Huida a las tinieblas; Arthur Schnitzler

Psicología. Literatura austriaca. Temática. Incubación y quietud. Persecución y sistematización. Grandeza. Demencia. Locura

  • Enviado por: Nikwe
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

HUIDA A LAS TINIEBLAS

En esta historia se presenta a Robert, un hombre que comienza a sentir de manera extraña la normalidad de su vida. Robert se va distanciando de la realidad a medida q avanza la obra, llegando a la locura total. La trama de la novela se sumerge en el mundo de miedos, fantasías y obsesiones que produce la mente en crisis del protagonista. La historia se mueve en un espacio ambiguo entre la realidad y la obsesión, entre las locuras de Robert por alejarse de la serenidad de la vida y rechazar las responsabilidades más incomodas, dando lugar a una locura real con una pérdida total de contacto con el mundo real. En la mente de Robert se produce una pendiente progresiva desde la paranoia inicial al desastre final.

En la historia existe la hipótesis de que su comportamiento sea psicótico, dotado con un una agitación y falta de control en ciertas ocasiones. Robert se caracteriza por no poder diferenciar entre la realidad y la fantasía, viviendo en su propio mundo-burbuja, sin afectarle todo lo externo a él, importándole sólo él mismo, convirtiéndose en una conducta egocéntrica. Lo que imagina es igual de real que lo que ve o lo que vive; por ejemplo, al final de la historia, cuando Robert está en el hotel y llama Otto a la puerta, cree que es el americano que viene a matarle (surgido de su propia imaginación cuando quería convencer a Paula para irse los dos de la ciudad). Robert vive en su propio mundo pensando que todos los demás están equivocados, y que él es el único que tiene razón, por cual piensa que los demás le toman por loco, cuando realmente son los demás los no cuerdos.

La locura de Robert toma un patrón de desconfianza y suspicacia que hacen que Robert interprete maliciosamente las intenciones de los demás. Algunas de las actitudes de Robert que dan lugar a pensar que tiene un trastorno paranoide de la personalidad son:

  • Robert sospecha de todos. Piensa (sin base alguna) que le están engañando y espiando cada uno de sus movimientos.

  • Robert se preocupa con dudas injustificadas sobre la lealtad y confianza de su hermano y amigos.

  • Es reacio a confiar en los demás debido al miedo de que la información se utilice en su contra maliciosamente.

  • Cree ver significados amenazantes en comentarios benignos.

  • Guarda resentimiento de manera persistente, es decir, Robert aún no ha perdonado a Alberta por haberse ido con el americano, aunque él desmienta este sentimiento de rencor.

  • Percibe ataques contra su reputación que no resultan aparentes hacia los demás, reaccionando rápidamente con enfado y contraatacando. Este es el caso de la conversación que tiene con su amigo el poeta, cuando habla de terminar su relación con su pareja; Robert se enoja pensando que su amigo sabe que él es un asesino y que ha matado a sus dos últimos amores, pidiendo así su colaboración en el nuevo crimen.

  • Robert al final termina desconfiando de Paula, ya que está absolutamente seguro de que le ha abandonado a su suerte y que ha ido corriendo a contárselo todo a Otto para que intente frenarle en su locura.

  • La visión que Robert tiene de la vida es que todos cuanto le rodean son malos y tramposos, que pueden atacarle a la menor oportunidad, por lo que hay que mantenerse siempre alerta para poder estar bien. Además, su estado expectante y suspicaz va acompañado de un estado de ánimo algo irritable que puede dar lugar a polémicas.

    Pero al final de la historia, Robert acaba con la vida de su hermano en un acto de defensa, ya que pensaba que realmente era Otto el enfermo, y que al no estar cuerdo, podría decir que Robert era el enfermo, aunque estuviese completamente sano mentalmente, y que le quería matar por eso. Robert estaba completamente obsesionado con la idea de que iban a por él, que querían ingresarle en un manicomio, siendo consciente de que estaba cuerdo y que los demás, aconsejados por su hermano Otto creían que aún no se había curado después de aquellos seis meses de vacaciones. Su único pensamiento durante los últimos momentos de su vida era que él era objeto de persecuciones y malos tratos psicológicos por enemigos secretos. Este último complejo, que es el que realmente le afectaba a Robert era el complejo de persecución, también denominado como paranoia, y considerada como una enfermedad mental que es una de las formas de la locura. Este complejo sigue una marcha regular, en cuya evolución se distinguen cuatro etapas:

  • Incubación y quietud

  • El nervioso Robert comienza a interpretar ciertos hechos que adquieren una significación personal. Aparecen las alucinaciones.

  • Persecución y sistematización

  • Las alucinaciones verbales se vuelven permanentes. El delirio comienza a estereotiparse. Aparecen los neologismos ya que Robert no encuentra más en el lenguaje ordinario las palabras convenientes al mundo de sensaciones en el cual vive.

  • Grandeza

  • Las ideas de grandeza aparecen por deducción lógica, por vía alucinatoria o espontáneamente. El delirio de persecución se acentúa y el comportamiento de Robert cambia.

  • Demencia

  • La memoria se deteriora y la actividad intelectual se debilita. Robert se torna indiferente, su discurso plagado de neologismos deviene inteligible.

    Robert tiene durante toda la novela una falsa creencia de que está siendo atacado, molestado, que le hacen trampa o espían, e incluso que hay una conspiración contra él. Piensa que todas las cosas que ocurren en el mundo externo giran en torno a él.

    Robert podía haber curado su locura habiendo hecho un trabajo cooperativo con terapeuta objetivo. El terapeuta debe aceptar abiertamente la desconfianza de Robert, sin presionarle para que su confianza crezca hacia este desconocido. El terapeuta debe dar unas razones de por qué no debe confiar en él, hasta que Robert vea que sus palabras y acciones son coherentes. Uno de los primeros pasos en la terapia sería abordar los problemas menos sensibles, usando analogías y pidiendo la opinión de Robert. Las siguientes sesiones se dirigen a aumentar la capacidad de Robert en el manejo de problemas, siempre pidiendo su opinión. Las últimas sesiones estarían destinadas a que Robert recuperara la confianza en los demás, aprendiendo a diferenciar entre las personas en las que se puede confiar plenamente, en quienes se puede confiar en alguna medida, y en quienes no se merecen la confianza.

    3