Hormonas y corticoides

Drogas. Adicciones. Sistema nervioso. Métodos anticonceptivos. Corticosteroides

  • Enviado por: Matt_matt
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 22 páginas

publicidad
cursos destacados
PREICFES SABER 11 Sociales y Ciudadanas v. 2014
PREICFES SABER 11 Sociales y Ciudadanas v. 2014
NO TE PIERDAS EL MUNDIAL YENDO A UN PREICFES VACACIONAL TRADICIONAL, MEJOR ESTUDIA DESDE TU CELULAR...
Ver más información

Análisis de Series
Análisis de Series
En el curso aprenderás como analizar la convergencia o la divergencia de una serie. También...
Ver más información


Monografía

Hormonas y Corticoide

¿Qué es la droga?

    La Organización Mundial de la Salud define una droga como una sustancia (química o natural) que introducida en un organismo vivo por cualquier vía (inhalación, ingestión, intramuscular, endovenosa), es capaz de actuar sobre el sistema nervioso central, provocando una alteración física y/o psicológica, la experimentación de nuevas sensaciones o la modificación de un estado psíquico, es decir, capaz de cambiar el comportamiento de la persona.

Para Producir sus efectos característicos, una droga debe estar presente en concentraciones apropiadas en sus sitios de acción. Aunque, sin duda, las concentraciones alcanzadas dependen de la cantidad de droga administrada, el grado y la velocidad de su absorción, distribución, unión o depósito en los tejidos, biotrasformaciones y excreción modifican dichas concentraciones.

La absorción, la distribución, la biotrasformación y la excreción de una droga involucran su paso a través de membranas celulares. Por ello es indispensable considerar los mecanismos por los cuales las drogas atraviesan las membranas y las propiedades fisicoquímicas de las moléculas y membranas que influyen en esta trasferencia. Cuando una droga penetra en una célula debe, evidentemente, atravesar la membrana plástica celular. Otras barreras que pueden interferir a la droga puede ser una capa de células o varias capas de células. La forma en que se absorben las drogas tiene gran importancia. La velocidad de absorción afecta la duración y la intensidad de la droga. Los cambios de velocidad pueden, entonces, determinar el reajuste de la sois de una droga o del intervalo entre dosis a fin de mantener el nivel de la droga necesario para obtener efecto deseado. La elección de la vía de administración de la droga debe basarse en el conocimiento de los factores que influyen en la absorción.

Conceptos básicos:

    Cuando el consumo de la sustancia se hace cada vez más regular, con el fin de experimentar sus efectos psíquicos y a veces para evitar el malestar producido por su privación, estamos hablando de drogodependencia.

    La dependencia psíquica es la compulsión a tomar una sustancia determinada para obtener la vivencia de efectos agradables y placenteros o evitar malestar.

    La dependencia física es un estado de adaptación del organismo producido por la administración repetida de una sustancia. Se manifiesta por la aparición de trastornos físicos, más o menos intensos cuando se interrumpe la administración de la misma.

    El abuso de drogas se produce cuando hay un consumo en grandes cantidades y circunstancias que se desvían de las pautas sociales o médicas aceptadas en la cultura determinada.

    El síndrome de abstinencia es lo que se produce tras haber una dependencia física y psíquica, en el momento en que falta la droga, aparecen todo un conjunto de signos y síntomas de carácter físico y psíquico, cuya intensidad y curso temporal van a depender del tipo de droga y otros factores como frecuencia, cantidad y antigüedad del consumo.

    El síndrome de querencia son los síntomas psicológicos que aparecen antes de que el síndrome de abstinencia y después de que desaparezcan los efectos de la última toma de droga, consisten en la vivencia de angustia generalizada, intensa necesidad de la toma de la droga con el consecuente desarrollo de una conducta de búsqueda.

    La tolerancia es un estado de adaptación caracterizado por la disminución de la respuesta a la misma cantidad de droga, o por la necesidad de una dosis mayor para provocar y sentir el mismo efecto.

    La tolerancia cruzada es el fenómeno por el que al tomar una droga aparece tolerancia no solamente a otra del mismo tipo, sino incluso a drogas totalmente diferentes. El uso previo de una droga puede potenciar los efectos sobre el organismo de otros tipos de droga.

    La intoxicación aguda se produce cuando se toma una cantidad de droga que el cuerpo no es capaz de eliminar o transformar la sustancia.

    La sobredosis es la intoxicación aguda grave que aparece cuando se supera el límite de toxicidad en el organismo. Va en función de la dosis de droga tomada, su composición (si es más o menos pura), si está adulterada y las variables corporales individuales como el peso, metabolismo y tolerancia.

    La politoxicomanía o policonsumo se produce cuando el sujeto se administra una variada gama de sustancias con el objetivo explícito de mantener alteradas sus funciones mentales. En muchos casos existe una droga principal que sustenta la dependencia, y unas drogas secundarias que la complementan o la sustituyen en situaciones de no disponibilidad. Actualmente es raro encontrar un consumidor de una sola droga.

    Por patronas de conducta se entiende a las sustancias que toma el drogodependiente y además su vía de administración, frecuencia, contexto relacional en que se produce el consumo, soporte social y cultural, etc.

Características de la drogodependencia:

  • Un deseo incontenible de consumir la droga y obtenerla por cualquier medio.

  • Una tendencia a aumentar la dosis por la tolerancia del organismo hacia la misma. Se necesitan dosis más altas para obtener la misma sensación.

  • La aparición de un síndrome de abstinencia en caso de interrupción súbita en el consumo.

Proceso de drogodependencia:

  • Consumo experimental: son ensayos que realiza la persona fundados en la curiosidad hacia las drogas, sin intención explícita de repetir el consumo.

  • Consumo ocasional: la persona conoce la droga y sus efectos y escoge los momentos y escenarios más propicios para sentir dichos efectos. El consumo todavía es espaciado y poco frecuente.

  • Consumo regular: consumo habitual con continuidad. Posición activa frente al consumo.

  • Dependencia: necesidad del consumo, es algo prioritario e imperioso en su vida.

  • Clasificación de las drogas

    Depresoras del sistema nervioso: disminuyen la actividad del sistema nervioso central.

    • Opiáceos: opio, morfina, heroína, metadona.

    • Bebidas alcohólicas: vino, cerveza, ginebra, etc.

    • Hipnóticos y sedantes: somníferos y tranquilizantes.

    Estimulantes del sistema nervioso: aumentan la actividad del sistema nervioso central.

    • Mayores: anfetaminas, cocaína.

    • Menores: café, té, cacao, tabaco (nicotina).

    Las que alteran la percepción: modifican el nivel de conciencia y diferentes sensaciones (visuales, auditivas, etc.).

    • Alucinógenos: LSD, mescalina.

    • Cannabis: marihuana, hachis.

    • Drogas de diseño: extasis, eva, etc.

    • Inhalantes: disolventes, pegamentos, etc.

     

    Prevalencia:

        Aproximadamente, se puede estimar que entre un 0'5% y un 1% de la población adulta es adicta a opiáceos, entre un 5% y un 10% es adicta al alcohol y entre un 30% y un 40% es adicta al tabaco. La prevalencia del consumo de drogas sufre importantes variaciones en función del país y del medio social, cultural, la edad y el sexo. En general, se considera que los adultos jóvenes de todas las sociedades son los mayores consumidores y que la prevalencia disminuye con la edad (maduración, obligaciones sociales). Es más frecuente en varones.

    Criterios para el diagnóstico de dependencia y abuso de sustancias:

        Según la Asociación Americana de Psiquitría (1995), la dependencia de sustancias es el patrón desadaptativo del consumo de la sustancia que conlleva un deterioro o malestar clínicamente significativos, expresado por tres (o más) de los ítems siguientes en algún momento de un período continuado de 12 meses:

    Dependencia de sustancias:

  • Tolerancia, definida por: a) necesidad de aumentar la dosis; o b) disminución del efecto con el consumo continuado de la misma cantidad de sustancia.

  • Abstinencia, definida por; a) el síndrome de abstinencia característico para la sustancia; o b) se consume la misma sustancias (o una muy parecida) para aliviar o evitar los síntomas de abstinencia.

  • La sustancia se consume en mayor cantidad o en un período mayor del que la persona pretendía.

  • Se desea persistentemente o se intenta en una o más ocasiones abandonar o controlar el consumo de la sustancia.

  • Se emplea mucho tiempo en actividades necesarias para obtener la sustancia (por ejemplo, robo), consumirla o recuperarse de sus efectos.

  • Reducción considerable o abandono de actividades sociales, laborales o recreativas a causa del consumo de la sustancia.

  • Se continua consumiendo la droga a pesar de ser consciente de tener un problema social, psicológico o físico, persistente o recurrente, provocado o estimulado por el consumo de la sustancia.

  • Abuso de sustancias:

  • Consumo recurrente de sustancias, que da lugar al incumplimiento de obligaciones en el trabajo, la escuela o en casa.

  • Consumo recurrente de la sustancia en situaciones en las que hacerlo es físicamente peligroso (por ejemplo, conducir un automóvil o manejar maquinaria).

  • Problemas legales repetidos relacionados con la sustancia.

  • Consumo continuado de la sustancia, a pesar de tener problemas sociales continuos o problemas interpersonales causados o exacerbados por los efectos de la sustancia.

  • Criterios de consumo adictivo:

        Washton y Boundy (1991) proponen cuatro criterios para distinguir cuando el consumo de una droga u otra adicción (juego, compras, trabajo, sexo) se convierte en adictivo.

  • Obsesión. Necesidad irresistible e intensos deseos de consumir la droga. El consumidor adicto está obsesionado por conseguir y consumir la droga. Esto es prioritario ante cualquier otra actividad.

  • Pérdida de control. Incapacidad para autolimitarse o controlar el consumo. El adicto puede detener su uso temporalmente, pero cree que es imposible no volver a consumir la droga, incluso con esfuerzos máximos de autocontrol y de fuerza de voluntad.

  • Consecuencias negativas. Consumo continuado a pesar de las consecuencias como problemas económicos, familiares, laborales, orgánicos y psicopatológicos.

  • Negación. Se niega que el consumo de drogas sea un problema. No advierte la gravedad de los efectos negativos, niega que exista un problema y se enfada o se pone a la defensiva si alguien le indica que su consumo está fuera de control.

  • El consumidor de cocaína desarrolla diferentes trastornos:

  • Problemas en el organismo:

    • Dependencia, por lo que percibe que le es imposible suspender el consumo de esa sustancia.

    • Problemas cardiovasculares, latidos irregulares del corazón, deficiencia cardiaca, ataque cardíaco, etc.

    • Problemas neurológicos, taquicardia y hemorragias en el tejido del cerebro.

    • Problemas pulmonares, como fluidos en los pulmones, asma aguda y trastornos respiratorios.

    • Disfunción sexual, pérdida del olfato, irritación y sangrado nasal, náusea y dolor de cabeza.

    • Problemas mentales:

      • Psicosis, paranoia, depresión, ansiedad.

      • Conducta agresiva, violenta y delictiva.

      • Insomnio.

      • En el embarazo:

        • Separación prematura de la placenta, aborto espontáneo, parto prematuro.

        • En el bebé de madres consumidoras: bajo peso al nacer, deterioro visual, problemas de retraso mental y malformaciones

          El Control de natalidad son los diversos métodos empleados para evitar el embarazo. El control de natalidad ha sido una de las preocupaciones de la humanidad desde hace miles de años; de hecho, la prueba médica más antigua conocida, que data del siglo XIX a.C., contiene información sobre anticonceptivos. Los primeros anticonceptivos eran simples barreras mecánicas colocadas en la vagina que impedían que el esperma masculino depositado durante el coito fecundara el óvulo femenino. Entre los muchos compuestos que se han utilizado para impedir el embarazo están las esponjas marinas, las mezclas de excrementos de cocodrilo y miel, la quinina, la sal de roca y el alumbre.

          Métodos de control de natalidad

          Los métodos de control de natalidad disponibles hoy varían desde los procedimientos permanentes, tales como la esterilización quirúrgica, hasta los métodos temporales que deben utilizarse durante el coito.

          Métodos de barrera

          Los métodos de barrera consisten en el bloqueo físico del útero para impedir la entrada del esperma, tanto para hombres como para mujeres. El condón, o preservativo, es el más antiguo utilizado por los hombres, y cuando se utiliza bien en cada coito es efectivo en un 97% de los casos. En usuarios más jóvenes e inexpertos, el índice de fallo del preservativo y de los demás sistemas y métodos anticonceptivos es mayor. Debido a que es barato y fácil de usar, no necesita supervisión médica y carece de efectos secundarios conocidos; es el anticonceptivo más empleado en el mundo. Sin embargo, su uso también es vital para ayudar a prevenir la transmisión del VIH, el virus que produce el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA). El sexo sin protección es el acto sexual sin preservativo. El condón también ayuda a prevenir el contagio de otras enfermedades de transmisión sexual, como la gonorrea, el herpes, la hepatitis y el linfogranuloma venéreo.

          En 1993-1994 se aprobó en Inglaterra y Estados Unidos la venta de un condón femenino, pero advirtiendo que se había comprobado que era menos efectivo que el masculino. En el caso de las mujeres, el método de barrera más empleado es el diafragma, una cubierta de goma que se ajusta al cervix (cuello del útero) y que contiene una crema o gel espermicida (destructor de esperma) que inmoviliza a los espermatozoides próximos a los bordes del diafragma. Estos dispositivos están también libres de efectos secundarios, y cuando se emplean junto con un espermicida en cada coito son efectivos en un 86-98%. Un sistema parecido es la esponja vaginal.

          DIU

          El dispositivo intrauterino, o DIU, en sus diversos modelos, es un diminuto alambre de plástico o metal que se coloca en el útero. Su efectividad oscila entre el 90-99%. Se cree que el DIU funciona porque interfiere en la implantación del óvulo fecundado en las paredes del útero, aunque algunos de ellos también liberan pequeñas cantidades de progesterona para evitar la concepción. El DIU debe ser colocado en el útero por un médico, pero, una vez insertado correctamente puede durar de uno a seis años. Sin embargo, algunas mujeres experimentan calambres uterinos y aumento del flujo menstrual cuando utilizan el DIU, y existen algunas pruebas de que estos dispositivos aumentan el riesgo de infección pélvica. Un efecto secundario raro pero peligroso en potencia es la punción de la pared del útero.

          Métodos químicos

          Los anticonceptivos orales, conocidos con el nombre de píldora, son sustancias químicas que funcionan alterando el modelo hormonal normal de una mujer para que no se produzca la ovulación. La píldora es casi cien por cien efectiva cuando se toma siguiendo las instrucciones, y durante muchos años fue la forma más popular y sencilla de control de natalidad. Sin embargo, se ha suscitado cierta preocupación en fechas recientes sobre su seguridad y algunas mujeres están volviendo a métodos anticonceptivos más tradicionales o a otros que ofrecen protección frente a las enfermedades de transmisión sexual, tales como el SIDA. Se han acumulado pruebas que indican que las mujeres mayores de 35 años, y en especial las grandes fumadoras, no deberían tomar la píldora porque incrementa el riesgo de disfunciones en la coagulación sanguínea, ataques cardiacos y apoplejía. Los estudios hasta ahora no han relacionado el uso de la píldora con el desarrollo del cáncer. Las posibilidades de cáncer de ovario o útero pueden incluso descender con su uso. Muchas mujeres notan, sin embargo, ciertos efectos secundarios menores, como periodos más cortos y ligeros y, a veces, cambios de humor. En la actualidad está en investigación la creación de una píldora masculina. Otra forma de control de natalidad por procedimientos químicos es la crema, espuma o gel espermicida. Al igual que el preservativo, los espermicidas no necesitan supervisión médica, pero deben utilizarse en cada coito. Sin embargo, no tienen efectos secundarios y son efectivos cuando se usan siguiendo las instrucciones.

          Un método anticonceptivo innovador para las mujeres es Norplant, un dispositivo que se implanta y cuyo uso se aprobó en 1983 en Finlandia. Desde entonces se ha extendido a todo el mundo. El sistema Norplant consiste en seis cápsulas del tamaño de un fósforo que se implantan quirúrgicamente en el brazo de la mujer y que van liberando poco a poco pequeñas cantidades del mismo tipo de hormona sintética que contiene la píldora. Este implante dura hasta cinco años.

          Esterilización quirúrgica

          Otra forma de control de natalidad es la esterilización quirúrgica. En la mujer esto se efectúa cortando y ligando las trompas de Falopio, los conductos que llevan el óvulo del ovario al útero. Esta operación se llama ligadura de trompas. En el hombre, la esterilización se lleva a cabo cortando los dos conductos deferentes (que llevan el esperma de los testículos al pene). Este procedimiento se llama vasectomía. La esterilización quirúrgica es bastante sencilla para ambos sexos, carece de efectos secundarios y es casi cien por cien efectiva.

          Historia del control de natalidad

          En 1798 el economista británico Thomas Robert Malthus predijo que la especie humana sobrepasaría algún día sus posibilidades de alimentarse. En años posteriores, a medida que mejoró el cuidado médico, la nutrición, la sanidad y las condiciones de trabajo, y que bajó el índice de mortalidad, empezó a prestarse más atención al control de natalidad. El primer movimiento organizado hacia ese fin se desarrolló en el siglo XIX. Estos primeros esfuerzos, sin embargo, encontraron resistencia en forma de oposición individual o religiosa al control de natalidad.

          En la actualidad, unos ochenta países han adoptado programas de control de natalidad. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha ayudado a muchos de ellos a organizar y fomentar programas de planificación familiar. La OMS también patrocina programas de investigación sobre contracepción y planificación familiar. Entre los objetivos del Forum Internacional sobre Población en el siglo XXI, celebrado en 1989, figura incrementar al 59% la proporción mundial de mujeres en edad fértil que utilicen anticonceptivos.

          Corticoide, también corticosteroide, cualquier hormona esteroide que deriva de la capa más externa, o corteza, de las glándulas suprarrenales. Entre los corticoides se encuentran los glucocorticoides, como el cortisol y la corticosterona, esenciales para el metabolismo y la reacción del organismo ante situaciones de estrés; y los mineralocorticoides, que desempeñan otras funciones reguladoras importantes, como el mantenimiento del equilibrio iónico. La corteza suprarrenal también segrega hormonas sexuales, aunque su producción es mucho mayor en los ovarios y los testículos.

          Huesos

          Las glucocorticoides inhiben la ploriferación de las células del periostio que dan origen a los osteoblastos.

          Tracto gastrointestinal

          Las glucocorticoides disminuyen la absorción de calcio, esto refleja inhibición de la glucocorticoide de la activación de la vitamina D; esto ocasiona un aumento homeostático en las concentraciones circulantes de la hormona paratiroides. Los mineralocorticoides aumentan la absorción de sodio por el intestinos.

          Medula ósea y tejidos linfoides

          La administración de dosis farmacológicas de corticoides antinflamatorio, tiene como resultado la elevación del recuento de células de la serie blanca perisféricas. El efecto de los esteroides sobre los eosinófilos parece reflejar la utilidad de la aplicación clínica de los esteroides para el manejo de condiciones alérgicas de orígenes variados.

          El tejido linfoide se atrofia bajo la influencia de niveles suprafisiológicos de glucocorticoide antinflamatorio.

          Sistema inmunitario

          Los glucocorticoides en concentraciones suprafisiológicas inhiben la proliferación de macrófagos y linfocitos, así como la de células presentadoras de antígenos. El uso prolongado de glucocorticoide induce clínicamente el estado de inmuno compromiso en el que las bacterias y hongos oportunistas pueden establecer infecciones tisulares tratados con esteroides.

          Respuesta inflamatoria

          Los glucocorticoides suprimen las características de la respuesta inflamatorio local, y una respuesta inflamatoria sistémica importante, la fiebre.

          Sistema nervioso

          Aunque la eficacia de la administración de altas dosis de glucocorticoides a sido establecida en el edema localizado y relacionado con un tumor del SNC, no a quedado determinado que los glucocorticoides alteren la evolución del edema cerebral traumático.

          Aunque las hormonas son químicamente diversas, generalmente pertenecen a 1 de grupos químicos:

        • esteroides

        • derivados de aminoácidos

        • péptidos o proteínas

        • derivados de ácidos grasos

        • En los vertebrados, corteza suprarrenal, testículos, ovarios y placenta secretan esteroide sintetizados a partir de colesterol. La progesterona, es el precursor de las hormonas esteroides producidas por la corteza suprarrenal, así como la hormona masculina, testosterona y la hormona femenina estradiol.

          Químicamente, las hormonas más simples son la derivadas del aminoácido tiroxina; llamadas aminohormonas. Ejemplo: hormonas tiroideas, adrenalina y noradrenalina, producida por la médula suprarrenal.

          La oxitócica y la hormona antidiurética, producida por el hipotálamo, son péptidos cortos de nuevos aminoácidos.

          Las hormonas glucagón, secretina, hormona adenocorticotropica (ACTH), y calcitonina son péptidos un tanto más largos de unos 30 aminoácidos. la insulina, es una proteína consistente de dos cadenas pépticas unidas por enlaces disulfuro. La hormona de crecimiento y las hormonas adenotropicas, todas secretadas por el lóbulo anterior del ipófisis, son proteínas más grandes.

          Las prostas glandinas son derivadas de ácidos grasos polinsaturados.

          Efectos sobre órganos sistemas específicos de los glucoscorticoides y mineralo corticoides

          Sistema endocrino

          La liberación de la hormona de crecimiento (GH). En exceso los glucocorticoides suprime la liberación de tirotrofina (TSG) endógeno.

          Sistema cardiovascular

          El exceso de los glucocorticoides usualmente proboca hipertensión. La hipertensión asociada con los esteroides se piensa que tiene un componente volumen dependiente, es decir, un componente mineral corticoide-retención de sodio.

          La farmacología abarca el estudio de la historia, el origen, las propiedades físicas y químicas, la asociaciones de los fármacos, los efectos bioquímicos y fisiológicos, los mecanismos de acción, absorción, distribución, biotransformación y excreción, y los usos, con fines terapéuticos o n, de las drogas. Puesto que droga se define, en un sentido amplio, como cualquier agente químico que afecta los procesos vivientes, el campo de la farmacología es evidentemente muy vasto.

          Para el médico y el estudiante, sin embargo, los alcances de la farmacología son menos extensos de lo que indican las definiciones mencionadas. El clínico se interesa principalmente por las drogas que son útiles para la prevención, el diagnostico y el tratamiento de las enfermedades humanas o para la prevención del embarazo. El estudio de la farmacología de estas drogas puede limitarse razonablemente a los aspectos que sirven de base para su uso clínico racional. Secundariamente, el médico se ocupa también de agentes químicos no usados en terapéuticas, pero que son causa frecuente de envenenamiento domestico e industriales y de contaminación ambiental. El estudio de estas sustancias se limita a los principios generales de prevención, reconocimiento y tratamiento de su toxicidad o contaminación. Finalmente todos los médicos comparten la responsabilidad de ayudar a resolver el constante problema sociológico del abuso de drogas.

          El estudio de los efectos bioquímicos y fisiológicos de las drogas y su mecanismo de acción se denomina farmacodinamia. Es una ciencia médica experimental reciente que data de la segunda mitad del siglo pasado. Como ciencia fronteriza, la farmacodinamia utiliza aspectos y técnicas experimentales de fisiología, bioquímica, biología celular y molecular, microbiología, etc. Su particularidad consiste en que concentra su atención en las características de las drogas. Como su nombre lo indica, su sentido es dinámico. El estudiante que solo trata de memorizar las propiedades farmacodinámicas de las drogas desecha una de las mejores oportunidades de establecer una correlación entre todo el campo de la medicina preclínica.

          Mecanismos generales de los efectos de los corticosteroides

          Los corticosteroides interactúan con las proteínas receptores específicas en el tejido blanco para regular la expresión de genes con capacidad de respuesta a corticosteroides, lo cual modifica las cifras y la disposición de las proteínas sintetizadas por los diversos tejidos blanco. Como consecuencia del tiempo necesario para que haya cambios de la expresión de genes y de la síntesis de proteína, casi ninguna de las acciones de los corticosteroides es inmediata, pero quedan en manifiesto luego de varias horas. Si bien estos últimos actúan de modo predominante para incrementar la expresión de genes precondicionado, hay ejemplos bien documentados en los cuales los glucocorticoides disminuyen la trascripción de dichos genes, como se comenta más adelante. En contraste con esos efectos genómicos, estudios recientes han detectado la posibilidad de que algunas acciones de los corticosteroides son inmediatas y están mediadas por ceptores unidos a membrana.

          Acciones antiinflamatorias e inmunosupresoras

          Además de sus acciones sobre los linfocitos, los corticosteroides alteran profundamente las reacciones inmunitarias de los mismos. Esos efectos constituyen una faceta importante de las actividades antiinflamatorias e inmunosupresoras de los glucocorticosteroides. Estos últimos pueden evitar o suprimir la inflamación en respuesta a múltiples fenómenos iniciantes, entre ellos, estímulos radiantes, mecánicos, químicos, infecciosos e inmunitarios. Aunque el uso de glucocorticoides como antiinflamatorios no ataca la causa fundamental de la enfermedad, la supresión de la inflamación posee enorme utilidad clínica, y ha hecho que esos compuestos figuren entre los que se prescriben con mayor frecuencia.

          Las acciones inmunosupresora y antiinflamatoria de los glucorticoides están enlazadas de manera intrincada, quizá porque ambas se originan en gran parte de la inhibición de funciones específicas de los leucocitos.

          Toxicidad de los esteroides suprarrenocorticales

          El uso terapéutico origina dos clases de efectos tóxicos: los que sobreviven por supresión del tratamiento esteroide, y los que aparecen por uso continuo de dosis suprafisiológicos. Los efectos adversos de esas categorías en potencia ponen en peligro la vida y necesitan valoración cuidadosa de los riesgos y beneficios en cada paciente.

          Aplicaciones terapéuticas

          Con la excepción del tratamiento de restitución en el estado de deficiencia, el uso de glucocorticoides es en gran parte empírico. Con base en experiencia clínica extensa, pueden proponerse diversos principios terapéuticos. En primer lugar, dado el número de efectos adversos potenciales y la gravedad de los mismos, la decisión de instituir tratamiento con glucocorticoides siempre exige consideración cuidadosa de los riesgos y beneficios relativos en cada paciente. Para cualquier enfermedad fundamental, o conforme aparecen complicaciones de la terapéutica. Una dosis única de glucocorticoides, incluso una grande, virtualmente carece de efectos peligrosos, y un tratamiento breve, en ausencia de contraindicaciones especificas, tiene pocas probabilidades de resultar peligroso.

          Esos principios poseen varias inferencias para la práctica clínica. Cuando han de proporcionarse glucocorticoides durante periodos prolongados, la dosis debe determinarse mediante ensayo y error, y será la más pequeña que alcance el efecto deseado. Cuando el objetivo terapéutico es el alivio de síntomas que generan dolor o angustia no relacionados con una enfermedad que pone inmediatamente en peligro la vida gradual, hasta que el dolor o la angustia se hayan reducido a cifras tolerables.

          Hormona adrenocorticotrófica (ACTH)

          La ACTH estimula la corteza adrenal humana para que secrete cortisol, corticoesterona, aldosterona y muchas sustancias y muchas sustancias débilmente andrógenas. En ausencia de la adrenohipófisis, la corteza suprarrenal se atrofia y los índices de cortisol y corticosterona se reducen marcadamente. Aunque la ACTH puede estimular la secreción de aldoesterona, el índice de secreción es relativamente es relativamente independiente de la de adenohipófisis.

          La administración prolongada de grandes dosis de ACTH induce hiperplasia e hipertrofia de la corteza suprarrenal con gran producción continuada de cortisol, corticosterona y andrógenos débiles.

          Las fluctuaciones de la secreción de cortisol, corticosterona y en cierto grado aldosterona están determinadas por las fluctuaciones de la liberación de ACTH de la adenohipófisis. Esta última a su vez está bajo la influencia del sistema nervioso y del control por retroalimentación negativa ejercido por los corticosteroides.

          La corteza suprarrenal sintetiza dos clases de esteroides: los corticosteroides de 21 carbonos y lo andrógenos adrenales de 19 carbonos. Un corticosteroide típico, el cortisol, se muestra en la figura.

          Hormonas y corticoides

          Los efectos de los corticosteroides son numerosos y de amplios alcances. Influyen en el metabolismo de los hidratos de Carbono, proteínas, lípidos y purina; en el balance de electrolitos y agua, y en las funciones del sistema cardiovascular, riñón, músculo esquelético, sistema nervioso y otros órganos y tejidos. Los corticosteroides confieren al organismo la capacidad de resistir a muchos tipos de estímulos nocivos y cambios ambientales. La corteza suprarrenal es el órgano por excelencia de la homeostasis, siendo responsable en gran medida de la relativa libertad que los organismos superiores exhiben en un medio que cambia constantemente. En ausencia de la corteza suprarrenal la supervivencia solo es posible en condiciones rígidamente definidas.

          Las acciones reguladoras de los corticosteroides tienen a menudo una relación compleja con las acciones reguladoras de otras hormonas.

          Algunas acciones biológicas de los corticosteroides se prestan a la medición cuantitativa. La estimulación de las potencias de corticosteroides naturales y sintéticos en las categorías de retención de sodio, depósito de glucógeno hepático y efecto antiinflamatorio. Tradicionalmente los corticoides se han clasificado en mineralocorticoides y glucocorticoides. La dexosicorticosterona, prototipo de los mineralocorticoides, es muy potente para la retención de sodio, pero no tiene efecto en la deposición de glucógeno en el hígado. El cortisol, prototipo de los glucocorticoides, es muy potente para la deposición hepática de glucógeno pero débil en cuanto a la retención de sodio.

          Estrógenos, Biosíntesis y química

          La formación de estrógenos por los folículos ováricos está regulada por la hormona folículo estimulante (FSH). En los hombres el testículo también puede producir y secretar pequeñas cantidades de estradiol y estrona. Los estrógenos se forman en definitiva con androstenediona o testosterona como precursores inmediatos.

          De los tres estrógenos humanos principales, el 17-beta estradiol es el mas potente y el principal producto secretorio del ovario; se oxida fácilmente a estrona, que a su vez puede hidratarse y pasar a estriol. Estas transformaciones tienen lugar principalmente en el hígado, donde hay interconversión libre entre estrona y estradiol. Los tres estrógenos se excretan por la orina como glucurónicos y sulfatos. Durante el embarazo los estrógenos son sintetizados en grandes cantidades por la placenta, aparentemente con las mismas reacciones enzimáticos que se producen en el ovario, pero hay complejas interacciones con el feto, y la corteza suprarrenal fetal es necesaria para algunos pasos sintéticos que son deficientes en la placenta. Por eso, la orina humana del embarazo es fuente abundante de estrógenos naturales.

          La formación de estrógenos no se limita a las gónadas, la placenta y la suprarrenal, pues tejidos periféricos como el hígado, la grasa, el músculo esquelético y los folículos pilosos pueden formar cantidades significativas de estrógenos a partir de precursores esteroides.

          Acciones fisiológicas y farmacológicas

          Los estrógenos son responsables en buen parte de los cambios que se producen en las niñas al llegar a la pubertad, y explican en gran medida los atributos tangibles e intangibles de la feminidad. Por una acción directa causan el crecimiento y desarrollo de la vagina, el útero y las trompas de Falopio. Agrandan las mamas promoviendo el crecimiento ductal, y la acumulación de grasa. El crecimiento del vello axilar y pubiano y la pigmentación de los pezones , de las areolas y de la región genital son también efectos del estrógeno.

          Efectos psicológicos y emocionales que son tan prominentes en animales inferiores bajo forma de comportamiento sexual, estro o celo, están parcialmente oscurecidos en los seres humanos pro otras influencias, pero presumiblemente los estrógenos condicionan el comportamiento femenino.

          El componente cíclico de la intensidad de la acción de los estrógenos, es responsables de muchos rasgos del ciclo menstrual normal. Es por esto que muchos tratamientos contra la menopausia contienen grandes cantidades de estrógenos.

          Acciones sobre la hipófisis

          Las acciones exactas de los estrógenos sobre la actividad secretoria de la adenohipófisis han sido muy difíciles de definir; la secreción cíclica de la gonadotrofina que inician la pubertad y el desarrollo gonadal son desconocidas.

          Aunque cualquier generalización es aun prematura, algunas interrelaciones parecen definidas. A medida que el folículo ovárico crece bajo la influencia del FSH, el mayor título de estrógeno producido disminuye la liberación de LH-RH y por ende suprime la secreción de FSH. Aunque los estrógenos pueden disminuir la secreción de FSH, tienen un efecto bifásico sobre LH. La rápida tumefacción del folículo, que culmina en la ovulación, se debe al pico de LH a mitad del ciclo.

          La progesterona comienza a secretarse durante la formación del cuerpo amarillo, la secreción continua durante toda la vida funcional del mismo. El control de secreción del cuerpo amarillo es muy diferente en cada las diversas especies. En la mujer está bajo el control predominante de LH.

          Síntomas indeseables

          El síntoma desfavorable más frecuente que acompaña al uso de estrógenos es la presencia de náuseas. Con gran dosis también puede haber anorexia y hasta vómitos y ligera diarrea. Hasta cuando se administran dosis muy altas para el tratamiento de cáncer de mama, las náuseas solo molestan las primeras 2 semanas. Las molestias pueden evitarse, normalmente, comenzando con una dosis pequeña y aumentándola gradualmente.

          De los medicamentos que contienen corticoide, los mas renombrados son:

          • Decadrón

          • Corteroi

          • Celestón

          • Vetacort

          • Vertisona

          Insuficiencia suprarrenal primaria crónica.

          Este trastorno depende de intervención quirúrgica suprarrenal o de lesiones destructivas de la corteza suprarrenal, debidas con mayor frecuencia a enfermedad suprarrenal autoinmunitaria, pero también depende de tuberculosis o hemorragia suprarrenal bilateral. Del mismo modo, se reconoce cada vez masque los enfermos con síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) también pueden presentar manifestaciones de insuficiencia suprarrenal. Los individuos con insuficiencia suprarrenal primaria crónica requiere administración diaria de glucocorticoides en dosis divididas, con mayor frecuencia hidrocortisona, 20 mg cada mañana, y 10 mg al final de la tarde. Un régimen alternativo consta de acetato de cortisona, 25 mg cada mañana, y 12,5 mg al final de la tarde. Es posible que se requiera ajuste de la dosis según la variación individual de la reacción, particularmente en vista del dato reciente de las velocidades de producción diaria de cortisol en individuos normales son solo 10 mg/dia. Aunque es posible conservar en algunos enfermos el consumo de hidrocortisona y la ingestión liberadle sal solas, la mayoría de ellos también requerirá tratamiento con un mineralocorticoide. La terapéutica se guía mediante la sensación de bienestar del individuo, estado de vigilia, apetito, fuerza muscular, peso, presión arteria, etc.

          Insuficiencia suprarrenal secundaria.

          La insuficiencia suprarrenal que se origina por disfunción hipofisariao hipotalamica, casi siempre se presenta de manera mas insidiosa que el trastorno primario, a menos que haya circunstancias precipitantes. Además , los pacientes no muestran el aumento de pigmentación que suele observarse en personas con influencia suprarrenal primaria. La hipoglucemia es una frecuente de síntomas, y la valoración de laboratorio muchas veces revela hiponatremia por dilución. El uso de glucocorticoides solos por lo general es adecuada, puesto que las zonas suprarrenales externas que generan mineralocorticoides están preservadas en los trastornos secundarios. Cuando se inicia tratamiento en sujetos con panhipopituitarismo, habitualmente se administran primero glucocorticoides antes de agragar complementos de hormonas tiroidea, con base en que la administración de esa ultima hormona puede precipitar insuficiencia suprarrenal aguda.

          Hemos llegado a la conclusión de que, si no fuese por la tecnología no se podría haber descubierto todos estos métodos que nos ayudan a curar enfermedades. Gracias a los fármacos y a las nuevas técnicas que no solo se pueden utilizar para el bien sino también para el mal. Uno puede tomar una sobredosis y morir como también puede tomar la dosis que el doctor le indica y curarse de la enfermedad. Hay muchas drogas que contienen corticoides, y cada una de ellas hace efectos deferentes en partes del cuerpo.

          Hormonas y corticoides

          Hormonas y corticoides

          Hormonas y corticoides