Hume

FIlosofía del Siglo XVIII. Conocimiento. Naturaleza de las Ideas. Método Experimental. Experiencia Sensible

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad

HUME

MARCO HISTORICO SOCIOCULTURAL Y FILOSOFICO

El siglo XVIII es un momento en el que finalizó el fin de la Europa de Carlomagno. Se proclamaron los derechos del hombre y se luchó contra los privilegios de unos pocos. Una clase social, la burguesía, relevó en poder a una caduca nobleza y mermó, a su vez el poder de los reyes. De 1776 a 1784 la Guerra de la Independencia de Estados Unidos, puso de manifiesto el principio de que todos los hombres son iguales e independientes por naturaleza (idea defendida por Locke y Rousseau).

Los cambios más importantes en Inglaterra tuvieron lugar durante el reinado de Jorge III. No obstante la revolución agrícola comenzó en 1750 y favoreció el mercado de la naciente industria. A partir de ella se produjo un cambio de las estructuras económicas y técnicas de producción. Se trata de la Revolución Industrial. Se inventó la máquina de hilar, la máquina de tejer o la máquina de vapor de Watt. Se inventó el pararrayos, y se descubrieron las leyes de la electricidad.

A mediados del siglo, tanto en el arte como en la política se enfrentaron dos proyectos, el arte rococó y el arte neoclásico; la monarquía absoluta y la democracia burguesa. El rococó era refinado y sensual frente al neoclásico, racional, severo y moralizante. E el arte y en la historia se impusieron movimientos iconoclastas. La nueva estética se consagró con la exposición del Juramento de los Horacios, de Jean Louis David.

En los siglos XVII y XVIII destacaron el empirismo y el racionalismo. Para el realismo la fuente de conocimiento era el propio sujeto cognoscente y el empirismo consideraba la fuente de conocimiento la experiencia pero los dos compartían la supremacía del sujeto en el conocimiento y la importancia del método.

Hume vivió en el momento de la Enciclopedia. Montesquieu publicó “el espíritu de las leyes”, Rousseau “el discurso sobre la desigualdad de los hombres” y Voltaire “el diccionario filosófico”.

Los filósofos pretenden orientar al hombre a la razón. La máxima expresión de este fenómeno es la Enciclopedia.

El análisis de la realidad supone el replanteamiento de todos los valores sociales admitidos hasta entonces.

 

 

 

PENSAMIENTO DE HUME.

Según Hume todas las ciencias se relacionan con la naturaleza humana. El método que propone es el utilizado por Newton en los “Principia mathematica”.

Hume tenía tres objeticos, que eran: estudiar el conocimiento y la naturaleza de las ideas, emplear el método experimental y establecer límites del conocimiento a la experiencia sensible.

En Hume, la palabra idea solo designa ciertos contenidos de la conciencia. Las ideas son débiles, con origen empírico y son copias de las impresiones, teniendo estas últimas las siguientes características: simples, claras y distintas; originales; vivaces e inmediatas. Llega a una posición netamente fenomenista, el objeto de nuestro conocimiento se limita a las impresiones y las ideas, cualquier realidad externa fuera de las ideas o impresiones no se puede conocer.

Hume dice que la mente es un conjunto de ideas que se relacionan entre sí por la ley de asociación de ideas y la ley de semejanza, contigüidad, y causa-efecto.

Las ideas pueden ser relaciones de ideas: sin experiencia sensible que son una relación de ideas independientes de los hechos. Se dice que la verdad de tales proposiciones puede ser conocida “a priori”. También pueden ser cuestiones de hecho, basadas en la experiencia sensible, en las impresiones. Este tipo de conocimiento no puede tener otra justificación que la experiencia o impresiones. O la verdad que se refiere a las cuestiones de hecho solo puede ser conocida “a posteriori”.

Hume dice que todos los razonamientos referentes a cuestiones de hecho se fundamentan en la relación entre causa y efecto.

Hume critica el principio de causalidad de la filosofía tradicional porque no es una relación absoluta o universal, sino que es probable y no es necesario aunque Hume no lo niega. La causalidad se basaba en la sucesión constante entre un fenómeno y otro. Cualquier acontecimiento es independiente de otro y entre ellos no existe ninguna vinculación causal. Lo que acostumbramos a llamar causalidad no es sino una sucesión de acontecimientos sensibles que se pueden agrupar en una ley científica. El mundo no está hecho de grandes verdades inmutables y necesarias, sino de aquellas puramente probables y cambiantes. También critica la idea de sustancia de la filosofía racionalista, la sustancia extensa porque solo sé que existe aquello de lo que tengo impresión  pero no que exista una realidad corpórea distinta de dicha impresión, la sustancia infinita porque no es un hecho empírico y no tenemos impresión alguna de Dios, y la sustancia pensante porque para él es un conjunto de experiencias e impresiones y no  tenemos ninguna impresión, solo es un haz de imágenes. Por lo tanto, esto le conduce al escepticismo y al fenomenismo ya que todo procede de las impresiones, de algo empírico que son los fenómenos.

En cuanto a la ética critica al racionalismo. Entiende por ética “el conjunto de juicios sobre la bondad o malicia de las acciones humanas” y el fundamento de estos juicios no es la razón. Propone el emotivismo, para Hume los juicios morales son buenos o malos en función del sentimiento de agrado o desagrado que nos produce y dice que la razón no determina ni el bien ni el mal. Esto puede derivar en un utilitarismo y un hedonismo, ya que solo nos agrada aquello que es útil y eso será bueno mientras aquello que me desagrada será inútil y será malo.

En el ámbito de la política aparece también la idea de utilidad. Formamos organizaciones políticas porque nos resulta útil. Es útil porque nos proporciona fuerza, habilidad y seguridad. El fundamento de obedecer a la autoridad política reside en el interés, en los beneficios que sacamos de ello.