Hospital psiquiátrico de Yucatán

Trabajo social. Salud pública. Trastornos mentales. Educación social. Campañas de prevención en las escuelas. Ferias de la salud. Área de consuta externa. Programa de traslados. Programa de interconsultas. Generalidades

  • Enviado por: Gabriela Rosado Cachon
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 11 páginas
publicidad

INSTITUTO ESCOLAR DEL SURESTE.

ESCUELA “IGNACIO COMONFORT”

Trabajo de investigación:

“hospital psiquiátrico de Mérida, Yucatán.”

Realizado por las alumnas:

Pertenecientes al Noveno Semestre

Grupo B,

de la carrera de

LICENCIATURA EN TRABAJO SOCIAL.

Correspondiente a la asignatura de Salud Pública,

Impartida por la L.T.S.P. Ligia M. Várguez Quintal.

Mérida, Yucatán a los 21 días del mes de noviembre de 2006.

HOSPITAL PSIQUIÁTRICO DE LA CIUDAD DE

MÉRIDA, YUCATÁN.

C. 116 s/n. x 59 col. Bojórquez

Mérida, Yucatán.

TEL: 945 15 02

945 15 42

HOSPITAL PSIQUIÁTRICO DE LA CIUDAD DE MÉRIDA YUCATÁN.

SU HISTORIA.

El Hospital Psiquiátrico de la Ciudad de Mérida, Yucatán, concibe sus inicios en el año de 1905 ubicado entre la Avenida Itzaes y el Centenario como un asilo del que no se tenía tanta información o conocimiento. No es sino hasta el año de 1978, durante el sexenio del Presidente José López Portillo, que se traslada la institución hacia su actual ubicación en la calle 116 sin número, por 59 de la colonia Bojórquez de ésta ciudad capital. Es en ese que año que se desliga de la imagen informal de “asilo” para formar parte de las Instituciones de Salud, constituyéndose de manera formal como Hospital Psiquiátrico, encargado del tratamiento y prevención de las enfermedades mentales del Estado.

A partir de ese momento surgen cambios generales no solo en el modo de atender y tratar las enfermedades mentales, sino también en la profesionalización de su personal; se comienza a trabajar como una institución basada en el propósito de mejorar la salud mental de la población en el interior del Estado, encargándose de brindar los servicios de salud de dicha área. Para ello plantea como objetivos la Prevención y Tratamiento de las enfermedades mentales como preceptos primordiales que le caracterizan hasta la actualidad.

En el presente se encuentra bajo la dirección del Dr. José Antonio Dorantes y Sansores, quien para enero del presente año brindo un comunicado de la celebración de sus 28 años como Institución de Salud formalmente constituida.

El Hospital Psiquiátrico de Yucatán destaca por ser en actualmente la institución de Salud Mental con mayor cobertura de la población del Estado, atendiendo aproximadamente cada año 36 mil consultas externas a niños y adultos con patologías que van desde la esquizofrenia, la depresión, ansiedad, trastornos por déficit de atención, entre otros y egresando para integrarse a sus familias 1,300 pacientes. Sin embargo, debido a que cada día va en aumento la demanda de estos servicios en la ciudad, se ha planteado la necesidad de ampliar sus instalaciones o bien, construir una nueva clínica que cubra tal necesidad.

PROGRAMAS APLICADOS POR EL HOSPITAL PSIQUIATRICO.

Los programas que maneja la institución se desarrollan a nivel local, estatal y federal. Esto claro siempre enfocados al área de la salud pública mediante programas de educación para la salud.

Uno de los principales problemas, que el hospital ha ido reforzando cada año, es el acercamiento a la población general. Ha desarrollado programas que permitan conocer de manera específica, cuales son las situaciones por las que atraviesan las personas que presentan padecimientos mentales. Pretendiendo con ello desmitificar o retirar ese “velo de ignorancia” que existe alrededor de los trastornos mentales.

En el interior del Estado, aún persiste el “tabú” de la enfermedad mental no solo como mal hereditario, sino como algo que se traslada o se contagia de una persona a otra; no se tiene conciencia de que pueden ser tratados profesionalmente por el médico. Hay ocasiones en las que los individuos que presentan conductas anormales relativas a trastornos, acuden inicialmente con “curanderos” para realizarse “limpias” o cosas similares que ningún efecto positivo generan en cuanto a la enfermedad, en lugar de acudir a algún profesional de la salud.

Resultando que cuando finalmente recurren al médico, la situación se ha agravado tanto que el tratamiento adquiere mayor complejidad y requiere una mayor atención que en su principio. Se ha dado el caso de que cuando el paciente acude al Hospital Psiquiátrico es por que ya el individuo ha pasado 2, 3 o hasta 5 años con el padecimiento.

De manera que al ser este uno de los objetivos de la institución: el brindar el adecuado conocimiento a la población respecto a los trastornos mentales; se han diseñados programas de educación social. Como es el caso de las sesiones informativas que conforman grupos poblacionales, a los que se les proporcionan temas relevantes que les permitan conocer la verdadera problemática de estas enfermedades.

Estos programas permiten dar a conocer qué son las enfermedades mentales, cuales son sus síntomas y cómo deben ser tratados. Así como también permiten al individuo pertenecer a grupos de apoyo, para la mejor resolución de los conflictos derivados de ellas. Generando conciencia sobre la pronta atención a los trastornos mentales y la interacción o cuidados de los pacientes psiquiátricos, de manera que pueda existir la recuperación y mejoría de su calida de vida.

Hay que mencionar que anteriormente a nivel familiar, los pacientes con tales padecimientos eran abandonados en asilos o albergues por temores basados en el total desconocimiento de la salud mental. Por lo que es necesario destacar la notoriedad de aplicar dichos programas a nivel profesional.

Por ende, el Hospital Psiquiátrico cuenta en cada uno de sus departamentos con manuales de procedimientos adecuados al trabajo de campo en cada una de sus diversas áreas.

Departament'Hospital psiquiátrico de Yucatán'
o De Trabajo Social
.

Algunos de los programas y proyectos que se llevan a cabo por el Hospital se mencionan a continuación:

Campañas De Prevención En Las Escuelas.

A través de estas campañas, se les habla de la autoestima, de la personalidad, de los cambios físico-mentales que presenta la persona con fármacodependencia y de cómo puede generarse en consecuencia un daño mental irreversible, como lagunas mentales o en el peor de los casos hasta presentar esquizofrenia.

Con estas campañas se les dota a los jóvenes y adolescentes de información que les conduzca a comprender las causas y efectos de estas problemáticas.

Ferias De La Salud.

En diversas ocasiones, el Hospital Psiquiátrico participa, como institución perteneciente a la Secretaría de Salud de Yucatán, en las ferias de la salud. En ellas se presenta un stand en el que se da a conocer a la población lo que es y hace la institución. Sus objetivos, su funcionamiento, la importancia del tratamiento de los trastornos mentales, así como la participación que tiene dentro de la prevención de estos trastornos en el interior del Estado. Con ello lo que se pretende es despertar el interés en las personas y tomar conciencia sobre las enfermedades mentales.

Aún hay personas que conciben al Hospital como un lugar en el que se tiene a los pacientes “amarrados” o “sujetos a las camas”. Por lo que no acuden a tratarse cuando en verdad deberían. Es un hecho que la etiqueta social es tan fuete que mantiene la idea masiva de lo que es “estar loco”.

PARTICIPACIÓN DEL TRABAJADOR SOCIAL EN LOS PROGRAMAS DEL HOSPITAL.

En lo referente a la participación de esta profesional hay dos áreas en las que participa activamente: área de consulta externa y área de hospitalización.

  • Área de consulta externa. En la que se les da tratamiento a los pacientes sin necesidad de permanecer por mucho tiempo en el Hospital. Se les brinda la atención o ayuda por un médico, quien les indica el tratamiento a llevar en sus hogares. A los pacientes se les conoce como pacientes ambulatorios y reciben consulta entre semana.

  • Área de hospitalización. Donde el paciente debe permanecer por un tiempo determinado en el Hospital para recibir su tratamiento. El tiempo dependerá de la enfermedad y el paciente le será devuelto a la familia cuando el trastorno se haya logrado controlar o, cuando sea posible que el paciente reciba la atención clínica por parte de los cuidados de la familia en su domicilio.

En ambas áreas interviene el trabajador social. El Departamento de Trabajo Social, al presente bajo la coordinación del T.S. Gonzalo Carrillo Caamal, esta presente en la mayoría del las actividades realizadas por el Hospital. Ahora bien, debido a que cada área presenta necesidades diferentes, se han diseñado programas específicos para cada área.

PROGRAMAS DEL ÁREA DE CONSULTA EXTERNA.

Sesiones Informativas.

En este programa se interviene utilizando los modelos de información y de orientación con grupos ya mencionados líneas arriba. Normalmente, en la consulta externa, las personas acuden cuando observan conductas inusuales en algún miembro de la familia.

El médico es el encargado de valorar al paciente y de dar un diagnóstico clínico que, generalmente resulta para las personas casi indescifrable. Muy pocas veces los individuos sabes lo que un bloque sicótico, esquizofrenia, paranoia o lo que algún otro término clínico, significa.

Es ahí donde entra la intervención del trabajador social. El paciente o bien la familia, acude al trabajador social para que se le informe al respecto. Cumpliéndose en este profesional la función de educador social. A través de estas sesiones se brinda información específica sobre los trastornos mentales, empleando un lenguaje claro y adecuado a las características de los grupos.

Así mismo, con la formación de estos grupos se generan lazos de apoyo que permitan tanto al paciente como a su familia no solo entender la enfermedad sino también vivir con ella de manera que puedan por si mismos encontrar una solución adecuada a sus posibilidades y recursos familiares.

Programa De Exentos.

Con este programa se persigue beneficiar a la población vulnerable, carentes de recursos económicos que les permitan costear el tratamiento psiquiátrico.

Así como el médico se encarga de emitir un diagnóstico clínico, el trabajador social es el responsable de formular un diagnostico social. Para ello, dicho profesional se vale de un estudio psicosocial y de una ficha socioeconómica, que representan los instrumentos con los que se alcanza tal diagnostico. En este diagnostico se señalan las posibilidades y carencias del sujeto para cubrir el tratamiento clínico.

Una vez determinada la condición socioeconómica del individuo, se identifica la posibilidad de incluirlo en este programa, en el que se les exenta del pago parcial o total de la atención psiquiatrita, según sea el caso. Con este programa de exentos se cubre no sólo la atención médica, sino también los medicamentos y las consultas.

El Hospital Psiquiátrico brinda sus servicios a través de cuotas de recuperación que varían de acuerdo a las posibilidades de las personas.

Es importante señalar que el programa de exentos no solo es ejecutado por trabajadores sociales, sino que fue elaborado por ellos.

PROGRAMAS DEL ÁREA DE HOSPITALIZACIÓN.

Programa De Visitas Domiciliarías Y De Traslados.

En ocasiones ocurre que los pacientes hospitalizados son olvidados por sus familiares. Ya sea porque aprovechan el que estén ingresados para “descansar” de ellos o bien, por que la situación económica no les permite acudir con frecuencia. Este programa de visitas consiste en indagar la situación de la familia del paciente. Así como también, en llevar información sobre el estado del mismo o sobre su ingreso en el Hospital, ya que algunas veces las personas llegan hasta él sin dar aviso a su familia. Ya por que se han perdido deambulando, ya por que no han sabido cono hacerlo. Siendo que es necesario localizar a los familiares o responsables del paciente.

Cuando al realizar la visita a las familias que tienen abandonado al paciente, se detecta que no lo han visitado por falta de recursos económicos, y el médico ya le ha dado el alta, se realizan traslados.

Este fenómeno ocurre principalmente con los que pertenecen a otros municipios o a lugares retirados de la ciudad. Ya que por el costo de los pasajes, la familia de escasos recursos no puede acudir al hospital por el paciente. He ahí los beneficiados por el programa de traslados. A estos pacientes se les lleva a sus domicilios, siempre que la situación lo amerite.

Programa De Interconsultas.

Otra función del trabajador social es la de ser gestor social ante otras instancias. El trabajador social acude a otras dependencias cuando el Hospital no cuenta con los recursos para cubrir ciertas necesidades de los pacientes.

Un ejemplo de ello son los apartaos para determinados problemas físicos, ya que el paciente no sólo ingresa con un problema mental sino también con problemas de este tipo. Con este programa se busca cubrir las necesidades que surgen derivadas del tratamiento y que incluso la familia no es capaz de satisfacer.

Debe señalarse que el área de hospitalización es la que presenta una mayor movilización de recursos, ya que consta de 2 etapas: de entrada y de salida. Es decir, se sigue un proceso al ingreso del paciente que dista al del egreso del mismo paciente.

FUNCIONES DEL TRABAJADOR SOCIAL.

A parte de los servicios ya señalados, el Hospital cuenta también con una unidad de cuidados intensivos conocida por sus siglas UCI, en las que se reciben a los pacientes que son ingresados de emergencia pero que son atendidos inicialmente por el área de Urgencias. Posteriormente, según el estado en que se encuentre el paciente, se traslada al área de hospitalización. Es importante mencionar que en cada una de esta área hay un trabajador social, cuya función dependerá de las necesidades sociales y económicas tanto del paciente como de su familia.

Como ya se ha mencionado el trabajador social cumple diversas funciones que van desde la promoción, educación y gestión social. Desde el ingreso del paciente, el trabajador social es el encargado de informar a la familia sobre su situación. Se encarga del registro de su ingreso y de propiciar un ambiente de cordialidad que beneficie la relación entre medico-paciente.

Brinda información antes, durante y después del tratamiento clínico. Ya sea a través de las sesiones informativas, a través de campañas de información en las escuelas o de las visitas domiciliarias.

Participa en las acciones preventivas al llevar información a las escuelas y ferias de salud para promover el adecuado conocimiento de los trastornos mentales y su tratamiento.

Ejerce como satisfactor de necesidades, interviniendo en pro de los pacientes y de la propia institución. Gestiona apoyos y canaliza recursos que conduzcan a la solución efectiva de los problemas derivados de las enfermedades mentales.

Así como también propicia la actualización de los recursos personales del hospital; ya que colabora en la elaboración y desarrollo de Seminarios, Congresos y Conferencias que permitan la constante capacitación de médicos, enfermeras y trabajadores social.

Si bien es cierto que sin médicos profesionales en el tratamiento de los trastornos psiquiátricos el funcionamiento del Hospital sería obsoleto, también lo es que sin trabajadores sociales capacitados y profesionalmente formados, la atención en su aspecto social a la población general sería escasa y de mala calidad.

GENERALIDADES.

Actualmente el Hospital Psiquiátrico cuenta con un número de 136 a 140 camas en los que la atención y el cuidado del paciente se divide en: área de hombres y área de mujeres. Subdivididos a la vez de acuerdo a la situación del individuo, encontrándose por ejemplo: a aquellos que presentan problemas de aspecto legal, pacientes de larga instancia y que non cuentan con familia, pacientes agudos que viene y van, pacientes con protección social, derechohabientes del IMSS, ISSSTE, pacientes que pertenecen al programa federal del seguro popular, etc.

Cuando el número de pacientes empieza a superar la capacidad del Hospital, se agilizan las medidas de atención al paciente para que se recupere lo antes posible y pueda egresar. Así como también se agiliza la utilización de recursos, entrando en vigor los programas ya mencionados como los traslados, las visitas domiciliarías, entre otros.

Finalmente hay que mencionar que las autoridades han dejado anunciar su preocupación por el futuro de la institución. Ya que cada vez la demanda supera la oferta de estos servicios de salud. Se ha hablado de la necesidad de crear nuevas clínicas especializadas en salud mental. Se ha hecho sentir incluso, que la población infantil se encuentra en desventaja en la recepción de estos servicios, siendo que existe una gran necesidad de atención para la población infantil y de pacientes graves, quienes carecen de un espacio para el tratamiento de los padecimientos mentales. El secretario de Salud, José Pereira Carcaño, indicó que se requieren espacios específicos para la atención de menores, así como la creación de albergues especializados para los pacientes crónicos.

de Salud, José Pereira Carcaño, y el director del Hospital Psiquiátrico, Dr. José Dorantes y Sansores, para que ambos organismos atiendan a los pacientes con antecedentes de drogadicción y sus familiares, como una medida preventiva.

En el año 2005 se realizo por la Secretaría de Salud el anuncio de un moderno proyecto de atención psiquiatrita en el Anillo Periférico Poniente para cubrir la exigente demanda de salud mental, sin embargo; hasta la fecha tal proyecto quedo en mero anuncio del cual no se ha sabido mas que algunas conjeturas que no encuentran su posición en la practica.

1

Particularmente, el Departamento de trabajo social, cumple con la función esencial de formar grupos de información y grupos de orientación en los que se traten diversos temas de salud mental como lo son la autoestima y la depresión, por mencionar algunos.

Cada año se diseñan diversos proyectos que se ajusten a las necesidades de la población.

Se han puesto en marcha proyectos educativos, con los que se dan a conocer las condiciones en que los individuos con padecimientos mentales viven, procurando generar la capacidad de las personas de identificar los problemas emocionales o psiquiátricos y actuar sobre ellos.

Con frecuencia se realizan visitas a las escuelas para brindar información sobre las problemáticas sociales a las que se enfrenta la población juvenil.

Tanto psicólogos como trabajadores sociales son designados para llevar a los jóvenes y adolescentes en edad escolar, temas de gran impacto social. Por mencionar alguno, se puede hacer alusión de un tópico que es considerado de “moda” por su alta frecuencia en esta población: la fármacodependencia. De este mal se derivan un sin número de efectos negativos para el individuo, su familia y su entorno.

Otro punto importante que se pretende cubrir en estas ferias es desmitificar la idea que se tiene respecto al Hospital. Borrar el estigma de “sanatorio” o “loquero” al que, incluso algunos medios de comunicación, han contribuido a fomentar en la población.

De manera que se manejan niveles, designados por la Secretaría de Salud por números como lo son Nivel 1, Nivel 2, Nivel 3, etc. En los que se cobra $8 pesos en el primer nivel, $11 pesos en el segundo, $20 pesos en el tercero, etc. El clasificar a una persona en alguno de estos niveles es responsabilidad del trabajador social, quien aplica la ficha socioeconómica para tal fin.

Para enero de 2005, el Hospital Psiquiátrico de Yucatán reportó que el 10 por ciento de los menores de edad padecen trastornos mentales como la falta de atención, depresión y conductas desafiantes, las cuales pueden orillarlos al suicidio. Mencionándose que el Hospital Psiquiátrico abre al mes un promedio de 250 expedientes nuevos de niños que presentan algún tipo de desorden mental.

Así también ante el problema de las adicciones, el director nacional del Centro de Integración Juvenil, Víctor Guizá Cruz, advirtió el gran riesgo de propagación del consumo de drogas en el país porque un adicto suele atraer a 5 personas más. Viniendo a Mérida el año pasado para firmar un convenio de colaboración entre el CIJ, el secretario