Imperio de Maximiliano y Carlota

Historia de México. Invasión francesa. Tratado de Corwin-Doblado. Regencia. Destierro de Miramar y Márquez

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 14 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información


Imperio de Maximiliano y Carlota

EL IMPERIO DE MAXIMILIANO Y CARLOTA

Índice

Introducción 3-4

Biografía de Maximiliano de Habsburgo 5

Biografía de Carlota de Bélgica 6

La Invasión Francesa y el Imperio 7

Tratado de Corwin-Doblado

Convención de Londres

Difusión del Monarquismo 8

Zaragoza y Lorences

La Regencia

El Tratado de Miramar 9

Maximiliano en México

Apoyo Norteamericano a Juárez 10

Liberales y Conservadores

Destierro de Miramar y Márquez

Crisis en la Iglesia 11

El Estatuto del Imperio

Presión Norteamericana

La Emperatriz rumbo a Europa 12

Epílogo del Imperio

Situación en el Mundo 13

Bibliografía 14

Introducción

  • Al iniciar 1864 una comisión mexicana se presento en el castillo de Miramar, en Trieste para ofrecer la corona del imperio mexicano al Archiduque Maximiliano.

  • El 28 de mayo llegaron a Veracruz el Emperador Maximiliano y su esposa Carlota Amalia y al mes siguiente entraban a la cuidad de México.

  • Los miembros del grupo conservador lucieron sus mejores galas para participar en los grandes festejos que se le recibió a Maximiliano.

  • Inicio su gobierno en forma liberal repitió algunas leyes reformistas como tolerancia de cultos, nacionalización de los bienes del clero, secularización de los cementerios y creación del registro civil, esto despertó el enojo de la iglesia y del grupo conservador.

  • Al perder el apoyo de lo conservadores busco un acercamiento con el grupo liberal pero este fue negado.

  • La situación económica del gobierno imperial dependía de los eprestitos franceses que empezaban a escasear.

  • Las condicione de Napoleón III en Europa eran criticas, debido a que la presencia de una gran guerra con Prusia era inminente.

  • Napoleón necesitaba a todo su ejercito y se vio en la necesidad de ordenar el regreso de las tropas que se encontraban en México.

  • En 1865, concluyo la guerra de secesión en Estados Unidos y el gobierno de ese país reconoció al gobierno liberal republicano de Juárez.

  • Maximiliano se encontró solo y sin apoyo francés con lo que su fin era inminente Carlota busco ayuda en Europa pero esa no fue exitosa

  • La emperatriz, desesperada mostró los primeros síntomas de locura.

  • Mientras que las tropas francesas abandonaron el país las liberales se apoderaban de las plazas.

  • Juárez inicio su regreso al centro del país, mientras Maximiliano y los generales conservadores se dirigían a Querétaro.

  • Después de dos meses de sitio, Maximiliano se rindió ante el general Mariano Escobedo.

Imperio de Maximiliano y Carlota

Maximiliano de Habsburgo

(1832-1867)

Archiduque de Austria y emperador de México (1864-1867), hermano menor de Francisco José I, emperador de Austria. Fue almirante de la Armada austriaca y gobernador (1857-1859) del territorio de Lombardía-Venecia. En 1863, el emperador francés Napoleón III le convenció para que aceptara la corona de México. Creyendo que contaba con el apoyo del pueblo, él y su esposa Carlota de Bélgica se trasladaron a México en 1864. Con el respaldo de las tropas francesas, los grupos monárquicos que lo apoyaban celebraron una Junta de Notables, proclamaron la monarquía y le ofrecieron la Corona, después de un remedo de plebiscito. Gobernó con el apoyo de los conservadores, pero no pudo sustraerse a la influencia de Napoleón III. Su política financiera resultó desastrosa. Consiguió que la mayoría de los gobiernos extranjeros restablecieran sus relaciones con México, con la sola excepción de Estados Unidos. A partir de 1865 este país (que se había opuesto a la intervención de Francia, pero que no había adoptado ninguna iniciativa a causa del enfrentamiento civil que se produjo en su territorio) comenzó a presionar a los franceses para que abandonaran México. Cuando éstos se retiraron en 1867, Maximiliano se negó a irse a con ellos. Entre tanto, el gobierno itinerante republicano, a las órdenes de Benito Juárez, prosiguió sus esfuerzos de liberación y, tras sucesivas batallas victoriosas, no tardó en recuperar el control de México. Maximiliano fue capturado por los republicanos en Querétaro, juzgado por un consejo de guerra y fusilado en junio de 1867.

Imperio de Maximiliano y Carlota

Carlota de Bélgica

(1840-1927)

Emperatriz de México (1864-1867). Hija del rey de los belgas Leopoldo I y de Luisa María de Orleans (hija a su vez del monarca francés Luis Felipe I de Orleans), nació en el castillo de Laeken, próximo a Bruselas. El 27 de julio de 1857 contrajo matrimonio con el archiduque de Austria Maximiliano, con quien se trasladó a Milán al ser nombrado éste gobernador de Lombardía-Venecia. Seis años más tarde, cuando los monárquicos mexicanos ofrecieron al archiduque (que se encontraba en el palacio de Miramar, en Trieste) el trono de su país, Carlota le animó a que aceptara el título de emperador, como así ocurrió en 1864 (por lo que fue proclamado con el nombre de Maximiliano I). Desde entonces, participó en la política interna mexicana y, el 13 de julio de 1866, viajó a Francia para solicitar mayor ayuda militar al emperador Napoleón III, artífice del reinado de su esposo en México. Tras mostrar evidentes rasgos de locura, se dirigió al palacio de Miramar, en Trieste. En septiembre, se entrevistó con el papa Pío IX, con el objeto de aprobar un concordato con el Vaticano. El 6 de agosto de 1867, dos meses después de resultar fusilado su esposo, marchó a Bélgica, en cuyo castillo de Bouchout falleció sesenta años más tarde.

Imperio de Maximiliano y Carlota

La Invasión Francesa y el Imperio

Establecido el gobierno liberal se agregaron nuevas leyes reformistas que dispusieron: 1.- Secularización de hospitales y establecimientos de beneficia 2.- Supresión de los cabildos eclesiásticos. 3.- Supresión de las comunidades religiosas, salvo las Hermanas de la Caridad.

Cuando la ruina económica era cada vez mayor, el gobierno exigió cuentas, y el ministro de Hacienda antes de retirarse solo dio noticias de 17 millones, renunció y fue sustituido por Don Guillermo Prieto. El administrador de lo s bienes confiscados publicó un manifiesto en el que indicaba que si bien se habían entregado al gobierno algunos millones de pesos, no había con que pagar a los soldados de la guarnición.

El tratado de Corwin-Doblado

Los Estados Unidos temía que la quiebra de la economía Juarista ocasionara una intervención Europea, le propusieron a través de su embajador, Thomas Corwin, un préstamo de 11 millones de pesos para que se pudiese pagar a los tenedores extranjeros de bonos mexicanos.

El presidente Lincoln al principio estuvo de acuerdo pero después se opuso. El embajador, sin acatar el parecer de aquel ni del senado presento el tratado al gobierno de Juárez y fue aceptado.

El peligro que esto implicaba para México, era evidente pero la integridad nacional volvió a salvarse por causas ajenas a la voluntad del gobierno juarista (ya que ni Lincoln ni el senado quisieron ratificar el tratado).

La consecuencia del desastre financiero del gobierno fue la suspensión de pagos de la deuda exterior decretada el 17 de julio de 1861. Y de ese hecho se siguió la intervención tripartita.

Imperio de Maximiliano y Carlota

Convención de Londres

Inglaterra reclamaba 70 millones de pesos; Francia, 27, incluso el adeudo de Miramón con Jecker quien para ese efecto se nacionalizó francés y España, 10.

Estas tres naciones firmaron la convención de Londres el 31 de octubre de 186, para ir a México, acordando tomar posesión de las aduanas nacionales a fin de cobrarse lo suyo, cosa que en cierto modo ya había admitido Juárez para Inglaterra mediante el convenio de Wyke-Samacona aunque este no fue ratificado. Francia en este ultimo sentido, tenia puesta su mirada en el archiduque Fernando Maximiliano de Austria. Los principales sostenedores de la causa monárquica eran: José Manuel Hidalgo, Juan Almonte y José Gutiérrez Estrada.

Difusión del monarquismo.

Napoleón III, había vuelto a sostener las ideas liberales, quería crear un gran imperio latino que se suponía iba a ser el pensamiento mas glorioso de su reinado.

En la practica, el partido monárquico se desarrollo pronto no solo con elementos conservadores, sino también con gran numero de liberales moderados cuando el imperio mostró una clara tendencia liberal.

Zaragoza y Lorencez

Los franceses, faltando a su palabra no se retiraron a paso de ovejas.

Inicialmente, las operaciones militrares de ocupación fueron dirigidas por el conde Lorencez quien con un plan de guerra, en el que desoyó el consejo de los imperialistas mexicanos, creyó fácil atacar a Puebla a través de las fuerzas de Loreto y Guadalupe alcanzaron una victoria sobre los franceses las tropas del General Ignacio Zaragoza que fueron rechazados al asaltar las posiciones mexicanas.

Zaragoza envió una comunicación al presidente Juárez en la que indicó que las armas nacionales habian obtenido un glorioso triunfo pero sin duda resentido por la actitud de parte de los habitantes, que se mostraban inclinados al monarquismo. Retirados lo invasores del sitio de su derrota pudieron, en cambio, vencer al ejército Juarista.

Imperio de Maximiliano y Carlota
No fue bien recibida la derrota de Lorencez en Puebla, y por ello lo sustituyó Forey.

La Regencia

Mientras Maximiliano llegaba a México, gobernó una regencia que tuvo tres miembros propietarios: los generales Juan N. Almonte Y José Mariano Salas, y don Pelagio Antonio de Labastida, ya para entonces arzobispo de México.
Pero pronto hubo rivalidades y pugnas, los liberales moderados fueron ganando influencia en el nuevo régimen, y así se mantuvieron algunas leyes que eran precisamente de las que habían ocasionado las luchas anteriores. La consecuencia de esto fue que el arzobispo de México renunció a su cargo en la regencia.
Napoleón III insistió en sus ideas liberales para México, y Maximiliano participaba de ellas.


El Tratado de Miramar

Maximiliano recibió en Miramar la comisión de mexicanos ante quienes prometió trabajar vigorosamente por mantener la independencia mexicana, y aceptó el poder constituyente, pero solo lo conservaría el tiempo preciso para crear en México un orden regular y para establecer instituciones liberales.
Mas tarde dos representantes de los emperadores de Francia y de México: los señores Herbert y Velásquez de León firmaron el tratado de Miramar , en el cual  se señaló que los gastos de la expedición francesa hasta 1864, que sumaban unos 270 millones de francos, equivalentes a unos 54 millones de pesos, serían pagados por México en el futuro. Y a partir  julio de ese año, se pagarían mil francos anuales por soldado y se cubrirían las indemnizaciones originadas por la expedición.
El pacto se firmó el 10 de abril de 1864, y entrañaba no poco peligro para la estabilidad del imperio, por la sujeción de este a Napoleón III.



Maximiliano en México

Maximiliano y su esposa Carlota se embarcaron en la fragata “Novara”, en la cual llegaron Veracruz. El 28 de mayo de 1864 desembarcaron los emperadores , y la recepción de que se les hizo objeto fue fría pero las muestras de adhesión subieron de punto, en cambio, en las poblaciones del interior, a través del camino que siguieron, por Córdoba Orizaba y sobre todo Puebla y México.

Imperio de Maximiliano y Carlota
Apoyo Norteamericano a Juárez

El Gobierno de Lincoln, aunque decidido a favor de Juárez, le proporcionó ayuda militar y política, pero menor de la hubiera sido posible, debido a que en los estados unidos estaba a punto de estallar la guerra civil, y cuando ésta se presentó, el auxilio norteamericano tampoco puedo ser considerable. Sin embargo les llegaron a los republicanos 7,000 rifles y municiones, sin contar con piezas de artillería que en otras ocasiones les fueron entregadas. Un agente secreto del imperio comunicó desde Nueva York que se reclutaba gente norteamericana para auxiliar a Juárez.
En 1865 terminó la guerra civil en los Estados Unidos.

Liberales y Conservadores

Cuando Maximiliano se hizo cargo del poder formó un gabinete inicial en el que junto a pocos conservadores, aparecieron varios liberales destacados entre los que estaban don José Fernando Ramírez y don Juan de Dios Peza. El hecho de dar preferencia a los liberales frente a los conservadores no fue bien visto, y peor todavía cuando se supo que Maximiliano tenía una especie de gabinete particular formado por extranjeros que no conocían suficientemente el país, pero a quienes se concedió un poder político amplio.
El Emperador quiso formar el ejército imperial mexicano, pero el mariscal Bazaine estorbó todo proyecto, rehusó armas a los pueblos que las pedían y no permitió que hubiera guarniciones permanentes en los poblados, sino columnas volantes francesas que en muchas ocasiones tuvieron una conducta reprobable contra los habitantes de los poblados.
La situación del país pudo haber sido mejor aprovechada , ya que don Santiago de Vidaurri, José López Uraga, Julián Quiroga y otros jefes se pasaron a las filas imperiales. Si Maximiliano hubiese contado con mas energía habría podido aprovechar los distintos elementos que tenía a su disposición, para fortalecer su gobierno en todo sentido: político económico, militar etc.

Destierro de Miramón y Márquez

La oposición de Bazaine contra los conservadores mas notables, hicieron que uno de los hombres que puedo haber salvado militarmente al imperio, que era Miramón, fuese desterrado al enviársele a Berlín para que estudiara la técnica de la artillería. Mas tarde, Márquez fue enviado a Tierra Santa, con presentes para el sultán de Turquía.

Crisis con la Iglesia

La cuestión religiosa era la mas grave en el imperio. Los conservadores

esperaban que cuando llegara el nuncio de su santidad Monseñor Pedro Francisco

Meglia, podrían llegar a un entendimiento que fuera satisfactorio tanto para la

iglesia como para el Imperio. El nuncio llegó en diciembre de 1864, pero no

tardó en presentarse la crisis.

Maximiliano presentó un memorial para que hubiera relaciones formales entre México y la Santa Sede, pero para esto era indispensable:

· Libertad de cultos pero con protección especial al catolicismo

· Los sacerdotes no cobrarían por sus servicios sino que el gobierno los

sostendría como empleados de este

· Desaparecería el fuero eclesiástico

· Las rentas que provenían de los bienes de la iglesia, pasarían al gobierno

· El emperador tendría los mismos derechos que había tenido el rey de España

sobre la iglesia

· No podría haber nuevas novicias en las órdenes religiosas mientras el santo

padre no dijera que órdenes.

No se llegó a ningún acuerdo, el gobierno no confirmó la nacionalización de

bienes de la iglesia y dispuso la libertad de cultos.

El Estatuto del Imperio

El 10 de abril de 1865 se dio a conocer el Estatuto Provisional del Imperio

Mexicano, que establecía la forma monárquica de gobierno.

El país quedó dividido en departamentos. Sin embargo, el estatuto no satisfizo ni a los liberales ni a los conservadores.

Presión Norteamericana

Los Estados Unidos presionaron diplomáticamente a Napoleón III para que retirara sus tropas tanto por esto como por el temor del Emperador Francés al poderío de Prusia, se dispuso el retiro de las tropas francesas.

La Emperatriz rumbo a Europa

La economía del imperio era un desastre. Ante ese hecho Carlota partió a Europa pero no pudo evitar que Napoleón III insistiera en retirar su ejército. Al estar

en Roma ella perdió la razón. Su hermano la llevó a Bélgica donde vivió largos

años y murió el 19 de enero de 1927 a los 86 años de edad.

Epílogo del Imperio

Los franceses comenzaron a marcharse, y Maximiliano tardíamente se volvió hacia los conservadores. Los republicanos avanzaron a medida que los franceses se

iban. Miramón trató de detener a los juaristas, pero no tuvo éxito. Al fin las

plazas de Puebla, Querétaro y México quedaron en manos de los republicanos. Los

imperialistas dirigidos por Maximiliano Miramón y Mejía, ofrecieron la última

resistencia, pero su derrota se precipitó por la traición de Miguel López quién

facilitó la entrada a los republicanos. Maximiliano Miramón y Mejía fueron

fusilados en el Cerro de las Campanas el 19 de junio de 1867.

Imperio de Maximiliano y Carlota


Bibliografía

  • ALVEAR ACEVEDO Carlos, Editorial Jus, S.A. de C.V., Historia de México, quincuagésima sexta edición, 1996. Pags. 273-284.

  • Enciclopedia Microsoft Encarta 2000

  • Enciclopedia de México, tomo 13

14

Vídeos relacionados