Ideología y aparatos ideólogicos del Estado; Louis Althusser

Teorías políticas. Condiciones de producción. Reproducción. Formación social. Fuerza del trabajo. Concepción marxista. Marx

  • Enviado por: Ariel Peña
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 7 páginas

publicidad

IDEOLOGÍA Y APARTADOS IDEOLÓGICOS DEL ESTADO

L. ALTHUSSER

Acerca de la reproducción de las condiciones de producción.

Decía Marx que a un niño sabe que una formación social que no reproduzca las condiciones de producción al mismo tiempo que produce, no sobrevivirá siquiera un año. Por lo tanto la condición final de la producción es la reproducción de las condiciones de producción. Puede ser “simple” (y se limita entonces a producir las anteriores condiciones de producción) o “ampliada” (en cuyo caso las extiende). Dejemos esta ultima distinción a un lado.

¿Qué es pues la reproducción de las condiciones de producción?

Intentaremos examinar las cosas metódicamente. Para simplificar nuestra respuesta y considerando que toda formación social depende de un modo de producción dominante, podemos decir que el proceso de producción emplea las fuerzas productivas existentes en y bajo relaciones de producción definidas; Donde resulta que, para existir, toda formación social, al mismo tiempo que produce y para poder producir, debe reproducir condiciones de su producción. Debe pues reproducir:

*Las fuerzas productivas

*las relaciones de producción existentes

Reproducción de los medios existentes

Basta reflexionar un solo instante para convencerse: el señor X, capitalista, que produce telas de lana en su hilandería, debe “reproducir” su materia prima, sus maquinas etc. Pero quien las produce para su producción, no es el sino otros capitalistas: el señor Y, un gran criador de ovejas de Australia; el señor Z gran industrial metalúrgico, productor de maquinas-herramienta etc., etc., quienes, para producir esos productos que condicionan la reproducción de las condiciones de producción del señor X, deben a su vez reproducir las condiciones de su propia producción, y así hasta el infinito: todo ello en tales proporciones que el mercado nacional (cuando no en el mercado mundial) la demanda de los medios de producción (para la reproducción) pueda ser satisfecha por la oferta.

Reproducción de la fuerza de trabajo

Si bien la observación de lo que sucede en la empresa, especialmente el examen de la práctica financiera contable de las prevenciones de amortización-inversión, podía darnos una idea aproximada de la existencia del proceso material de reproducción, entramos ahora en un terreno en la cual la observación de lo que pasa en la empresa casi enteramente ineficaz, y esto por una sencilla razón: la reproducción de la fuerza de trabajo se opera, en lo esencial, fuera de la empresa.

Infraestructura y Superestructura

Ya hemos tenido ocasión de insistir del carácter revolucionario de la concepción Marxista de “TOTALIDAD SOCIAL” en la que distingue de la totalidad hegeliana. Hemos dicho que según Marx la estructura de toda sociedad esta constituida por “niveles” o “instancias” articulaciones por una determinación especifica: la infraestructura (unidad de fuerzas productivas y relaciones de producción) y la superestructura, que comprende dos niveles o instancias: la jurídico-política (el derecho y el estado) y la ideología (las distintas ideologías)

Además de su interés teórico-pedagógico (consiste en hacer notar la diferencia que separa a Marx de Hegel) esta representación ofrece una fundamental ventaja teórica: permite inscribir en el dispositivo teórico de sus conceptos esenciales, lo que nosotros hemos llamado su índice de eficacia respectivo.

El Estado

Ante todo el apartado del estado se incluye en esta dominación no solo el apartado especializado, cuya existencia y necesidad conocemos a partir de las esencias de la práctica jurídica, a saber la política -los tribunales- y las prisiones, sino también el ejercito.

De la teoría descriptiva a la teoría a secas

Como vamos a usar a menudo este adjetivo (descriptivo), se hace necesaria una explicación que elimine cualquier equívoco. Cuando hablar de la teoría Marxista del estado decimos que son concepciones o representaciones descriptivas de su objeto no albergamos ninguna segunda intención critica. Por el contrario, todo hace pensar que los grandes descubrimientos científicos no pueden dejar de pasar por la etapa de lo que llamaremos una “teoría” descriptiva. Esta seria la primera etapa de toda teoría.

Nuestra expresión: “teoría descriptiva” denota tal carácter transitorio al hacer aparecer a la conjunción de los términos. En efecto el termino teoría “choca” en parte con el adjetivo “descriptiva” que lo acompaña bueno eso quiere decir:

1).-Que la “teoría descriptiva” es, sin ninguna duda, el comienzo ineludible de la teoría

2).-Que la forma “descriptiva” en que se presenta la teoría exige por efecto mismo de esta “contradicción” un desarrollo de la teoría que supere la forma de la “descripción”.

Los apartados ideológicos del Estado

No se confunden con el apartado (represivo) de estado. Recordemos que en la teoría Marxista el apartado de Estado (AE) comprende: el gobierno, la administración, el ejercito, la política, los tribunales, las prisiones, etc., que constituyen lo que llamaremos desde ahora el apartado represivo de Estado. Represivo significa que el apartado de Estado en cuestión “funciona mediante la violencia” por lo menos en situaciones limite (pues la representación administrativa por ejemplo, puede revestir formas no físicas).

Designamos con el nombre de apartados ideológicos de Estado cierto numero de realidades:

AIE religiosos (el sistema de las distintas Iglesias);

AIE escolar (el sistema de las distintas “Escuelas”. publicas y privadas)

AIE familiar

AIE jurídico

AIE político (el sistema político del cual forman parte los distintos partidos)

AIE sindical

AIE de información (prensa, radio, TV, etc.)

AIE cultural (literatura, artes, deportes, etc.)

La ideología no tiene historia

A).- La ideología no es nada en tanto que es puro sueño(Fabricado no sabe por que potencia, a menos que lo sea por la alineación de la división de trabajo, pero en tal caso también se trata de una determinación negativa)

B).- La ideología no tiene historia, lo cual no quiere decir en absoluto que no tenga historia (al contrario puesto no mas que pálido reflejo, vació e invertido, de la historia real), sino que no tiene historia propia.

La ideología es una “representación” de la relación imaginaria de los individuos con sus condiciones reales de existencia

Hay dos tesis que se refieren a su estructura y funcionamiento las que son:

TESIS 1.- la ideología representa la relación imaginaria de los individuos con sus condiciones reales de existencia

TESIS 2.- la ideología tiene una existencia material

Decimos que la categoría de sujeto esta constitutiva de toda ideología, pero agregamos en seguida que la categoría de sujeto es constitutiva de toda la ideología solo en tanto toda ideología tiene por función (función que la define) la “constitución” de los individuos concretos en sujetos. En esta reacción se ejerce la función de reconocimiento ideológico que es una de dos funciones de ideología como tal (su contrario es la función de desconocimiento)

Avancemos otro paso. Lo que va a retener ahora nuestra atención es la forma en que los “actores” de esta puesta en escena de la interpretación y sus roles específicos, son reflejos en que la estructura misma de toda ideología, un ejemplo: la ideología religiosa cristiana, como la estructura formal de toda la ideología es siempre la misma, nos limitaremos a analizar un solo ejemplo, accesible a todos, el de la ideología religiosa; puntualizamos que puede reproducirse de la misma demostración con respecto a la ideología moral, jurídica, política, estética, etc.

Resulta entonces que la interpretación a los individuos como sujetos supone la “existencia” de otro sujeto, Único y central, en nombre del cual la ideología religiosa interpreta a todos individuos como sujetos. Todo esta claramente escrito en las justamente llamadas Escrituras. “En aquellos tiempos, el SEÑOR DIOS hablo a Moisés en la zarza y el SEÑOR llamo a Moisés “¡MOISÉS!”, “¡soy (precisamente) yo!, dijo Moisés, yo soy tu servidor, habla y yo te escuchare!” y el SEÑOR hablo a Moisés y dijo: “Yo soy el que soy”.

DIOS se definió como a si mismo como el sujeto por excelencia, el que es por si y para si (“yo soy el que soy”), y aquel que interpreta su sujeto. DIOS es pues el sujeto y Moisés, y los innumerables sujetos del pueblo de DIOS, sus interlocutores interpelados: sus espejos, sus reflejos ¿Acaso los hombres no fueron creados a imagen de DIOS? Como toda reflexión teológica de la prueba mientras que EL “podría” perfectamente prescindir de ellos…, DIOS necesita a los hombres, el Sujeto necesita a los sujetos, tanto como los hombres necesitan a DIOS, los sujetos necesitan al Sujeto. La estructura especular redoblada de la ideología asegura ala vez:

  • La interpelación de los “individuos” como sujetos

  • Su sujeción al Sujeto

  • El reconocimiento mutuo a los sujetos y el Sujeto, y entre los sujetos mismos, y finalmente el reconocimiento del sujeto por el mismo.

  • La garantía absoluta de que todo esta bien como esta y de que, y con la condición de que los sujetos reconozcan lo que son y se conduzcan en consecuencia, todo ira bien: “Así sea”.

  • Enero-Abril de 1969

    P.S. Si bien estas pocas tesis esquemáticas permiten aclarar ciertos aspectos del funcionamiento de la superestructura y de su modo de intervención en la infraestructura, son evidentemente abstractas y dejan necesariamente en suspenso importantes problemas, sobre los cuales debemos decir unas palabras:

    1) El problema del proceso de conjunto de la realización de la reproducción de las relaciones de producción. La AIE contribuyen, como elemento de ese proceso, a esta reproducción. Pero el punto de vista de su simple contribución se mantiene abstracto

    2) El problema de la naturaleza de clase de las ideologías que existen en una formación social. El mecanismo de la ideología en general es una cosa se ha visto que se reducía a ciertos principios contenidos en pocas palabras ( tan pobres como las que definen según Marx la producción en general, o en Freud el inconsciente en general). Si hay en el algo de verdad, ese mecanismo es abstracto con respecto a toda formación ideología real.

    Puesto que si la verdad que los AIE representan la forma en la cual la ideología de clase dominante debe necesariamente realizarse y la forma con la cual la clase dominada debe necesariamente medirse y enfrentarse, las ideologías no “nacen” en los AIE sino que son el producto de las clases sociales tomadas en la lucha de clases: de sus condiciones de existencia, de sus practicas, de su experiencia de lucha, etcétera.