Hume

Filosofos del Siglo XVIII. Biografía. Empirismo. Contexto Historico Social. Problema del conocimiento. Inferencia causal. Emotivismo moral. Ética y Religión

  • Enviado por: Mackoy
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas

publicidad

  • Empirismo

  • Contexto (fotocopias)

  • Vida y Obra

  • El problema del conocimiento

  • Planteamiento empirista

  • Análisis de la idea de causa Yo

  • Límites de la inferencia causal Dios

  • Fenomenismo y escepticismo Mundo

  • El problema de la ética: Emotivismo moral

  • El problema de la ética y religión

  • Empirismo (experiencia)

  • Es una corriente filosófica de la época moderna que aparece como una respuesta histórica al racionalismo y que afirma que el origen y el valor de nuestros conocimientos residen en la experiencia. (Hume, Locke)

    Tesis

    • El origen del conocimiento reside en la experiencia y no hay contenidos previos a la experiencia, todos los contenidos de la mente, son adquiridos. Negación de las ideas innatas (mente en blanco; tabula rosa)

    • El conocimiento humano es limitado. La razón toma contenidos de la experiencia y está limitada por ella.

    • Todo conocimiento es conocimiento de ideas, las ideas son como los átomos del conocimiento. La mente o el entendimiento no recae sobre las cosas, sino manejas ideas. Entonces aparece el problema: “¿De dónde vienen las ideas?, ¿Se corresponden con un mundo externo?

    • Explicación psicológica del pensamiento de las ideas simples crean las complejas.

    III. Vida y Obra

    David Hume nació en 1711 en Edimburgo (Escocia). Estudió derecho allí, pero abandona las leyes para ir a Francia a estudiar la filosofía. Vive en Francia y escribe su obra Tratado de la Naturaleza humana y más tarde Investigación sobre el entendimiento humano. Por su escepticismo no le dieron ninguna cátedra universitaria. Tras un periodo en Viena volvió a Edimburgo y de allí de vuelta a Francia en calidad de embajador inglés. También conoció a Rousseau y estrecha vínculos con la Ilustración. Se retira a Edimburgo y allí muere en 1776.

    IV. Problema del conocimiento

    3.1 Planteamiento empirista

    Hume es un empirista por tanto quiere realizar una crítica del Racionalismo en concreto de la metafísica racionalista (Dios, mundo, yo,…)

    Hume quiere hacer una crítica al racionalismo porque representa un deseo de explicar algo inexplicable y a veces es fruto de supersticiones y prejuicios. Para acabar con la metafísica va a realizar un análisis del entendimiento humano o de la razón y vamos a ver su capacidad de demostrar la existencia de Dios o no.

    El entendimiento posee dos elementos:

    1. Son datos inmediatos, que no hay nada entremedias, que de modo directo nos proporcionan los sentidos. Se caracterizan por su viveza y sentido de realidad.

    2. Contenido mediático, indirecto, una copia de la impresión es una imagen es una más débil.

    Ambos son contenidos mentales. Una vez definidas un principio fundamental:

    Toda idea deriva de la impresión, de tal manera que solo tienen fundamento aquellas ideas a las que les corresponde una impresión. Para sabes si una idea tiene fundamento tienes que buscar su impresión correspondiente, si no tiene impresión, no tiene fundamento. Por tanto en las impresiones está el límite de nuestro conocimiento.

    Idea Impresión Dios Yo

    Las ideas y las impresiones se unen formando elementos complejos. Estas ideas o impresiones se asocian mediante lo que se llama la ley de asociación de ideas. Son leyes del pensar, del pensamiento, se refieren a la manera que ordenamos nuestras representaciones, no están en los fenómenos o las cosas. Son tres:

  • Ley de semejanza: Impresiones o ideas (cosas semejantes tienden a asociarse)

  • Ley de contigüidad temporal: Impresiones o ideas de fenómenos o de cosas que se dan en un mismo espacio o en un mismo tiempo.

  • Ley de Causa-efecto: Tendemos a considerar ciertos fenómenos como causas de otros porque siempre hemos observado que van unidos.

  • En este planteamiento quedan abiertos algunos problemas.

    • ¿Se corresponden las asociaciones entre impresiones o ideas con verdaderas asociaciones entre las cosas?

    • ¿Qué provoca en un sujeto las impresiones? ¿Existe el mundo externo? ¿Percibimos el mismo mundo?

    3.2 Análisis de la idea de Causa (texto)

    Hume va a analizar la ley de causalidad, todo efecto tiene su causa. Esta ley es muy importante en la vida cotidiana y la física. Cuando aplicamos la idea de causa es entendemos que existe un nexo universal y necesario entre dos fenómenos. Ej.: Fuego y Calor. Cuando veo fuego pienso que hay un nexo entre A y B.

    Ahora vamos a analizar la idea de causa, para ello utilizaremos el criterio. “Toda idea deriva de una impresión”. Aplicando este criterio tenemos la idea de causa pero no tenemos la impresión, por tanto esa idea no tiene fundamento. ¿De dónde la hemos sacado? ¿Por qué tenemos la idea de causa?

    Es la costumbre la que nos lleva a esta idea. Nos lleva a suponer que existe una conexión necesaria entre dos fenómenos entre A y B. No sabemos con universalidad y necesidad que el agua se calentará, si no que lo creemos.

    La costumbre nos lleva a suponer que el futuro será igual que el pasado, pero que en el pasado haya sucedido de una forma no quiere decir que siga siendo igual en el futuro. Vamos a analizar cómo funciona esta suposición (costumbre):

  • Hay una observación de hechos repetidos que aparecen enlazados, esto genera una costumbre.

  • La costumbre o hábito es el fundamento de la creencia en que el futuro será igual al pasado.

  • Creencia nos proporciona la convicción de que las conexiones entre fenómenos se producirá siempre de la misma manera.

  • Consecuencias

    Cuando hablamos de la Causalidad o de la ley de Causalidad en realidad nos referimos a la ley de las cosas, si no a la ley de nuestro pensar en las cosas, una ley que ponemos nosotros. De esta manera según Hume el conocimiento, la ciencia, son interpretaciones de la realidad. Las leyes científicas que tratan de la conexión necesaria son útiles, pero no concuerdan exactamente con la experiencia sirven para darnos seguridad, pero con ellas no podemos predecir el futuro. Por tanto las predicciones del futuro solo serán probables, no necesidad ni universalidad.

    Como consecuencia Hume rompe o cede con el ideal clásico de ciencia entendido como conocimiento absoluto e infalible. Para Hume ahora es un saber aproximado.

    Este análisis de la causalidad le lleva a establecer dos tipos de verdades lo que se van a llamar verdades de hecho que son las que pertenecen a las ciencias de la experiencia o empíricas (Física, bilogía, etc.)

    Va haber otras verdades, verdades de razón, que pertenecen a las ciencias formales, no tratan de la experiencia, si no que analizan ideas y son la matemática y la lógica.

    3.3. Límites de la inferencia causal: yo, Dios y el mundo

    Hume analiza otras ideas racionalistas:

    • Yo (conciencia): Hume aplica su criterio a estas idas (Su criterio es que toda idea deriva de una impresión). Hume propone buscar una impresión que corresponda a la idea de yo. Si hay idea, pero no impresión. Por eso esa idea del Yo no tiene fundamento.

    Para Hume la conciencia y el Yo son un conjunto de impresiones (dolor, calor, hombre, etc.) unidas por la memoria. La idea del Yo cartesiano es una invención.

    La memoria y la imaginación nos ayudan a creer que tenemos una identidad, del mismo modo que la costumbre nos lleva a considerar que el futuro se adecuará al pasado, gracias a la imaginación y el recuerdo nos concebimos a nosotros mismos, como seres estables, dotados de identidad.

    • Dios: Aplicamos el criterio, y no encontramos impresión de Dios, entonces ¿De dónde viene la idea? Viene de la superstición y de la creencia.

    • Mundo: Solo podemos decir que existen impresiones, no podemos ir más allá de nuestras impresiones, no podemos saber cuál es su causa, ni tampoco si se corresponden o no con un mundo material. Para aclarar esta cuestión necesitaríamos acceder al mundo tal y como es, como independencia de nuestro conocimiento, lo cual es imposible. Descartes soluciona esto con la idea de un Dios, que no engaña, pero Hume no puede admitir está solución por tanto el problema queda abierto. La imaginación nos lleva a considerar que existe un mundo que causa impresiones e ideas.

    3.4 Fenomenismo y escepticismo

    Según Hume solo tenemos impresiones, datos de la experiencia o de fenómenos por tanto la realidad queda reducida, a lo que cada sujeto capta. Debido a esto lo anteriormente explicado, el problema del conocimiento, termina con un cierto escepticismo. Ahora bien, Hume afirma que además de la razón, tenemos otras fuentes de conocimiento. En la vida cotidiana nos manejamos con la costumbre, la imaginación, la memoria, y aunque nuestras ciencias no sean siempre racionales, pueden ser razonables. Por último uno de los puntos originales de Hume, es mostrar el hecho de que nuestra razón está limitada.

    V. El problema de la ética: El emotivismo moral

    Hume aplica las conclusiones anteriores a la ética. La razón está limitada por la costumbre y tenemos otras facultades. La razón no puede indicarnos que es el bien o el mal. Cuando decimos que algo es moralmente bueno, no estamos describiendo un hecho, ya que no tenemos impresión de bueno, ya que lo interpretamos, es decir, proyectamos valores a los hechos, ya que los hechos son neutros.

    Ej.: Analizando un hecho moral como una paliza mientras dirigimos nuestra atención al objeto o al hecho, no encontramos ni el bien ni el mal por ninguna parte, lo encontramos cuando dirigimos nuestra atención a nuestro corazón, aparece un sentimiento de agrado o desagrado, aprobación o reprobación. La moral va totalmente ligada a los sentimientos, esto se llama emotivismos o emoción. Para Hume el fundamento de los juicios morales, o lo que nos llena a obrar es el sentimiento.

    Hume considera que ante determinados hechos los seres humanos responde con sentimientos idénticos, porque tenemos la misma naturaleza. Así de paso salva el problema del relativismo. Este análisis no nos lleva a afirmar que se prescinda totalmente la razón cuando oramos moralmente (La razón es útil, por ejemplo para mostrar consecuencias). Pero en último término la decisión de actuar de una forma u otra depende de los sentimientos.

    VI. El problema de la ética: La religión.

    El análisis que hace Hume de la religión, será decisivo para el pensamiento de la Ilustración. Hume refuta las pruebas de la existencia de Dios y concluye que no es posible una justificación racional a la religión (Ver apartado sobre Dios). Se muestra interesado en el fenómeno religioso y cree que sus orígenes pueden encontrarse con la naturaleza humana. El análisis psicológico y sociológico que hace de la religión le lleva a afirmar que ésta nace de la esperanza, temor, incertidumbre, propias del ser humano. Igual que en el apartado de la moral, la religión no tiene su origen en la razón, sino en los sentimientos.