Immanuel Kant

Pensamiento kantiano. Racionalismo. Razón crítica y razón pura. Nihilismo epistemológico. Kantismo. Neokantismo

  • Enviado por: Emilio Cabrera Romero
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas

publicidad
publicidad

Kant, Immanuel

(Königsberg 1724-id. 1804) Filósofo alemán. De familia modesta, fue

educado en el seno de la secta pietista, uno de cuyos miembros, M.

Knutzen (discípulo de Wolff), fue profesor suyo en la universidad.

Preceptor desde 1746, se doctoró en 1755 con el trabajo Acerca del

fuego y, en 1770, fecha que separa el período precrítico y el período

crítico de su pensamiento, era profesor ordinario de lógica y de

metafísica.

Trabajador ordenado y metódico (sólo dejó su horario riguroso el día

en que se enteró de los primeros éxitos de la Revolución francesa),

cuenta con una prolífica producción, cuyas primeras obras son

Reflexiones sobre la verdadera naturaleza de las fuerzas vivas

(1746), Historia natural y teoría general del cielo (1755) y Los

sueños de un visionario explicados por los sueños de la metafísica

(1766). Su filosofía crítica se inició con la disertación Sobre la

forma y los principios del mundo sensible y del inteligible (1770),

cuyo programa (determinar el origen del conocimiento humano y limitar

el uso de los conceptos) fue llevado a cabo en sus obras más

conocidas: la Crítica de la razón pura (1781 y 1787), la Crítica de

la razón práctica (1788) y la Crítica del juicio (1790). Otras obras

relacionadas con la primera y la segunda de estas tres críticas son,

respectivamente, Prolegómenos a toda metafísica futura que haya de

presentarse como ciencia (1783) y Fundamentación de la metafísica de

las costumbres (1785). Asimismo, el intento de síntesis que la

tercera crítica supone, se vuelve a dar en el llamado Opus posthumum.

También escribió La religión en los límites de la simple razón

(1794), Proyecto para una paz perpetua (1795), Metafísica de las

costumbres (1797), Antropología (1798) y Lógica (1800).

kantismo

Doctrina filosófica de Kant y de sus continuadores. El pensamiento de

Kant ha influido en todo el pensamiento posterior y su crítica

subyace en los movimientos filosóficos contemporáneos. La Crítica de

la razón pura suscitó impugnadores (sobre todo wolfianos y empiristas

ingleses, entre los que cabe destacar a Eberhard, Weishaupt,

Reinhold, Maimon, Schulze, Jacobi, Bardili y Herder) y defensores

(como sus discípulos Schmid, Jakob, Tittel y Beck). Sin embargo, el

kantismo más fecundo fue a la vez continuación y superación del

criticismo (en relación sobre todo con el tema de la «cosa en sí»),

como demuestran los grandes sistemas metafísicos de Fichte, Schelling

y Hegel.

La revalorización del pensamiento kantiano de fines del siglo XIX

engloba a diversos pensadores, reunidos bajo la denominación de

neokantismo (escuelas de Baden y de Marburgo). Apenas conocido antes,

el kantismo llegó a España a principios del siglo XX de la mano de

Ortega y Gasset y, sobre todo, de García Morente, quien tradujo las

Críticas y la Fundamentación de la metafísica de las costumbres.

neokantismo

Con la voluntad de superar las tendencias especulativas del idealismo

alemán (de Fichte, Hegel y Schelling o de Schopenhauer), el

neokantismo tiene varias escuelas: la fisiologista (Helmholtz,

Lange), la metafísica (Liebmann, Volkelt), la realista (Riehl,

Königswald, Külpe), la relativista (Simmel), la positivista (Cornelius

) y, en especial, la de Marburgo (Cohen, Natorp, Cassirer, Liebert,

Vorländer, Stammler) y la de Baden (Windelband, Rockert, Lask,

Münsterberg, Bauch). Sus representantes, que aportan una tarea de

análisis epistemológico y de la cultura, reaccionan contra la

metafísica, pero sin renunciar a la filosofía y sin aceptar el

positivismo. Aunque descalificado por Husserl y por Heidegger, el

neokantismo ha dejado su huella en la filosofía alemana posterior.