Imperio carolingio

Historia universal antigua. Marca hispánica. Carlos Martel. Carlomagno. Invasiones vikingas

  • Enviado por: Montse
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Las Relaciones Culturales entre Gibraltar y la Comarca
UNED
El fin de este curso es profundizar en la peculiar estructura de un territorio marcado por la frontera como es el Campo...
Solicita InformaciÓn

Oposiciones de Geografía e Historia
Master-D
¿Quieres convertirte en profesor de geografía e historia? Master-D te ayuda a aprobar la oposición para que puedas...
Solicita InformaciÓn

publicidad

EL TIEMPO DE LOS CAROLINGIOS

Los carolingios son merovingios que con el tiempo se constituirán como verdaderas dinastías. Reunieron bajo su autoridad la Galia, la Germania occidental, el macizo alpino e Italia del norte.

En la Galia, los grandes nobles se disputaban el cargo de mayordomos de palacio, que les hacía dueños de la situación. Los carolingios se apoderaron de dicho cargo.

Pipino de Heristal ocupó la mayordomía de Austrasia en el 680. Siete años más tarde consiguió derrotar a los neustrios, ocupando así Neustria. Con su muerte va a haber una revuelta en dicho reino.

Su hijo, Carlos Martel renovó la conquista, haciéndose con el poder de Austrasia y Neustria (719). Emprendió una amplia política de conquistas. En Germania lucha contra los sajones y los frisones del N (consigue Baviera). En Aquitania detuvo la invasión musulmana en la batalla que libró en los alrededores de Poitiers y, más tarde, obligó a Borgoña y a Provenza a reconocer su autoridad. Carlos Martel logró todos sus objetivos en el 739. Algunas de las causas que favorecieron esta situación fueron las siguientes:

* Compró a la nobleza a través de beneficios territoriales que procedían de la usurpación de tierras eclesiásticas.

* Un factor técnico, la adopción del estribo, dotó a la caballería de una mayor eficacia en el combate.

La figura de Carlos Martel adquiere tanto prestigio que acuden a él en busca de ayuda. Gregorio III (Papa) solicitó en vano la ayuda de éste contra los lombardos.

Muere en 741 y establece como sucesores a sus hijos: Carlomán y Pipino (el Breve). Pipino, a la muerte de su padre, heredó Borgoña, Neustria y Provenza, compartiendo el poder con su hermano, aunque éste último desaparece pronto de la escena política.

Pipino, en el 751, depone, con el apoyo del Papa Zacarías, a Childerico III. Este mismo año se hace elegir rey por medio de una asamblea de nobles reunida en Soissons y fue ungido por el legado del Papa (ceremonia de coronación). La alianza entre el reino franco y el papado se hizo patente cuando Esteban II acudió a la corte de Pipino en busca de ayuda contra los lombardos (que habían conquistado Rávena y querían entrar en Roma). Con la ayuda prestada consigue que:

* El pontífice vea su poder.

* Asegurar la legitimidad de su poder y la posibilidad de transmitirlo a sus hijos (también ungidos).

Antes de morir (768), repartió su reino entre sus dos hijos: Carlomán y Carlos I -el Grande- (Carlomagno). El reparto va a provocar discordias entre ambos pero, tres años más tarde, Carlomán muere, con lo que Carlomagno obtiene sin ninguna dificultad su reino.

Carlomagno va a unificar el occidente europeo, política y culturalmente, y va a llevar a cabo logros militares, políticos y culturales.

En su conquista va a seguir la línea de Carlos Martel (abuelito) y Pipino el Breve (papaíto): hacia el Este (son paganos). Los motivos de la conquista son dos:

* Extender el cristianismo.

* Evitar otro tipo de amenaza.

En el 774 conquistó el reino lombardo, que amenazaba a los estados pontificios y se oponía a la expansión franca, y recibió la corona de hierro de los lombardos.

Aquitania y la mayor parte de Italia eran reinos subordinados. Pero el problema fundamental eran los sajones, a los que venía combatiendo desde el 772 y que no fueron sometidos sino al cabo de treinta años (802). Sajonia fue por fin dominada.

Otro éxito importante se produce cuando consigue el control de Baviera. Dividió la tierra en condados y fueron integrados en el imperio en el 788.

También destruyó el imperio ávaro, en Panonia. En el 796 se apoderó del campamento del jefe ávaro.

De esta forma el estado franco extendió sus fronteras hacia el E y el N.

Para dominar el S organizó dos expediciones que se reunieron frente a Zaragoza, con objeto de tomar posesión de esta plaza musulmana de acuerdo con el gobernador, pero éste cambió de parecer, y Carlomagno, que no llevaba fuerzas suficientes para asediarla, tuvo que pasar de nuevo los Pirineos y su retaguardia fue deshecha en Roncesvalles (778).

Desde entonces renunció a la conquista y se contentó con avanzar lentamente en Cataluña, donde constituyó una marca fronteriza: Marca Hispánica.

A pp del s. IX, el imperio franco era ya un vasto imperio. Carlomagno era el árbitro de occidente y el Papa, León III, le pidió ayuda contra sus enemigos (799). Debido a la situación en oriente, Carlos tuvo que asegurar la defensa de la Iglesia y logró ocupar el trono imperial. El día de Navidad del 800 fue coronado por el Papa (coronación imperial).

Carlomagno, con la ayuda de Alcuino de York y de Teodulfo, creó una escuela palatina, para formar servidores del estado, laicos y clérigos.

Carlomagno era el intermediario entre Dios y la tierra: un solo Dios, un solo hombre en la tierra. El cristianismo fue para él el nexo más seguro entre las diversas partes de su imperio.

Organización del imperio

Carlomagno intentó organizar los territorios conquistados. En su inmenso imperio, donde algunas regiones conservaban una relativa autonomía, mantuvo las instituciones francas.

El conde, colocado por el rey a la cabeza de cada pagus (condado), tuvo poderes muy amplios, tanto administrativos como militares.

El obispo y el abad de algunos grandes monasterios aconsejaban o vigilaban al conde, promulgaban y aplicaban con él las ordenanzas emanadas de palacio: las capitulares (órdenes del rey);

* Los vassi dominici mandaban a los hombres que dependían de ellos en la ost (hueste) y contribuían a la vigilancia de la región.

* Los missi dominici, agrupados generalmente en parejas, uno laico y otro eclesiástico, estaban encargados de realizar inspecciones sobre diversos asuntos, una o varias veces al año.

Ambos (vassi y missi) asistían a pp del verano de cada año al plaid general, asamblea en la que el emperador tomaba contacto con los agentes del poder y con el pueblo. El palacio recibía las reclamaciones y los ruegos; del emperador emanaban las instrucciones.

Carlomagno intentó sustituir las órdenes orales por textos escritos: los más importantes fueron las capitulares (ordenanzas divididas en capítulos) que atestiguaban su voluntad de unificar el imperio y de ser obedecido en todas partes.

Aspecto judicial

Intentó ejercer la justicia directamente o por delegación en los tribunales condales (para campesinos, vasallos,...).

El emperador juzgaba los casos de las altas alcurnias, casos en que se juzgaba a aristócratas.

Los condados tenían potestad para juzgar a campesinos.

Para ejercer el derecho de juzgar las partes tienen que pagar.

La última instancia a la que se recurría, cuando no se llegaba a un acuerdo, era al juicio de Dios.

Organización del imperio a través de lo militar

Carlomagno trató de mantener la unidad militar.

Una de las fórmulas que utilizó para ello fue a través del beneficium. Consiste en la entrega de tierras en usufructo. Los campesinos que estaban en estas tierras tienen que pagar rentas a los militares, para pagarse su armamento. El emperador podía revocar esos beneficios y entregarlos a otros vasallos. Era una práctica usual. De esta manera se garantizaba la fidelidad de los guerreros.

(Pirámide: rey, vasallos, señores, campesinos,...)

Existe un doble vínculo entre vasallos:

* De carácter personal: encomendación del vasallo al señor. Se basaba en símbolos, gestos.

* De carácter real: se entrega el beneficio. A cambio estos vasallos deben servicios al señor de dos tipos:

- Auxilium: Servicio de armas. Se autofinanciaba con rentas de campesinos.

- Consilium: Consejo, asesoramiento en pleitos. Especie de consejo en el que asesoraban al señor en cuanto a cuestiones políticas a seguir.

Carlomagno muere en el 814 y es sustituido por su hijo, Luís el Piadoso (o Ludovico Pío), que reina de 814-840. Le resulta difícil conservar el Imperio. Tiene un carácter más débil que el de su padre y está influido por la Iglesia, que se aprovecha de su debilidad. Demostró poco inclinación hacia las actividades guerreras, y se ocupó con preferencia de la administración eclesiástica.

En el 817 reguló por adelantado su sucesión, concediendo a cada uno de sus tres hijos el gobierno de un reino.

La fragmentación del poder se va a ver potenciada por:

1- El reparto del Imperio.

2- Segundas invasiones.

1- Reparto del imperio

El problema del reparto lo va a aprovechar la aristocracia, apoyando a unos y otros, y recibiendo como beneficios inmunidades como evitar el control de los oficiales del rey en tierras de los señores.

En el 840 muere Luís el Piadoso y se tienen que hacer realidad las particiones. El hijo mayor del rey, Lotario, trató de hacer valer su primogenitura. Pero había dos herencias más, las de sus hermanos Luís y Carlos, que tratarán de evitar el poder de Lotario.

En el 843, los tres hermanos, firman el tratado de Verdún, en el cual el Imperio queda dividido en tres partes:

* Occidental: Carlos el Calvo.

* Central: Lotario.

* Paises germánicos del E de Lotaringia (futura Alemania): Luís el Germánico.

De esta manera el territorio queda fragmentado en tres.

2- Segundas invasiones

El Imperio va a sufrir varias invasiones por parte de pueblos como los vikingos, húngaros, sarracenos,... En el reino existía un clima de ruina e inseguridad que va a contribuir a fortalecer los siguientes procesos:

* La existencia de vikingos por occidente, sarracenos por el sur y húngaros por oriente provocará una defensa por parte de los habitantes del Imperio contra las invasiones. Esto hará que algunos aristócratas obtengan más poder.

* Debido al clima de inseguridad se van a producir deserciones de esclavos, desestructurándose así la sociedad.

En estas circunstancias el título imperial pasa de unas manos a otras.

El Imperio estaba muy dividido y, debido a las sucesivas generaciones y sus descendientes, se va a ir fragmentando cada vez más.

Del 885-888 se va a ir desintegrando la unidad del Imperio. Esta situación va a generar los siguientes procesos:

* El fortalecimiento de principados territoriales bajo la dirección de una sola persona, que ostentaba el título de duque, y que se declaraba vasallo de uno de los múltiples reyes del Imperio Franco.

* La fijación del ceremonial de la coronación de los reyes franceses del reino. Lo retoma el obispo del reino, lo que garantiza la participación de la legitimación real (preserva la figura del rey).

* La vinculación entre la prestación de homenaje, la fidelidad, y dar el beneficium del feudo, a quien se prestaba al homenaje. Si no hay beneficium no hay homenaje. En el s. IX los señores necesitan más las ayudas de sus vasallos, por tanto, tenían que dar más tierras. Más tarde el derecho de los vasallos se hace hereditario, el rey ya no lo puede reclamar. A finales del reinado de Carlos el Calvo nacen verdaderos principados territoriales, que en adelante estuvieron en manos de grandes familias y llegaron a hacerse casi independientes, a pesar de los esfuerzos del soberano.

* En Francia occidental, en el 888, los vasallos elevan al trono a Eudes (condado de París). La aristocracia, en contra, apoyaba la candidatura de Carlos el Simple (último carolingio que reinó). Más tarde, durante un siglo, se va a prolongar la lucha entre Robertinos y Carolingios. A ff del s. X (987), un robertino, Hugo Capeto, consigue imponerse por un golpe de estado y logra imponerse como heredero del trono en Francia.

Vídeos relacionados