Iglesia y familia

Religión católica. Sociedad. Relación hijos y padres. Deberes de los padres, ciudadanos y gobernantes

  • Enviado por: Baiels
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 2 páginas
publicidad
publicidad

Examen Tema 11 de Religión

El plan de Dios sobre la familia

Recuerda página 109.

La familia es una comunidad de vida y amor entre un hombre y una mujer, que se comprometen a amarse entre sí para toda la vida y a cooperar en la generación y educación de los hijos.

Autoevaluación 11: 5.

¿Qué importancia tiene la familia en la sociedad?

Que es “ la primera célula de la sociedad humana”, ya que si todo el mundo se amase mutuamente, las cosas funcionarían muy bien: habría menos drogadictos, menos delincuentes... etc.

Resumen pregunta 4. La relación de los hijos con los padres.

Todo hijo ha de honrar a sus padres con:

Amor

El LEVÍTICO ES UN LIBRO DEL ANTIGUO TESTAMENTO.

Gratitud

Respeto

Obediencia

Resumen pregunta 5. Deberes de los padres con los hijos.

-Alimentarles, hasta que puedan valerse por sí mismos.

-Educarles en los valores humanos.

-Educarles en la fe, enseñando a los hijos a rezar.

-Corregirles cuando sea necesario.

-Respetar el derecho de los hijos a elegir su profesión y estado de vida.

Resumen pregunta 6. Deberes de los ciudadanos.

“Toda autoridad viene de Dios”, ya que le representan, aunque no lo sepan.

Todo ciudadano debe:

-Respetar y honrar a la legítima autoridad.

-Obedecer las leyes justas, según la ley natural

-Pagar los impuestos... etc.

Todo ciudadano católico tiene el grave deber de:

-Servir al bien común de la sociedad, y cooperar con las autoridades civiles.

-Poner en práctica las enseñanzas de la doctrina social de la Iglesia.

-Defender la Doctrina Católica sobre la vida humana... etc.

-Participar en la vida pública y procurar que se inspire en las enseñanzas del Evangelio.

Resumen pregunta 7: Deberes de los gobernantes.

Todo gobernante debe:

-Promover el bien común.

-Respetar los derechos fundamentales de la persona humana.

-Velar por el bien de la institución familiar.