Humanismo italiano

Movimientos culturales de la Edad Moderna. Renacimiento. Literatura y pensamiento humanista. Filosofía moderna. Imprenta. Aldo Manucio

  • Enviado por: Guillermo Soto Garrido
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 19 páginas
publicidad
cursos destacados
Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

Facultad de Educación

Carrera de Historia y Ciencias Sociales

Cátedra de Historia Medieval y Moderna

El Humanismo Italiano.

Presentación

El humanismo se define como “... un movimiento que intentó liberar al hombre, mediante el descubrimiento de los valores morales e intelectuales encerrados en la literatura grecolatina y su adaptación a las nuevas necesidades del tiempo...” se desarrolla básicamente en Italia y luego se difunde por el resto de Europa, causando una transformación del paradigma contemporáneo a la época.

El presente informe, tiene por objetivo general, realizar una investigación de la región en donde se inicio este movimiento, considerando los aspectos fundamentales que permitieron la difusión del humanismo, que entre otros fueron: su influencia en filósofos, escritores, escultores y pintores; su difusión a través de universidades y la imprenta; además de haberse desarrollado en las principales ciudades comerciales e industriales, lo que permitió una mayor cobertura de difusión.

Los objetivos específicos de este informe que nos permitirán dar cuenta del objetivo general son a considerar: principales representantes del humanismo, la relación que se hace con el Renacimiento, y los principales centros de difusión humanista.

En necesario aclarar si, que al hablar de Renacimiento, este adquiere una manifestación cultural, una concepción de la vida y de la realidad, que impregna el arte, las letras, las ciencias y las costumbres, por tanto tiene limitaciones sociales y geográficas; en cambio el término Humanismo se aplica al movimiento cultural estrictamente hablado, al núcleo de ideas, sentimientos y valores estéticos que se manifiesta primeramente en Italia, que es donde se centra nuestro informe, en el siglo XV y alcanza su punto de madurez en la primera mitad del XVI.

Lo que conservan en común es la apelación a la autenticidad filológica de las fuentes clásicas, como base para sus construcciones culturales.

1. - Una Concepción del Renacimiento y su relación con el Humanismo.

La acepción Renacimiento no se acota solo a muestras eruditas, literarias y artísticas, sino que abraza como cualquier otro periodo histórico, los múltiples aspectos de la vida, no todos ellos coherentes ni igualmente brillantes.

Entre 1350 y 1550 en la sociedad europea occidental se conoció y vivió una auténtica revolución espiritual, una crisis de perfiles muy inteligibles y nítidos en todos los órdenes de la vida; una profunda transformación del conjunto de los valores económicos, políticos, sociales, filosóficos, religiosos y estéticos que habían constituido la vieja civilización medieval, aquella que había sido caracterizada y definida con un cierto desdén, como la edad de las tinieblas.

El Renacimiento es una época de ruptura con el oscurantismo medieval, un período de renovación del arte y de las letras, de recuperación y de acercamiento a los clásicos, de restauración de la Antigüedad, de un uso novedoso de la razón en todos los campos del saber. Asimismo, el período se caracteriza por la aparición de un fuerte proceso de secularización de la vida política y por la presencia de una nueva escuela de pensamiento, el Humanismo, que surgió como el principal difusor de este movimiento de revalorización y depuración de las obras clásicas.

El italiano Eugenio Garin señala que el termino Renacimiento solo adquiere una significación adecuada en el terreno de la cultura: Es antetodo una manifestación cultural, una concepción de la vida y de la realidad, que impregna las artes, las letras las ciencias y las costumbres.

La acepción Renacimiento para la época de los siglos XIV a XVI protagonizada por los grandes humanistas, no existía en si, aunque encontramos el vocablo renacer en los escritos de Vasari. En su obra "Vida de grandes pintores, escultores y arquitectos" (1550), habla ya de progresos del Renacimiento de las artes desde el siglo XIII, cuando los artistas toscanos comenzaron a imitar obras de la Antigüedad clásica grecorromana. Por los mismos años, el humanista Giovio indicaba que, en tiempos de Bocaccio las letras podían considerarse renacidas. Todos los autores citados utilizan el término renacer, pero ¿qué entendían realmente por renacimiento, renovación o resurrección?.

En cuanto al termino “Humanismo”, este se aplica al movimiento cultural conformado por un núcleo de ideas sentimientos y valores estéticos que se manifiestan primeramente en Italia durante el siglo XV y alcanza su mayor apogeo al principio del siglo XVI. El término deviene del vocablo latín “humanitas”, palabra que engloba de mejor forma a este movimiento que exalta la grandeza del hombre y su capacidad racional. Aunque el término Humanismo ha sido, empleado para denominar toda doctrina que defienda como principio fundamental el respeto a la persona humana, la palabra tiene una significación histórica indudable. Humanismo fue uno de los conceptos creados por los historiadores del siglo XIX para referirse a la revalorización, la investigación y la interpretación que de los clásicos de la Antigüedad hicieron algunos escritores desde finales del siglo XIV hasta el primer tercio del siglo XVI. En realidad, fue la voz latina "humanista", empleada por primera vez en Italia a fines del siglo XV para designar a un profesor de lenguas clásicas, la que dio origen al nombre de un movimiento que no sólo fue pedagógico, literario, estético, filosófico y religioso, sino que se convirtió en un modo de pensar y de vivir vertebrado en torno a una idea principal: en el centro del Universo está el hombre, imagen de Dios, criatura privilegiada, digna sobre todas las cosas de la Tierra. El humanista comenzó siendo, en efecto, un profesor de humanidades, es decir, de aquellas disciplinas académicas que constituían el programa educativo formulado idealmente por Leonardo Bruni. Su propósito consistía en formar a los alumnos para una vida de servicio activo a la comunidad civil, proporcionándoles una base amplia y sólida de conocimientos, principios éticos y capacidad de expresión escrita y hablada. Su preocupación por los problemas morales y políticos le obligó a adoptar también posiciones humanistas, en el sentido de que nada de lo humano le sería ajeno. El Humanismo no apareció de una forma brusca, sus orígenes son complejos y la cronología de su nacimiento parece imprecisa. En el norte de Italia, durante la segunda mitad del siglo XIII ya se advierten señales anunciadoras, por ello su herencia es medieval ya que el interés de los abogados por el valor práctico de la retórica latina, el uso cada vez más apreciado del Derecho Romano, de la filosofía y de la ciencia aristotélica por teólogos y profesores, y el encuentro literario con los clásicos de la Antigüedad, son pruebas suficientes de los cambios que se estaban produciendo en los círculos intelectuales prehumanistas por aquellas fechas.

Las relaciones entre humanismo y Renacimiento se presentan bajo el aspecto de una polémica: mientras que el humanismo se caracterizará por el retorno a la sabiduría clásica, en el marco de una preocupación fundamentalmente de signo filológico y teológico, el Renacimiento lo hará como impulsor del desarrollo de la ciencia. Así, el Renacimiento, sin renunciar a los temas básicos del humanismo, le superará, al desligar tales temas de la perspectiva teológica y enlazarlos con el pensamiento científico.

2. - El Humanismo

Dentro del contexto anteriormente descrito surge el humanismo, el cual es un movimiento desarrollado en Europa desde el siglo XVI que rompió con las tradiciones escolásticas medievales y exaltó las cualidades humanas, por lo que comenzó a dar sentido racional a la vida. Es decir, se pone énfasis en la responsabilidad del propio hombre para darle sentido a su vida, sin recurrir a la existencia de un mundo trascendental o un dios y como consecuencia se considera al hombre como centro y medida de todas las cosas que vendría siendo un pensamiento antropocentrista.

Desde un punto de vista filosófico el humanismo es una actitud que hace hincapié en la dignidad y el valor de la persona ya que uno de sus principios básicos es que las personas son seres racionales que poseen en si mismas capacidad para hallar la verdad y practicar el bien.

El término humanismo se utiliza también con gran frecuencia para describir el movimiento literario y cultural, ya que una persona que se dedica al estudio de las letras y las artes es considerado un humanista. Este renacimiento de los estudios griegos y romanos subrayaba el valor que tiene lo clásico por sí mismo, mas que por su importancia en el marco del cristianismo.

La recopilación y traducción de manuscritos clásicos se generalizó, de modo muy significativo, entre el alto clero y la nobleza pues la invención de la imprenta, a mediados del siglo XV, otorgó un nuevo impulso al humanismo mediante la difusión de ediciones de los clásicos. Aunque en Italia el humanismo se desarrolló sobre todo en campos como la literatura y el arte, en Europa central, donde fue introducido por los estudiosos alemanes, el movimiento penetró en ámbitos como la teología y la educación.

Una característica muy notable del humanismo es que en vez de valorar el conocimiento en función de la realidad, lo hace, por su utilidad o educación. Humanistas y pragmatistas confunden la verdad con la utilidad, por esta razón, el conocimiento conserva para ellos un valor instrumental. Es innegable que no hay un momento de la vida intelectual que no obedezca a un fin, y que todo fin debe estar en relación con la naturaleza humana, pero los fines humanos forman series complejas subordínales a un sistema cultural, que es la plena realización del ideal humano.

Este movimiento va a traer aparejado un cambio de actitud que llevará a los europeos a expresar su extroversión hacia ultramar, y estos entrarán en contacto con otros mundos y con otras civilizaciones, pero no siempre con un alma dialogante, sino con la pretensión de imponer sus formas de civilización.

Por conclusión los humanistas compartían que la razón y la ciencia son suficientes para la comprensión del mundo.

3. - El Humanismo Italiano y sus principales representantes

Los debates intelectuales, las transformaciones en el pensamiento, y las nuevas formas de piedad y las demandas de reforma, constituyen una parte de los cambios de actitud en la concepción del hombre y la visión del mundo a los que podemos denominar Humanismo. Lejos del concepto de Humanismo como fenómeno renacentista, antagónico de lo medieval, el Humanismo es tan medieval como lo son los siglos XIV y XV, aunque su interés, orientación y ámbito de desarrollo sea diferente de conceptos que podemos llamar medievales. El Humanismo nace en ambientes burgueses y urbanos como respuesta a inquietudes culturales no satisfechas por la cultura clerical y el método escolástico; responde a una mentalidad que se niega a la aceptación, sin más, de autoridades, que gusta de la observación, y que busca en las obras de la Antigüedad clásica un modelo y una fuente de inspiración. El Humanismo italiano es el movimiento literario, cultural, artístico e ideológico que se desarrolló en Italia entre los últimos decenios del siglo XIV y los primeros años del siglo XVI, y se caracterizó como una vuelta al estudio de la Antigüedad clásica, en oposición a la filosofía escolástica, la lógica y la teología dominantes en las universidades del norte de Europa, París y Oxford especialmente. Como principal precursor tenemos a Francesco Petrarca y sus primeros exponentes fueron los humanistas florentinos de la primera mitad del siglo XV, como Coluccio Salutati, Leonardo Bruni o Poggio Bracciolini. En cierto sentido, toda esta mirada retrospectiva tiene un paralelo en la búsqueda de una pretendida simplicidad y pureza en el Cristianismo primitivo; también el espíritu que demanda reformas aboga por un retorno a la Antigüedad clásica, a los orígenes del Cristianismo. No se trata solamente de una vuelta admirada hacia el pasado clásico: hay un cambio sustancial en la concepción de la vida del hombre como algo no simplemente fugaz, un mero transito, sino como una etapa destinada a dejar memoria, y, en consecuencia, una diferente forma de entender la muerte como una dolorosa ruptura con un mundo placentero. A diferencia de la concepción cíclica de la Historia que poseen los clásicos, los humanistas conciben la Historia en una dirección rectilínea y cada temporalidad es distinta. El tiempo de cada hombre es distinto, valido y único para sí.

El Humanismo es, esencialmente, una forma de entender la vida y el hombre, que pasa a ser el centro de una sociedad menos teocéntrica de lo que ha venido siendo hasta ahora; el Humanismo es, a veces, crítico con algunas posiciones eclesiásticas, como lo fueron los movimientos reformadores, pero no ha de confundirse una actitud que, generalmente, no es contraria a la fe, sino anticlerical. Son hechos muy distintos, hasta el punto que cierto anticlericalismo puede actuar, en ocasiones, como eficaz defensa de la fe. El Humanismo considera el éxito como una manifestación de la virtud. La riqueza honestamente adquirida es una prueba de superioridad y base, a su vez, de virtud, ya que permite al hombre hacer bien a los demás. Es el Humanismo una actitud cultural que busca en el estudio de los clásicos una incorporación de sus concepciones, no un simple aprendizaje; un nuevo modo de cultura, con el rechazo del anquilosado método escolástico. Su postura puede ser antiescolástica, pero el estudio de los clásicos se hace a través de los códices amorosamente custodiados en las bibliotecas monásticas, evidente aportación medieval. Se desarrolla al margen de la universidad, dominada por la escolástica, pero, ya en el siglo XV, los humanistas se incorporan a los claustros universitarios. Los inicios de la concepción humanista pueden ser hallados en un autor y en obras tan medievales como Dante Alighieri y su "Divina Comedia" y "De Monarchia". El hombre como centro, el amor plenamente humano y la pasión política constituyen líneas conductoras de la primera de las obras. La segunda expone una concepción plenamente medieval del Imperio, pero también de una Monarquía absolutamente laica al margen de la jerarquía eclesiástica, es decir, un ideal plenamente humanista. En Francesco Petrarca (1304-1374) hallamos muchos de los rasgos definitorios del Humanismo, dentro del más estricto respeto a la Iglesia y a las verdades de la fe, sin perder de vista las inquietudes del momento y los ideales políticos; el gusto naturalista por el paisaje, la preocupación por la gloria personal, el recuerdo de la grandeza de Roma, y también la concepción del estado religioso como la máxima perfección, sin que se hallen ausentes graves contradicciones con ese estado religioso. Estos rasgos componen algunas de las características esenciales de la época. Petrarca estudia los clásicos y lee habitualmente a san Agustín, cuyas "Confesiones" constituyeron una lectura casi diaria; vibrante en su patriotismo italiano, residió gran parte de su vida en Aviñón al servicio del Pontificado, y recorrió Francia y Alemania, lo que le permitió acceder a importantes bibliotecas y mantener contactos con numerosos intelectuales. Ejerció un gran influjo en la difusión de los valores humanísticos y en la orientación de la producción literaria y del nuevo estilo poético. Relacionado estrechamente con él, Giovanni Bocaccio (1313-1375) aparece también como una síntesis de concepciones humanísticas y medievales; inmoral en su forma y moralizante en sus objetivos, anticlerical, pero también satírico con los defectos de la burguesía, y ensalzador de los valores caballerescos. La proliferación de copias de su "Decamerón" demuestra su sintonía con los valores de una época a la que incorpora temas desarrollados por la literatura medieval, y también la novedad de sus planteamientos. Durante el medio siglo que, casi simétricamente, compone el último cuarto del siglo XIV y el primero del siglo XV, los humanistas recopilan los textos clásicos y realizan su estudio, no sólo de las obras latinas ya conocidas, y de otros autores latinos poco conocidos u olvidados, sino de muchas obras griegas, que dan el tono de intima unidad de la cultura clásica. La situación del Imperio bizantino y la consiguiente huida de intelectuales griegos hacia Occidente, así como los contactos entre la Iglesia latina y la griega, en especial en los concilios de Constanza y Basilea, impulsaron decisivamente el conocimiento de la lengua y de los autores griegos. Instrumento esencial de ese estudio crítico es la formación de bibliotecas que llegan a alcanzar un número extraordinario para la época, como la que van formando los Médici; entre todas ellas ninguna tiene el volumen que la Vaticana, fundada por Nicolás V. Lo más interesante es la dimensión de estas bibliotecas como instrumento de adquisición del saber, al servicio de los estudiosos, evidentemente un círculo muy restringido. El Humanismo era recuperación de textos y autores, pero no para su utilización como autoridades aceptadas sin más, al modo escolástico, sino como medio de ampliar la formación del estudioso, elevar su capacidad intelectual y su virtud, y, por tanto, desarrollar la capacidad creadora del hombre. Había ahí otra característica esencial: el Humanismo pretende formar minorías dirigentes, no clérigos. Una aristocratización de la cultura, como propia únicamente de selectos círculos, es inherente al Humanismo. Es también una pedagogía que propone un distinto sistema de valores; la enseñanza de las lenguas clásicas es, en fin, imprescindible medio para el conocimiento directo de los autores y vehículo de expresión de los nuevos valores y el estilo humanístico. Humanistas de esta época fueron Coluccio Salutati, Guarino de Verona, Vittorino de Feltre, Niccolo Niccolini, Leonardo Bruni y León Battista Alberti, cuya obra se prolonga en el tercer cuarto del siglo XV, por citar algunos de los nombres más relevantes. La tercera fase del Humanismo alcanza la plena madurez, especialmente en la segunda mitad del siglo XV, al tiempo que se incrementa la llegada de intelectuales griegos, ya antes de la caída del Imperio, como, evidentemente, tras sucumbir Constantinopla. El Humanismo se difunde desde determinados centros, habitualmente cortes principescas, que, protegiendo a los intelectuales, se convierten en focos culturales. Todas las ciudades italianas lo son en gran manera, pero destacan considerablemente Florencia, Roma y Nápoles. Florencia ofrece una nueva generación de humanistas tales como Poggio Bracciolini, autor de una historia de Florencia; Francesco Filelfo y Gianozzo Manetti. El impulso humanista de la Corte pontificia romana les atrajo hacia allí: Nicolás V encargó a Filelfo una traducción de la "Ilíada" y la "Odisea", que no pudo concluir antes de la muerte de su protector, y nombró a Manetti su secretario. La escuela florentina ejercerá indiscutida hegemonía a finales del siglo XV, durante el gobierno de Lorenzo de Médicis. La llegada al solio pontificio de Tomas Parentucelli, Nicolás V, y de Eneas Silvio Piccolomini, Pío II, convierte a Roma en otro de los grandes focos del Humanismo. En ella descuellan figuras como las de los propios Pontífices: Pío II, creador del término europeo, en su reflexión "De Europa", sobre el concepto de civilización; la de Nicolás de Cusa, hombre de ciencia, expositor del heliocentrismo, bastante tiempo antes que Galileo, y también crítico del conciliarismo radical, a pesar de su inicial defensa de la idea conciliar; también Flavio Biondo, innovador de la metodología histórica. La Corte napolitana de Alfonso V constituye un gran centro humanista, indudablemente por las propias convicciones de un monarca de cultura tan notable como el soberano aragonés, el hombre que, todavía muy joven, causó sensación en los embajadores alemanes, cuando, a causa de la grave enfermedad de su padre, hubo de llevar personalmente las negociaciones de Perpiñán, que abren el paso hacia la retirada de obediencia a Benedicto XIII. Las difíciles relaciones de Alfonso V con Martín V y Eugenio IV, perfectamente explicables en el contexto general de la política, justifican la desconfianza con que en la Curia romana fue visto el Humanismo, y los esfuerzos que hubieron de desarrollar los mismos Pontífices, casos de Calixto III y Pío II, para suavizar la resistencia de los sectores más tradicionales y romper la identificación de los humanistas con los enemigos del Cristianismo y de la Iglesia. Figura esencial del Humanismo en la Corte napolitana es Lorenzo Valla, cuya labor no se limita solamente a este centro: trabajó en Pavía, luego en Nápoles y, finalmente, en la Roma de Nicolás V. Sus estudios filológicos, por ejemplo sus "Elegantiae linguae latinae", extraordinariamente difundida, y la aplicación de sus conclusiones al análisis de los textos, le llevó no solamente a una mayor matización de su pensamiento en lo filosófico y teológico, sino a una demoledora critica textual que para muchos resultaba escandalosa. En "De falso credita et ementita Constantini donatione declamatio", se venía a demostrar la falsedad de la llamada "Donación de Constantino", y, en consecuencia, se reclamaba la necesaria renuncia al poder temporal del Pontificado. Aunque su crítica es la lógica conclusión de sus postulados, es conveniente entenderla en el contexto del enfrentamiento entre Alfonso V y Eugenio IV, y, por tanto, no se trata simplemente de un debate meramente intelectual. En su "De professione religiosorum" se hacían muy duras críticas a la indisciplina e inmoralidad que realmente se habían difundido entre los clérigos; a pesar de la veracidad de sus acusaciones era muy difícil que Valla no fuese considerado un enemigo de la Iglesia, y que ese recelo se extendiese hacia los humanistas en general: su admiración por la cultura clásica y muchas de sus expresiones les hacen aparecer como nuevos paganos. Por esta razón, se produce una reacción en la Curia pontificia contra los humanistas, reacción que se consolida con la elección de Paulo II y que significa el cierre de Roma al Humanismo; el fenómeno es coincidente con la muerte de Alfonso V, que significa también cierto retroceso del Humanismo napolitano. Todo ello contribuye a que Florencia, especialmente bajo el gobierno de Lorenzo el Magnífico, alcance la culminación del Humanismo. En Florencia, protegido por los Médici, trabajará durante años Marsilio Ficino, que orientará a la escuela florentina hacia el neoplatonismo, abandonando definitivamente el aristotelismo. Traductor de las obras de Platón, intentó Ficino una conciliación entre las teorías platónicas y la religión cristiana, que, en muchos aspectos, ofrecían similitudes; a pesar de ello hubo de confesar, en "De christiana religione", el fracaso de su propósito. No obstante, no dejó de recibir acusaciones de peligroso sincretismo. Culmina la escuela florentina con Giovanni Pico della Mirandola, discípulo de Ficino; su obra, no muy amplia debido a la brevedad de su vida, incorpora al pensamiento humanista la "Cábala" y la interpretación simbólica de la escritura; la influencia judía se reforzó con la instalación en Florencia del grupo de intelectuales judíos expulsados de Castilla, en particular el circulo de Isaac Abarbanel.

La filosofía platónica está basada en la existencia del mundo de las Ideas y el mundo del Ser, contrapuestos al mundo de las Apariencias. La formación del mundo se debe a una inteligencia, a un demiurgo, que desarrolla las apariencias (no ser) tomando las ideas como punto de partida. El individuo está formado de cuerpo y alma, siendo ésta inmortal. Existe un número limitado de almas por lo que es necesaria la reencarnación. Esta unión de alma y cuerpo es accidental y violenta. Estos planteamientos están recogidos en sus principales obras como "El banquete", "La república", "Timeo" o "Fedón", estructuradas en forma de diálogos donde el protagonista es Sócrates hablando con sus discípulos.

Lorenzo el Magnífico pertenecía a una de las familias más importantes de Florencia: los Médicis, estirpe de banqueros que había ocupado importantes puestos en la dirección política de la ciudad. Ya desde joven Lorenzo manifestó interesantes dotes para los asuntos de gobierno. Tras el fallecimiento de su padre, Pedro de Médicis, ocupó con su hermano Julian la dirección de la República de Florencia, continuando el esquema de gobierno iniciado por su abuelo, Cosme el Viejo, enfocado a la consecución del equilibrio necesario para el desarrollo de la república. Para ello realizó una serie de campañas encaminadas a evitar el excesivo protagonismo de otros territorios del norte italiano. Así se alió con Milán y Venecia contra el papado y Nápoles, lo que provocó la conspiración de los Pazzi en 1478 que acabó con la vida de Juliano. El pueblo florentino apoyó a los Médicis y Lorenzo vio reforzada su autoridad. Paulatinamente realizó una política de amistad con los territorios vecinos, culminada con la alianza con el papado y Nápoles, obteniendo el capelo cardenalicio para su hijo Juan que alcanzará el papado con el nombre de León X. La labor como promotor artístico y mecenazgo de Lorenzo será fundamental para el desarrollo del humanismo en el Renacimiento, rodeándose de importantes colaboradores como Pico della Mirandola, Marsilio Ficino, Botticelli, Ghirlandaio o Verrocchio, participando en esas labores literarias con la publicación de sus rimas, sonetos y sus "Selve d´Amore".

3.1. - Los Principales Focos del Humanismo en Italia:

Ahora bien, centrándonos mas profundamente en la propia península italiana, dentro de las ciudades mas destacadas están: la República de Florencia que fue el centro más importante del Humanismo. Son conocidas las especiales circunstancias de esta ciudad, tan activa en todos los sentidos, que favorecieron el desarrollo de las nuevas corrientes creativas. En la época de Cosme de Médicis y, más aún, durante la brillante etapa de Lorenzo el Magnífico Florencia vivió su momento de esplendor. Entonces se desarrolló el llamado por Hans Baron “Humanismo Cívico”, con Lorenzo Bruni y su escuela, que profundiza en la historia de la ciudad, seguida por Poggio Bracciolini y otros, que encontraría su culminación en el siglo siguiente, con Maquiavelo y Guicciardini. Se potencian los estudios retóricos, con Lorenzo de Valla que aplica las reglas filológicas a la crítica textual. Inspirados artistas como Donatello, Butichelli, y Ghirlandaio, vuelven a descubrir la perspectiva y cultivan nuevos temas tales como el desnudo, los mitológicos y simbólicos. Se crea la Academia de Florencia presidida por la gran figura de Marcelo Ficino. Esta época de esplendor durará hasta el año 1498. En 1492, se puede observar la fundación de dos grandes bibliotecas: la de San Marcos y la de Los Médicis y dan origen a la Biblioteca Laurentina la cual contaba con unos 1039 manuscritos de los cuales prácticamente la mitad eran griegos. Pero sin duda la biblioteca en la cual radicaba la mayor importancia era del Vaticano.

En Roma, que, por decisión de los Papas, había comenzado a convertirse, ya antes de 1498, en centro cultural y artístico, atrajo a filósofos, humanistas y artistas, muchos de ellos huidos de Florencia. Alejandro VI, Julio II y sobre todo León X harán de Roma, capital del mundo cristiano, capital también por algunos años, del Renacimiento en su forma más clásica. Su momento más brillante es cuando Julio II confía a Bramante la construcción de la basílica de San Pedro, y llama a Miguel Angel y Rafael, para decorar el grandioso templo. La Academia Romana, iniciada antes de mediar el siglo XV y restaurada hacia 1480, tuvo otro momento de esplendor en tiempos de León X.

Otras ciudades como Urbino, Milán, Parma, Mantua, etc., fueron también centros de la cultura renacentista, favorecidas por sus duques o magistrados. Pero, sobre todo, sobresalió Venecia, que favorecida por la dispersión provocada por el saqueo de Roma de 1527 se convertirá en foco artístico y cultural. Esta ciudad, centro comercial importantísimo dominada por el espíritu pragmático y utilitario de sus ciudadanos, mantuvo estrecha relación con Oriente, incluso con Turcos. El particularismo, tanto social como geográfico, quizá puede explicar las especiales características del Renacimiento veneciano. Su universidad de Padua se mantuvo fiel al averroísmo y otros comentaristas de Aristóteles, y rechazó la influencia neoplatónica. Fue un eminente centro de la imprenta, con las magnificas ediciones de Aldus Manuccio. En el aspecto artístico, los artistas venecianos manifiestan características propias, como la grandiosidad, la concepción del espacio y los coloridos agrios.

De todas formas, hacia el 1530 el Renacimiento italiano parece haber alcanzado su techo. La creatividad literaria y artística se apaga, el pensamiento y la expresión plástica caminan hacia la elegancia formal, al academicismo. La influencia cultural italiana ha desbordado hacia Europa, donde alcanza nuevas cotas de esplendor.

En el humanismo italiano destacan dos aspectos fundamentales, que tendrán enorme trascendencia en la configuración intelectual y estética del Renacimiento: la atención a las lenguas clásicas y a la crítica filológica y la renovación del conocimiento sobre Aristóteles y Platón.

Centros de expresión del Humanismo Italiano

'Humanismo italiano'

4. - Vehículos para la difusión del Humanismo.

La invención de la imprenta hacia 1450 jugó un papel primordial en la difusión de las ideas humanistas, pues hizo posible la reproducción de libros en forma mecánica. La primeras imprentas comenzaron a funcionar entre 1455 y 1500 en Maguncia y Estrasburgo. Dos tipógrafos alemanes, Sweynheim y Pannartz, introdujeron la imprenta en Italia, y hacia 1465 ya se conocían talleres en Subiaco, y pocos años más tarde se instalaron en Roma y Venecia. Antes de finalizar el siglo, las más importantes bibliotecas de Nápoles, Mantua, Ferrara y el Vaticano, sin dejar de utilizar copistas o escriptores, fueron admitiendo libros impresos. Los dueños de las imprentas eran, por lo general, humanistas que convertían frecuentemente sus talleres en centros de reunión, a modo de academias, en los cuales se establecían contactos entre autores y eruditos, se comentaban y se preparaban ediciones de textos clásicos. Se estima que a partir de 1480 la copia manuscrita es vencida definitivamente por el libro impreso, se multiplicaron tanto los títulos y las ediciones de textos clásicos en lengua original o traducidos a lenguas vulgares, como los manuales, gramáticas y libros de ciencia y filosofía de los propios humanistas. Precisamente, el mayor éxito editorial de un escritor contemporáneo a la revolución de la imprenta correspondió a Erasmo, cuyos "Adagios y Coloquios" conocieron más de 60 ediciones cada uno entre 1500 y 1525. La expansión y la difusión de las ideas se produjo también gracias a los contactos epistolares y académicos que se establecieron entre los propios humanistas. Sin duda Venecia fue el gran centro de ediciones gracias a Aldo Manucio.

Así la imprenta tuvo vital relevancia en la difusión del caudal cognitivo humanista y debido a la masiva aceptación y difusión de los clásico, los eruditos mas se esmeraban por lograr una reproducción correcta de los textos.

Otro factor importante de difusión fueron las academias con las cuales se logro una paulatina pero provechosa renovación de la enseñanza y expansión de nuevos estudios. En Universidades como la de Bolonia, Padua, Aristóteles seguía siendo el gran maestro por excelencia. Pero es en estas mismas universidades donde los humanistas enseñaban las nuevas disciplinas, pero es en el ámbito de las academias, las cuales proliferan hacia 1490 siendo la primera en Nápoles, en donde se produce un mayor intercambio y discusión humanística. La academia de Florencia se caracterizó por su gran aporte a los estudios humanísticos y por su propagación del Neoplatonismo. La academia de Roma fue un medio difusor importantes aunque partió con ciertas vicisitudes como la contraposición del Papa Paulo II que acuso a esta academia de fomentar el paganismo por lo que decidió clausurarla. Luego fue reabierta por el Papa Sixto VI, y tuvo la participación de los principales miembros de la Curia.

En otro plano se sitúa la academia de Venecia presidida por Aldo Manucio la que se caracterizo por su profundo interés en la impresión de las obras de los grandes maestros del Helenismo. En esta academia se pude mencionar el paso de Erasmo como uno de sus principales baluartes.

Conclusión.

Uno de los rasgos distintivos más conocidos y destacados del humanismo es su interés por lo "antiguo", por lo clásico, interés en el que predomina el punto de vista de la investigación filológica. Este interés provoca el desarrollo de la perspectiva histórica en el acercamiento a otra cultura, por que se puede afirmar que con el humanismo se consolida la historicidad como clave del pensamiento europeo. A diferencia de lo que ocurría en la edad media, donde el hombre era considerado fundamentalmente desde una perspectiva teológica, los humanistas valorarán el hombre desde una perspectiva mundana, no-divina, es decir, el hombre será visto como un ser natural e histórico. La religión, aparte de su función redentora, es considerada ante todo en su función civil. Así, tanto la religión como la tolerancia religiosa son instrumentos válidos para asegurar el ideal de la paz civil. La creencia en la unidad última de todas las religiones es afirmada, consecuentemente, desde esta caracterización. En Síntesis los aspectos fundamentales del Humanismo histórico fueron, aproximadamente, los siguientes:

1.- La reacción contra el modo de vida y los valores del Medioevo. Así comenzó un fuerte reconocimiento de otras culturas, particularmente de la grecorromana, en el arte, la ciencia y la filosofía.

2.- La propuesta de una nueva imagen del ser humano, del que se exaltan su personalidad y su acción transformadora.

3.- Una nueva actitud respecto a la naturaleza, a la que se acepta como ambiente del hombre y ya no como un sub-mundo lleno de tentaciones y castigos.

4.- El interés por la experimentación e investigación del mundo circundante, como una tendencia a buscar explicaciones naturales, sin necesidad de referencias a lo sobrenatural.

Este trabajo dio a conocer el Humanismo Italiano en la forma mas profunda posible, sin embargo aún quedan muchos puntos pendientes por dilucidar e investigar por cuanto estamos hablando de un lapso de tiempo de mas de 200 años que si los operacionalizamos, nos encontraríamos con una tarea extremadamente abrumadora y que requeriría una dedicación de mucho mas tiempo para lograr desarrollarla, sin embargo este informe busca dar a conocer las características mas importantes de dicho periodo y su influencia en Europa.

Bibliografía:

Fernández Suarez, Luis “Historia Universal, Tomo VI, de la crisis del siglo XIV a la Reforma” Ediciones Universidades de Navarra S.A. Pamplona, 1980.

De Prada Vázquez, Valentín, “Historia Universal, Tomo VII, Renacimiento, Reforma, expansión europea” Ediciones Universidades de Navarra S.A. Pamplona, 1981.

Websites:

WWW.GOOGLE.CL

WWW.MONOGRAFÍAS.COM

WWW.LICEUS.COM

WWW.ILUSTRADOS.COM

WWW.UC3M.ES

WWW.ARTEHISTORIA.COM

Valentín Vázquez de Prada, “Historia Universal” tomo VII, ediciones Universidad de Navarra S.A. Pamplona, 1981.

Capilla de Los Pazzi, Florencia

Florencia

Catedral de Florencia

Biblioteca Laurentina (Laurenziana)

Palacio Ducal, Venecia

Petrarca

Tumba de Lorenzo de Médicis

Estatua de Dante Alighieri

Vídeos relacionados