Iglesia de San Felipe de Nery

Felipe de Neri. Historia de la Iglesia. Reacondicionamiento. Panamá

  • Enviado por: Jose Gongora Petit
  • Idioma: castellano
  • País: Panamá Panamá
  • 17 páginas
publicidad

FACULTAD DE DERECHO Y CIENCIAS POLÍTICAS

TRABAJO DE HISTORIA

¨IGLESIA DE SAN FELIPE NERI¨

PRESENTADO A CONSIDERACIÓN DE:

INDICE

Introducción.

Contenido.

Historia

y reconstrucción de estructuras.

Conclusión

INTRODUCCIÓN

Para la realización del presente trabajo tuvimos que hacer varios viajes al lugar actualmente conocido como casco antiguo tanto individual como colectivamente debido a la escases de material impreso existente sobre cada una de las iglesias existente en el sitio y que de una manera relevante fueron y son parte de nuestra historia y por ello su importancia.

Caminando por esas mismas calles de la refundación de la Ciudad de Panamá tras su trágica destrucción a manos de los piratas ingleses, no podemos menos que sentir nostalgia al saber que es una zona tan llena de historia patria en el cual deberían popular los monumentos conmemorativos que nos muestren las aventuras que tuvieron que pasar nuestros padres para legarnos el país que poseemos en el presente.

Teniendo todo lo anterior en mente solo esperamos que el presente trabajo realizado de la manera más simple posible inspire al lector a involucrarse en nuestra historia ya que la misma es tan rica, variada y llena de pasión que nada se puede desear de otros lugares. Esperemos disfrute la lectura.

IGLESIA SAN FELIPE NERI

'Iglesia de San Felipe de Nery'

Caminar por las avenidas del casco antiguo puede pasar inadvertido para el transeúnte pero si uno medita sobre los detalles que añadido con otros lugares circundantes como Perejil, calle 12, etc. como pieza maestra de un solo conjunto nos percataremos cómo se fue construyendo la ciudad con un concepto de amplitud, con parques y aceras para permitir que el ciudadano pudiera pasar su tiempo de esparcimiento de la manera más familiar posible.

No sabemos cuándo este concepto de la ciudad fue perdiéndose hasta tener la situación que actual vivimos y nos parece que el estudio de las Iglesias existentes en el casco antiguo de Panamá debe llamarnos a la reflexión.

Recordemos que en los tiempos de la colonia, cuando nuestro país formaba parte del imperio español, Panamá era conocida como "Castilla de Oro" por la abundancia de oro que se llevaba a distintas coronas de los imperios europeos de manera directa, la piratería o de manera comercial.

En la época actual, no hay tanto oro; sin embargo, aún el Istmo es dueño de un sinnúmero de tesoros, sólo es cuestión de rebuscar un poquito para encontrarlos. Sin duda es gratificante conocer aquellos detalles de nuestra historia que muchas veces hemos ignorado, lástima que los piratas aún siguen

Si nos remontamos al pasado de nuestra nación, vemos el predominio de la fe, en nuestros antepasados y la importancia que las iglesias jugaban en sus vidas cotidianas hasta muy avanzado el siglo XX llegaremos a comprender las costumbres de los istmeños de aquellos tiempos que tanto distan de nosotros en la actualidad.

Debemos saber el porqué, el origen y la historia de las iglesias que se ubican en el corregimiento San Felipe, pasando muchas veces inadvertida su importancia histórica su construcción y su belleza.

'Iglesia de San Felipe de Nery'

Precisamente por la belleza que presenta se ha convertido en uno de los principales puntos de interés para los turistas que visitan Panamá y una de las iglesias que jugo un papel de suma importancia en aquella época es La iglesia de San Felipe Neri. Esta última es el objeto de este trabajo.

Pero muchas personas se pueden preguntar ¿quién era San Felipe Neri?. Bueno, fue un sacerdote conocido como "El Apóstol de Roma" que, durante 40 años, se dedicó a enseñar el catecismo a pobres. Invirtió parte de su vida en atender a los enfermos. Fue declarado santo en 1622 y de ahí los nacionales tomaron su nombre con la intención de honrar su legado.

Felipe Neri nació en Florencia, Italia, el 22 de julio de 1515 y murió el 26 de mayo de 1595. Hijo de Francesco y Lucrecia Neri, quien falleció cuando Felipe aún era un niño. Felipe tuvo dos hermanas menores, Caterina y Elisabetta, y un hermano que murió siendo aún muy niño.

Ante todo debemos tener presente que la Iglesia San Felipe Neri, una de las iglesias coloniales existentes en el Casco Antiguo, fue edificada tres años después del traslado al sitio del Ancón en la nueva Ciudad de Panamá luego de ocurrir la toma, que terminó con el incendio, destrucción y saqueo de la que era llamada la ciudad Reina del Pacífico a manos del pirata Henry Morgan y sus huestes el 28 de enero de 1671.

Es preciso recordar que pese a los intentos de los pobladores de impedirles el avance a los atacantes, se cuenta que los mismos en su desesperación llegaron a comerse los cueros de los calzados, lo cual sin duda es un hecho de gran resistencia por parte de una población que se unió bajo el ideal de evitar la invasión. No importaron las quemas de sembradíos, ranchos y demás estructuras que pudieran servir de cobijo a los piratas, al final llegaron a ver su meta, la ciudad, la cual tomaron pasando por filo de espada y cañón a los que se opusieron y los pocos que sobrevivieron debieron haber llevado las secuelas de semejante barbarie durante el resto de sus vidas.

Pero eso sí, sin importar lo malo la vida, se decide construir la ciudad en un lugar mejor resguardado. La ciudad debía cumplir dos propósitos, una que era la función de puerto y por otro lado tenia que ser un área segura por ello, se le ubicó en la península cerca al fondeadero insular de Perico y Naos, y por la otra, de área defensiva, de allí, que se encontrara resguardada por tierra por el cerro Ancón y una muralla poligonal de 20 a 40 pies de alto y 10 de espesor con dos puertas: la de tierra, frente al foso, que la comunicaba con el arrabal y la del mar que se abría hacia el Norte, junto al puerto de los barcos

Mediante una carta dirigida al Rey en enero de 1682, el obispo Don Lucas Fernández de Piedrahita le expresa su intención de fundar una casa de Oratorio de San Felipe Neri con un grupo de sacerdotes que ejercían su ministerio sacerdotal y practicaban la "Escuela de Cristo". En esta casa se deseaba además instalar un hospital para sacerdotes pobres, el obispado. A pocos años de ocurrido tal nefasto evento para la historia nacional, el 21 de enero de 1673 se celebró el acto solemne de la fundación de la Nueva Ciudad de Panamá, en una solemne ceremonia El Gobernador y Capitán General del Reino de Tierra Firme y Presidente de la Real Audiencia Don Antonio Fernández de Córdoba y Mendoza, con la asistencia de autoridades coloniales y otras muchas personas, entre las que se encontraba el predicador Fray Martín de Prado de la Orden de San Francisco, hace el trazado de sus calles y plazas.

'Iglesia de San Felipe de Nery'

El obispo Don Antonio de León bendijo el centro de la plaza principal, marcó el sitio para la construcción de la catedral y bendijo los solares señalados para erigir los nuevos conventos e iglesias. Es de imaginarse a las mujeres que su atuendo de la época abanicándose el calor y separándose el sudor de la frente como a un sinfín de personas que entre trabajadores, esclavos y pobres eran considerados como los otros que no quedaría beneficiados con la nueva construcción. La fiesta y el regocijo enorme ante un acto único en la vida de la mayoría de las personas, la creación desde su base de una nueva ciudadela. Debió haber sido emocionante, aunque no tanto para los resignados que debían sobrevivir fuera del muro pero que trabajaban dentro del mismo.

Después de todo, la historia es cíclica. La nueva ciudad emerge en un lugar más hermoso y seguro con aquel muro divisor que separó a la población en dos zonas o barrios: intramuros o parroquia de San Felipe y extramuros, el arrabal o los barrios de Santa Ana y Malambo.

El primero fue ocupado por los conventos de las comunidades religiosas y sus fastuosos templos, y las residencias de los ricos y aristocráticos comerciantes y las edificaciones de sus almacenes. En primera instancia, estas construcciones fueron de madera, pero después de los llamados fuegos grande y chico (1737 y 1756), se suplantaron por sólidas paredes de calicanto (piedra y cal), grandes ventanales sin cristales, dos y hasta tres plantas, techo de tejas y balcones adornados con macetas.

La parroquia de San Felipe o intramuros albergaba a la población adinerada de la ciudad; de allí que se hablara de las familias "de adentro", término que aún pervive en el vocabulario de la actual población de mayor edad.

'Iglesia de San Felipe de Nery'

El barrio de San Felipe arquitectónicamente fue diseñado según el modelo de la época, el tablero de ajedrez, con 3 calles principales en sentido de los paralelos, 7 calles en sentido de los meridianos y 2 callejones cortos, con un total de 38 manzanas, distribuidas entre la iglesia, la aristocracia y los comercios.

Por lo general, las calles se les distinguía con el nombre de una institución, comercio o sitio importante del área o propietario del barrio, como por ejemplo calle de la Carnicería, Puerta del Mar, el Callejón de Evaristo, y otros. Ahora lo que llama la atención de que aunque se considera que la iglesia se construyó en esa época, no sería hasta 1668 cuando oficialmente se inauguraría y nos basamos en ello por la inscripción en la parte superior de la pared de la Iglesia que da a calle 4a. con dicha fecha y el escudo con la palabra Neri parece indicar que ésta sea la fecha de la inauguración de la Iglesia.

Pero si buscamos también podemos ver que ese mismo año, fallece el obispo Fernández de Piedrahita. Y es reemplazado por El Sr. D. Diego Ladrón de Guevara que duraría en ese cargo al año siguiente de la fecha en la que fallece su antecesor. Fue aproximadamente menos de un año que nadie fue obispo en la ciudad de Panamá. Este nuevo obispo parece ser que era una persona dinámica porque no solo se encarga de los asuntos espirituales de la fe sino que funda el Hospital de San Felipe Neri para sacerdotes enfermos, lamentable como en otras muchas ocasiones la falta de recursos debilita una buena acción, la cual ceso en 1697, ni siquiera alcanzo dos lustros.

'Iglesia de San Felipe de Nery'

El crecimiento y desarrollo de la ciudad se vio afectado por el incendio ocurrido el 2 de febrero de 1737. Conocido como el "Fuego Grande", destruyó la mayor parte de la ciudad, salvándose muy pocas casas.

La Iglesia Catedral, de madera, se quemó, por lo que fueron trasladados los servicios catedralicios a la Iglesia de Santa Ana, que había logrado salvarse del siniestro. Posteriormente, San Felipe, que había sido reedificada, prestó estos servicios.

El obispo Don Manuel Joaquín González de Acuña Sanz Merino (1798-1813), tercer obispo panameño, reconstruyó a su costa el templo que había servido de catedral, arruinando por el incendio de 1756 para que sirviera de sagrario a la Catedral. El incendio conocido como el "Fuego Chico" ocurrido el 31 de marzo de 1756, destruyó gran parte de la ciudad, siendo total o parcialmente dañados los conventos de San Francisco, el de las Monjas de la Concepción, Santo Domingo y la Iglesia San Felipe Neri

Durante el siglo XVIII y gran parte del XIX fue parroquia sagrario de la Catedral, hasta el momento en que el Obispo Don José Telésforo Paúl S.J. (1875-1885) cedió a la Comunidad de la Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl el edificio que servía de residencia del párroco, junto con su adyacente Iglesia de San Felipe, a mediados de 1876.

Las Hermanas de la Caridad tuvieron un plantel educativo con dos internados, uno de pensionistas y otro de huérfanas, más un asilo de párvulos. Más adelante se acondicionó una sección de varones hasta los quince años. Por sus aulas pasaron muchos niños que serían luego destacados hombres políticos y prominentes figuras en el campo cultural.

Es precisamente en este tiempo, las últimas décadas de nuestra unión a la Gran Colombia de Bolívar en que surge una historia de fantasmas, una leyenda que puede, mezclar el mito con la realidad. En ella un soldado de la guerra de los mil días a inicio del siglo pasado, antes de nuestra Separación, que se había comprometido con una preciosa dama de que volvería del campo de guerra para estar con ella y nunca regresó. Ella lo esperaba todas las tardes, silenciosamente que llegara con su mosquete en el hombro y sus rosas en la otra. Nunca ocurrió.

A parte de lo bello de la historia, también comprende capítulos no cerrados ni narrados de nuestra historia que son patrimonio de nuestra herencia que igual se nos ha sido negado.

REACONDICIONAMIENTO DEL SITIO

'Iglesia de San Felipe de Nery'

El poeta Ricardo Miró, recordando su infancia feliz en este lugar compuso el poema "Campana de San Felipe". En 1913 bajo la dirección de Sor María Besard, segunda Superiora de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl, se efectuó una restauración completa de la iglesia. Muchas personas contribuyeron con generosidad a esta restauración, especialmente D. José Gabriel Duque, a quien se debe un hermoso vía Crucis traído de Francia.

La bendición de la Iglesia restaurada impartida por D. Guillermo Rojas y Arrieta (1912-1933) tuvo lugar el viernes 26 de septiembre de 1913 siendo los padrinos D. José Gabriel Duque y Doña Filomena de Carbone. Después de reorganizar las finanzas de la diócesis, Mons. Rojas y Arrieta vuelve a abrir el Seminario en la Casa de San Felipe y lo encomienda a la Congregación de la Misión (Padres Paulinos), siendo rectores los Padres Préau (1926-1929), y Auerbach. En 1931 fue nombrado el P. Francisco Beckmann, C. M., llegado en el mes de junio de ese año procedente de las misiones de El Salvador, permaneciendo como Rector del Seminario hasta 1940 cuando fue promovido por el Santo Padre Pio XII al episcopado. Fue reemplazado en la rectoría del Seminario por el P. Antonio Conte C.M. en julio de 1940.

'Iglesia de San Felipe de Nery'

Con la apertura del Seminario en San Felipe, las Hermanas de la Caridad se trasladaron a una residencia ubicada en Calle 4a de mayor amplitud, donde continuaron su labor educativa y social. El Seminario funcionó en los locales de la antigua Parroquia de San Felipe hasta diciembre de 1941, cuando fue clausurado por el Arzobispo Monseñor Juan José Maizteguie (1933-1943) debido a los posibles peligros inherentes a la Segunda Guerra Mundial. Los seminaristas fueron enviados a El Salvador, Costa Rica, Colombia, etc.

Después del traslado de los seminaristas, habiendo dejado los Padres Paulinos sus habitaciones contiguas a la Iglesia, la Casa de San Felipe fue reparada y convertida en Centro Cultural de Acción Católica y Casa de Ejercicios Espirituales. Una intensa actividad formativa con Círculos de Estudio, Ejercicios Espirituales y Actos Culturales congregó en torno a este lugar a la juventud panameña a lo largo de esta década.

Durante este tiempo el cuidado de la Iglesia San Felipe estuvo a cargo de las Damas Pro Centro Pro Iglesia. La Casa y la Iglesia fueron acondicionadas para albergar la Pía Sociedad de Hermanas Misioneras Catequistas de la Medalla Milagrosa, fundada por Monseñor Francisco Beckmann, C.M. (1945-1963), quien dispuso reedificar para su alojamiento la parte casi derruida del edificio anexo a la iglesia de San Felipe. Dos de los cuerpos del edificio continuaron funcionando como Casa Central de la Acción Católica, hasta su traslado a los bajos del Palacio Arzobispal en la Plaza Catedral. Los otros dos edificios fueron destinados a Convento de la comunidad, el que fue inaugurado el día 25 de enero de 1948.

'Iglesia de San Felipe de Nery'

Desde entonces, el templo de San Felipe fue objeto de esmerados cuidados y su interior reparado en forma digna, por ser morada del Señor. Sin embargo, ya comenzaba a verse como necesaria una renovación completa del techo y la restauración del artístico decorado del cielorraso y arquerías, que con el paso del tiempo y las filtraciones de agua habían sufrido gran deterioro. San Felipe fue la residencia de las Hermanas Misioneras Catequistas de la Medalla Milagrosa hasta 1970.

La Religiosas Misioneras de la Madre Laura ocuparon la Residencia desde 1972 hasta 1988. Habiendo llegado estas religiosas a Panamá el 11 de febrero de 1967, pronto vieron crecer el número de casas en distintos puntos de la República por lo que se sintieron en la necesidad de tener una casa en al capital. Estuvieron en San Felipe atendiendo como catequistas y evangelizadoras las parroquias de Santa Ana y San José.

El 14 de agosto de 1974 se inauguró el Centro Juvenil San Felipe, como un centro de servicios a los grupos juveniles y estudiantiles de la Arquidiócesis de Panamá.

En el recinto se instaló una biblioteca para que los jóvenes del barrio pudieran estudiar en un ambiente favorable. A partir de 1975 se estableció una residencia universitaria, en la que se recibían estudiantes del interior que asistían a la Universidad de Panamá, a los se les impartía una formación social, humana y cristiana.

'Iglesia de San Felipe de Nery'

Posteriormente la Residencia se trasladó al edificio contiguo a la Iglesia de San Francisco de Asís y el edificio de San Felipe pasó a ser una Residencia para la Tercera edad. En su última etapa funciono como Residencia de ancianos hasta ser clausurada para iniciar los trabajos de restauración en 1996.

A finales del siglo XX se hizo más que obvia la necesidad de una nueva restauración, sobre todo por el gran auge y admiración que tenia en los primeros extranjeros que empezaron a llegar en mayor cantidad a nuestro territorio y de esta manera fue que comenzó en 1998; esta se detuvo por poco tiempo, a la espera de financiamiento, y se reinició en 1999.

'Iglesia de San Felipe de Nery'

La gestión de esta obra la realiza el Comité Pro Restauración y Conservación de la Iglesia San Felipe Neri, dirigido por Mireya Fabroni, con el financiamiento de la Fundación Pro- Educación Integral de la Niñez y la Juventud de Panamá. Los arquitectos restauradores del proyecto son Tarcisio Valdés y Domingo Varela.

La firma encargada de la restauración: Choy y Asociados, dirigida por el arquitecto Manuel Choy. El proceso total debe terminar este año antes de las fiestas patrias y sobrepasa el medio millón de dólares, según informó el arquitecto Choy. La primera etapa (apoyada por el IPAT) consistió en la restauración de techo y bóveda, que era de zinc. Ahora se instaló una estructura de madera de níspero y tejas. La segunda etapa consiste en la restauración interior y exterior del edificio.

El nuevo Comité emprendió la tarea de llevar adelante el proyecto hasta su conclusión. La primera etapa comprendió la remoción de los pisos. En esta etapa se descubrió que debajo del piso de 1913, se encontraban un buen número de lápidas, que estaban en mal estado. Se decidió levantar el piso con mucho cuidado, se retiraron las lápidas y se hizo un plano detallado de la ubicación de las mismas. Posteriormente se impermeabilizó, se vació un piso de concreto y se logró controlar la gran cantidad de humedad que había dentro de la Iglesia.

La obra se suspendió por espacio de más de un año, y nuevamente, con el apoyo financiero del IPAT, se pudo reiniciar en el mes de julio de 2001. La firma Choy y Asociados, a quien se había confiado la ejecución del proyecto bajo la supervisión de los arquitectos restauradores autores del mismo, Domingo Varela y Tarcisio Valdés, emprendieron los trabajos de restauración del techo. Se comenzó con la reposición de la cubierta, compuesta de vigas de madera muy deterioradas, que fueron reemplazadas por piezas con la misma técnica que se había utilizado originalmente.

Luego de casi un año de arduo trabajo el 18 de mayo de 2002 se concluyeron los trabajos de restauración integral del techo y del cielo raso abovedado de todas sus estructuras, comprendidos la reposición de la cubierta y el techo de teja.

Con el apoyo de la oficina de la Primera Dama y del Gobierno de Taiwán, se iniciaron los trabajos de terminación del acabado de la iglesia, incluyendo el trabajo de cantería, la reposición de los escalones originales de piedra, la colocación de pisos de mármol en el presbiterio y en las capillas laterales y el trabajo interior de la recuperación de la pintura artística.

En septiembre de 2002 se contrató a la Restauradora Ángela Camargo para realizar los trabajos de restauración del interior de la iglesia, incluyendo el coro, las escaleras del coro, el púlpito y los bienes inmuebles de la iglesia, delicado trabajo que llevó a cabo con un equipo compuesto por los Hermanos López, estudiantes de la Escuela Taller del Casco Antiguo y de la USMA quienes estuvieron trabajando en el proceso de restauración hasta su culminación.


CONCLUSIÓN

No entendemos si fue la llegada del cine o la televisión o simplemente la mediocridad política la que ha permitido que el resto de la ciudad se haya transformado en un hervidero de confrontación y estrés, donde la ley de la selva del más fuerte se impone debe llamarnos a una reflexión profunda sobre nuestra meta como país.

Decimos lo anterior ya que en el resto de la capital no vemos el énfasis que se hacía en la construcción de plazas públicas donde la gente iba para recreación como para plantear sus ideas sobre determinada acción nacional. Un bello y olvidado ejemplo es aquel conocido popularmente como el parque de los aburridos.

En nuestro país se hace urgente rescatar la historia porque ni aún a las personas que les apasiona la misma se les hace fácil conocer de la misma por la falta de documentación e información mediante los medios de comunicación masivos que al contrario le dan mayor relevancia e importancia a culturas extranjeras desacreditando la propia.

Otra forma de rescatar nuestra historia es mediante el mantenimiento de los edificios que han sido clave de la misma para generaciones pasadas sin importar que estemos a favor o en contra, la historia no se puede cambiar más sí el futuro y un pueblo que desconoce los errores de sus padres está condenado a mantenerse en ese círculo vicioso.

Como estudiantes de historia es irónico constatar la manera de abandono en que muchas de las estructuras del área se encuentran y una apatía de la ciudadanía que carente de la información poco le interesa que se mantenga la conservación de los edificios y que se derrumben en edificio que escasamente llega precisamente a los extractos pobres de la población que aún permanece en dicho lugar y que se han convertido en pequeños guettos, cosa que debería ser precisamente la contraria.

Las iglesias en Panamá, como en el resto del continente, son base de nuestra sociedad por lo cual consideramos que el Gobierno Nacional debe asignarle los fondos necesarias para su mantenimiento al igual que otras edificaciones que deberían ser emblema de orgullo pero que solo reflejan desinterés.

Muchas son las historias que escuchamos sobre las iglesias de San Felipe algunas que incluyen catacumbas con pesadillos secretos que comunicaban a las diferentes iglesias entre sí y otras hablan de fantasmas que vagan en pena esperando un amor prometido.

Algunas has sido comprobada como en el caso primero y recientemente ha se ha decidido realizar eventos de música en ellos pero aún siguen siendo del desconocimiento para la persona promedio o por lo menos desconocemos su ubicación exacta.

Debemos explotar comercial como educativamente dichas historias y es que el objetivo clave de este resumen es crear en nuestro lector el deseo de conocer y exigir que se dé a conocer la bella historia de nuestro país, cuantos grandes incendios hemos tenidos y otras preguntas que laten en el corazón de miles de nacionales que desesperadamente desean un cambio de actitud del ciudadano promedio en las cosas en las cuales dicho cambio sea importante y certero.