Imperialismo

Historia contemporánea. Colonialismo. Causas económicas. Políticas. Demográficas. Consecuencias culturales

  • Enviado por: Juana
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas

publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información


El imperialismo y sus causas:

Después de 1830, los estados europeos apenas si conservaron en su poder al­gunas regiones aisladas de América. De ahí que a partir de 1880, el colonia­lismo europeo se volcara hacia África, Asia y el Pacífico. La expansión colo­nial se basó a partir de entonces en la conquista y explotación económica de estos territorios, en un proceso conocido como imperialismo. Este nuevo impulso colonial estuvo motivado por causas muy variadas:

Causas económicas, como la necesidad de obtener zonas de influencia que garantizaran la colocación de manufacturas, el abastecimiento de materias primas y la inversión financiera.

Causas políticas, como el deseo de controlar las rutas del gran comercio con la India (Gran Bretaña), la búsqueda de prestigio internacional (Francia, Alemania), o la consolidación del sentimiento nacional (Italia).

Causas ideológicas, como la supuesta supremacía de la raza blanca y su histórica misión de extender la "civilización".

Los imperios coloniales. El reparto del mundo:

En la Conferencia de Berlín de 1884, convocada a instancias de Bis­marck, las grandes potencias llegaron a un entendimiento para el reparto de África. La Conferencia estipuló que la presencia o posesión de una franja de costa daba derecho a ocupar también el interior, con lo que se aceleraba de este modo la ocupación del continente.

Gran Bretaña, quien ya tenía posesiones en la costa atlántica y en el golfo de Adén, intentó formar una franja colonial continua, extendida entre El Cairo, al norte, y El Cabo, al sur. Francia, que había ocupado Argelia en 1830, extendió su dominio por el norte, el oeste y el centro de África, creando dos grandes conjuntos (África occidental francesa y África ecuato­rial francesa), unidos a través del desierto del Sahara; también conquistó una porción de Somalia y la isla de Madagascar. Otras potencias completa­ron el reparto del continente. Así, Bélgica se estableció en el Congo belga; Alemania ocupó África del sudoeste, además de Camerún, Togo y África oriental; Portugal se apropió de Cabo Verde, Mozambique y Angola; Italia de Eritrea, Libia y parte de Somalia; y España, por último, colonizó peque­ñas zonas como Río de Oro, Guinea Ecuatorial y partes de Marruecos.

La expansión por Asia y Oceanía se desarrolló en un proceso similar. Ru­sia se extendió por Siberia y el Asia Central, y Gran Bretaña, tras asegu­rarse el control de la India, se repartió con Francia el sudeste asiático. Solo el Reino de Siam quedó libre de la ocupación extranjera. Los archipiéla­gos de Indonesia, por su parte, continuaron en manos de los Países Bajos.

El imperialismo de los Estados Unidos y Japón:

Convertido ya en una gran potencia económica y militar, la política exte­rior de los Estados Unidos se basó, desde 1880, en la llamada doctrina Monroe ("América para los americanos"), y se orientó hacia la expansión militar y económica por el Caribe primero (entrando en guerra con Espa­ña en 1898), y el Pacífico después.

Los gobiernos del Japón meiji, por su parte, iniciaron una política de ex­pansión por la ribera asiática del Pacífico, siendo Corea y Manchuria sus principales objetivos. Esta política les enfrentó, sucesivamente, con China (1894-1895) y la Rusia zarista (1905).

Consecuencias:

- Sobre los territorios colonizados

Fueron múltiples y en general de efectos negativos. A grandes rasgos, contribuyen a la conformación de los aspectos típicos de los países que hoy integran el llamado "mundo subdesarrollado", coincidente con el que fue objeto de la penetración imperialista.


- Transformaciones económicas

La situación de dependencia a que son sometidos los países coloniales se concreta en el plano económico a través del establecimiento del "pacto colonial"; la prohibición de la industria y el estímulo a los cultivos comerciales resulta deformante para las economías indígenas y propicia el monocultivo, con todos los inconvenientes que esto trae aparejados. J. Nehru, en "el descubrimiento de la India", describe de este modo la implantación del pacto colonial en este país: "Las mercancías indias quedaron excluidas por ley de Gran Bretaña, y, como la Compañía tenía el monopolio de la exportación india, esta exclusión influyó también en diversos mercados extranjeros. Esto fue seguido de vigorosos intentos para restringir y abrumar la producción india con diversas medidas y tasas internas, lo que impedía la circulación de artículos indios dentro del mismo país. Mientras tanto, las mercancías británicas tenían entrada libre. La industria textil de la India se derrumbó... En cierta manera esto era inevitable porque la manufactura antigua chocaba con la nueva técnica industrial. Pero fue apresurado por la presión política y económica, sin que se hiciera ningún intento de aplicar las nuevas técnicas a la India. En realidad, se hizo todo lo posible para que esto no ocurriera..."
Las mejoras en los transportes dentro de este contexto adquieren la función de formas más eficientes de extraer la riqueza de la zona explotada.
El establecimiento del sistema colonial es acompañado por el despojo de tierras que sufre la población nativa.


- Transformaciones sociales y humanas

Las poblaciones nativas se ven conmovidas desde muchos ángulos por la penetración imperialista. Esta asume con frecuencia formas aparentemente contradicciones pero que en general convergen a un mismo fin: asegurar el predominio occidental sobre las zonas dependientes.
Se impulsa la abolición jurídica de la esclavitud. Y se implanta el trabajo forzado (Africa, Indonesia). Los nativos, después de ser despojados de sus tierras, suelen ser reducidos en "reservas" indígenas. Frecuentemente son exterminadas poblaciones enteras (Oceanía). Se hacen esfuerzos por liquidar las guerras intertribales, pero en ocasiones se las fomenta como medio de debilitar a las poblaciones autóctonas y facilitar el control por parte del dominador occidental.
En casi todos los casos el régimen alimentario se ve afectado desfavorablemente por la disminución de la agricultura de subsistencia y de sustitución por los cultivos comerciales. La penetración de la técnica y su sustitución por los cultivos comerciales. La penetración de la técnica occidental provoca mejoras, como el progreso de la higiene, de la asistencia médica y el retroceso de ciertas enfermedades endémicas, tales como el paludismo, la lepra etc. Esto va unido al saneamiento y transformación de ciertas regiones. En general, estas medidas fueron adoptadas para favorecer a los pobladores europeos, pero de todos modos los nativos se beneficiaron con ellas.
Cualquiera fuera la forma de trato para los nativos, el denominador común fue su consideración como seres inferiores, hecho que condujo a la segregación racial, manifestada de múltiples modos: manteniendo a los nativos en cuerpos subalternos, obligándolos a vivir en los barrios indígenas de las ciudades, incluso a los nativos ricos (Bombay, Calcuta, etc.), prohibiéndoles la entrada a los lugares de diversión de los europeos, salvo como sirvientes, etc.
En cuanto a la remoción de las viejas estructuras sociales, ésta va desde la ruptura de los grupos primarios que vinculaban a los individuos (familia, aldea, etc.) hasta la desaparición de los antiguos sectores predominantes de la sociedad nativa y su sustitución por otros ligados a los dominadores europeos.


- Transformaciones culturales

El desarrollo de las civilizaciones indígenas es detenido y en muchos casos destruido.
Ciertas unidades culturales y lingüísticas son quebradas al ser impuestos los modelos europeos.
El desarrollo de la enseñanza adquiere importancia donde el poblamiento europeo es mayor; en algunos lugares se pretende que aquél ayude a la asimilación de la población autóctona a través de las escuelas mixtas (nativos y occidentales) pero en general son escasos los grupos indígenas que se benefician con ellas. La inmensa mayoría de la población nativa permanece huérfana de toda asistencia cultural.


- Transformaciones políticas

Una vez integradas las zonas coloniales a los grandes imperio europeos, aquéllas se vieron inmensas en procesos de transformación que aceleraron su desarrollo histórico.
En general, el advenimiento de los dominadores extranjeros no sólo hizo estallar viejas contradicciones sociales existentes sino que creó otras nuevas. De ahí que una vez realizada la penetración occidental, comiencen a menudear en el mundo colonial los levantamientos y las insurrecciones del más diverso contenido, pero, en todos los casos, provocados por la implantación del imperialismo. A vía de ejemplo, analizaremos el caso de china, que presenta una variada gama de matices.

Vídeos relacionados