Hospital Puerta de Hierro

Historia. Creación. Organización. Eficacia

  • Enviado por: Macomac
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad

¿CÓMO ES EN REALIDAD EL HOSPITAL PUERTA DE HIERRO?

En plena época franquista, 1964, la Clínica Puerta de Hierro se crea por Orden Ministerial en junio y se inaugura en julio del mismo año, sustituyendo al antiguo hospicio de los Dominicos. El nuevo hospital se construye como “Centro Nacional de Investigaciones Médico-Quirúrgicas” y es el primero que incluye la triple función Asistencial, docente e Investigadora.

La Clínica Puerta de Hierro es un hospital público gestionado por el Insalud y financiado por los Presupuestos Generales del Estado. Pertenece al Área VI de Madrid que comprende los distritos de Moncloa-Argüelles, Majadahonda-Las Rozas y Collado Villalba.

En cuanto a la asistencia especializada del Área VI, ésta se articula en torno a la clínica Puerta de Hierro como hospital de referencia, al Hospital de El Escorial que depende de la Comunidad de Madrid, a la Clínica de Trabajo (edificio construido en 1923 que se fundó como Clínica Nacional de Accidentes del Trabajo pero que en 1984 dejó de hospitalizar contando actualmente con los servicios de Rehabilitación y Laboratorio de Genética Molecular de Cáncer, entre otros) y finalmente el centro de Especialidades de Argüelles o Ambulatorio de Consultas Externas del Hospital (que se inauguró en 1958 como Centro de Diagnósticos y Tratamientos especiales del seguro de enfermedad “Matías Montero” pero que ahora se encarga de gran parte de las consultas externas del Área VI, así como de Radiología y Análisis Clínicos).

La actividad docente de Puerta de Hierro se centra en la formación de especialistas mediante el MIR o sistema de rotación de médicos internos y residentes, aunque también incluye el ámbito de la enfermería y de los técnicos.

La Clínica Puerta de Hierro se adscribe en 1969 a la Universidad Autónoma, de ahí que se denomine Hospital Universitario.

En el campo de la investigación el Hospital ha creado servicios exclusivos para tal fin y ha colaborado en la organización y funcionamento del llamado Fondo de Descuento Complementario de la Seguridad Social, origen del F.I.S. (Fondo de Investigaciones Sanitarias de la Seguridad Social).

En 1970 se instaló en la Clínica el primer laboratorio de Histocompatibilidad para trasplantes de España y precisamente destaca por el número de programas de transplante de órganos y tejidos.

La organización del Hospital parte de la Dirección de gerencia y de ahí surgen tres ramas: Dirección de Gestión y servicios generales (hostelería, recursos humanos, gestión económica), Dirección Médica y Dirección de Enfermería.

El Hospital dispone de 400-500 camas que, según Isabel Martínez Ortuño responsable de comunicación, “están siempre llenas”, y de 2500 empleados incluyendo la Clínica de Trabajo y el Centro de Argüelles, además de servicios tales como una Unidad de Comunicación externa e interna (con publicaciones, cursos, encuestas,…), un servicio de informática con una red integrada de toda la clínica, un servicio de Biblioteca que dispone de 545 títulos y que ofrece préstamos interbibliotecarios, búsquedas en bases de datos y también un servicio de reprografía. Dispone también de un servicio de Atención al Paciente con la función de conocer el grado de satisfacción de los pacientes y usuarios mediante la encuesta de post-hospitalización y el posterior análisis de los resultados de la misma, también analizando y tramitando las hojas de reclamaciones y las quejas expuestas verbalmente por los pacientes, tratamientos a domicilio de pacientes si así se aconseja y control de depósito de pertenencias y objetos perdidos de los pacientes de la clínica. Es decir, un servicio de atención al paciente que facilita la relación y confort de éstos en el hospital. También dispone de una capilla para los pacientes y familiares que deseen hacer uso de ella.

Existe una cafetería en la que según Samuel Gómez , peón de confianza del encargado, “sí existen momentos de descanso aunque la actividad es continua desde las ocho de la mañana hasta las once y media de la noche”.

Andando por el hall del hospital me encuentro con un personaje llamado Isidro Sequeros pero al que todos llaman “el peridoquero” y que se dedica, desde hace quince años, a pasear por los pasillos con un carro lleno de periódicos para que los pacientes, o más bien los familiares, se entretengan durante las desesperantes esperas. “Las revistas que más se venden son las del corazón y las de crucigramas”.

También tienen, como en todos los hospitales, un servicio de visitas a los pacientes que depende de dónde esté ingresado el enfermo. El horario de visita en general es de 12:30-14:00 y de 16:30-19:30.

A la entrada, aparte de los carteles de “Silencio”, “Móviles No” y “No Fumar” hay unos “puntos azules” donde se ponen hojas informativas con las últimas noticias del hospital, del Insalud y del Ministerio. De estas noticias se encarga la responsable de comunicación.

En este punto azul se anunciaba que “El proyecto básico del futuro hospital de Puerta de Hierro estará listo antes de acabar el año”. Este proyecto tiene por objetivo trasladar la actual Clínica a la localidad madrileña de Majadahonda y posee un presupuesto de 18.500 millones de pesetas. “No se sabe qué va a pasar con el actual Puerta de Hierro”, afirmó la responsable de comunicación, “quizás se convierta en un geriátrico o en un psiquiátrico, …eso depende del Ministerio de Sanidad y Consumo”.

Otro de los servicios de que dispone Puerta de Hierro es un parking para empleados y otro para usuarios del hospital que, según Teresa Mateo, familiar de un paciente ingresado en Puerta de Hierro, “es horroroso; hay que dar cuatro vueltas para poder aparcar”.

Sin embargo, las opiniones de esta usuaria no son nada negativas en cuanto al trato recibido que es “bueno, aunque las esperas son largas. Pero es algo que no puedes evitar. Cada enfermo necesita su tiempo”.

Mi experiencia en el hospital no ha sido totalmente satisfactoria ya que me dirigí al banco de sangre para donar, y después de haber rellenado una ficha y haber estado esperando durante veinte minutos en una silla del pasillo que llevaba a Urgencias, me dice la enfermera: “Lo siento, Marina, después de haberte hecho esperar me doy cuenta de que no puedes donar sangre porque te tomaste ayer un antigripal… ” .

Pero, en fin, los hospitales reales son así. No podemos esperar llegar a un hospital tan organizado y eficaz como nos lo muestran en la televisión.