Huracanes

Meteorología. Fenómenos meteorológicos. Definición. Formación. Tipología. Dimensión. Origen. Estructura. Temporada

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas

publicidad

HURACANES

INTRODUCCIÓN

¿QUÉ ES UN HURACÁN?

Antes de definirlo, debemos definir lo que es un Ciclón. Un Ciclón es un área de baja presión atmosférica, alrededor de la cual los vientos realizan un movimiento circular. El huracán es un tipo de ciclón tropical,  término genérico que se usa para cualquier fenómeno meteorológico que tiene vientos en forma de espiral y que se desplaza sobre la superficie terrestre. Generalmente corresponde a un centro de baja presión atmosférica y de temperatura más alta que la que hay inmediatamente alrededor.
Tiene una circulación cerrada alrededor de un punto central. Rotan en sentido contrario a las agujas del reloj en el Hemisferio Norte y en el sentido de las agujas del reloj en el Hemisferio Sur. El mismo fenómeno se denomina ciclón en el Océano Índico y en el Pacífico Sur, huracán en el Atlántico Occidental y el Pacífico Oriental y tifón en el Pacífico Occidental. Los huracanes y tifones son el mismo tipo de tormentas que los "ciclones tropicales" (el nombre local de las tormentas originadas en el Caribe y en la región del Mar de China, respectivamente). Los ciclones tropicales se clasifican de acuerdo a la velocidad de sus vientos: depresión tropical (bajo las 38 mph o los 65 km/h), tormenta tropical (entre las 38   y las 73 mph) o huracán (sobre las 73 mph o 110 km/h).

'Huracanes'

¿CÓMO SE FORMA UN HURACÁN?

El Huracán se comporta como una especie de máquina de calor; su energía la obtiene del calor y la humedad del agua; de hecho, en general sólo se forma cuando la temperatura de ésta es mayor a 26.5 grados centígrados, lo que explica el debilitamiento de los huracanes al acercarse a aguas más frías o al entrar en tierra. De manera muy simplificada, el mecanismo que pone en movimiento a los vientos es el siguiente:

El vapor que se desprende del agua asciende a la atmósfera, al hacerlo se va enfriando y se condensa en gotas de agua. Debemos preguntarnos: ¿que pasa con la energía calorífica que contenía el vapor de agua?; y la respuesta es que esta energía, conocida como calor latente, es liberada en la atmósfera y produce un calentamiento del aire circundante. La menor densidad del aire caliente provoca una disminución en la presión atmosférica en la superficie del agua (podemos imaginarnos esta presión atmosférica como el peso del aire por unidad de superficie) dando origen al diferencial de presión que comentamos más arriba, el cual provoca la formación de vientos.

El proceso anterior se retroalimenta, ya que los vientos que fluyen a la zona de baja presión provocan que más vapor se desprenda y libere calor latente, repitiéndose e intensificándose el ciclo hasta que otros factores lo debiliten.

'Huracanes'

El proceso anterior se retroalimenta, ya que los vientos que fluyen a la zona de baja presión provocan que más vapor se desprenda y libere calor latente, repitiéndose e intensificándose el ciclo hasta que otros factores lo debiliten.

HAY DIFERENTES TIPOS DE HURACANES

'Huracanes'

Digamos que se clasifican en base a una escala conocida como Saffir-Simpson que les otorga un número entre 1 y 5 que se basa en la velocidad de los vientos. De hecho, aún antes de que estos fenómenos se cataloguen como huracanes reciben varias denominaciones diferentes; en la siguiente tabla se mencionan algunas características tanto de la clasificación Saffir-Simpson como de la clasificación "pre-huracán":

 

TIPO

CARACTERÍSTICAS

Depresión Tropical

Grupo de tormentas que se organizan con vientos de hasta 63 KM/hora; se designa como tal cuando aparece una baja presión y hay circulación de viento en el centro del grupo de tormentas.

Tormenta Tropical

Depresión que se intensifica hasta desarrollar vientos de entre 64 a 117 KM/hora. En esta fase es cuando se le asigna un nombre y el movimiento de los vientos se hace más circular.

Huracán

Con la baja de presión continua, la tormenta tropical se convierte en Huracán con vientos de 118 KM/hora.

1

Vientos de entre 118 y 153 KM/hora

2

Vientos de entre 154 y 177 KM/hora

3 (*)

Vientos de entre 178 y 209 KM/hora

4 (*)

Vientos de entre 210 y 249 KM/hora

5 (*)

Vientos de más de 249 KM/hora

(*) Estos tipos son los más peligrosos.

'Huracanes'

'Huracanes'

•El efecto de un huracán puede ser devastador. Estas imágenes ilustran la total destrucción del complejo de apartamentos Richeliue (Florida, EEUU) tras el paso del huracán Camille en 1969. (Crédito de las fotos en la esquina inferior derecha)

Necesitamos una serie de características para que el huracán pueda formarse, como son:

1. TEMPERATURA SUPERIOR A LOS 80 F:


        A esa temperatura, el agua del océano se está evaporando al nivel acelerado requerido para que se forme el sistema. Es ese proceso de evaporación y la condensación eventual del vapor de agua en forma de nubes el que libera la energía que le da la fuerza al sistema para generar vientos fuertes y lluvia. Y como  en las zonas tropicales la temperatura es normalmente alta, constantemente originan el segundo elemento necesario:

2. HUMEDAD:

Como el huracán necesita la energía de evaporación como combustible, tiene que haber mucha humedad, la cual ocurre con mayor facilidad sobre el mar, de modo que su avance e incremento en energía ocurre allí más fácilmente, debilitándose en cambio al llegar a tierra firme.

3. VIENTO

La presencia de viento cálido cerca de la superficie del mar permite que haya mucha evaporación y que comience a ascender sin grandes contratiempos, originándose una presión negativa que arrastra al aire en forma de espiral hacia adentro y arriba, permitiendo que continue el proceso de evaporacion. En los altos niveles de la atmósfera los vientos deben estar débiles para que la estructura se mantenga intacta y no se interrumpa este ciclo.

4. GIRO o "spin":

La rotación de la tierra eventualmente le da movimiento en forma circular a este sistema, el que comienza a girar y desplazarse como un gigantesco trompo. Este giro se realiza en sentido contrario al de las manecillas del reloj en el hemisferio norte, y en sentido favorable en el hemisferio sur.

¿CUÁNTO MIDE UN HURACÁN?

        Un huracán mide normalmente  entre 8 y 10 kilómetros de alto y de 500 a 100 km de ancho, pero su tamaño puede variar considerablemente. Los huracanes más pequeños pueden medir sólo 40 km de diámetro y los más grandes entre 600   y 800 km. Los huracanes más gigantescos se forman en el Océano Pacífico Y pueden medir hasta 1.700 km de diámetro. El ojo de un huracán mide generalmente entre 25 y 35 km, aunque puede variar mucho. El ojo de los huracanes del pacífico, donde los ciclones tienen más agua que recorrer antes de tocar tierra, tiende a ser de los más grandes del mundo, con un diámetro aproximado de 80 km.

¤ FRECUENCIA ¤

En un año normal se originan en el mundo alrededor de 60 huracanes, siendo mucho más frecuentes en el Pacífico Noroeste (Filipinas y Japón).

¤ VELOCIDAD ¤

La velocidad de desplazamiento de un huracán es de aproximadamente 20 km/h, pero puede variar en forma considerable y brusca. Un ser humano camina a una velocidad de 4 a 5 km/h.

¿DÓNDE SE ORIGINAN LOS HURACANES?

  Como las temperaturas del mar tienen que estar a más de 80 F, los huracanes se van a formar en diferentes lugares en diferentes meses del año, por lo general en la época más calurosa. Los huracanes ocurren en todas las áreas oceánicas tropicales excepto el Atlántico Sur y el Pacífico Sur.  Recuerden que el huracán necesita mucho océano para cobrar fuerza y para nutrirse, y se mueve con la rotación de la tierra hacia el oeste. Eso implica que se va a formar en donde puedan correr sin ser interrumpido y debilitado por tierra firme. Hay ondas  tropicales formándose todo el tiempo, pero no todas tienen las condiciones y el  espacio para cobrar fuerza.

ESTRUCTURA DE UN HURACÁN

      Las partes principales de un huracán son las bandas nubosas en forma de espiral alrededor de su centro. El ojo es un sector de bastante calma, poca nubosidad y, aproximadamente de 30 a 65 Km de diámetro. La pared del ojo, esta compuesta de nubes densas, en esta región se localizan los vientos más intensos del huracán. Ver figs. 6 y 7).

      Las bandas en forma de espiral con fuerte actividad lluviosa convergen hacia el centro del huracán de manera antihoraria.

      En los niveles altos de la atmósfera, el viento circula en forma horaria (anticiclónico), contrario a como lo hace en los niveles bajos.

      El aire desciende en el centro del huracán dando lugar al ojo del mismo.

      En la densa pared de nubes que rodea el ojo se localizan los vientos más fuertes del huracán.

'Huracanes'

En los niveles bajos se da la confluencia de viento que rota antihorariamente (ciclónico) y, por el contrario, en los niveles altos, en donde se da la salida del sistema, los vientos circulan horariamente (anticiclónico). Se observan las bandas de lluvia y una corriente de aire descendente en el centro del sistema, lugar en donde se forma el ojo del huracán.
 

'Huracanes'

Imagen del huracán Mitch cuando alcanzó la categoría 5. Se observa claramente el ojo y la pared del mismo. Nótense las bandas de lluvia que confluyen alrededor del centro del sistema. El ojo es oscuro ya que es una zona que no tiene nubes, lo que se observa entonces es la superficie del mar. El huracán Mitch es un reflejo de la alta organización que pueden llegar a alcanzar este tipo de ciclones tropicales,  surgido de un sistema de baja presión, encontrando  a su paso el ambiente favorable para su intensificación y organización tanto física como dinámicamente.
 

'Huracanes'

'Huracanes'

  Fotos tomadas por el Dr. Black (NOAA) cuando volaba dentro del ojo de un huracán. Se nota el cielo despejado en la parte superior de la imagen y la espesa nubosidad de la pared del ojo. Esta región central del huracán es una zona estable, sin nubosidad y sin lluvia. Por el contrario, en la pared del ojo se localizan los vientos más fuertes del huracán.

     Cambios en la estructura del ojo y de la pared del ojo pueden causar cambios en la velocidad del viento del huracán.

      El ojo puede cambiar de tamaño a medida que el huracán recorre las aguas oceánicas.

      Las bandas de lluvia exteriores al huracán a menudo tienen vientos con fuerza de huracán o tormenta,  pueden extenderse algunos cientos de kilómetros del centro y tienen un ancho de algunos kilómetros hasta 145 kilómetros y  varían entre 80 y 480 kilómetros de largo.

      El tamaño típico (diámetro) de un huracán es de 480 kilómetros de ancho, aunque este valor puede variar considerablemente. El tamaño no es un indicador, necesariamente, de la intensidad del huracán.

'Huracanes'

'Huracanes'

El tamaño de un huracán varía considerablemente. La imagen izquierda muestra el huracán Danny (1997) y a la derecha, el huracán Fran (1996). El huracán Danny es comparativamente mucho más pequeño que el huracán Fran, aunque no necesariamente implica que el huracán Fran fue más destructivo.

      La fuerza de los vientos huracanados puede extenderse hacia afuera de su centro alrededor de 40 kilómetros, si es un huracán pequeño, y más de 240 kilómetros si es grande, alcanzando, en ciertas ocasiones, hasta 500 kilómetros.

      El huracán puede cambiar rápidamente de forma, tamaño, intensidad, velocidad de traslación y dirección de desplazamiento

      La velocidad y la trayectoria de un huracán dependen de complejas interacciones entre éste la atmósfera y el mar: típicamente un huracán se desplaza a una velocidad de 24 a 32 kilómetros por hora.

      Como regla general el lado derecho del huracán (relativo a la dirección de su desplazamiento) es la parte más peligrosa del mismo debido a que a su velocidad  se le suma  la velocidad de la corriente de viento en el cual éste está embebido. El incremento de la velocidad del viento en el lado derecho del sistema aumenta la marejada generada. Además, los tornados son más frecuentes en esta parte del sistema.

'Huracanes'

La flecha azulada indica la corriente de viento en la que está embebido el huracán (simbolizado por la figura blanca que rota). El punto A (130 mph (millas por hora) equivalente a 208 kilómetros por hora) muestra mayor velocidad que el punto B (70 mph, 112 km/h), a la izquierda del huracán. En el punto A se suman la velocidad inherente al huracán y la velocidad del llamado flujo básico o corriente de viento en la que está embebido el huracán.

LA TEMPORADA DE HURACANES

     Existe un patrón general más o menos constante, pero que puede variar según las condiciones meteorológicas.

     En el Atlántico, Caribe y Golfo de México comienza el 1° de Junio de cada año, debido al calentamiento del agua durante el verano, y se extiende hasta el 30 de Noviembre, aunque puede haber huracanes todo el año (excepto Marzo). En el Golfo de México y El Caribe Occidental, por ser aguas más tranquilas, el calentamiento precede al resto, originándose allí los primeros sistemas ciclónicos de la temporada.

     A medida que avanza el verano el sol se va desplazando a latitudes más boreales (hacia el norte) de modo que los huracanes se producen al norte del Caribe y se desplazan, merced al movimiento rotacional de la Tierra, hacia el Oeste, arribando frecuentemente a la costa Este de Estados Unidos después de haber pasado por los países caribeños, especialmente Puerto Rico, Cuba, Las Bahamas, etc. Primero arriban en la costa de Florida y, a medida que avanza el verano (Agosto - Septiembre) y según la potencia del huracán, pueden llegar a los estados centrales de EE.UU e incluso a los más norteños de la costa atlántica y avanzar continente adentro.  Al final de la temporada, cuando el agua se comienza a enfriar otra vez, los huracanes se forman nuevamente en el Caribe y el Golfo.

     En el Océano Pacífico, debido a la corriente fría de Humboldt, la temperatura del agua rara vez excede los 80°F, de manera que los de manera que los huracanes no son frecuentes. La "Corriente del Niño", que aumenta la temperatura oceánica puede constituir una excepción. El desplazamiento hacia el Oeste (por la rotación de la Tierra, como ya mencionamos) de los huracanes disminuye aún más las probabilidades de que alguno arribe a las costas de Chile, Perú o Ecuador. Mucho más probable, como señalamos al inicio, es que se originen más al Norte y se desplacen hacia Asia afectando a Japón, Hong Kong, Filipinas, etc.

'Huracanes'

Las áreas en rojo indican las zonas marinas en las que pueden formarse los huracanes alrededor del mundo.

'Huracanes'

Los huracanes que inicialmente nacen como un sistema de baja presión en los alrededores de las islas de Cabo Verde (frente a las costas norteñas de África), llevan a cabo trayectorias enmarcadas dentro de la flecha indicada en la figura. A medida que transcurre el año, los lugares de nacimiento de los huracanes se trasladan hacia el oeste de su posición inicial, frente a las costas africanas, trasladándose al Mar Caribe especialmente en los meses de setiembre y octubre.

BIBLIOGRAFÍA

http://www.angelfire.com/nt/huracanes/

http://www.albanet.com.mx/articulos/huracanes.htm

http://www.imn.ac.cr/educa/JC-HURACAN/HURACANjc.htm

a su ojo, salvo que se hall

10