Hostelería

Hoteles. Calidad. Blancos de hotel

  • Enviado por: Johanna
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 15 páginas
publicidad
publicidad

<< BLANCOS >>

IEA

Técnico Superior En Hotelería

Materia:

Administración de Pisos

Índice

Introducción: Calidad en los blancos - Blanco en los blancos

La Ropa - Topología - Diferentes grupos

Las Sabanas

Los protectores

Las almohadas

Las toallas

Par Stock de sabanas y toallas

Lavandería y Lencería - Instalaciones

Controles en los Procesos de la Lavandería

Higienización de la Ropa (Lavado)

Tipo de Suciedad en los Textiles

Normas básicas de Desmanchado

Problemas en el Lavado

Duración de la ropa

Introducción

Calidad y cuidado en los blancos

Elementos de distinción en un hotel

Entre los elementos que dan distinción a un hotel y comodidad a los huéspedes se encuentran las prendas denominadas “blancos”, por ello es importante que antes de adquirirlos se tenga una idea clara de qué tipo son y cuáles son sus características. En este caso es el Ama de Llaves quien debe, en primer lugar, elaborar una detallada lista de los productos que pueden considerarse básicos, como son: colchones, almohadas, sabanas y toallas, con sus respectivos protectores. Además, el Ama de Llaves debe saber cuál es la composición adecuada de estas prendas de acuerdo con la demanda y la categoría del hotel, y considerar su duración.

Al seleccionar los blancos (sabanas, almohadas, colchas, toallas, batas de baño y demás), es fundamental escoger un producto de calidad para dar una excelente apariencia y una agradable sensación al tacto. Más allá de la calidad, es necesario escoger el color en los blancos que mejor se adecue al entorno y características de hotel, y además, saber darle un trato adecuado a las prendas en el proceso de lavado.

Otro punto fundamental a tener en cuenta es la cantidad de cada blanco que el hotel debe poseer para un correcto abastecimiento.

En el medio hotelero sucede con regularidad que, por las características típicas del agua suministrada, en el proceso de lavado las sábanas blancas adquieren un tono amarillento, dando una apariencia sucia cuando en realidad están perfectamente limpias. Debido a este fenómeno, para hoteles localizados en zonas donde existe agua dura, se recomienda utilizar sábanas de color beige o cualquier otra tonalidad que cubra las imperfecciones provocadas por el agua en las prendas. En hoteles de playas es común el uso de tonalidades alegres como el salmón o el verde agua, o incluso más llamativas.

En el presente trabajo, prestaremos mayor importancia a la ropa de las habitaciones.

El blanco en los blancos

El color blanco en ideal para clínicas y hoteles por muchas razones, entre ellas que se puede reponer una sabana sin tener problemas de compatibilidad de color con el resto del juego, son además, más fáciles de procesar en el lavado: como el color blanco no se degrada y en caso de sufrir agrisamiento puede blanquearse nuevamente, estas prendas pueden ser sometidas a procesos de limpieza agresivos que no soportarían las de color o estampadas.

A demás de ser el color blanco el distintivo de higiene por excelencia.

La Ropa

Para cualquier hotel la ropa supone una cantidad importante de dinero invertido en su compra a la que se añade después otra, no menos considerable, gastada en su cuidado, mantenimiento y reposición. Por esta razón todo lo relacionado con la ropa debe ser estudiado con criterios económicos además de los de calidad.

En el hotel la decisión sobre la compra de la ropa, las prestaciones de la lavandería y la lencería, su ubicación e instalaciones, no siempre depende de la gobernanta, auque en general se cuenta con su opinión ya que ella es la responsable del departamento donde se incluyen.

Tipología de la Ropa de Hotel

Se tiene que agrupar según sea su utilización dentro del establecimiento, puesto que en el hotel se pueden encontrar tipos de ropa tan diferentes entre sí como pueden ser los uniformes de restaurante y las sábanas.

En el hotel se cuida de manera especial la ropa que el cliente disfruta directamente durante su estancia, como las sabanas de la cama o las servilletas de la mantelería del restaurante. Las consideraciones comunes que se tienen en cuanta en la elección de este tipo de ropa se basan en:

- La comodidad para el cliente

- Su presencia, es decir su aspecto; en los hoteles de categoría alta se valora mucho la elegancia de la ropa que se utiliza para el cliente.

- La necesidad de procesos de lavado sencillos.

- La duración de los tejidos.

- La rentabilidad obtenida por la relación calidad-precio.

Los Grupos de Ropa más Representativos del Hotel

Las fórmulas que los hoteles escogen para el cuidado de la ropa que compone cada uno de los grupos son distintas a sus necesidades y a las posibilidades de sus instalaciones.

* Uniformes y Ropa para uso del Personal

El cuidado de uniformes dentro del hotel garantiza su duración además de contribuir a que todo el personal se cambie de uniforme con la frecuencia prevista para la dar la imagen de higiene requerida para este servicio.

Se considera ropa para uso del personal aquella destinada en exclusiva a este fin, como es el caso de las toallas utilizadas en las duchas y lavados de los vestuarios, que en algunos hoteles son diferentes en color y calidad a las instaladas en las habitaciones o proceden de las que son rechazadas o dadas de baja por no estar en buenas condiciones para ser destinadas a clientes.

La compra de uniformes y su renovación es responsabilidad de la gobernanta, ella participa activamente y aporta criterios a tener en cuenta como estos:

  • El tejido del vestuario profesional, debe tener la calidad y textura adecuada a la función que va a desempeñar la persona que lo lleve puesto. Por ejemplo: el uniforme para un técnico de mantenimiento no puede ser apropiado para el uniforme de un conserje.

  • Debe ser resistente a lavados continuos.

  • El aspecto de los tejidos seleccionados para uniformes debe ser inalterable con el tiempo, para que su deterioro no perjudique la imagen del hotel.

  • De fácil reposición, en el momento de nuevas incorporaciones de personal o de renovación de uniformes, el proveedor debe ser capaz de facilitar el mismo tejido.

  • * Cortinas (Ropa de Decoración)

    En este grupo están incluidas las cortinas de habitaciones: de baño y ventanas, y las instaladas en zonas nobles e internas. El lavado de todas las cortinas se lleva a cabo con la periodicidad marcada en el programa de limpieza.

    Algunas cortinas del hotel requieren tratamiento especializado y limpieza en seco, como sucede con las de seda salvaje, lo que obliga a ponerlas en manos de profesionales.

    También se incluyen las tapicerías y las alfombras, generalmente su cuidado esta a cargo de empresas externas por que necesitan tratamiento especifico.

    * Colchas de día, Funda de Colchón, Fundas Interiores de las Almohadas y Mantas

    Estas piezas de ropa en muy pocos hoteles tienen cambio diario, por lo que en la mayoría se limpian cuando se trata de habitaciones de salida o bien se incluyen en un plan con frecuencia establecida; al margen de los lavados puntuales que se realizan siempre que es necesario.

    * Ropa de Cama y Baño instalada en Habitaciones

    Supone el mayor volumen de ropa que se maneja en un hotel. La decisión sobre su tratamiento, compra, etc., es importante a nivel de gestión. Su cantidad se relaciona directamente con la ocupación de las habitaciones y en muchos hoteles se aplican para su mantenimiento formulas distintas a las empleadas para los otros grupos. Pertenecen a este grupo:

  • La ropa plana: Sabanas, fundas de almohadas, alfombrillas de cama para la cobertura, toallas de cara (en algunos hoteles diferentes a las de mano) que son de rizo, y colchas de noche.

  • La ropa rizada: toallas, alfombrillas de baño y albornoces.

  • * Ropa de cocina

    El cambio de uniformes del personal de cocina, así como el de los delantales, los picos y los gorros utilizados durante el servicio, se hace con mucha frecuencia (incluso dentro de la misma jornada). Esto se tiene en cuenta cuando se determina el número de piezas de que debe constar cada uniforme por persona, de esta forma se tiene la garantía de que todo el personal se vea impecable y se dispone de tiempo suficiente para los lavados de la ropa entregada sucia a la lavandería.

    * Ropa de restaurante

    La mantelería del restaurante del hotel se elige dentro del estilo marcado por la decoración, la cubertería, la vajilla y la cristalería. Los valores de elegancia y funcionalidad predominan sobre el diseño y en muchos hoteles se personaliza la mantelería con el anagrama del hotel o de la cadena a la pertenecen, si es el caso. La ropa del restaurante la componen:

  • La ropa de mesa;

  • La ropa de uso mediante el servicio;

  • La ropa de banquetes;

  • La ropa utilizada para convenciones.

  • * Ropa de cliente

    En este se incluyen todas aquellas prendas de vestir que los clientes entregan cuando requieren el servicio de lavandería. Debido a la variedad de tejidos y composiciones que exigen manipulaciones especializadas, este es uno de los grupos que con más frecuencia los hoteles desvían a lavandería externa, las cuales ofrecen además servicio de limpieza en seco, que para el hotel supone una inversión adicional en maquinaria y la contratación de personal cualificado.

    En el caso de que el hotel cuente con la maquinaria necesaria para brindar este servicio en el mismo establecimiento, se tratara de llevar un correcto control administrativo de ropa de clientes. Para esto se llevara un riguroso control de todas las notas de servicio. El original de este resumen irá a Caja con las de notas de servicio debidamente valoradas, y una copia quedara en la lavandería para control posterior si fuere necesario.

    Las sábanas

    Cualidades en una sábana

    Existen diversos tipos de composición en las telas utilizadas para la confección de sábanas, pero siempre poseen poliéster y algodón (policotton). Cuanto mayor sea el porcentaje de poliéster en la composición, mayor resistencia tendrá la sábana, pero su calidad será menor por ser más áspera al tacto

    El ciclo de vida de una sábana, cuando es de buena calidad, se establece en una media de 240 lavadas; su vida útil debe oscilar en un rango de ocho meses. En este aspecto también influye aplicación de un correcto ciclo de lavado para mantenerla en perfectas condiciones. Sábanas que pueden tener esta duración son las de 180 hilos con una mezcla de 50% algodón y 50% poliéster; están fabricadas con un hilo fino peinado que da un mayor rendimiento, tiene una mejor calidad y mayor suavidad al tacto. En contraparte, las sabanas tejidas con hilos cardados se deterioran rápidamente.

    En el mercado se encuentran disponibles sábanas de 200 hilos, consideradas de mayor lujo, pero algunos hoteleros opinan que su durabilidad no corresponde con su precio. Este tipo de sábanas cuestan aproximadamente entre un 30 y 50% más que las de 180 hilos y su vida útil se eleva únicamente un 15% por arriba de éstas. Al mismo tiempo, se debe considerar que esta prenda, por ser más delicada, requiere una mayor atención en el ciclo del lavado para conservarla en buen estado.

    Se recomienda que las sábanas posean acabado de costura engargolada, es decir, una costura con dos dobleces en las orillas y el pespunte en el filo; esta costura presenta menos desgaste en el lavado y secado por tener menos superficie de contacto con los objetos. De igual forma, se recomienda que sea compatible el hilo de la costura con la mezcla de materiales de la sábana, porque de esta manera el comportamiento de encogimiento de ambos es similar. Asimismo, la puntada de la costura debe ser compacta para que al momento de entrar al mangle se minimicen los roces y la ruptura de éstas.

    La incompatibilidad de la temperatura del lavado con la del mangle, puede provocar en un corto plazo quemaduras en los hilos y desgaste en las costuras, efectos que provocan rasgaduras prematuras en la prenda. Un proceso de lavado suave en las prendas trae aparejado una mayor durabilidad.

    Un dato a tener en cuenta es que las sabanas planas, es decir, las que carecen de elásticos en las esquinas, son las más recomendables para el uso institucional.

    No solo se planchan y doblan más fácilmente, lo que se traduce en ahorro del tiempo destinado a tales tareas, sino que también logran una vida útil promedio mucho más prolongada. Como sabemos, la tela que cubre el colchón recibe todo el roce y el peso del cuerpo, en cambio la superior se desgasta mucho más lentamente.

    El empleo de sabanas sin elástico aumenta la rotación de las mismas, pudiéndose utilizar cualquiera de ellas para el lugar de la cama que se requiera.

    Por otra parte, la gran desventaja de la sabana ajustables, es que su elástico, por ser de goma látex, al lavarse y plancharse se afloja progresivamente debido al intenso calor que recibe en forma directa.

    Se calcula que el sobrante de sabana debe ser por lado de 25cm de merma y 10cm de dobladillo.

    Cabe destacar que en hoteles 5* en las suites de lujo, pueden utilizar sábanas de seda o lino, pero son de uso muy exclusivo.

    Los protectores

    Es importante mencionar también los protectores de colchón y de almohadas. En ambos casos, al igual que las sábanas, se requieren telas de gran calidad, que lleven en medio un relleno de fibra laminada, el cual absorbe cualquier liquido que se derrame. El protector debe tener cuatro resortes, uno en cada esquina de la prenda, llamados “tirantes” que abrazan al colchón para que no se mueva mientras el huésped descansa en la cama.

    El protector puede ser capitonado o ahulado. El primero está compuesto 50% de algodón y 50% de poliéster, relleno de fibra laminada que absorbe los líquidos que se derraman. El protector ahulado tiene en la parte superior una capa de toalla 100% algodón y por debajo hule, lo que impide -a diferencia del capitonado- el traspaso de cualquier líquido con un 100% de efectividad.

    Las almohadas

    De plumas o sintéticas

    En el mercado están disponibles dos tipos de almohadas: las de plumas, que pueden ser de ganso(generalmente de importación), pato o gallina; y las de fibra sintética: poliéster (fiber filled) y una nueva llamada feader feel.

    Una almohada de pluma de ganso o pato de buena calidad dura de cuetro a cinco años. Para ello debe tener una funda gruesa antipluma (feader plus). Para su mayor comodidad se recomienda usar una funda protectora elaborada en tela 100% algodón con acabado antipluma (feather Proof). Para su cuidado, requiere que al menos dos veces por semana se golpeen para darle recuperación y “respiración” al relleno.

    La diferencia entre los tres tipos de almohadas de plumas es principalmente su peso: una almohada de plumas de ganso pesa aproximadamente 800 gramos, una de plumas de pato 1 kilo 200 gramos y una de plumas de gallina 1 kilo 400 gramos.

    Las almohadas sintéticas tienen un peso aproximado de 700 gramos (el peso varía según la consistencia y calidad del relleno). Se amolda a la presión del peso y recupera su forma al momento de no comprimirla, son lavables y su durabilidad aproximada es de dos años, ya que con el tiempo pierden su consistencia y se apelmazan.

    Las realizadas con el material feader feel, tienen una mayor durabilidad, además, son hipoalergénicas y su precio es económico.

    En la conservación de las almohadas de fibras sintéticas es importante lavarlas a temperaturas de media a fría, ya que el agua caliente las apelmaza, y darles un secado a temperatura media.

    Las toallas

    Tejidos y pesos

    La duración de una toalla en un hotel es muy variable, por lo general se considera un periodo de 6 a 7 meses en el que la vista y la vida útil es idónea, en algunas ocasiones, si esta fabricada con un excelente algodón, puede durar hasta 12 meses.

    La durabilidad proviene de la cantidad de veces que es tejida la toalla. La toalla ideal para un hotel es la que presenta un tejido compacto y de preferencia esté elaborada con un rizo torzal con tres o cuatro milímetros de espesor, que da mayor absorción y resistencia a las lavadas al proporcionar menos fricción. Un tejido compacto evita el deterioro de la prenda provocado por jalones con objetos como relojes, cierres, etcétera.

    Hay en el mercado una nueva técnica de tejido en toallas que consiste en un sobrehilado en dos de sus laterales y rizos independientes; con esto, si llega a deshilarse la toalla se pierde un solo rizo y no la cadena completa de rizos.

    El peso recomendado de una toalla de baño para fines hoteleros va de los 750 a 770 gramos, el tapete de baño 400 gramos, la toalla para manos 180 gramos y la toalla facial entre 45 y 50 gramos. Una toalla facial cuesta aproximadamente un 7% del valor de una toalla de baño. El precio de una toalla se incrementa mientras más algodón posea.

    En batas de baño se recomienda el modelo kimono con acabados en costura inglesa. Las características de este modelo (mangas ¾ y con un largo un poco por debajo de la rodilla) lo hacen muy cómodo; los talles recomendados son el 42 y el 44, que se ajustan tanto a gente robusta como a delgada, ya que el cruce de la solapa da el cuerpo de la prenda. El costo de una bata de baño es un 350 o 400% del costo de una toalla de baño, y su duración debe ser de dos años o más.

    Personalizar las toallas o las batas colocando el logotipo del hotel es un servicio que regularmente el proveedor tiene contemplado en sus cotizaciones.

    El proceso de lavado y planchado de las toallas requiere casi en su totalidad las mismas indicaciones que los de las sabanas, las almohadas, y los protectores de colchón. Hay que evitar la mezcla en el lavado de toallas con manteles, debido a que la forma de lavado en ambos casos difiere mucho en el uso de temperaturas y suavizantes.

    Par Stock de sabanas y toallas

    Hay que tener en cuenta aparte de la calidad de los blancos, la cantidad que hay que tener disponibles para el uso.

    El stock ideal se denomina par stock, y para cada blanco va a haber distintos.

    Para las sábanas hay tres tipos de Par Stock:

    • 5 juegos por plaza: uno en uso, uno en lavandería, uno en linen (Office), uno en reposo y uno en depósito (juego nuevo)

    • 4 juegos por plaza: uno en uso, uno en lavandería, uno en linen y uno en reposo

    Este es el más utilizado.

    • 3 juegos por plaza: uno en uso, uno en lavandería y uno en linen para reposición.

    Para las toallas hay dos tipos de Par Stock, por baño por persona:

    • 3 juegos: tres toallones y tres toallas de manos, dos toallas de bidet y dos toallas faciales, un felpudo y una bata de baño (solo en hoteles de gran categoría)

    • 2 juegos: dos toallones y dos toallas de manos, una toalla de bidet y una toalla facial, un felpudo y puede o no incluir una bata de baño (como servicio extra para suites)

    Una mención especial

    Instalaciones de la Lavandería y de la Lencería

    Cabe hacer referencia aparte de las instalaciones y procesos de la Lavandería y de la Lencería, ya que son un factor muy importante en el departamento de pisos y en el trato asiduo con los blancos.

    Estas dependencias se relacionan con el número de plazas del hotel y con el rendimiento que se quiere sacar de ellos, pues hay hoteles que contratan el cuidado de algunos de los grupos de ropa a empresas externas y por lo tanto tienen el mínimo de instalaciones.

    Lavandería Integral

    Si un hotel tiene instalado una lavandería integral en sus dependencias quiere decir que está en disposición de lavar en el hotel la totalidad de la ropa utilizada, incluso la de los clientes. Las ventajas de la lavandería propia radican sobre todos en dos puntos:

    - La necesidad de un stock menor de ropa, porque la disponibilidad de la ropa es más rápida.

    - Evitar los problemas de suministros externos propios del transporte desde la lavandería industrial a las instalaciones del hotel.

    La decisión sobre la aplicación del sistema de lavandería integral se toma después de haber estudiado los diferentes factores que influyen en su rentabilidad. Algunos de los factores a considerar para instalar una lavandería integral en el hotel son:

  • El espacio que se deberá sacrificar al destinarlo para la lavandería, el cual podría ser empleado para otros servicios.

  • La inversión en maquinaria.

  • El consumo energético de dicha maquinaria, el de agua y productos de lavado.

  • El mantenimiento de la maquinaria.

  • El gasto salarial del personal que trabajara en la lavandería.

  • La cualificación del personal, muchas veces se requiere preparación para manipular maquinas modernas y para la aplicación de los productos y tratamientos adecuados para cada proceso.

  • Los promedios de ocupación previstos. Estos serán determinantes en su rentabilidad y en la amortización de las instalaciones.

  • La maquinaria necesaria

    * Lavadoras: Estas máquinas son cada vez más sofisticadas, están pensadas para efectuar procesos de lavado rápidos, con poco consumo y de una forma lo más automática posible, lo que supone muy poca manipulación, con el consiguiente ahorro de tiempo y salarios.

    A la hora de instalar maquinas de lavado es conveniente tener en cuenta lo apropiado de disponer de una lavadora opcional para casos de averías, por esta razón es aconsejable comprar dos, cuya capacidad cuya capacidad sumada sea igual a la determinada como necesaria para cubrir el servicio. Para buscar la idoneidad de una lavadora para un hotel se debe tener en cuenta lo siguiente:

    - Los Kilos de ropa sucia previstos para lavar cada día, relacionados con la ocupación prevista.

    - La categoría del hotel, pues está relacionada con el volumen de ropa que genera, porque a mayor categoría se utilizan mas piezas de ropa.

    - El espacio del que se dispone para la instalación.

    - La relación entre la cantidad diaria de ropa sucia a lavar y el tiempo que tarda una lavadora en cada proceso.

    - La facilidad para la carga y descarga.

    - Suministro a las maquinas de los productos de lavado, cuando la lavadora los toma automáticamente las dosis son siempre las adecuadas.

    - Que la maquina tenga programador de ciclos.

    * Secadoras: De estas maquinas imprescindibles en la lavandería, es importante conocer lo siguiente:

    - El sistema para obtener calor: vapor, gas, electricidad, etc.

    - Su capacidad para la evaporación.

    - La instalación necesaria en la infraestructura de la lavandería, ya que no siempre es compatible.

    - La facilidad de limpieza de las partículas de fibra desprendida por la ropa.

    - Si dispone de temporizador para aires caliente y frío. Secar con aire frió es necesario en muchas piezas de ropa.

    * Calandras: Son maquinas que se utilizan para planchar la ropa llamada plana, como sabanas y mantelería. Están compuestas de uno, dos o tres rodillos y un elemento calefactor o cubeta. La ropa se introduce en la calandra, húmeda, directamente del centrifugado de la lavadora, a medida que se plancha se seca y en algunas calandras de mas prestaciones sale la ropa doblada. La velocidad de la maquina se regula según el grado de humedad de la ropa.

    * Planchas: Las planchas utilizadas en los hoteles donde se ofrecen un servicio integral tienen prestaciones industriales y se componen de mesas con complementos de articulaciones para mangas de trajes en uno o en ambos lados y planchas de vapor con caldera o generador de vapor.

    * Dobladoras: Estas maquinas se instalan en la lavandería cuando se manipulan mucha ropa. Existen dobladotas para servilletas y para tollas. Tanto con maquinas como con sistema manual, el doblado de la ropa debe tener relación con su manipulación posterior.

    Rutinas de mantenimiento preventivo

    Es muy conveniente acostumbrar desde un principio a todo el personal de la lavandería a que ejecute al cierre del día unas labores de aseo, limpieza de la maquinaria, etc.

    El último día de trabajo antes del cierre semanal, es un buen momento para efectuar una limpieza más a fondo, con la participación de todo el personal.

    Con el jefe de los Servicios Técnicos de Mantenimiento del hotel se puede llegar a establecer que, al final de cada semana la maquinaria e instalaciones físicas de la lavandería se repasaran, ajustaran, limpiaran y engrasaran.

    Esta revisión metódica prolongara la duración del valioso equipo y maquinaria instalado en la lavandería del hotel.

    La Lencería

    Donde se almacena la ropa limpia, se distribuye, se controlan los stocks, se hacen arreglo de costura, etc. Conviene alejar la ropa limpia de la lavandería, incluso para plancharla y doblarla. El hotel saca el máximo provecho de la lencería. El equipamiento básico de sus instalaciones es:

    * Estanterías para colocación de la ropa.

    * Armarios.

    * Mesas para manipulación.

    * Máquina de coser.

    * Planchas para repasos.

    Controles Habituales en los Procesos de la Lavandería

    La gobernanta del hotel es la responsable de todo lo relacionado con esta área, aunque los trabajos que se realizan en ella estén coordinados directamente por una persona encargada. Los controles se establecen sobre los puntos siguientes:

  • Sobre el resultado final de calidad de todos los procesos.

  • Sobre el consumo de energía, pues puede darse el caso de hoteles que lavan con tarifas nocturnas sin molestar con ruidos a sus clientes. También se controla el consumo de producto lavado.

  • Sobre los procesos de carga de las máquinas, pues influye en su rentabilidad, cada actividad debe desarrollarse según las pautas establecidas.

  • Sobre el rendimiento del personal, su seguridad y su formación, el trabajo con máquinas acompañado de esfuerzo físico provoca accidentes en esta área.

  • Higienización de la Ropa (Lavado)

    El lavado de la ropa, ya sea dentro del hotel o fuera de él, en una lavandería industrial es determinante para su duración y calidad. Auque no esta contemplado dentro de los procedimientos de higienización que se describen a continuación, se considera necesario para el cuidado de la ropa que esta repose después del lavado y planchado antes de ser reutilizados.

    El objetivo del lavado es separar la suciedad que se ha adherido a la superficie del tejido y evitar, una vez separada, que se vuelva a depositar; en general el lavados se realizan en maquinas, tanto en mojado como en seco. Los componentes del proceso de lavado son:

    a) Los tejidos y la fibra de que están compuestos; estos son la superficie objeto de la limpieza.

    b) La suciedad, elemento que se desea eliminar.

    c) El baño de lavado, formado por el agua y los productos químicos o detergentes disueltos en el agua.

    d) La energía necesaria, ya sea la mecánica, obtenida a través del rozamiento entre los tejidos, lo que produce el desprendimiento de la suciedad.

    Distintas Fases del Lavado Textil

    * Transporte de la ropa a la lavandería: Se debe hacer en carros, o en sacos, nunca en fardos o atillos hachos con sabanas.

    * Clasificación de la ropa: La ropa sucia se clasifica por tamaño, grado de suciedad, color y tipo de fibra. La ropa de mantelería y la de habitaciones sigue circuitos diferentes.

    * Lavado propiamente dicho: Las fases del proceso dentro de la maquina son: remojos, prelavado, lavado, blanqueo, aclarados y centrifugado.

    Factores que influyen en el Lavado de los Tejidos

    En los procesos de lavado intervienen conjuntamente cuatro factores fundamentos, de cuyo equilibrio depende su calidad, eficacia y rentabilidad. Cuando por necesidad u otras causas se disminuye uno de ellos debe compensarse con el aumento del resto.

    Los factores se representan gráficamente, en el sector de la limpieza profesional, en un círculo llamado de SINNER, para reflejar la importancia de cada uno de ellos dentro de un conjunto.

    * Química: Este factor incluye el agua, los detergentes, los productos de blanqueo y su actuación sobre la suciedad y las fibras textiles. Algunos de sus componentes fundamentales son: El agua, que en la lavandería se debe analizar el agua para detectar sus contenidos en sales y metales, que podrían estropear la ropa e impedir que los lavados se hiciesen en buenas condiciones. El agua debe entrar en las maquinas e lavado con las correcciones pertinentes. Y los productos de lavado; estos puede ser los detergentes, también llamados agentes de lavado, que intervienen en un proceso de lavado son muy sofisticados y de explicaciones complejas basadas en principios químicos y físicos.

    * Mecánica: La acción mecánica es óptima cuando la maquinaria hace posible la eliminación de la suciedad con poco desgaste y el mínimo de reposición de esta sobre los tejidos de los cuales ha sido desprendida.

    * Tiempo: Referido a la duración de cada fase del lavado.

    * Temperatura: Influencia de la temperatura en cada fase del lavado según el tipo de fibra y suciedad. La temperatura es decisiva para la buena disolución de los detergentes.

    Tipo de Suciedad en los Textiles

    En los procesos de lavado es necesario conocer cual es el tipo de suciedad que se tiene que eliminar para poder contrarrestarla y aplicar los sistemas y productos mas adecuados en cada caso. La suciedad se puede clasificar según sea su origen y su naturaleza.

    * Tipos de suciedad por su origen

    - Polvo;

    - Suciedad producida por el tráfico y las industrias;

    - Suciedad producida por actividades domesticas;

    - Suciedad producida por factores del clima.

    * Tipo de suciedad por su naturaleza

    - Pigmentaria: hollín, arenilla, etc. Se elimina con la acción mecánica en el lavado.

    - Biológica: sangre, sudor, etc. Son difíciles de eliminar.

    - Suciedad Grasa: mantequilla, cremas, etc. Se utilizan desengrasantes para eliminarla

    - Coloreada: café, vino, etc. Se decoloran con productos especiales

    Normas básicas de Desmanchado

    En general el desmanchado se hace a mano, en ocasiones antes del lavado cuando se detecta una mancha que se sospecha que no se eliminara con el lavado o después de este al comprobar que aun esta en el tejido.

    El desmanchado en el hotel es frecuente en uniformes, moquetas, alfombras y ocasionalmente en ropa de clientes que se manchan. Para desmanchar hay que tener en cuenta los siguientes factores:

  • La composición del tejido y su tipo de fibra.

  • En ropa de color se debe comprobar la solidez antes de intentar eliminar la mancha, pues la mayoría de quitamanchas causan detenimiento.

  • El tiempo que ha estado la mancha ene. Tejido.

  • El estado de la ropa, si es nueva o esta envejecida.

  • El tipo de suciedad que compone la mancha.

  • Para desmanchar se siguen unas pautas que ayudan a no empeorar la situación del tejido y en muchos casos a eliminar la mancha:

    - Probar la respuesta del tejido en cuanto a decoración.

    - Averiguar la composición de la mancha.

    - Antes de aplicar ningún producto se debe intentar primero extraer del tejido la máxima cantidad de la materia de la mancha.

    - Para limpiar una mancha es conveniente trabajar siempre desde fuera hacia dentro, en caso contrario se expande y se producen los cercos.

    - Y por ultimo, lo aconsejable es no tocar la mancha si se desconoce como eliminarla.

    Problemas en el Lavado

    CAUSA DEL PROBLEMA

    EFECTO RESULTANTE

    Exceso de carga de ropa

    Ocasiona desgarros, y acumulación de la suciedad

    Dosis insuficiente de productos químicos

    Suciedad y manchas no desaparecen

    Dosis excesiva de productos químicos

    Ropa amarillenta y con desgaste prematuro.

    Productos inadecuados o de baja calidad

    Ropa sucia, manchada, amarillenta, y con desgaste prematuro

    Dureza excesiva del agua

    Ropa muy sucia, algunos productos pierden tejidos.

    Perdida de peso y consistencia de los

    tejidos, desgaste prematuro , amarilleo y desgarros

    Enjuagues deficientes.

    Ropa amarilla, con persistencia de olores

    Tiempo insuficiente en los procesos

    Ropa con manchas y suciedad acumulada.

    Deficiencias mecánicas

    Ropa sucia, manchas y amarillenta.

    Temperaturas inadecuadas

    Ropa manchada, amarillenta y con pérdida de consistencia.

    Duración de la ropa

    La duración prevista de la ropa es difícil de determinar y depende de varios factores, como pueden ser:

    - La calidad del tejido.

    - La acción mecánica a la que es sometido en los procesos de lavado.

    - La acción mecánica que recibe durante su uso.

    - La acción química de los agentes de lavado.

    - La calidad del agua utilizada en los lavados.

    Acciones que alargan la vida de la ropa:

    - Disponer de stock suficiente, esto aumenta la rotación y disminuye el desgaste.

    - Evitar exceso de lavados.

    - Clasificación de la ropa para lavarla agrupada.

    - Proceso de lavado adecuado.

    Acciones que acortan la vida de la ropa:

    Las acciones mas notables son los malos usos como:

    • Utilizar servilletas para repasar cubiertos.

    • Utilizar toallas para secar el baño.

    • Utilizar servilletas como agarradores en la cocina.

    • Utilizar sabanas para transportar ropa.

    Conclusión

    Durante el desarrollo de este trabajo hemos adquirido amplios e importantes conocimientos a tener en cuenta a la hora de tratar con los blancos de un hotel, conceptos que sin dudas nos serán de gran utilidad al momento de ejercer nuestras tareas futuras en un hotel, pero podremos también aplicar muchas de estas nuevas nociones en la cotidianeidad de nuestros hogares.

    Bibliografía

    * Asunción López Collado: La Gobernanta - Manual de Hotelería, 3era Edición, Editorial Paraninfo.

    * José Olmo Garre: Departamento de gobernanta de hotel: sistemas y procesos.

    * Apunte: La Gobernanta Instituto CENCAP, 1996.

    Sitio Web visitados

    * www.blancobell.com.ar

    * www.levitex.com.ar

    * www.blancoypunto.com.ar