collares, que ponían de manifiesto su inmenso poder.

CERÁMICA

La ausencia del torno hacía que el alfarero tuviera que modelar la vasija a mano, y la pasta, presentada generalmente en forma de rulos alargados, se enroscaba sobre sí misma para construir las paredes de la pieza. Además de esta antigua técnica andina, la utilización del molde permitió la fabricación en serie, de tal forma que la producción se incrementó notablemente. Hay que distinguir entre el menaje doméstico y la vajilla de uso ritual. Mientras que en el primer caso las formas y tamaños derivaban de las necesidades cotidianas, en el segundo, su desarrollo estuvo directamente condicionado por el mundo de las creencias.

Estilísticamente hay dos cerámicas de tipo killke, con una cronología que va del 1200 al 1450 d.C., y la cerámica policroma tipo Cuzco desde 1450 hasta la colonia. Las primeras aparecen decoradas con motivos geométricos muy sencillos en tonos rojos y negros mientras las segundas, decoradas de igual forma, denotan una elaboración técnica más cuidada. No sólo se plasmaba sobre sus paredes una rica iconografía, sino que las piezas mismas eran colocadas como ofrendas en las sepulturas.

Los alfareros incas no inventaron ninguna técnica que fuera desconocida en épocas anteriores y su cerámica se caracterizó, fundamentalmente por formas equilibradas, un pulimento notable y la preponderancia de los motivos geométricos. Los tipos más característicos y propios fueron el aríbalo, una vasija globular; el kero, un vaso de uso ceremonial utilizado por el Inca y la nobleza; y una gran variedad de cuencos y platos de muy diversas formas y decoraciones.

ESCULTURA

Los trabajos realizados en piedra constituyen el otro gran conjunto de realizaciones incaicas. Suele limitarse a representaciones zoomorfas de llamas, vicuñas y alpacas y fitomorfas (mazorcas de maíz).

Los incas supieron imprimir un carácter propio y original a sus obras que se basó en una simplificación de las formas por medio de volúmenes geométricos sencillos y una esquematización de los motivos decorativos muy próxima a una concepción estética geometrizante y cubista. El arte inca se caracterizó por la sobriedad, la geometría y la síntesis, tendiendo más a lo práctico y funcional que a lo formal.

MACHU PICCHU

Desde los tiempos de la conquista española, numerosos y variados exploradores y aventureros se lanzaron con entusiasmo a la búsqueda de ciudades perdidas en el interior de las selvas de Perú.

El complejo precolombino mas espectacular del continente permaneció olvidado bajo la selva, hasta que fue descubierto en 1911 por Hiram Bingham, quien dio nombre a todas sus edificaciones. Su buen estado de conservación se debe a que nunca fue encontrado por los españoles, aunque quizás ya estuviera "perdida" cuando estos hicieron acto de presencia.

Para construir la ciudadela los incas utilizaron materiales de las cercanías, es decir, bloques de piedra extraídos de las zonas aledañas, a la vez que la construcción misma fue resultado de una increíble planificación arquitectónica para la época.

La construyeron en el dorso de un espolón orogénico llamado Machu picchu, aprovechando cortas laderas y la pequeñísima planicie de este gran bloque rocoso, al noreste de Cuzco.

Aún hoy no se ha podido precisar cual fue la finalidad de su levantamiento, aunque hay varias teorías.

Algunos apuntan que su construcción se debió a la necesidad de contar con una fortaleza oculta que les permitiera enfrentarse con los españoles, se lo utilizo como refugio y morada de los administradores incas y todos los funcionarios necesarios, junto con los sirvientes y artesanos.

Otros lo han calificado como una ciudad de vestales (doncellas) a causa de los restos que se han hallado, casi exclusivamente de mujeres.

Por otro lado, algunos especialistas señalan que el diseño urbanístico de la ciudadela y el espacio circundante que contiene montañas y rocas de gran tamaño, cuevas y manantiales, refuerza la idea de que se trató de un santuario donde la nobleza seleccionada tenía el privilegio de tener algo así como un monasterio para las mujeres escogidas o “Vírgenes del Sol”, consagradas al culto y el servicio.

Las ruinas de los templos y las viviendas de la ciudad muestran un extenso sistema de acueductos y fuentes.

Se reconocen los edificios religiosos y las casas habitadas por los notables por las piedras que están perfectamente unidas, mientras que para las otras casas (las de los agricultores, por ejemplo), los incas utilizaban el adobe (cal y tierra) entre las piedras talladas de manera mucho más grosera.

En la entrada, antes de las terrazas cultivadas, se encuentra el ingenioso sistema de irrigación.

Se calcula un total de más de 150 viviendas, son casas de una sola habitación (en la actualidad sin su correspondiente techo), dispuestas en torno a patios interiores.

Los arqueólogos y estudiosos, a lo largo de estos años, han dividido a Machu Picchu en 3 grandes sectores: Barrio Sagrado, incluye el Intiwatana, el Templo del Sol y la Habitación de las Tres Ventanas; Barrio de los Sacerdotes y la Nobleza (zona residencial) y Barrio Popular, en la parte sur de la ciudad, donde se encuentran las viviendas de la población común.

Entre los conjuntos arquitectónicos de mayor interés se encuentran la llamada Tumba Real, ubicada muy cerca de la puerta de la Ciudadela, el Templo del Sol, el Torreón (estructura de planta circular), la Mansión Sacerdotal, el Templo de las Tres Ventanas, el Templo Central, la Hundida y las fuentes que forman los llamados Baños del Inca, los canales hidráulicos y las escalinatas, íntegramente en piedra. Por ultimo, hay rocas de alto contenido ritual entre las que sobresale el Intihuatana o reloj solar.

Machu Picchu está conformado por dos sectores: agrario y urbano. La zona agraria está conformada por terrazas de cultivos. La zona urbana está conformada por calles, graderías, canales de agua, plazuelas y otras construcciones menores.

La ciudad de Machu Picchu puede ser conocida, también, como la ciudad de las escalinatas, los andenes y las fuentes de agua. De las primeras, se pueden contar más de un centenar, algunas de las cuales tienen cien peldaños o más. En algunos casos la escalinata de ocho o diez peldaños ha sido esculpida íntegramente en un solo bloque de roca de granito.

Poco se conoce de los habitantes de Machu Picchu, de los que se piensa que pudieron perecer debido a una epidemia o al quedar aislados mientras buscaban refugio durante los conflictos previos a la caída del imperio inca.

Vídeos relacionados