Imperio bizantino

Historia universal. Reconquista. Cultura bizantina

  • Enviado por: Palcam
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Doctorado en Fundamentos Clásicos del Derecho Patrimonial en Derecho Romano y Derecho Vigente
UNED
El Programa pretende cumplir con la función de iniciar al alumno en sus primeros pasos en la investigación...
Solicita InformaciÓn

Oposiciones de Geografía e Historia
Master-D
¿Quieres convertirte en profesor de geografía e historia? Master-D te ayuda a aprobar la oposición para que puedas...
Solicita InformaciÓn

publicidad

INTRODUCCIÓN.

El Imperio bizantino fue fundado en el año 395 al dividirse el Imperio romano y otorgarse la paz oriental, tras la caída de las regiones occidentales del mismo en el siglo V. Fue llamado Imperio bizantino ya que el antiguo nombre de la capital era Bizancio. Fue a lo largo de más de mil años el eje de una civilización que, conservando el recuerdo de la vieja Roma, fue, no obstante, griega y oriental. La armonía inicial entre Iglesia y Estado permitió que la primera época del imperio (entre los siglos IV y VI) fuera de esplendor. Las Cruzadas sometieron a un esfuerzo excesivo los territorios de Bizancio durante el siglo XI y precipitaron la decadencia del Imperio. Constantinopla, la capital, fue saqueada en 1204 por los cruzados venecianos y conquistada en 1453 por los turcos otomanos.

El Imperio bizantino ocupaba el sureste de Europa, el suroeste de Asia y el noreste de África. El griego era la lengua principal.

ETAPA INICIAL.

Se incluyó la creación de un sistema monetario. Las grandes propiedades dominaban el mundo rural y aunque los elevados impuestos tuvieron como consecuencia el abandono de la tierra, la agricultura permaneció como la principal fuente de riqueza del Imperio. La Iglesia y la Corona adquirieron vastos territorios, convirtiéndose de este modo en los mayores terratenientes del Imperio. Una rigurosa regulación imperial sobre la pureza y suministro de los metales preciosos, al igual que sobre la organización del comercio y la actividad artesanal, caracterizaron la vida económica. Los gastos ocasionados al construir edificios públicos e iglesias, agotaron los recursos económicos del Imperio a la vez que distintas plagas acababan con su población.

ETAPA MEDIA.

El Imperio sobrevivió a las migraciones, pero no pudo recobrar y gobernar todo el Mediterráneo.

Muchas de las características del Imperio y de su cultura cambiaron. La mayor parte de los Balcanes se perdieron. El agotamiento producido por las guerras ocasionadas y las ásperas disputas religiosas entre sectas cristianas rivales, hundieron las defensas y la moral bizantinas, dejando al Imperio en condiciones muy precarias para hacer frente a otros problemas.

Los ejércitos del Imperio bizantino se organizaron unos distritos militares; los soldados de estos ejércitos adquirieron tierras exentas de impuestos y preservaron el corazón del Imperio, a la vez que evitaban la ruinosa pérdida de dinero que había supuesto los ejércitos asalariados del periodo anterior a las invasiones. La vida urbana y el comercio decayeron. La situación bélica y la consecuente inseguridad inhibieron a la agricultura y a la educación. El Imperio, con unos recursos limitados, no pudo mantener por más tiempo la integridad territorial, las infraestructuras y la complejidad del Imperio tardo romano. Aún así logró subsistir y adaptarse a sus limitadas circunstancias.

RECONQUISTA.

Al inicio del siglo IX, la vida intelectual revivió: se copiaron y extractaron antiguos manuscritos; se cambiaron a máquina las enciclopedias y obras de referencia; las matemáticas, la astronomía y la literatura recibieron otra vez una gran atención. El renacimiento cultural estuvo acompañado por un retorno consciente a los modelos clásicos en el arte y en la literatura. El comercio exterior también se intensificó en el Mediterráneo y en el mar Negro.

Los esfuerzos de todas las dinastías para invertir la creciente concentración de tierras en las manos de unos pocos propietarios y de la Iglesia, fracasaron en última instancia. Aunque sustituyó a muchas viejas familias por un nuevo grupo de familias leales, su creciente riqueza y poder perjudicó de forma notable a los ingresos, a la autoridad del Estado y a los recursos militares del Imperio.

Tras el rechazo de unos nuevos progresos tecnológicos, culturas y económicos por parte de algunos emperadores, se le ha de sumar las últimas perdidas de posesiones.

DECADENCIA Y CAÍDA.

Las ciudades mercantiles italianas recibieron especiales privilegios comerciales en territorio bizantino, controlando así gran parte del comercio y de la riqueza del Imperio. Bizancio experimentó cierta prosperidad, pero su poder político y militar se desvaneció. Las condiciones agrícolas empeoraron para la población rural. Los turcos conquistaron los restos del Imperio y después en 1354 ocuparon los Balcanes y finalmente tomaron Constantinopla, lo que supuso el fin del Imperio en 1453.

LA FUNCIÓN DEL IMPERIO.

El Imperio bizantino fue regido por unos emperadores autocráticos, que constituían la fuente de la autoridad gubernamental. Ellos fueron los responsables de mantener la doctrina religiosa ortodoxa, situando toda la fuerza del poder imperial bajo una uniformidad doctrinal. Los emperadores lucharon por esa uniformidad, en parte para obtener el apoyo de la Iglesia, pero también porque creyeron que la supervivencia y el bienestar del Imperio dependían del favor divino. Se creo la política contraria al uso de imágenes en el culto, por ello hubo consecuencias entre la religión y el arte. El emperador, encarnación viviente del derecho, emitió leyes y era el último intérprete del derecho civil; él tenía la última palabra en casi todas las cuestiones. Fue uno de los más importantes protectores del arte y arquitectura bizantinos.

EL LEGADO BIZANTINO.

En este apartado se relata lo que se deja o se transmite a los sucesores.

Esta concepción de la autoridad imperial, la creación del alfabeto cirílico realizada por los misioneros bizantinos para los pueblos eslavos, así como la conservación de antiguos manuscritos griegos y de la cultura han sido las más importantes contribuciones del Imperio bizantino a la posterioridad. El resurgimiento de aspectos del clasicismo griego, especialmente el enciclopedismo, la historia, literatura, filosofía, las matemáticas y la astronomía, fue transmitido a una expectante población Italiana; de este modo la cultura y la religión bizantina sobrevivieron largo tiempo a la desaparición del Imperio. Las tradiciones y conductas bizantinas también pervivieron entre los griegos y los pueblos eslavos.

RITO BIZANTINO.

Sistema de prácticas litúrgicas usado por la Iglesia ortodoxa y diversas iglesias orientales católicas. El rito bizantino se desarrolló y perfeccionó en el imperio bizantino.

MÚSICA.

La música propia de la liturgia bizantina fue establecida en el s. IV por Basilio el Grande y san Juan Crisóstomo y otros le añadieron nuevos elementos y la desarrollaron, creando melodías nuevas y textos para himnos. Los instrumentos quedan excluidos. La teoría de la música bizantina se basa en la griega.

LITERATURA.

Entre los autores religiosos de inspiración cristiana sobresalen los Padres de la Iglesia y Juan Crisóstomo de Antioquia. La literatura teológica debate la naturaleza humana o divina de Cristo. Eusebio de Cesarea y Teodoreto son autores de historias de la Iglesia. Eudoxia escribió Cipriano de Antioquía, relato en verso considerado la primera novela cristiana. En 529, se ordenó la clausura de las academias filosóficas. Aproximadamente hacia el siglo VII quedó implantada una clara jerarquía de los géneros literarios: el filosófico-teológico se consideró el más elevado, seguido de otros géneros litúrgico-religiosos, y por último los de temas profanos.

ARTE.

Tuvo su primer período de esplendor durante 527-565 en la primera edad de oro. El arte bizantino de dividió en cuatro apartados: arquitectura, escultura, mosaico y pintura.

  • Arquitectura: El carácter esencial de la arquitectura eclesiástica bizantina esta determinada por elementos como: planta de cruz, griega o poligonal, cúpulas de grandes dimensiones, etc. y el empleo del mosaico como recubrimiento interior del edificio. Los principales monumentos del arte bizantino corresponden: Santa Sofía, Santa Eirene y la de los Santos Apóstoles. Los edificios se decoraron externamente mediante anchas franjas de piedra y ladrillo con alternancia de color. En definitiva, el imperio bizantino dejó importantes muestras de su arte.

  • Escultura: Sólo se han conservado, en su mayor parte, esculturas de mármol que datan del s. VI.

  • Mosaico: Los mosaicos eran de débil colorido, se oponen los de gran riqueza cromática a intensidad de contrastes, como por ejemplo los caracterizados por la representación frontal de las figuras sobre un fondo dorado. En el siglo XII, el modelado suave proporcionó un aspecto más difuso al conjunto de la representación.

  • Pintura: Con características como: mayor tamaño, frontalidad, ausencia del retrato e introducción del atributo y tendiendo a reproducir lo esencial.

Vídeos relacionados