Horno de microondas

Historia del horno de microondas. Spencer. Microondas. Tubo eléctrico. Radar Range. Ondas de alta frecuencia. Comercialización

  • Enviado por: Yoguicion
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 4 páginas

publicidad
cursos destacados
Razonamiento Lógico y Matemático para ingresar a la U
Razonamiento Lógico y Matemático para ingresar a la U
Si necesitas una ayuda extra para entrar a la Universidad entonces tienes que estudiar el curso de "Razonamiento...
Ver más información

Lógica y Conjuntos
Lógica y Conjuntos
En este de curso de Lógica y Conjuntos estudiaremos fundamentos de la lógica matemática, lo cual...
Ver más información


HORNO DE MICROONDAS (Estados Unidos)

El tubo electrónico que produce energía de microondas, el magnetrón, ya se utilizaba una década antes del nacimiento de este horno. Era la ingeniosa invención de sir John Randall y del doctor Boot, perfeccionada en la Universidad de Birmingham, en Inglaterra. Pero el esfuerzo de estos dos científicos no se concentraba en cómo asar un pavo, sino en cómo frustrar los planes de los nazis. Y es que el magnetrón fue un elemento esencial en la construcción del radar, que tan decisivamente contribuyó a la defensa de Gran Bretaña durante la segunda guerra mundial. La idea de cocinar mediante el calor interno de las microondas no surgió hasta la posguerra, de forma totalmente fortuita.

Un día del año 1946, el doctor Percy Spencer, ingeniero de la Raytheon Manufacturing Company, localizada en la ciudad de Newton, Massachussets, y que se dedicaba básicamente a equipamientos militares, probaba un tubo de magnetrón cuando metió la mano en el bolsillo donde guardaba una tableta de chocolate, y descubrió que éste se había derretido hasta convertirse en una masa pegajosa. Sabiendo que las microondas generan calor, se preguntó si la tableta había estado críticamente cerca de la radiación despedida por el tubo.

Él no había notado ningún calor; demasiado intrigado, envió a buscar una bolsa de granos de maíz, los puso cerca del tubo, y a los pocos minutos obtuvo palomitas en el suelo del laboratorio.

A la mañana siguiente, Spencer llegó al laboratorio con una docena de huevos frescos. Hizo un orificio en un recipiente, metió un huevo dentro y alineó el orificio con el magnetrón. Un colega curioso, que se acercó demasiado, se encontró con la cara salpicada de huevo. Spencer comprendió inmediatamente que el huevo se había cocido de dentro hacia afuera, y que la presión había hecho estallar la cáscara. Había nacido el primer y rudimentario prototipo del horno microondas doméstico

La Raytheon empezó a estudiar la comercialización de un horno de microondas, y a los pocos años anunciaba el Radar Range, cuyo tamaño lo asemejaba a un refrigerador, aunque su espacio de cocción fuera bastante reducido. El Radar Range presentaba el inconveniente característico de los aparatos electrónicos anteriores al advenimiento de la micro miniaturización: la mayor parte de su volumen servía para albergar tubos de vacío, ventiladores y una cabellera de Medusa formada por los cables. Aunque se vendieron algunos Radar Range a restaurantes, el nuevo producto carecía de interés para uso doméstico.

'Horno de microondas'
'Horno de microondas'

En 1947 salió al mercado el primer horno de microondas experimental, que medía casi 1.80 metros (5.9 pies) de altura y pesaba más de trescientos kilos (661 libras).

El primer horno comercial, producido por Tappan Company salio en el año de 1952, fue un poco menos gigantesco, pero aún así medía 1.68 metros (5.51 pies) de altura, pesaba un cuarto de tonelada, tenía dos velocidades de cocción, un mando y un temporizador de veintiún minutos, y podía adquirirse por 1295 dólares. Lo compró un restaurante de Boston. A pesar de su elevado precio, el horno Tappan, y más tarde el modelo Hotpoint, suscitó un entusiasmo sin precedentes en las exposiciones de artículos para el hogar durante los años cincuenta. Los fabricantes aún no contaban con una numerosa clientela para sus microondas, pero de año en año las ventas seguían la firme tendencia ascendente que todavía hoy continúa.

Debieron pasar veinte años, hasta 1967, para que los microondas entraran en el hogar, tal y como se conocen hoy en día. La empresa Raytheon consiguió hacerlos suficientemente pequeños como para colocarlos en una cocina y a un precio inferior, aunque resulta astronómico en comparación con los estándares actuales, unos 500 dólares.

Una década más tarde, ya eran el sistema favorito de los estadounidenses para hacer palomitas y la venta de microondas supera la de los hornos de gas.

En 1975 el 17 por ciento de los hogares japoneses y el 4 por ciento de los estadounidenses poseían horno microondas, y un año más tarde la cantidad de estos electrodomésticos en los hogares ya superaba a la de los lavavajillas.

'Horno de microondas'

Así funcionan

Los hornos de microondas emiten ondas de alta frecuencia que penetran en los alimentos, provocando el choque de sus moléculas y produciendo con ello calor.

El alimento se calienta desde dentro y no desde fuera, como cuando se calienta al fuego, y dado que la temperatura interior del alimento nunca supera los 100 grados éste no se quema.

Cuando se bombardea un elemento con microondas de una determinada frecuencia, sus moléculas entran en resonancia y vibran produciendo calor.

Sólo algunas moléculas, como las de agua, las grasas o los azúcares responden vibrando ante las microondas, pero las moléculas de otras sustancias no. Esto permite calentar comida en un horno microondas sin que el recipiente que la contiene se caliente a su vez.

Aunque en realidad los hornos actuales bombardean con microondas en la frecuencia conveniente para hacer vibrar a las moléculas de agua, de modo que los alimentos que contienen este líquido se calienten.

Lo que no sabía Spencer cuando hizo su hallazgo y efectuaba sus primeros experimentos es que se trataba de una experiencia peligrosa: el científico utilizaba ondas de 25 a 120 mm (0.98 a 4.72 pulgadas), pero el efecto térmico de estas ondas puede resultar nocivo e incluso mortal, cuando se alcanzan determinadas frecuencias y no se usa protección.

El microondas del futuro.

  • El cristal protector será una pantalla que se usará como interfase para conectarse a la Red.

  • El microondas inteligente leerá la información de un código de barras o algo similar. En esta barra irán las instrucciones del fabricante para su adecuada regeneración.

  • También los habrá aquellos que te analicen la composición del producto.

  • Podrás programar los hornos para que te avisen si el alimento, plato contiene algo que te pueda dañar.

  • Serán diseños para economizar espacio.

  • Menor consumo eléctrico.

  • Nuevos y mejorados interiores para fácil limpieza.

BIBLIOGRAFIA

http://www.mundorecetas.com/eltema/microondas/

http://www.tinet.org/~vne/CC05.htm

http://www.univision.com/content/content.jhtml;jsessionid=YXDTS5FBRHH2YCWIAAPCFEYKZAAD0IWC?chid=8&schid=1813&secid=1814&cid=993728&pagenum=1

http://www.univision.com/content/content.jhtml?chid=8&schid=1813&secid=1814&cid=993728&pagenum=2